Archivo de la categoría: ENRIQUE PONCE

Enrique Ponce inaugurará el nuevo ruedo taurino de Navas de San Juan

Por José A. García Marquéz.

No podía haber sido de otra forma tras haberle sido concedido hace unos días, por unanimidad de los grupos políticos que componen la corporación navera, el título honorífico de Hijo Adoptivo: El matador de toros Enrique Ponce, nacido en Chiva (Valencia) pero formado como torero en Navas de San Juan en donde posee su finca La Cetrina, será el encargado de inaugurar las obras de remodelación efectuadas en los últimos meses en la plaza de toros, actuación que le posibilita al coso taurino del municipio condatense la celebración de festejos de primera magnitud.

Será el sábado 26 de mayo en un doble acto que empezará a las 12:30 cuando Ponce y el alcalde Joaquín Requena inauguren las importantes obras de mejoras en una plaza que el 24 de junio cumplirá 60 años.

Tras ese primer acto se procederá a los descubrimientos de un busto dedicado al torero y del nombre de la plaza contigua al coso taurino que pasará a llamarse Enrique Ponce.

Continuará por la tarde con la celebración de una corrida mixta en la que Ponce alternará con el diestro Javier Conde, la rejoneadora Lea Vicens y el novillero Antonio Catalán ‘Toñete’, en lo que se prevé será un gran espectáculo.

Desde 1958

Construida en 1.958 la plaza de toros de Navas de San Juan, que había venido cumpliendo su función al servicio de la tradición y del espectáculo taurino en la mayoría de estos años, quedó inhabilitada, al entrar en funcionamiento la nueva normativa de 2006 que la imposibilitaba para la celebración de espectáculos mayores, que son aquellos en los que interviene el caballo: Corrida de toros, rejoneo o novillada con picadores. Según dicha normativa el ruedo había de contar con 33 metros de diámetro, 2´5 más de lo que medía el coso navero. Establecía también otras consideraciones como la de que el callejón habría de tener una longitud de 2,50 metros, cuando el de Navas se quedaba en 1,70.

Reforma

Con tales premisas se iniciaron unas obras de reformas, ejecutadas a través de fondos propios municipales, basadas en quitar espacio a la grada y dárselo a un ruedo que ahora cuenta con 33,40 metros de diámetro, anillo completamente remozado y nuevos patio de corrales y embarcadero. La grada, por su parte, ha pasado de un aforo para 2.300 personas a otro más reducido en el que caben 1.700. En Navas de San Juan la actuación en la plaza de toros está siendo muy celebrada.

Navas es uno de los pueblos más taurinos de la provincia, tanto que en 2012 el pleno del Ayuntamiento aprobó por unanimidad una propuesta presentada por la peña Enrique Ponce para la declaración de la fiesta taurina como ‘Bien de Interés Cultural Inmaterial Local’.

Publicado en Ideal

Anuncios

“Hay que educar a la gente”: Enrique Ponce

Por Bardo de la Taurina.

Nos referiremos a la Feria de San Marcos con sus obligaciones ¿o que acaso la empresa no tiene obligación de darle al público lo que desea y por lo que paga?

Y es aquí donde deberá entrar la visión y la destreza de quienes ejercen como empresarios en toda la república, pues después de haber visto la excelsa presencia con que la ganadería de La Joya presentó su corrida, con bureles que pedían toreros, que sí los hubo y después de haber constatado dos días después, una vez más el poderío de Enrique Ponce, el reto ahora para los empresarios es lograr armar carteles con los toros cojonudos y la figura valenciana.

Las empresas saben que la afición esta ávida de ganaderías que provoquen expectación cuando el toro con su trapío y bravura sube la emoción al tendido, Ponce es un torerazo, que a estas alturas, no tiene casi nada que demostrar, salvo una asignatura pendiente que es verle aquí con toros plenos de trapío y bravura, lo que podría suceder ante bureles como los de La Joya que son toros pa’ toreros con inteligencia, academia, poderío y arte, el valor lo doy por descontado, pues un torero como éste tiene pa’ poner una fábrica de rompope en cada plaza, esperemos a ver de que están hechos los empresarios de las principales plazas pa’ convencer a los apoderados de Ponce, del respeto que se hace imperativo le brinde a la afición presente y a la que el confort en la arena ha sacado de las plazas.

Otra es que las figuras extranjeras ‘consecuenten’ el que les complazcan con animales indignos de corridas de toros, como sucedió este domingo con uno, que obvio, fue retachado en la feria # 1 del país, lo que molestó visiblemente al torero que no paraba de urgir con la mirada a los picadores pa’ que salieran a picarlo y así evitar que fuera regresado, después el público no lo escucho pero en el callejón Ponce tronó contra el rechazo y sentenció “600 kilos coño eso es lo que quiere la gente, hay que educarla se van a cargar esto como piensen así… ¡Ya está bien!” a lo que apunta mi menda; El problema no es solo de peso, es de edad, de trapío, de bravura, de dudosa manipulación, de sospechosismo en los sorteos, de imposición, lo que con lleva a la falta de dignidad, de ética, de verdad, culpas que deben de ir al costal de los pecados de los toreros que exigen, de las empresas que consecuentan, de algunos ganaderos que venden lo impropio y de las autoridades que aprueban, sí maestro Ponce ¡Ya está bien!

¿Quieres leer más acerca de este tema? Haz click en el siguiente Link:

La mafia taurina, presente en Aguascalientes: https://t.co/Puc6pSj39r

La mafia taurina, presente en Aguascalientes

Apuntes de un fin de semana en Aguascalientes.

Si en verdad el enojo llega a este manoteo, hay que dejar de escoger estas bueyadas. Así de fácil. Aquí el único culpable es él (Ponce). Ese enojo, hagámoslo notar, es el mismo que sienten todos y cada uno de los partidarios del toreo, los aficionados que aman la Fiesta en este lado del mundo cuando toca ver a Enrique Ponce envuelto en escándalos, regateando su prestigio y valor en despachos y apartados en plazas como las mexicanas pero luego quejarse en plena corrida. Todo esto, envuelto de decepción es ensuciar una impecable hoja de vida innecesariamente. No queremos kilos, queremos casta y trapío” – Luis Eduardo Maya sobre la actuación de Enrique Ponce del pasado 29 de abril en Aguascalientes.

Por Juan Carlos Valadez De SOL y SOMBRA.

¡Ay feria de “agüitas”! que divertida y progresista eres ya que cada año nos sorprende tu crecimiento, las instalaciones de tu macro plaza y la cantidad de turistas que te visitan de todas partes del mundo.

Para nosotros los taurinos peregrinar cada año por tu feria es una obligación y una tradición. Este año acudimos con la ilusión de ver el regreso de Enrique Ponce y al gran triunfador de Sevilla –Julián López ” El Juli”– después de la épica hazaña del indulto de “Orgullito“, y también asistimos para comprobar el estado de salud de la Feria Taurina más importante de América.

Pero el resultado no ha podido ser más desastroso, nuevamente hemos podido comprobar que la fiesta brava en México esta enferma en gran parte de un “porrismo” extremo (excesiva admiración) y que la mafia, es decir las administraciones de los diestros ibéricos, sigue abusando de los nobles aficionados.

“Esto se lo van a cargar” dijo el maestro Enrique Ponce en alusión a un “toro” anovillado del hierro de Bernaldo que le regresaron a los corrales el pasado domingo 29 de abril.

Lo cuál es cierto, porque si seguimos exigiéndoles a las figuras extranjeras que enfrenten toros con trapío, estas ya no van a querer regresar y entonces sí nos vamos a cargar la Feria de Aguascalientes, porque el toro mexicano como alguna vez lo dijo Ponce en un programa televisivo, tiene que “tener su carita”.

Así como la afición mexicana también tiene que tener su carita ¡pero de mensos! porque seguimos aguantando éstos desplantes de dos figuras del toreo, que si las analizamos con detenimiento, muy poco han abonando en nuestro país en la presente década.

Lo de Enrique Ponce y “El Juli” ya es sistemático y en su afán de hacer mucho con lo menos, continúan imponiendo toros anovillados de ganaderías “light” que les permiten que la estética prevalezca sobre la épica, para realizarles faenas monótonas y carentes de emoción a reses sin edad, sin trapío y descastadas.

Usted se preguntará; pero si la plaza se llenó, se cortaron orejas y hasta un rabo ¿por qué tanta molestia?

La queja es por la deprimente imagen que nos ofrecen Enrique Ponce y “El Juli” que parece que actúan convencidos de que el negocio se les acaba en México y que hay que recoger hasta las últimas migajas con las mismas fórmulas de siempre, es decir, despreciando al toro y a todos los que pasan por taquilla.

Y entonces usted se preguntará, las autoridades ¿para que sirven?

Realmente para casi nada, son simples comparsas de la empresa, algunos personajes enfermos de protagonismo fuera y dentro de la plaza, pero sin autoridad dentro de la misma, razón por la que dejan al aficionado huérfano ante el secretismo y la mafia taurina.

¿Y los toreros mexicanos?

Algunos anduvieron mejor que otros, como en el caso de Octavio García “El Payo” qué el pasado domingo 29 de abril tuvo una actuación destacada, pero al igual que los aficionados nuestros toreros mexicanos son víctimas de las imposiciones de las figuras de ultramar.

¿Y Joselito Adame?

Apoyado por la influyente empresa que lo administra, se presentó al mano a mano con “El Juli” con sus toros bajo el brazo -de mejor presentación que los del maestro de San Blas- pero en esta ocasión dijo muy poco, además de que parece que la euforia local que sentía su afición por José ha bajado notablemente.

Finalmente ¿Que nos queda?

Nada, parece que solo nos queda tragar para que no nos digan reventadores o dejar de asistir a las plazas en forma de protesta, porque si uno exige “esto se lo van a cargar” dijo Ponce en su condición de figura. Una figura que por cierto lleva varios años sin haber sido capaz de ligar una faena en México ante una corrida de toros auténtica, seria, íntegra y encastada. Un señor que al igual que Julian López “El Juli” intenta estafar en cada ocasión que puede, la buena fe de los aficionados para llevarse el dinero a manos llenas con becerradas indecorosas.

Pero así está la Fiesta y así la tienen los taurinos y todos los aprovechados que quieren vivir del cuento, entre ellos los críticos que amparan, alaban y ponderan tanta desfachatez faltando a la verdad.

Y que siga la alegría de torear sin toro: una gran alegría, sobre todo para el torero, y que la fiesta siga siendo una verbena, tal como les encanta a los taurinos. Pero que no se olvide que un toro mutilado de pitones -como los lidiados el pasado fin de semana-, es medió toro, y que toro que no soporta mínimo dos puyazos está lejos de ser un toro bravo y podrá ser lo que usted quiera que sea, pero bravo no es…. Tal vez sea un Vaco.

Twitter @Twittaurino

La Caprichosa Similitud – Triunfa Ponce en Desastre de la Autoridad en Aguascalientes.

El cambio de mano de Enrique Ponce en su faena al castaño “Artista” de Bernaldo de Quirós. Foto: Emilio Méndez

Una de las más esperadas citas, doce años, once meses y veintiocho días después se colma entre similitudes, caprichos y ridículos. Y se esfuma con la sensación de que vuelve a faltar algo. Ya sea la sobre administración o la mala suerte de Enrique Ponce quedeja las cosas en suspenso ante el nuevo y enésimo ridículo de la “Autoridad” en Aguascalientes que todo lo que aprieta a la hora del apartado termina aflojando y aflojerando una señalada tarde donde se vuelven a hacer notar los peores males de el actual momento taurino: apatía, cinismo y, principalmente, la conveniencia y acomodo de los agentes y gestores del régimen incapaces, cubierta la papeleta, de ofrecer un espectáculo mejor.
Por: Luis Eduardo Maya Lora De SOL Y SOMBRA. Aguascalientes.

Si Enrique Ponce, que se encarga de hacer patente su enojo en todo el callejón por vérselas con el zambombo cuarto, espantoso por acochinado, feo y, además, manso, si no quiere pasar más corajes primero tiene que dejar de hacerse, como dijera “El Negro” Aranda… igual que aquel otro paisano suyo una tarde de toro de regalo en la Plaza México.

Si, en verdad el enojo llega a este manoteo, hay que dejar de escoger estas bueyadas.

Así de fácil.

Aquí el único culpable es él.

Ese enojo, hagámoslo notar, es el mismo que sienten todos y cada uno de los partidarios del toreo, los aficionados que aman la Fiesta en este lado del mundo cuando toca ver a Enrique Ponce envuelto en escándalos, regateando su prestigio y valor en despachos y apartados en plazas como las mexicanas pero luego quejarse en plena corrida. Todo esto, envuelto de decepción es ensuciar una impecable hoja de vida innecesariamente. No queremos kilos, queremos casta y trapío.

La espera mencionada en la introducción se rompe este año y ha tenido “Armillita” que despedirse primero y morirse después para tener a Ponce en la Feria de San Marcos. Todo está a punto de echarse a perder desde el anuncio, ni Teofilo ni Bernaldo, en casta principalmente, serán jamás lo esperado y anhelado por el público, que no se moviliza igual que hace trece años. Y tal como ocurre la última vez, tiene que haber baile de corrales y sustituciones para que ocurra el milagro.

Solo así y a medias, porque las coincidencias tienen algo de caprichosas.

Aquella vez un novillo adelantado de Santa Bárbara, afortunadamente, hubo de romperse un pitón para que saliera el celebérrimo “Arlequín” de Fernando de la Mora, un toro, sobrero, en toda la extensión de la palabra. Esta vez, el baile de corrales acomoda una tarde ventosa en Aguascalientes que comienza con la salida de un alto y bien hecho castaño, con seriedad suficiente para aguardarle y, pese a ser de Bernaldo, el toro comienza reaccionando con fuerza y plena actitud de toro, alegra su rabo e, incluso, protesta ante el capote que logra avanzar hasta los medios y, pese a un enganchón, remata con media.

Aquí viene uno de los grandes episodios de la corrida: el tercio de varas.

Bendito Dios.

Ponce se templa, no toca los lados y deja en suerte para que por un vuelco del destino, al arrancarse fuerte el castaño, este resbale y al recibir un puyazo contrario haga perder la horizontal al caballo derribándole y desmontando al piquero que termina pisando al toro antes de caer incluso la propia jaca parcialmente cae encima del castaño. En ese momento nuestra impresión es que el astado habría de romperse.

En ese momento nuestra impresión es que el astado habría de romperse.

No, no con este bravo castaño.

Que, si bien sus extremidades traseras resienten el hecho, de pronto se pone en pie y sin vacilar persigue al caballo, ciego a fuerzas, lo hace con alegría en su trote y con la luz de su casta que muestra su disposición a atacar recorriendo circunferencia insospechada hacia la querencia, que también los animales, aun sin ver, mantienen su sentido de orientación, el toro se apodera de la escena y hasta que el caballo choca con su mansa resignación en la barrera, la escena se calma, como si ese encontronazo nos devolviera del drama hacia el mismo ruedo.

Entonces la decisión acertada de no picar de nuevo, sino de dar paso a un nuevo milagro de Mariano de la Viña, permite que el toro, aun pese a la inutilidad de los hermanos Luna que pasan hasta por cuatro veces, aun pese estar casi roto de los cuartos traseros, recupere aire, acentúe la largueza de sus viajes y comience a desarrollar paulatinamente por abajo.

Y tanto es así que “Artista” crece.

Cabecea y embiste al momento que se le cierra en el burladero de matadores y tira el tablón alto de la barrera justo cuando Ponce brinda a toda la Plaza que expectante vislumbra la llegada de amenazantes y grises nubes. Todo este ambiente de calma contrasta con el ansia del astado por ir a la muleta se palpa en los muletazos iniciales donde la embestida se encausa y se somete en el pase de la firma donde comienza a andar el castaño que aun protesta por arriba.

Por ello las tres primeras tandas son una constante por encontrar acople sobre la verticalidad y el temple sobre la mano derecha, basta un enganchón, uno solo para que el valenciano ajuste, vuelva sobre pitón izquierdo en el pase de pecho para vaciar lo más largo posible. Así, evita la tentación de la querencia tirando a los medios, abre entonces el compás, se proteje del viento tirando por abajo y liga cadenciosamente aun contra el viento que le interrumpe nuevo remate de pecho.

La paciencia paga frutos.

Decía Gabriel Figueroa, el gran fotógrafo de la luz, la sombra y el color: “Técnica es una forma de resolver los problemas de contar una historia en la mejor forma posible.” Y esta vez, la mejor forma es mantener la verticalidad, aguantar y, pese al viento, templa, sin eso el castaño se habría descompuesto. La tanda, rotunda y muy cadenciosa, sobre las rayas revienta en el de pecho y prepara la senda de la mano izquierda primero largo y arriba, el toro tiene nervio por ello luego responde abajo.

Ponce aguanta la ráfaga y tras ayudarse llegan los tres mejores pases de la faena, al natural, casi con media muleta por el viento molesto rompiendo la cintura y que proseguirían en una tanda al natural donde el castaño comienza a resentir el peso de la lidia, Ponce, entonces, encela colocando y quitando el engaño en plena cara dándose a torear hasta exprimir al toro al natural aguantando su medio paso, sin duda alguna, para tirar al final de un toro que ya se queda pero del que el magisterio completa.

La vuelta a la derecha obtiene derechazos ligados y un enorme cambio de mano previo a los adornos finales, poncina incluida, por ambos perfiles y sobre la mano derecha. La faena, de gran realización roza a una altura importante que empaña la estocada baja y la inexplicable concesión del rabo, debidamente, protestado.Como para echarle la gente y la criticaduria encima.

Como para echarle la gente y la criticaduria encima.
Como para echarle la gente y la criticaduria encima.

A Ponce le agrada la mencionada concesión y alegre da la vuelta al ruedo. La multitud se espanta por una llovizna que resulta hasta agradable pero que hace huir al personal de palcos como vanidosos de pueblo.

Y ahí terminaría casi todo. Malamente.

El público repudia la presencia del cuarto, flaco y demasiado feo para ser lidiado. Peor el sobrero demasiado retacado para ser siquiera embarcado, Ponce tras el pucherazo y brindis a Armando Manzanero, se esfuerza pero termina oyendo un aviso.

Pese al gran esfuerzo, Payo falla en momentos claves ante el difícil segundo que le desarma en un momento clave no obstante vence al viento y al sentido del toro que le busca siempre. Turno que pincha antes de un gran espadazo. Falla el quinto y regala un novillo manso de La Joya con el que está voluntarioso y al que vuelve a pinchar.

De Silveti, convidado de aparador, su falta de soltura contrasta con el gran quite por gaoneras del sexto con el que se regala la vuelta al ruedo en ratonero modo.Que se le está volviendo costumbre.

Que se le está volviendo costumbre.

Entonces la llovizna trae la abundancia y el despilfarro, la sangre brava que superó, aun increíblemente siendo de Bernaldo de Quirós, que de no haberse lastimado o de haber salido en cuarto turno, habría marcado una composición de mayor alcance artístico.

Como ese cielo del centro de México, el perfecto escenario que tantas veces captara Gabriel Figueroa, al que se rindieran Cannes y Venecia, el celaje ideal de púrpura y amaranto, pues ya que por capricho el toro no coincide en las grandes citas, en Aguascalientes queda siempre, la coincidencia, esta sin capricho, del atardecer.

Celaje, ese sí, fantástico e infaltable.

Twitter: @CaballoNegroII.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Plaza Monumental de Aguascalientes. Feria Nacional de San Marcos 2018. Décimo Festejo del Serial Taurino. Novena Corrida de Toros. Casi Lleno en tarde de viento cambiante, con leves gotas al momento del paseillo, ráfagas muy molestas durante los dos primeros turnos que impiden el desarrollo de la lidia sumada a la refrescante llovizna culminado el primer turno. Precioso crepúsculo para terminar el festejo.

Fatal la actuación del Usía que devuelve al cuarto previamente autorizado, no da el primer aviso al primer espada luego de sobrepasar por casi diez minutos el tiempo reglamentario en la lidia del cuarto, inadecuadamente ordena la música para ser callado por el público y, principalmente, otorga inadecuadamente los máximos trofeos al primer espada a la muerte del que abre plaza y homenajea al manso sexto. Distraído en diversos pasajes de la lidia, el sujeto en cuestión responde al nombre de Ignacio Rivera Ríopersonaje de dudosa capacidad taurina y que, de tener mínima vergüenza, habría de presentar su dimisión.

8, Toros, 4 de Bernaldo de Quirós (Divisa Obispo, Rojo y Verde) Los lidiados como primero, segundo, cuarto y sexto turnos. Anunciados como titulares pero rechazados en el reconocimiento, el cuarto es devuelto por feo y escurrido; disparejos de presentación, chico el manso y soso sexto, con cara aunque chico también el difícil segundo, con sentido y emoción en la muleta. Destaca el bravo y noble primero, precioso castaño oscuro, alto y serio por delate; 3 de La Estancia (Divisa Rosa, Blanco y Azul) lidiados en tercero, cuarto como sobrero y quinto; disparejos de presencia y feos, el cuarto es terriblemente acochinado y manso lo mismo que sus hermanos; y 1 de La Joya (Divisa Turquesa, Blanco y Amarillo) Anovillado y manso, jabonero sucio, manso con tendencia a la querencia, inexplicablemente ovacionado y homenajeado en el arrastre.

El que abre plaza número 837, “Artista” nombrado, de 518 kilogramos, castaño aldinegro, alto, ojinegro y bragado, delantero de pitones, fue con justicia homenajeado con el Arrastre Lento ovacionado por la Afición.

Enrique Ponce (Marfil y Oro) Rabo con Protestas y Palmas tras aviso. Octavio García “El Payo” (Nazareno y Oro) Saludos en el Tercio, Silencio y Gran Ovación en el de regalo. Diego Silveti (Salmón y Oro) Palmas y Vuelta por su cuenta con protestas.

El Primer espada salió a hombros.

Bien a la brega Mariano de la Viña con el primero pese a la inutilidad de Jorge Luna, fatal con el capote Ángel González hijo.

¿La Fiesta en Paz? La feria de Agüitas y hamponce, incorregibles

Por Leonardo Páez.

Los mexhincados se esmeran en justificar y los toreros nuevos se empeñan en triunfar, no con el propósito de realizarse como seres humanos valientes y expresivos, sino con la mezquina finalidad de enfrentar, siguiendo el mal ejemplo los que figuran, toritos de la ilusión, dóciles y repetidores, como la reciente apoteosis de feria de pueblo de El Juli en Sevilla, con unos tendidos saturados como nunca de desentendidos del concepto de bravura amenazante y exigente de mando, extasiados con la repetidora bondad del pegapasismo mecánico de luces.

Más que Sevilla y su rica tradición, la responsabilidad recae en el taurineo –ese manejo opaco y ventajista del negocio taurino en perjuicio de la fiesta– y de la tauromafia –ese grupúsculo de adinerados faltos sensibilidad taurina pero sobrados de voracidad y amiguismo–, abarroteros de la mejor tradición tauromáquica de los pueblos, empeñados en exprimirla mientras dure, defraudando públicos que olvidaron exigir y emocionarse con la bravura y que confunden la tauromaquia con el toreo bonito ante toros a modo para toreros-marca tres eme: muleteros monótonos modernos. La tauridad –comportamiento del toro con bravura y clase, en ese orden– y la personalidad –sello que imprime la persona a sus actos, incluido el torero frente al toro, no su caricatura– se quedaron en los libros.

Cuando hemos repetido, con bastante tristeza por cierto, que México es hoy el país taurino más tonto del mundo, nos referimos a que ni en la dependiente Sudamérica, las figuras españolas torean los remedos de toro que por acá tienen a bien echarles los postrados dueños del negocio, a ciencia y paciencia de gremios, crítica especializada en encubrir, de públicos y de la autoridá, escupiendo sobre una tradición tauromáquica que otrora reflejó y enorgulleció al país.

Sergio Martín del Campo, uno de los cronistas independientes más serios de Aguascalientes y de México, escribió en relación con la quinta corrida de la mezquina y contumaz oferta taurina de la Feria de San Marcos: “Teófilo Gómez y Enrique Ponce son dos nombres que se han visto unidos en muchos carteles en la geografía de lo que nos queda de República Mexicana. Ambos son acérrimos enemigos de la fiesta brava, y han hecho de ella una parodia lamentable. Ponce, El pinchador de Valencia, es alérgico a la casta, y los dueños de la dehesa acotada por lo consiguiente.

“Ayer tarde en el coso Monumental aguascalentense, que registró casi tres cuartos de entrada, vivimos una tauromaquia –si así se le puede llamar– castrada, sin emoción, carente de ese sentido y de esa sabia trágica que solamente se da con la bravura de las bestias y la hombría de quienes la enfrentan. Para complacer al abusivo y poderoso coletudo extranjero –cuyas comparsas fueron su paisano Marín y el local Adame–, los herederos de Teófilo Gómez remitieron seis bueyes de arado, sin trapío, chicos y sosos, haciendo gala de falta de ética, honor y categoría.

“Los seis mansearon soberbiamente y en atención a su sosería fueron pitados cinco… Por si algo faltara, la suerte de varas prácticamente se simuló… Todavía, una vez doblado su segundo, el modoso y meloso de Chiva, se hizo el indignado… Nadie mejor para definir su actitud que la genial Sor Juan Inés de la Cruz:

‘Qué humor puede ser más raro/ Que el que, falto de consejo/ Él mismo empaña el espejo/ Y siente que no está claro?… Otro títere en esta puesta en escena fue el juez…’”

Pero ai la llevan, antitaurinos disfrazados.

Publicado en La Jornada

@Taurinisimos 156 – PREVIO: Polémica Carteles Feria de San Marcos Aguascalientes, 2018.

La Feria de San Marcos y sus 190 años se festejan taurinamente y sus carteles se analizan en @Taurinisimos.

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del viernes 30 de Marzo de 2018. Conducen Miriam Cardona @MyRyCar y Luis Eduardo Maya Lora @CaballoNegroII.

Actualidad Taurina. Análisis Feria Nacional de San Marcos, Aguascalientes 2018.

Carteles de Feria.

Enlace con Sergio Martín del Campo, crítico taurino hidrocálido.

La próxima emisión de @Taurinisimos será el próximo viernes 6 de Abril de 2018 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

FB/Taurinísimo

Los toreros de Jesús Caído

Enrique Ponce realiza una fotografía a Jesús Caído un Jueves Santo | TONI BLANCO
Enrique Ponce realiza una fotografía a Jesús Caído un Jueves Santo | TONI BLANCO

Por José Prieto.

La hermandad de Nuestro Padre Jesús Caído es desde el siglo XIX la cofradía de los toreros de Córdoba, apelativo que mantiene en la actualidad ya que diversos diestros y subalternos tanto de la ciudad como de fuera de ella son hermanos de la corporación y acompañan el paso del Señor con la cruz al hombro la tarde del Jueves Santo. Tal ha sido la vinculación del Caído con el mundo taurino que hasta dos matadores, Califas del Toreo, han ostentado el cargo de hermano mayor.

El primero de ellos y el que comenzó a darle fama de taurina a la hermandad radicada en San Cayetano fue Rafael Molina Sánchez Lagartijo en 1880 que es cuando accede a ser el máximo representante de la cofradía. Lagartijo era un torero de gran fama y prestigio en su época por lo que da especial relevancia a la hermandad, a la que la cercanía con el mundo del toro le viene por su proximidad al barrio del Matadero Viejo. Así, ya antes de este torero, otro cordobés como José Dámaso Rodríguez Pepete fue hermano del Caído.

En la época de Lagartijo aumentarán significativamente los ingresos por donativos y el diestro será un hermano mayor que hará funciones como tal y no solo ocupará el cargo de manera simbólica. Su devoción por el Señor Caído le llevó a regalarle una túnica de terciopelo morado bordada en oro que conserva la cofradía aunque por su estado no se le pone ya al Cristo. La prenda fue realizada por los Talleres de los señores de Castells e Hijos en Barcelona. El Boletín de Loterías y de Toros de la época recoge que la túnica se expondría en los escaparates de la firma que la había realizado los días 26 y 27 de marzo de 1884 y que se enviaría a Córdoba al día siguiente. Esta donación de Lagartijo al Caído apareció en distintos periódicos españoles.

La vinculación con el mundo del toro continúa en la hermandad en los años posteriores. Ya en el siglo XX, “Rafael Flores, una persona vinculada a la tauromaquia, desarrollará una intensa labor que lleva a superar los trescientos hermanos y a realizar unas andas doradas”, recoge la página web de Jesús Caído. En diciembre de 1939 es otro matador de toros, del barrio de Santa Marina, quien llega al cargo de hermano mayor. Se trata de Manuel Rodríguez Sánchez, Manolete. Los datos históricos que aporta la corporación cuentan que “la llegada del diestro cordobés a la hermandad viene propiciada por la relación entre Rafael Flores, miembro muy activo de la hermandad, y Camará, hermano de Flores y apoderado del propio Manolete que, según cuenta a EL CIRINEO el actual hermano mayor del Caído, Juan Rafael Cabezas, “cuando empezaba la temporada y terminaba hacía misas de agradecimiento”. Además, en su capilla no faltaban las estampas de Jesús Caído y la Virgen del Mayor Dolor en su Soledad. Su familia también se relacionó con la cofradía y actualmente siguen en la hermandad dos sobrinas de Manolete que son hermanas muy activas, señala Cabezas.

Con el cuarto Califa del Toreo como hermano mayor se adquiere el actual paso de Jesús Caído, que es una importante obra del tallista cordobés Rafael Valverde Toscano. Con Manolete, además, se intensifican los lazos del mundo del toro, ya que son numerosas las personas de este entorno las que se acercan junto al diestro a la hermandad de San Cayetano, como Machaquito, también Califa del Toreo, o componentes de la cuadrilla del torero nacido en la calle Conde de Torres Cabrera. La hermandad aumenta, así, su popularidad y ve crecer su número de hermanos. También atraído por el mundo del toro sería hermano mayor de Jesús Caído el periodista Matias Prats.

Desde que la cofradía es la de los Toreros se han organizado para diferentes causas relacionadas con ella festivales taurinos. Uno, a finales de los años noventa, encabezado por Enrique Ponce, para restaurar el paso del Señor.

La hermandad de Jesús Caído conserva numerosas piezas que atestiguan su relación con los toreros. En su sede canónica guardan libros de actas con la firma de Lagartijo, la túnica que éste le regaló al Señor y un cuadro conmemorativo del centenario de su muerte, motivo por el que la corporación celebró en el año 2000 una exposición de enseres. También tiene un rincón dedicado a Manolete en el que junto a una fotografía de esta gran figura del toreo se guardan un traje de luces nazareno y oro, unas medias y una camisa de torear suyas. Además de estas prendas están la vara de hermano mayor de su época, un documento firmado por el diestro en el que autoriza la entrada como vocal en la junta de gobierno de un descendiente de los marqueses de Mota de Trejo y un recordatorio de su muerte. En el centenario de su nacimiento, en 2017, la hermandad de Jesús Caído participó en una exposición conmemorativa celebrada en el Palacio de Orive y le ofreció una misa en San Cayetano.

La hermandad guarda también un traje de torear donado por el diestro cordobés Fermín Vioque y el paso de palio de Nuestra Señora del Mayor Dolor en su Soledad lleva un varal que fue donado por doña Angustias, madre de Manolete, en 1950, varios años después de fallecer su hijo, como queda recogido en la base de dicha pieza.

En la actualidad, la vinculación con el mundo taurino continúa. Entre la nómina de hermanos de la cofradía se encuentran el diestro valenciano Enrique Ponce, que se vincula a la hermandad a finales de la década de 1990, o los toreros cordobeses Rafael González Chiquilín (quien aportó un importante donativo para restaurar a la Virgen de la Soledad el año pasado) o José Luis Torres, además de los subalternos José María y Antonio Tejero, ahora apoderado de David Mora y empresario que ha querido que su empresa taurina se llame Caído y Soledad en homenaje a los titulares de su hermandad. Ellos acompañan cada Jueves Santo al Señor Caído detrás de su paso junto a otros nombres como José María Montilla, decano de los matadores cordobeses, Rafael Gago o Juan Antonio Garbanzo. Todos va con traje oscuro y a cara descubierta, a excepción de la novillera cordobesa Rocío Romero, que viste el hábito nazareno.

Además, la banda de música de la Esperanza, que acompaña a la Virgen del Mayor Dolor en su Soledad, interpreta cada Jueves Santo la marcha Paz Eterna cuando la Dolorosa pasa junto al monumento a Manolete en la plaza del Conde Priego. Se trata de una obra dedicada por María Teresa Texidor en 1947 a la memoria del diestro.

Publicado en Cordopolis

CARTELES: Aguascalientes, Feria de San Marcos 2018 – Ferrera debuta, Ponce vuelve… con Teófilo y Bernaldo.

El homenaje a Miguel Espinosa “Armillita” enmarca una desigual Feria de Aguascalientes.

Saltan los carteles que completan la primavera mexicana: Texcoco, Aguascalientes y Puebla ya tienen carteles y, previo a analizarlos, los listamos para el visto bueno más importante, el de la Afición.

Por: De SOL Y SOMBRA. Aguascalientes.

Los carteles de la Feria Nacional de San Marcos están ya en pleno con dieciséis festejos taurinos, incluyendo una novillada, el concurso de recortadores, un torerísimo festival del recuerdo y trece corridas de toros en las que destaca el regreso de Enrique Ponce, trece años después, la presentación de Ferrera… no obstante pocas novedades, para variar, aparecen en los encierros.

Las combinaciones son las siguientes:

  1. Sábado 14 de Abril, Novillada de Triunfadores: 6 La Antigua, 6 para tres novilleros triunfadores por designar.
  2. Domingo 15 de Abril, Primera Corrida de Feria: 6 San Isidro, 6 para Jerónimo, Fabián Barba y José Garrido.
  3. Viernes 20 de abril. Toros de Xajay para Paco Ureña, Arturo Saldívar y Leo Valadez.
  4. Sábado 21 de abril. Dos toros de La Estancia para rejones para Pablo Hermoso de Mendoza y cuatro de Jaral de Peñas para Sebastián Castella y Joselito Adame.
  5. Domingo 22. Toros de Begoña para Antonio Ferrera, Sergio Flores y Andrés Roca Rey.
  6. Martes 24 de abril. Plaza “San Marcos”. Concurso de recortadores.
  7. Miércoles 25 de abril. Toros de Teófilo Gómez para Enrique Ponce, Ginés Marín y Luis David Adame.
  8. Jueves 26. Concurso de ganaderías “Orgullo San Marcos”. Toros de Rosas Viejas, Medina Ibarra, Puerta Grande, Cortina Pizarro, Felipe Castorena y Santa Inés para Israel Téllez, Mario Aguilar, Diego Sánchez, Nicolás Gutiérrez, Diego Emilio y Javier Castro, que tomará la alternativa.
  9. Viernes 27 de abril. Toros de La Joya para Arturo Macías, Sergio Flores y Andrés Roca Rey.
  10. Sábado 28 de abril. Toros de San Miguel de Mimiahuápam para Julián López “El Juli”, Juan Pablo Sánchez y Fermín Espinosa “Armillita”.
  11. Domingo 29 de abril. Toros de Bernaldo de Quirós para Enrique Ponce, Octavio García “El Payo” y Diego Silveti.
  12. Lunes 30 de abril. Plaza “San Marcos”. 20:00 horas. Festival. Novillos de distintas ganaderías para José Ortega Cano, Fermín Espinosa “Armillita”, Guillermo Capetillo, Juan Antonio Ruiz “Espartaco”, Pepe Luis Vázquez y Eulalio López “Zotoluco”.
  13. Martes 1 de mayo. Toros de diversas ganaderías para Julián López “El Juli” y Joselito Adame, mano a mano.
  14. Jueves 3 de mayo. Toros de José María Arturo Huerta para Fermín Rivera, Román y Michelito Lagravere.
  15. Sábado 5 de mayo. Toros de Santa María de Xalpa para Juan José Padilla, Alfredo Ríos “El Conde” y Uriel Moreno “El Zapata”.
  16. Domingo 6 de mayo. Cuatro toros de La Punta y cuatro de Los Cues para López Chaves, Pedro Gutiérrez “El Capea”, Gerardo Adame y José María Pastor, que tomará la alternativa.

Los boletos estarán disponibles en las taquillas de la Plaza y en el sistema ticketmaster.

Twitter: @Twittaurino.