Archivo de la etiqueta: ENRIQUE PONCE

Palillo Álvarez se retira como empresario de la Santamaría con Ponce y Adame en mano a mano

La última y nos vamos.
La última y nos vamos: ¡pero por unas cubas! … que para el 26 de octubre todavía falta mucho.

Pablo Álvarez “Palillo”, después de 5 años al frente de la Plaza de Toros Santa María de Querétaro, se retira y lo hará en grande el próximo 26 de octubre con un mano a mano entre Enrique Ponce y Joselito Adame con toros ‘aún por designar’.

Uno de los puntos que más le ha criticado la afición a la empresa PAL TORO es la falta de formalidad al anunciar los carteles completos, es decir: TOROS y ALTERNANTES como Dios manda…

De SOL y SOMBRA – Redacción.

En presencia de Joselito Adame y Santiago Zendejas se anunciaron los pormenores de la última corrida de toros en la plaza Santa María por parte de la empresa PAL TORO.

Palillo Álvarez director de la empresa expresó estar muy contento con su desempeño al frente de la plaza, pero por cuestiones personales se retiran, “los costos para organizar una corrida en la actualidad son muy altos y para que la gente venga tenemos que tener los precios accesibles para que la plaza se llene” menciono entre otras cosas el empresario Palillo Álvarez, dándonos a entender que el negocio de montar festejos en la Santa María ha dejado de ser lucrativo, por lo menos para su empresa. Aunque también menciono que el fin principal de su empresa no es necesariamente el económico, sino la difusión de la fiesta brava.

Por su parte Joselito Adame agradeció a la empresa de Palillo por tantos buenos momentos, ya que lo llevaron en 5 ocasiones y afirmó que quiere despedir al empresario -pero especialmente a la afición queretana- con un gran triunfo ante Enrique Ponce.

La venta de boletos iniciará el próximo lunes 15 de octubre a partir de las 10 am, en las taquillas de la plaza y el festejo se celebrará el 26 de octubre a las 8 PM.

Hace poco más de un año PAL TORO celebró el 7 de abril un mano a mano similar en la Santa María con Enrique Ponce, pero con El Payo que a la postre sería el triunfador del festejo y la presentación del rejoneador Santiago Zendejas. En aquella ocasión la plaza registro una media entrada.

¿Podrán está vez abarrotar el coso queretano?

La moneda esta en el aire para Palillo y compañía.

Twitter @Twittaurino

Anuncios

¿Soy Churpio? Por Bardo de la Taurina

Las administraciones que les operan el giro a los señores que ponen el dinero pa’ hacer empresa en la Plaza México, muy recurrentemente son avasallados por diversos problemas, unos externos, otros naturales y otros que se provocan ellos mismos, como lo pudiera ser el caso de no comprender que en la vida unas cosas son lógicas y otras no lo son, como lo es el hecho de amarrarse a un barrote las manos a la hora de armar una temporada y convertir ésta, en una mazmorra donde no se pueden mover libremente de acuerdo a los devinieres que vayan dando los toreadores, partiendo del principio de que los carteles se arman con varios tipos de toreros, los figurones, que vamos ubicándonos en el caso presente de las novilladas ¡figuras no hay!, toreros de atracción en la actualidad solo hay uno que lo es Roberto Román, por el tipo de su toreo que empezó siendo de escándalo y ahora anda en lo morboso, luego dos novilleros interesantes que lo son Francisco Martínez y Héctor Gutiérrez, más uno de arte que lo es José María Mendoza, el que por cierto inexplicablemente no está en las novilladas que se van a dar durante este mes.

Hasta ahora no ha habido triunfos de imán y lo escabroso es, que me da la impresión de que están buscando a como dé lugar que Héctor Gutiérrez se convirtiese en el torero triunfante y arrasante pa’ que con ese halo gloriosos maten dos pájaros de un solo soplido; por nada de dinero, bueno por un autógrafo Poncista traerlo el 4 o 11 de noviembre a auténticamente abrir la temporada con su alternativa plena de justificación por ‘su triunfal’ actuación, lo cual no ha sucedido y con ello como monaguillo abrirle a su majestad Enrique Ponce, y por favor antes de terminar de tirarme de churpio ¿o de majareto? Pa’ asegundar pregunto ¿hace cuantos años que a un torero no le firman tres festejos y uno en automático que es el de triunfadores?, ¡Vamos, ni a Ponce!

Y aquí viene lo de la atadura de manos ¿Por qué el domingo hay que chutarnos por tercera ocasión de a caballito a Héctor Gutiérrez?

La temporada de invierno según dicen en los chismorreos se va a encender como ya dije; la primera quincena del mes de noviembre, de ser así la pregunta sería ¿la tienen estructurada con carteles inamovibles?, si, sí es la respuesta, solo hay una explicación, la lección no se aprendió ¿y saben quiénes van a ser los primeros en mostrar su inconformidad?, pues los asientos vacíos, como está sucediendo en la temporada de novilladas, donde la cosa comenzó flaca y ya va en anoréxica.

Diego Ventura y Enrique Ponce juntos en San Luis Potosí

De SOL y SOMBRA.

La afición taurina en la capital potosina estará de gala con el anuncio de la corrida del Aniversario 123 de la Monumental Plaza de Toros El Paseo.

La corrida será el próximo viernes 2 de Noviembre a las 8 de la noche con el rejoneador español Diego Ventura y a pie Enrique Ponce, Fermín Rivera y Sergio Flores ante 8 toros de diversas ganaderías.

Los boletos podrán adquirirse a través del sistema superboletos o en las taquillas de la plaza a partir del miércoles 3 de Octubre.

Twitter @Twittaurino

Plaza México: Enrique Ponce inaugurará la Temporada Grande 2018-19

De SOL y SOMBRA.

Corre en la rumorología de las redes taurinas (antes mentideros taurinos) la noticia de que Enrique Ponce inaugurará la próxima temporada grande de la Plaza México, que podría ser el próximo 11 de noviembre.

Previo al festejo inaugural de la Plaza México, Ponce estará presentándose en San Luis Potosí el viernes 2 noviembre junto a Diego Ventura, el mismo día que Andrés Roca Rey actuará en Morelia con Juan José Padilla y en Guadalajara el 4 de noviembre.

El cartel de la México lo completarían Luis David Adame y Michelito Lagravere que estaría confirmando alternativa, ante un encierro que podría ser de la ganadería de Bernaldo de Quirós.

Podrían surgir algunos cambios en el cartel, pero Enrique Ponce se mantendría firme en los planes de la empresa para abrir la temporada grande.

Habrá que esperar el anuncio oficial, pero cuando el río suena, agua lleva…

Twitter @Twittaurino

Mérida: Temporada Taurina 2018-19 / Un elenco que promete

Cartagena abre en Mérida, donde se suman Padilla, Ventura y Ponce.

Roca Rey el gran ausente hasta el momento en el elenco.

Por Gaspar Silveira Malaver.

Pocas veces los cosos de la provincia mexicana se pueden dar el lujo de lo que la Plaza Mérida tuvo la tarde de este viernes.

La empresa Toros Yucatán, que en su serial anterior causó expectación por la catadura de sus encierros, volvió a ponerse en el ojo crítico al presentar cinco de los carteles de la temporada que arranca el domingo 21 de octubre próximo. No es fácil, como dijeron, llegar y presentar combinaciones, menos con lo movido de la baraja que presentaron.

“Temporadón…”, fue la definición de Antonio Rivera Rodríguez, crítico taurino del Diario, conforme iban levantándose las cortinas negras que cubrían los caballetes con las carteleras.

En la primera de siete tardes de toros de octubre a marzo, la empresa de Alberto Basulto Soberanis y Alberto Hagar Goff montará una tarde mixta con Andy Cartagena, una de las figuras del toreo a caballo, y los mexicanos Gerardo Adame y Diego Silveti, con seis toros de Jorge de Haro.

Y, ante un salón con “lleno de no hay billetes” en Fridays de City Center, se descubrieron otros cuatro carteles para su primera parte, en los que presentará a figuras de España, de México y tendrá una ventana abierta para la tauromaquia de Yucatán.

Así, para el 11 de noviembre se anunció a la ganadería yucateca de Quiriceo para el español Manuel Escribano, el aguascalentense Arturo Macías “El Cejas” y Ángel Lizama “El Papo”, en su primera actuación como matador de toros en el coso de Reforma, justo en la temporada del 90 aniversario del considerado templo de la tauromaquia del Sureste.

“Esto representa mucho para Toros Yucatán”, dijo Basulto Soberanis mientras el doctor Tomás Díaz Echeverría descubría el programa que marcará el retorno de sus astados a la Mérida.

“Y para mí, es igual una satisfacción enorme. Siempre pensé que algún día regresaríamos a una corrida en la Mérida”, dijo el ganadero, quien arrancó la primera ovación fuerte de la jornada.

El tercer cartel presentará la despedida de México de Juan José Padilla, el “Pirata” del toreo, al lado de Uriel Moreno “El Zapata” y Gerardo Rivera, en corrida de banderilleros, con seis ejemplares de Begoña. Padilla era uno de los objetivos desde la temporada anterior para Toros Yucatán, que, igual, amarró en sus viajes a España a un rejoneador clave desde hace años para su empresa.

Para Año Nuevo, en la tradicional corrida de rejones, echarán un novillo al yucateco David Cesa, en un cartel que marcará el retorno de Diego Ventura, primera figura española, quien cinco años antes también tuvo a la Mérida como plaza talismán en su estreno en México.

“Con Andy y con Diego, la temporada tendrá a dos de los mejores rejoneadores del mundo. ¿Qué si vendrá Pablo Hermoso de Mendoza para la parte final? Nosotros estamos abiertos para cualquier torero, para las figuras, así que si se alcanza un acuerdo, tendremos a Pablo también”, dijo Hagar Goff.

Para completar su quinteta de carteles, en la tarde del aniversario 90, el domingo 27 de enero habrá un mano a mano entre Enrique Ponce, una de las grandes figuras de todos los tiempos en el mundo, no sólo de España, con Joselito Adame, el mexicano que más torea en España. Despacharán ejemplares de Bernaldo de Quirós.

“Armar los cinco carteles y poder presentarlos en una misma tarde es algo que no se puede lograr fácilmente. En España y Francia es posible, en México no. Y aquí los tenemos”, dijo Hagar Goff.

“¡Importantísima temporada para festejar dignamente los 90 años de la Plaza Merida. ¡Carteles de excepción ! Y balanceado el interés de los taurinos yucatecos, por un lado figuras del más nivel de la baraja taurina y por otro lado toreros y toros yucatecos. Un gran acierto. Y un gran regalo para los aficionados a la más bella de todas las fiestas”, nos comentó ayer Héctor Navarrete Muñoz, empresario y aficionado de cepa.

Serán en total siete tardes que tendrán en esta temporada, que ya presentó su primer lleno en el lanzamiento, donde, igual tuvieron ovaciones con fuerza los toreros de casa. “He estado soñando con una aparición así”, dijo Ángel García, cobijado por sus padres, vestido de elegante guayabera, tras saludar la ovación cuando fue anunciado para lidiar la de Quiriceo. “Me estoy mentalizando en esa corrida. Cada semana voy a la ganadería para familiarizarme con esos toros”.

David Cesa no paraba de emociones. “Ya me tocaba… Ya me tocaba”, dijo el rejoneador, quien va en una tarde emblemática: Año Nuevo, con una figura mundial como Ventura.

Publicado en Yucatan.com

«Tengo la sensación de que Roca Rey está tocado por una varita»: Enrique Ponce

Ponce, en redondo con el primero de la tarde. :: Justo Rodríguez.

Por Pablo García M.

Enrique Ponce mantenía un semblante satisfecho tras pasaportar al segundo de su lote, con el que fue ovacionado después de una de sus características faenas de absoluta maestría: «Me he encontrado muy bien toda la tarde. Era impresionante ver la entrada que había en la plaza y cómo nos ha tratado el público. Me he sentido muy arropado en todo momento», explicaba el diestro de Chiva.

Parece que no hay manera de lograr esa puerta de grande de Logroño que tanto anhela…

– La tarde ha empezado muy bien. Mi primer toro ha tenido calidad, le he podido hacer las cosas muy a mi gusto, y esa oreja me ha venido interiormente muy bien. Creo que he estado por encima de él en todo momento.

– ¿Y el segundo?

– Le ha faltado fondo para terminar de romper la faena. Le hemos hecho todo a su favor en todos los capítulos de la lidia. Yo sabia que no se le podía exigir demasiado y que había que llevarlo a media altura. Al final de la faena, cuando le he intentado dar las ‘porcinas’, él ya ha dicho que no iba más allá. Pero bueno, el público ha podido disfrutar de mi tarde.

– ¿Qué le ha parecido la entrada?

– Es impresionante ver así la plaza. El ambiente que se respira en una corrida con tanto calor de la gente es algo verdaderamente indescriptible.

– ¿Parece usted incombustible?

– Son muchos años pero me encuentro muy bien. Creo que estoy realizando una gran temporada y estoy satisfecho porque me veo muy bien en todos los sentidos. Ahora ya se va terminando la temporada y uno piensa en seguir mejorando cada día.

– ¿Qué le parece Roca Rey?

– Es un torerazo. La verdad es que nos tiene impresionados a todos por su capacidad. Da la sensación que no le pesa nada ni la exigencia ni la dureza de una temporada exponiendo tanto cada corrida.

– ¿Cree que se ha convertido en el sucesor de las actuales figuras?

– Tiene toda la pinta, porque es capaz de emocionar a la gente, posee un carisma especial y tiene valor y registros. La verdad es que lo que pienso de él es que está tocado por una varita.

– ¿Piensa que es bueno para la tauromaquia que surja un diestro de sus características e incluso que sea del otro lado del charco?

– Es estupendo para todos y ese matiz, que sea peruano, también es relevante para la afición de todos aquellos países hermanos. Yo lo conozco desde que era un niño y me alegro una barbaridad por él y por toda la tauromaquia.

Publicado: La Rioja

Corridas Generales de Bilbao: Desanimación e indiferencia ante un desfile de inválidos “new age”

Por Luis CuestaDe SOL y SOMBRA.

A la corrida del clavel se la acabaron los toros que fueron una ruina total, ninguno de los toros de Nuñez del Cuvillo daban para más: flojos y mansos en líneas generales. Los toreros también llevan la culpa. Es inútil ya apuntar corruptelas o denunciar el estado de la fiesta: porque en resumen la fiesta esta como la quieren los taurinos, que parece que nos dicen en cada tarde: o la tomas o la dejas.

Previo al festejo, las declaraciones del ganadero “New Age” Álvaro Nuñez de la Campa, cayeron como una estaca sobre el corazón vampiro del mundo taurino, al afirmar (dicen los presentes que hasta con cierto aplomo): “Esto es muy simple: la gente paga por ver un espectáculo y divertirse. La gente no va a ver un toro, van a ver toreros” palabras fuertes y esquizofrénicas de un criador de reses (supuestamente) bravas.

Quizás por esta razón a Nuñez de la Campa no le importo que sus animales fueran solo fachada, muy serios todos, pero que perdían la pata a la primera oportunidad y, a la hora de embestir, mostraban una enternecedora mansedumbre.

Pero aquí el único sorprendido será el aficionado, para los taurinos profesionales esto no es sorpresa. Ellos saben perfectamente lo que embarcan. Ya sea por mediación de expertos conocedores o de algunos ganaderos “New Age” como Alvarito. En resumen la gente de Ponce, Manzanares y Roca Rey sabe perfectamente lo que embiste y lo que no; lo que tiene peligro y que hay que evitar al máximo y lo que tiene comportamiento borreguil disfrazado en algunas ocasiones de clase.

Ante esta carne de matadero; es decir, lo que no tiene lidia. Ponce le plantó cara al cuarto que tuvo mas movilidad en un meritorio muleteo de generosa entrega que finalmente emborrono con el descabello, después de tirarse a matar con mucha verdad en el primer intento.

E83020B1-B72B-4F1E-B5C4-FF099036955D

Manzanares anduvo ausente, incluso cuando intentaba trazar algunos muletazos sueltos, los cuales ejecutaba descargando la suerte, y por esta razón carecían de emoción y acababan en el olvido.

El que estuvo por encima del bien y del mal fue Roca Rey, aunque no paso totalmente desapercibido, ya que con su primero destacó no exactamente por su arte (en el sentido que le dan actualmente los públicos al arte) sino por su valentía y su pundonor.

Al final nos quedamos nuevamente con la sensación de que actualmente todo es conformismo en la fiesta, así sean toros, toreros, autoridades y hasta el público, porque no crea usted que se armó la bronca gorda en Vista Alegre; nada de nada, la mayoría no dijo ni pío.

Vaya regalito que les hicieron las figuras y las autoridades al público inocente, con todo y turistas incluidos, algunos que habían acudido desde sus países de origen muy ilusionados a presenciar una corrida de toros histórica.

¿Así es como quieren hacer afición?

Nuñez del Cuvillo / Ponce, Manzanares y Roca Rey

Toros de Nuñez del Cuvillo bien presentados y serios; todos también flojos y la mayoría absolutamente descastados; ninguno dio juego, excepto el lidiado en cuarto lugar que tuvo más movimiento que el resto.

Enrique Ponce, silencio y en el cuarto aviso y ovación con saludos.

José María Manzanares, silencio en su lote.

Roca Rey, ovación con saludos y silencio.

Plaza de Vista Alegre. Cuarta de feria. Tres cuartos de entrada.

Twitter @LuisCuesta_

Alicante: Una encastada corrida de Garcigrande

Enrique Ponce y El Juli, a hombros en el cierre de la feria de Hogueras. TESEO.
Enrique Ponce y El Juli, a hombros en el cierre de la feria de Hogueras. TESEO.

Por Vicente Sobrino.

La corrida de Domingo Hernández, con los dos hierros de la casa, tuvo lo que no suele tener el toro moderno: casta. Fue corrida interesante en diversos niveles, con toros de gran juego para el torero, como el lote de Ponce y el primero de El Juli; otro, como el sexto, obediente y muy noble, un tercero que se puso complicado y un quinto que prometía lo mejor de todos, pero que al final pagó con creces la exigencia en los dos primeros tercios y terminó acobardado y manso. Pero, en fin, corrida que nunca perdió el interés.

La pelea del primero de la tarde fue un espectáculo. En estos tiempos que corren, poco visto. El de Domingo Hernández, toro regordío y cómodo de cara, se empleó, empujó con todas sus fuerzas y con las mismas se llevó caballo y picador hasta el mismo platillo. En pelea monumental, metiendo los riñones. El picador se cogió bien y le pegó un puyazo en toda regla. Ni los más viejos del lugar recordaban pelea semejante: monumento al tercio de varas. ¡Ya era hora!

Con pujanza, con la bravura demostrada e intacta, llegó el toro a la muleta de Ponce. Antes, en banderillas, corretón y algo distraído, bajó de nota. Pero volvió a recuperar nivel en el tercio final. La faena de Ponce, pausada, de buen ritmo, pero sin terminar de redondear las series. En todas hubo bellos pasajes, pero también faltó la continuidad deseada. Gran fondo del toro. En un descuido de Ponce, la bravura del animal hizo hilo al torero, lo persiguió y a punto estuvo de cazarlo. Labor muy larga, prorrogada por el descabello, por lo que llegó un aviso antes de entrar a matar y otro con el toro amorcillado ante la espada de cruceta. A tan gran toro lo despidieron con una ovación en el arrastre.

Sin el nivel tan cálido del primero, pero noble y obediente sin condiciones, el cuarto de la tarde, con el hierro de Garcigrande. Toro más de acuerdo con los tiempos que corren: toro de la modernidad. Fue dos veces al caballo, discreto la primera vez, defensivo en la segunda y muy suelto y corretón en banderillas, provocado, quizás, por una lidia deficiente. Vista que la cosa pintaba a favor de corriente, Ponce atacó desde el primer momento. Ataque frontal, sin descanso; también sin reservas. En faena tan afanosa, entró de todo por el mismo precio. Hubo muletazos reposados y otros de rabiosa actitud. Los circulares y las poncinas finales pusieron la plaza rendida a los pies del torero.

Otro gran toro fue el segundo. De menos presencia que el que abrió la corrida, pero dentro de la normalidad. Se dejó, sin más, en varas, pero fue una máquina de embestir a la muleta de El Juli. Fijeza, prontitud, son, el hocico arrastrado por la arena; un toro sin pegas y con muchas virtudes. La respuesta de El Juli fue total. Ligero en ocasiones, pero el mando como principal virtud y el temple, hicieron lucir al máximo al toro. Los cambios de mano, las series, sobre todo sobre la mano derecha, en bucles continuados, llevaron la faena a su máximo esplendor. El corolario fue de gran pegada: tres circulares invertidos, ligados entre sí, que el toro admitió como si fuera el primer muletazo de tan larga faena. Toro de vuelta al ruedo, que el presidente obvio. Ni se enteró, vamos, de tan gran animal.

El quinto prometía mucho, tanto que El Juli le hizo una verdadera faena con el capote: hasta tres quites, tres, después de acudir el toro al caballo al relance, emplearse y desmontar al de tanda. Tres quites, que se dice pronto, de una tacada: por lopecinas, por faroles y por chicuelinas, más los respectivos remates de medias o largas. Todo un repertorio a toro también pronto, codicioso e incondicional. Pero tanto capote pareció pagarlo luego. En banderillas el de Garcigrande se hizo el amo del ruedo, pero ya en la muleta se acobardó a las primeras de cambio. Se salió distraído de los muletazos y El Juli no logró sujetarlo. Los intentos fueron vanos, hasta que el toro, ya sin disimulos, buscó las tablas por donde huir o refugiarse.

El tercero de la tarde fue de esos toros que piden el carnet profesional en primera instancia. Mal picado, se defendió en el peto con la cara arriba y a tarascada limpia. Cogió de muy mala manera al banderillero Alberto Zayas en su turno y los momentos muy dramáticos se saldaron con la paliza consiguiente pero, por fortuna, sin mayores consecuencias. El toro, muy avisado, encastado, llegó muy enterado a la muleta. Cayetano no entregó las cartas, ni echó la toalla. Su respuesta fue responsable, valiente, de amor propio, ante toro que tenía mucho que torear. No cedía el toro en sus exigencias, que salía de la suerte distraído y buscando no se sabe qué, ni facilitaba posturitas más o menos estéticas. Cayetano, firme, se hizo con la situación aunque el lucimiento del toreo moderno no entraba en esta ocasión.

El toro que cerró la feria, de preciosa pinta amelocotonada, derribó con estrepito y codicia, pero fue mal picado en la segunda entrada. Fue un tren en banderillas, encastado, pero resultó obediente y noble para la muleta. Y de nuevo un Cayetano responsable, en faena sin lucimiento, sin acople con el toro, pero con el amor propio por bandera. No se rindió en ningún momento, aunque los muletazos no resultaran ni completos ni redondos. Le agradecieron sus disposición, pero con la impresión de dejarse algo en el camino.

GARCIGRANDE, HERNÁNDEZ / PONCE, EL JULI, CAYETANO

Cuatro toros de Domingo Hernández y y dos Garcigrande, -4º y 5º-, de correcta presentación. Encastados en líneas generales, con tres toros de gran juego: primero, segundo y cuarto.

Enrique Ponce: _aviso_ estocada trasera y baja _segundo aviso_ y cinco descabellos (saludos); estocada trasera y tendida _aviso_ (dos orejas).

El Juli: estocada algo caída (dos orejas); pinchazo hondo y descabello (saludos).

Cayetano: pinchazo y estocada hábil (saludos); pinchazo _aviso_ y estocada (palmas).

Plaza de Alicante. Quinta y última corrida de Hogueras. 24 de junio. Tres cuartos de entrada.