Ir al contenido

Categoría: Fabiola Flores

Reseña: “Seis Claves del Arte de Torear” de Francis Wolff – Sobre los Toros, el Arte… y José Tomás.

“El problema surge cuando meditamos acerca de si es posible serlo sin ser completamente una “figura” del toreo. Porque entonces comenzaríamos por tratar de definir qué implica ser una figura del toreo y en eso no entra el autor (esto es de mi cosecha). A Wolff sólo le importa demostrar como toda la metafísica del mundo entra en juego cuando torea José Tomás…”

“¿A qué corriente taurina pertenecemos? ¿La ultraizquierda, la izquierda, el centro, la derecha o la ultraderecha? Wolff adjudica a cada corriente sus plazas, sus ganaderías, sus figuras, sus procederes. Claro que nada es completamente absoluto, pues pueden darse combinaciones diversas, lo que daría lugar a un aficionado ecléctico.”

Hace poco más de un mes, fui a una muy conocida librería de la Ciudad de México que no visito mucho por cuestiones geográficas. Fue una agradable sorpresa descubrir que ahora ya cuentan con una sección de tauromaquia; tomando nota de lo que había en los estantes descubrí cierta variedad de títulos que antes parecían inconseguibles. Esta es una pequeña reseña del más reciente libro de Francis Wolff.

Twitter: @Cassiel_28.

Francis Wolff

Seis claves del arte de torear

Ediciones Bellaterra. Col. Muletazos. 2013. 177 p.p.

Torero de Cadillac – La Mitología Fundacional de la Afición por los Toros.

“A diferencia de muchos de nuestros lectores, yo no nací en una familia de aficionados que me hayan inculcado los pilares de la fiesta desde pequeña. La narración de una anécdota que mi padre vivió en sus años adolescentes, cuando obtuvo su primer trabajo en la Ciudad de México, implantó en mí niñez el cuestionamiento de una fascinación…”

“Un diálogo aquí:

– ¿Quién es el matador? No recuerdo el nombre, creo que nació en una hacienda.

– Yo le he visto mejores vestidos, este color no lo usa mucho. Yo sólo le he visto petardos.

-¡Qué va! Si viene triunfando de España. Y se trajo el “duende” torero.

Una discusión allá:

– Qué gusto que sea nuestro paisano. ¡Torero!

– Si ese nunca se arrima.

– Muy su opinión, pero ése… ¡ése sí se mancha el traje!

– Hoy abre la Puerta Grande.

Cuando dejaban Insurgentes y tomaban la calle Holbein y…”