Archivo de la categoría: Plaza México

 ¿TRES EXTRANJEROS Y UN PAISA EN UN CARTEL?

Me preguntaban ¿ser periodista ahora es más difícil?  -¿porque?, -pues es que ahora con las redes sociales todos son periodistas, pregunto ¿Qué  tiene que ver la profesión de periodista con expresar un sentir muchas veces sin sentido o una opinión personal, con ser periodista? es más, se me hace un insulto el siquiera llegar a pensar en pronunciar cualquier nombre advenedizo junto al de los periodistas verdaderos,  los cuales desde luego están en toda la libertad de elegir el ser publicados en papel o en digital y siempre seguirán siendo periodistas, porque su grandeza radica  en publicar con conocimiento y veracidad, lo que muchas veces algunos intereses no quieren que se publique de tal o cual manera o incluso de ninguna manera 

Respecto a los profesionales aquí se ha dicho que son a ellos a quienes hay que  leer, si es que no se quiere sucumbir en la desinformación, esa que además es tan rosa que roza, esto de alguna manera viene por el hecho de que como ahora la gente ya no está yendo  a la plaza de la tercera edad que lo es la México, además como muchos quienes ven las corridas por ‘la telera’ me han comentado lo hacen aniquilándole el sonido dependiendo de la  voz parlante, ante eso, casi no les queda pa’ estar al tanto, más que leer los periódicos o volverse aficionados computarizados y es por ese medio que ahora que la empresa del ‘Embudo de Concreto’ dio a conocer otra temporada diferente a la que dio el año pasado, pues los taurómacos cibernéticos respingaron porque a su parecer los carteles están incompletos ¡Hágame usted el favor! 

Esta pluma está asombrada por mucho de lo que leí y que tiene que ver con las rasgaduras de trapos y hasta el exceso de quererse abrir las venas con una galleta Ritz porque no programaron a toreros que no hicieron en su chance anterior,  en esta o en anteriores temporadas nada superlativo para volver a aparecer en las marquesinas, como lo es el caso de ‘su’ Fermín Rivera o del olvidado Urdiales  o el ‘novu’ López Simón, respecto a José Guadalupe Adame ¿vaya usted a saber porque está colgado?, y por cosas del canijo destino (¿ajeno?) al rejoneador Hernández  lo traen no por mérito alguno, sino pa’ que le abra a Castella, ahora porque a esta columna se le ha solicitado una opinión sobre el tema, diré que  la programación casi les salió de traje de novia muy pulcra. 

Como ya sabe usted que, ni la familia Bailleres, ni Don Javier Sordo, si no de más abajo clasifican que periodistas valen y quienes ni existimos para ellos, esos oscuros personajes que además dan el teclazo pa’ que la información fluya a los medios, se estarán preguntando ahorita  ¿Por qué el Bardo anuncio las combinaciones estelares antes de que la diera a conocer oficialmente comunicación social de la empresa? ¡Ay maldito viejo éste!, ¿Qué come que adivina?, ¿o nos estará espiando satelitalmente?, ¿nos habrá sembrado micrófonos?, ¿tendrá orejas abajo del tapete?, ¿o realmente el ojete, como dicen, es un fantasma? 

Vaya usted a saber, más la neta debo decir que no estoy muy cierto de como plancharon, el caso es que los que están ahí salvo algunillas excepciones  ya señaladas son los meritorios, como Luis David Adame, que ostenta  ser el novillero más sólido de los últimos años y que puede  a partir de esa tarde convertirse en el matador más prometedor, ¡Ah!,  pregunto a la rosa de los vientos respecto a la última corrida donde ya está ensillado Hermoso de Mendoza y en la que se  incluirán a los triunfadores 1 y 2   ¿esto aplica solo pa’  los tricolores?,  ¿o se podría dar el caso de ver un cartel con 3 extranjeros y un mexicano?

Y tomen lo que sigue como una pitonizada, pero pudiera ser que a varios de los que tienen en el purgatorio, los saquen un domingo del porvenir, lo cual pa’ algunos sería una vergüenza aceptar la sobremesa, pues intrínsecamente estarían aceptando que son pasajeros de vagón de segunda, ya veremos, si hay dignidad.

Plaza México, gatopardismo e irregularidades

Por Mauricio Romero

Iniciar la temporada grande, previa venta del derecho de apartado, sin haber organizado 12 novilladas, mínimo legalmente exigido; programar carteles con mayoría de alternantes extranjeros; interrumpir el serial mayor antes de la docena de festejos; reseñar encierros a destiempo; presentar astados de ganaderías generalmente rechazadas por la afición… transgresión de la Ley para la Celebración de Espectáculos Públicos en el Distrito Federal, del Reglamento Taurino local y de las normas taurómacas, con el visto bueno de las autoridades, han marcado la regencia de Alberto Baillères y Javier Sordo Madaleno ante la Plaza México.

Después de semanas, meses de silencio oficial y rumores sobre el destino inmediato de la plaza de toros más grande del mundo tras el retiro forzado de Rafael Herrerías, socio de Miguel Alemán, la noticia se esparció en el planeta de los toros, como llamara Antonio Díaz Cañabate a los países taurinos, y el revuelo se desató: el mandamás de los cosos de Aguascalientes, Guadalajara, Monterrey, entre otros, dueño de múltiples ganaderías en América y Europa además, el multimillonario Alberto Baillères, se haría cargo de la Monumental acompañado del socio inmobiliario de Alemán Magnani y heredero del hierro de Xajay.

“Grupo Integral de Desarrollo Inmobiliario, SAPI de CV, es la firma en la que los apellidos Sordo Madaleno y Alemán se asocian. También son compañeros de mesa en el Consejo Directivo de la asociación ecologista Hombre Naturaleza”, publicóContralínea en mayo de 2016 (“Plaza México: cambio de administración, nuevo fraude”).

La primera promesa fue que la plaza no se derruiría en los próximos 5 años. Hasta se remozó parte de la misma. Se anunció un ciclo de novilladas “con un nuevo formato”: con la suerte de varas suprimida.

A partir de septiembre, la temporada chica inició con encierros con trapío similar, superior inclusive, a los presentados en los últimos años en corridas encabezadas por las llamadas figuras del toreo. La ilusión de un cambio en cuanto a la seriedad de los festejos se despertó en un sector de la afición, mientras los cronistas y periodistas fieles a las empresas renovaron sus votos redoblando sus tareas publicitarias.

La supuesta renovación en la administración de la Monumental Plaza de Toros México quedó en un cambio de nombres, logotipo y razón social”

Posteriormente, Tauro Plaza México, SA de CV, la razón social que sustituyó a Productora Global EMT –a la que a su vez le precedieron diversos nombres fiscales, pero siempre del mismo dueño–, presentó un elenco de toreros y ganaderías con el fin de ofertar el derecho de apartado. Dehesas conocidas por los señalamientos en su contra por enviar novillos, por toros, y matadores acusados de pedirlos, componían el listado anunciado por la empresa.

El evento de la presentación de los primeros diez carteles vino después, con la temporada de novilladas sin llegar al mínimo requerido, ante el silencio de las autoridades, que desde entonces conocieron los planes de confeccionar carteles con mayoría de espadas extranjeros.

 “La programación de los encierros son la repetición del ayer, que por trillado, manso y descastado, no alientan ningún tipo de esperanza. Quiere decir que una mano de gato, un cambio en la decoración y la irreverencia en la forma taurina sólo hacen cambiar lo desechable, dejando intacto lo realmente esencial”, analizó Eduardo Maya. “La nueva cara de la Plaza México sólo cambia de piel, pasa a cirugía estética sin hacer el cambio de sangre, la renovación en toros, principalmente, tan necesaria” (“Plaza México: temporada grande 2016-2017. Carteles entre prisas y carreras”, De sol y sombra, 4 de noviembre de 2016).

plaza-toros-520-05

Entre los cambios, estuvo la desaparición del logotipo utilizado durante décadas; el encarecimiento de los boletos (el rango quedó entre 100 y 1 mil 390 pesos); la programación de fines de semana con hasta cuatro festejos; la relegación, aún más, de los nombres de los hierros en los carteles, los cuales aparecen en letras chiquitas.

La temporada grande inició con la plaza semivacía el sábado 12 de noviembre de 2016; con dos extranjeros y un mexicano, y un encierro de Bernaldo de Quirós.

Entradas contadas por cientos de personas en una plaza con capacidad superior a 40 mil; mansedumbre generalizada de los astados, y sobre todo en la línea de escasa presencia de las últimas décadas –aunque la estrategia publicitaria subraye el trapío de una corrida y algunos toros sueltos–; presunción de fraude permanente en la edad de los moros, no obstante lo asentado por los propios ganaderos y un veterinario a su servicio; triunfos por “cuidar al toro” más que por poderle, por la capacidad artística de diestros como José Antonio Morante, Fermín Rivera, Octavio García y Juan Pablo Sánchez y no por la bravura del animal, ha sido el sino por el que sigue pasando la afición del coso de Insurgentes.

La supuesta renovación en la administración de la Monumental Plaza de Toros México quedó en un cambio de nombres, logotipo y razón social, mas no de prácticas contrarias al derecho y a las normas taurinas; en gatopardismo, definido como el arte de simular una transformación para dejar las cosas igual.

Embestir contra la ley

Tauro Plaza México habría debutado violando diversas disposiciones de la ley y el reglamento locales. El repertorio de supuestos quebrantos a las normas sería mayor a la variedad de suertes que normalmente se ven en los ruedos.

La primera infracción se habría dado al artículo 43 de la ley para la celebración de espectáculos públicos, que indica lo necesario para poder vender el derecho de apartado (abono). La fracción primera, habría sido violada dos veces: “Previamente al inicio de la temporada se deberán dar por lo menos 12 novilladas”, y organizar un mínimo de 12 corridas ininterrumpidas.

Al inicio de la temporada grande, la empresa de Baillères y Sordo Madaleno había organizado nueve festejos menores, varios sin caballos, y tras las dos primeras corridas cortó una semana para cumplir con las últimas tres novilladas.

Desde hace mucho tiempo tampoco se sigue la fracción cuarta del mismo artículo 43, que marca la obligación de “anunciar completo el elenco de matadores de toros, con especificación del número de corridas en que actuarán y las ganaderías contratadas, con detalle del número de encierros que a cada una corresponda”. Sólo se enlistan nombres que después pueden o no tomar parte del espectáculo.

Del 18 de octubre al 1 de noviembre se hizo el canje y venta de los derechos de apartado, a pesar de no cumplir con los requisitos.

El artículo 47 exige que “todos los carteles” deben “estar integrados por el cincuenta por ciento de participantes mexicanos como mínimo”. Pero desde la inauguración de la temporada grande 2016-2017, se contravino lo anterior con la actuación de Eulalio López El Zotoluco, matador mexicano próximo al retiro, y los peninsulares José María Dols Samper, Manzanares, y Alejandro Talavante.

Con la anuencia del gobierno de la ciudad, por medio del juez de plaza, represente de Miguel Ángel Mancera, y ante quien piden permiso los toreros para matar al toro; de la delegación Benito Juárez, entidad que conoce con anticipación los programas y da el permiso para llevarlos a cabo.

“Que no se habían dado cuenta [de la mayoría extranjera]”, aseguró el encardado de los asuntos taurinos de la delegación Benito Juárez, relata a Contralínea Miguel Ortas, presidente de la Unión Mexicana de Toreros, Asociación Civil.

Paradójicamente, a diferencia de la Asociación Nacional de Matadores de Toros y Novillos, Rejoneadores y Similares, sindicato registrado que no respingó, la llamada Unión, afín a Miguel Alemán, se quejó públicamente por dicha disparidad.

Por medio de un comunicado, declaró que se reunió con las autoridades delegacionales para “exponerles la violación de los artículos 45, 46, 47 y 48” de la ley. “El director jurídico de la delegación –contó la organización– atendió nuestra petición de multar a la empresa en la primera corrida, y no otorgar el permiso para los carteles en que se incluyan a dos extranjeros y un nacional”.

Sin embargo, no sólo no se multó a la empresa. Sino que el 11 de diciembre se repitió la falta.

plaza-toros-520-06

“Lo curioso es que esa agrupación, ahora dirigida por el matador Miguel Ortas, Miguelete, fue creada por Rafael Herrerías para diversos fines, precisamente uno de ellos para que en la Plaza México pudieran actuar dos extranjeros y un mexicano”, apuntó el periodista Jaime Oaxaca ante el silencio de la Asociación de Matadores (“España para los españoles, México… también”, Opinión y toros, 16 de noviembre de 2016).

Por su parte, los cronistas y reporteros plegados a los empresarios justificaron repitiendo frases que por igual se escucharon en programas que se leyeron en comentarios individuales: “el arte no tiene nacionalidad…”, “si es lo que el público quiere ver…”

“Independientemente del lio de la multa y de la carta, la situación es que se les da oportunidad a los diestros españoles sin ton ni son –continuó Jaime Oaxaca–. Al menos los dos extranjeros que torearon el sábado [12 de noviembre] en el coso capitalino son  importantes en España; pero traen a ruedos mexicanos algunos que no aportan nada y no meten ni un alma a la plaza.”

Asimismo, la fracción primera del artículo 43 exige “un mínimo de 12 corridas ininterrumpidas”. Pero pasada la segunda, la temporada se detuvo, y la empresa anunció que cortaría el serial antes de fin de año.

Dehesas frecuentes durante la era Herrerías, como Bernaldo de Quirós, Xajay, El Vergel, San Isidro, Julián Hamdan y Teófilo Gómez se presentaron con la “nueva empresa”. Todas ellas con su propio historial de mansedumbre, animales engordados y señalamientos de presuntamente hacer pasar novillos por toros.

Este medio documentó el presunto fraude de dichos hierros a partir de informes veterinarios y testimonios especializados. Como consecuencia de las publicaciones, el binomio empresa-delegación tomó el control de la revisión post mórtem para asegurar la imposibilidad de que quede registro oficial de las irregularidades en cuanto a edad y manipulación de las astas. En el relevo, Tauro Plaza México siguió como la administración anterior: sin modificar nada en favor de la transparencia del espectáculo, sin importar la duda o los reclamos de la afición.

Delegación, rendida ante Baillères

De acuerdo con el artículo 46 de la misma ley de espectáculos, para que se dé la venta de boletos para un festejo, la empresa debe contar con la aprobación de la delegación Benito Juárez. La demarcación conoce previamente los contratos suscritos con los alternantes y el ganadero, el registro de las reses; atestigua la reseña de los encierros; aunque no es su función, programa a los jueces; podrían detener la organización de una tarde.

Aunque el reglamento taurino, en su artículo 4, señala a la delegación como la encargada de sancionar a la empresa –lo cual no ocurre–, así como de expedirle los permisos,.

En la víspera del segundo festejo con mayoría de espadas extranjeros, Miguel Ortas relata en entrevista que se volvió a reunir con los funcionarios de la administración panista. La promesa de sancionar por el primer cartel no rebasó el departamento jurídico, no así las autorizaciones, que siguen fluyendo.

Las autoridades podrían ejercer como tal, y hacer lo conducente ante las transgresiones, o evitarlas. Pero no. Los hechos así lo comprueban: el 11 de diciembre, Morante de la Puebla (Andalucía), bordó el toreo ante José María, Manzanares (Andalucía), y Gerardo Rivera (Tlaxcala), en un festejo con el visto bueno de los funcionarios. Otro cartel similar estaba programado para el 9 de diciembre, pero la propia empresa lo eliminó sin dar explicaciones; habrían partido plaza Sebastián Castella (Francia), Alejadro Talavante (España) y Diego Sánchez (México).

Diego Vergara Ordoñez, coordinador taurino de la delegación, primero denegó contestar pregunta alguna por teléfono, mejor ofreció una cita para realizar una entrevista en persona… Después, a la hora acordada, mandó a decir que se comunicaría. Hasta el cierre de edición se le siguió esperando. Tampoco se obtuvo respuesta por parte de la empresa de la Plaza México.

plaza-toros-520-04

Por ejemplo, la violación del artículo 43, fracción cuarta, referido al anuncio detallado del elenco de la temporada grande, debería sancionarse con una multa de 50 a 100 veces la unidad de cuenta de la Ciudad de México, que para 2016 es de 71.68 pesos, es decir: entre 3 mil 584 y 7 mil 168 pesos; para las faltas a los 44, 45 y 47, que entre otras cosas marcan la obligación de entregar la reseña de los moros cuando menos 4 días antes del festejo y el acartelamiento de mayoría extranjera, la multa podría ser entre los 7 mil 168 y 14 mil 336 pesos; el lidiar un sólo novillo por toro podría ser castigado con montos de hasta 28 mil 672 pesos.  Ni siquiera eso se ha dado.

“Esto no es cosa de pagar una multa, sino que la delegación puede actuar tal como lo hizo en 2007 cuando clausuró la Plaza, defendiendo y ganando el famoso amparo 1594/2007 del Juzgado Duodécimo del Primer Distrito en Materia Administrativa, concluyendo que aquel artículo 47, en aquel entonces no [era] restrictivo, [sino que] era constitucional”, rememora Eduardo Maya.

Entonces, sellos de clausura fueron colocados en las puertas del recinto por el espectáculo en el que actuaron el portugués Rui Fernandes (rejoneador), el andaluz Antonio Barrera (co-apoderado de Morante de la Puebla) y el texcocano Leopoldo Casasola.

Además, de acuerdo con la ley vigente, artículo 84, y no sólo por las corridas con más foráneos, la empresa de Baillères podría perder el permiso: “En caso de reincidir en alguna de las infracciones sancionadas económicamente por la ley, se aplicará el doble de la multa impuesta originalmente, y en caso de que el infractor incurriera por tercera ocasión en la misma falta, procederá además la clausura de las instalaciones y revocación de oficio del permiso.”

Twitter @Mauricio_Contra

Publicado en Contralinea

Plaza México Temporada Grande 2017: Carteles LXXI Aniversario – La Medianía y la Esperanza

Los Carteles de La México están aquí… para juicio de todos.
Los Carteles de La México están aquí… para juicio de todos.

De nuevo a medias, con retraso, dejando pasar el tiempo y la emoción de la ilusión y el tan necesario misterio que debe rodear todo acontecimiento taurino, la nueva Empresa de la Monumental presenta su “otra” Temporada Grande casi desde la sombra. Conste que hay carteles que pueden valen y mucho la pena, pero igualmente la mediana de la mediocre repetición de combinaciones ya vistas hasta la saciedad hacen cuestionar la gestión desde el punto de vista artístico y de manejo taurino. Sin respuestas, sin eco mediático, con dos tuitazos y listo, La México busca salir del rezago, cambiando horarios, ajustando precios y con las figuras por delante, dejando, por otro lado fuera al recuerdo y remembranzas taurinos, a Fermín Riviera y, sobretodo, dejando suelta la principal pregunta… ¿Y el Toro? 

Por: Luis Eduardo Maya Lora De SOL Y SOMBRA. Especial.

Sinceramente no podíamos esperar más de la Empresa.

No parece ser el brillo de las ideas o la luz de la imaginación su mayor distintivo porque con la estructura que cuentan todo parece ser un ejercicio de copiar y pegar. No me refiero a los carteles de fondo sino en la forma de comunicarlos. Nadie pide esas comidas de antaño, con mariachi y todo.

Esa época ya pasó.

Sino una estrategia de comunicación, con lo que se tenga, más efectiva.

Dos tuitazos y una entrevista tradicional es lo único que La México trae a la mesa.

Es extraño ver como la estrategia de comunicación, si la hay, se basa en el mutismo en no explicar ni vender mayor y correctamente los esfuerzos, pocos o muchos, que trae la segunda parte de la Temporada. Esto incluye dejar el misterio que rodea a todo cartel taurino de lado, más en una Plaza de Temporada. Sinceramente, adelantar los carteles tan drásticamente no queda tan bien en una Plaza que, volvemos a lo que decíamos en Octubre, no es una Feria.

Adicionalmente, da la impresión que la Empresa y su cara visible no se siente cómoda sino con ante oficialismo tradicional mediático, muchas veces servil. No hay la intención de ir más allá de promoverse en otros medios. Tristemente esto es perder terreno, no suena La México, no se promueve, no compra espacios…

Cae en el polvo del olvido.

Cede a la embestida externa.

Y esto se liga a una comunicación centrada únicamente en promover un mes de toros, menos apretado que la vez pasada que entra con retraso y a destiempo puesto que deja pasar dos domingos que pudieron haber traído ruido, empezando por el recuerdo de “El Pana”, diez años después de “Rey Mago” y “Conquistador” No hay memoria taurina. Ya sabemos, habría sido tal guiño el gesto taurino, unificador que habría hecho homenaje justo a un histórico de esta plaza.

Una Placa y su consiguiente acto era lo adecuado.

Pero lo imperdonable es no arrancar el día 15.

Porque la noticia de que los domingos vuelven en exclusiva, que la corrida es media hora más temprano habría sido mucho mejor recibida con un cartel de menos relumbrón y más sinceridad, algo así como un aperitivo a los demás carteles este domingo.

Falta sensibilidad. Que domingo sin toros no es domingo…

Y otro elemento punto más que imperdonable. Más allá de cualquier consideración de gusto personal, es la ausencia de Fermín Rivera la pieza faltante que hace a la mayoría de los carteles tropezar. La no inclusión de Fermín refleja que la Plaza México no representa los intereses de la Afición que, básicamente, no es otro que vivir la Fiesta con la mayor plenitud posible.

Tal como el momento que vive Rivera.

Porque no ha sido por no cortar orejas, de ser así ni Roca Rey, que en La México no ha demostrado ser la figura que promete ni Arturo Saldívar  que pinchó su dignísima actuación ante el encierro de José Julián Llaguno, estaríán programados. La Empresa no quiso darle a Rivera la tercera tarde pues se “desigualaría” de los demás, salvo “El Payo” La México, no entiende que para torear en enero y febrero debe pesar la categoría, el momento de cada torero y no la numeralia.

Y Fermín pudo tener sitio, incluso en la sexta, ese tan ilusionan encierro de Jaral ganadería con la que Rivera ya triunfó en La México y en la fecha que puede traer mayor entrada. Fermín debe ser, ya mismo, su propio Juez, no dejar el veredicto de su destino en manos ajenas.. Y aun lo puede tener si aprieta más desde ya, si pasa por las batallas sin tomar prisioneros y si La México se concientiza que el toreo y hacer carteles no es algo cosa de reducir todo a un solo grupo si se quiere abandonar la medianía.

O a la monotonía.

Porque, igualmente, dejar fuera a Talavante, ni más ni menos, por ya no estar apoderado por el grupo, no es de buenos taurinos. Al contrario, es otra tauro cobranza que termina por pagar la Afición respecto de un torero que quizá tenga mayor conexión con el público que Perera.

Primer cartel y primer repetición. Vuelven Perera y Sánchez, ahora con Montecristo.
Primer cartel y primer repetición. Vuelven Perera y Sánchez ahora con Silveti, ahora con Montecristo.

Con el respeto debido, la ociosa repetición de las fórmulas PereraSánchez y CastellaPayo no viene bien a la Temporada, un simple cambio de posición y la cosa cambia por completo. Cierto es que hay esperanzas en la corrida de Montecristo pero aun más en la de Los Encinos. Injustamente postergada, revive esta Temporada.

La Afición podría volver y meterse a la plaza si la Empresa no equivoca en lo clave que es el toro. Hasta el momento de que la Empresa logre convencer, apoyándose en la Autoridad, de la necesidad de un cambio sumamente necesario en la actitud de los toreros españoles, la duda que reina en la Plaza México, seguirá indefinidamente.

Cuando el taurino duda en ir a la Plaza es generalmente porque algo falta en el toro.

En La México, primera parte de la Temporada, reinó la desigualdad.

Y además de ya tener que ver estas ganaderías hasta la saciedad, otra vez, pesa la sombra del anovillamiento y la ya explorada aburrición de la mansedumbre y la sosería. Es por ello que debe la Monumental garantizar, no solo quejarse, de lo difícil que es encontrar corridas puesto que quedarán desmentidos si, como se confirma, en febrero y marzo llega el torismo a la Monumental en un posible tercer tercio de la Temporada.

Incluso se habla de una corrida de Piedras Negras

Es por ello que esperanzados estamos de que el fin de semana de Aniversario, aquí sí debieron ser tres festejos como en diciembre, las figuras no tropiecen de nuevo con la misma piedra y con el mismo pie. La llegada de Enrique Ponce, debió ser el 5, fecha en la que, a pesar de todo, “Zotoluco” debió despedirse, sin embargo todo ocurre con uno de los encierros con los que mejor se ha entendido Ponce en nuestras plazas.

Fernando de la Mora y Enrique Ponce son una combinación altamente exitosa.

Tal como ocurrió en Aguascalientes en 2005 y ese mismo año en La México, la tarde de su primer rabo, aquella corrida grande que funcionó e inauguró una gran época de este hierro puede que traiga la suerte de ver a Ponce una vez más en el epicentro de su triunfo, La México.

Pero no queda todo aquí.

Morante luego del grandioso episodio guadalupano, con Xajay excluida, se empecina en Teófilo Gómez para el cartel grande, el domingo 5 de Febrero y en el centenario de la Constitución. Pone en juego su suerte, como en Febrero de 2007. Lo malo es que lo hace con “El Juli” y todo el equipaje que lo acompaña, difícil siempre para un torero como Morante alternar con el madrileño.

Puede con ello, porque arte mata todo pero, hay que decirlo,  la Autoridad, si la Empresa no lo hace, debe de apretar a “Juli” desde los sorteos para que el piso esté parejo. En medio de eso Luis David Adame al fin llega para confirmar, como Garibay en 2001, al máximo escenario y en la máxima fecha, puede ser la fecha necesaria para proyectarse mayormente.

Ojalá todo esté en su sitio.

Pese a la ya apaciguada polémica de la Ley de Espectáculos vigente que sigue transgrediéndose.

La mayoría espera que Barralva, tras varios escándalos, esté a la altura de Paco Ureña y el murciano, como el ausente tristemente Diego Urdiales el año pasado, a la altura del hecho. Puede que así lo sea, este cartel puede ser de muy alto vuelo y emoción con el renovado Arturo Saldívar la siempre disposición férrea de Sergio Flores.

Diez corridas después, al fin regresa.

Y la vuelta de Joselito Adame, tan cuestionable como el sitio que muchos creen que tiene.

O les conviene que tengan.

Su encerrona algo deja claro: el trono está vacío y quizá en tal día pueda marcarse la diferencia si es la cualidad la que se impone para cerrar al final con el contrasta entre el oficio y lo artístico bajo la buena o gran entrada que confirmemos pueda traer Hermoso de Mendoza. Importante la corrida de Jaral de Peñas, será seria y sabemos que podría ser brava, ojalá el cerrojazo remate una segunda mitad que esté a la altura.

Pero alguien me decía en la Navidad de Uriangato que realmente nadie sabe las causas por las cuales la gente “ya no va a los toros” Una bien puede ser la monotonía. Siguen la variedad y la imaginación muy perdidas, casi todos los años torean los mismos toreros a los mismos toros, en las mismas fechas.

Dice un titular aquí en De SOL Y SOMBRA:“La ‘Selfie’ de Todos los Años”

Otra los precios, hay un ajuste, casi una vuelta al pasado, solo en mes y medio sabremos si esto ha tenido o no un efecto sobre la Afición y en qué sentido.

Por ello, una corrida de toros, siendo eso, en la presencia, con toreros de esta calidad no puede quedarse en la paradójica simpleza de repetir lo ya visto, enfrentar el juego en una situación distinta con los mismos argumentos, esperando un resultado diferente.

Recuerdo que mucha gente decía que la única virtud del cine de Roberto Gavaldón se basaba en repetir hasta la saciedad las escenas. Hasta que el corte quedara listo.

No se puede esto en el toreo.

Es un arte que no deja lugar para la duda.

Los toros son un arte, su conformación otra.

Y en ella queda la Afición, derrochando su pasión por el arte taurino, esperemos, tarde con tarde, ojalá el ajuste de formas sea suficiente, nosotros notamos falta de presencia y de nuevo omisión de formas para con la Afición.

Pero lo que digamos nosotros queda a un lado.

Realmente esperamos, tal como su magnífica respuesta anteriormente (https://desolysombra.com/2016/11/04/plaza-mexico-temporada-grande-2016-2017-carteles-entre-prisas-y-carreras/ ) sus comentarios a los carteles a continuación listados:

  1. DOMINGO 22 de Enero: 6 Montecristo, 6 para Miguel Ángel Perera, Juan Pablo Sánchez y Diego Silveti;
  2. DOMINGO 29 de Enero: Un toro para rejones de El Vergel para el rejoneador Jorge Hernández Gárate y 6 Los Encinos, 6 para Sebastián Castella, Octavio García “El Payo” y Andrés Roca Rey
  3. SÁBADO 4 de Febrero: 6 Fernando de la Mora, 6 de Eulalio López “Zotoluco” que se despide y Enrique Ponce. Mano a Mano;
  4. DOMINGO 5: Corrida del LXXI Aniversario. 6 Teófilo Gómez, 6 para “Morante de la Puebla”, Julián López “El Juli” y Luis David Adame que confirma alternativa;
  5. DOMINGO 12: 6 Barralva, 6 para Paco Ureña, que confirma alternativa, Arturo Saldívar y Sergio Flores; y
  6. DOMINGO 19: Dos toros para rejones de Los Encinos para Hermoso de Mendoza y 6 Jaral de Peñas, 6 para Joselito Adame y dos triunfadores de las anteriores corridas.

Seguiremos atendiendo todos sus comentarios, con respeto y taurinismo, ya que solo la Afición taurina puede devolver al espectáculo sus mejores virtudes.

Suerte para todos.

Twitter: @CaballoNegroII.

Los precios el ajuste llega, salvo en las barreras. ¿Llegará la Afición?
Los precios el ajuste llega, salvo en las barreras. ¿Llegará la Afición?

ENTREVISTA – Fermín Rivera: “Hay que asimilarlo, nada está escrito.”

Fermín Rivera. Foto Briones.

Después de una tempestad siempre llega la calma y en calma se encuentra en estos momentos Fermín Rivera, una vez que ya pasó la tormenta al no verse anunciado en los carteles de la segunda parte de la temporada grande en la Plaza México.

El balance de sus actuaciones en la Plaza México en los ultimos años es bueno en general y la afición capitalina ha comprobado la rotundidad de su toreo, como él mismo reconoce. Sin embargo su realidad es otra, a pesar de la oreja que cortó en la presente temporada en una tarde donde dejó patente que su toreo evoluciona y crece, Fermín será el gran ausente de la baraja nacional de los próximos festejos de la temporada. 

Seguro y maduro, el diestro potosino mira con optimismo al futuro en una entrevista exclusiva para De SOL y SOMBRA.

Por Luis Cuesta.

Fermín, ¿Cómo has asimilado la noticia de no estar anunciado en La Plaza México para la segunda mitad de la temporada? 

Es obvio que yo quería estar en esta segunda parte sabiendo que son carteles muy rematados por estar en el marco del aniversario, estar en estos carteles siempre es muy importante y tenía mucha ilusión. En un principio se hablo de que estaríamos en estas corridas despues de mi primera actuación en donde corte una oreja y de la segunda en la sustituí a Andrés Roca Rey, que aunque no corte orejas, creo que también estuve a punto de hacerlo y hubo una faena interesante a un toro de La Joya que consolidaba aun más la posibilidad de poder estar en la segunda parte de la temporada.

¿Cual fue el acercamiento que hubo con la empresa y en que consistió, se hablo de algo en concreto?

Despues de la primera corrida hubo un gran interés para que estuvieramos en la segunda parte de la temporada, después me tomaron en cuenta para la sustitución de Andrés Roca Rey y siempre accedimos de muy buena manera, quizás en la segunda tarde me falto tocar pelo ya que esa hubiera sido la llave para estar en estas corridas de aniversario. Se que es muy importante cortar orejas, pero también es muy importante lo que se deja en la memoria de los aficionados. Sin embargo unas semanas después se nos notifica que por diferentes circunstancias no íbamos a estar anunciados.

Ahora también se nos ha mencionado por parte de la empresa que estamos contemplados para estar en la tercera parte de la temporada, ya que después de estos próximos festejos todavía quedarían algunas otras corridas. Yo estoy para torear y estoy deseando poder regresar en cuanto antes.

¿Toreara Fermín Rivera en Guadalajara y Aguascalientes, como se replantea tu temporada?

Esta la posibilidad de estar en Guadalajara en las corridas de febrero, así como también está latente la posibilidad de ir a la feria de San Marcos. El año pasado no estuve en Aguascalientes y fue una ausencia importante para mi carrera, pero si algo he aprendido en esta profesión es no asegurar nada hasta verme anunciado en los carteles. Porque como esta actualmente el toreo, las cosas pueden dar un giro de un día para otro. 

Pero yo todavía  tengo la  ilusión de regresar a la Plaza México y dar ese campanazo que me hace mucha falta para asegurar mi participación en todas las ferias y en los carteles importantes. Además de que existe la posibilidad de confirmar mi alternativa este año en Madrid. 

Fermín ¿Que tan difícil es ser un torero independiente actualmente en México?

La verdad es complicado pero en cualquier parte, no solo en México, lo que pasa es que ahora en México hay una mayor presencia de Casas de Apoderamiento que además dan muchas corridas y eso hace más dificil el camino para los toreros independientes que la unica llave que tenemos es el toro, así como también las condiciones que uno pueda tener y varios factores como el tener suerte los días claves en las plazas importantes. La Plaza México siempre ha sido mi talismán y la plaza que yo siempre he buscado, porque es la plaza que me ha ido abriendo todas las puertas. Por eso ahora estoy un poco con la incertidumbre, porque es una plaza necesaria para mi carrera. Pero tengo la ilusión y la meta de que si regreso intentare dar ese campanazo que tanta falta me hace para que el camino del 2017 sea más llevadero.

Quiero aclarar también que estoy contento por la manera en que llevo mi carrera, ya que tengo dos profesionales a mi lado que me han demostrado su lealtad y les estoy muy agradecido.

¿Te has sentido menospreciado por la empresa de la Plaza México en esta ocasión?

No la verdad no me siento menospreciado, obviamente uno sale a torear con las ganas de triunfar para ir creciendo y entrar en carteles de categoría, pero el toreo no tiene palabra a veces y es muy difícil, ademas en ocasiones los despachos se complican por una y otra cosa. Pero lo que me deja muy contento es la respuesta de la gente, que no creo que esta sea solo porque les caigo bien, sino porque les intereso como torero. Por eso le tengo tanto cariño al público de la Plaza México, ya que siempre me ha arropado y me ha dado ese aliento para nunca claudicar y seguir adelante en mi sueño de llegar a ser figura del toreo.

Lo de mi ausencia son circunstancias, hay que asimilarlo pero te sirve para saber que nada esta escrito y que nadie te regala nada. Por eso hay que triunfar con más fuerza  para lograr los objetivos, ya que quizás alguno de estos no se hizo bien y por esa razón no estoy colgado en estos carteles.

Pero regresando a tu pregunta la verdad es que no me siento menospreciado, porque la empresa me dijo de la mejor manera que cuentan con nosotros para la tercera parte, aunque ahorita por una y otra cosa no se pudo estar. Yo sinceramente estoy tranquilo y preparándome como siempre con la misma ilusión, consiente de que tendre que esperar más días para regresar. 

Fermín muchas gracias por tu tiempo y por tus sinceras palabras, que estoy seguro que seran muy bien recibidas por toda la afición.

Muchas gracias a ti Luis y un fuerte saludo para todos los lectores de esta página.

Twitter @LuisCuesta_

Fermín Rivera, el gran ausente 

Por Luis Cuesta De SOL y SOMBRA.

Una vez conocidos los carteles oficiales para la segunda parte de la Temporada grande de la Plaza México, podemos decir que Fermín Rivera será el gran ausente de la baraja nacional.

Pese a ser su plaza talismán, las discrepancias de fechas y encierros de la empresa con otros toreros, han dejado finalmente fuera a Fermín Rivera de la segunda parte de la temporada del coso capitalino.

Fuentes cercanas al torero nos informan que Fermín se ha sentido “un poco menospreciado por la empresa de La Plaza México”

Lo cierto es que al final han sido varias las razones de su ausencia y se ha ido enredando todo en el último mes. Pero la principal razón que observó es que la empresa no le ha dado el sitio que le tiene que dar. Un sitio además bien ganado, ya que sus últimas actuaciónes en esta plaza y en la presente temporada, habían sido de lo más interesantes y toreras.

Si esto fuera solo por una cuestión numérica, su repetición se tuviera que dar en automático tan solo por el número de orejas cortadas, ya que otros toreros con el mismo número de trofeos (1) como Payo, Juan Pablo Sánchez y Diego Silveti si aparecen acartelados.

Pero esta muy claro todo; la empresa no tenía mucho interés en que estuviera Fermín en esta segunda parte y le han dado prioridad a otros intereses y toreros de la casa, como en el caso de Arturo Saldívar, quien en su única aparición en la presente temporada tuvo una irregular actuación sin el corte de trofeos y nuevamente se encuentra acartelado.

Por otra parte mucho tendrá que reflexionar Fermín Rivera acerca de su futuro y del actual manejo de su carrera, ya que la etiqueta del “gran ausente” que se le ha colgado en los últimos años en algunas ferias, cada vez comienza a pesarle más, porque el tiempo pasa y lamentablemente no perdona.

Es lo que digo yo.

Twitter @LuisCuesta_

¿La Fiesta en Paz? Ante el gasolinazo, villamelonazos y su pobre concepto de tauromaquia

  • Pros y antis, compasivos falsos

Por Leonardo Páez 

El ​antitaurinismo velado no mide consecuencias, aunque se levante sin propósito de provocarlas. El enésimo aumento al precio de la gasolina afecta a usuarios del transporte público, particular y de carga, extiende la indignación colectiva, eleva los precios en todos los giros y, como consecuencia lógica, desquicia las actividades empresariales, incluido el poderoso monopolio taurino que ahora controla las principales plazas del país.

Imposible será para este negocio, o lo que de él va quedando, mantener precios del ganado, costos de operación, tarifas y honorarios de diestros, excepto los de figuras importadas que medio llevan gente. Y como en su larga trayectoria como promotor, Espectáculos Taurinos de México, Etmsa, división del consorcio de Alberto Bailleres, nunca ha propiciado entre coletas mexicanos rivalidades toreras que se traduzcan en el surgimiento de nombres con imán de taquilla, quitado de la pena anuncia los carteles para festejar el 71 aniversario de la Plaza México, en la mejor tradición gatopardista que aparenta que todo cambia para que en el fondo no cambie nada.

El sábado 4, en despliegue de imaginación que tal vez llene media plaza y en recuerdo emocionado del nefasto Cecetla –23 años 23– o Centro de Capacitación para Empresarios Taurinos de Lento Aprendizaje, la nueva empresa TauroPlazaMéxico anuncia un novedoso mano a mano entre Enrique Ponce y Eulalio López Zotoluco, que se despide de los ruedos. Los toros (?) serán de Fernando de la Mora.

Y el domingo 5, en otro monumento a la dependencia y al voluntarismo por encima del urgente relevo generacional y de la observancia del reglamento –máximo 50 por ciento de actuantes extranjeros en una corrida–, los españoles Morante de la Puebla y El Juli y la confirmación de Luis David Adame con toros (?) de Teófilo Gómez. ¿En ninguno de los carteles cabían los triunfadores de la temporada? ¿Apostar por la docilidad repetidora es su concepto de tauromaquia?

Si amas a un animal, lo educas, entrenas, adiestras o domas, y para ello hay que emplear, inevitablemente, métodos correctivos, disciplinarios e incluso castigos, no para que entienda, sino para que recuerde lo que no debe hacer. Parafraseando al profeta, el rejoneador que esté libre de castigar a su cuadra que tire la primera piedra.

Emiliano Gamero, rejoneador mexicano que triunfa en cuanta plaza se presenta gracias a su afición y al entrenamiento concienzudo de su cuadra, no obstante el veto que los caballistas mexicanos enfrentan por parte de Alevoso de Mendoza –desleal con la fiesta del país que más le ha dado después del suyo–, fue videograbado por un improvisado reportero gráfico que con el teléfono celular jugó a denunciar –¿pagado o por iniciativa propia?

La imagen muestra a Gamero en el patio de caballos, después de una corrida, propinándole siete cuerazos en el anca a uno de sus corceles –de brutal paliza lo calificó un conocedor– luego de que éste tiró una patada cuando intentó acariciarlo. Un mirón ofendido y supuesto conocedor le reclamó: gánatelos con cariño, como si fueran perros o gatos, ignorando que una patada de caballo a otro equino o a un humano puede ser de fatales consecuencias. Lo más grave fue que Gamero cayó en el chantaje de unos y otros y subió un video disculpándose ante su caballo y ante el público, prometiendo que nunca lo volvería a hacer. Cuidado, Emiliano, que el enemigo está dentro, no en los compasivos de ocasión.

Publicado en La Jornada.

¿Quién o quienes mandan ahora en La México? 

Por Jose A. del Moral.

La retirada de Rafael Herrerías tras muchos años al frente de la Monumental de la mano de Miguel Alemán y la sustitución en los poderes por el arquitecto y gran ganadero Javier Sordo – amigo de los anteriores y de muchos más entre los que me incluyo – se vio enseguida ampliada por el grupo Bailleres, actualmente en periodo de imparable extensión en no pocas plazas españolas y las que les faltan por conquistar…- no está resultando exitosa que digamos en la plaza más grande del mundo, sobre todo por lo que respecta a la asistencia de público. Por el momento, ni una sola gran estrada han registrado los enormes tendidos de La México. Ni siquiera en las corridas con participación de figuras españolas como Manzanares y Morante en cuyas actuaciones las localidades cubiertas no pasaron de los 15000 que son muchos pero no los suficientes para que el aforo resulte medianamente aceptable en este inmenso escenario.

Sea como fuere, a estas alturas aun no se sabe con certeza cuales serán las combinaciones de toreros que cubrirán la segunda parte de la Temporada Grande que culminará a primeros de febrero con los dos festejos del Aniversario del coso de Insurgentes.


La rumorología nos trae noticias sobre quienes serán los que actuarán en estas dos corridas. Se dice que por parte de los españoles serán Enrique Ponce y Morante de la Puebla y Juli, que por parte de los espadas aztecas, se cuenta con Zotoluco que está protagonizado una campaña de despedida definitiva y Luis David Adame, hermano de Joselito. En principio, en la corrida más destacada por fecha exacta – domingo 5 de febrero – actuarían mano a mano Ponce y Zotoluco que esta tarde se cortaría la coleta frente a un encierro ya visto por el valenciano que hace días recalo en México para asegurarlo todo. Pero una vez de vuelta a España, Ponce ha tenido noticias de que sus planes se han visto alterados porque la corrida que iba a matar con Zotoluco y la fecha de su celebración se las han cambiado. Por lo visto, a Morante se le han antojado ambas – fecha y toros – y los empresarios de la México han accedido al capricho del sevillano, aunque más que accedido podríamos hablar de connivencia mutua porque los Bailleres son sus apoderados.

Ante tal estado de cosas, cabe suponer que en La México quienes mandan ahora mismo son los Bailleres. Desde luego más que Sordo. ¿O no?. Los Bailleres hace años que no pueden ver ni en pintura a Ponce que en España ya ha sufrido no pocos vetos en las plazas que comandan con Cutiño además de las que viene sufriendo allá…

La proverbial bondad personal de Ponce también ha vuelto a primar en el enredo – muchos creen que ya está bien de tragar tanto – y ya veremos como acaba el enojoso asunto porque por mucho que haya gustado Morante en su última tarde en La México, el consentido de la afición mexicana sigue siendo Ponce. No en vano es el torero español que más ha actuado y triunfado en la Monumental y quien más gentes sigue llevando a pesar de los muchos años transcurridos desde que toreó allá por primera vez. Cabe pues afirmar que Ponce tiene más respeto a México que los actuales empresarios de La México a Ponce. Por el momento, los aficionados del D F. no han apoyado en la taquilla a los nuevos empresarios. Tiempo al tiempo porque Ponce no suele herir a sus enemigos con desplantes ni con declaraciones bravuconas. Con lo que hiere es con sus infalibles armas toreras…

Publicado en De Toros en Libertad.

Plaza México: Cambios, riesgos y apuestas

Por Carlos Ruiz Villasuso.

Cualquier cambio trae consigo un riesgo, una apuesta. A veces, apostar por un cambio es comenzar perdiendo. La Plaza México, es evidente, ha comenzado perdiendo en su cambio. Se trataba de variar el orden de cosas asumidas desde hace medio siglo, variar el paso de una oferta y una estructura que ofrecía toros los domingos. Sólo los domingos y nada más que los domingos. La plaza andaba tan en precario en sus instalaciones, que también había que adecentarla casi por cuestiones sanitarias.

Para ello Sordo Magdaleno y Mario Zulaica, con el visto bueno de sus socios, plantearon una oferta de cambio, una estructura novedosa que, en esta primera parte de antes de Navidad, ha resultado errada en cuanto a respuesta de público. Y todo el mundo se queja. Algunos toreros porque dicen se ha subido el tamaño del toro, una cuestión que admite poca queja, la verdad. Hay quien se queja de que entre el anuncio de las corridas y sus cambios de concepto y el arranque de la temporada, apenas había tiempo de promocionar, de mover el cambio. Esto puede ser más cierto.

La CDMX ya, deberá insistir en el cambio. No sé si se podrán soportar pérdidas o si se podrán soportar meses como estos, pero lo que es evidente es que la CDMX ha de seguir peleando hasta convertirse en el referente del toreo en México. Le corresponde por lugar, ciudad, plaza e historia. Una ciudad de más de 27 millones de gentes deberá bucear hasta dar con la clave de una oferta en la que vaya más público a la plaza. Que vaya más y que vaya mejor. Esta ciudad tiene actualmente una oferta de ocio superior a Manhattan o a París o a Londres.

Tiene, dentro de su magnitud impresionante, un espectro de pobreza, riqueza y una clase media emergente si el señor Trump no la jode. Porque los que más critican no han querido hablar que el dólar, dentro de una economía dolarizada (el parámetro de honorarios de los toreros es en moneda USA) subió hasta situarse por momentos por encima del euro cuando Trump ganó las elecciones. La economía diaria del mexicano de a pie tembló como hacía años no temblaba. Pero quizá esta no sea la razón esencial si no una razón marginal o sustancial, pero no la causa.

Son muchos años de “cultura” dominical de toros contra la que habría de luchar la nueva empresa. Años de poco crédito, de ilusiones perdidas, de ausencia de liderazgo. 

La México se había convertido en paso de pasto de españoles que, este año, no han atraído gente. Quizá el problema sea más complejo: no sólo de estrategias y de cambios sino de la sensatez que México pide: rivalidad, agarrones, encontronazos entre toreros de acá y de allá. Porque puede que parte de la razón de esta ausencia de gentes venga del otro lado del charco, con el ninguneo de Adame, al que todos se lo rifan en su país y al que nadie quiere poner en carteles buenos acá. 

Un error pues México vive la temporada española con pasión, se informa, la continúa, anhela ver a sus hombres dentro de lo mejor. Y si la segunda potencia taurina es México, y si esta Fiesta es transnacional, si es un ida y vuelta continuado, nada más cierto que afirmar que el cambio ha de comenzar acá en dirección hacia allá. Luego veremos qué día, de qué forma, veremos la idoneidad del derecho de apartado, veremos muchas cosas… luego. Toda vez que la temporada española, sus gestores y apoderados piensen que hacer aquí es hacer para allí. De otro modo los cambios apenas podrán tener el refrendo de la ilusión. Y la ilusión es el reclamo del toreo.

Fuente: Aplausos