Archivo de la categoría: Andrés Roca Rey

Roca Rey corta tres orejas en su debut en la Goyesca

Roca Rey aspira al trono de Cayetano en Ronda: El peruano corta tres orejas en su debut en la Goyesca y sale a hombros con Rivera, que reaparecía.

Por Lorena Muñoz.

El mejor ambiente de la Goyesca se vivió en Ronda. El público respondió al cartel de lujo con otro «No hay billetes». El paseíllo comenzó con veinte minutos de retraso. Cuando pasaban doce de la hora y las protestas de los abarrotados tendidos se incrementaron, la megafonía anunció que el festejo se retrasaba diez minutos porque a Cayetano lo estaban atendiendo en la enfermería. El diestro reaparecía tras veinte días de baja por una lesión costal sufrida en Pontevedra pero volvió a triunfar en casa y a salir a hombros con Roca Rey, que cortó tres orejas en su presentación.

Morante de la Puebla se presentó con un original vestido goyesco ideado por Vicky Martín Berrocal, de color caqui y tocado con una madroñera. Una estampa sacada de un lienzo de Goya. Nada más salir el primero se estiró a la verónica manejando con soltura un capote de seda rosa palo. Remató con una serpentina. Sin probaturas comenzó por alto y muy confiado pero tropezó en un molinete y quedó a merced del toro. Prestos al quite acudieron todos. Cayetano cayó al ruedo al saltar las tablas y Paquirri agarró al juanpedro del rabo. La faena parecía que iba a tomar cuerpo. Morante estaba con ganas a pesar de las pocas fuerzas de «Lamioso», al que metió en el engaño con temple y suavidad. Lo mejor, una serie al natural, encajados los riñones. En la última tanda, el cante en el tendido paró el pasodoble, pero los dos pinchazos antes de la estocada dejaron el premio en ovación.

Morante a la Pedro Romero.

El cuarto salió al límite de fuerzas y empezó a soplar el viento, con lo que el cigarrero no pudo lucirse en los lances de recibo y solo pudo dejar una media pinturera al salir del peto. Al tercio final llegó muy justo pero el sevillano, dispuesto y porfión, lo sobó dejándosela en la cara. Robó un par de series con la diestra llevándolo cosido a la muleta mientras sonaba la música. Tras la estocada, el toro se resistió a doblar y aunque le pidieron la oreja se conformó con la ovación.

Reaparición de Cayetano

Cayetano, triunfador en las dos últimas ediciones, no había presentado parte oficial de baja y, aunque mermado, estuvo en el coso en el que se motiva especialmente. A la verónica saludó al segundo, al que llevó al caballo por chicuelinas al paso. El brindis al público fue correspondido con una sonora ovación. Prólogo con trincherazos y un cambio de mano para sacarlo a las rayas del tercio. Fue el comienzo de una faena de temple y entrega. Antes de empezar la tercera serie se quitó las zapatillas. A partir de entonces toreó a placer. Se gustó en los cambios de mano, se vacío en los de pecho y se alargó con la zurda. Hubo hasta pases mirando al tendido y de rodillas. Paró la música cuando se fue a por la espada pero Cayetano pidió que volviera a sonar. Añadió una serie por ayudados intercalando las trincherillas. El doble trofeo llegó tras la estocada recibiendo.

Con la puerta grande ya amarrada, salió el quinto, con el que no pudo lucirse con el capote pero que se vino arriba en banderillas con dos buenos pares de Iván García. El brindis fue para su mozo de espadas antes de iniciar con una elegante tanda de doblones con trincherazo marca de la casa. Después llegó el toreo en redondo y al natural en el centro del ruedo, citando de frente y recreándose en los desplantes tras abrochar con el de pecho mientras sonaba «La concha flamenca», que hizo un bis. Casi se lleva una voltereta, pero tuvo tiempo para más en una labor larga en la que sonó el aviso antes de perfilarse. Asomaron algunos pañuelos tras la media y saludó.

Voltereta a Roca

Roca Rey salió victorioso de su debut en el bicentenario coso, aunque su primero se estrelló en el burladero nada más salir, quedó descoordinado y fue devuelto. Sin cabestros no hubo forma de que entrara en chiqueros, aunque lo intentó hasta Morante enseñándole un capote desde el burladero. Finalmente, Roca Rey tuvo que entrar a matar. Se corrió turno y salió «Revistero», que iba a ser el sexto, al que el peruano le hizo el primer quite de la tarde por chicuelinas con el compás abierto. Comenzó por estatuarios tras el brindis al público, al que se metió en el bolsillo con una espaldina antes de abrochar la primera serie. Sonó «Cielo andaluz» y Roca entró en acción. Estuvo firme, bajó la mano por ambos pitones y el toro lo volteó seco, sin consecuencias. Con la sangre del astado en la cara se metió en los pitones a jugársela. La serie final fue de infarto por bernadinas ajustadísimas cambiando el viaje. El aviso antes de entrar a matar enfadó al público, que le pidió los máximos trofeos al grito de ¡torero, torero! El palco le concedió dos orejas.

A por todas salió en el sobrero, al que saludó a la verónica y a pies juntos antes de rematar por chicuelinas. De nuevo dejó un quite por tafalleras y gaoneras, que cerró con la revolera. A «Matamoscas» no le sobraban las fuerzas y el torero inició con el pase cambiado por la espalda. Se defendió el juampedro en la muleta de Roca, que intentó llevarlo siempre toreado a pesar de que llevaba la cara a media altura. Volvió a meterse en los terrenos del toro, con los pitones rozándole las pantorrillas. Sumó otra oreja y aunque no metió la espada presentó sus credenciales en su primer paseíllo en la plaza.

FICHA

PLAZA DE TOROS DE RONDA. Sábado, 1 de septiembre de 2018. LXII Goyesca. Lleno de «No hay billetes». Toros de Juan Pedro Domecq (incluido el sobrero, 6º), bien presentados y nobles, pero justos de fuerza y raza.

MORANTE DE LA PUEBLA, de caqui y oro. Dos pinchazos y estocada (saludos). En el cuarto, estocada (saludos tras petición).

CAYETANO, de turquesa y pasamanería blanca. Estocada recibiendo, algo tendida (dos orejas). En el quinto, media. Aviso (saludos tras petición). Sale a hombros.

ROCA REY, de celeste y cordón blanco y negro. Estocada. Aviso (dos orejas con petición de rabo). En el sexto, pinchazo hondo. Aviso (oreja). Sale a hombros.

Publicado en ABC

Anuncios

Roca Rey: “No me considero figura, eso lo decidirán los aficionados”

El diestro Andrés Roca Rey ha explicado en Antena 3 Noticias sus próximos retos tras conquistar Madrid, Sevilla y Pamplona. Su última plaza fue Bilbao, de donde salió a hombros tras cortar dos orejas. El torero cataloga a Bilbao como un sitio muy importante para los toreros, donde con anterioridad no había podido disfrutar como matador de toros.

Andrés Roca Rey confiesa que no se considera figura del toreo, ya que los aficionados de la tauromaquia son quien tiene el derecho de decidirlo. El objetivo cada vez que sale al ruedo es ver la plaza llena y disfruta al ver a seguidores jóvenes.

Lo que hace sentir vivo al diestro es exponer la vida ante el toro y la tauromaquia, pero sobre todo “intentar estar a la altura en la plaza y hacer feliz al público” cada vez que van a ver una corrida de toros.

Respecto al toro que blindo a Victoria Federica, el torero afirma: “Tengo mucho respeto a la Casa Real y es importante su apoyo a la tauromaquia”.

Además, añade que brindar un toro “fue un agradecimiento a esa casa que ha dado tanto a España”.

Fuente: Antena 3

¿La fiesta en paz? La pachorra, tónica de instituciones y taurinos // Retomar la olvidada tradición de las mancuernas toreras

Por Leonardo Páez.

Si algo caracteriza a instituciones y organismos del país en los sexenios recientes, por decir, desde que empezamos a jugar a la democracia y a las oposiciones falsas, ha sido su pachorra, tardanza, indolencia, cachaza, cinismo y, claro, notoria inoperatividad o incapacidad para, con madurez y compromiso, llevar a cabo lo planeado y trabajar, calendario en mano, en su realización. Por mal ejemplo, los bonitos sistemas nacionales de Anticorrupción y de Transparencia. Y todavía hay quien se sorprende y asusta por el triunfo de AMLO.

Un conmovedor comunicado dice: “Se les informa que el pasado jueves 16 de agosto en la CDMX se llevó a cabo una junta de trabajo muy productiva de Tauromaquia Mexicana TMX, donde se definieron varias de las estrategias a seguir del movimiento. Los más de 40 asistentes a la reunión (abogados, ganaderos, empresarios, matadores, subalternos, periodistas, veterinarios, presidentes de capítulos, apoderados, escuelas taurinas, aficionados, politólogos) debatieron y analizaron los logros y pendientes de TMX; su misión y objetivos; temas jurídicos y políticos; la difusión y promoción de TMX; proyectos futuros; los niños en los toros; el funcionamiento de sus capítulos; financiación del movimiento, entre otros muchos temas.

“Algunos de los acuerdos fueron: ser un movimiento más abierto. Se aprobó la estrategia y el presupuesto presentado, donde los que generan recursos son los que más deben de aportar. Se autorizaron nuevos puestos con responsabilidades específicas en la difusión y proyectos educativos. Se ratificaron los objetivos de movimiento en defensa y promoción y difusión de la tauromaquia. Creación de un comité para la organización de corridas benéficas. Los capítulos tendrán métricas y deberán ser autosustentables. Hacer leyes modelo de protección animal donde quepa la tauromaquia.

“Se cuenta con 12 capítulos instalados: Aguascalientes, Ciudad de México, Coahuila/Durango, Colima, Guanajuato, Hidalgo, Jalisco, Michoacán, Nuevo León, Quintana Roo, San Luis Potosí y Zacatecas. El 5 de octubre se instalará el capítulo TMX-Campeche y el 6 de octubre el capítulo TMX-Yucatán. Por primera vez en bloque el sureste de México participa con TMX, a través de sus tres capítulos, en el llamado TTT (Tratado Trilateral Taurino). TMX está abierto a toda la afición. Apoya en la asesoría legal y política a la comunidad taurina que así lo solicite. Pueden acercarse a nosotros a través de http://www.tauromaquiamexicana.com. TMX cumple ocho años de actividad continua. Cualquier duda o información, no duden en contactarnos, estamos a sus órdenes.” La duda es si, en ese lapso, además de capítulos han logrado hacer otra cosa.

La magia tauromáquica brotó, deslumbrante, en el tercer astado de Pozo Hondo, el domingo pasado durante la quinta novillada en la placita Arroyo, cuando los alternantes del mano a mano, Francisco Martínez, de San Miguel de Allende, y Héctor Gutiérrez, de Aguascalientes, realizaron un bellísimo y acompasado quite al alimón por garbosas y limpias gaoneras, convirtiendo aquello en un auténtico poema que estremeció los sobresaturados tendidos. Ese quite en pareja lo había visto por navarras y chicuelinas, pero nunca por la suerte que reviviera el inmortal Califa de León. Siempre emociona al público la imaginación en el ruedo y ya va siendo hora de que las empresas (?) recuperen las mancuernas toreras, con diestros del mismo nivel, diferente estilo e idéntica disposición a superar al otro. Digo, aparte de seguir importando a los figurines de siempre.

Publicado en La Jornada

La prensa rosa descubre a Roca Rey

Por Pepe Luis Vázquez.

A sus 21 años puede presumir de haber toreado para monarcas, ministros y artistas. Personalidades como el rey Juan Carlos y el nobel de literatura Mario Vargas Llosa han alabado su buen hacer.

Ha llenado los cosos de toda España y muchos aficionados lo ven como el sucesor de José Tomás, por su rotundidad, quietud y valor. Sin embargo, ha sido un malentendido tras el brindis de un toro a Victoria Federica lo que ha catapultado su nombre a los medios del papel couché y ha despertado el interés del público menos especializado.

Al parecer, el joven diestro habría declarado públicamente su amor por la nieta más taurina de los reyes eméritos. Sin embargo, a través de un artículo publicado en El Mundo, el entorno del torero ha querido desmentir que eso fuera así, esclareciendo que el “futuro” del que éste habló en su dedicatoria a la hija de la Infanta Elena y Jaime de Marichalar era el de la tauromaquia y la monarquía. Pero ¿Quién es ese joven matador, de talle alto y procedente de Latinoamérica, al que ahora relacionan con la sobrina del rey Felipe?

Nacido en el seno de una familia adinerada y muy vinculada al toro, Roca Rey se inició en su actual profesión prácticamente desde la infancia. Su abuelo paterno administró la plaza de toros de Lima durante muchos años, su tío fue rejoneador y su hermano mayor también es matador de toros. Con 16 años se enfundó por primera vez el traje de luces para debutar como novillero sin caballos en España, en 2013. Por aquel entonces el ecijano José Antonio Campuzano (también torero y apoderado) vio en él un diamante en bruto, así que se convirtió en su principal valedor. A base de una estricta preparación, alejada de la sociedad y en una finca de Sevilla, el maestro fue adiestrando al aprendiz, que sorprendió a propios y extraños en su primera novillada del 2015. Fue en la plaza más importante del mundo, la monumental de Las Ventas, que conquistó abriendo la puerta grande de par en par y saliendo a hombros.

La alternativa no se hizo esperar. Después de cosechar numerosos triunfos en la Maestranza sevillana, Pamplona, Santander y Bilbao, ese mismo año se doctoró el 19 de septiembre en el coso francés de Nimes. A escasos días de adentrarse en la mayoría de edad y después de haber sufrido su primera gran cornada, Roca Rey recibía de manos de Enrique Ponce el testigo para convertirse en matador de toros.

Desde la fecha hasta ahora, su nombre se ha convertido en un imprescindible para todas las plazas de primera. No hay feria que se confeccione sin él y no hay aficionado que no quiera ir a verlo. Rara es la vez que no abarrota los tendidos y, además de los ya citados, entre sus seguidores se encuentran personalidades como la Infanta doña Elena y sus hijos Victoria Federica y Felipe o los cantautores Andrés Calamaro y Joaquín Sabina. De hecho, en su día también brindó la muerte de un toro al primogénito de la Duquesa de Lugo, en el Corpus de Toledo en junio de 2017. Meses antes se había introducido en sociedad gracias a los premios de Mayte Commodore, organizados por la madrileña Rocío Gandarias y presentados por Vicky Martín Berrocal y la periodista Elena Salamanca. Allí conoció a doña Elena y también a su paisano Vargas Llosa, que –como buen aficionado– llevaba tiempo queriendo coincidir con la joven promesa.

Poco se conoce acerca de sus amistades. Mantiene un perfil discreto y alejado del ruido mediático. Según aseguran los que más le conocen vive centrado en el toro y su personalidad es la de un joven normal y corriente, incluso tímido a veces. Su día a día es el de un atleta, tiene un preparador que le ayuda no sólo a mantenerse en forma física, sino también mental. Sus principales aficiones son el golf, la música y el deporte. En más de una entrevista ha manifestado que “ante el toro se reta a la muerte”. En Guadalajara, México, conoció a uno de sus ídolos: el cantante Vicente Fernández. A través de sus redes sociales enseña su lado más personal a 93 mil seguidores, entre los que se encuentran multitud de jóvenes y, cómo no, Victoria Federica.

Publicado en Vanity Fair

Roca Rey vuelve a tronar en Valencia

El peruano corta dos orejas y abre la puerta grande en el último suspiro de la feria. Josemari Manzanares interpretó dos sinfonías inacabadas ante la pasión de su público y frente a dos toros de muy diferente condición.

Por JOSÉ LUIS BENLLOCHL.

Cualquiera que se hubiese asomado a la plaza arrastrado el último toro podría pensar que la tarde había sido un paseo en lancha, un desfile triunfal en loor de multitudes, y nada más lejos de la realidad. Fue una tarde extraña, complicada, apartada del guion que había convocado en la plaza la mejor entrada con diferencia de la feria, pero aquella vuelta al ruedo del toro, sorprendente, y los clamores con los que el público despedía a Roca disimulaban la auténtica realidad. Nada que contradiga la legitimidad del triunfo del peruano, que estuvo una vez más contundente y valeroso, con la fe del catecúmeno para perseguir la gloria final hasta allá donde no parecía haber posibilidades.

Antes de ese clímax, la tarde había pasado por los momentos más extraños. Hubo motivos para abjurar de los toros a la moderna, ¡vaya con los cuvillos esta vez!, el primero y el cuarto, mismamente, estuvieron absolutamente vacíos de fuerza y de casta, y ninguno remató en lo que siempre se espera de esta ganadería. Hubo pasajes extrañísimos también, de pura contradicción, como que el toro más protestado por chico, el coloradito tercero, fue el más complicado de la tarde, lo que viene a demostrar que no hace falta ser grande para ser un cabrón. El pájaro embestía rebrincado, pegando tornillazos, a dos velocidades, y acabó con la moral del propio Roca.

Curiosamente, ante la dificultad, los que lo habían protestado de salida ya no dijeron ni mu. Claro que también protestaron al sexto y acabaron premiándolo con la vuelta al ruedo para redondear el más absurdo de los círculos.

Luego, hubo pasajes en los que Manzanares dibujó el toreo.

Fueron dos sinfonías que cabría calificar de inacabadas, que permitieron, una vez más, escenificar el manzanarismo de Valencia, que naturalmente no es mancha sino recordatorio del buen gusto de una afición a la que no siempre se le reconoce. Y hubo, lo dicho, el momento crucial de esa última faena de Roca, de pies muy firmes, la muleta puesta, en una comunión absoluta con un público que si era manzanarista está claro que también idolatra a Roca. La vuelta al ruedo del último toro entra en el capítulo de lo anecdótico, ni una tarde sin una ocurrencia presidencial.

Era la tarde de las figuras. Eso se apreciaba claramente en la afluencia de público. No me cansaré de recordar que históricamente, no me hablen de modas, Valencia es una plaza de carteles cerrados, con todo lo bueno y de malo que tiene el asunto. Con la referencia de las dos tardes que la precedieron hay que convenir que estos carteles generan otro toreo, es otra fiesta, otro mundo. Sucede ahora y sucedió siempre, no cabe rasgarse las vestiduras. Ayer pesó durante mucho tiempo como una losa el nivel de tensión, también de emociones, de la tarde anterior. El libreto en ambos casos lo marcaron los toros. Los de Cuvillo no tuvieron nada que ver con los que le han convertido en predilectos de las figuras.

A estas alturas con los dos toros, muy bonitos por cierto, pero absolutamente muermos y vacíos que le correspondieron a Castella, no creo que al francés le queden muchas ganas de repetir con la divisa de El Grullo.

También hubo toros de alta complicación, el tercero que les he contado, que se llevó Roca. Fue menudo, áspero, con dos velocidades, sin ritmo, y el mismo toro segundo de la tarde se vino arriba en el último tercio y no se entregó en ningún momento, dificultades, por cierto, que siendo de quien eran, no se acabaron de valorar en su justa medida por los tendidos.

Después hubo dos toros con más toreabilidad, caso del quinto, al que Manzanares le tuvo que dar tiempos y tiempos hasta rayar en la pasividad para que no se viniese abajo, y hubo un toro sexto, el de la vuelta al ruedo, inédito en varas y obediente en el tramo final, cuya principal virtud fue la suerte, la suerte de caer en manos de un tipo ambicioso e inasequible al desaliento. En resumen, hubo toros para enfadarse, toros para la esperanza, toros para cuidar mucho y toros para cuidarse de ellos.

El protagonista de la tarde, es evidente, fue el peruano, que se topó con el incómodo tercero, el toro de las dos velocidades, una primera por dentro y medio obediente, y una segunda hasta el final del muletazo, agresiva y descompuesta. Y ante semejante prenda, lo que no puede ser no puede ser y hubo que esperar al sexto. Y como los grandes no se rinden, Roca le salió al jabonero sexto con absoluta decisión. Toro bruscote que apareció sin prometer nada, bruto y desclasado, pero que acabó sometido al mando de RR. Las rogerinas con las que lo puso en suerte fueron el parteaguas de su actuación, el trueno de aviso que despertó al público. La faena fue de mano baja y de plantas firmes, con la muleta siempre adelante en busca de la ligazón que tanto cala en los tendidos. ¡Y vaya si caló! Con la izquierda y con la derecha, aderezados con pellizcos del uy y del ay en las espaldinas. Lo amarró todo con una estocada de efectos espectaculares y el presidente, con buen criterio, le concedió las dos orejas de golpe. Lo del pañuelo azul, a lo peor fue un golpe de ese viento que tanto molestó a los lidiadores a lo largo de la tarde.

La corrida de Núñez del Cuvillo, de muy discreta presentación y desigual juego, apenas dio opción

Las dos primeras partes de las faenas de Josemari fueron de altos vuelos. Hubo muletazos de trazo largo, deslumbrante estética y sobrada torería. Curiosamente, en los dos trasteos, hubo un punto fatídico: dos desarmes de lo más inoportunos. A partir de ahí su primero se vino arriba y su segundo se aplomó hasta hacer imposible la ligazón. Los pasajes más hermosos, una trinchera a su primero, pura inspiración, y una trincherilla sobrada de improvisación y buen gusto, sin olvidar un quite por chicuelinas al quinto, puro manzanarismo, el giro y la mano baja fue un homenaje a su señor padre.

Castella, buena técnica, mucha templanza y pocas opciones ante un lote muy vacío.

Y con esto acabó la feria, que un julio más ha sido la feria de Paco Ureña.

Publicado en Las Provincias

Diego Herrero diseña la nueva imagen corporativa de Roca Rey

La nueva marca gráfica aúna en un moderno trazo de manera conjunta las dos iniciales de su primer apellido, Roca Rey, con sus letras iniciales y las representación gráfica de los dos elementos de su nombre artístico. El nuevo logo reúne la elegancia propia de Roca Rey en una simbología que trata de representar el carácter y la personalidad única del torero.

El diseño ha sido realizado por Diego Herrero, director de arte del gabinete de comunicación de Roca Rey, y que acumula premios en los festivales de publicidad de Cannes, Sol o San Sebastián.

Publicado en COPE

Roca Rey da en Pamplona otra clase de toreo

Roca Rey tras el éxito de su presentación en la feria de Pamplona da otra clase de toreo, ahora fue a un grupo de niños emocionados.

De SOL y SOMBRA.

El torero Andrés Roca Rey, que salió este miércoles a hombros de la plaza monumental de Pamplona al cortar tres orejas, ha dado este jueves una clase de toreo en el coso de la capital navarra a un grupo de niños que, emocionados, han podido atender a los consejos del diestro peruano, que ha llegado a hacer de toro para alguno de ellos.

La llegada de Roca Rey al patio de caballos de la plaza pamplonesa ha despertado una gran expectación, ya que el diestro se ha visto rodeado inmediatamente por un nutrido grupo de personas de todas las edades, que le han pedido autógrafos y se han hecho fotos con él.

El joven torero ha atendido todas las peticiones de las personas que se han acercado hasta él, lo que ha hecho que el acto haya comenzado con casi media hora de retraso.

Ya en el coso, los niños, con sus pequeños capotes y sus muletas en la mano, incluso algunos con el estoque, han formado un círculo en torno a Roca Rey, que primero ha enseñado a los menores los principales pases y después ha toreado con ellos, haciendo de toro en ocasiones, primero con los dedos simulando las astas y después con un toro de cartón.

El gran triunfador de la corrida de ayer de los Sanfermines ha disfrutado con los pases ejecutados con mayor o menos maestría por los niños, que eran celebrados con sonoros olés desde los tendidos.

Roca Rey ha comentado a los medios de comunicación que “es importante el ver tantos niños, gente joven aficionada a los toros y al encierro”, porque “son actividades que dan mucho a favor de la fiesta” taurina.

El diestro peruano, que se ha mostrado “contento por cómo salieron las cosas ayer”, ha declarado que la de Pamplona “es una plaza especial, única”, en la que “merece la pena entregarse”.

“La plaza de Pamplona es única, más que la plaza es una afición única para el mundo taurino”, ha subrayado Roca Rey, que ha insistido en que “es una plaza que te inspira a hacer cosas”.

Incluso, ha reconocido, “siempre he tenido esa inquietud, de ver una corrida de toros en sol con las peñas, sería bonito”.

Al ser preguntado sobre el colorido atuendo de los corredores del encierro, ha señalado que “es bonito que la gente se vista de blanco y rojo, creo que es una forma bonita de seguir una tradición”, pero “si la gente no se viste, no se puede hacer nada”.

Publicado en Diario de Navarra

Morante, Cayetano y Roca Rey en la Goyesca de Ronda

De SOL y SOMBRA.

Morante de la Puebla, Cayetano Rivera Ordóñez y Andrés Roca Rey componen este año el cartel de la Corrida Goyesca de Ronda (Málaga), que tendrá lugar el 1 de septiembre, ha informado el empresario de la plaza de toros de la localidad, Francisco Rivera, Paquirri.

La feria de Ronda incluye, además, una novillada picada con seis novilleros y un festejo de rejones con Diego Ventura, que estará acompañado del portugués Rui Fernandes y Leonardo Hernández.

Los carteles:

Viernes 31 de agosto.- Novillos de Río Grande para Javier Orozco, David Bolsico, Alfonso Cadaval, Toñete, Ángel Téllez y Alfonso Ortiz.

Sábado 1 de septiembre.- Toros de Juan Pedro Domecq y Parladé para Morante de la Puebla, Cayetano y Roca Rey.

Domingo 2 de septiembre.- Toros de Benítez Cubero-Pallarés para Rui Fernandes, Diego Ventura y Leonardo Hernández.

Twitter @Twittaurino