Archivo de la categoría: Octavio Garcia “El Payo”

Sólo para villamelones: Fieles a un concepto

El Payo.

Por Manuel Naredo.

La fidelidad es un atributo que no siempre se presenta en la vida. El ser fiel a una idea, a un concepto o a una forma de ver las cosas, requiere de valor y consistencia, de sacrificios y no pocos sinsabores, pues no siempre se es fiel a algo que resulta cómodo o conveniente.

También sucede, claro, en el toreo; en esa forma de asumir una forma de torear, de comprometerse con la profesión, a pesar de los pesares y de los intereses que de pronto se presentan.

Casos hay de toreros fieles a su Tauromaquia, dignos ejemplos de compromiso y lealtad a sus principios. A la mente me vienen algunos nombres como los de José Tomás o Morante, o acaso Diego Urdiales.

Toreros que sabe uno perfectamente cómo se van a comportar en el ruedo, salga el toro que salga por toriles y sea como fuere la mayoría en los tendidos. Toreros que no piensan nunca en torear hacia las alturas, haciendo concesiones con tal de agradar. Por eso son los toreros que son.

En México también tenemos este tipo de lidiadores, siempre firmes tras una idea del toreo que han acariciado desde siempre y sin la cual se sentirían desnudos, aunque a veces no sean del todo comprendidos por las mayorías y por esas plazas del territorio nacional donde el alcohol es protagonista y la pachanga una forma de existencia.

Pienso en toreros como el potosino Fermín Rivera, o el mismo queretano Octavio García, a quienes difícilmente se les verá buscando el regocijo popular en unas plazas y la aprobación de los más conocedores en otras.

Incluso hay toreros no demasiado puristas que nunca han pretendido ser lo que no son y se asumen como diestros heterodoxos o tremendistas, y son fieles a ello. Y aún con esas características se forjan una carrera sin hipocresías, llegando a ser admirados y reconocidos hasta por los públicos más exigentes. Las orejas a Eloy Cavazos en Madrid o el respeto a Juan José Padilla en su temporada de despedida, pueden ser ejemplos claros de ello.

Hay toreros, sin embargo, que no parecen ser los mismos de todas las plazas; diestros que torean de una forma en las plazas importantes e interpretan su profesión de muy distinta manera en los cosos de pueblo. A esos toreros es a los que cuesta más calificar, y las opiniones sobre su trabajo profesional varían de acuerdo con las circunstancias.

Me pregunto, por ejemplo, si un torero como Joselito Adame, u otro como Leo Valadez, pueden considerarse diestros fieles a una forma de interpretar el toreo. ¿Es acaso el Joselito de Madrid el mismo que podemos ver en Juriquilla, y más aún, en una plaza portátil de San Juan del Río? Mi respuesta personal es que no tiene que ver nada el uno con el otro, siendo el mismo.

Y reflexiono sobre la importancia de la fidelidad. Me gustan mucho más los toreros fieles a un concepto, a una interpretación personal única e indeclinable. Pero, por fortuna, en gustos se rompen géneros y hasta los infieles pueden granjearse consentimientos.

Anuncios

La Caprichosa Similitud – Triunfa Ponce en Desastre de la Autoridad en Aguascalientes.

El cambio de mano de Enrique Ponce en su faena al castaño “Artista” de Bernaldo de Quirós. Foto: Emilio Méndez

Una de las más esperadas citas, doce años, once meses y veintiocho días después se colma entre similitudes, caprichos y ridículos. Y se esfuma con la sensación de que vuelve a faltar algo. Ya sea la sobre administración o la mala suerte de Enrique Ponce quedeja las cosas en suspenso ante el nuevo y enésimo ridículo de la “Autoridad” en Aguascalientes que todo lo que aprieta a la hora del apartado termina aflojando y aflojerando una señalada tarde donde se vuelven a hacer notar los peores males de el actual momento taurino: apatía, cinismo y, principalmente, la conveniencia y acomodo de los agentes y gestores del régimen incapaces, cubierta la papeleta, de ofrecer un espectáculo mejor.
Por: Luis Eduardo Maya Lora De SOL Y SOMBRA. Aguascalientes.

Si Enrique Ponce, que se encarga de hacer patente su enojo en todo el callejón por vérselas con el zambombo cuarto, espantoso por acochinado, feo y, además, manso, si no quiere pasar más corajes primero tiene que dejar de hacerse, como dijera “El Negro” Aranda… igual que aquel otro paisano suyo una tarde de toro de regalo en la Plaza México.

Si, en verdad el enojo llega a este manoteo, hay que dejar de escoger estas bueyadas.

Así de fácil.

Aquí el único culpable es él.

Ese enojo, hagámoslo notar, es el mismo que sienten todos y cada uno de los partidarios del toreo, los aficionados que aman la Fiesta en este lado del mundo cuando toca ver a Enrique Ponce envuelto en escándalos, regateando su prestigio y valor en despachos y apartados en plazas como las mexicanas pero luego quejarse en plena corrida. Todo esto, envuelto de decepción es ensuciar una impecable hoja de vida innecesariamente. No queremos kilos, queremos casta y trapío.

La espera mencionada en la introducción se rompe este año y ha tenido “Armillita” que despedirse primero y morirse después para tener a Ponce en la Feria de San Marcos. Todo está a punto de echarse a perder desde el anuncio, ni Teofilo ni Bernaldo, en casta principalmente, serán jamás lo esperado y anhelado por el público, que no se moviliza igual que hace trece años. Y tal como ocurre la última vez, tiene que haber baile de corrales y sustituciones para que ocurra el milagro.

Solo así y a medias, porque las coincidencias tienen algo de caprichosas.

Aquella vez un novillo adelantado de Santa Bárbara, afortunadamente, hubo de romperse un pitón para que saliera el celebérrimo “Arlequín” de Fernando de la Mora, un toro, sobrero, en toda la extensión de la palabra. Esta vez, el baile de corrales acomoda una tarde ventosa en Aguascalientes que comienza con la salida de un alto y bien hecho castaño, con seriedad suficiente para aguardarle y, pese a ser de Bernaldo, el toro comienza reaccionando con fuerza y plena actitud de toro, alegra su rabo e, incluso, protesta ante el capote que logra avanzar hasta los medios y, pese a un enganchón, remata con media.

Aquí viene uno de los grandes episodios de la corrida: el tercio de varas.

Bendito Dios.

Ponce se templa, no toca los lados y deja en suerte para que por un vuelco del destino, al arrancarse fuerte el castaño, este resbale y al recibir un puyazo contrario haga perder la horizontal al caballo derribándole y desmontando al piquero que termina pisando al toro antes de caer incluso la propia jaca parcialmente cae encima del castaño. En ese momento nuestra impresión es que el astado habría de romperse.

En ese momento nuestra impresión es que el astado habría de romperse.

No, no con este bravo castaño.

Que, si bien sus extremidades traseras resienten el hecho, de pronto se pone en pie y sin vacilar persigue al caballo, ciego a fuerzas, lo hace con alegría en su trote y con la luz de su casta que muestra su disposición a atacar recorriendo circunferencia insospechada hacia la querencia, que también los animales, aun sin ver, mantienen su sentido de orientación, el toro se apodera de la escena y hasta que el caballo choca con su mansa resignación en la barrera, la escena se calma, como si ese encontronazo nos devolviera del drama hacia el mismo ruedo.

Entonces la decisión acertada de no picar de nuevo, sino de dar paso a un nuevo milagro de Mariano de la Viña, permite que el toro, aun pese a la inutilidad de los hermanos Luna que pasan hasta por cuatro veces, aun pese estar casi roto de los cuartos traseros, recupere aire, acentúe la largueza de sus viajes y comience a desarrollar paulatinamente por abajo.

Y tanto es así que “Artista” crece.

Cabecea y embiste al momento que se le cierra en el burladero de matadores y tira el tablón alto de la barrera justo cuando Ponce brinda a toda la Plaza que expectante vislumbra la llegada de amenazantes y grises nubes. Todo este ambiente de calma contrasta con el ansia del astado por ir a la muleta se palpa en los muletazos iniciales donde la embestida se encausa y se somete en el pase de la firma donde comienza a andar el castaño que aun protesta por arriba.

Por ello las tres primeras tandas son una constante por encontrar acople sobre la verticalidad y el temple sobre la mano derecha, basta un enganchón, uno solo para que el valenciano ajuste, vuelva sobre pitón izquierdo en el pase de pecho para vaciar lo más largo posible. Así, evita la tentación de la querencia tirando a los medios, abre entonces el compás, se proteje del viento tirando por abajo y liga cadenciosamente aun contra el viento que le interrumpe nuevo remate de pecho.

La paciencia paga frutos.

Decía Gabriel Figueroa, el gran fotógrafo de la luz, la sombra y el color: “Técnica es una forma de resolver los problemas de contar una historia en la mejor forma posible.” Y esta vez, la mejor forma es mantener la verticalidad, aguantar y, pese al viento, templa, sin eso el castaño se habría descompuesto. La tanda, rotunda y muy cadenciosa, sobre las rayas revienta en el de pecho y prepara la senda de la mano izquierda primero largo y arriba, el toro tiene nervio por ello luego responde abajo.

Ponce aguanta la ráfaga y tras ayudarse llegan los tres mejores pases de la faena, al natural, casi con media muleta por el viento molesto rompiendo la cintura y que proseguirían en una tanda al natural donde el castaño comienza a resentir el peso de la lidia, Ponce, entonces, encela colocando y quitando el engaño en plena cara dándose a torear hasta exprimir al toro al natural aguantando su medio paso, sin duda alguna, para tirar al final de un toro que ya se queda pero del que el magisterio completa.

La vuelta a la derecha obtiene derechazos ligados y un enorme cambio de mano previo a los adornos finales, poncina incluida, por ambos perfiles y sobre la mano derecha. La faena, de gran realización roza a una altura importante que empaña la estocada baja y la inexplicable concesión del rabo, debidamente, protestado.Como para echarle la gente y la criticaduria encima.

Como para echarle la gente y la criticaduria encima.
Como para echarle la gente y la criticaduria encima.

A Ponce le agrada la mencionada concesión y alegre da la vuelta al ruedo. La multitud se espanta por una llovizna que resulta hasta agradable pero que hace huir al personal de palcos como vanidosos de pueblo.

Y ahí terminaría casi todo. Malamente.

El público repudia la presencia del cuarto, flaco y demasiado feo para ser lidiado. Peor el sobrero demasiado retacado para ser siquiera embarcado, Ponce tras el pucherazo y brindis a Armando Manzanero, se esfuerza pero termina oyendo un aviso.

Pese al gran esfuerzo, Payo falla en momentos claves ante el difícil segundo que le desarma en un momento clave no obstante vence al viento y al sentido del toro que le busca siempre. Turno que pincha antes de un gran espadazo. Falla el quinto y regala un novillo manso de La Joya con el que está voluntarioso y al que vuelve a pinchar.

De Silveti, convidado de aparador, su falta de soltura contrasta con el gran quite por gaoneras del sexto con el que se regala la vuelta al ruedo en ratonero modo.Que se le está volviendo costumbre.

Que se le está volviendo costumbre.

Entonces la llovizna trae la abundancia y el despilfarro, la sangre brava que superó, aun increíblemente siendo de Bernaldo de Quirós, que de no haberse lastimado o de haber salido en cuarto turno, habría marcado una composición de mayor alcance artístico.

Como ese cielo del centro de México, el perfecto escenario que tantas veces captara Gabriel Figueroa, al que se rindieran Cannes y Venecia, el celaje ideal de púrpura y amaranto, pues ya que por capricho el toro no coincide en las grandes citas, en Aguascalientes queda siempre, la coincidencia, esta sin capricho, del atardecer.

Celaje, ese sí, fantástico e infaltable.

Twitter: @CaballoNegroII.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Plaza Monumental de Aguascalientes. Feria Nacional de San Marcos 2018. Décimo Festejo del Serial Taurino. Novena Corrida de Toros. Casi Lleno en tarde de viento cambiante, con leves gotas al momento del paseillo, ráfagas muy molestas durante los dos primeros turnos que impiden el desarrollo de la lidia sumada a la refrescante llovizna culminado el primer turno. Precioso crepúsculo para terminar el festejo.

Fatal la actuación del Usía que devuelve al cuarto previamente autorizado, no da el primer aviso al primer espada luego de sobrepasar por casi diez minutos el tiempo reglamentario en la lidia del cuarto, inadecuadamente ordena la música para ser callado por el público y, principalmente, otorga inadecuadamente los máximos trofeos al primer espada a la muerte del que abre plaza y homenajea al manso sexto. Distraído en diversos pasajes de la lidia, el sujeto en cuestión responde al nombre de Ignacio Rivera Ríopersonaje de dudosa capacidad taurina y que, de tener mínima vergüenza, habría de presentar su dimisión.

8, Toros, 4 de Bernaldo de Quirós (Divisa Obispo, Rojo y Verde) Los lidiados como primero, segundo, cuarto y sexto turnos. Anunciados como titulares pero rechazados en el reconocimiento, el cuarto es devuelto por feo y escurrido; disparejos de presentación, chico el manso y soso sexto, con cara aunque chico también el difícil segundo, con sentido y emoción en la muleta. Destaca el bravo y noble primero, precioso castaño oscuro, alto y serio por delate; 3 de La Estancia (Divisa Rosa, Blanco y Azul) lidiados en tercero, cuarto como sobrero y quinto; disparejos de presencia y feos, el cuarto es terriblemente acochinado y manso lo mismo que sus hermanos; y 1 de La Joya (Divisa Turquesa, Blanco y Amarillo) Anovillado y manso, jabonero sucio, manso con tendencia a la querencia, inexplicablemente ovacionado y homenajeado en el arrastre.

El que abre plaza número 837, “Artista” nombrado, de 518 kilogramos, castaño aldinegro, alto, ojinegro y bragado, delantero de pitones, fue con justicia homenajeado con el Arrastre Lento ovacionado por la Afición.

Enrique Ponce (Marfil y Oro) Rabo con Protestas y Palmas tras aviso. Octavio García “El Payo” (Nazareno y Oro) Saludos en el Tercio, Silencio y Gran Ovación en el de regalo. Diego Silveti (Salmón y Oro) Palmas y Vuelta por su cuenta con protestas.

El Primer espada salió a hombros.

Bien a la brega Mariano de la Viña con el primero pese a la inutilidad de Jorge Luna, fatal con el capote Ángel González hijo.

CARTELES: Aguascalientes, Feria de San Marcos 2018 – Ferrera debuta, Ponce vuelve… con Teófilo y Bernaldo.

El homenaje a Miguel Espinosa “Armillita” enmarca una desigual Feria de Aguascalientes.

Saltan los carteles que completan la primavera mexicana: Texcoco, Aguascalientes y Puebla ya tienen carteles y, previo a analizarlos, los listamos para el visto bueno más importante, el de la Afición.

Por: De SOL Y SOMBRA. Aguascalientes.

Los carteles de la Feria Nacional de San Marcos están ya en pleno con dieciséis festejos taurinos, incluyendo una novillada, el concurso de recortadores, un torerísimo festival del recuerdo y trece corridas de toros en las que destaca el regreso de Enrique Ponce, trece años después, la presentación de Ferrera… no obstante pocas novedades, para variar, aparecen en los encierros.

Las combinaciones son las siguientes:

  1. Sábado 14 de Abril, Novillada de Triunfadores: 6 La Antigua, 6 para tres novilleros triunfadores por designar.
  2. Domingo 15 de Abril, Primera Corrida de Feria: 6 San Isidro, 6 para Jerónimo, Fabián Barba y José Garrido.
  3. Viernes 20 de abril. Toros de Xajay para Paco Ureña, Arturo Saldívar y Leo Valadez.
  4. Sábado 21 de abril. Dos toros de La Estancia para rejones para Pablo Hermoso de Mendoza y cuatro de Jaral de Peñas para Sebastián Castella y Joselito Adame.
  5. Domingo 22. Toros de Begoña para Antonio Ferrera, Sergio Flores y Andrés Roca Rey.
  6. Martes 24 de abril. Plaza “San Marcos”. Concurso de recortadores.
  7. Miércoles 25 de abril. Toros de Teófilo Gómez para Enrique Ponce, Ginés Marín y Luis David Adame.
  8. Jueves 26. Concurso de ganaderías “Orgullo San Marcos”. Toros de Rosas Viejas, Medina Ibarra, Puerta Grande, Cortina Pizarro, Felipe Castorena y Santa Inés para Israel Téllez, Mario Aguilar, Diego Sánchez, Nicolás Gutiérrez, Diego Emilio y Javier Castro, que tomará la alternativa.
  9. Viernes 27 de abril. Toros de La Joya para Arturo Macías, Sergio Flores y Andrés Roca Rey.
  10. Sábado 28 de abril. Toros de San Miguel de Mimiahuápam para Julián López “El Juli”, Juan Pablo Sánchez y Fermín Espinosa “Armillita”.
  11. Domingo 29 de abril. Toros de Bernaldo de Quirós para Enrique Ponce, Octavio García “El Payo” y Diego Silveti.
  12. Lunes 30 de abril. Plaza “San Marcos”. 20:00 horas. Festival. Novillos de distintas ganaderías para José Ortega Cano, Fermín Espinosa “Armillita”, Guillermo Capetillo, Juan Antonio Ruiz “Espartaco”, Pepe Luis Vázquez y Eulalio López “Zotoluco”.
  13. Martes 1 de mayo. Toros de diversas ganaderías para Julián López “El Juli” y Joselito Adame, mano a mano.
  14. Jueves 3 de mayo. Toros de José María Arturo Huerta para Fermín Rivera, Román y Michelito Lagravere.
  15. Sábado 5 de mayo. Toros de Santa María de Xalpa para Juan José Padilla, Alfredo Ríos “El Conde” y Uriel Moreno “El Zapata”.
  16. Domingo 6 de mayo. Cuatro toros de La Punta y cuatro de Los Cues para López Chaves, Pedro Gutiérrez “El Capea”, Gerardo Adame y José María Pastor, que tomará la alternativa.

Los boletos estarán disponibles en las taquillas de la Plaza y en el sistema ticketmaster.

Twitter: @Twittaurino.

@Taurinisimos 151 – Triunfa @FerminRiveraA Polémico Indulto @GanadoBravo Festejos Mérida y Guadalajara.

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del lunes 26 de Febrero de 2018. Conducen Miriam Cardona @MyRyCar y Luis Eduardo Maya Lora @CaballoNegroII.

Actualidad Taurina.

Toros en Guadalajara y Mérida. Festival en Cinco Villas.

Corridas de La Estancia para Castella, El Payo y Ginés Marín y San Migue de Mimiahuapam para Rejoneador Emiliano Gamero, Joselito Adame y Sergio Flores.

Plaza Mérida, 89 años de historia por El Diario de Yucatán.

Faena de Fermín Rivera al novillo “Clase” de San Marcos, indultado en Cinco Villas, debate sobre el indulto.

La próxima emisión de @Taurinisimos será el próximo viernes 2 de Marzo de 2018 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

FB/Taurinisimo

Guadalajara: Una oreja que poco refleja

El Payo. NTR Guadalajara.

*Guadalajara da un paso para adelante y otro para atrás, como suele ser la costumbre en esta empresa, ya lo vimos en La Plaza México en la pasada temporada y ahora se vuelve a repetir en la Nuevo Progreso, en donde hace apenas una semana se había presentado un corridón de Barralva y ayer con el regreso de las figuras extranjeras de “casa”, se lidió un encierro muy justo de presentación para Guadalajara de la ganadería de La Estancia.

¿Ante estas reses como evaluar el desempeño real de los alternantes, del público o del Juez de plaza?

A continuación les presentamos dos crónicas diferentes de lo acontecido, aunque estas desgraciadamente no reflejan fielmente y con rigor lo sucedió realmente en el ruedo del Nuevo Progreso, ya que extrañamente en alguna se omite mencionar la presentación y el juego del encierro, además de que ambas no señalan que algunos astados fueron protestados por el público.

¡De verdad que como se extraña a Don Francisco Baruqui en El Informador!

Un diario que ha perdido toda la seriedad y el rigor de muchas décadas en apenas un plumazo.

De Jesús Zárate todavía recordamos esa columna de opinión llamada Contraburladero en Milenio en su edición nacional, en donde solía ser muy crítico, especialmente con la empresa de la Plaza México en tiempos de Rafael Herrerías.

Lamentablemente estamos viviendo en tiempos de los Taurimillennials (De SOL y SOMBRA* redacción)

***

Ginés Marín fue el único en obtener un trofeo, pero la tarde fue mucho más que eso.

Por Jesús Zárate.

Los números no siempre hacen justicia.

Y aunque más de alguno podrá argumentar que las matemáticas son la única ley incontrovertible del Universo, en el mundo de los toros no siempre aplica, como bien lo puede hacer en disciplinas que hacen de los números su máxima expresión, como el beisbol. Pues este domingo en la Nuevo Progreso se cortó una oreja, a cargo de un matador español de nombre Ginés Marín. Basados en la matemática tendría que ser declarado como el triunfador absoluto pero nada más alejado de la realidad.

Y es que el novel Ginés Marín con sus veinte añitos de edad (otro número poco relevante), tuvo frente a sí a un toro de una embestida de oro, de esos que son para encumbrar en la cima a cualquiera, pero no a Marín, quien tan sólo se conformó con hacerle a ese toro por encima en lugar de hacerle lo que se debía de hacer de fondo. Una faena superficial, de buenas maneras, pero sin la profundidad y rotundidad que merecían las embestidas del astado de La Estancia. El premio fue de una oreja, que supo a poco, ante las condiciones del toro, pero que para colmo terminó siendo el único trofeo de la tarde.

Pero las matemáticas y la razón no caben en la plaza de toros cuando se aprecia a un torero como el francés Sebastián Castella, quien extrajo una faena que parecía imposible de su segundo toro, de embestida clara, pero que carecía de fuerza. Castella hizo una labor interminable, con muletazos, que nadie pudo predecir, en una demostración de poderío, valor y sapiencia, que tampoco pueden medir los números. Para colmo se acercó al número trágico, al escuchar dos avisos luego de un muy largo trastero. El galo estuvo a un tris de esos tres avisos que convierte en fracaso la tarde de cualquiera que se ostente como matador.

Pero lejos de sumar, otra vez la odiosa aritmética, una oreja, sólo cosechó una triunfal vuelta al ruedo.

Otro desafiante de Pitágoras fue el mexicano Octavio García el “Payo”, quien realizó una labor ante su segundo en plenitud de facultades taurinas. Imposible asignarle un número a lo realizado por el queretano, quien dibujó naturales largos y templados, así como también derechazos de gran exposición y aguante. Y aunque parecía que los méritos estaban presentes, el juez de plaza se negó a otorgar la oreja.

Una tarde en la cual sería injusta calificarla como que de apenas se cortó una oreja, por fortuna los números no siempre son los que más cuentan.

Publicado en Milenio

***

Ginés Marín (ante un novillete*) se reivindicó ayer en el coso tapatío al cortar la única oreja de la tarde. EL INFORMADOR / G. Gallo

Una oreja para Ginés Marín. Detalles muy taurinos de Castella y “El Payo”.

Por Patricio Fernández Cortina.

Domingo 25 de febrero de 2018. Tercera corrida de la segunda parte de la temporada de la Plaza de Toros Nuevo Progreso, con una entrada de más de media plaza. Aunque no fue una tarde de muchos premios, vimos muy buenas faenas. Hicieron el paseíllo en orden de alternativa, el francés Sebastián Castella, el mexicano Octavio García “El Payo” y el español Ginés Marín, para lidiar una corrida de toros de la ganadería de La Estancia, cuya presencia fue apenas aprobatoria, siendo protestado el segundo toro, y habiendo ido con fuerza todos los toros al caballo, con excepción del sexto que era manso y escurridizo.

Tres grandes toreros engalanaron la tarde en el ruedo de Guadalajara. Torearon con técnica y conocimiento, los tres muy toreros, y la banda de música alegró la preparación de la corrida tocando “Guadalajara”, “La marcha de Zacatecas”, “El beso” y “Que viva España”, mientras la gente iba ocupando sus localidades.

Sebastián Castella se preparó para recibir al primer toro de su lote, golpeando con su mano varias veces la solera con la que se sostienen las tablas, detrás del burladero, frotándose la frente en intervalos para ahuyentar el miedo. Como el toro iba con la cabeza en alto, no fue posible hacerle faena. Pero al segundo toro le hizo una faena de temple y paciencia. A pesar de que el toro era débil, pues cayó al suelo cuatro veces, le dio tres tandas de derechazos pegado a las tablas, y pases variados y acompasados meciéndose con la muleta y el toro ante el soplido del viento. La estocada quedó un poco caída, y tuvo que descabellar, pero ante la ovación que provenía del tendido, dio la vuelta al ruedo.

El primer toro de “El Payo” fue protestado por el público, alegando que parecía un novillo, pero la lidia se llevó a cabo. Pudo ligarle dos tandas de derechazos, y una trincherilla majestuosa que emocionó, y luego de una mala estocada descabelló 14 veces, desesperado, hasta que el toro dobló. Con gallardía esperó a su segundo toro, al que le hizo una faena con elegancia y con temple. Para el recuerdo un “molinete andando” y una tanda de naturales seguida de otra de derechazos culminada con un desdén. Mató con estocada desprendida, pero el público increpó con insultos al juez que no dio la oreja. Debemos recordar que, de acuerdo con el reglamento taurino, la oreja es otorgada cuando una visible mayoría la solicita ondeando sus pañuelos, y no por medio de insultos. La tarde de ayer en los tendidos, por desgracia, hubo muchos alaridos y clamorosos insultos, que no le hacen bien a la fiesta brava. En la calidad de la exigencia está lo que se recibe.

Ginés Marín se reivindicó con Guadalajara. Luego de dos tardes para el olvido, ayer apareció un matador voluntarioso, serio, con arte igual que sus alternantes. A su segundo toro, manso y el peor de la tarde, no pudo hacerle nada. Pero con el primero comenzó la lidia con tres verónicas cadenciosas, y una media que arrancó los aplausos. Luego de la suerte de varas, hizo una verónica lentísima que remató con revolera de gran estampa. Con la muleta fue profuso en derechazos y naturales, y toreó también con la danza del cuerpo. Mientras la banda de música tocaba “Granada”, se preparó para matar solicitando con elegancia el silencio. Y el silencio fue testigo de una estocada que, si bien quedó un poco caída, fue suficiente y recibió la única oreja de la tarde.

Publicado en El Informador

Twitter @Twittaurino

«Regreso a Guadalajara lleno de ilusiones y sentimientos positivos»: Octavio García “El Payo”

El Payo. Foto 📸 @mrodriguezjaime

Por Edgar Flores.

Ser incluido en la tercera corrida de la Feria de Aniversario tiene motivado a Octavio García El Payo, quien cargará con un compromiso extra el domingo en la Plaza de Toros Nuevo Progreso: sacar la cara por México, ya que es el único matador nacional en un elenco complementado por el francés Sebastián Castella y el ibérico Ginés Marín.

Consciente de lo que representa torear en Guadalajara, El Payo nos compartió: “La verdad es que regresar a esta plaza siempre es motivo de muchas emociones, porque por un lado está el compromiso que la plaza representa, al ser la más seria del país, con una afición conocedora”.

“También está la obligación de triunfo que todo torero asume al estar anunciado aquí; un triunfo en Guadalajara tiene repercusión y eso todos lo saben, así es que entre el cariño que le tengo a la plaza, la responsabilidad y las ganas de triunfar, llego a este coso lleno de ilusiones y sentimientos positivos”.

Sumado a lo anterior, el queretano confirma que es un cartel muy bien rematado, confeccionado por la empresa de la Nuevo Progreso, donde en él recae la responsabilidad de salir con un triunfo entre los coletas extranjeros.

“Si bien esto no se trata de competir, porque el toreo no es cuantitativo, también es cierto que siendo el único mexicano en la tercia te da una responsabilidad extra. La Nuevo Progreso conoce mi toreo, la afición ha sido testigo de tardes buenas, y esto te obliga a un nivel de exigencia mayor, sumándole que soy el mexicano en el cartel”.

La tarde, profesa El Payo, tiene muy buenos augurios, y es que la actuación de Sebastián Castella como cabeza de cartel y figura mundial, así como la participación de Ginés Marín como triunfador de Las Ventas, son matices que prometen un festejo de triunfo, aunque la torería, madurez y buen paso del matador mexicano no se quedan atrás, y espera salir con las orejas en al espuerta.

“Creo que el cartel es muy bonito, con dos toreros de mucha calidad y, en el caso de Castella, pues una figura. No me pesa el cartel, creo que cada quien saldrá a hacer lo suyo, y que Dios reparta a todos y que los toros embistan, teniendo la materia prima, el toro, con eso ya tenemos la mitad del triunfo asegurado”, concluyó.

Para ver

Castella, Payo y Ginés, parten plaza el domingo en la tercera de abono de la Nuevo Progreso, con seis astados de la ganadería de La Estancia, en punto de las 16:30 horas

Aprueban encierro

Los toros del hierro de La Estancia fueron aprobados y reseñados por las autoridades municipales correspondientes, siendo favorable la reseña para ser lidiados el domingo.

Los seis ejemplares dieron un peso promedio de 525 kilos, siendo el más pesado, con 560 kg. Para las reservas se destinan dos ejemplares: uno de la misma ganadería, y uno del hierro de Marrón.

Leer más de esta nota en NTR Guadalajara

Es lo que digo yo: Un cartelazo en San Luis Potosí

Por Luis CuestaDe SOL y SOMBRA.

Existe mucha expectación en San Luis Potosí por el festejo de hoy en la noche y se espera un entradón la Monumental El Paseo.

El cartel como ya es bien conocido esta encabezado por el rejoneador Jorge Hernández Gárate, la primera figura del toreo mundial Julián López “El Juli” , Octavio García “El Payo” y Arturo Saldívar quienes lidiarán un encierro de la ganadería de Xajay.

Abrirá el festejo el rejoneador Jorge Hernández Gárate que debutó un 25 de agosto de 1996 en San Luís de la Paz, siendo sumamente joven y algo inexperto. Recuerdo haberlo visto en su presentación en Guadalajara, aunque no recuerdo el año. Aquella no fue una buena tarde, pero aquel joven rejoneador me había emocionado por su carácter y por su destreza como jinete, algunas personas con las que asistí a ese festejo pensaban que su carrera sería algo pasajero. Afortunadamente no lo fue. Y desde ese momento su carrera ha ido en ascenso.

Hoy Hernandez Gárate es un rejoneador más maduro, más seguro y con un toreo que cala hondo en los tendidos y que está listo para competir con cualquier rejoneador nacional e internacional. Esta noche ante sus paisanos seguramente saldrá en busca de la puerta grande.

Del Juli que más se puede decir a estas alturas, es una figura histórica que vive un gran momento y que se encuentra festejando sus 20 años de alternativa en completa plenitud de sus facultades y que además está toreando con mucho gusto y reposo. Su campaña por nuestro país ha estado plagada por muchas polémicas, pero aún así ha conseguido algunas faenas importantes como sucedio el pasado cuatro de febrero en la Plaza México, en una tarde en donde realizo una importante faena ante un astado noble y encastado de la ganadería de Bernaldo de Quirós al que le cortó las dos orejas.

Por su parte Octavio García “El Payo” reaparece después de recibir una cornada en la pasada feria de León Guanajuato, en una tarde donde bordo el toreo de arte que es el que verdaderamente deja huella en la mente de los aficionados, especialmente cuando se hace bien y con mucha verdad como lo viene haciendo este torero.

El Payo” es un prototipo de la estética moderna del toreo y del toreo clásico, pero a ratos, algunas tardes depende del toro y de la inspiración. De toreros como “El Payo“, los aficionados siempre esperan la nota distintiva, la tabla de salvación a la frialdad técnica, el soplo de “otra cosa”, eso que se llama arte, y que alguien lo definió como “lo que el torero siente y añade, después de ejecutar la suerte como mandan los cánones”.

Esperamos que los toros ayuden un poco y el diestro queretano pueda expresar en el ruedo sus sentimientos y sus emociones.

Arturo Saldívar por su parte es un torero de raza, alegre y bullidor que siempre intenta triunfar en base a un toreo temerario y vertical que en esta plaza le ha dado buenos resultados en el pasado, ya que le ha permitido conseguir algunos triunfos importantes ante la afición potosina.

Los toros serán de la ganadería de Xajay, astados que en el hierro llevan marcada la categoría de esta casa ganadera, que es sinónimo siempre de calidad en la crianza de sus animales y de mucha seriedad.

Ante las críticas y polémicas vertidas estos últimos días en las redes sociales, los aficionados tienen que entender que cada plaza tiene su toro y no podemos exigir el mismo trapío en algunas plazas de provincia que el mismo que se pide en la Plaza México o en Guadalajara. Esto tampoco quiere decir que se deban lidiar toros que no cumplan con las exigencias mínimas de los reglamentos que marca cada Plaza de Toros.

Pero la intolerancia tampoco es el camino para salvar a un espectáculo que pasa por momentos muy difíciles.

En cuanto al comportamiento de los toros y las prediciones del festejo, creo que hay que entender esto de una vez por todas; los toros son un arte y el arte es impredecible. Se pueden prevenir, organizar y planear muchas cosas pero el toreo alcanza su categoría de arte a partir de que es algo nuevo, algo que no se puede planificar y que brota de manera especial en cada evento, ya qué está marcado por el comportamiento de los animales y en cada estilo de los toreros. No existe una predeterminación en el toreo.

Por eso las corridas de toros son tan mágicas, tan dramáticas y tan reales.

Así que como dice el refrán taurino: ¡Avíate, que esta noche vas a los toros!

Es lo que digo yo.

Twitter @LuisCuesta_

“EL PAYO” listo para reaparecer este sábado en San Luis Potosí

El MATADOR OCTAVIO GARCIA EL PAYO SE PRUEBA EN EL CAMPO ANTES DE REAPARECER EL PRÓXIMO SÁBADO EN SAN LUIS POTOSÍ.

De SOL y SOMBRA – Comunicado de Prensa.

Luego de varios días de reposo y rehabilitación tras la cornada con trayectorias de 12 y 6 centímetros que recibió el pasado 20 de enero en la feria de León Guanajuato, el matador Octavio Garcia “El Payo” se probó en el campo en la ganadería de Fernando de La Mora frente a un novillo con el que pudo sentirse y realizar una interesante y positiva faena de cara a su reaparición este sábado 10 de febrero en la plaza de toros El Paseo Fermin Rivera de San Luis Potosí.

El cartel completo está compuesto por Julian López “El Juli”, Octavio Garcia “El Payo” y Arturo Saldivar ante toros de la ganadería de Xajay.

El Payo y el ganadero Fernando de la Mora.

Twitter @Twittaurino