Archivo de la categoría: Andrés Roca Rey

Diego Herrero diseña la nueva imagen corporativa de Roca Rey

La nueva marca gráfica aúna en un moderno trazo de manera conjunta las dos iniciales de su primer apellido, Roca Rey, con sus letras iniciales y las representación gráfica de los dos elementos de su nombre artístico. El nuevo logo reúne la elegancia propia de Roca Rey en una simbología que trata de representar el carácter y la personalidad única del torero.

El diseño ha sido realizado por Diego Herrero, director de arte del gabinete de comunicación de Roca Rey, y que acumula premios en los festivales de publicidad de Cannes, Sol o San Sebastián.

Publicado en COPE

Anuncios

Roca Rey da en Pamplona otra clase de toreo

Roca Rey tras el éxito de su presentación en la feria de Pamplona da otra clase de toreo, ahora fue a un grupo de niños emocionados.

De SOL y SOMBRA.

El torero Andrés Roca Rey, que salió este miércoles a hombros de la plaza monumental de Pamplona al cortar tres orejas, ha dado este jueves una clase de toreo en el coso de la capital navarra a un grupo de niños que, emocionados, han podido atender a los consejos del diestro peruano, que ha llegado a hacer de toro para alguno de ellos.

La llegada de Roca Rey al patio de caballos de la plaza pamplonesa ha despertado una gran expectación, ya que el diestro se ha visto rodeado inmediatamente por un nutrido grupo de personas de todas las edades, que le han pedido autógrafos y se han hecho fotos con él.

El joven torero ha atendido todas las peticiones de las personas que se han acercado hasta él, lo que ha hecho que el acto haya comenzado con casi media hora de retraso.

Ya en el coso, los niños, con sus pequeños capotes y sus muletas en la mano, incluso algunos con el estoque, han formado un círculo en torno a Roca Rey, que primero ha enseñado a los menores los principales pases y después ha toreado con ellos, haciendo de toro en ocasiones, primero con los dedos simulando las astas y después con un toro de cartón.

El gran triunfador de la corrida de ayer de los Sanfermines ha disfrutado con los pases ejecutados con mayor o menos maestría por los niños, que eran celebrados con sonoros olés desde los tendidos.

Roca Rey ha comentado a los medios de comunicación que “es importante el ver tantos niños, gente joven aficionada a los toros y al encierro”, porque “son actividades que dan mucho a favor de la fiesta” taurina.

El diestro peruano, que se ha mostrado “contento por cómo salieron las cosas ayer”, ha declarado que la de Pamplona “es una plaza especial, única”, en la que “merece la pena entregarse”.

“La plaza de Pamplona es única, más que la plaza es una afición única para el mundo taurino”, ha subrayado Roca Rey, que ha insistido en que “es una plaza que te inspira a hacer cosas”.

Incluso, ha reconocido, “siempre he tenido esa inquietud, de ver una corrida de toros en sol con las peñas, sería bonito”.

Al ser preguntado sobre el colorido atuendo de los corredores del encierro, ha señalado que “es bonito que la gente se vista de blanco y rojo, creo que es una forma bonita de seguir una tradición”, pero “si la gente no se viste, no se puede hacer nada”.

Publicado en Diario de Navarra

Morante, Cayetano y Roca Rey en la Goyesca de Ronda

De SOL y SOMBRA.

Morante de la Puebla, Cayetano Rivera Ordóñez y Andrés Roca Rey componen este año el cartel de la Corrida Goyesca de Ronda (Málaga), que tendrá lugar el 1 de septiembre, ha informado el empresario de la plaza de toros de la localidad, Francisco Rivera, Paquirri.

La feria de Ronda incluye, además, una novillada picada con seis novilleros y un festejo de rejones con Diego Ventura, que estará acompañado del portugués Rui Fernandes y Leonardo Hernández.

Los carteles:

Viernes 31 de agosto.- Novillos de Río Grande para Javier Orozco, David Bolsico, Alfonso Cadaval, Toñete, Ángel Téllez y Alfonso Ortiz.

Sábado 1 de septiembre.- Toros de Juan Pedro Domecq y Parladé para Morante de la Puebla, Cayetano y Roca Rey.

Domingo 2 de septiembre.- Toros de Benítez Cubero-Pallarés para Rui Fernandes, Diego Ventura y Leonardo Hernández.

Twitter @Twittaurino

La Revolución aterrizó en #SanFermin2018: Roca Rey ya manda en Pamplona

Deslucida corrida de Núñez del Cuvillo y seria actuación de Antonio Ferrera.

Por Carlos Ilián.

Plaza de Pamplona. Quinta corrida de toros. Lleno. Toros de NÚÑEZ DEL CUVILLO (4), desiguales de presentación, de juego descastado. ANTONIO FERRERA (6), de turquesa y oro. Dos pinchazos, estocada caída y descabello. Un aviso (saludos). Estocada corta contraria y descabello. Un aviso (saludos).

ROCA REY (7). de blanco y plata. Estocada desprendida (una oreja). Estocada (dos orejas).

GINÉS MARÍN (4), de grana y oro. Estocada y descabello (silencio). Dos pinchazos y estocada. Un aviso (silencio).

Un punto muy débil en esta plaza de Pamplona suele ser el de la presidencia, de ahí tantos errores como el del martes, de la presidenta de turno que sacó dos veces el mismo pañuelo equivocando al propio torero, López Simón, que se creyó con dos orejas. Sin embargo ayer se impuso la seriedad en la actuación del presidente, muy firme al negar una segunda oreja a Rocas Rey en su primer toro y eso es de tenerse en cuenta.

Sí, porque Roca Rey es ya mismo el nuevo amo de esta plaza, por su frescura, valor auténtico, mucha variedad y una espada letal. En sus dos toros de ayer el peruano impuso su ley, la de convencer por la vía de un tremendismo sin zafiedad y una variedad que se agradece. Es verdad que se llevó el mejor lote de la deslucida corrída de Cuvillo, pero siempre apretó a fondo, sin convencer nunca en el toreo fundamental pero poniendo a hervir los tendidos con sus pases cambiados de rodillas , su improvisación en la cara del toro y su forma de irse detrás de la espada, como una vela.

Con ese toreo para mayorías sin grandes exigencias Roca Rey se llevó ayer el botín de tres orejas y la salida en hombros. Sin embargo lo más técnico, ante un lote odioso por descastado y de mal estilo lo hizo Antonio Ferrera, soprtando esas embestidas por las nubes y esos derrotes en el remate del muletazo. Superó con recursos su lote y otra vez se estrelló con la espada.

Ginés Marín fue ayer un alma en pena, triste y sin ideas ni recursos mentales, ante dos toros que no permitían lujos pero a los que un torero joven con proyección como él está obligado a jugársela y no resignarse a algún muletazo suelto de calidad como en el sexto. Que se fije en el espejo de su compañero de ayer…

Publicado en Marca

Alicante: Roca Rey, Midas de apellido

Por el gentío que se iba arremolinando desde la calle San Vicente ya se veía venir que la corrida había levantado una enorme expectación. También resultaba significativo el panorama en la plataforma Bacantix media hora antes del comienzo, con muy pocos huecos disponibles en color verde para quienes quisieran comprar una entrada, y a la hora en punto los vomitorios de los accesos de sombra continuaban atestados de espectadores que trataban de llegar a sus localidades, unos pacientemente y otros pugnando por conseguirlo no siempre con la debida y esperada paciencia.

En estos tendidos de umbría no cabía un alfiler y en el sol no faltó mucho para el lleno, por lo que resultó destacable el esfuerzo del personal al cuidado de los controles de acceso, pues hubieron de emplearse a fondo. Plazas de toros con dos tendidos de sombra será el invento del futuro.

La presidencia fue recibida con silbidos por retrasar dos minutos, dos, el comienzo del espectáculo, justo los dos minutos de retraso con los que llegó Roca Rey, a causa de las dificultades para abrirse paso en medio del gentío que lo aclamaba, y que esta vez fue salvado por la campana, valga el símil pugilístico. En los tendidos altos y en las andanadas de sol se hicieron notar las primeras peñas fogueriles, tan típicas como escasas en los últimos tiempos, con sus charangas y su cachondeo para que se note que son fiestas.

Desde el callejón resultó destacable la aparición del artista y músico Andrés Calamaro, el presidente de Tempe, Vicente García, al que RocaRey le brindó un toro; el entrenador de fútbol Juande Ramos y FedericoArnás, direc tor del programa Tendido Cero de TVE. También los empresarios y apoderados Ramón Valencia, Lionel Buisson y Manolo Carrillo, los toreros Francisco José Palazón, Varea, Manuel Amador, José Antonio Campuzano, el rejoneador Manuel Manzanares, amigo íntimo de Talavante, y el ganadero de la tarde, JoaquínNúñez. Todos los banderilleros iban bordados en azabache excepto Juan José Trujillo de plata, justo al contrario que los picadores que brillaban de oro menos Manolo Cid, de azabache.

Durante el tercio de varas del segundo toro resultó lesionado el varilarguero Miguel Ángel Muñoz mientras guardaba la puerta, tras ser derribado y quedarse atrapado debajo del caballo en mala postura. Tuvo que ser atendido en la enfermería de la plaza de toros sin mayores consecuencias, así como un espectador del tendido 3 hubo de ser evacuado por los equipos sanitarios tras sufrir una lipotimia, pero la palma fue para un pícaro que quiso irse sin pagar sus copas y casi acaba en la comisaría.

Fuente: Diario Información

Feria de Hogueras: Roca Rey, ídolo de masas, arrebata al público alicantino y sale a hombros

Por Vicente Sobrino.

Roca Rey, Andrés de nombre de pila, es el nuevo ídolo de masas. La masa de público está con el torero pase lo que pase. De forma incondicional. Para lo bueno, para lo regular y para lo menos bueno. En Roca Rey -Andrés– todo vale, que vale todo. En esta tercera de abono, el público alicantino enloqueció primero con el torero y cogió un monumental cabreo con el presidente, después, al negarle la segunda oreja del tercero de la tarde, pedida con clamor en el tendido.

Ese tercero, colorado ojo de perdiz, un dibujo de toro, tuvo salida fulgurante y respuesta de espectáculo por parte de Roca: una larga de rodillas y un racimo de lances, no todos limpios ni quietos, pero que ya pusieron la plaza al rojo más vivo. Apenas picado, solo un picotazo señalado con mucho cuidado, el toro desarrolló bondad en combinación con sus justas fuerzas. Antes de banderillas, el quite de Roca: chicuelinas, tafalleras, farol invertido y revolera.

La plaza no era una plaza; era un manicomio. Aunque al toro le costó un pelo tomar la muleta, la faena no tuvo desperdicio para el gran público. De toreo fundamental, pases sueltos, de buen concepto, pero de uno en uno porque el toro no tenía fuelle para aguantar las series encadenadas. Con todos los poderes en sus manos, Roca puso la faena en el escaparate final con circulares en todos los sentidos y direcciones, parones cerca de los pitones y demás envoltorio. La plaza en pie. Y más aún cuando dejó una excelente estocada, que resultó fulminante. Tantas orejas de regalo que se dan, resultó extraño que solo le premiaran con una.

Al sexto titular, inválido y devuelto, le suplió otro del mismo hierro. Menos toro, muy estrecho de sienes, y manejable sin más. Más asentado Roca, con menos arrebato, la faena fue de versos sueltos. Poca ligazón, pero salteada de muletazos de mérito. Más de toreo hacia adentro que hacia afuera. Con el toro a menos, Roca se echó encima de él y vino la galería de marras. Cercanías, derroche de aguante ilimitado con el toro rendido a sus pies. Hubo pinchazo antes de otra buena estocada, y la oreja reclamada le sirvió para abrir la puerta grande.

Al salpicado toro que abrió la corrida, un cromo de astado, le hizo Sebastián Castella una faena de esas que se venden al por mayor. Muchos pases. Mecánico siempre, al aire del toro y con la muleta a media altura, sobre todo cuando lo pasó de izquierdas. El de Cuvillo, sin rechistar, seguía la muleta con obediencia franciscana y con una clara virtud: movilidad. Un dulce, vamos, que dejó a Castella campar a sus anchas, aunque con poca alma en todo. Le costó cuadrar y la cosa se enfrió tanto, que la gente no reaccionó cuando entregó toro tan bombón a las mulillas.

El cuarto tuvo las fuerzas muy ajustadas y, cansado de ir de aquí para allá, salió del armario de la mansedumbre y acabó por buscar las tablas. Castella pareció centrarse más en principio, pero luego todo desembocó en otra faena de pases acumulados y de escaso lucimiento. Se le espesaron otra vez las ideas a la hora de cuadrar y la cosa acabó en ni fu ni fa.

Con tanta viveza saltó el segundo de la tarde, que enseguida le bajaron los humos. Fue el picador que hacía puerta -el de tanda ni lo olió-, quien tras un derribo meritorio del toro vengó trance tan apurado con un segundo puyazo sin misericordia. Para los restos acusó el “cuvillo” tan tremendo castigo. El toro, bajo, largo, de preciosa armonía física por los cuatro puntos cardinales, claudicó más veces de las deseadas en la muleta a pesar de su incondicional vocación por embestir. Talavante le anduvo cómodo, sobrado, sin gran compromiso porque no había lugar ni ocasión, sin que la faena cogiera vuelo de verdad. Al final, labor de casi un sinsentido ante enemigo tan amigo.

Otra cosa fue el quinto. Toro largo, de buena presencia, de gran movilidad en todos los tercios, incansable en la muleta y de son excelente. También con las fuerzas justas, pero, en este caso, mal menor. Con él, un Talavante pletórico y comprometido con la causa. Centrado desde los primeros muletazos, en redondo y sin preparación alguna. La personalidad por bandera, junto con el temple. De toda una labor sin fisuras, lo de vuelo más alto fueron dos series con la mano izquierda: monumentales. Versátil labor, a la que no faltaron los fuegos de artificio finales: arrucina, manoletinas, afarolados y circulares.

CUVILLO / CASTELLA, TALAVANTE, ROCA REY

Toros de Núñez del Cuvillo, el sexto lidiado como sobrero en sustitución del titular, de muy correcta presentación, nobles con las fuerzas justas, no plantearon problemas. Discretos en varas.

Sebastián Castella: pinchazo, estocada trasera _aviso_ y descabello (silencio); estocada pasada echando la muleta _aviso_ y tres descabellos (silencio).

Alejandro Talavante: estocada pasada y echando la muleta, y descabello (saludos); pinchazo y estocada (oreja).

Roca Rey: estocada sin puntilla (oreja, gran petición de la segunda y dos vueltas); pinchazo y estocada (oreja)

Plaza de Alicante. Tercera corrida de Hogueras. 22 de junio. Tres cuartos de entrada.

Publicado en El País.

***

Nace un Consejo Internacional de la Tauromaquia:

España, Francia y Portugal han constituido el Consejo Internacional de la Tauromaquia (CIT), una herramienta en defensa de la libertad cultural frente al acecho de los animalistas que apela a la involucración de los aficionados y que nace con vocación de crecer hacia América.

Su primer paso ha sido la firma de la Carta de las Libertades y Diversidad de las Culturas a cargo de VictorinoMartín en nombre de la Fundación del Toro de Lidia (España), AndréViard por el Observatoire National des Cultures Taurines (Francia) y Paulo Carvalho por ProToiro (Portugal), que recuerda todo el corpus legal nacional e internacional que defiende la tauromaquia.

Se trata de disposiciones de Naciones Unidas, la Conferencia Mundial sobre los Derechos Humanos, la Unesco, el Parlamento Europeo y los tres países firmantes, entre otras, sobre el derecho a participar libremente en la vida cultural, la protección de los particularismos nacionales y regionales o las protecciones como patrimonio cultural. El Consejo Internacional de la Tauromaquia pretende incorporar en breve a otros países taurinos como México, Colombia y Ecuador, entre otros.

Twitter @Twittaurino

Roca Rey revoluciona Bilbao

Dos orejas para Roca Rey y una gran entrada en el festival del Club Taurino de Bilbao.

De SOL y SOMBRA.

Bilbao, 9 jun (EFE).- Tres cuartos largos de entrada registró hoy la plaza de toros de Bilbao en la LXV edición del festival a beneficio de la Casa de la Misericordia, histórica institución de la capital vizcaína destinada a la ayuda de los más necesitados, y todo al reclamo de las figuras, de entre las que sobresalió Roca Rey.

El peruano cortó las dos orejas del sexto utrero, el mejor de un blando y desrazado envío del Parralejo, al que formó un lío de principio a fin. Hubo variedad con el capote, y mucha emoción en el último tercio, donde Roca Rey hizo las delicias del respetable con una actuación que aunó valor, firmeza y mucha entrega.

También toreo de altura, en lo fundamental, y una gran estocada, que dio paso a la petición unánime del doble trofeo, que el usía concedió sin pensárselo.

Abrió la corrida el jinete Pablo Hermoso de Mendoza y saludó una ovación.

Enrique Ponce anduvo técnico y en labores de enfermero con un segundo de función blando y desrazado, al que extrajo muletazos sueltos de notable plasticidad dentro de un conjunto que no llegó a calentar lo suficiente, sobre todo por la falta de fondo del de El Parralejo.

Algo parecido le ocurrió al Juli, pero la eficacia del acero fue clave para la concesión de una oreja.

Otra trofeo paseó José María Manzanares del tercero bis y Cayetano fue ovacionado tras una certera estocada.

El broche a la tarde lo puso el novillero Toñete, que fue silenciado.

FICHA DEL FESTEJO.- Un novillo para rejones, el primero, de los herederos de Ángel Sánchez y Sánchez, noble; y seis en lidia ordinaria de El Parralejo, el cuarto como sobrero, aceptablemente presentados, noblotes, blandos y bajos de raza. El mejor, el sexto.

El rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza, ovación.

Enrique Ponce, ovación.

Julián López “El Juli”, oreja.

José María Manzanares, oreja.

Cayetano Rivera, ovación.

Andrés Roca Rey, dos orejas.

El novillero Antonio Catalán “Toñete”, silencio.

La plaza registró más de tres cuartos de entrada en los tendidos.

Ocho con Ocho: Buena Feria Por Luis Ramón Carazo


Ir a la Feria de San Isidro y aspirar a ser testigo de faenas triunfales en siete días, es algo que cuando se tira una moneda a la fuente y se consigue el deseo, es para de inmediato ir a comprar un billete de lotería, pues no es frecuente que ocurra y sin embargo y encapsulando desde el domingo 19 hasta el viernes 25 de mayo, con todo y que ha llovido a cantaros en la capital hispana, cada tarde no ha parado en darnos alegrías y lo digo con la nostalgia de que este año por diferentes razones, me he tenido que conformar con verlas por la pantalla.

Me da gusto que el evento taurino mundial más importante del año, marche bien y que bueno para aquellos que lo han podido paladear en vivo, es una experiencia incomparable el estar en el momento en que el arte efímero del toreo se manifiesta en plenitud en el ruedo venteño.

El sábado 19, la alegría nos la proporcionó Joselito Adame con una faena de gran conocimiento y arrojo, al toro de Alcurrucén que parecía no ofrecer la oportunidad de triunfo y la cual fue labrando con gran paciencia, aunque no falten quienes lo denuestan por vaya usted a saber qué motivo.

El domingo 20 el gran rejoneador luso-hispano Diego Ventura dio una muestra más de que en su año 20 de alternativa, ha alcanzado un sitio de privilegio y ya tiene 15 salidas en hombros el centauro en su haber, como no lo ha hecho ninguno otro de sus colegas en Madrid y uno de ellos es el esquivo Pablo, a quién le corresponde haber marcado el nuevo derrotero del toreo a caballo, pero que no parece dispuesto a confrontarse hoy en día con Diego, quién está que echa lumbre coloquialmente hablando con sus cabalgaduras.

El lunes 21, un novillero de apodo taurino Toñete, tejió una faena bajo el granizo a un animal del Conde de Mayalde y le arrancó prácticamente un trofeo con base en su patente voluntad, por ser alguien en el toreo.

El miércoles 23, le correspondió en el sexto toro de la ganadería de Victoriano del Río a Andrés Roca Rey para ratificar porque es la figura que más atrae al público en el tiempo presente (como atinadamente lo comentó Luis Cuesta recientemente) y lo logra con base en un toreo serio, estoico y con sello.

La faena al sexto de la tarde fue estremecedora, después de un chubasco y de seguro para los asistentes al salir, les provocó a tomar algo que reconfortara al cuerpo y a platicar de quién atesora una gran cantidad de cualidades positivas en una tauromaquia con sello muy propio.

El día anterior David Mora, torero lleno de clasicismo con un toro del Ventorrillo nos puso a disfrutar de su forma tan añeja de interpretar el toreo.

Y el jueves 24 que se puede decir que no se haya dicho o escrito de la gran actuación de Julián López El Juli (quién como Diego Ventura, navega a punto de celebrar su vigésimo aniversario como matador de toros) con el extraordinario colorado de Alcurrucén con el nombre de Licenciado que fue noble y codiciosa materia prima, para que diera rienda suelta a su maestría Julián y solamente por la suerte suprema es que no se fue por la Puerta Grande, en mano a mano con Ginés Marín quién a su vez solamente dejó destellos de su buen trazo.

Y como si algo faltara, el 25 de mayo fue Talavante con Cacareo de Núñez del Cuvillo quién finalmente redondeó una faena plena de sentimiento de dos trofeos muy merecidos y también con un aguacero (que provocó un ruedo resbaloso)pero que no impidió que López Simón con gran pundonor le acompañara hacia la calle de Alcalá con un trofeo por faena, para sellar una fecha inolvidable y cuya replica anterior de dos toreros en hombros, lo fuera el 1 de junio de 2016 en el mismo sitio pero con Manzanares y el mismo Alberto.

Cabe mencionar que Talavante actúo en lugar del convaleciente Paco Ureña y que sus honorarios los donó a una institución sin fines de lucro y por si algo faltara tuvo la categoría de brindar, su actuación al compañero herido, lo cual provocó además un lleno por ser poco usual que una figura tomé el lugar de un compañero que por alguna razón, no comparece.

Hubo suerte, no me cabe duda, y deseamos que en la segunda parte de la feria así se mantenga, Madrid es Madrid, capital del toreo mundial y motor de una fiesta que languidece pero que cuando es triunfal, nos hace renacer la fe en ella.

Enhorabuena.