Aplíquense o me cargo lo que queda de Fiesta Por Bardo de la Taurina.

Ante tanta penitencia por la que le está tocando a la Fiesta a últimas fechas, pensé que el oxigenarse sería un buen paliativo así que buscando entre letras sabias que aunque en lo global son pocas, di con las de Rafael Cardona clavándome en dos capítulos de su libro «Por nosotros y por la ciudad y el Templo Mayor…» uno denominado “Mi Ñero” y el otro “La Ñeriza” y tras encontrar referencias de la gente que mete el frasco a la Plaza México y se sube a general pa’ chupar con el pecho por delante, también nos refiere Rafael Cardona sobre el «Fatal destino de haber nacido indio en un país mestizo que más quiere ser heredero de Cortés que de Cuauhtémoc.»

Nos sigue diciendo Cardona «Y se marcho igualmente el ‘hombre del corbatón’ y nadie hay tampoco en la plaza de toros que lleve claveles para los esforzados novilleros…» nos describe impecablemente el ‘Hotel L´Escargot’ que aunaba como tesoro los cuadros de Ruano Llopis (por cierto el dueño del legendario lugar lo fue Don Manolo del Valle dueño también del cabaret con su nombre en la calle de López en el Centro Histórico, de ahí que gran parte del libro sobre los Pasodobles, El Farolito, Veracruz y los Madriles de Agustín Lara hallan salido de esos lugares.

Y de repente el éxtasis en un capitulo completito dedicado a José Muñoz, “El Negro” que cierra con esta máxima «Porque a estas alturas nadie puede negar que el toro, o el taco sean cultura.»

*El libro fue adquirido en el tiradero o rastro del ‘Callejón del 2 de abril’ a espaldas de la Alameda Central

Aplíquense o me cargo lo que queda de Fiesta (capitulo del libro “4.30, La México”):

Los diez mandatos de la Santita Muerte:

¿Quieren ayudar a inflar a la Fiesta? comencemos por no permitir que desinflen a los toros y que inflen a los toreros.

Crítica sí, pero no joder, buscando llamar la atención.

Poner a un animal al nivel del hombre, provoca a confundir ¿quién es el animal?

“Solo un bárbaro no distingue entre un humano y un animal…”- Fernando Savater, Filósofo

Los enemigos externos crecieron a la par de los internos, por eso son una fuerza que no hay que minimizarla, porque en bloque pesan aunque cada uno vaya por su lado.

La ciencia médica le ha quitado «punch» e interés a las cornadas, pero no olvidemos que siguen siendo el drama protagónico de la fiesta. «Aunque no tan hermoso como una cornada en una plaza de tercera, sin enfermería» (Cita: Dr. Jorge Uribe Camacho la reflexión del sanador médico de lo físico y del alma de los toreros).

Mientras no se diferencié una opinión amateur en Redes Sociales de una profesional, algo anda fuera de lugar, aunque no es ley que los que escriben o medio dicen, sean palabra de fe.

En el toreo la vejez no es sinónimo de capacidad, pero si lo puede ser de terquedad, mientras se piense que todo tiempo pasado fue mejor, cuando simplemente fue diferente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s