Archivo de la etiqueta: Victorino Martin

Calasparra, un oasis torista en plena región de Murcia

Seis novilladas de distintos encastes conforman cada año la Feria del Arroz.

Septiembre, en el mundo del toro, es el mes de los novilleros. En Arnedo (La Rioja), Villaseca de la Sagra (Toledo), Arganda del Rey (Madrid) o Algemesí (Valencia), los principales integrantes del escalafón menor compiten cada año en los certámenes novilleriles más importantes. Huérfanos de oportunidades, estas localidades son su única esperanza. La meta: entrar en las escasísimas novilladas que se programan en las grandes ferias y llegar con cierto ambiente a la alternativa.

Pero en esta lista de pueblos que apuestan por los más jóvenes destaca uno muy particular: Calasparra, un municipio de poco más de 10.000 habitantes que se encuentra en el interior de la Región de Murcia. Dos son sus señas de identidad: el arroz, de los mejores del país, y los toros. O mejor dicho, sus novilladas. Desde hace casi 30 años, durante la primera semana de septiembre, en Calasparra se celebra la Feria del Arroz, un ciclo taurino compuesto por media docena de festejos menores.

El novillero francés Adrien Salenc, formado en la Escuela Taurina de El Juli, ha sido el último ganador de la Espiga de Oro, el máximo galardón de este certamen por el que compiten cada año 18 jóvenes. Los toreros son importantes, obviamente, pero en Calasparra el verdadero protagonista es el toro. Desde por la mañana, en los encierros que atraviesan el centro de la localidad, hasta bien entrada la noche, varias miles de personas participan de unas fiestas eminentemente taurinas.

Al contrario que en la mayoría de pueblos y ciudades españolas, en Calasparra no se ha roto el vínculo entre la sociedad, el pueblo, y la tauromaquia. La fiesta se vive como algo propio, una tradición sin ideología. Actualmente, en la población gobierna el PSOE. Su alcalde, José Vélez, se sube cada tarde al palco para presidir las novilladas. Y, como la mayor parte de los aficionados del lugar, es exigente.

Esa es precisamente otra de las características de esta feria. La mayoría de ejemplares que se lidian lucen un trapío espectacular que nada tiene que envidiar al de las plazas de primera categoría; en Calasparra gusta el tercio de varas y se presiona para que se ejecute en todo su esplendor; además, rara vez se concede un trofeo no merecido ni bien ganado.

De ello se ocupa el alcalde-presidente y, sobre todo, la afición. Una afición capitaneada por la Asociación El Quite, nacida en el año 2003 y de marcado acento torista. Su lema lo dice todo: “El toro-toro, base de nuestra fiesta. No al fraude”.

Aunque reconocen que no ha sido fácil, su lucha contra el sistema taurino en favor de una fiesta íntegra con el toro encastado como protagonista ha dado sus frutos. Solo hay que echar un vistazo al elenco ganadero de esta última Feria del Arroz: Miura, Adolfo Martín, Prieto de la Cal, Valdellán, Villamarta y Castillejo de Huebra. Seis novilladas, seis encastes diferentes.

Una diferencia abismal con Murcia, la capital, que también celebra estos días su feria taurina. Allí, bien escogidas para uso y disfrute de las figuras, las divisas elegidas han sido Parladé, Daniel Ruiz y Victoriano del Río. Tres corridas, misma procedencia. Eso, por no hablar de la ínfima seriedad de las reses reseñadas.

Pero es que, además, la Feria del Arroz no se reduce a lo acontecido cada tarde en la plaza de toros; durante todo el día, las distintas asociaciones y peñas organizan numerosos actos culturales con los protagonistas del festejo. Tertulias, charlas, exposiciones… Todo con el objetivo de seguir sembrando afición. Y, a tenor de la afluencia de público y de la pasión con la que viven la fiesta jóvenes y mayores, lo están consiguiendo.

Como los galos que resistían ante la dictadura romana, Calasparra resiste a contracorriente frente a un sistema poderoso y en medio de un desierto en el que reina el triunfalismo y el fraude. Por todo ello, su caso es especial. Por ello Calasparra es un oasis, un milagro.

Publicado en El País

Anuncios

@Taurinisimos 156 – PREVIO: Polémica Carteles Feria de San Marcos Aguascalientes, 2018.

La Feria de San Marcos y sus 190 años se festejan taurinamente y sus carteles se analizan en @Taurinisimos.

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del viernes 30 de Marzo de 2018. Conducen Miriam Cardona @MyRyCar y Luis Eduardo Maya Lora @CaballoNegroII.

Actualidad Taurina. Análisis Feria Nacional de San Marcos, Aguascalientes 2018.

Carteles de Feria.

Enlace con Sergio Martín del Campo, crítico taurino hidrocálido.

La próxima emisión de @Taurinisimos será el próximo viernes 6 de Abril de 2018 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

FB/Taurinísimo

@Taurinisimos 155 – Novilleros: Héctor Gutiérrez @ Aguascalientes y Ricardo De Santiago @ La México.

La media verónica abre y marca el camino a “Buen Gusto” de San Martín al que bordó Héctor Gutiérrez. La faena, hoy aquí en @Taurinisimos.

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del lunes 26 de Marzo de 2018. Conducen Miriam Cardona @MyRyCar y Luis Eduardo Maya Lora @CaballoNegroII.

Actualidad Taurina. Novilladas en México y Aguascalientes.

Análisis Novillada Plaza México, 6 San Constantino, 6 para José María Hermosillo, José Miguel Arellano y Ricardo De Santiago, discutida oreja.

Faena de Héctor Gutierrez en la Plaza de Toros San Marcos a “Buen Gusto” de San Martín, enlace con Sergio Martín del Campo, crítico taurino hidrocálido.

Corrida de Primavera en Irapuato, oreja para Jerónimo con Begoña.

Toros de Victorino Martín en Madrid, Domingo de Ramos: faena y oreja para Jiménez Fortes.

La próxima emisión de @Taurinisimos será el próximo viernes 30 de Marzo de 2018 a las 9 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

FB/Taurinísimo

“Hubo una figura que se lo estuvo pensando y se estará arrepintiendo ahora de no haber aceptado la propuesta”

De SOL y SOMBRA.

A escasos días de que se celebre la Feria de Invierno en el Palacio Vistalegre, el promotor del ciclo madrileño pasó por El Albero de COPE. Alberto García mostró su optimismo al explicar que “a estas alturas ya hemos superado el número de entradas vendidas respecto a estos dos años anteriores”.

El gestor aragonés vaticinaba que “va a tener un gran ambiente en la corrida de toros y sorprendentemente está habiendo mucho respaldo a la novillada. La gente está sensibilizada con el futuro de la Fiesta”.

Tras una novillada en la Feria de Invierno de 2016, el pasado año el abono quedó reducido a la corrida de toros. Sin embargo, Tauroemoción ha apostado por recuperar el festejo menor para cerrar la feria el domingo. “Es fundamental, hay que apostar por las novilladas”, continuó relatando Alberto García en El Albero.

En este festejo hará su debut con picadores la novillera cordobesa Rocío Romero, cuya carrera ha comenzado a gestionar Alberto García. El empresario reconoció que está “muy ilusionados con Rocío porque pensamos que está en nuestras manos una perla que puede marcar una página brillante en la tauromaquia”.

“Nos quejamos que en muchas ferias se quitan las novilladas y nosotros hemos apostado por recuperarla”
Una confianza que viene dada después de que “grandes taurinos me hayan dicho que tiene un corte que nunca se lo habían visto a una mujer en el ruedo. Además, es positivo que para la Fiesta haya una mujer que sea capaz de competir con otros toreros en las ferias”.

Por último, Alberto García habló de la confección del cartel de la corrida de Victorino Martín y su ofrecimiento a varias figuras. “El cartel ha quedado perfecto tal y como pretendíamos tanto Victorino como nosotros. Queriamos premiar a los toreros que habían estado bien con estos toros el año pasado. Aunque también pensamos que una figura le hubiese dado una importancia aun mayor a este acontecimiento. Hubo una figura que se lo estuvo pensando hasta última hora. Con el acontecimiento que se ha creado, alguna figura se estará arrepintiendo ahora de no haber aceptado la propuesta”, finalizó el empresario.

Publicado en COPE

@Taurinisimos 129 – Gloria Victorino Martín Andrés (1929-2017) Homenaje @VictorinoToros.

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del viernes 6 de Octubre de 2017. Conducen Miriam Cardona @MyRyCar y Luis Eduardo Maya Lora @CaballoNegroII.

Homenaje, Recuerdo de Victorino Martín Andrés (1929-2017)
Memoria de grandes toros de Victorino de 1982 a 2017.

Imágenes de Ruiz Miguel, Luis Francisco Esplá y José Luis Palomar, “El Capea” y Luis Miguel Encabo en Madrid.

Faena de “El Tato” en Sevilla 1997, “El Cid” en Bilbao y recuerdo de “Zotoluco” en Valencia.

Faena e indulto de “Cobradiezmos” en Sevilla, 2007.

Faena e indulto de “Belador” en Madrid, 1982.

Juan Bautista en Logroño en 2017.

La próxima emisión de @Taurinisimos será el próximo viernes 13 de Octubre de 2017 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com.

FB/Taurinísimo

Que la tierra te sea leve, ganadero

El perrillo de Fermín Mondaraiz Mosulén, émulo del Perro Paco, tratando de animar al Belador para volver a los corrales tras su indulto. Corrida de la Prensa 1982.

Por José Ramón Márquez.

Y dicen que Marqués de Albaserrada, y el buen hombre tuvo la ganadería tan sólo ocho años; y dicen que Marqués de Albaserrada cuando el que ha hecho la ganadería, el que la ha dado fama, el que ha proclamado urbi et orbe lo del Marqués ha sido un paleto de Galapagar que se llama, se llama porque siempre se va a llamar, Victorino Martín, que dicen que se acaba de morir pero que no se va a morir nunca mientras permanezca el recuerdo de todos los Albaserrada que nos ha dado, desde su presentación en Madrid con los del 69, que fueron veinte veces al caballo, hasta los del 82 y el Belador, que no había quien fuese capaz de meterlo al chiquero después de indultado.

Victorino nos ha acompañado toda la vida de nuestra afición y aunque a veces haya estado por debajo de la altísima exigencia que siempre le hemos puesto, nunca ha dejado de echar uno al menos que él sólo valía por toda la corrida, por toda la Feria.

Victorino y sus toros tobilleros de Ruiz Miguel, de Manili, de El Cid; Victorino y sus “toros que hacen el avión”, Victorino compitiendo con Miura en Madrid y echando la corrida impresionante de la Feria del año 14, con ese toro Vengativo, número 27, ese despliegue de casta, de fiereza, esa explosión primitiva de fuerza, de sentido. Y dicen que Albaserrada, por ocho años que lo tuvo. Y ahí, como un titán, Victorino, que no se refugia en la cosa del minoritario, que no está a ver si vende en Francia una corrida a un pueblo con dos mil espectadores, que está en Sevilla y en Valencia y en Bilbao y en Gijón, y en Madrid, poniendo su verdad frente a todos los inmundos ganaduros de eliminando lo anterior, que Victorino no sólo no elimina sino que hace mejor lo que ya era bueno y no se apea de su verdad: la verdad del toro, del cárdeno como bandera y, de vez en cuando del negro “que procede de lo ibarreño”.

Hoy con el tránsito de Victorino Martín Andrés, no por anunciado menos doloroso, se va uno de los responsables de la propia afición, que si uno se hizo aficionado a los toros fue por toros como los de Victorino. Hoy habrá podido encontrarse por las dehesas celestiales con don Vicente José Vázquez y mirarle a la cara de tú a tú, con su sonrisa de tratante, de hombre sabio del campo, de gran ganadero de reses de lidia.

Que la tierra te sea leve, ganadero.

Publicado en Salmonetes ya nos….

Ganadero de Época 

De SOL y SOMBRA.

Victorino Martín puso su persona por delante del personaje que convivió con él durante más de cuarenta años. Una época del toreo y un personaje de época. Ni el brillo de la popularidad ni el aura de la fama llegaron a cegarle. Fue de una cercanía nada común con la gente del toro y también con gente ajena al toreo, en grado distinto pero no distante. Don de gentes cautivador, irresistible en tardes de toros cualquiera que fuera la plaza donde lidiara. Madrid, Bilbao, Sevilla o Logroño, feudos fijos propios. Castellón, Valencia, Bayona, Santander, Zaragoza, San Sebastián, Mont de Marsan o Azpeitia, y en su día Nimes, donde llegó un año a lidiar tres corridas dentro de una sola feria. En plazas menores donde se anunciaran corridas suyas, Victorino se convertía en protagonista. Una personalidad magnética.

Se retrataba por su elocuencia, su bello timbre de voz serrana y su sonrisa entre socarrona y transparente, pero, sobre todo, por su mirada profundamente expresiva, frontal, directa y aguda, más veces brillante que preocupada. El optimismo como razón de ser. En momentos difíciles de su vida familiar y de su vida profesional, que los hubo, Victorino fue el mismo que en sus muchas tardes de gloria como ganadero en plaza y, desde luego, en la intimidad del campo como criador de bravo. Sus fincas de Cáceres han pasado a ser recintos de culto.

La fuerza de carácter, la fidelidad a una idea, la perseverancia y la intuición. Sobre esas bases se pusieron y sostuvieron en pie el ganadero y el personaje, fundidos los dos por una pasión irrenunciable por la fiesta de los toros. Victorino fue un aficionado extraordinario.

Educado taurinamente en Las Ventas en los años cuarenta y cincuenta, se hizo ganadero de bravo no por efecto del primitivo negocio de carnicería de su familia sino por sus ideales de aficionado, traducidos en la defensa de la integridad del toro y en la recuperación de un encaste, el de Saltillo-Santa Coloma, que estaba al borde de la extinción cuando Victorino y sus hermanos Venancio y Adolfo compraron a mediados de los años 60 la ganadería de Escudero Calvo, contaba el propio Victorino, «a la puerta del matadero» de Galapagar donde iba a ser sacrificada.

La aventura de lanzarse a un mercado de bravo hermético fue de alto riesgo, pero se cumplió la máxima romana del ‘audaces fortuna iuvat’ y solo quince años después de sus primeros, aislados y sonados éxitos en Madrid Victorino estaba instalado en el olimpo de los ganaderos. Detractores y zancadillas, más de un poderoso enemigo, vetos encubiertos, pero fueron muchísimos más los partidarios y los apoyos incondicionales, que hicieron de Victorino un regenerador de la fiesta y una voz de indiscutible autoridad en el mundo del toreo a partir, sobre todo, de la llamada Corrida del Siglo, en junio de 1981 en la plaza de toros de Madrid. Espectáculo memorable.

En el trato cercano con los periodistas taurinos Victorino fue respetuoso, afectuoso, sincero y sin dobleces. El mismo en las duras que en las maduras. Los años trabaron en la mayoría de los casos una fiel amistad, que en mi caso echó raíces una noche de 1989 en el Hotel Bahía de Santander. Victorino había lidiado por primera vez en la plaza de Cuatro Caminos una corrida brava de muy desiguales hechuras. El sexto, el de mejor nota en mi opinión, fue uno de los toros más feos o raros en el largo historial de la ganadería. Un toro muy escurrido y largo, algo deforme, los cuernos como un manillar de bicicleta. Lo toreó muy bien Rafael El Boni. Dos orejas, sí, pero cuando llegué a la recepción del hotel observé que Paco Gil, el empresario que recuperó Santander para los toros, y Victorino discutían en tono mayor. Supe después que por el precio de ese toro tan feo, que había sido muy protestado. Antes de retirarme, me despedí de Victorino, que estaba a punto de marcharse, y le di la enhorabuena. Por la corrida y, sobre todo, por ese toro, que me había entusiasmado. Y se acabó la disputa. «¿Ves…?», le dijo Victorino a Paco Gil.

Publicado en 

Al alimón: Recuerdos de la “corrida del siglo”


Por El Molinero.

Dentro de los tesoros de la historia que hay guardados en internet está la tarde más memorable de toros del siglo XX, al menos en España. Fue el día en el que la suerte se acompasó con la maestría y con ello se dio una muestra excepcional de técnica torera.
El primer día de junio de 1982 se realizó la vigésima corrida de la temporada de San Isidro, en Madrid, con un cartel compuesto por Ruiz Miguel, Luis Francisco Esplá y José Luis Palomar.

Los toros no podían ser otros que los de Victorino Martín, que llevó a “Pobretón”, “Playero”, “Gastoso”, “Director”, “Carcelero” y “Mosquetero”. Y es que sobre el último, todavía parece que la tarde hubiera sido narrada por el mismo Alejandro Dumas.

Casta, nobleza y trapío, todo lo que se sueña en un toro que corre por el redondel, estuvieron allí. De hecho, muchos pensaron que se trataba del futuro de la torería, pero otros, muy acertados, aseguraron que era la tauromaquia en su manera original.
De expectativas

Ruiz Miguel, en su primero del lote asignado, logró una oreja, pero dio dos vueltas al ruedo por aclamaciones de “¡torero, torero!”. En su segundo, nuevamente dio la vuelta al ruedo con otra oreja para su palmarés.

Luis Francisco Esplá fue ovacionado, pero no logró oreja en su primero. Tuvo después su momento de desquite con una media estocada que le consiguió dos orejas, luego de un éxtasis de banderillas.

A su turno, José Luis Palomar logró dos orejas en aquella tarde. De nuevo las aclamaciones y las ovaciones llegaron desde los tendidos, con una oreja que se tradujo por segunda vez en una doble vuelta al ruedo. Concluyó su tarde con otro apéndice.

Tal sería la dicha de aquella tarde y noche que portales y aficionados, como Sol y Moscas, reseñan que “el ganadero, el mayoral y los tres espadas dieron la vuelta al ruedo […] y al acabar la corrida salieron a hombros por la puerta grande”.

Banderillas de color

El quinto toro de la jornada le entregó las llaves a Luis Francisco Esplá para que se luciera como los filósofos de la tauromaquia lo habían pensado siglos atrás.

¿Cómo se puede jugar la vida de una forma tan señorial (ver video en 1:46:50) y luego deleitarse con la suerte del trapecista? La imagen vale más que mil palabras en este caso.

Solo queda la invitación para disfrutar con la historia que se hizo hace ya prácticamente 35 años.

Véala

Usted puede ver la corrida del siglo aquí:


Publicado en La Patria