Archivo de la etiqueta: domingo de resurrección

@Taurinisimos 157 – Semana Mayor @ Sevilla, Madrid y Tlaxcala. Recuerdo de Paco Ojeda, 1988.

Ojeda en la línea de fuego, quieto y al frente, cita para el de pecho a “Dédalo” de Juan Pedro Domecq. La faena en su 30 Aniversario en este episodio de @Taurinisimos. FOTO: Arjona.

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del viernes 6 de Abril de 2018. Conducen Miriam Cardona @MyRyCar y Luis Eduardo Maya Lora @CaballoNegroII.

Actualidad Taurina. Feria de Abril, Domingo de Resurrección en Sevilla y Madrid. Triunfos de Roca Rey y Puerta Grande de Álvaro Lorenzo en Las Ventas.

Retrospectiva: Faena de Paco Ojeda a “Dédalo” de Juan Pedro Domecq 30 años después, 15 de Abril de 1988.

Toros en Tlaxcala, Sábado de Gloria: 6 Felipe González, 6 para Miguel Villanueva, Raul Ponce de León y Rafaeillo, a hombros.

Indulto de Héctor Gutiérrez a “Izquierda de Oro” de D’Guadiana en la Plaza México.

La próxima emisión de @Taurinisimos será el próximo viernes 13 de Abril de 2018 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

FB/Taurinísimo

Anuncios

Corrida de Resurrección en Madrid: Puerta grande de Álvaro Lorenzo y honores a ‘Viscoso’, un toro excepcional

Plaza de Madrid. Corrida del Domingo de Resurrección. Asistieron 9.919 espectadores (más de un tercio de entrada). Toros de ElTorero (6), de gran movilidad y juego desigual, el 6º de excepcional calidad, se le dio la vuelta al ruedo. David Mora (5), de verde manzana y oro. Estocada. Un aviso (algunas palmas). Estocada desprendida. Un aviso (vuelta al ruedo). Daniel Luque (4), de negro y oro. Bajonazo que atraviesa, pinchazo, estocada corta y dos descabellos (silencio). Álvaro Lorenzo (7), de azul pavo y oro. Estocada caída (una oreja). Estocada desprendida (dos orejas).

Por Carlos Ilián.

Álvaro Lorenzo nunca olvidará a Viscoso, el toro que lo ha encumbrado en Madrid y al que le ha cortado las dos orejas. Ese toro, como se decía antes, era de cortijo y no sabemos si Álvaro se podrá comprar un cortijo el día de mañana gracias a ese toro excepcional, pero de momento ha dado un aldabonazo en la primera plaza del mundo un Domingo de Resurrección.

Lorenzo es de esos toreros de la factoría Lozano de muy buen manejo de la muleta, aunque su carrera ha dado tumbos desde que tomó la alternativa en Nimes hace dos años. Hace poco, en Valencia, anduvo muy despistado y nada hacía pensar que unos días después armaría un lío en Madrid. Pero así es el toreo y mira por donde se encontró a Viscoso, ¡en Madrid!, nada menos. Ese toro demandaba una muleta tersa, especialmente por el pitón izquierdo. El chico de Toledo así lo entendió y supo estar a la altura en series ligadísimas, muy rematadas y en las que transmitió a los tendidos el aroma del toreo elaborado con gusto y sin estridencias. Tuvo la picardía oportuna para alargar la faena en una última tanda de naturales que remató con trincheras del gusto de Madrid y unos muletazos por bajo hondísimos. La estocada desprendida fue suficiente para cortar dos orejas que no seré yo quien le niegue su autenticidad, todo lo contrario de la orejita excesiva que cortó al buen tercer toro por una faena entreverada y caótica rematada con espadazo en los bajos.

A Viscoso le dieron la vuelta al ruedo. En otras plazas lo indultan. Prefiero los honores de la vuelta al ruedo que el exceso de los indultos tan de moda en estos tiempos.

Y no fue de vuelta al ruedo el primero de la tarde pero si un toro para hacer algo más que el toreo fuera de cacho, retorcido y ventajista de David Mora. El cuarto fue un manso de catálogo pero Mora lo entendió en la querencia y tapándole la salida cuajó alguna tanda templadísima por el pitón derecho y naturales muy largos, aunque breves. Una vuelta al ruedo para compensar la oreja denegada por el palco, con buen criterio.

No fue un buen lote el de Daniel Luque pero el torero quiso pegar pases en vez de torear con recursos y en eso se entretuvo en dos faenas espesas y sin historia.

Publicado en Marca

***

Plaza de Toros de Arles. Media entrada. Se lidian toros de Jandilla. Indultado el sexto toro, de nombre Lastimoso.

Miguel Ángel Perera: dos orejas y ovación tras petición

Ginés Marín: vuelta y oreja

Andy Younes: ovación y dos orejas simbólicas por indulto.

Twitter @Twittaurino

Domingo de Resurrección, comienza Sevilla bajo la eterna sospecha sobre su viabilidad económica

Los toros capean la crisis con 5 millones de espectadores y 1.500 festejos este año.

Por Chapu Apaoloza.

Los toreros intentan guardar la calma en el patio de cuadrillas mientras se acerca inexorablemente la hora de la verdad. Al fondo, los tendidos de La Maestranza hierven en abanicos, saludos, abrazos y gente buscando asiento. En las calles fuera de la plaza aún chirrían las ruedas de los coches sobre las lágrimas de cera que han dejado en el suelo los cirios de los nazarenos. De pronto, suena el cerrojazo que abre las puertas al ruedo maestrante y da comienzo a la temporada en Sevilla. Es Domingo de Resurrección en la ciudad resucitada, quizás la fecha más mágica e importante de toda la temporada taurina. Todo es estreno, todo sucede de nuevo como una enorme primavera, también la fiesta de los toros que alcanza su altura de crucero y se enfrenta a lo impredecible y a la sospecha continua de la crisis. En lo único que se parecen taurinos y antitaurinos es que ambos están pendientes de las cifras de la tauromaquia, aunque lo hagan por diversas razones. ¿Cuáles son estos números?

La corrida del Domingo de Resurrección, por especial que resulte, es una más de los 1.500 festejos -corridas, novilladas, festejos de rejones y festejos mixtos- que se darán aproximadamente este año en España si se mantiene la tendencia de los últimos tiempos. En dos años, los festejos han caído en torno a un 8% anual. En la última década, el número de corridas de toros se ha reducido a la mitad, según las cifras del Ministerio de Cultura. En el sector se refieren a este escalón como “el ajuste” y en él han tenido culpa muchos factores: los propios de la sociedad, como la crisis económica, y las costumbres en el consumo de ocio que también supusieron un hachazo importante para otras industrias como la del cine. Y también la propia burbuja taurina, ligada durante unos años al boom económico del ladrillo y que, según los propios empresarios, había crecido por encima de la demanda natural de la tauromaquia en España.

En los últimos años, el ajuste sobre el que muchos se apoyaron para predecir el fin de la tauromaquia se ha calmado. Se diría que las cifras han terminado de aterrizar. La encuesta de hábitos culturales del Ministerio de Cultura -realizada sobre una muestra de 16.000 personas- es optimista sobre la tauromaquia. La cifra de espectadores a festejos taurinos está a tres décimas de volver a lo que era en 2007. Entonces llegó a un 9,8%. La última encuesta asegura que el 9,5% de los españoles ha acudido en el último año a algún festejo taurino, esto son tres millones y medio de espectadores únicos. La cifra está en trance de recuperarse, pues desde la anterior encuesta (8,5% en 2011), el público de los toros ha crecido un 11%.

En cuanto al número de entradas vendidas, la plataforma La Economía del Toro calcula en base a los datos de la Asociación Nacional de Organizadores de Espectáculos Taurinos que en España se han vendido cinco millones de entradas y que los españoles han asistido veinte millones de veces más a algún espectáculo con presencia de ganado bravo. Casi dos millones de esas entradas se han vendido en plazas de primera categoría, que son, por volumen, las que sostienen el negocio. A la plaza de Las Ventas asistieron el último año 973.000 espectadores, 180.000 a Sevilla, 155.000 a Zaragoza, 135.000 a Valencia, 70.000 a Bilbao y 180.000 a Pamplona solamente del 6 al 14 de julio durante las fiestas de San Fermín. Si cabe una comparación con la música en directo, a los 37 conciertos de la gira de Melendi, que es el artista que más espectadores convocó en España el pasado año, acudieron 208.000 personas. Unos 300.000 espectadores pagaron la entrada al Arenal Sound de Burriana en Castellón, el más multitudinario de los que se organizan en España.

Baja el IVA, no las entradas

Con estos números ¿cuál es la salud económica de la fiesta de los toros? Esta pregunta tiene una difícil respuesta, pues la tauromaquia es uno de los sectores más crípticos en cuanto a sus resultados. Sirve para hacerse una idea que la empresa Plaza1, que gestiona la Plaza de Toros de Las Ventas facturó en la última temporada 27 millones de euros: 19 de taquilla y 8 más en patrocinios.

El año pasado, los toros entraron en la rebaja de la tributación del IVA del 21% al 10% que supuso un alivio importante para los empresarios, no tanto para el público. En la mayor parte de los casos, las empresas taurinas no han repercutido en los precios de sus entradas ese 11% de relajo, lo que ha supuesto el enfado de muchos aficionados que no entienden la medida.

Los empresarios taurinos han declarado en diversos foros que no subieron el precio de las entradas cuando subió el IVA y ahora tampoco lo van a bajar cuando baje. Al parecer, Hacienda no es de la misma opinión. Con motivo de la reciente inclusión de la bajada del IVA también para las entradas de cine en la propuesta de Presupuestos Generales del Estado, Cristóbal Montoro apuntó que la rebaja del IVA cultural está encaminada a beneficiar al consumidor, no a la empresa. Montoro confirma que el descenso en el impuesto a las entradas de cine debe tener un reflejo en el precio de las localidades. “Es intención del Gobierno que esté en el precio de las entradas y no en el margen de beneficio de las empresas”, ha declarado el ministro que insiste en que “si se baja el impuesto es para beneficiar al consumidor”.

Fuente: La Información

Carteles – Domingo de Ramos y de Resurrección en Las Ventas 

El hierro de Galapagar ha lidiado más de 100 tardes en Las Ventas en los últimos 50 años. Sin embargo, es la primera vez que los victorinos abren las corridas de toros de Madrid en una fecha en la que además debutan: El Domingo de Ramos.

De SOL y SOMBRA.

La empresa que dirige el productor Simon Casas ha cerrado ya los carteles de las dos primeras corridas de toros de la temporada en la plaza de las Ventas.

El Domingo de Ramos, con los ya anunciados toros de Victorino Martín y la confirmación de alternativa de Gómez del Pilar, el cartel lo completarán Iván Fandiño y Alberto Aguilar.

Para el Domingo de Resurrección se confirma definitivamente el mano a mano entre Curro Díaz y José Garrido con toros de Montealto.

Para las novilladas que abrirán la temporada, se anuncia a Fuente Ymbro el 26 de marzo y La Quinta para el 2 de abril.

Habla Victorino

Un doblete en Madrid resulta, cuanto menos, arriesgado. ¿Cómo se escoge qué toro es para cada tarde?

Para el primer compromiso, hemos elegido los toros más rematados, los más adelantados. Hay dos cinqueños.

La cabeza de camada la ha repartido las últimas temporadas entre Madrid y Bilbao. ¿Saldrá perjudicada la segunda por la doble apuesta?

Se trata de una camada especialmente buena. La corrida reseñada para Bilbao es espectacular.

Su ganadería carga con la responsabilidad del aforo cubierto.

En Madrid hay mucha afición al toro. Nuestra plaza es Las Ventas y confiamos en que la gente responda. Además he mirado el tiempo y va a hacer un día fantástico.

Parece que le interesa mucho la gente que vaya, ¿cambia el caché de Victorino fuera de feria?

Esta corrida es toda una apuesta para nosotros. Nuestro caché siempre es el mismo pero hay que adaptarse a las circunstancias. Si la plaza registra una buena entrada me alegraré y también lo notaré en términos económicos

Se trata de un cartel interesante, pero ¿sólo para el aficionado ?

Personalmente, el cartel me encanta. Iván Fandiño es un torero que apostó un Domingo de Ramos y se estrelló en un gesto que en vez de ayudarle le enterró. La plaza y la fecha le deben un reconocimiento que puede llegar el día 9. Alberto Aguilar entiende a la perfección nuestros toros, la última vez que se cortó una oreja a un victorino en Madrid fue precisamente Aguilar. Gómez del Pilar, es un torero nuevo que puede convertirse en la revelación de la temporada. Fue triunfador como novillero de San Isidro, nosotros recomendamos a la empresa su presencia.

Siempre habéis pensado en el aficionado.

Criamos el toro pensando en la afición. Es más fácil hacer un torero por sus condiciones naturales que una ganadería. Si haces un toro pensando en un torero concreto, cuando lo consigues ya se ha retirado. Para mí es fundamental buscar en la selección el concepto clásico de bravura. El que siempre hemos perseguido.

Una obra del artista Jerome Pradet, ilustrador francés, anuncia la corrida de este domingo. En el dibujo aparecen los Victorinos (padre e hijo) en una composición muy original. ¿Qué le dice la ilustración?

Representa perfectamente el momento de la ganadería. Un hombre que ha estado al frente de la ganadería más de 30 años y que hoy disfruta del descanso del guerrero. Y yo que, en la sombra, he empujado para que la ganadería siguiera adelante. La sucesión está asegurada con mi hija Pilar.

De reojo mirará la corrida de San Isidro que estoquean Diego Urdiales, Alejandro Talavante y Paco Ureña.

Las dos tardes son importantes para nosotros. En la feria puede pasar algo muy importante ya que Talavante ha evolucionado mucho y es un torero con una técnica muy pura. Tanto Urdiales como Ureña conocen bien nuestros toros y si tienen suerte darán una gran tarde de toros.

Con información del Mundo.

Twitter @Twittaurino

ÁLVARO NÚÑEZ DEL CUVILLO: “Lo que consigue José Tomás es increíble, si en vez de tres corridas torease dieciséis…”

Por Luis Nieto.

  • La divisa gaditana lidiará en Sevilla dos tardes, la primera el Domingo de Resurrección.
  • Uno de sus grandes hitos en 2016 lo cosechó en la reaparición del diestro de Galapagar.

-Álvaro, en primer lugar, ¿qué supuso económica y genéticamente la catástrofe que sufrieron por las inundaciones del pasado diciembre?

-Por las lluvias perdimos 42 vacas, el 8%, y 11 becerros. Llegaron a caer 250 litros en tres días y murieron ahogadas en fila. Uno no se recupera de ello. Genéticamente perdimos un lote que nos estaba dando reses ensabanadas, de procedencia Osborne.

-En Sevilla se anuncian de nuevo este año en dos tardes: el Domingo de Resurrección y una corrida en la Feria de Abril.

-Sí. Lidiamos dos tardes. Pero la empresa no me ha dicho a mí las fechas ni quiénes las lidian.

-¿La del Domingo de Resurrección será lidiada por Morante, Manzanares y Roca Rey?

-Yo ya he leído en varias ocasiones ese cartel, pero repito que no tengo constancia de ello oficialmente.

-Es un reto enorme.

-El año pasado ya lo vivimos en dos días consecutivos. Salió bien. Triunfaron Morante, Manzanares, Roca Rey. La ilusión es superarlo, aunque puede llegar el petardo. Puede pasar de todo.

-¿Tienen ‘armario’, camada suficiente, para esta ocasión?

-Lo tenemos.

-¿Cómo son las dos corridas?

-A diferencia del año pasado, que estaban muy parejas, este año hay una más fuerte, con toros que incluso podrían valer para Bilbao. Pero son dos corridas bien hechas para Sevilla.

-¿Cuántas lidiarán en 2017?

-Veinte o veintidós corridas. De 120 a 130 toros. Todavía no están todas encajadas. También iremos dos tardes a Madrid y una a Valencia, Nimes, Mont de Marsan, Dax, Beziers, Alicante, Jerez y estamos negociando una corrida para Bilbao.

-¿Cómo valora la temporada 2016 en su conjunto?

-Muy positiva. Hemos recuperado el toro que queríamos en su forma de embestir con una gran regularidad desde Olivenza a Zaragoza, con buenos resultados también en Nimes, Sevilla, Granada, Córdoba, Jerez, Alicante y Valladolid.

-¿Cuáles le gustaron más?

-Las de Jerez y Nimes. Y también Zaragoza, con una gran actitud de los toreros.

-¿Y de toros?

-En la memoria el que toreó José Tomás en su reaparición, que lo bordó; otro excepcional en Mont de Marsan y también algunos de Nimes, Zaragoza y León.

-¿Como evalúa las dos corridas de Sevilla?

-De manera positiva. Embistieron dos o tres toros por corrida. Un toro a Manzanares, Castella, Roca Rey, Morante y El Juli. Y eso es difícil.

-¿Han aportado las novedades mayor competencia?

-Creo que sí. El caso de Roca Rey es excepcional. Desde El Juli no se veía una cosa igual. Luego han estado López Simón, Marín, Garrido. La gente quiere rivalidad y caras nuevas.

-¿Cómo se encuentra la Fiesta de salud?

-Saliendo de la crisis económica. La Fundación del Toro está realizando una gran labor en defensa de la tauromaquia y los antitaurinos se han desenmascarado como en el caso de la muerte de Víctor Barrio.

-¿Cree que de cara a la taquilla falta un torero como José Tomás?

-Lo que consigue es increíble. Si en vez de tres corridas torease dieciséis… También hay toreros que llevan mucha gente a la plaza, como Roca Rey o el caso de Morante, después de tantos años de alternativa.

-¿A qué se debió el desencuentro con José Tomás?

-Fue un error por nuestra parte. Nos llamó para rehacer la relación para sorpresa y alegría nuestra. Y ha tenido unas tardes extraordinarias con nuestros toros.

-Y con Sevilla, donde en su tiempo tenían problemas para el acuerdo económico, hacen doblete. Lo suyo, ahora, es una balsa de aceite…

-De momento, sí. ¡A ver lo que dura…! Hay que disfrutar del momento. Las cosas suelen cambiar en la ganadería, como sucede en la vida.

Publicado en Diario de Sevilla

 

Mano a mano fallido y un gesto de Fandiño

image

Por Carlos Ilián – Marca.

Se anunció a bombo y platillo un mano a mano para la fecha de Pascua en Madrid, y es que esto de los mano a mano se ha convertido en una moda, vengan o no a cuento. Un mano a mano se justifica por una rivalidad o por el interés de enfrentar a dos toreros que apasionen. Por lo tanto el mano a mano del Domingo de Resurrección en la plaza de Madrid parecía como metido con calzador.Y al final resultó, como se esperaba, una tarde fallida.

Menos mal que la muy seria corrida de Martín Lorca sacó genio y mala uva, lo que mantuvo a la gente muy pendiente de lo que pasaba en el ruedo. Corrida más que agresiva, una corrida para jugársela. No se trataba pues de fuegos de artificio.

Pero el primer toro le sirvió a Morenito de Aranda para ilusionar al personal, muy centrado, encajado se dice ahora, y trenzando algunos muletazos sobre la derecha irreprochables. Pero el buen comienzo no lo pudo sostener en el resto de su lote, muy complicado y que superó, por violento y áspero, al torero de Aranda de Duero, embarullado en un quiero y no puedo.

La tarde se le había puesto imposible a Iván Fandiño, que un quite al primer toro de Morenito de Aranda fue zarandeado de forma espeluznante, aunque aquello no pasó del susto, En efecto, con un lote infumable, a Fandiño se la iba la tarde en blanco, pero la suerte quiso que el sexto fuera devuelto. Salió un toro impresentable de Pereda aunque que metió la cara con cierta codicia. Fandiño se estiró en algunos derechazos estimables y se la jugó de verdad al entrar a matar, volcándose y saliendo cogido. Fue un final emotivo recompensado con una tibia salida a saludar. El gesto merecía algo más de calor.

Plaza de Madrid. Menos de media entrada. Toros de MARTÍN LORCA/ESCRIBANO y un sobrero de PEREDA (5), muy serios excepto el sobrero y de juego bronco.

MORENITO DE ARANDA (5), de burdeos y oro. Pinchazo y estocada corta. Un aviso (saludos). Bajonazo y descabello (silencio ). Dos pinchazos y estocada (silencio).

IVÁN FANDIÑO (6), de vainilla y oro. Pinchazo y pinchazo hondo (silencio).Estocada desprendida (silencio). Estocada contraria (saludos)

Publicado en Marca.com

Sevilla: La afición ha muerto, ¡viva el público!

image
Morante de la Puebla, cabizbajo, tras finalizar la faena con su segundo toro. PACO PUENTES

Galería de la tarde: Domingo de Resurrección .

Por Antonio Lorca.

¡Pasa cada cosa…! El diestro Morante de la Puebla escucha los tres avisos en el cuarto al fallar reiteradamente con el descabello, tras una larguísima faena en la que intentó de todos modos y maneras congraciarse con Sevilla, y lo que consiguió es que el toro se lo echaran al corral.

Un gravísimo deshonor para cualquier torero (después dirán algunos que los avisos no son importantes); máxime si ocurre en plaza de primera categoría y el Domingo de Resurrección.

Pues Morante de la Puebla no tuvo empacho alguno en salir a saludar cuando las opiniones se dividieron, y muchos aplaudían e, incluso, alguno llegó a llamarlo ¡torero, torero!

¡Lo que hay que ver! ¡Y oír…!

Pero no acabó ahí el espectáculo. Morante y Talavante volvían a Sevilla después de dos años de ausencia y de castigo a la plaza y a su afición por un desencuentro con la empresa. Pues cuando alguno esperaba una reprimenda, hete aquí que cuando se rompió el paseíllo, los tendidos se pusieron en pie y dedicaron a la terna de desagradecidos una ovación de época, que ellos saludaron correctos y ufanos.

¿Qué aplaudían? Difícil cuestión.

Tan difícil como averiguar por qué en esta plaza se jalea cada vez con más furor a los picadores que no pican, a los banderilleros que colocan pares simplemente decorosos, muletazos infames y estocadas traseras y contrarias.

¿Habría ayer algún aficionado en la Maestranza? Si así fuere, que también sería casualidad, ¿habrá pasado más vergüenza en su vida?

La afición ha muerto. El óbito no es de ahora, pero hoy quedó certificado que la exigente y sabia afición maestrante es cosa del pasado. Ahora manda el público triunfalista y festivalero, que todo lo canta, que llega a su casa cansado de tanto olé y con las manos rotas de aplaudir no sabe qué. Pero, torear, lo que se dice torear, solo pudo ver algún detalle suelto, de esos que, desgraciadamente, se pierden en la marabunta de tanto desatino.

Una figura indiscutible del toreo, que llega, además, decidida a reconciliarse con Sevilla, no puede permitirse el lujo de que le echen un toro al corral. Por menos, más de uno se ha cortado la coleta.

Y lo que no tiene perdón es salir a saludar a la raya del tercio. Ese gesto es faltarle el respeto a la fiesta y a la plaza.

Pero, claro, estas figuras de hoy le faltan el respeto a la tauromaquia cuando en un abono tan importante como el sevillano se anuncian con toros como los de este domingo, con alma de borregos, sin hálito de fortaleza, sin bravura ni fiereza; animales descastados, bonancibles e incapacitados para la emoción. Pero estos toros se lidian porque no hay afición que turbe a los toreros y los mande a paseo llegado el caso.

Con este público festivalero y triunfalista y estos toretes amuermados, toreros como los de hoy pueden estar en activo unos cincuenta años, sin merma alguna de sus emolumentos ni prestigio.

Dicho lo cual, quede constancia de que Morante de la Puebla hizo el paseíllo con deseos de agradar; tanto es así, que pronto se abrió de capa ante su primero y de manera acelerada y desordenada dibujó dos verónicas de mucho peso y una media de categoría. Brindó la faena al público, poco habitual en él, y se fue hacia su oponente con evidente ánimo de comérselo.

Pero el toro se estaba ya despidiendo de este mundo, hundido en su invalidez, apagado como una vela consumida, y por más que lo intentó, Morante no pasó de vulgar ante tal trozo de carne indefensa.

En el cuarto volvió a las andadas. Se justificó a la verónica y comenzó una faena de muleta con pases sueltos, pues el animal carecía de fuelle para hilvanar dos embestidas seguidas. Insistió una y otra vez, un molinete aquí, un detalle pinturero más tarde, un muletazo de categoría también y otro… (el público, mientras tanto, cantaba los pases antes de que el torero los realizara), otro despegado, más tarde. Y sonó la música cuando la faena debía estar finalizada. Y Morante se animó; y otro detalle, y otro… Hasta que el toro dijo: ¡anda, vamos! Y todo se complicó para la suerte suprema. Pero, en fin, Morante salió a saludar como si tal cosa.

Manzanares continúa en su error: toreo despegado, desangelado y ventajista, con la suerte siempre descaradamente descargada y acompañando al toro en lugar de mandar en la embestida.

En el río revuelto destacó Talavante. El sobrero era una raspa bondadosa, y el toreo resultó decoroso y con altibajos, pero le concedieron una oreja barata, de las que no dejan poso. Con los ánimos ya decaídos, a las dos horas y media de corrida, lo intentó con el sexto en una labor larga e irregular, que no culminó con la espada.

¡Pero esto es lo que le gusta al público!, apuntaba el vecino de localidad. Pues, dicho queda: ¡Viva el público!

HERNÁNDEZ / MORANTE, MANZANARES, TALAVANTE

Toros de Domingo Hernández, —el tercero, devuelto y sustituido por otro de Garcigrande—, correctos de presentación, mansos, blandos, descastados y nobles.

Morante de la Puebla: estocada caída (silencio); —aviso— casi entera trasera —segundo aviso—; once descabellos —tercer aviso— (división de opiniones).

José María Manzanares: estocada (silencio); estocada (silencio).

Alejandro Talavante: estocada trasera (oreja); pinchazo y estocada —aviso— (ovación).

Resultó cogido el banderillero Antonio Jiménez Lili, que sufre una herida en el muslo izquierdo de unos 15 centímetros que lesiona la vena safena interna. Pronóstico grave.

Plaza de la Maestranza: Inauguración de la temporada. 27 de marzo. Lleno de “No hay billetes”.

La afición ha muerto, ¡viva el público! Publicado en El Pais

Domingo de Resurrección

image

Hoy es un Domingo de Gloria, de gloria pura, de muchas cosas que vuelven con ilusión al Toreo.

In memoriam Fernando Carrasco.

Por Antonio BurgosABC

DOS por el precio de uno. Así se ha acabado el papel, ¿no se va a acabar? Aunque lo dé Canal Plus Toros. Hoy celebramos el Domingo de Resurrección, pero también la resurrección de un domingo: el que abre la temporada taurina. Parecía que agotado su tesoro del boicot de las figuras, figuritas, figurones, figurantes y figurines mediáticos del Toreo, de asuntos falta enmudecía la lira de la afición y en la plaza del Arenal estábamos «los de la música y acá», por más que esa música fuera la de la Banda de Tejera. Que es como lo de Joselito y la tarde de toros en El Puerto. Quien no ha escuchado en la plaza de Sevilla a la Banda Tejera tocando «Cielo andaluz» ni sabe lo que es un pasodoble taurino, ni lo que son los suspiros de España, ni la emoción musical de la Fiesta, ni nada de nada.

No sé por qué este taurino Domingo de Resurrección del año de gracia del Señor de 2016 me recuerda a los antiguos Sábados de Gloria en los teatros de Madrid y de toda España, antes de la reforma litúrgica de la Semana Santa que introdujo el Papa Pío XII en 1956. Hasta entonces, tras los días santos de verdadero luto nacional y cierre de todos los espectáculos, y de una programación sacra de radio que si salía de Bach era para entrar en Hilarión Eslava, la Semana Santa acababa el Viernes Santo. No existía el Sábado Santo. Al alba del Sábado ya había callado la carraca en la torre mayor y repicado todas las campanas de la Resurrección. Tenía la fecha un nombre hermosísimo: Sábado de Gloria. Y ese Sábado de Gloria era cuando todas las compañías de teatro abrían temporada con sus grandes estrenos. La fecha del espectáculo nuevo que Quintero, León y Quiroga habían escrito para doña Concha Piquer o el que Ochaíta, Valerio y Solano habían creado a la medida de Juanita Reina.

Tiene este domingo taurino ese sabor teatral a viejo Sábado de Gloria. Hoy es un Domingo de Gloria, de gloria pura, de muchas cosas que vuelven con ilusión al Toreo. A pesar de las prohibiciones de los separatistas antiespañoles que consideran a la Fiesta como símbolo de nuestra Patria. A pesar de los podemitas dando por saco con la monserga de una protección animal demagógica y falsa, porque les importan una higa los pobres perrunos y gatunos que sacrifican en las hitlerianas cámaras de gas de los zoosanitarios municipales. A pesar de los años de boicot de los que se llaman a sí mismos figuras y a los que quizá ya les hayan empezado a quitar el sitio los nombres nuevos y buenos que vienen arreando, con la ilusión de la alternativa en la boca. A pesar de todos estos pesares, parece que se han acabado en el Toreo muchos malos farios, una vez que boicoteadores y boicoteados han tenido todos que tragar, y que llegan unos aires de ilusión, de nuevos tiempos, desbordados todos por los aficionados. No quiero dar nombres, pero entre matadores de toros y novilleros hay hasta una veintena que nos han devuelto a muchos la afición. No sé si el enemigo de la Fiesta sigue estando dentro o no; pero si permanece dentro del callejón del Toreo, al menos ha dejado de flaquear de una forma tan descarada, cuando la afición, en muchos lugares, con sus manifestaciones y sus muestras de apoyo, ha demostrado que el arte de la Tauromaquia está muy por encima de los taurinos y de los que viven de la Fiesta, que mantenemos los que nos cuesta el dinerito de nuestro bolsillo.

Decían que, en esto de la afición, el que se va no vuelve. Y no sé qué ha ocurrido, que las colas del abono llegaban en Sevilla a la calle Iris y que muchos que nos fuimos o que cedimos los cartones de nuestras localidades volvemos, con esa ilusión, a nuestro sitio de siempre. Que el Dios que murió en brazos de su Madre la Piedad del Baratillo y que ha resucitado hoy en Castilleja reparta suerte a este Toreo que también parece haber renacido en ilusiones.