Archivo de la categoría: Bardo de la Taurina

QUE RARO, UN TORERO CON PELLIZCO Por Bardo de la Taurina

roberto-roman-1-700x640

A estas alturas ya vimos a todos los novilleros del serial donde se prescindió de la suerte de varas, hay quienes dicen que los novillos se debieron de haber picado, el caso es que entre los novilleros brotó un chaval que trae esa rareza que se llama pellizco, el bendecido se llama Roberto Román y es tan francote, que no creo que ni sepa que trae adentro y por eso hay que cuidarlo mucho, ya el otro día en su tierra lo andaban elevando  a calidad de ídolo, el domingo pasado un juez le aventó a sus pies una oreja al no tener pétalos de rosas en el palco, bueno, las muestras de extrañeza ante éste chaval  debieron de haber sido como las que tuvieron con el santito de Atocha o con el niño Fidencio.

A la raza de bronce ahora sí que hay que recomendarles cordura y al abuelo de la criatura que es un ‘Coyote Torero’ y que no es otro que el mismísimo Román Martínez, pues invocarlo a que amarre al nietecito a la piedra de la cordura, pa’ que no vaya a volar como papalote y entonces sí, se nos vaya a extraviar, a lo mejor usted se estará preguntando  ¿Qué tiene ese Roberto Román? y yo más bien contestaría a pesar de lo que le falta por tener, tiene ese no sé qué, que bueno si sé que es el aroma, es el sazón, es el sentimiento, es lo nato, es el pellizco.

Román tiene que crecer en estatura y disminuir en golosinas y hablando de las otras golosinas, si decirles a sus detractores que ya los tiene porque hasta en eso es diferente a todos los demás, que no es que no sepa que los toros tienen una distancia y hay que dársela so pena de que lo embarullen, lo que pasa que es muy goloso, y por eso mismo se atornilla  en los terrenos del cloroformo, donde es muy difícil templar y artistear, por eso mismo es que no está ligando los pases y por ende las tandas, y sí decir, sin caer en la melcochería que Roberto es un chaval  que tal vez va a necesitar más academia que todos porque no es de troquel y por el contrario todo él es artesanal,  ahí es donde radica su pellizco.

Y ahora no nada más hablando del que ya hablé, sí decir que de estos novilleros que desfilaron, que creo que fueron 15, todos tendrán que seguir en ese ciclo escolar por lo menos un par de años,  como la secundaria que es de tres, en  un panorama que yo no lo veo tan drástico, pues la provincia ya se habrá dado cuenta que se pueden armar novilladas económicas y bien publicitadas hasta andan jalando.

 

Anuncios

207 años sin la corona española Por Bardo de la Taurina

Bardo_Taurina_Avatar.jpg

En estos días que lo fueron los del fin de semana, según el calendario, por acá tocaba celebrar algo que por principio de cuentas no debería de  ser referido solo  como algo y ese algo lo es, que hace 207 años,  este  pueblo cambio de quienes lo gobernaban, que en aquel entonces era la  corona de España, de eso ya nadie se acuerda, salvo en estos 15 y 16, días de la Independencia,  entre las muchísimas  cosas que España nos trajo, nos legó, nos dejó, fue el maridaje de los toros bravos de allá, con los toreadores valientes de aquí, lo que dio como resultado la fiesta mestiza.

Entre tantos años se nos ha olvidado, si es que lo sabíamos, que esta  práctica, rito, evento, espectáculo, costumbre, es la fiesta popular más antigua de este territorio, incluso desde antes que  la  guadalupana que también nos la mando España cargada de jiribilla, México  sigue siendo un país a pesar de los descabellos que le están pegando con furia inusitada los políticos, la delincuencia y el narcotráfico, bueno el caso es que España nos trajo la toreada  y ya aquí la han adaptado a como  les  conviene a quienes la maquilan, sin respetar  que por ser una fiesta popular debería de pertenecerle al pueblo.

 Más a fuerza de ser sinceros, hay que aceptar que el pueblo ya le volteo la cara, pero no, de a gratis,  ojala nadie se erice con lo que acabo de escribir y es que la fiesta desde que fue secuestrada,  nos la siguen sirviendo a como les cuadra a quienes tienen el fogón, la olla, las reses, los toreadores, y  esto a manera de rebeldía o protesta ha orillado a que cada quien tenga su propia manera de vivir su fiesta de hoy,  antes de seguir,  debo  aclarar que lo referido a la pérdida de popularidad, no es palabrería, es medición y si no preguntémonos ¿cuánta gente está entrando a las plazas?, ¿Por qué han disminuido abruptamente las novilladas?, ¿Por qué en la Plaza México hace ocho días trajeron a un puberto que jamás se había vestido de luces y que obviamente no tenía el más mínimo de los méritos para venir a la plaza, supuestamente más importante de México? en la que aparte lo anunciaron como primer espada, si esto no es decadencia ¿Qué es? y que conste que pasando por alto que no debería de haber novilladas sin picadores en la plaza monumental, en el balance les fue como al ‘Canelo’ lo cual, no es malo.

Las plazas aplauden en las barreras y rugen en los graderíos, en las zonas de los generales dónde hay codazos pa’ entrar, ¿está sucediendo eso? recuerdo allá por el año de 1979, precisamente  la tarde en que ‘El Pana’ fue bautizado como matador de toros, más tardecillo fui convocado a otro bautizo, el oficiante fue el Cardenal Corripio Ahumada y el padrino de la ceremonia El Bardo de la Taurina, al terminar el ritual vino él a chanelar y recuerdo que entre whiskies y cubitas el canónigo se negaba a aceptar que entre ambos ritos existen  cierta similitudes, aunque se tropezaba en algunas cosas y de inmediato buscaba enmendar el terreno, el litúrgico decía que los pastores de la iglesia eran todo humildad  (que fea palabra) el Bardo le cuestionaba  entonces ¿por qué los sacerdotes se vestían para oficiar igual que los toreros de seda y oro? los elixires permitieron preguntar al cardenalicio  si se sentía lo mismo oficiar en cortito que con casa llena, -desde luego los feligreses trasmiten con su presencia y el clímax sin duda se da cuando la gente copa hasta los atrios-, más claro, ni el agua bendita.

Sin soltar a los señores de los inciensos años después un Obispo Onésimo Cepeda,  prologaría uno de los libros de este Bardo de la Taurina y escribiría ‘Silverio no tenía el oficio que hoy tienen tantos toreros,  más que daríamos hoy en día por tener un Silverio en México, cuando en tiempos de Silverio teníamos por lo menos 10 grandes figuras, y continúa,  ¿dónde está?, ¿quién es el nuevo torero de México?’, repito; son palabras de un Obispo que no tiene un pelo de tarugo.

Este domingo en la Plaza México repitieron  los tres interesantes novilleros de la semana pasada, junto con otro que ya estaba,  más sin embargo la nota se dio en un novillo en el que Roberto Román con su sello a como sea se hizo acreedor a lo que debió de haber sido una justificadísima y sonorísima vuelta al ruedo con su remate galoneado en los medios de la plaza… pero ¡no! un juez que debe ser juzgado Jesús Morales, en un acto incomprensible privo al novillero enfriando los ánimos del homenaje popular, aventándole un retazo peludo cargado de reproches de los asistentes, oreja que  a la velocidad de la luz el novillero se la escondió en la panza haciendo  gala de buen criterio y honradez, que eso en el toreo cuenta mucho, como mucho le contó en el otro andar en hombrecito riñonudo, derrochante de enjundia, demostrante de academia y pincelero de trazos  y ahora si dijo; échenme una oreja de las de a de veras.

img_1505261499030

Horario Anti Aguaceros Por Bardo de la Taurina 

Revisando la lista de lo que ha cambiado en una fiesta que de embestida a embestida, de lance a lance varía todas las tardes, la lista no tiene fin, ¿con que comenzaríamos? digamos en los últimos años se podría pensar que el toro ahora es distinto, sin poder precisar cuál era más lustroso para el espectáculo en el trapío y también considerada la que se conoce como la ordeña de la bravura, en la CDMX simultáneamente se contaba con dos cosos que eran La Plaza México y los Toreos el de La Condesa que se convierte en el de Cuatro Caminos (conurbado) hoy solo se tiene uno monumental, el público ha cambiado ¿Quién sabe si en conocimiento?, pero en cantidad, elegancia y respeto a la forma de ir a la plaza, ¡por supuesto que ha cambiado!, los carteles espectaculares y clásicos ¿Dónde están ? Han sido sustituidos básicamente por unos computarizados y alguna propaganda, los boletos coleccionables por sus obras de arte son solo recuerdo y hay que decir que hoy se adquieren en forma de cartoncillos pero que también son mucho más agiles de adquirirlos en docenas de máquinas impresoras.

Referente a los toreadores aunque arda como chile, desde hace años prácticamente ha desaparecido un escaño que es el de figuras, ya se extinguieron cualidades como el jale, el imán, el carisma y ya ni pa’ que hablar de esa rubrica o etiqueta de ídolos, otros factores como la enjundia y el hambre de triunfo o están jugando a las escondidillas o casi no se dejan ver, ciertamente hoy se torea muy bien sin duda, pero ese detonador de lo explosivo el que hace que la gente concurra en caudal a los tendidos, hace años que está estéril y de los empresarios decir que hoy más bien son promotores o hasta rescatistas de la fiesta.

Otro aspecto que ha cambiado son los periodistas o comunicadores que antes eran un auténtico atractivo que formaba parte de la fiesta misma, preguntémonos ¿hoy en dónde se hacen las charlas de café, en las que los aficionados defendían a capa y espada los criterios emanados de los periódicos y micrófonos, que los taurinos hacían suyos?

Ante lo señalado por más estrecho que se esté, no se puede negar que la fiesta está en constante movimiento, y concluyo diciendo si una de las causas por la que la gente no está yendo a la plaza, son los despiadados aguaceros que durante los meses de novilladas se dejan caer por las tardes, no queda otra o se convence al clima que no escupa de 4 a 7 o se implanta el horario anti aguaceros, ¿Qué es tan difícil entender esto?

La novillería ya tiene chef cinco estrellas Por Bardo de la Taurina

Jose Maria Mendoza. Foto Plaza México Twitter.

En esas noches que se estacionan en el anochecer, como no queriendo recibir al amanecer, dejado llevar por el papalote de los sueños, el que surca los vientos de la fantasía, me estacione en una nube que no era una nube pintada de azul , como aquella que pinto con fama mundial Domenico Modugno, Nel blu dipinto di blu, y que en México la chilena Monna Bell la colocó en el candelero bajo la rúbrica de Azul pintado de Azul (Volare), sino que mi nube era una auténtica regadera, tan común en estas hojas del calendario y donde entre el galope de lo real y de lo irreal, me vino al tinaco, el que tengo lleno de confeti y por eso luego veo, recuerdo, fantaseo, imagino y comparó, muchas veces metafóricamente las cosas.

Así fue que hace unos añitos me pusieron frente a mis narices una de esas iPad y empecé a ver a un jovencito, muy jovencito que solito llenaba la pantalla, no mediaba palabra con quién había filmado aquella poesía, al cual le volví a pedir si me podía repetir la filmación, la cual me aventó al recuerdo de las imágenes que he visto del sevillano Francisco Vega de los Reyes, a quien por los años 25 del siglo viejo inmediato, primero mentaron ‘Curro Puya’ y luego ‘Gitanillo de Triana’ (Gitanos en el ruedo autor Joaquín Albaicín, editorial Espasa Calpe), al terminar por segunda o ¿tal vez tercera vez? de ver la filmación se veía que el día que el chaval toreara así en una plaza de toros iba a armar un lío.

El chaval ese de la pantalla cromática se llama José María Mendoza, el cual trae una escuela y una formación lograda en la cantera del Maestro, sí, así con mayúsculas Alfredo Acosta, algunas de cuyas virtudes lo han sido el trasmitirle y lograr que la academia le penetre en la cabeza al chaval, lo cual es un mérito, pues quiere decir que el catedrático esta sobrado de capacidad y que el pupilo tiene la capacidad de la recepción y esto en el toreo, si que cuenta y cuenta bien, porque hay que decirlo, en la plaza mayor hemos visto por montones chamacos que están cerrados, bloqueados, negados pa’ el aprendizaje, por el contrario José María Mendoza, tiene con que ir pasando de grado, amén que su maestro le está respetando su sazón, sí, así, en términos gourmet, porque este novillero es un chef en ciernes lo mismo en la repostería que en lo taurino.

Dicho todo esto con el más amplio sentimiento de admiración y de asombro, ¿Por qué uso esos calificativos? pues vera usted gentil lector, cuando éste sábado en la Plaza México, la que por cierto se atrevió a dar un gran pasó en el horario climático, salió al ruedo un extraordinario novillo de San Judas Tadeo, que nada tiene que ver con los otros judas que son los Iscariotes que pululan en la fiesta, de nombre ‘Naruto’ el burel, a esta pluma muy de principio lo intranquilizó, pues se trataba de un novillo tan extraordinario de esos que metafóricamente traen el pico y la pala pa’ sepultar a cualquier novillero, menos al Chef Mendoza que saco el menú del Cordón Blue.

He estado leyendo que José María, tiene mucho por caminar, que esto solo es el principio, que hay que darle tiempo pa’ madurar, na’a, na’a, na’a ni que fuera aguacate, el novillero tenía que estar y estuvo muy por arriba de la altura de lo que el compromiso de debutar sin caballos exigía; maduro, centrado, académico, sereno, artista, imaginativo, serio, sin titubear y sin dejarse aplastar por la plaza, el futuro es otra cosa, es una escalera sin fin.

Decir también que en la novillada sabatina se pudo ver en la capital a Carlos Medina, a quien anunciaron como Mauricio, el que en síntesis es un chavalillo que trae en la mochila dulces y colaciones de esas que saben a mexicanidad y que no se hacen como los MilkyWay o pa’ decirlo taurinamente y hasta claramente, este torero moreliano es de los muy pocos que no está hechos en troquel y por ello como a la novia hay que seguirlo por donde vaya, porque es rete atractivo, lo mismo con la capa que con la muleta y conforme madure se va a poner muy apetecible.

Y pa’ el domingo el doctor y catedrático en tauromaquia Don César Pastor trajo a la plaza más grande del mundo a Roberto Román, un torero al que le anda profesesando harta fe, sostenida en una descarga de valor nato, en el que apoya un toreo enjundioso que conforme vaya avanzando en páginas del calendario va ir creciendo porque dejó ver que lo suyo, va hacer algo no muy común que es conjugar lo macizo con lo artístico, cualidades éstas que lo van hacer lucir conforme se vaya zumbando los novillos con más cuajo.

Y decirles amigos españoles que el saldo de los ocho toreros que se presentaron por acá, fue de una tercia muy variadita en estilos, así como lo fue también en el ganado… y es que esto no es, enchílame otra.

La columna del día de hoy es patrocinada por: 

La Pirotecnia de los Porristas Por El Bardo de la Taurina 

La Plaza México.

Incienso y Melcocha que Dañan: Hay crónicas y conferencias que han sido tan claridosas que el paso del tiempo como si fuera emulsión de Scott las hace crecer, tal es el caso de aquella charla charlada que brindo la maestra shakesperiana y tauromaquiana Doña Gabriela García Padilla entorno a una exposición que en la marquesina de la revista ‘Tiempo’ en 1943 fue bautizada como ‘La crónica taurina pagada’ y en cuya disertación en el 2004 la dama de la cultura escribió cosas interesantes como cuando decía que la ‘victima’ era el torero, cuando ahora lo es el público que es engañado por el ‘chafaldrismo’ al que algunos medios le han dado entrada y desde luego las redes sociales que son escenario fértil para esa orgia nociva que se conoce como el ‘libre opinometro’ y en la que solo contadas opiniones no son dañinas.

Antes de la mitad del siglo viejo inmediato, cuando Doña Gabriela se refiere (cito textual) ‘Se formó la Unión de Cronistas Taurinos, con el propósito de cerrarle la puerta a los arribistas y extraños’, y también dice ‘que quedaron afiliadas las plumas libres’, en otro párrafo se lee ‘que los toreros se gastaban el dinero en comprar a la prensa’, hoy esto no creo que ocurra como tal, por la razón de que salvo contadísimos periodistas (que los tengo por limpios) tienen peso como pa’ influir en la gente, luego se refiere a pagos por ‘publicidad’ (viene con comillas)

Y esto nos lleva a referirnos a lo que hoy está sucediendo vía el pago de publicidad, que quienes la contratan son las empresas, lo cual es muy licito, necesario y por ello plausible, más lo grave de todo esto es que a la par ha estado surgiendo la figura de los llamados incensarios o turíbulos melcocheros que como no son individuos dotados del arte del bien decir o escribir, están confundiendo un digno y reconocido trabajo que es el de la publicidad en su forma más pura y se están desbordando en falsos halagos, exageraciones, mentiras, con las que creen, por su inseguridad, quedar bien con quien les paga, y es ahí empresas, donde están creando el surgimiento de un peligro.

Y es que a la gente con los celulares y las redes sociales, ya no se le puede engañar y al contrario cuando los jilgueros tratan de hacerlo por zalamería se corre el riesgo de volver chocante y hasta despreciar a quien tanto se alaba, ¡cuidado empresas! si no controlan la pirotecnia de sus porristas, la gente se va hartar de que traten de engañarla y de alguna manera se las va a cobrar, de hecho, ya lo está haciendo.

Un catedrático, da pa’ la discrepancia Por El Bardo de la Taurina

Plaza México . Foto @MyRyCar Twitter

Charlando como costumbristamente lo hacemos con el catedrático Don Eduardo Chabat investigador, consultor y enseñador del Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresas el IPADE dice que todas las empresas tienen dos puntos de enfoque; el formal y el real. El primero es el que tiene que ver con todo lo que vemos y el segundo embarca lo que es lo realista, que no es otra cosa que lo que tiene que ver con los dineros, factores éstos difíciles que en la mayoría de los casos encuentren el equilibrio o que satisfagan gustos globales, ¿Por qué la Fiesta de Toros y Toreros siendo una expresión popular y cultural en México ha caído de tal forma, hasta dejar de ser negocio?, la respuesta viene en el sentido de que la presencia de los antitaurinos y/o políticos ha influido mayoritariamente para que así se estén dando la cosas.

Las palabras de Eduardo Chabat a este escribano no le son satisfactorias y si provocadoras a la discusión, sin dejar de reconocer que los antitaurinos en una minoría han colaborado al tobogán en el que por momentos se precipita la fiesta, pero mayoritariamente la responsabilidad y culpa de éste peligro desatado hay que repartirla en tajadas, unas más grandes que otras y que arrancan con lo que ya se mencionó, que es el equilibrio entre lo formal que puede ser la forma en que se da y lo meramente financiero, así que si a esas vamos, el desbarajuste primario debe de recaer sobre y dentro de la talega de los empresario (talega que tiene que ver en su origen árabe con la ta’liqa y también con la taleguilla) y es que si el negocio llamado Fiesta Brava lo es así, pues lo que rifa como objetivo a perseguir es la recuperación de la inversión con su buena dosis de arriesgue y que va tendiente al alcance de las utilidades lo cual está muy bien, pues nada es de a gratis, (A excepción de las novilladas en Cinco Villas) siempre y cuando no se caiga en la voracidad y en la avaricia, que parece ser una constante en muchos empresarios.

Ese objetivo vuelve a decir Eduardo Chabat, no es el más importante porque el relevante sería hacer tauromaquia, cualquier empresario nos dirá yo estoy en esto por amor a la fiesta ¿vaya usted a saber? Y aprovecho pa’ decir que a un empresario si le escuche escupir, el yo estoy aquí ´porque esto es un negocio y lo que no me produzca me importa un comino, llámense toros y toreros, que al final son tornillos todos’, ese empresario lo fue el gallego – cubano Ángel Vásquez, fue un tornillo grande en la Plaza México. (¿Se acordara usted de quién fue el patrón de ese capataz?)

Luego en eso de las responsabilidades y las culpas viene un puñadote de ganaderos a los que les pregunto ¿Por qué si son tan taurinos y aman tanto a la fiesta? ven y permiten que sus animales se lidien en una categoría superior a su edad, peso y trapío, ¿hay responsabilidad o no en ello?

A los toreros pregunto ¿Por qué en casos permiten ser apoderados por verdaderos hacedores de dinero y no de fiesta? o más aún por gente que no respeta la dignidad del toro, y aquí echando mano de la ironía les pregunto a todos los toreros desde Ponce y Juli hasta los más modestos, ¿alguno de ustedes cuando por la puerta de toriles, les ha tocado un animal indigno, han salido al ruedo y poniéndose debajo del palco de la autoridad le han dicho al juez? esto no lo toreo porque es un animal indigno, impropio, una vergüenza para esta plaza y una falta de respeto a todo el mundo empezando por el torero, los aficionados, la plaza y la fiesta misma. Si alguien lo ha hecho por favor que me marque pa’ invitarlo a cenar y hasta regalarle a una de mis hermanas.

Y no puedo dejar de soslayar el enorme socavón que significa que la fiesta en los momentos que más necesita de plumas y voces convincentes (con algunitas excepciones) ande en la anorexia y en ese derramar la miel del perol y derrochar sapiencia, seamos incapaces de despertar un interés o atracción que pueda coadyuvar a ser parte integral de la fiesta.

Esos son los principales motivos que han sacado a la gente de los tendidos, muchísimas veces con la tolerancia del público y desde luego con la de las autoridades las que o se hacen de la vista gorda o se pasan por los genitales las normatividades del respeto a lo largo y a lo ancho a lo flaco y a lo gordo del cuerno de la taurina.

Y como ya la empresa de la Plaza México lleva dos tardes en que está haciendo bien las cosas en esta temporada, pues mejor me ocupo en decir que éste domingo ante un encierro Capariqueño que invitó a descorchar una de Mataromera, de ese que se cría en la Ribera del Duero porque los Muñozcano & Viezcas, andan con buena crianza en el entendido que no hay cosechas parejas, ¡Ni que fueran Red Bull! 

Y subrayar que los ganaderos demostraron su voluntad y afición pues cuando menos tres de sus novillos por el trapío con unos meses y granos más se los andan comprando como toros.

Tres novilleros que todavía están pa’ bureles sin piquetes largos, pero que si exigen ser banderilleados con los arpones hasta que los palos besen la piel del novillo, lo que no siempre todos los toreadores de apoyo logran y por eso luego los novillos andan con una conducta exigente en la muleta, pero vayamos con Miguel Aguilar, que se llevó un par de orejas que con aceite de oliva y orégano le van a servir probablemente pa’ ser convidado a una de triunfadores, Juan Pedro Llaguno va como los pintores, a base de trazos vistosos, que el día que los conjunte va armar una faena pa’ enmárcala y Tato Loaiza dejó ver por momentos arrojo en la gayola y en los de hinojos de inicio pero no estructuró sostenidamente y como esto es de consistencia, pues a otra cosa mariposa y a seguir el vuelo.

EL AUSENTISMO LLENO EL TENDIDO (¡hasta la coronilla de los comunicadores!) Por El Bardo de la Taurina

20170831-110004.jpg
El elenco 2017.

El pasado domingo arrancaron las novilladas en La Plaza México y como ya es tradición, esta se realizo en familia.

La que alguna vez fue la “Gran Universidad” de los novilleros mexicanos, hoy esta convertida en una “Prepa Abierta” o en una “Secu” con festejos sin caballos y sin la seriedad que debería siempre de caracterizar a esta plaza de toros, que alguna vez fue la más importante de América.

Pero si a esto le agregamos una pandilla de comunicadores (y malos promotores tan solo hay que ver la poca gente que convocan) hambrientos de fama, serviles, dispuestos a todo con tal de llevarse la ultima rebanada del pastel, pero que además tienen un claro divorcio con la afición ya que finalmente salieron del closet y se destaparon como voceros de la empresa, el ambiente será todavía más tenso en los próximos festejos, porque es una realidad que el publico no quiere ni pagará un solo peso, por seguir viendo novilladas estilo plazita de restaurante de barbacoa en La Plaza México- De S y S.

Bardo de la Taurina:

El domingo pasado dieron un festejo en la plaza más grande de la capital ¿y qué pasó? Pues lo que tenía que pasar que los novillos llegaron muy puntualmente aunque los escondieron durante la semana pa’ que no se vieran en las redes sociales y yo me pregunto: ¡Que querían esconder! pues además casi todos se portaron bien, los novilleros llegaron muy bien vestiditos y el público pues no llego, lo cual quiere decir que la tarde se dio como se esperaba, más la pregunta es ¿Por qué no fue la gente?

Primero ya sabemos que los aficionados están divorciados de la empresa y una forma de demostrar su molestia pues es no yendo a las gradas, otra razón muy simple aunque no se crea es el hecho de que por naturaleza somos ‘contreritas’ y la afición está hasta la coronilla de que a un grupito de comunicadores -que sea o no ciertos- los tienen ligados con la empresa y que a lo mejor lo hacen solo por quedar bien con la promotora, no han parado de atosigarnos, acatarrarnos, aburrirnos, hartarnos con esas cantaletas de ¡Vamos a las plazas de toros!, ¡llenemos la plazas de toros!, ¡si de verdad eres un buen aficionado, ve a la plaza de toros!, ¡defendamos a la fiesta yendo a las plazas de toros! ya están peor que los que nos marcan de los bancos pa’ ofrecernos tarjetas de créditos, de las compañías telefónicas, de las ventas nocturnas, de las encuestas políticas o los de la camioneta de ‘se compran colchones viejos, microondas…’

¡Que jeringar! Frénelos ya empresa y entonces va a ver que cuando se deje de arrear a la gente algunos van a volver a las plazas.

Más no nos engañemos la única fórmula pa’ hacer que la gente regrese al tendido es que salga un novillero se enrede con los novillos, les ponga la panza, los ojos, la vida misma y a mordidas les arranque las cuatro orejas y las dos colas y que otro escuincle se pase por el arco del triunfo el triunfo del compañero y repita la dosis con su sello personal y entonces el público solito sin megáfonos va a volver a la plaza y va a renacer una figura que ya no existe, la de los ‘istas’ y la empresa no va tener que estar jugando al turista taurino, de que si tienes una orejita avanzas una casilla y que un juradito va a decidir quién va a la otra, ¡nada! toros que suban el miedo al tendido y novilleros que impresionen.

Y entonces no van a tener que esperar un mes pa’ repetirlos, en caliente al domingo siguiente, porque así lo va a exigir la gente, a la que por cierto, si no la escuchan, va a matar la temporada con su ausentismo.

20170831-104844.jpg

Comentando los aconteceres Por Bardo de la Taurina

20170828-183110.jpg

Cuando los aficionados están resentidos, por decir lo menos, pues difícilmente se les va a contentar y en el caso del agravio por la indiferencia que la empresa le recetó, no nada más en ignorarla durante seis meses sino además de privarla de una de sus tradiciones y costumbres populares, como lo es la temporada de novilladas, más como ahora a chaleco sin mangas tengan que invertir en dar los festejos de trámite pa’ luego dar los grandes o bueno, los de otra medida y es que ahora ya no se sabe con eso que los eventos van a ser de tres tallas diferentes, a este escribano le han estado preguntando ¿Qué cómo la ve?, pues más allá de que la otra temporada, la de los chiles en nogada, los alcanzó, digamos que la que se va dar en el embudo de concreto tiene su dosis de posibilidades buenas.

Pero vayamos por partes, diciéndoles a nuestros lectores españoles que me estoy refiriendo a la Plaza México y a una sexteta de novilladas sin picadores las que se podrá decir que en realidad se trata de festejos, hasta donde siento montados con el fin de que la empresa se ahorre unos buenos pesos en rubros como en los de los novillos, que por lógica vendrán reducidos en edad y peso y esos cuestan más baratos, los honorarios de los chavales serán casi simbólicos por la razón de que se los estarán manejando como si se les estuviese dando una oportunidad, que digamos que sí.

Mas precisemos que a la empresa los festejos le contarán completitos dentro del conteo de los doce obligatorios, cuando las autoridades de la delegación panista de la Benito Juárez lo que deberían de haber hecho es tomarlos al 50 %, es decir si son de oportunidades buscando beneficiar a la fiesta está bien, pero en lugar de que le cuenten como seis, le van a contar como tres, pues a como se quiera ver son festejos de bajo calado y esa no es la esencia del reglamento ¡pero no!, el gobierno blaquiazul con su manga ancha está anteponiendo los intereses de un consorcio poderoso a los del pueblo, luego viene el ahorro de cuando menos doce picadores ¿alguna duda de que esto es un negocio llamado Fiesta Brava? Y en los negocios el más astuto es el que más se beneficia.

Luego van a ligarle seis festejos, estos si reglamentarios con picadores, bajo la fórmula afinada de haber elegido previamente a dieciocho novilleros que a juicio de la empresa merecen torear en la Plaza México, claro que los que no fueron elegidos, están que trinan, más confiemos en la buena óptica de los buscadores de talentos y filtros de la empresa, que seguramente pusieron lo mejor de su criterio.

Y bien por Isaac Fonseca, quien en la inauguración de la temporada que llegó tarde, pero sin sueño, se alzó un grado más como la calentura de joven jarioso cuyo par de faenas más allá de la oreja dijeron mucho más, nada más que una voz en un desierto de concreto, no cobra volumen y decir que España nos mandó a un mexicano de los que se están forjando allá Héctor Gutiérrez, que nos enseñó que cuando las cosas se están haciendo bien pues bien hechas quedan y al final de la caja registradora le mandaron una oreja, sin duda pa’ los toreadores como pa’ el ganadero de Las Huertas Rodrigo Barroso, quien de su encierro, un pokar le funcionaron, el mejor reconocimiento es no tratar de marearlos con la cursilienta, recurrente, lambiscona e interesada coba, así que solo decir, que la apuesta de la empresa le funcionó, con la salvedad de que pareció que Ricardo de Santiago, no había hecho la tarea desde el año pasado.

Y una sugerencia ¿por qué si en esta temporada se bajó de chica a pequeña, se bajó el tamaño de los animales, se bajó de los caballos a los picadores, la entrada siguió siendo baja? Entonces, ¿porque pa’ subirles el ánimo a los novilleros triunfadores, no se baja ese requisito de dos orejas a una pa’ desfilar en volandas por la puerta que da a la calle?

Y otra preguntita parece ser que va haber unos festejos de triunfadores que la verdad quien sabe qué criterio se vaya a aplicar pa’ definir a los triunfadores sobre eso preguntar ¿si va a ser a base del número de orejas cortadas? Una duda ¿Qué vale más? dos peludas cortadas a un novillo boyante y colaborador, que las traía sostenidas con alfileres o una arrancada a mordidas a un novillo, en el que todo lo tuvo que hacer el novillero, y otro caso más como el de la faena inexistente pero del espadazo cumbre, que valió la oreja…¿cuál será el criterio a aplicar?

Foto: El Novillero Isaac Fonseca.