Archivo de la categoría: Roca Rey

“No sé si soy el líder o no de una revolución. Eso lo decide el público”: Roca Rey

Resultado de imagen para andres roca rey

Por Ignacio Pelaez.

Andrés Roca Rey (Lima, Perú, 1996) se vino a España para convertirse en figura del toreo. Lo hizo inspirado, desde que nació en su hermano Fernando, también matador de toros. Llegó de la mano del maestro José Antonio Campuzano que desde que lo vio de niño frente al toro quedó prendido de su valor y aptitudes para convertirse en torero de época. Roca Rey llegó a España en 2011 para curtirse en el campo. Como novillero con caballos deslumbró en su debut en Las Ventas abriendo la Puerta Grande. Desde ahí su ascenso a la primera línea del escalafón fue meteórica y desde hace ya dos temporadas compite con la élite de la tauromaquia actual a sus veinte años. Le avalan triunfos en Madrid, Sevilla, Bilbao, Valencia o Pamplona. Triunfos pagados, muchas veces, con sangre.

– ¿Cómo va la temporada hasta el momento?

-Van saliendo las cosas bien, aunque uno siempre busca más y no se conforma con lo que ya se ha conseguido.

– Recientemente ha emergido una nueva generación de toreros que ya comparten cartel con las figuras más veteranas. ¿Lidera usted esa revolución generacional?

-No sé si soy el líder o no de esa revolución. Eso es algo que tiene que decidir el público que va a las plazas.

– De niño se hacía fotos con las figuras con las que hoy compite en el ruedo. ¿Sabía que lo conseguiría?

-Sabía que iba a luchar, a dar todo de mi parte y a esforzarme al máximo por tratar de conseguirlo. Ahora puedo decir que es un sueño hecho realidad.

– ¿Qué le aporta el maestro José Antonio Campuzano?

-Muchísimo, tanto personal como profesionalmente.

– ¿En qué otras figuras de la historia del toreo se fija?

-Sin duda mi mayor referente es mi hermano Fernando Roca Rey, pero me fijo e intento aprender el máximo de los grandes maestros de la tauromaquia.

A los sacrificios que deben hacer todos los que quieren ser figura usted sumó el irse de su casa, de su país, para intentarlo. ¿Fue duro?

-Tenía claro que yo quería ser torero y entendí que para ser figura del toreo tenía que dejar atrás mi país y venirme a España a hacer mi carrera. Fue duro, pero en ese momento era el esfuerzo que tenía que hacer para tratar de ser figura del toreo.

– Su familia lleva años vinculada a los toros; su abuelo administró la plaza de Lima, su tío es rejoneador y ganadero y también está su hermano Fernando, matador de toros. ¿No le quedó otro remedio que ser torero?

-Ser torero era lo que siempre más me ilusionaba desde bien chiquito, y quise serlo porque para mi no hay nada nada más bonito ni que me apasione tanto como esto.

¿Cómo fueron los primeros años en España?

-Por momentos se hace complicado estar lejos de tus familiares, pero es algo que asumí pronto. Empecé toreando becerradas y novilladas sin picadores, luego ya debuté con caballos, la alternativa? y así un largo camino hasta este momento.

– ¿La Fiesta está tan atacada en su país como en España?

-No hay tantos ataques como aquí en España, que son frecuentes y muy desagradables. Me gustaría que nos respeten y nos dejen actuar libremente, ya que nuestra profesión es una actividad legal.

– Hay quien plantea corridas de toros sin muerte ni sangre. ¿El futuro de la Tauromaquia está abocado a ese extremo?

-No sé si será el futuro que nos espera. Habrá que ir viendo cómo va evolucionando toda esta corriente de ataques antitaurinos.

Anuncios

@Taurinisimos 112 – Enrique Ponce A Hombros en Madrid. Recuerdo El Pana y Corrida del Siglo.

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del viernes 2 de Junio de 2017. Conducen Miriam Cardona @MyRyCar y Luis Eduardo Maya Lora @CaballoNegroII.

Actualidad Taurina.

Feria de San Isidro 2017.

Triunfos de Joselito Adame, Roca Rey y Perera.

Puertas Grandes: Diego Ventura y Leonardo Hernández Hijo.

Análisis Puerta Grande de Enrique Ponce el 2 de junio de 2017 en Madrid.

Enlace con Jonathan Aguilera desde Madrid.

Recuerdo de Rodolfo Rodríguez “El Pana”, primer Aniversario Luctuoso y de la Corrida del Siglo 35 Aniversario.

La próxima emisión de #Taurinísimo será el próximo viernes 9 de Junio de 2017 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

FB/Taurinísimo

Feria de San Isidro: Roca Rey quiere el poder, pero no tanto

Roca Rey, en un quite al primer toro de su lote. KIKE PARA.

Por Antonio Lorca

Es muy joven, tan solo veinte años, y ya quiere el poder. Como debe ser, en el toreo, al menos. Muchas figuras empezaron a afeitarse cuando ya estaban en la cima. Y ese parece que es el objetivo de Roca Rey.

Ese fue su mensaje claro ante el tercero de la tarde, un toro manso de libro, que buscó desesperadamente una salida desde que pisó el ruedo; salió suelto de cada capotazo, costó un mundo que acudiera a los caballos, un picotazo en cada uno, difícil empeño el de los banderilleros, y le costó al torero dios y ayuda hacerle un quite porque el animal solo ansiaba el abrigo de las tablas.

Brindó Roca al rey Juan Carlos y recibió por alto al toro cobardón, que volvió a poner pies en polvorosa, como quien huye del diablo. Le robó materialmente dos redondos y uno de pecho, pero ahí parecía que se acababa la pelea.

Consiguió llevarlo a los medios, con la esperanza de que el animal perdiera la querencia, que era lo que no quería perder por nada del mundo, y al segundo muletazo ya corrió hacia chiqueros con la vana esperanza de que la dehesa estuviera al otro lado de la tabla rojiza.

Allí, con el toro entregado ya a su destino, Roca Rey se plantó firme en la arena, le mostró el engaño y el animal sacó a relucir una nobleza desconocida, de tal modo que brotó una tanda de hermosos naturales, humillado el toro y fijo en el engaño, largo y hondo el muletazo, que caló en los tendidos. Otra tanda más, valeroso y decidido el torero, en el mismo lugar, y uno de los naturales desbordó grandeza. Otros naturales de frente y una demostración de valor, de técnica y poderío de un chaval que empezó ayer en esto, como quien dice. Una estocada en buen sitio le permitió pasear una oreja de peso.

Fue esa faena una expresión de valor, de toreo de verdad, de suficiencia y ansia de poder. Fue la transmisión de un espíritu joven, entregado e ilusionado con el triunfo.

Era evidente que Roca Rey quiere el poder.

Pero quedaba el sexto, en el que había que confirmar lo anterior y abrir de par en par la puerta grande. Brindó al público, y toda la plaza esperaba esa reacción de figura que sabe que esa es la tarde en la que debe jugarse la vida para atrapar el poder con las manos. Con esa intención comenzó su faena a un toro manso, que brindó al respetable, y con el que no había lucido con el capote. Firmeza en los primeros compases, pero las asperezas del toro deslucen la ilusión inicial, y el torero deslumbrante se muestra comedido, reservado y se retira de la primera línea de batalla. El animal se viene abajo y él también. Y la puerta grande se cierra y el poder se esfuma. Quizá sea el contagio de las figuras actuales: que el poder no está reñido con la comodidad, que queda mucha temporada por delante.

Otra oreja cortó Perera a un toro bondadoso y de humillada y muy dulce embestida, al que hizo una faena bonita, templada, pero no conmovedora. Algunos redondos fueron grandes de verdad, y uno de pecho, largo, largo y duradero. Pero fue una labor inconclusa, sin colofón ni arrebato. Y no fue buena la impresión que dejó en su primero, complicado, con el que ofreció una preocupante sensación de vacío.

El toro bravo de la tarde fue el quinto, Cojito de nombre, con el que se lució el picador Tito Sandoval, que saludó, tras aguantar con maestría las tres acometidas del animal. Acudió alegre y pronto en banderillas y llegó a la muleta con movilidad y codicia. De rodillas lo recibió entonces López Simón, y aceptables fueron las dos primeras tandas en las que brilló más la casta del toro que el temple del torero. Seguidamente, los pases se acortaron, la labor se vino a menos y el madrileño dio la impresión de estar desbordado. Insistió el torero hasta que el animal se cansó, agotado, y le volvió la cara. Tampoco encontró el camino ante el noble segundo, y todo quedó en unos cuentos redondos desmayados que supieron a poco.

DEL RÍO / PERERA, LÓPEZ SIMÓN, ROCA REY

Toros de Victoriano del Río, bien presentados, astifinos, mansos —especialmente el tercero—, blandos y nobles. Destacó el quinto por su brava pelea en el caballo, y movilidad y codicia en los otros dos tercios.

Miguel Ángel Perera: estocada desprendida —aviso— (silencio); estocada trasera (oreja).

López Simón: estocada —aviso— (ovación); dos pinchazos, media tendida, descabello —aviso— y tres descabellos (pitos).

Roca Rey: estocada —aviso— (oreja); estocada, dos descabellos —aviso— y el toro se echa (silencio).

Plaza de Las Ventas. Vigésima primera corrida de feria, 31 de mayo. Lleno de no hay billetes. Asistió Juan Carlos I.

RECAPITULANDO: La Imposición de Castella – Salida a Hombros pese Fiasco del Palco.

Castella al natural es vencer en el último tiempo de la suerte. FOTO: Toca.
Sebastián Castella al natural es vencer en el último tiempo de la suerte, marca la diferencia en La México. FOTO: Edmundo Toca.

La Plaza México juzga y sin ser, quizá, la más enterada es la que mejor siente: “A corridas caras… orejas baratas” sentencia que responde al nuevo tropiezo del Palco, que con Jesús Morales no se puede. La falta de categoría de la Plaza se la lleva el otrora subalterno hoy metido a premiador taurino de orejas e injustos homenajes. Falla la esperada corrida de Los Encinos por falta de fuerza y casta siendo rescatada por la quietud y exactitud de Sebastián Castella que sale a hombros e impone una seria diferencia con su compañeros de terna.

Por: Luis Eduardo Maya Lora – De SOL Y SOMBRA. Plaza México.

Solo Jesús Morales podría haber estropeado la historia y el resultado final de la corrida para dar al festejo la interpretación equivocada.

De nuevo.

Porque gracias a él, en última instancia, se han lidiado tres ejemplares por debajo del trapío general del encierro y el admitido por la categoría de la Plaza. Así tenemos que el anovillado, aunque inicialmente bravo, para rejones crece y se encela pero no es del todo aprovechado por el potosino Hernández Gárate que varias veces tiene cosido a la grupa al astado pero no emociona porque no templa.

Equivoca al enfriar todo solicitando el sombrero de charro con el que intenta torear pero todo acaba en no romper, además de casi una caída al bajar de la cabalgadura.

Quizá a otro ritmo habría podido ser.

Esta tarde Los Encinos volvían con un encierro completo y, salvo quinto y sexto, el resto ha sido una corrida seria, quizá demasiado retacada, algo zancuda y, lastimosamente, nula para el caballo. Aun así, el encierro promete y cumple solo parcialmente. Sin embargo, una muy interesante y cabal nota, la brinda el que abre plaza, un precioso cárdeno obscuro serio de cabeza.

El ritmo, tan clave en La México,         trata de imponer Castella en cuanto el primero de lidia ordinaria sale, con las verónicas de recibo y las del quite, tras nimio puyazo.

Pero inicialmente, la realización de la lidia, no lo consigue del todo.

Esto es porque al de Los Encinos le sale la edad, para bien de todos.

Expliquemos. Un toro como este, con un pitón izquierdo claro y al que Castella busca imponerle su sitio personal y distancia por alto, cuando toma el engaño abajo tiene la reacción adulta de no tragarse el muletazo cuando tras dos pases, ayudado y del desprecio, engancha y casi derriba al francés.

Y esa ha sido el condicionante de una lidia muy interesante. Quizá, por su dificultad, la faena de la tarde.

Con Castella buscando el sitio exacto para presentar el engaño y ligar por el pitón difícil, el toro le incomoda en los remates de cada pase que incluso le lastima el rostro en un nuevo enganchón y que evita dar la sensación tan manida en esta época, bobería, y la sensación en el tendido es que hay una pelea entre la listeza mustia del toro y el ajuste, retrasado pero sincero del torero.

Por eso, toda la escena en los medios, alterna perfil y tras lo poderosos derechazos, llega la tanda definitiva, orientando la suerte hacia donde la pierna de salida marca, los naturales llegan y barren por completo con la tentación del toro de querer desarrollar mal sentido, Castella se ayuda en el molinete y otro de pecho definitivo.

En aguas profundas, arriesga y gana.

Luego ya, con el toro dominado las dosantinas someten e imponen, cerrado a las tablas, Castella gana la partida y, acaso, pasa de faena al astado al que mata fatal.

Saludos es el resultado.

Entre tanto “El Payo” con un zambombo falto de fuerza y que pone imposible el pitón derecho deja cabos sueltos en un afán de afinar el estilo, desde el vestido que consideramos no ha sido el adecuado, hasta la coletilla, aunque la personificación es sincera forma del elogio, a Octavio García no le viene bien parecerse a nadie, ni en el vestido ni en el peinado.

En esas tarda años en exprimir con su temple y toque el pitón izquierdo del toro, dudas se cargan la faena que, pese a los muy valiosos naturales, acaba pinchada.

Y Roca Rey, sin el mínimo ritmo, confrontado ante su espejo castelista vuelve a verse nublado y gris como el atardecer de tal momento, enganchado y sin fondo en su plan, solo una espléndida estocada, con temple ejecutada, hasta las cintas y de espectacular final para el toro, hacen a muchos que han ido a verle con las ganas de premiar.

Claro, Jesús Morales, no se las aguanta. Protestas y honradez del peruano al devolver el trofeo, no así en la vuelta que vaya que sobraba.

Pensemos es un tema visual.

Lo digo con respeto, por su edad.

Jesús Morales vuelve a cometer la terrible determinación de homenajear a un toro precioso de pinta, berrendo en cárdeno, careto y calcetero, pero sin mayor sustancia al no pelear con la cabalgadura, que protesta y calamochea, gustoso de doblar contrario en la muleta y rascar por ahí como no queriendo.

Esto homenajea Usía, el peor y más bajo criterio de la historia reciente.

Ante ello Castella se ha impuesto, otra vez de afuera hacia adentro, es decir, iniciar poco a poco la invasión del terreno del toro, imantando de temple cada muletazo, desde el inicio por alto y el cambio de mano inicial pese a la protesta, así como en los derechazos muy largos y esforzados de Sebastián cuya entrega trasciende al público.

Que sin ser el consentido, lo tiene entre sus favoritos.

Por su temple porque ha tapado la huida, el probar antes y durante las suertes, así como las vueltas contrarias posteriores a éstas. Y el astado que sale suelto y Castella que se interna, de atrás hacia delante, a las cercanías para el derechazo, posterior cambio de mano y un gran muletazo natural que ligó girando al de pecho.

Desafía de nuevo el retroceder del toro, quedándose muy cerca en el pase de las flores y el de pecho, cerrada la faena, mata al volapié, muy trasero.

Posiblemente la segunda oreja es excesiva, la estocada trasera y el toreo natural demasiado breve, no obstante, su tarde es de puerta grande.

“El Payo” y Roca Rey sin suerte ni temple, incluso incluye un extraño regalo de Roca Rey, se reducen a los males que aquejan al futuro taurino: nula emoción, falta de casta, poco temple y desesperanza.

Pero para eso se es torero para sortear la adversidad.

Para someterla tal como torear, la capacidad de mandar y el arte de imponer.

Texto: @CaballoNegroII.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Plaza México. Temporada Grande 2016-2017. Domingo, Enero 29 de 2017. Décima Segunda de Derecho de Apartado. Más de Un Tercio de Plaza en tarde muy agradable y soleada al principio, sopla el viento intermitente .

8 Toros, 1 para rejones de El Vergel (Divisa Verde, Morado y Amarillo) chico y bravo aunque manseó de la parte final del segundo tercio para adelante, 7 de Los Encinos (Divisa Verde, Azul y Rosa) sobrero de regalo el séptimo. Bien presentada en lo general, salvo los lidiados en quinto y sexto lugares. Débil y descastada, sosa y mansa salvo los dos primeros. Protestón y suelto, manso y calamocheante el cuarto inexplicablemente homenajeado con el Arrastre Lento pese a incontables las vueltas contrarias durante su lidia. Sin pelea mayor con el caballo toda la corrida

El Rejoneador Jorge Hernández Gárate, Silencio. Sebastián Castella (Rosa Mexicano y Oro) Saludos y Dos Orejas. Salió a hombros. Octavio García “El Payo” (Malva y Azabache) Saludos y Silencio. Andrés Roca Rey (Teja y Oro) Oreja con Protestas, Silencio y Silencio tras aviso.

Destaca la cuadrilla del primer espada.

Lunes de @Taurinisimos 94 – Sebastián Castella Triunfa en la Plaza México.

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del lunes 30 de Enero de 2017. Conducen Miriam Cardona (@MyRyCar) y Luis Eduardo Maya Lora (@CaballoNegroII).

Actualidad Taurina. Plaza México Temporada Grande 2016 – 2017.

Análisis corrida de Montecristo y faenas de Juan Pablo Sánchez y de Los Encinos para Sebastian Castella, “El Payo” y Diego Silveti.

Salida a hombros de Sebastián Castella en la Plaza México con los toros Jardinero y Arbolero de Los Encinos.

Reapertura de la Plaza Santamaria de Bogotá con Roca Rey a hombros.

Toros en Juriquilla: 6 De Santiago, 6 para Juan Pablo Sánchez, Diego Silveti y Sergio Flores.

Clip: Despacio – Sebastián Castella.

La próxima emisión de #Taurinísimo será el próximo viernes 3 de Febrero de 2017 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

FB/Taurinísimo

Plaza México Temporada Grande 2017: Carteles LXXI Aniversario – La Medianía y la Esperanza

Los Carteles de La México están aquí… para juicio de todos.
Los Carteles de La México están aquí… para juicio de todos.

De nuevo a medias, con retraso, dejando pasar el tiempo y la emoción de la ilusión y el tan necesario misterio que debe rodear todo acontecimiento taurino, la nueva Empresa de la Monumental presenta su “otra” Temporada Grande casi desde la sombra. Conste que hay carteles que pueden valen y mucho la pena, pero igualmente la mediana de la mediocre repetición de combinaciones ya vistas hasta la saciedad hacen cuestionar la gestión desde el punto de vista artístico y de manejo taurino. Sin respuestas, sin eco mediático, con dos tuitazos y listo, La México busca salir del rezago, cambiando horarios, ajustando precios y con las figuras por delante, dejando, por otro lado fuera al recuerdo y remembranzas taurinos, a Fermín Riviera y, sobretodo, dejando suelta la principal pregunta… ¿Y el Toro? 

Por: Luis Eduardo Maya Lora De SOL Y SOMBRA. Especial.

Sinceramente no podíamos esperar más de la Empresa.

No parece ser el brillo de las ideas o la luz de la imaginación su mayor distintivo porque con la estructura que cuentan todo parece un ejercicio de copiar y pegar. No me refiero solo a los carteles en el fondo sino en la forma de comunicarlos.

Nadie pide tampoco esas comidas de antaño, con mariachi y todo.

Esa época ya pasó.

Sino una estrategia de comunicación, con lo que se tenga, más efectiva. Dos tuitazos y una entrevista tradicional es lo único que La México trae a la mesa.

Es extraño ver como tal estrategia, si la hay, se basa en el mutismo en no explicar ni vender mayor y correctamente los esfuerzos, pocos o muchos, que trae la segunda parte de la Temporada. Esto incluye dejar el misterio que rodea a todo cartel taurino de lado, más en una Plaza de Temporada. Sinceramente, adelantar los carteles tan drásticamente no queda tan bien en una Plaza que, volvemos a lo que decíamos en Octubre, no es una Feria.

Adicionalmente, da la impresión que la Empresa y su cara visible no se siente cómoda sino  ante oficialismo tradicional mediático, muchas veces servil. No hay la intención de ir más allá o de promoverse en otros medios. Tristemente esto es perder terreno, no suena La México, no se promueve, no compra espacios…

Cae en el polvo del olvido.

Cede a la embestida externa.

Y esto se liga a una comunicación centrada únicamente en promover un mes de toros, menos apretado que la vez pasada pero que entra con retraso y a destiempo puesto que deja pasar dos domingos que pudieron haber ocupado espacio en medios y traído ruido al alicaído ambiente taurino,  empezando por el recuerdo de “El Pana”, diez años después de “Rey Mago” y “Conquistador” No hay memoria taurina. Ya sabemos, habría sido tal guiño el gesto taurino, unificador que habría hecho homenaje justo a un histórico de esta plaza.

Una Placa y su consiguiente acto era lo adecuado.

Pero lo imperdonable es no arrancar el día 15.

Porque la noticia de que los domingos vuelven en exclusiva, que la corrida es media hora más temprano habría sido mucho mejor recibida con un cartel de menos relumbrón y más sinceridad, es decir, hechos mayormente que palabreo, algo así como un aperitivo a los demás carteles este mismo domingo.

Falta sensibilidad.

Que domingo sin toros no es domingo…

Y otro elemento punto más que imperdonable. Más allá de cualquier consideración de gusto personal, la ausencia de Fermín Rivera refleja la pieza faltante que hace al conjunto de los carteles tropezar. La no inclusión de Fermín refleja que la Plaza México no representa los intereses de la Afición que, básicamente, no es otro que vivir la Fiesta con la mayor plenitud posible.

Tal como el momento que vive Rivera.

Porque no ha sido por no cortar orejas, de ser así ni Roca Rey, que en La México no ha demostrado ser la figura que promete, ni Arturo Saldívar, que pinchó su dignísima actuación ante el encierro de José Julián Llaguno, estarían programados. La Empresa no quiso darle a Rivera la tercera tarde pues se “desigualaría” de los demás, salvo “El Payo” La México hoy, queda demostrado, no entiende que para torear en enero y febrero debe pesar la categoría, el momento de cada torero más que la numeralia.

Y Fermín pudo tener sitio, incluso en la sexta, ese tan ilusionante encierro de Jaral ganadería con la que Rivera ya triunfó en La México y en la fecha que puede traerse mayor entrada. En contraparte, Fermín debe ser, ya mismo, su propio Juez, no dejar el veredicto de su destino en manos ajenas… Y aun lo puede tener si aprieta más desde ya, si pasa por las batallas sin tomar prisioneros y si La México se concientiza que tanto el torear como hacer carteles no es algo cosa de reducir todo a un solo grupo al que se cobija.

Si se quiere abandonar la medianía.

O a la monotonía.

Porque, igualmente, dejar fuera a Talavante, ni más ni menos, por ya no estar apoderado por el grupo, no es de buenos taurinos. Al contrario, es otra tauro cobranza que termina por pagar la Afición respecto de un torero que quizá tenga mayor conexión con el público que Perera.

Primer cartel y primer repetición. Vuelven Perera y Sánchez, ahora con Montecristo.
Primer cartel y primer repetición. Vuelven Perera y Sánchez ahora con Silveti, ahora con Montecristo.

Con el respeto debido, la ociosa repetición de las fórmulas PereraSánchez y CastellaPayo no viene bien a la Temporada, un simple cambio de posición y la cosa cambia por completo. Cierto es que hay esperanzas en la corrida de Montecristo pero las luces se centran más en la de Los Encinos. Injustamente postergada, revivida para bien en esta Temporada.

La Afición podría volver y meterse a la plaza si, de fondo, la Empresa no equivoca en lo clave que es el toro. Hasta el momento de que la Empresa logre convencer, apoyándose en la Autoridad, de la necesidad de un cambio sumamente necesario en la actitud de los toreros españoles, la duda que reina en la Plaza México seguirá indefinidamente.

Cuando el taurino duda en ir a la Plaza es generalmente porque algo falta en el toro.

En La México, durante la primera parte de la Temporada, reinó la desigualdad.

Y además de ya tener que ver estas ganaderías hasta la saciedad, otra vez, pesa la sombra del anovillamiento y la ya explorada aburrición de la mansedumbre y la sosería. Es por ello que debe la Monumental garantizar, no solo quejarse, de lo difícil que es encontrar corridas ene el campo puesto que quedarán desmentidos si, como se confirma, en febrero y marzo llega el torismo a la Monumental en un posible tercer tercio de la Temporada.

Incluso se habla de una corrida de Piedras Negras

Es por ello que esperanzados estamos de que en el fin de semana de Aniversario -aquí sí debieron ser tres festejos como en diciembre- las figuras no tropiecen de nuevo con la misma piedra y con el mismo pie. La llegada de Enrique Ponce debió ser el 5, fecha  a la que él ha hecho grande y en la que, a pesar de todo, “Zotoluco” debió despedirse, a pesar de todo ocurre con uno de los encierros con los que mejor se ha entendido Ponce en nuestras plazas.

Fernando de la Mora y Enrique Ponce es una combinación altamente exitosa.

Tal como ocurrió en Aguascalientes en 2005 y ese mismo año en La México, la tarde de su primer rabo, aquella corrida grande que funcionó e inauguró una gran época de este hierro puede que traiga la suerte de ver a Ponce una vez más en el epicentro de su triunfo, La México.

Pero no queda todo aquí.

Morante luego del grandioso episodio guadalupano, con Xajay excluida, se empecina en Teófilo Gómez para el cartel grande, el domingo 5 de Febrero y en el centenario de la Constitución. Pone en juego su suerte, como en Febrero de 2007. Lo malo es que lo hace a lado de “El Juli” y todo el equipaje que lo acompaña, difícil siempre para un torero como Morante alternar con el madrileño.

Puede con ello, porque arte mata todo pero, hay que decirlo,  la Autoridad, si la Empresa no lo hace, debe de apretar a “Juli” desde los sorteos para que el piso esté parejo. En medio de eso Luis David Adame al fin llega para confirmar, como Garibay en 2001, al máximo escenario y en la máxima fecha, puede ser la fecha necesaria para proyectarse mayormente.

Ojalá todo esté en su sitio.

Pese a la ya apaciguada polémica de la Ley de Espectáculos vigente que sigue transgrediéndose.

La mayoría espera que Barralva, tras varios escándalos, esté a la altura de Paco Ureña y el murciano, como el ausente tristemente Diego Urdiales el año pasado, a la altura del hecho. Puede que así lo sea, este cartel puede ser de muy alto vuelo y emoción con el renovado Arturo Saldívar la siempre disposición férrea de Sergio Flores.

Diez corridas después, al fin regresa.

Y chocante  vuelta de Joselito Adame tan cuestionable como el sitio que muchos creen que tiene.

O les conviene que tenga.

Su encerrona algo deja claro: el trono está vacío y quizá en tal día pueda marcarse la diferencia si es la cualidad la que se impone para cerrar al final el cartel con el contraste entre el oficio y el arte bajo la buena o gran entrada que esperamos pueda traer Hermoso de Mendoza. Importante la corrida de Jaral de Peñas que será seria y sabemos que podría ser brava, ojalá el cerrojazo remate una segunda mitad que esté a la altura.

Pero alguien me decía en la Navidad de Uriangato que realmente nadie sabe las causas por las cuales la gente “ya no va a los toros” Una bien puede ser la monotonía. Siguen la variedad y la imaginación muy perdidas, casi todos los años torean los mismos toreros a los mismos toros, en las mismas fechas.

Dice un titular aquí en De SOL Y SOMBRA: “La ‘Selfie’ de Todos los Años”

Y es acertado.

Otro tema son los precios, hay un ajuste, casi una vuelta al pasado, solo en mes y medio sabremos si esto ha tenido o no un efecto sobre la Afición y en qué sentido.

Por ello, una corrida de toros, siendo eso, en la presencia, con toreros de esta calidad no puede quedarse en la paradójica simpleza de repetir lo ya visto, enfrentar el juego en una situación distinta con los mismos argumentos, esperando un resultado diferente.

Recuerdo que mucha gente decía que la única virtud del cine de Roberto Gavaldón se basaba en repetir hasta la saciedad las escenas. Hasta que el corte quedara listo.

No se puede esto en el toreo.

Es un arte que no deja lugar para la duda.

Los toros son un arte, su conformación otra.

Y en ella queda la Afición, derrochando su pasión, por increíble que parezca, por el arte taurino, esperemos, tarde con tarde, que el ajuste de formas sea suficiente. Nosotros notamos falta de presencia y de nuevo omisión de formas para con la Afición y el interés propio del espectáculo taurino.

Pero lo que digamos nosotros queda a un lado.

Realmente esperamos, tal como su magnífica respuesta anteriormente (https://desolysombra.com/2016/11/04/plaza-mexico-temporada-grande-2016-2017-carteles-entre-prisas-y-carreras/ ) sus comentarios a los carteles a continuación listados:

  1. DOMINGO 22 de Enero: 6 Montecristo, 6 para Miguel Ángel Perera, Juan Pablo Sánchez y Diego Silveti;
  2. DOMINGO 29 de Enero: Un toro para rejones de El Vergel para el rejoneador Jorge Hernández Gárate y 6 Los Encinos, 6 para Sebastián Castella, Octavio García “El Payo” y Andrés Roca Rey
  3. SÁBADO 4 de Febrero: 6 Fernando de la Mora, 6 de Eulalio López “Zotoluco” que se despide y Enrique Ponce. Mano a Mano;
  4. DOMINGO 5: Corrida del LXXI Aniversario. 6 Teófilo Gómez, 6 para “Morante de la Puebla”, Julián López “El Juli” y Luis David Adame que confirma alternativa;
  5. DOMINGO 12: 6 Barralva, 6 para Paco Ureña, que confirma alternativa, Arturo Saldívar y Sergio Flores; y
  6. DOMINGO 19: Dos toros para rejones de Los Encinos para Hermoso de Mendoza y 6 Jaral de Peñas, 6 para Joselito Adame y dos triunfadores de las anteriores corridas.
  7. DOMINGO 26: 6 de La Estancia 6 para Ignacio Garibay, Arturo Macias y Fermín Rivera. 

Seguiremos atendiendo todos sus comentarios, con respeto y taurinismo, ya que solo la Afición taurina puede devolver al espectáculo sus mejores virtudes.

Suerte para todos.

Twitter: @CaballoNegroII.

Los precios el ajuste llega, salvo en las barreras. ¿Llegará la Afición?
Los precios el ajuste llega, salvo en las barreras. ¿Llegará la Afición?

El Muro de los Mansos – Fallan Xajay y Adame en frustrante Mano a Mano.

Hay un momento en que Adame se encuentra a plenitud, al natural ante
Hay un momento en que Adame se encuentra a plenitud, al natural ante “Martino” de Xajay, el resto es solo contrariedad. FOTO: Emilio Méndez. SuerteMatador.com

La corrida anfitriona por excelencia de la Plaza México falla en el momento menos oportuno, pero ya sabemos, la palabra de los toros no es la de honor y en esas se disculpará el oficialismo. Desafortunadamente, la época actual no entiende de excusas y la Temporada, tras su primera jornada, no enciende sino al contrario, está en el letargo, en la neblina de las prisas y el bostezo de la mansedumbre. Pagado en sí mismo, a disgusto, con el ceño fruncido, Joselito Adame falla al no cuajar al buen primero de cara a su encerrona decembrina que nace cuesta arriba, mientras que ante la pésima suerte, de nuevo, la entrada de Roca Rey a La México tendrá que esperar.

Por: Luis Eduardo Maya Lora – De SOL Y SOMBRA. Plaza México.

Solo por un momento apartémonos de lo único valioso de la corrida y veamos el resto.

Es decir, dejemos de lado la escarchada belleza del que abre festejo para reflexionar y entender que la corrida de Xajay es la mayor decepción de un cartel que cuya conformación final implica las dudas, incluso, de los más fervorosos creyentes. 

Lo que ayer habría sido una entrada de menos con el numerado cubierto, hoy se queda en una muy triste media Plaza. Sumemos las omisiones de forma, el aumento de precios y otras tantas cosas y el cuadro estará completo.

Un mano a mano sin la pasión de antaño, sin detractores ni partidarios, ni rivalidad natural, ni en quites alternan, al contrario. Dos toreros sin contraste porque su estilo es la repetición de otras repetidas formas.

Entre todo ello, cinco de seis xajay fallan.

Estrepitosamente.

El segundo por escandalosamente manso. El tercero por afligido, siempre dispuesto a protestar y defenderse. El cuarto por insulso. El quinto, a pesar de su flojera y flojedad, tiene un momento de querer tomar la muleta desperdiciado por su lidiador y el sexto, un espejismo no obstante el segundo espada hace todo por despertarle, incluso, de más.

Nada, Xajay está seco. Y la Temporada igual.

Volvamos a lo único valioso.

Dentro de cien años el oficialismo de entonces volverá las manos sobre la maquila informativa de hoy y se dirá de una “buena faena” de Joselito Adame. Baja las manos de salida, incluso avanza con sus lances a los medios y el astado, tan escarchado como los célebres cárdenos claros de esta casa, toma largo y sin protestar el capotazo pero con un detalle que sería al final su sino: distraerse al final del remate. Doble, con rebolera y recorte.

Curro Campos pica mal: trasero, tapando y el toro se duerme en el peto. Además sale haciaa el caballo de la puerta y rasca en repetidas ocasiones, incluso previo al cite de frente con el capote por delante y en los medios. Todo esto podría enmendarse con un diestro de mejor acabados en su proceder lidiador, sería una cosa de nada. No es el caso, pues Adame se deja enganchar la chicuelina y permite rascar de nuevo.

El quite dice poco pero ganas hay de aplaudir.

Lo mismo en banderillas, al extremo de sacar al tercio al meritorio Gustavo Campos que muestra que el toro puede ir de largo pero también frenarse. Esto, es soslayado por el espada en turno y tira a la galería, tras sentido brindis fraternal, con un terrible inicio de faena.

La única manera de comprender el procedimiento adamista -tomarse del estribo, tirar la embestida por alto sin dictar él la distancia en toro sino dejarle hacer lo que el toro quiere hasta casi estrellarle en las tablas- es la búsqueda del aplauso pronto y no de buscar lo mejor para el cárdeno que lo resiente saliendo suelto, rasca e incluso se defiende hasta que José alterna lados por bajo hasta trazar el trincherazo más allá de las rayas.

Lo que mal inicia…

Prosigue Adame con la derecha, esforzado con tal de extender el muletazo por bajo con una embestida que, pese a rascar inicialmente, eleva su juego en los medios. Solo que el torero vuelve a permitir, entre otras

Comienzo de faena, Adame insistió pero el cárdeno ha dicho: no.
Comienzo de faena, Adame insistió pero el cárdeno ha dicho: no.

cosas, que el toro tardeé o vuelva a rascar y doble contrario tras el remate arriba.

Entonces, Joselito echa la carne al asador y ahí la deja. Viene la mejor tanda de la faena, tirando del toro, acariciando a temple bueno la embestida al natural, vertical y dúctil la muñeca, encandila con la izquierda para beneplácito de la concurrencia.

Repite la dosis mas no la efectividad de ésta.

Porque la primera de las huidas del cárdeno a tablas ocurre pues Adame le consiente al iniciar la tanda apenas afuera de las rayas e, inoportunamente, se deja enganchar y el muletazo contrario por bajo de remate, conveniente en la tanda anterior, es en esta la puerta falsa para que el toro huya a tablas. José lo intentaría, con la izquierda de nuevo, con el astado a menos y ya no en los medios.

En el arte de decidir está el verdadero arte de torear y en esta faena el principio de Sureda se palpa más que nunca. Adame mira al tendido, desafiante, una de tantas muecas que se le irían borrando durante la tarde. Luego de la siguiente tanda, siempre hacia fuera y en las rayas, el toro viene muy a menos, enganchando la muleta y con la faena a la deriva.

Derechazos, zapatillazo de por medio. Molinetes, aprovechando el viaje. Naturales en pleno engolosinamiento y pasando de faena a un toro que le paga con la misma moneda que Joselito: la indiferencia por sus valores más importantes, entre ellos, la estocada, a la trágala, aprovechándose de que el toro va andando.

Bajonazo artero y desmoralizante a toro arrancado.

Caprichoso destino que no pone ya las cosas fáciles para Adame. Con el difícil castaño tercero no sería y con el intermitente quinto, el torero no pisa el terreno y desperdicia el único momento que tendría el propio toro.

Y quizá el único momento que pueda restar al torero en esta Temporada.

Espero errar, sinceramente.

Así como el ceviche peruano es la sensación mundial -en esta Ciudad lo hay y muy bueno- el toreo de Roca Rey debe tener esa frescura y tal paladeo, lo que no va al echarse de rodillas por mucho que la cara alta del segundo sea. Roca Rey se empeña en la quietud y hace de la caleserina, originaria exquisitez trianera, la forzada composición estática del aguante con ese segundo. Luego del achuchón al inicio de hinojos que provoca la enésima voltereta llega la consecuente aparición del alter ego castelista.

Por eso el arrimón, los toques adelante y atrás, miles de efectos especiales en detrimento del toreo fundamental que pasa por el paquete de los toreros no por la espalda. En descargo, su lote ha sido el peor en muchos años que Xajay haya mandado. No requerimos se construyan muros en el norte, aquí abajo hay uno, casi infranqueable, la mansedumbre.

Para el olvido el cuarto pese al buen quite por tafalleras.

Roca Rey en plena saltillera, quietud y arrojo.
Roca Rey en plena saltillera, quietud y arrojo.

Todavía hay un momento cumbre en el sexto.

Un quitazo por saltilleras, hay dos fenomenales y el remate cumbre, en plenos medios, canto a la quietud y el estoicismo. Su urgencia por hacer las cosas a favor del manso no es agradecida por el astado que se rompe para siempre quedando solo la esperanza de que sea con Barralva la real aparición de Roca Rey en La México.

Que necesaria es.

Recuerdo el 2008, el cinco de febrero estaba Joselito programado para confirmar de manos de José Tomás el día que se hizo el favor de dejarse se televisar. No pudo ser por la cornada en los Altos de Jalisco.

Ocurre esta vez que Joselito no le puede confirmar a Luis David, como la mansedumbre, lamentable, el azar vuelve a aletear en la Fiesta.

Así es esto, unos las firman, otros las torean…

La cosa es que siempre, todas, sin excepción, las sufre el que paga.

Por cierto, este año mucho, quizá demasiado. Esperemos sean exigentes.

Texto: @CaballoNegroII.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Plaza México. Temporada Grande 2016-2017. Domingo, Noviembre 13 de 2016. Segunda de Derecho de Apartado. Menos de Media Plaza en tarde fresca con cielo encapotado y muy leve viento sin llegar a molestar la lidia.

6 Toros, 6 de Xajay (Divisa Obispo, Verde y Rojo) variopinta y desigual, con cara la mayoría y en el tipo de la casa. Mansos en general y descastados con mucha sosería y poco juego, salvo el primero de la tarde, precioso cárdeno claro, nombrado “Martino” con el hierro de Villar del Águila, lo mismo del segundo, número 110 de 512 kgs., aplaudido de salida, pese a rascar y terminar soso con la cara arriba, ha tenido dos tercios y medio con disposición a la bravura, ovacionado en el arrastre, mientras el resto ha sido completamente pitado.

Joselito Adame (Gris Perla y Oro) División, Pitos y Silencio. Andrés Roca Rey (Tabaco y Oro) Saludos, Silencio y Palmas.

El festejo queda en Mano a Mano tras no sustituirse al confirmante Luis David Adame inicialmente anunciado pero incapacitado por lesión en el hombro izquierdo.

Saluda Gustavo Campos tras finalizar el tercio de banderillas del primero de la tarde. Fatal al intentar banderillear durante toda la tarde, Alfredo Ibarra. Destaca a caballo el picador jalisciense David Vázquez.

La Porra Libre, A.C. entregó al terminar el Paseillo el trofeo “Manolo Martínez” a Joselito Adame como triunfador de la Temporada Grande 2015-2016.

La escarchada, cárdena belleza de
La escarchada, cárdena belleza de “Martino” de Xajay lidiado en primer lugar ayer en La México muestra la esperanza y a la vez, su juego, la frustración de la tarde. FOTO: Emilio Méndez. SuerteMatador:com

@TAURINISIMOS Segunda Temporada – PREVIO Temporada Grande 2016-2017 #Toros. #Televisión.

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del viernes 11 de Noviembre de 2016. Conducen Miriam Cardona @MyRyCar, Luis Eduardo Maya Lora @CaballoNegroII y Miguel Ramos @migue_ramoss.

Actualidad Taurina. Plaza México Temporada Grande 2016-2017. Análisis de la jornada inaugural.

Previo carteles:

Bernaldo de Quirós para “Zotoluco”, José María Manzanares y Alejandro Talavante. Xajay para Joselito Adame y Roca Rey en Mano a Mano.

Recuerdo de Ernesto Navarrete y Salazar “Don Neto” Decano de los cronistas taurinos tras su fallecimiento esta semana.

Faena de Guillermo Capetillo a “Marinero” de Vistahermosa en la Plaza México en 1992.

La próxima emisión de #Taurinísimo será el próximo viernes 18 de Noviembre de 2016 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

FB/Taurinísimo