Archivo de la etiqueta: Bardo de la Taurina

El Chacuaco avienta candela Por El Bardo de la Taurina 

​¡Caramba de carambolas! si en algún pellejo no quisiera estar, es en el de quienes andan en el intento de revivir a la setentona de concreto, que todavía se llama Plaza México y cuyos empresarios sin que ellos lo sepan en ese menjurje al que la tecnología llama chats, el chacuaco anda aventándoles candela, porque los promotores no han tenido una atención con los taurinos y que se reduce a un breve comunicado a través de todos los medios en donde se diga  más o menos ‘Se notifica a la afición taurina que la empresa está en proceso de dar a conocer la fecha y pormenores de la temporada de novilladas, atentamente…’ repito es una mera atención, con lo que se evitaría ese sentir de que a los aficionados, ni un lazo se les hecha.

Y a los taurinos que nos inquieren, decirles que hasta donde se sabe no existe ninguna regulación de gobierno que estipule que la promotora en curso tenga que plegarse a dar témporas durante  meses predeterminados, por otro lado siempre he sostenido que estamos ante un negocio (con sus excepciones) llamado Fiesta Brava  y en el caso que nos ocupa también lo he dicho que desde  que no hay novilleros redituables, la temporada se convierte en una inversión, tendiente a solventar un trámite previo  al canje y/o venta de los Derechos de Apartado lo que le significa a la empresa la miel pa’ pagarle al casero.

Entre las enardecidas opiniones se alzan las que dicen que se han perdido meses viables y productivos pa’ sacar novilleros lo que nos conlleva a varios cuestionamientos, el primero: 

¿Dónde están esa cantidad novilleros avanzados pa’ el guiso de liebre? 

Y es que seamos sinceros a la gente de la CDMX no le interesa ver principiantes, ni novilleros del montón sino que solo aceptara a los punteros, a los muy cuajados o a los novedosos que realmente sean capaces de sorprender al incrédulo público en que está convertida ‘la mula que no era arisca’.
Solo una idea  en el sentido de que la empresa organice matinés taurinas sin caballos  los sábados 11. a. m.  y con caballos  los domingos  12 p. m.  Son tiempos en que los cambios, buscando el atractivo, se deben aterrizar pues en una de esas y resulta, máxime que ya se sabe que la fórmula tradicional de las 4 de la tarde, el año pasado no funciono ¿entonces porque insistir en ella? máxime que la temporada de aguas pinta pa’ inclemente. 

Anuncios

El Bardo tiene la culpa de todo…


Por El Bardo de la Taurina.

Una tarde de aquellitas que recién se fue gozando de la seda y el oro con la que bordan las faenas de la convivencia los descendientes por la línea paterna de la familia Marco Sirvent  y cuyas raíces ancestrales están en Cinco Villas (Zinco Billas) una comarca territorial alegre como una jota,  que se halla situada al norte de la provincia de Zaragoza en Aragón, España y cuya esencia indomable tiene en México una chulada de representación en el mirar al cielo de la Plaza de Toros de Cinco Villas, en donde a hermosura no hay quien se la gane el continente  que se extiende desde el Glacial Ártico y remata en el Cabo de Hornos, el caso es que en América ‘naiden’ le hace sombra al conjunto de las preciosuras, comenzando por el albero coqueto que en su circunferencia está adornado con esa arena de oro que proviene de Alcalá de Guadaira en Andalucía y es la misma con la que se maquilla la Maestranza Sevillana,  a la plaza de toros en majestuosidad la acompañan el salón de macro convivencia ‘Faradues’ y la cava de los caldos finos que se rubrica como ‘Casa Jordán’ y que decir de los jardines del Edén que en su verde esmeralda y cuidado, solo le compite el terno  de la Macarena.

Por el feudo del prominente industrial y garante de la tradición taurina Don Luis Marco Sirvent, no solo han pasado sino que han esparcido de finas esencias con su torear figuras de solidez de la talla de Manuel Caballero, José Antonio Morante de la Puebla, Alejandro Talavante y  Pablo Hermoso de Mendoza, amén de casi ‘toítas’ las semillas de la esperanza novilleril y becerristas.

Las familia Marco Sirvent y Domínguez Cobián,  quienes en su calidad de benefactores de la fiesta y jerarcas del altruismo, algún día nos darán una sorpresa mayúscula con un evento privado muy a su estilo, que echando a volar la inventiva al alimón con la  imaginación ¿por qué no pensar en una de esas  noches de gala teniendo como vértice en gema de atracción a su majestad Enrique Ponce? bordando la fantasía al compás de ese pasodoble de organdí y aroma a naranjos que escribiera el poeta de la geografía musical española, el maestros  Agustín Lara y cuya obra título ‘Valencia’:

Valencia mía de los olivos

pétalo que cubre de sangre y de seda

Mi suelo español…

Imaginemos ese correr la mano de seda y nardos desde Texcoco hasta Valencia y que tal pensar en ‘La Poncina’ acariciada por las notas de la Orquesta Clásica de México del maestro Carlos Esteva, que tan amigo es de Don Fernando Marco Sirvent.

¡Ah! y solo decir que la historia  del Estado de México con el rey Netzahualcóyotl  y el  príncipe  Silverio Pérez, incluye un palacio  que lo es; el de Cinco Villas.

Volviendo al comienzo de esta columna que lo hicimos  con el juguetear de las neuronas, decir que por allá  este escribano sostuvo una plática con Don Jorge Espinosa de los Monteros, quien aparte de poseer ese apellido heráldico de alta solvencia ha presidido a los bibliófilos tricolores y conduce en la capital de la Ciudad de México, un programa dominguero que en la radio es el de mayor tradición, Don Jorge decía  –El Bardo tiene la culpa de todo lo que pasa…-  y de ahí engarzaba el tema Plaza México  y decía algo así; como que la empresa ya tiene la experiencia de haber dado dos temporadas una chica y una grande y que ahora lo justo sería darle el beneficio de la duda o la esperanza de que el porvenir pinte con éxito.

Expuestos sus deseos cuestiona a esta pluma, sobre el tema inmediato que lo es el de la temporada novilleril, mi menda sin más no ve más de lo que se hizo la pasada temporada de lluvias y la de fríos de las que informamos a España y que sin meterle plomo al rasero en el balance quedo como bomba de gasolina debiendo litros completos y es que en primer lugar aceptar que van a mejor nunca será lo correcto, hablando específicamente de las novilladas pues se mejora cuando se hizo algo bien y se desea o pretende hacer lo que sigue todavía mejor, lo cual no es el caso, aquí lo preciso es decir que la empresa tratara supuestamente  de corregir lo que no les salió a pedir de turrón.

Solo unas  precisiones ligeras y a la vez de peso sin las cuales en lugar de que el pasodoble anuncie el festejo, van a tener que anunciar ‘abrochen los cinturones’. Ya ‘Chabelo en familia’ paso de moda y los novilleros que torean sin equinos y a los que los acompañan, eso de salir y ver una plaza vacía les puede provocar dos sensaciones; una que no sientan ningún tipo de presión pues es como torear en el garaje de su casa o la otra es que el corazón se les arrugue como pasita de tanta tristeza por la soledad en los tendidos. 

Empresa reflexionen el horario de lluvias que  fue y va seguir siendo su mayor enemigo, no se pongan de pechito y menos se encaprichen con la hora tradicional en eso de dar festejos y menos los menores, por la tarde sobre las cuatro ya no funcionan, no le demos vuelta las doce del día es la indicada y de todas maneras a cruzar los dedos, en novilladas un solo boleto general para adultos a precio modesto de la fila uno de barrera a la 23 de tendido con una advertencia que quien tenga un derecho de apartado se podrá presentar en su lugar y con solo exhibir su tarjeta podrá ocupar ese lugar lo cual no va a ocurrir ni en el 99 % de los casos… sin esas modificaciones será dificilísimo se registren entradas por arriba de las del año anterior, que fueron paupérrimas.

Al final de la  temporada Espinosa de los Monteros volverá a decir “El Bardo tiene la culpa, de todo lo que pasa.”

​¡CUIDADO! ESTO APESTA A FETIDEZ Por Bardo de la Taurina 

Plaza México.

Recién  se esbozó en España el proyecto de meterle acción  a un proyecto letrado que saque a la luz la putrefacción  que también la hay en la Fiesta: ¿Brava?… hechos que como garfios comienzan doblegando ilusiones a las semillas del porvenir y terminan como guadañas cercenándoles, el alma al alma del tendido, el tema por su naturaleza es fétido, nauseabundo,  pero hay que entrarle porque existe en ésta fiesta, la que también hay que decirlo solo a  veces sigue siendo brava, porque en estos tiempos la bravura anda como aquel de la canción,  con el hocico sangrando.

Alguien se podría preguntar ¿Qué en la fiesta no es el toro el que da cornadas? 
Ojala fuera solo él, pero no, aunque creo que es el único que va de frente y nunca esconde sus puñales, salvo  cuando los sicarios de la tauromaquia se los mutilan más que pa’ defender al torero, porque el torero herido no es negocio.

La obra proyectada dará abrigo a quienes precisamente no han tenido abrigo en este galimatías, promete no prometer censura en la tinta y si transparencia y  denuncia, la que por no haberla hecho a tiempo, ahora nuestra fiesta no solo está violada, ultrajada sino peor aún, está de rodillas  lamiéndole los huaraches no solo a  la Santa Muerte  que se venera en Tepito sino a la que con impunidad  esta infiltrada con sus mil disfraces.

Desde siempre aquí y en España de donde nos llegó la fiesta hace ya casi quinientos años, lo sórdido ha sido la constante, esta misma semana pero hace cien años nacía  el ícono de la torería ‘Manolete’ y hace casi setenta nos hicieron creer que lo había matado un toro de Miura… ¡Ay esas historias! que se manipulan a conveniencia de los poderosos.

El año pasado en la Plaza México, politiquillos de baja monta y largas fauces partidistas le cerraron la oportunidad de torear al único torero que hoy en día apunta pa’ figura Cristóbal Arenas ‘El Maletilla’, el gobierno de la CDMX y  los de los estados se han desatendido desde hace años de una óptima regulación de la fiesta, un torero que pudo dar Ricardo Frausto se va hastiado y asqueado de la falta de oportunidades y por ahí va el viacrucis al que se pretende salirle sin más capote que la denuncia.

Y es que esto no puede continuar sin denunciarse porque el  distorsionar y callar es una canallada, por eso hay que frenar las conciencias, las de la hamaca y las talegas porque si la fiesta esta así, es porque les conviene a muchos. 

Los huevos de oro Por Bardo de la Taurina

Pensar que con solo la mayoría de coletas mexicanos la Fiesta va a resucitar, es tanto como pensar que el petróleo se puede extraer con tirabuzón, equivaldría a andar despistados o no querer ver que el nacionalismo en tiempos de crisis, puede resultar contraproducente, el mayor problema de la fiesta actual es; que un sector no quiere aceptar que esto no está bien, no quieren darse cuenta de ello ¡Carajo! No es delito, ni ningún otro terminajo simplemente es realidad, veamos cuando a usted medio le duele el esqueleto, medio tiene el cuerpo cortado, como que medio siente calenturilla, o corre a la cantina a echarse una ‘Piedra’ o alguien piadoso le pone el termómetro pa’ medirle el agua a los camotes.

En la fiesta ¿cual es el termómetro? Pues las entradas, que nos dicen que la gente está dejando de ir a los tendidos, hagamos un ejercicio de conciencia sencillo de esos que no requieren de una radiografía, y veamos; cuando se dan carteles exclusivamente con toreros mexicanos ¿Qué porcentaje del aforo de las plazas se ocupa? La respuesta es clarísima, por lo general oscila entre un 25 o 30 %, ¿quiere un pilón?, se lo ponemos ¿qué más evidencia que eso?, ¿Cuál es el remedio? ¿Seguir repitiendo los mismos carteles con esos cinco toreros que son buenos? Pero que no meten gente a los tendidos.  

Más el grave problema es que los empresarios se van a cansar de perder dinero y van a tirar el arpa y entonces sí, adiós cocodrilo, por ello los ganaderos, los gremios de toreros y las autoridades tienen que jalar parejo, antes de que los empresarios terminen cerrando las plazas por incosteables, ¿la solución? Es la del juego de ‘La Pirinola’ es momento en que todos tienen que poner, los ganaderos tienen que flexibilizar sus precios de venta en los toros de cuatro y cinco años, para que los empresarios los puedan pagar y jugarse el albur de que anunciando el Toro, Toro y el Novillo, Novillo mayor número de gente asista a las plazas, si no lo hacen así, mientras se sale de la crisis, si es que sale, la situación se les va tornar más crítica porque cuando empiecen a darse menos festejos e incluso a cerrarse plazas de toros a los únicos empresarios a los que les van a poder vender sus animales son a los del Mc Donald’s.

Los gremios de toreros repito en esta época de crisis van a tener que ceder o flexibilizarse en el número de participantes extranjeros, si así le conviene a la mercadotecnia de los empresarios, porque de alguna manera vuelvo a lo mismo, si con tres connacionales lo más seguro es que pierdan dinero, que salgan tablas o si hay suerte pues ganen un dinerito, debido a dos factores, que estando bajo el nivel de atracción, pa’ tratar de compensar los empresarios fijarán precios que aunque fuesen justos al público, por lo general les van a parecer altos, entonces la lógica dice que hay que meter uno, dos o tres extranjeros pa’ hacer que les entre dinero y así se recapitalicen y además es cuando los toreros mexicanos tienen que sacar la enjundia pa’ triunfar con rotundidad y así vayan ganando en atracción hasta que los tricolores vuelvan a ser base de carteles, lo cual lamentable en esta epidemia de anorexia, no sucede.

Y es aquí donde las autoridades también deben de comprender que el enfermo (la fiesta) necesita urgente de transfusiones de importación pues hay epidemias que no se curan con chiqueadores de ruda y una de esas es la taurina y si no pues esperemos a que la gallina de los huevos de oro un día de estos clave el pico, y en su epitafio se leerá ‘La quisieron hacer más mexicana que el guacamole y terminó en mole colorado’
 
De tres a cuatro en Cinco Villas

Como anillo al dedo pa’ ejemplificar en un solo evento mucho de a lo que nos hemos venido refiriendo es lo que está sucediendo en torno a un festejo que se dará el 1ro. De julio en la llamada Catedral de la novillería, que lo es la plaza de Cinco Villas, donde en principio estaba anunciado un atractivo festejo con tres novilleros de otros tantos países México, España y Venezuela con seis novillos procedentes de un solo hierro y de pronto la empresa modifica el cartel incluyendo en él a un mexicano más, cuya eleccion  recayó en un novillero mexicano recién llegado de España, por ética y respeto a las partes solo me concretaré a decir que las causas por las que el cartel original fue modificado, podrán quedar esclarecidas ésta misma semana.

 
Sólo asentar que este ajuste le va a costar a la empresa un platanal, aparte de que va a tener que afrontar situaciones que no eran necesarias, me pregunto; ¿Le quedara a la empresa ganas de seguir apoyando a los novilleros?

 “La Muerte Torera” Por Bardo de la Taurina 

La muerte de un torero. Picasso 1933.
La muerte de un torero siempre será noticia como ocurrió con la de Iván Fandiño, a quien ahora llaman maestro, el que como todos tuvo su propia historia muy particular, por su origen vasco nunca le brindo un toro al Rey de España como es costumbre entre la torería, la vida se le fue en un país vecino porque irremediablemente así tenía que habérsele ido, en la plaza francesa de Aire Sur L’ Adour, producto de los estragos que le causó un toro de Baltasar Ibán cuyo pitón le reventó el hígado y la vena cava lo que le provocó que la sangre en un instante se le tornara color catafalco, producto de las fallidas glándulas hepáticas, a las que se sumaron los daños pulmonares y solo decir que cuando llego a la enfermería aunque vivo los latidos eran nulos, no permitiendo tomarle siquiera la presión arterial, luego se esperaron hasta que terminara la corrida pa’ trasladarlo a un lugar a donde se le pudiera brindar atención quirúrgica, la que no se llegó a dar pues en el camino se le presentaron dos interrupciones cardiacas de las cuales ya no salió.

 
Y a lo trágico que no por ello deja de ser posible que ocurra en una plaza de toros, le siguieron una serie de hechos que ni a cual irle, comenzando por esa ‘familiaridad’ tan de acá con la que se refirieron al matador difunto, al que muy pocos conocieron aquí, a donde creo recordar solo lidio dos tardes provincianas, luego se me hace incomprensible que en plena era de la información, aduciendo ‘respeto al torero’ se haya solicitado en las redes sociales se retiraran las fotografías de la cornada que son testimonios gráficos de un hecho real, fotos que además no llegaban ni al morbo ni al amarillismo. 

¡Cuidado! no atraigamos a la censura y menos demos pie a que los enemigos digan que esto es una barbarie, cuando la muerte es un hecho innegable.

 
Y por supuesto no podían faltar entre los anarquistas anti taurinos las muestras de alegría que les provocó el deceso, a ellos se les ha contestado tal cual merecen lo que a otros taurinos ‘decentes’ no les ha parecido y piden respeto pa’ los que no respetan ni a la muerte y pregunto ¿es con esa blandenguería con las que se va a defender la fiesta? ¡No! La fiesta necesita la expresión de la inconformidad, no el silencio de los inocentes que es el que la ha vuelto débil.

   

Que acaso no nos hemos dado cuenta que cuando las empresas empezaron a considerarnos inocentes, por no decir pendejos a los aficionados, fue cuando nos empezaron a meter gato por liebre, hasta hacernos tragar el toro que no es toro en edad, trapío, bravura y en ocasiones de dudosa integridad de cuernas, a lo que se sumó los toreros sobretodo de extranjería que les acomodaba ese engaño y el resultado lógico fue el abandono de los tendidos por una razón lógica, no se puede ser parte de un fraude y todavía pagar por contemplarlo.

La lucha por la recuperación de las plazas en algunos alberos, ciertamente se está dando cuando en ellos se anuncian como extraordinario lo que debería de ser normal, el Toro Toro, falta aún esas combinaciones interesantes y convincentes de toreros hambrientos de la panza o del orgullo por ser figuras a costa de lo que sea, el aplauso en vida o la muerte en el intento y será entonces cuando el público se entere de ello a través de los medios serios e independientes, que la gente empiece a regresar poco a poco a las plazas de toros.

Será infructuoso pensar que esto pueda suceder de otra manera, la fiesta de toros y toreros es de hechos, no de exhortaciones huecas, a volver a los graderíos, ¿a honras de qué? si los agraviados son los aficionados de siempre pues ha ellos se les tiene que reconquistar con nuevas propuestas y con ellas será con las que la gente vuelva a los tendidos y en esto sí tienen que colaborar todos los constructores del espectáculo, aportando cuando menos credibilidad y astucia, ¿Qué será muy complicado armar un cartel con Javier Tapia ‘Calita’ – Juan del Álamo – Ginés Marín con toros cinqueños de La Antigua?, ¡ah! 

¿Cómo reaccionaría el público cuando sepa que Luis Conrado frente a Roca Rey le mordió un pitón a un toro en puntas?, ¿los ira a ver usted cuándo los vuelvan anunciar?

¿O vamos a seguir con lo trillado?

Figuras ¡No hay! Por Bardo de la Taurina


En estos tiempos en que el cotarro esta tan confundido en la forma de evaluar a los toreros, valdría la pena reflexionar sobre si el toreo que bordaban matadores del ayer reciente como lo fue ‘El Pana’ fue tan excelso como para siempre recordarlos por ello, o si su recuerdo en gran parte esta apalancado en algo que no se compra ni con los brujos del mercado Sonora ni en la farmacia de Dios y que lo es la personalidad y el sentimiento ante eso cabría preguntarse ¿Es por eso que la torería mexicana está desde hace tiempo en un bache?, y si no contestémonos ¿cuántos toreros hoy en día gozan de personalidad y sentimiento?, y más aún ¿cuántos tienen ese toreo de arrebato que poseía el citado ‘Pana’? 

Y aquí tomo el tema de las escuelas pa’ preguntar ¿qué están haciendo las academias más allá de enseñarles a los niños y jóvenes el A B C de la técnica pa’ extraerles y pulirles esa personalidad a quienes la poseen?, dijo el ‘Pana’ que él se hubiera sentido más a su aire en los tiempos de los maestros Lorenzo Garza y Luis Castro ‘El Soldado’ sin duda porque su hebra era la personalidad, ¿o será que hoy se puede ser torero sin personalidad y sentimiento?, si esto es como parece, de lo que no queda duda es que estamos atravesando por una era donde salvo los aficionados de hueso colorado, la tolerancia y el conformismo, es lo único que está acarreando aficionados a la plaza ¿y el nuevo público al que se está tratando de atraer con eso de que hagamos afición? no nos engañemos ellos solo se acercan cuando un atractivo los jala, ¿Qué hacer?  

La solución la tienen los empresarios y es comprometerse con la fiesta verdadera y no seguir vendiéndonos cachondeos chatarras, con medios toros y toreros, que torean a medias sin sudar el terno, porque no les es necesario, pues saben bien que las empresas los van a volver a anunciar cobijados bajo la misión de hacer cada vez más productivo su negocio ¿Cómo? con toros tiernos y toreros ídem en lo monetario y es aquí donde esta pluma plantea ¿les convendría a los empresarios que hubiese una o dos figuras y un par de ídolos? Que cobraran en serio aún a sabiendas de que meterían muchísima gente a los tendidos, la respuesta sería no ¿Por qué? pues porque en ese momento el mango del sartén lo tendrían los toreros y eso no les convendría a la mayoría de los empresarios y solo por no dejar, recordar que ya hubo un figura en México que haciendo valer su jerarquía exigió que la empresa compartiera con los toreros los ingresos vía televisión…

El punto pudiese parecer desconcertante, ya que a primera vista la lógica nos diría que cualquier empresario soñaría con retacar su plaza hasta la azotea, pero vayamos a la realidad comenzando por preguntarnos ¿cuánto tiempo va a pasar pa’ que se pueda gestar un novillero que apunte al cante fuerte, al de excepción, al de rotundidad, al de escándalo? y sin comparar pero si tomando como punto de referencia a Valente Arellano ¿usted conoce alguno con ese imán de personalidad, de carisma, de percha, con esa hambre de triunfo que tenía el coahuilense, con esa inteligencia que le dio pa’ que se fijara en el apoderado más visionario y con mayor alcance de sagacidad que lo sigue siendo Adolfo Guzmán Zaragoza, por supuesto que hay novilleros entre los cuales saldrán algunos matadores de primera línea y los más, serán de esos que se ven con agrado y debo decir que veo un gallito hecho de oro de hoja que lo es Cristóbal Arenas ‘El Maletilla’, mas también tiene el camino más complicado de todos y lo es que comenzó desde niño y por ello en él está latente la posibilidad que su gusto y afición por la fiesta le pueda cambiar con la misma naturalidad que su voz tierna lo hará, en fin un solo caso fuera de serie entre cientos. 

Ya de matadores ni hablamos, porque no hay uno solo que se brinque los estándares, mas también hay que decir que de los de primera línea la canasta esta cuajadita, hay otro grupo de los asolerados o primeros espadas, que ciertamente es interesante, en los que pueden dar el estirón dos o tres y de los de nueva alternativa, un par y a otra cosa mariposa, con esos ingredientes ¡fuera mascaras! no hay poder de convocatoria y por eso los empresarios en muchas ocasiones no están invirtiendo en el toro de cuatro años y medio pa’ adelante y si a eso le sumamos que también en gran medida se está careciendo de imaginación a la hora de conformar carteles, pues la situación no es nada halagüeña y si en cambio realista pa’ los empresarios que piensan que con lo que hay da pa’ dar una fiesta no brillante pero si redituable, no pa’ hacerse ricos pero si como pa’ seguir en esto sea cual sea su interés u objetito y aunque parezca rarísimo, permítaseme que conozco por ahí a alguno (s) que su misión es ver por la fiesta.

Una mascota en casa del torero Por Bardo de la Taurina

Solo les falto un Pony.

En ese camellar por el Centro Histórico, el calor parecía aventar a los transeúntes en busca de un alivianador, pa’ ello nada mejor que abrir el cogote a un curado de capulín o de nanche, la oferta de sitios pa’ los cruzados ya no es muy robusta, mas nunca olvidar que así como Hidalgo es tierra de toros bravos y Tlaxcala de toreros coloridos, el neutle aquí también tiene sus querencias regionales, si usted gusta del tlachicotón hidalguense llegado de Singuilucan, el lugar pa’ caerle pues lo es la ‘Chupamirtos’, en el corazón de la Merced y si usted prefiere el tlaxcalteca pues en la calle de Perú y Allende con sus ya casi 100 años se halla ‘La Antigua Roma’, sobra decir que por los orígenes de los aguamieles uno de los temas recurrentes lo son los toros, dicen que de Hidalgo salió el torero más valiente que ha parido madre alguna; Luis Freg, apodado ‘Don Valor’ y que de Tlaxcala salió el más profundo; Fernando de los Reyes ‘El Callao’, un parroquiano dice que le deberíamos hablar más de las figuras actuales que de los que son puro recuerdo y el ‘compa’ de a lado le contesto -pues preséntame a una figura- aquello prometía, máxime cuando iban surgiendo nombres al tiempo que eran descartados por no reunir los requisitos pa’ ser considerados auténticas figuras.    

Pues el jueves torea en Madrid ‘Joselito’ Adame ¿y usted Bardo que opina de eso? que el hecho de que un torero lo haga en Madrid no necesariamente equivale a ser una figura 4×4,  y si ¿‘Joselito’ triunfa y abre la Puerta Grande?, ¿qué va a pasar?

Lo primero es que estaría conectándole un gancho al hígado a la vanidad de Eloy Cavazos, que fue el último mexicano que abrió la puerta, luego será algo a su favor que le servirá pa’ que le salgan corridas incluyendo una de campanillas ahí mismo el 17 de junio, tras la que tiene que ir como ‘perro de caza’ y eso será lo que al torero le debe de interesar, pues un triunfo al lado de Morante de la Puebla y de Cayetano con toros de Núñez del Cuvillo, serían palabras mayores, José Adame es un toreador que en Madrid podría tocar techo y ¡ojo! no me estoy refiriendo al penthouse, ni a las nubes que tanto marean, ni muchísimo menos a los cuernos de la luna.

 
Y eso de ninguna manera es demeritar al torero aguascalentense, ese que gusta de juguetear junto con sus hermanitos con una becerrita de lidia en el jardín de su casa, con lo que dio pie a los anti taurinos pa’ que digan que los toros, son una especie que puede convivir con el hombre y que el ser humano de ninguna manera tiene que picar, banderillear y menos matar a los bureles en las plazas de toros, el hecho y las imágenes que a este torero le tomaron cachondeándose en un ambiente familiar son muy su gusto, mas que cuando la acción se sube a las redes sociales, se vuelven públicas y es por eso que los verdaderos taurinos le están tundiendo con todo y sobre el mismo tema 

Qué les va a contestar el protagonista a los anti taurinos cuando digan que ya quedo demostrado por una ‘figura’ que la Fiesta Brava no es ninguna tradición,  sino un pasatiempo que la gente rica puede practicar en su hogar y que en lo público se podría practicar sin problema, ya sea en los parques o en las plazas de toros.

 
Y que quede claro, que esta cachondeada nada tiene que ver con las corridas que se escenifican en países como Portugal o los Estados Unidos, pues ahí los toreros, rejoneadores y forcados le salen a toros con casta y trapío, no a mascotas y más allá de lo no compatible, hoy Adame está ante una nueva oportunidad de engarzar una faena, lo que en esta feria no ha logrado, pues no hay que confundir una oreja ganada por la vía del nocaut, con una lidia articulada, dominante, completa, hermosa y convincente. Y bueno si triunfa que bien y si no, también, pues ¿quién va a aguantar a los adamistas? que aunque pocos son muy intensos.

‘Desde el carajo’ miran a Madrid  Por Bardo de la Taurina

Enrique Ponce. Foto @Pablo_Cobos Twitter

Comenzare por el principio, que no necesariamente es con lo que debería de arrancar esta columna y es explicando o más bien, refiriéndome al título con el que he cabeceado, ‘Desde el carajo’ es el título de una columna que se ocupa de temas genéricos que sale de ésta misma tinta, toma el nombre de esa canastilla que remataba en las alturas del mástil mayor de las embarcaciones de vela, según definición de la Real Academia Española, sin duda el hecho de mayor envergadura que ha tenido que ver con el carajo lo fue el que se suscitó en tiempos del descubridor Cristóbal Colón, con aquello que pregonó uno de sus navegantes; ‘Tierra a la vista’, precisando; carajo es el punto desde donde alguien a la distancia, vislumbra lo que no todos los ojos pueden ver.

Se podría decir que México taurinamente hablando, tiene la mayor cantidad de carajeros, que a miles de millas náuticas no solo vislumbran sino que juzgan imperativamente como si hubiesen estado montados en el carajo de una nave navegando en Las Ventas, todo esto viene en referencia a lo que en Madrid sucedió el viernes 2 del mes que corre en curso, durante la feria de San Isidro y que en México no se vivió y solo se vio a través de la televisión o de las computadoras en relación a lo que realizó o dejo de realizar su majestad Enrique Ponce, las imágenes satelitales son solo eso, imágenes, que se están sucediendo a 9076 Km. de distancia, pero eso es nada pa’ los exhibicionistas de ambos sexos que con tal de darse a notar en esta tierras de loros y guacamayas están excitados por la forma en que fueron reconocidas las faenas que realizó el torero valenciano.

 Aceptamos la libre expresión de los medios profesionales o amateurs (sin que sea obligatoria la coincidencia) sabemos que existen quienes guardan equilibrio en las redes sociales y quienes juegan a escribir orgasmos o frustraciones, la oscilación va entre que si después de que el torero majo se fue con un metisaca y un pincho, pa’ luego recetar las estocadas de ordenanza, ¿fue atinado el que fuera premiado a peluda por toro?, lo que le valió pa’ salir por la Puerta Grande, acción que resultó justo pa ’algunos e injusto pa’ otros.

En este caso hay cuatro involucrados en la masacre de la cordura o en la alegoría de la justicia, donde los actores principales que lo fueron los toros y el torero, pasan a segundo término, desde acá a quienes se está juzgando es al señor presidente y a la afición madrilista, a usía por haberse hecho eco de la que debió de haber sido mayoría entre algo así como 24,000 almas, ¿justo o injusto el otorgamiento de las orejas?

Por obvias razones, no juzgare al juez de plaza porque ya se sabe que yo estaba en el carajo o sea lejísimos del lugar de los acontecimientos, donde las distancias de los terrenos por más fidedignas que sean las tomas son distorsionadas y se ven en un cuadro y no siempre en el contexto global de la embestida y la salida, no sentí como me dijo alguien que ahí estuvo, cómo se cimbraba la Plaza de las Ventas, cómo los presentes se expresaban en un olé gigantesco, no vi en vivo como se veía la plaza tapizada de pañuelos blancos, no escuche porque me dicen que allá tan poco se escucho reclamos por los premios, ni por la salida en volandas, si todo eso fue excedido, tampoco lo sé, lo que sí sé, es que el maestro Enrique Ponce cambio el curso de la historia y no me refiero a un antes y después de él, porque eso ya lo había hecho desde en denates, aceptando que a lo mejor no es el mejor torero del mundo, solamente es el que le dio y le está dando nombre a esta época del toreo que es la de Enrique Ponce y subrayo que esto no lo digo por lo de esta tarde, que creo quedó a deber pa’ completar el caldo.

Y vuelvo a eso de que cambio la historia porque hoy en pleno junio nos remontó a la Semana Santa, pues hasta donde alcanzo a ver como a consecuencia de su cuarta Puerta Grande, muchísimos aficionados, otros borregos de ocasión y gatilleros de oficio, se están abriendo las venas y las carnes como en cuaresma y otros de euforia siguen aventando incienso por los poros y eso ¡Sí es histórico!

Y solo reconocer la grandeza de Ponce, que quienes lo vieron en la plaza aseveran que esa tarde blindo su toreo de telas con la maestría, el valor, el poderío, la inteligencia, la hermosura, la enjundia de un superdotado y por si algo le faltara, un presidente en la meca del toreo que lo es Madrid, lo consagró con sus decisiones como el torero que mayor polémica ha provocado en las últimas décadas…lo que no es cosa menor.