Archivo de la categoría: Andrés Roca Rey

Roca Rey impone su ley con Joselito Adame como testigo de lujo de su triunfo 

De S y S.

Moroleón, Gto.- José Adame podrá ser el torero de México, pero Andrés Roca Rey es el torero de América y hoy en Moroleón le dijo al hidrocalido “quítate que ahí te voy” al formar un escándalo y cortarle las dos orejas al sexto de la tarde, un buen astado de Barralva al que le realizo una emocionante faena que levanto al público de sus asientos.

A su primero le debió de haber cortado otra oreja, pero un juez de plaza localista se la nego tras otra vibrante faena.

La vuelta al ruedo fue muy emotiva y una prueba de que este torero peruano tiene madera de figura y de ídolo. 

Pero si Roca Rey vive su mejor momento, José Adame es la otra cara de la moneda y su actuación fue un fiel reflejo del incierto estado por el que pasa este torero, ya que se le vio demasiado frío y mecanico ante un lote que le ofreció algunas posibilidades para conseguir un triunfo similar al del diestro peruano. 

Pese a todo José le tumbo una oreja al quinto y fue silenciado con su primero. Pero seguramente soñara con Roca Rey, porque en cada tarde que alterna con el peruano, Adame le sirve como testigo de lujo en sus puertas grandes.

Un caso aparte en esta rivalidad es El Payo, que es un torero de corte más artístico, por lo que necesita un cierto tipo de toro para expresar su toreo. Hoy lamentablemente no tuvo toros, ni suerte y se fue en blanco del coso guanajuatense.

Plaza de toros de Moroleón, Guanajuato. Lleno. Toros de Barralva, justos de trapío y de juego desigual, siendo el corrido en sexto lugar el que más posibilidades ofreció.

Joselito Adame, silencio y oreja.

El Payo, silencio en su lote.

Roca Rey, vuelta al ruedo con bronca al juez tras fuerte petición de oreja  y dos orejas.

Twitter @Twittaurino 

Opinión: El torero sustituto

Roca Rey no se presento en una población del estado de Aguascalientes (México) por una supuesta lesión, sin embargo los rumores apuntan a que la empresa no cumplió con la parte económica, este rumor no es infundado ya que dos días después Roca Rey reapareció recuperado al 100% en Moroleón (México).

Por Agustín Lascazas.

En la vida ocurren los accidentes, los imprevistos. No es cosa rara que, por ejemplo, el encargado de cualquier cosa se enferme –se le muera la tía, le vengan los dolores de parto, se le arruine el coche- y tenga que llamarse a un sustituto. Esto pasa: en la fábrica, en el taller, en la oficina, e incluso en la Cámara de Diputados.

Las corridas de toros, siendo una forma de trabajo –una forma extraña, pero al fin una forma-, no iban a ser la excepción.

En septiembre del año 2000, y miren cómo pasa el tiempo, estaba yo en Barcelona. Todavía se daban toros en la Monumental y para el día de San Miguel estaban anunciados, creo recordar, Ponce, “El Juli” y alguno más. Para ese mismo día, en Sevilla, se anunciaba un cartel casi escandaloso: Curro Romero, Manzanares padre y Morante de la Puebla.

No me lo pensé dos veces: iría a Sevilla.

Fue complicado: no conseguí más que un billete de primera clase en Iberia para volar de Barcelona a Hispalis; algo había, además de la Feria de San Miguel, que no quedaba una habitación disponible en los hoteles de la ciudad. De alguna manera conseguí una habitación en un hotel, luego diría que babilónico, en San Juan del Aznalfarache, del otro lado del Guadalquivir.

Esa mañana, temprano, fui al Prat, volé sin contratiempos a Sevilla, me alojé en el hotel y bajé –en un camión que hacía viajes cada media hora desde San Juan a Sevilla y de regreso, de las seis a las doce-, y desde el Puente de San Telmo, donde paraba el camión, me dirigí a la Plaza de la Maestranza. No llevaba billete.

Al acercarme, por el Paseo Colón, a la Maestranza comencé a ver el motín. Una multitud vociferante se agolpaba junto a los venerables muros de la plaza maestrante, mientras que los policías, una docena de ellos a caballo, trataban de contener a los amotinados. Parecían la plebe arremolinándose en torno a la Bastilla para tomarla por asalto.

Yo me acerqué como pude a las taquillas de la Maestranza. El billetero me explicó las causas del motín. A Manzanares no le había gustado el encierro y, así de la nada, pilló un cuadro entérico de pronóstico reservado. Enterado el Curro Romero se contagió de los males del de Alicante. Pronto aquello se volvió epidemia, pues Morante también mandó su certificado médico

¿Y la corrida? El boletero me dijo, con esa mala leche sevillana: la corrida se da porque se da, el problema será conseguir a los toreros.

La corrida en Sevilla se dio, como dijo aquel hombre. Como todos los amotinados devolvieron sus entradas, yo pude hacerme de una barrera del tendido 3. La lidiaron Fernando Cepeda, el francés Juan Bautista y creo recordar que Pepe Luis Vargas. La corrida –los tendidos estaban de manera extraña a reventar-, fue una prefiguración del purgatorio.

Siempre me pregunté cómo diablos hacen las empresas para conseguir toreros sustitutos. No es lo mismo decirle a un cajero: anda, que dice el jefe que te vengas, porque Federico se puso malo, que ir a buscar un torero a decirle: anda, que toreas a las seis.

Casi 16 años más tarde, con escepticismo recibí la noticia de que Andrés Roca Rey venía a torear a Rincón de Romos. Alguien cercano a los empresarios me lo afirmó con gran solemnidad: una plaza portátil (entiendo que traída de España pieza por pieza), el peruano y, además de un rejoneador, la comparecencia de Luis David Adame –que es un torero que está causando buenas expectativas.

Yo dije desde el primer día, y tengo hartos testigos (testigos hartos, también), que dudaba mucho que el peruano se presentara. No me imaginaba yo, que ni por asomo hubiera tomado una decisión así y que unos días antes de la corrida mi padre me extendiera dos billetes para ésta: “Toma, me dijo, para ti y para tu hijo mayor”.

Llegado el viernes sobre las nueve de la noche, me confirmaron que Roca Rey estaba súbita e inesperadamente enfermo –de abulia, de indiferencia, de una apoplejía, que da lo mismo- y no se presentaba a la corrida. Pensé, con alivio, que podría entonces quedarme el sábado echado en mi cama, leyendo a Karl Ove.

A las diez del pasado jueves, por las redes comenzó el rumor, luego confirmado, de que “El Payo” torearía en lugar de Roca Rey.


No le falta razón a mi padre cuando me dice que como torero “El Payo” es mejor que Roca Rey -cuyas virtudes son otras; y parece que la integridad no es una de ellas-. Mi sobrino Quique, más tarde, me aseguró que el queretano es el mejor torero mexicano de la actualidad. Puede ser.

Puede ser, pero ir a Rincón en un sábado nublado y a ver toros, me apetecía lo mismo que ir a Alepo a desminar el terreno sembrado de bombas por los islamitas o levantarme a las 4 de la mañana a limpiar establos.

Regresando a mi recuerdo de la Feria de San Miguel, al final no se equivocaron las figuras de la epidemia sevillana: el encierro era peligroso, manso y sin nada que se prestara para el lucimiento. 

Tampoco se equivocó el peruano el sábado. Los “toros” de las ganaderías anunciadas, salieron con mucho brío; incluso al rematar contra los burladeros hacían que se estremeciera toda la estructura de esa plaza de portátil (que para ser justos, es una pequeña maravilla, a excepción de su iluminación que recordaba los cuartos del quinto patio de una vecindad), luego todos acabaron sin gas, sin permitir que los toreros soñaran con el toreo antes de despacharlos.

Hastiado como estaba, todo lo que recuerdo mientras escribo esta líneas es ver a los toreros, caída ya la noche, torear o intentar torear, en la penumbra y metidos en medio de una nube de polvo, como si aquello fuera la pesadilla de un tuareg.

Fuente: Aguasdigital

Amenazas intolerables

Por J.A. del Moral.

Cada vez que se me ocurre escribir algún comentario sobre las habituales cogidas de Andrés Roca Rey – actualmente convaleciente de la última en Manizales y sin haber podido cumplir algunos compromisos en ruedos americanos – surgen infinidad de respuestas entre las que hay de todo tipo, en su mayoría discrepando aunque con buenos modales. También las hay mostrándose de acuerdo conmigo. 

Pero, asimismo, las hay amenazantes en las que me advierten de lo que me ocurriría si persisto en el tema. Amenazas ciertamente preocupantes de gentes capaces de cometer cualquier barbaridad contra mi persona.

Estas agresiones no son propias del toreo ni de su mundo. Nunca lo fueron. En los más de 50 años que llevo ejerciendo como critico de toros, apenas recuerdo no más de tres veces que me ha sucedido algo parecido. Pero ahora, con Roca Rey como motivo, me llegan demasiadas y esto es alarmante. Y no solo para mí. También y sobre todo para el diestro limeño porque a quien más dañan es a él. Mal asunto es tener que verse rodeado de “matones” a los que quizá ni siquiera conozca el más directamente interesado.

En vista de lo cual, no he tenido más remedio que denunciarlo a las Autoridades Competentes de España con posible traslado a las Internacionales.

Advertidos quedan los amenazadores.

“No es cuestión de cebarse en la por ahora última cogida de Andrés Roca Rey. Es lamentar una vez más lo que parece acompañar, tarde tras tarde, a este torero llamado a ser muy grande. Pero tantas cogidas no es cuestión baladí, sino motivo de creciente preocupación porque si continúa arriesgando sin previo control de las embestidas de los toros ni de asegurar su firmeza para no perder el equlibrio, nos tememos lo peor”.

Tendrá que replantear su carrera Andrés Roca Rey; aun cuando pueda sonar que es inoportuno expresarlo, su tasa de percances (con ingreso a la clínica) por corrida, podría ser sin duda alguna el más alto de la historia de la Tauromaquia para toreros con un año de alternativa.

De Toros en Libertad.

@Taurinisimos 86 – Inauguración La México, Previa Finales Novilladas. Recuerdo Mariano Ramos.

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del viernes 18 de Noviembre de 2016. Conducen Miriam Cardona @MyRyCar, Luis Eduardo Maya Lora @CaballoNegroII y Miguel Ramos.

Segunda Temporada, Segundo Programa.

Actualidad Taurina. Plaza México Temporada Grande 2016- 2017. Jornada Inaugural.

Análisis Corridas, 6 Bernaldo de Quirós, 6 para Zotoluco, Manzanares y Talavante; 6 Xajay, 6 para Joselito y Roca Rey en Mano a Mano.

Faenas de Manzanares y Joselito.

Novilladas Finales, entrevista con José María Pastor desde Aguascalientes.

Recuerdo de Mariano Ramos en el 45 Aniversario de su alternativa, faena al toro “Tal para Cual” de Mariano Ramírez, enero 1982.

La próxima emisión de #Taurinísimo será el próximo viernes 26 de Noviembre de 2016 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

FB/Taurinísimo

San Luis Potosí: Corrida Mixta con Roca Rey

De Sol y Sombra.

Hace algunos días se dio a conocer la actuación de la figura del toreo internacional, el torero peruano Andrés Roca Rey en San Luis Potosí para el próximo 26 de noviembre en la Monumental Plaza de Toros “El  Paseo”. 

El torero sudamericano estará acompañado por el rejoneador potosino, Jorge Hernández Garate quien sin duda vendrá en gran momento luego de tener grandes actuaciones recientemente y sobre todo en las pasados encierros de Feria en el mes de agosto.

Junto a Roca y Hernández estara Diego Silveti, por lo que el cartel sin duda se encuentra bien rematado.

La empresa de la plaza dio a conocer que los puntos de venta del boletaje para la corrida continúan en los tradicionales puntos. 

Twitter @Twittaurino 

Roca Rey en Puebla 

Roca Rey, el regreso  

Por Edgar Flores.

Puebla.- Luego de una intensa y nutrida campaña europea, y tras salir triunfador en su tierra el pasado domingo al cortar dos orejas y salir a hombros de la plaza de Acho, Perú, el joven matador de toros Andrés Roca Rey pisa de nuevo suelo mexicano para reaparecer y dar el primer paso en lo que será su campaña mexicana.

El peruano será el encargado de inaugurar el más moderno recinto de espectáculos de la ciudad denominado Acrópolis, que este viernes albergará su primera corrida, y lo hace con un llamativo mano a mano entre la figura internacional Roca Rey y el matador hidrocálido Joselito Adame con toros de La Punta.

Ésta será la primera actuación de Roca Rey en Puebla, y de ahí, le sigue una agenda apretada, en la que se incluyen plazas como México, San Luis Potosí y Guadalajara entre otras.

Recinto de gran nivel

Acrópolis Puebla es un recinto inaugurado en agosto de este año, y el festejo de este sábado será la primicia de un evento taurino en sus instalaciones. 

La  empresa que maneja el Acrópolis, que por cierto goza de una moderna infraestructura de primer mundo, espera incrementar el número de festejos taurinos durante el proximo año.

Fuente: NTR

 

Uno de los astados que se lidiarán en el mano a mano.

Roca Rey: “Voy a la guerra y a la conquista de Madrid”

Por Javier López.

Madrid, 12 may (EFE).- El torero Andrés Roca Rey, que en sólo 24 horas confirma alternativa en Las Ventas, ha hecho toda una declaración de intenciones en una entrevista con Efe, al asegurar que va “a la guerra y a la conquista de Madrid”, clara muestra de la actitud con la que este joven peruano afronta este San Isidro 2016.

“Tengo ganas que llegue mañana y volver a pisar la arena de la plaza de Madrid, esa donde empezó todo el año pasado de novillero. Siento nervios e incluso miedo, pero también tengo mucha ilusión y más responsabilidad. Se me pasan muchas cosas por la cabeza, pero ya está todo hecho, estoy preparado, sólo queda que salga ya el toro”, confiesa.

Roca Rey confirmará doctorado en uno de los carteles de mayor expectación de la feria, con el francés Sebastián Castella y Alejandro Talavante ejerciendo de padrino y testigo de ceremonia, respectivamente, algo que, lejos de amilanarle, le produce “un plus de motivación”.

“Hay que salir arreando casi desde el paseíllo porque el nivel es muy alto, pero estoy capacitado para competir y estar a la altura de estos dos figurones del toreo. Llevo meses pensando en tardes como la de mañana. Sólo hace falta que los toros embistan o, al menos, se muevan con transmisión. Solamente así podré demostrar lo que llevo dentro y lograr el objetivo”, ha asegurado Roca Rey.

La de mañana es la primera de las tres tardes que Roca Rey tiene contratadas para este San Isidro, y en todas ellas con el denominador común de batirse en duelo con toreros de la primera plana del escalafón, aunque, como él mismo reconoce, la cabeza “solamente esta puesta” en su primera tarde.

“En esto del toro no hay que pensar en lo que viene después, hay que ir paso a paso y aprovechar cada momento, cada tarde, cada circunstancia. Yo nada más que pienso en la corrida de mañana, un día en el que tiene que pasar algo sí o sí, y ya después ya iremos mentalizándonos para las de los días 15 y 24”,

Lo que es indudable para él, independientemente de cómo responda el ganado y las circunstancias de cada corrida, es que siempre va a ir “a por todas, a morder, a dar guerra, a buscar el triunfo como sea, igual que cuando vine de novillero el año pasado, aunque, ahora, con el toro grande y con más experiencia a mis espaldas”.

“Así es como hay que venir a Madrid. Si el toro no embiste, embistes tú. Además sé que el público me espera con ganas. Ojalá pueda responderles, yo estoy convencido que sí, porque la afición de Madrid quiere muchísima verdad, buscan un torero de absoluta entrega y que esté dispuesto a todo por el triunfo. Y así voy a salir cada tarde”, ha asegurado.

El objetivo que se ha impuesto para su triple paso por la plaza más importante del mundo es también tajante, ni más ni menos que el de alcanzar “un triunfo importante”, aunque, de no lograrlo y para quedarse satisfecho consigo mismo, le bastaría con llegar al hotel, quitarse el traje de luces y decirse: “Me he vaciado, lo he dado todo, no me he guardado nada y el público así lo ha visto”,

A sus 19 años Andrés Roca Rey se ha erigido en uno de los estandartes de la nueva hornada de jóvenes toreros llamados a revolucionar y a tirar del carro del cotarro taurino actual, algo de lo que es “consciente”, aunque esto no deja ser “un primer paso” para lograr después “metas más importantes”.

“Es muy bonito que tengan tanta fe en mí, que me vean como un torero con futuro; pero, precisamente por eso, es también una gran responsabilidad el no fallar y ratificar cada tarde lo que busco para alcanzar el sueño de llegar a ser figura del toreo”, reconoce.

Precisamente, la crema del toreo vigente ha aceptado esta temporada abrir los carteles para entrar en competencia directa con estos jóvenes valores de la tauromaquia actual, algo que “beneficia” a la Fiesta.

“De toda la vida de Dios ha habido rivalidad y ganas de guerra en el ruedo; eso crea un interés en el publico y espolea aún más a los que nos anunciamos”, asegura el joven españa limeño, que añade finalmente que este San Isidro será “una clara muestra de ello”.

Publicando en VANGUARDIA

La savia nueva y la juventud de López Simón y Roca Rey piden paso

Por Vicente Sobrino.

Aire fresco, Savia nueva. Piden paso y con razón López Simón y Roca Rey. Dos estilos diferentes, pero unidos por un valor sincero y unas ganas tremendas de salir adelante. Un toque para tener en cuenta. López Simón es la emoción consentida y cerebral; Roca Rey es la versatilidad. Pero dos valientes. Sin trampa. De verdad.

La verdad por delante. Siempre la verdad. Y la sinceridad por bandera. Esa fue la tarjeta de presentación de un López Simón que plantó los pies en la arena sin inmutarse. No fue la cosa más allá de la discreción con la capa; un saludo correcto y, luego, tras el caballo, un quite por chicuelinas ajustadas, sin más. Pero la traca vino con la muleta. El zambombo de Juan Pedro que abrió la corrida parecía que al final iba a pagar el exceso de carnes. No fue así, Aguantó ese saco de kilos y, además, no le hicieron mella los dos tremendos volatines que se pegó antes de ir a la muleta. López Simón saludó por alto en la muleta; zapatillas hundidas en la arena. Y ya para siempre así. La faena fue de valor. De pasárselo muy de cerca. De aguantar alguna mirada desviada de la muleta. Sin mover un músculo. Mucha sinceridad, en fin. No todo salió limpio, pero sí con mucha verdad. Los alardes finales, con muletazos por la espalda, de rodillas, sin ayuda de la espalda, y un desplante a cuerpo limpio, remataron una seria faena. Lástima el bajonazo. Final indigno de una faena de emoción.

El tercero no fue toro para grandes sucesos: poca fuerza, al paso, soso…, pero López Simón echó otra vez mano del valor. Infalible argumento para que la plaza viviera con emoción otra faena de gran quietud. Sin entremeses, se lo llevó muy limpio por derechazos con las dos rodillas en tierra, en redondo. Con la rúbrica, ya de pie, de uno de pecho monumental. Sin enmendar, pisando firme terreno comprometido, la faena arrancó ovaciones de la gente. Dos tandas con la izquierda tuvieron largura, aunque el toro no estuviera por la labor. Lo que el toro no ponía, lo dejaba bien claro el torero que, valiente siempre, lo hizo pasar cómo y por dónde quería. Otro desplante, depreciando los trastos, y la gente en pie. Pero otra vez mal con la espada. Su punto negro. Nuevo bajonazo, no tan exagerado como el primero, pero bajonazo al fin y al cabo.

Insistió López Simón con el tullido quinto, que salió muy tocado del simulacro de pica recibido. Un quite de dos faroles de rodillas mitigó la protesta por un toro que ofrecía poco futuro. Pero López Simón no echó las cartas en la muleta. Todo lo contrario. Y la faena, con devolución del brindis a su colega Roca Rey, fue una sucesión de muletazos muy cercanos. No cabía otra que meterse en terreno prohibido. Pisó un campo de minas y sorteó con habilidad las embestidas poco convencidas del toro. Más alardes, de pie y de rodillas. Se vació el torero. No encontró lucimiento, pero su valor superó lo previsto por el de Juan Pedro. Esta vez la espada no se fue tan baja, pero sí desprendida.

Pero Roca Rey soltó su versatilidad nada más abrirse de capote. Un racimo de tijerillas y el remate de una larga de rodillas en el platillo. Más variedad: por galleos vistosos al caballo. Y, luego, otro cóctel de chicuelinas, tafalleras y un recorte. Para entonces el toro parecía tener aire. No fue tanto. O se le apagó pronto. Por estatuarios abrió faena Roca Rey, con un goteo intercalado de pases cambiados por la espalda ya con la muleta en la izquierda. Falto toro, quizás, porque la faena tuvo en Roca el único protagonista, que resolvió las dudas de su oponente con recursos sobre la marcha. Ya al paso, el toro se tragó las cercanías finales, incluidas unas arrucinas vistosas.

El cuarto tampoco fue toro para grandes alegrías. Se lo dejó crudo en varas Roca Rey, pero tampoco tenía mucho que rascar. Tras un simulacro de vara, vino un quite con el capote a la espalda muy ajustado. Y dos cambiados, también por la espalda, para levantar el telón de una faena brindada a su compañero de cartel. Con el toro al paso y poca entrega, Roca atacó en exceso con mano baja. Le costó al toro entrar en la función y los muletazos salían sueltos, algunos casi trompicados. Visto que la cosa no podía ser por las buenas, atacó Roca por un cuerpo a cuerpo final. No contento con lo hecho, las benardinas postreras, con revolcón incluido, pusieron más emoción. Algún rodillazo más y, al paso, dejó una entera defectuosa.

En sexto se convirtió pronto en un marmolillo. Protestón y defensivo, y también protestado por su flojera, no ayudó a la causa. Roca Rey propuso, pero el toro no quiso. Valentón, siempre ganándole terreno al toro, la faena fue una sucesión de medios muletazos. Sorteó las medias embestidas del toro en la corta distancia, pero sin sacar nada en claro.

La impresión final es que a ambos toreros les faltó corrida. Poco toro para ellos, en fin. Y otro apunte: en ninguno de los seis toros hubo competencia en quites.

DOMECQ / SIMÓN, REY, MANO A MANO

Toros de Juan Pedro Domecq, de correcta presencia, salvo el primero, con buen fondo y recorrido; el resto no tuvo entrega. Todos muy justos de fuerzas y apenas fueron picados.

López Simón: bajonazo (oreja); casi entera baja y trasera (oreja); entera desprendida _aviso_ (vuelta tras fuerte petición).

Roca Rey: media (saludos); entera al paso y desprendida (oreja); pinchazo y entera caída (palmas).

Plaza de Castellón. 5 de marzo. Quinta de abono de la Feria de la Magdalena. Tres cuartos.

Fuerzas muy justas las del segundo de la tarde.

Publicado en El País.