Archivo de la categoría: ENRIQUE PONCE

El timo de una corrida de Beneficencia: la taquilla se la llevaron los toreros

Ponce y Roca Rey, a hombros por la puerta grande tras la corrida de toros de ASPRONA – EFE

Los aficionados taurinos de Albacete revelaron al diario EL ESPAÑOL su inquietud tras analizar las cuentas: “Parece mejor poner una fila cero o una cuenta bancaria que organizar una corrida de toros, porque los donativos han sido los que han salvado los resultados y aún así tras un lleno total se han perdido 7.500 euros en gastos de la corrida. Ver para creer”.

De SOL y SOMBRA.

Según publica este viernes el diario EL ESPAÑOL, en una información del periodista Juan Luis Galiacho, los grandes ganadores de la corrida benéfica a favor de ASPRONA (Asociación para la Atención a Personas con Discapacidad Intelectual y sus Familias) que se celebró el pasado 11 de junio de 2017 en la plaza de toros de Albacete fueron Enrique Ponce, el peruano Andrés Roca Rey y Cayetano Rivera. No por las dos orejas de los dos primeros y la que consiguió el último, sino porque se embolsaron -por su caché y derechos de imagen- el equivalente al 82% de lo recaudado en taquilla. En total, 187.000 euros en concepto “toreros y derechos de imagen”, sobre un total de 227.567 euros recaudados por el lleno total en la plaza albaceteña.

Pero no fueron los únicos que sacaron un beneficio por el acto. El segundo ganador fue el ganadero. Los astados del también albaceteño Daniel Martínez, de la ganadería Las Ramblas, costaron otros 44.437,80 euros. Otro 19% del pastel.

Entre toreros y ganadero sumaron 231.437,80 euros, por encima de lo recogido por la venta de entradas. Como resultado, los que deberían beneficiarse por la corrida, los niños discapacitados de ASPRONA, no ganaron un solo euro por la misma y su éxito dependió de otros conceptos, prosigue la información que este jueves publica EL ESPAÑOL.

La tradicional corrida de toros en beneficio de ASPRONA, emitida en directo por Castilla-La Mancha Televisión el pasado día 11 de junio, volvió a convertirse en un auténtico escándalo desde el punto de vista económico. De nuevo han saltado voces muy críticas entre los verdaderos aficionados que ven cómo estos gestos demuestran “la caradura” que hay en el taurinismo oficial, lo que beneficia aún más a los movimientos antitaurinos, asegura el periodista que publica la noticia.

Enrique Ponce y su cuadrilla tuvieron un caché de 60.000 euros, de los cuales donaron 15.000. Cayetano Rivera Ordóñez y su cuadrilla recibieron también 60.000 euros, pero donaron 5.000. El peruano Andrés Roca Rey y su cuadrilla -torero de moda con millonarios contratos- se llevaron 55.000 euros y no donaron ni un solo euro para ASPRONA,

Este año, en cambio, los organizadores sí que se embolsaron los derechos televisivos. Frente a la gratuidad por la que retransmitió TVE en 2016, Castilla-La Mancha Televisión ha pagado 24.200 euros por emitir esta corrida.

A esta cantidad hay que sumar otros 30.000 euros donados por la televisión pública manchega. Eso sí, se cobraron derechos de imagen por parte de toreros y cuadrilla, según figura en el desglose oficial de la organización, a pesar de ser una corrida benéfica.

Según prosigue la información publicada por EL ESPAÑOL, la realidad es que si toreros -incluidos los derechos de imagen- y ganadería supusieron un desembolso superior al de los ingresos por taquilla, hubo otros conceptos que empeoraron aún más las cuentas del acto benéfico: Seguridad Social -12.553,27 euros-, propaganda -7.325 euros-, gastos de la plaza de toros -7.154 euros-… y gastos diversos para una corrida benéfica -6.361,55 euros.. En total, 264.831 euros de gastos.

Ese desembolso es superior a lo que obtuvo la organización por ventas de localidades -227.567 euros-, por los derechos televisivos -24.200 euros-, la venta de carne -3.000 euros- y la publicidad que pagó Globalcaja -2.500 euros-. En total, 257.267 euros de ingresos.

Solamente las donaciones salvaron el balance. Los 59.023,25 euros recibidos por este concepto acabaron cubriendo parte de los gastos, y ASPRONA se llevó un beneficio de 51.458,63 euros.

Lee el reportaje completo de Juan Luis Galiacho en EL ESPAÑOL

Anuncios

@Taurinisimos 116 – Madrid, Mejores Faenas. Fandiño en Mont de Marsan. Adiós Gregorio Sánchez.

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del viernes 23 de Junio de 2017. Conducen Miriam Cardona @MyRyCar y Luis Eduardo Maya Lora @CaballoNegroII.

Actualidad Taurina.

Resumen, Mejores Faenas, Madrid 2017.

Gines Marín, Enrique Ponce, Alejandro Talavante, Juan del Álamo y Sebastián Castella. Ganaderías Alcurrucén, Victoriano Del Río, Conde de Mayalde y Jandilla.

Recuerdo de Gregorio Sánchez, fallecido esta semana.

Iván Fandiño en Mont de Marsan en 2014, corrida de La Quinta.

Recuerdo infancia de Iván Fandiño (EITB).

La próxima emisión de #Taurinísimo será el próximo viernes 30 de Junio de 2017 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

FB/Taurinísimo

‘Desde el carajo’ miran a Madrid  Por Bardo de la Taurina

Enrique Ponce. Foto @Pablo_Cobos Twitter

Comenzare por el principio, que no necesariamente es con lo que debería de arrancar esta columna y es explicando o más bien, refiriéndome al título con el que he cabeceado, ‘Desde el carajo’ es el título de una columna que se ocupa de temas genéricos que sale de ésta misma tinta, toma el nombre de esa canastilla que remataba en las alturas del mástil mayor de las embarcaciones de vela, según definición de la Real Academia Española, sin duda el hecho de mayor envergadura que ha tenido que ver con el carajo lo fue el que se suscitó en tiempos del descubridor Cristóbal Colón, con aquello que pregonó uno de sus navegantes; ‘Tierra a la vista’, precisando; carajo es el punto desde donde alguien a la distancia, vislumbra lo que no todos los ojos pueden ver.

Se podría decir que México taurinamente hablando, tiene la mayor cantidad de carajeros, que a miles de millas náuticas no solo vislumbran sino que juzgan imperativamente como si hubiesen estado montados en el carajo de una nave navegando en Las Ventas, todo esto viene en referencia a lo que en Madrid sucedió el viernes 2 del mes que corre en curso, durante la feria de San Isidro y que en México no se vivió y solo se vio a través de la televisión o de las computadoras en relación a lo que realizó o dejo de realizar su majestad Enrique Ponce, las imágenes satelitales son solo eso, imágenes, que se están sucediendo a 9076 Km. de distancia, pero eso es nada pa’ los exhibicionistas de ambos sexos que con tal de darse a notar en esta tierras de loros y guacamayas están excitados por la forma en que fueron reconocidas las faenas que realizó el torero valenciano.

 Aceptamos la libre expresión de los medios profesionales o amateurs (sin que sea obligatoria la coincidencia) sabemos que existen quienes guardan equilibrio en las redes sociales y quienes juegan a escribir orgasmos o frustraciones, la oscilación va entre que si después de que el torero majo se fue con un metisaca y un pincho, pa’ luego recetar las estocadas de ordenanza, ¿fue atinado el que fuera premiado a peluda por toro?, lo que le valió pa’ salir por la Puerta Grande, acción que resultó justo pa ’algunos e injusto pa’ otros.

En este caso hay cuatro involucrados en la masacre de la cordura o en la alegoría de la justicia, donde los actores principales que lo fueron los toros y el torero, pasan a segundo término, desde acá a quienes se está juzgando es al señor presidente y a la afición madrilista, a usía por haberse hecho eco de la que debió de haber sido mayoría entre algo así como 24,000 almas, ¿justo o injusto el otorgamiento de las orejas?

Por obvias razones, no juzgare al juez de plaza porque ya se sabe que yo estaba en el carajo o sea lejísimos del lugar de los acontecimientos, donde las distancias de los terrenos por más fidedignas que sean las tomas son distorsionadas y se ven en un cuadro y no siempre en el contexto global de la embestida y la salida, no sentí como me dijo alguien que ahí estuvo, cómo se cimbraba la Plaza de las Ventas, cómo los presentes se expresaban en un olé gigantesco, no vi en vivo como se veía la plaza tapizada de pañuelos blancos, no escuche porque me dicen que allá tan poco se escucho reclamos por los premios, ni por la salida en volandas, si todo eso fue excedido, tampoco lo sé, lo que sí sé, es que el maestro Enrique Ponce cambio el curso de la historia y no me refiero a un antes y después de él, porque eso ya lo había hecho desde en denates, aceptando que a lo mejor no es el mejor torero del mundo, solamente es el que le dio y le está dando nombre a esta época del toreo que es la de Enrique Ponce y subrayo que esto no lo digo por lo de esta tarde, que creo quedó a deber pa’ completar el caldo.

Y vuelvo a eso de que cambio la historia porque hoy en pleno junio nos remontó a la Semana Santa, pues hasta donde alcanzo a ver como a consecuencia de su cuarta Puerta Grande, muchísimos aficionados, otros borregos de ocasión y gatilleros de oficio, se están abriendo las venas y las carnes como en cuaresma y otros de euforia siguen aventando incienso por los poros y eso ¡Sí es histórico!

Y solo reconocer la grandeza de Ponce, que quienes lo vieron en la plaza aseveran que esa tarde blindo su toreo de telas con la maestría, el valor, el poderío, la inteligencia, la hermosura, la enjundia de un superdotado y por si algo le faltara, un presidente en la meca del toreo que lo es Madrid, lo consagró con sus decisiones como el torero que mayor polémica ha provocado en las últimas décadas…lo que no es cosa menor.

Ocho con Ocho: Cuarta de Ponce Por Luis Ramón Carazo

   

Entendiendo que el concepto de la tauromaquia de Enrique Ponce por algunos es poco apreciada, escribo estas líneas después de verle en la pantalla dos faenas brillantes, en especial la primera, que ejecutó en una de las plazas en el mundo taurino que más lo ha hostilizado, sin embargo, hasta cuatro veces ha salido en hombros de Madrid.

La más reciente, en medio de la polémica, por considerar algunos muy populista la oreja que le otorgó el presidente de un toro de Domingo Hernández, por haberla culminado tanto de un de pinchazo como de media tendida en la suerte suprema, eso si la petición al menos por la pantalla, parecía mayoritaria, pero finalmente y 30 años después de presentarse de novillero en Madrid, salió en volandas, en un principio cargado en hombros por el matador de Málaga, Javier Conde.

La torería de Ponce es inmensa, es una figura fraguada en más de 27 años de vida activa de matador, indudablemente en la historia del toreo es quién a un mayor número de astados extrae lo bueno que en el fondo de su instinto tienen y que muchas veces para los que estamos de testigos, es poco o nada visible.

Así sucedió con el segundo ejemplar que le tocó en suerte el 2 de junio en Las Ventas de 2017.

De memoria recuerdo aquella gran faena del 1 de mayo de 2005 a un toro de Fernando de la Mora, en Aguascalientes en la Feria de San Marcos, al que desde que salió al ruedo, lo fue lidiando con el capote para después con la muleta enloquecernos a los que fuimos testigos de la magia de su muñeca que va encauzando la embestida hacia la muleta, para hacer que los toros en su arcano vayan componiendo su estilo y al final se entreguen al toreo del valenciano.

Ponce es una enciclopedia taurina, en la que figuran algunas de las más bellas páginas de un artista clásico, contradictorio y fiel a sus circunstancias, reconocido y venerado por los amantes más exigentes de la tauromaquia, sin dejar de lado a sus muchos detractores.

Ha quedado para la historia aquella faena a Lironcito, un toro de Valdefresno, con el que se fundió en una sinfonía de arte en aquel inolvidable el 27 de mayo de 1996 en la plaza de las Ventas.

El de Valdefresno en Madrid al principio por el lado derecho no tragaba los cites e iba por el izquierdo a regañadientes, pero hacia el final era un dúctil por ambos costados y si no le cortó los máximos trofeos (como tampoco lo pudo conseguir con el de Fernando de la Mora en Aguascalientes) fue por sus fallas con el alfanje que es su única debilidad, pues si no fuera así, la cantidad de trofeos de por si espectacular, sería aún más rotunda.

En Madrid dejó para la retina un instante en el que con la muleta en la mano derecha, dio un pequeño toque para atraer la atención del segundo toro de su lote, un astado que tendía a quedarse corto, una vez fijo le ejecutó un precioso ayudado por alto, para rematar una serie en el que se fue embebido el toro en los vuelos de la muleta , como decían antaño el pase, barriendo de pitón a rabo el lomo ¿O que me dice de los muletazos por bajo con los que finalizó la faena a su primer buen ejemplar de Domingo Hernández?

El celo que tiene Enrique por seguir ocupando un lugar de privilegio 27 años después de su alternativa, llama la atención, lo vemos destilando plasticidad, estética con la presencia de la motivación de aquel que va labrando su vida momento a momento y no quiere apearse de figura del toreo.

Enrique es uno de los toreros con mayor cerebro privilegiado para lidiar astados en la historia y de esos muy, pero muy pocos. Si a eso le aunamos que está motivado a seguir en las alturas, me parece que habría que verlo tardes futuras, en general cada una lección de lo que constituye entender las embestidas de un toro y canalizarlas a favor.

En longevidad en la cumbre ninguna figura del toreo se le puede comparar, dicho lo anterior, a disfrutar de su toreo cuanto se pueda, no todo los días surge un torero de esos vuelos, al tiempo que es justiciero cedo, la última palabra.

@Taurinisimos 112 – Enrique Ponce A Hombros en Madrid. Recuerdo El Pana y Corrida del Siglo.

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del viernes 2 de Junio de 2017. Conducen Miriam Cardona @MyRyCar y Luis Eduardo Maya Lora @CaballoNegroII.

Actualidad Taurina.

Feria de San Isidro 2017.

Triunfos de Joselito Adame, Roca Rey y Perera.

Puertas Grandes: Diego Ventura y Leonardo Hernández Hijo.

Análisis Puerta Grande de Enrique Ponce el 2 de junio de 2017 en Madrid.

Enlace con Jonathan Aguilera desde Madrid.

Recuerdo de Rodolfo Rodríguez “El Pana”, primer Aniversario Luctuoso y de la Corrida del Siglo 35 Aniversario.

La próxima emisión de #Taurinísimo será el próximo viernes 9 de Junio de 2017 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

FB/Taurinísimo

San Isidro 2017: Un Enrique Ponce total y puerta grande que chirría

Foto Manolo Briones para NTR Toros Twitter.

Por Carlos Ilián.

El interrogante del titular se despeja fácilmente: puerta…exagerada, que se abrió para Enrique Ponce por una oreja que en Madrid chirría. Esa oreja, después de un pinchazo y un sablazo tendido nunca puede concederse en esta plaza. ¿Queda claro?. Y también queda claro que en comparación con las que han cortado Morenito de Aranda, David Mora, Roca Rey y Miguel Ángel Perera, me resulta más digestiva.

Para cerrar el capítulo de la dichosa oreja hay que reconocer a Enrique Ponce su laboriosa faena ante el espectacular toro burraco de Garcigrande, que, de paso, ha venido a Madrid con grandeza y calidad. Toro en el límite de su fuerza, el toro ideal para la técnica de este torero. Faena de recursos y mucho cerebro. Y en la exhibición del Ponce total, su primera faena con cadencia en las verónicas y temple en la muleta, enroscándose al toro pero de patita retrasada. 

¿Quedamos?. Y final a lo Ponce, flexionando la pierna de apoyo para torear por bajo y encandilar a la gente. Lo dicho, Ponce total, al 100%.

David Mora se dejó ir el toro de la tarde , el tercero, un Garcigrande de inmensa calidad al que trapaceó en una faena atolondrada. En el quinto no superó el genio del toro. Varea, ay Varea, de aquel novillero que nos deslumbró en una feria del Pilar, al de ayer en su confirmación, hay una abismo cósmico. Tiró líneas y pasó de puntillas.

Plaza de Madrid. Decimotercera corrida. Lleno. 

Toros de GARCIGRANDE (7) de gran trapío y tres ejemplares de gran juego. 

ENRIQUE PONCE (7), de pizarra y oro. Pinchazo y estocada desprendida (una oreja). Pinchazo y estocada corta tendida y trasera. Un aviso (una oreja). 

DAVID MORA (4), de tabaco y oro. Bajonazo. Un aviso (saludos). Estocada y dos descabellos. Un aviso (saludos). 

VAREA (4), de marfil y oro. Estocada atravesada y 15 descabellos. Un aviso (silencio). Pînchazo y estocada rinconera. Un aviso (silencio).

Fuente: Marca

Feria de San Isidro: Bullanguera y muy vergonzosa puerta grande para Ponce

Por Antonio Lorca.

GARCIGRANDE/PONCE, MORA, VAREA

Toros de Garcigrande-Domingo Hernández, correctos de presentación, astifinos, mansos, nobles y con clase; encastado el tercero, y bravo y con gran calidad el sexto.

Enrique Ponce: pinchazo y estocada (oreja); pinchazo -aviso- y media tendida (oreja). Salió a hombros por la puerta grande.

David Mora: estocada baja -aviso- (ovación); estocada, un descabello -aviso- y un descabello (silencio).

Varea, que confirmó la alternativa: estocada atravesada, cuatro descabellos -aviso- y seis descabellos (silencio); pinchazo -aviso- y estocada (ovación).

Plaza de Las Ventas. Vigésimo tercera corrida de feria. 2 de junio. Lleno de ‘No hay billetes’ (23.624 espectadores). Asistieron la Infanta Elena y sus dos hijos.

La fiesta de los toros se hundió ayer en la sima de las miserias de la tauromaquia moderna y la plaza de Madrid se convirtió en una portátil. Enrique Ponce salió a hombros por la puerta grande después de cortar una oreja al cuarto de la tarde tras una faena de enfermero jefe a un toro inválido -una labor irregular, cuajada de altibajos-, al que, además, mató muy mal de un pinchazo y una media tendida. Pero el público, borracho de generosidad, sacó los pañuelos y el presidente no tuvo más remedio que mostrar el suyo.

Así quedó consumado unos de los más grandes bajonazos a la grandeza, pureza e integridad de la fiesta en la que llaman primera plaza del mundo.

Si había alguna duda sobre la decadencia del espectáculo taurino, y si la había sobre la peligrosa y degradante evolución del público de Madrid -desde la exigencia al derroche-, ayer quedaron suficientemente disipadas. Es verdad que Enrique Ponce es un hombre que cae bien, con cara de buena persona, y es, además, un grandísimo torero con una brillante hoja de servicios. Le adornan unas condiciones excepcionales como figura, y, en especial, una inteligencia fuera de lo común. Pero es, también, el más conspicuo representante del toreo moderno, consistente, fundamentalmente, en la ausencia de toro bravo, en la capacidad para templar la dulce embestida un animal bonancible y la presencia alborotada de unos tendidos generosos. Y ese tipo de toro y de toreo, además, es el que gusta a los públicos que acuden hoy a las plazas. Pues, muy bien.

Esas tres condiciones se hicieron presentes en Las Ventas y propiciaron el muy mediocre triunfo de Enrique Ponce.

La plaza de Madrid fue poncista de principio a fin. Jaleó desmesuradamente cualquier detalle del valenciano desde que se abrió la puerta de cuadrillas, se emocionó con pasajes sin contenido, creyó ver dos faenas de época y pidió las orejas con pasión. Increíble, pero cierto.

Increíble, porque el primer toro de Ponce fue un animal nobilísimo, un artista de nacimiento, que, en pura lógica, necesitaba de un torero que entendiera sus cualidades. Y Enrique es el torero perfecto para estas ocasiones. Se lució, primero, a la verónicas y, después, en un templadísimo quite por chicuelinas con las manos bajas. Comenzó por bajo la faena de muleta, y la gente mostró ya su entusiasmo en esos primeros compases. ¡Qué receptivo está hoy Madrid con Enrique!, comentó satisfecho el vecino valenciano. La tanda siguiente fue de redondos desmayados, de esos que acompañan estéticamente la embestida y no mandan nada, y otros tres casi circulares, demostración palpable del temple del torero. Más compases desmayados, no dijeron nada -toro y torero- con la izquierda, y unas poncinas finales desataron la locura colectiva.

Una faena bonita, sí señor, muy bien vendida, además, por el maestro, pero el toreo es algo más -debe ser algo más- y comienza por la presencia de un toro con todas las de la ley. Los tendidos, enardecidos como pocas veces se ha visto en esta plaza, pidieron la oreja después de un pinchazo, y Ponce la paseó con la satisfacción de gran triunfador.

Quedaba lo más difícil; mantener el entusiasmo, y la primera impresión fue muy negativa. Descarado de pitones era el cuarto, pero muy falto de fuerzas. Pero también Ponce es experto en toros terminales. No le resultó fácil la labor porque el animal se negaba a pasar y tiraba derrotes que enganchaban la muleta y deslucían la labor del torero. Demostró Ponce su experiencia en estas lides médicas y, mal que bien, le robó algunos muletazos que a la gente, con la euforia desatada, le supo a gloria bendita. No hubo nada, no hubo faena, sino una labor profesional de un señor con oficio ante un moribundo. Pinchó una vez, sonó un aviso, dejó después una media fea y muy tendida, y cuando el toro cayó sucedió lo sorprendente e inexplicable: otra oreja. Se lo llevaron a hombros y la gente contaba maravillas nunca vistas, mientras Las Ventas quedaba herida para los restos.

Pero así está el toreo de hoy, enfermo, gravemente enfermo.

David Mora no levantó cabeza; su primero, muy encastado y con calidad, solo sirvió para que Ángel Otero volviera a lucirse en el tercio de banderillas y los tendidos le obligaran a saludar. Al maestro le faltaron ideas claras ante un animal que embestía con codicia, fijeza y humillación No hubo hondura ni sensibilidad, y su labor pasó desapercibida. Algo parecido le ocurrió ante el noble quinto, que le propinó una tremenda voltereta a la hora de matar que le produjo un puntazo corrido en el muslo izquierdo, que contusiona la musculatura aductora.

Varea dio la impresión de que le pudo el miedo escénico. Tristón, y dubitativo dijo estar ante el descastado y noble primero; hizo el esfuerzo ante el codicioso sexto y dibujó pasajes muy estimables, en especial por naturales. No fue, no obstante, la faena que merecía el toro y, encima, mató mal.

El festejo de hoy

Novillada con picadores. Novillos de Flor de Jara, para Juan Miguel, Alejandro Marcos y Ángel Sánchez.



Publicado en El País.

Opinión: Cuando el toreo es arte

Por José Luis Prieto Garrido.

Enrique Ponce es, tal vez, la cabeza más privilegiada que el toreo ha dado con diferencia. Valor, estética, elegancia; puede con todo, y además tiene una capacidad de adaptación al toro de nuestros días admirable.

Se ha acusado a Ponce de ventajista al abusar de torear con el pico de la muleta, y no es cierto. Lo que ocurre es que, como a los toros de hoy no se les puede obligar porque sin fuerza y sin casta se caen, los torea por afuera sin forzarlos, pero cuando le sale un toro complicado lo domina con gran facilidad. Enrique Ponce tiene una elegancia innata que sale a relucir hasta con el toro más difícil. Si el toro es bravo, la faena alcanza la categoría de magistral. Es verdad que lo hace todo tal vez demasiado fácil, con demasiada seguridad, y esa seguridad resta emoción en el sentir del aficionado.

Además, tiene a su favor que no ha habido nadie en toda la historia del toreo que tenga una regularidad tan aplastante. Casi todos los toros le valen. Un verdadero maestro de la tauromaquia.

Comparto con Domingo Delgado de la Cámara que, desde Paco Camino, no ha habido un torero tan listo y con tan buenas cualidades como Ponce. Absolutamente nadie, a lo largo de la historia, ha sido capaz de torear tanto y con tanta regularidad.

Creo que en esta década no ha tenido rival. Su extraordinaria sabiduría, su valor frío y su privilegiada clase lo hacen difícil de desafiar. Busca la efectividad más que la propia belleza del momento.

Pero este torero es un verdadero virtuoso, un torero privilegiado del toreo de muleta, quien al servicio de sus faenas pone su inteligencia, pienso, fuera de lo común.

Su valor es enorme. Nunca, y le he visto lidiar en muchas ocasiones, ha manifestado aspavientos ni brazadas ante toros difíciles y sin transmisión.

Es muy posible que junto a la de Domingo Ortega, su mano derecha sea la más hábil de la historia del toreo, como lo hiciera la mano izquierda de Manolete o de El Cordobés.

Sus finales de faena suelen ser antológicos. Sus ayudados por bajo, bien sean de pie o con la flexión de su rodilla, son de una naturaleza única e incomparable. Si a esto unimos el temple y la ligazón perfecta que muestra Ponce, creo que estamos ante una figura del toreo difícil de superar.

Y este preámbulo, ¿para qué?

Los mortales que tuvimos la inmensa suerte de acudir el día 27 al coso de Los Califas pudimos disfrutar, pienso, de una de las faenas, en su conjunto, más completas de los últimos años en la plaza de toros cordobesa.

Considero que se debe hacer justicia a este torero, ya no solo por la faena de este día, sino por su conjunto tras los muchos años de honesta presencia en esta plaza, que con su valentía, temple, elegancia, sabiduría, humildad, estilo … merece el reconocimiento de todos los aficionados.

Faena completa. La larga, arrodillado o sus templadas verónicas fueron el preludio de lo que vendría más tarde en la muleta. La ligazón, el cambio de manos de la muleta, su toreo por abajo, su aguante ante la previsible reacción del astado, su desbordante torería, su sobriedad … Pero sobre todo, su compromiso con la afición cordobesa, pienso, merece ese reconocimiento que solo las figuras están destinadas al olimpo del toreo.

Fuente: Diario de Cordoba