Archivo de la categoría: Luis Ramon Carazo

Ocho con Ocho: ¡Ubicuidad taurina! Por Luis Ramón Carazo

Ginés Marín con Lebrero.

En la vida, no se puede estar en todas partes como uno lo desearía, porque aunque ideal quererlo, es muy complejo, la capacidad de generación de información de toda índole en este caso la de los toros de alguna manera, nos permite enterarnos de aquello que en épocas pasadas, era imposible y solamente constreñido a los medios hoy llamados tradicionales que los menores de cuarenta años, lo denominan como “viejos” Sopas.

Por las ocupaciones que todos tenemos, muchas veces nos quedamos con las ganas de ir en vivo a lugares tan cercanos como por ejemplo los que vivimos en la ciudad de México a las novilladas sabatinas que se están celebrando en Arroyo una hora pasado el mediodía, pero que de hecho para los creyentes católicos empiezan exactamente a las 12 con una misa con mariachi en el ruedo.

Transcurrido el festejo novilleril, se puede disfrutar en un ambiente mexicano con una opípara comida, para charlar lo sucedido en el ruedo, que es una de las partes más ricas de cualquier afición, pues conlleva el ingrediente de la óptica personal y de la discusión natural, para defender el punto de vista individual sobre lo acontecido. Entendiendo que no todos podemos acudir y recurriendo a la tecnología que brindan las redes sociales, es posible ver en cualquier dispositivo los eventos (lo cual nunca será lo mismo que en vivo) pero desde luego es una manera de estar presente.

En mi caso personal, los sábados he tenido otras actividades que no me han permitido asistir a las novilladas de Arroyo y tampoco lo haré en los dos que siguen, porque salgo de viaje que Dios Mediante me permitirá platicarles de una feria muy importante, la de Bilbao.
Sin embargo, con las imágenes que he podido ver, me da gusto saber que la novillada de Xajay fue muy buena materia prima en conjunto para dos novilleros que avanzan a pasos agigantados como lo son José María Hermosillo y el alumno de Manolo Mejía, José Sainz quienes por fallar en la suerte suprema, no salieron en hombros.

En días recientes me encontré en el Vivero de Coyoacán a Manolo quién me externó que está muy contento con los avances de su pupilo y el sábado se pudo bien constatar en Arroyo como lo relatan varios colegas.

Hermosillo es un alumno muy destacado de la Escuela de Espectáculos Taurinos de México y su decisión nació de pedirle un autógrafo a Arturo Macías y de ahí el matador le sugirió se apunte en la escuela y va que vuela para llegar a la alternativa.

También nos enteramos, sin haber visto aun las imágenes, que con pie derecho inició su periplo de despedida Nacho Garibay en San Luis Potosí, lidiando en faena de indulto a un toro de regalo de la ganadería Santa Bárbara propiedad de Javier Borrego. Joselito Adame y El Payo obtuvieron uno y dos trofeos respectivamente de un encierro de Julián Hamdan.

El toro indultado por cierto es de procedencia Garfias y recuerdo hace muchos años conocí a un niño que en unos cuantos pesos le vendió una vaca Don Javier y lo traigo a colación porque ahora que lo saludé en la Feria de San Marcos es ahora un hombre y es el sucesor del ganadero zacatecano, su padre, en la dehesa.

Finalmente relatar que en Dax Francia el torero extremeño Ginés Marín logró una gran faena a un gran toro de Santiago Domecq que se convirtió en el homenaje del indulto para Lebrero y nos enteramos a minutos de haber consumado la hazaña.

Para no parecer carrusel taurino, cierro reflexionando que la modernidad nos permite dar seguimiento a lo que acontece en todo el mundo taurino, aprovechemos y desde luego cuando se pueda no dejemos de asistir a las plazas para en vivo ser testigos, del arte efímero que es el toreo.

Anuncios

Ocho con Ocho: Los recuerdos Por Luis Ramón Carazo

Cuando platicamos con aficionados de distintas latitudes sobre la actualidad del toreo, compartimos un cierto dejo de melancolía por los tiempos idos, para no ir tan lejos por ejemplo, los de la temporada novilleril 1982-1983 de la que resaltan los nombres de Manolo Mejía, Ernesto Belmont y desde luego el torbellino de Torreón, Valente Arellano, quién hizo el paseíllo a la Gloria el 4 de agosto de 1984, hace la friolera de 34 años.

En las tardes de aquella temporada novilleril en La México, hubo momentos en que las entradas eran de lleno y los boletos se cotizaban en la reventa, muy altos.

Valente sumó 5 tardes, la segunda de ellas al lado de Mejía y Belmont para obtener el rabo de Pelotero de Felipe González y cuyo nombre estaba dedicado como el de San Martín para El Capitán en 1977 a Francisco Camino Gaona, nieto del empresario Alfonso e hijo del genio de Camas, Paco Camino; quién fue un beisbolista en las ligas menores.

El 3 de junio de 1984, en Monterrey, Valente con Eloy Cavazos de padrino se ungió matador de toros para desafortunadamente en un accidente de motocicleta dejar la duda de hasta dónde le hubiera alcanzado su toreo variado y su gran carisma.

En aquella temporada entre otros destacaron los nombres de Luis Fernando Sánchez, Sergio González, Rafael Carmona, Manuel Lima, El Voluntario, Manolo Rodríguez, Lalo Flores, José Luis Tapia, Carlos Vidal quién con Carmona se fueron al hule para que David Chato Bonilla se zumbará 5 novillos entre maromas, sustos y achuchones pero con el premio de tres vueltas al ruedo por su entrega y decisión y varios más como Amado Luna, Memo Ibarra, El Oriental y algunos otros como el Pollo Castillo y Monedero.

En aquellos años vivíamos los toros y la semana como el preludio para el siguiente domingo, entre los aficionados que eran muchos, se corría la voz y el programa de Toros y Toreros de Julio Téllez con la participación de José Luis Carazo Arenero y El Negro Muñoz en Canal 11 daban continuidad a una época gloriosa de novilladas que saboreamos con gran pasión.

Desde luego los diarios daban puntual seguimiento a lo que acontecía en la capital y en la multitud de novilladas en diferentes partes del país en las que los triunfadores de La México actuaban con frecuencia y con entradas impresionantes.

Hoy en día se han complicado las cosas, los novilleros ya no arrastran las mismas pasiones a pesar de que tal vez su preparación técnica es más técnica que la que tenían los novilleros mencionados formados por sus maestros personales y no en escuelas como se acostumbra en el mundo taurino en el tiempo presente.

¿Por qué hoy día el público se ha alejado tanto de las plazas?, ¿Por qué ya no producen los novilleros la misma pasión siendo que están mejor preparados que antaño? Cada uno que ponga su respuesta, pero es intrigante como un circuito de novilladas tan bien organizado como el de Arroyo con el certamen Soñadores de Gloria, no acaba por generar nombres con fuerza para el futuro.

Desde luego positivamente en España parece que Diego San Román a partir de su actuación en Valencia ha logrado acaparar la atención y se ha colocado en varios carteles importantes en Europa lo cual es esperanzador para él y para México, pero tenemos la sensación de que pasa desapercibido lo que acontece en el ruedo, la vorágine de la actualidad desaparece las buenas y malas noticias en poco tiempo.

Tal vez ahí parte de la respuesta a macerar, a saborear la tarde pasada, cuando hoy en 30 minutos se ven 30 fragmentos de faenas triunfales, sin degustar la estructura y lo que implicaron, para que se relaten los trofeos como goles y no como el gozo de lo artístico que al final de cuentas es lo que suponemos es el toreo, suena nostálgico, así estamos los que vivimos temporadas de novilladas como las de Valente en dónde que ser novillero puntero, era mucho más que ser el que más actúa, si me lo permite, valga la reflexión.

Ocho con Ocho: Es justo Por Luis Ramón Carazo

Emilio de Justo.

El 29 de julio de 2018, vimos por la pantalla la corrida que se celebró en Azpeita en el norte de España, plaza vasca de tercera categoría con capacidad para cerca de 4.000 espectadores en el recinto, y a las que se agregan unas monjas de un convento cercano a la plaza desde cuyas ventanas, les fue visible la corrida de toros en honor a San Ignacio y en la que participaron Emilio de Justo, Juan del Álamo y Luis David Adame.

El paisaje montañoso vasco le dotó de belleza bucólica a las imágenes.

En especial nos atraía ver a Luis David Adame y aunque no triunfó, le vimos con buen sitio a nuestro paisano; Juan del Álamo obtuvo un trofeo; pero el que tuvo la actuación más rotunda lo fue el torero extremeño Emilio de Justo, quién salió en hombros después de obtener dos trofeos del toro de Ana Romero, procedencia Santa Coloma, cuarto bis de la tarde; paladeamos en el extremeño su bello trazo con los engaños y la entrega en la suerte suprema.

Y viéndolo, no cabe duda que el toreo da lecciones en el caso de Emilio de gran persistencia, tras diez años como matador de toros por su capacidad torera desde el pasado año es que su nombre empieza a sonar en España cuando parecía que se iba a quedar atrás y sin expresarse en su país.

En 2015 en Hervás, Extremadura, salió a hombros en la tarde en la que se encerró con seis toros de distintas ganaderías, saldando el desafío con el corte de seis orejas, dos de las cuales las paseó de un gran toro de Victorino Martín, premiado con la vuelta al ruedo en el arrastre.

En la sombra, pero con las ilusiones puestas en lograr un lugar en su carrera, seguramente que paso tragos amargos viendo transcurrir el tiempo sin poder expresar su capacidad y fue el toro de Victorino Martín en su pueblo con el que pudo llamar la atención del crudo mundo en el que luchaba por no quedar en el olvido.

Como dice el dicho; “un perdido va a todas” No le fue fácil, en principio lo que realizó en Hervás le sirvió para que le programaran en Francia con toros imponentes y se impuso para cumplir la máxima de que el toro a todo mundo pone en su lugar.

De ahí surgió el apoderamiento de Luisito matador de toros francés y que recordamos en México como novillero en la época en la que Bruno Delaye fue el embajador de Francia en nuestro país, por allá de los años finales de los noventa del siglo pasado, la afición del diplomático es desbordada y disfrutamos de su amistad en aquellos buenos tiempos, Luisito está tratando de conducir la carrera de su torero al éxito.

Me parece que Emilio se sabe buen torero y con base en esa creencia, es que va realizando su meta por competir en las alturas, en el principio de 2018 en la corrida homenaje a Victorino Martin en la plaza Vista Alegre de Madrid tuvo los momentos más importantes de la tarde, dedicada a la memoria de uno de los genios entre los criadores de toros y que como él, empezó prácticamente de cero.

En 2017 actuó en 8 corridas y en 2018 lleva 3 más hasta la de Azpeitia y sería justo que a Emilio se le abrieran más espacios pues no duda en enfrentarse al encierro que le pongan enfrente y por ello es que se mantenía flotando toreando en su tierra; Francia lo apoyó y ahora parece que en España lo toman poco a poco en cuenta.
Historias como la de Emilio sirven de espejo a novilleros como los que actuaron en Arroyo el sábado 28 de julio y del que salió por delante Roberto Román de Aguascalientes con un trofeo y en el que después de mucho tiempo de no hacerlo, actúo Mirafuentes de Anda, quién dio al final de su faena, una vuelta al ruedo.

¿Hasta dónde llegará Emilio? No lo sabemos, lo que sí se puede afirmar por lo que se vio por ejemplo en la plaza vasca, es que él está convencido en convertirse en un torero importante y que no decae su ánimo por lograrlo contra viento y marea, olé por ello, es un gran ejemplo.

Ocho con Ocho: Variado Por Luis Ramón Carazo

Conforme transcurren los días parece que el llamado cotarro taurino mexicano en receso varias semanas, se mueve, el 21 de julio de 2018 se iniciaron los festejos novilleriles en Arroyo y aunque nos relatan que el ganado de Santillán de reciente cuño para Emilio Macías, Tato Loaiza, Cayetano Delgado y Fernando Vázquez fue complicado, se destacan la entrada en el bello coso y la actuación del regiomontano Cayetano, quién fue lo más rescatable del cartel al hacerse merecedor a una vuelta al ruedo.

Comentaba con un aficionado testigo del festejo, que hoy en día la capacidad lidiadora de astados menos dúctiles es baja y por ello aquellas faenas de aliño y de poder a poder, han caído en el desuso y tal vez por lo mismo cuando el toro tiende a ser incierto (en estos casos el novillo) se pone en grave predicamento a los actuantes y los resultados son magros.

En fin. Un torero actual de los mejor preparados para lo que salga por la puerta de toriles lo es, Fabián Barba y nos dio gran alegría saber que, después del percance que sufrió en su tierra en la feria de San Marcos, ya se le anuncia para reaparecer en la plaza potosina de Cedral para el 14 de agosto próximo y lo hará con un muy bien presentado encierro de Barralva y al lado de El Zapata y Arturo Saldívar.

Posteriormente en Teziutlán, Puebla el 19 de agosto junto con José Luis Angelino y José Mauricio (quién parece estar tomando aire fresco) enfrentará un encierro tlaxcalteca de De Haro, que por supuesto también se lidiará acorde a su serio estilo.

En semanas previas, anunció su decisión de retirarse de los ruedos, Ignacio Garibay uno de los mejores exponentes del capote en los últimos 20 años y lo ligo con el hecho de que Nacho fue el último mexicano en lograr el trofeo de la feria limeña de Acho de El Señor de los Milagros del 2001, en dónde ya también se anunció a Diego Silveti, para actuar como único representante de la torería nacional, el 4 de noviembre próximo en la bicentenaria plaza peruana de Acho. Luis Procuna en 1947 fue el otro mexicano ganador y porque no desear que Diego se apunte para México, el tercero.

Por su parte, Arturo Macías el domingo 27 de julio de 2017 compareció en la plaza francesa de Saint Vincent de Tyrosse, en aquel país todavía se privilegia la sensación de riesgo en el ruedo y por ello se lidian encierros de ganaderías menos proclives a la extrema nobleza.

Dos muy antiguas ganaderías europeas la de Miura española y la de Palha portuguesa conservan en su casa ganadera la costumbre de guiar el comportamiento pero dejar un margen para la incertidumbre y por ello se les ha denominado “duras” Para toreros como Macías con los machos bien puestos y alguna que otra vez para que los líderes del escalafón acometan lo que se denomina, una gesta.

A Arturo le tocó un toro de cada vacada y su actuación en el llamado Desafío de leyendas, le valió para en el quinto dar la vuelta al ruedo mientras que sus compañeros de cartel Robleño y Lamelas obtuvieron un trofeo por espuerta, en tarde que la crónica etiqueta de valientes. Bien por Arturo que no ceja en su propósito de acrecentar su historia.

Para cerrar este carrusel; Diego San Román sorprendió y formó un lío en su presentación como novillero con picadores en España, nuestro paisano estuvo a punto de abrir la Puerta Grande, que se cerró con la suerte suprema. Obtuvo una oreja del sexto, que pudieron ser más, de no fallar con los aceros. San Román expuso su concepto con el sexto, en tandas muy firmes y de bellas estampas, dejando la impresión de tener un futuro muy promisorio, en su aún corta trayectoria.

Concluyo, el toreo mexicano da notas importantes, buena nueva.

Ocho con Ocho: Regresa Arroyo Por Luis Ramón Carazo

En los próximos días se inicia la Temporada de Novilladas en Arroyo como parte del serial taurino Soñadores de Gloria y se nos antoja reflexionar por la época complicada en que vive el toreo en el mundo y esperamos que los siempre bien organizados festejos en la bellísima plaza al sur de la ciudad de México nos traigan la frescura de nombres nuevos a los que se les dará seguimiento en septiembre, en La México.

Claro que nos gustaría narrar que los novilleros se arrebatan y empiezan a poner sello a su nombre para abrir la puerta a la esperanza de la transición necesaria en los renglones de principiantes contando con un esfuerzo de promoción muy importante.

Será el 21 de julio de 2018 según sabemos, cuando se abrirán las novilladas en Arroyo y es importante enfatizar que a la cabeza del escalafón de novilleros se ubica Héctor Gutiérrez con alrededor de 10 festejos en la espuerta, Francisco Martínez tiene 9, José María Hermosillo 8, José Sainz 7 y Diego San Román 6, éste último por ahora en España, aunque ha dejado profunda huella en sus actuaciones en México, como la de enero en León dónde con novillos de San Martín, salió en hombros y posteriormente obtuvo el Estoque de Plata en Tlaquepaque, Jalisco, en mano a mano con el tapatío Alejandro Fernández quién lleva 5 actuaciones, por cierto.

El Galo con picadores y Arturo Gilio sin caballos, entre otros novilleros mexicanos tratan de abrirse paso en Europa, como lo hacen Emiliano Ortega, Isaac Fonseca y Miguel Aguilar, los cuales apoyados por diferentes mecenas tratan de dar cauce a su vocación de toreros.

Juan Silveti va a su aire representando a la dinastía y sería deseable que en algún punto se confronte con los novilleros del escalafón y así darle un sentido ordenado en su proceso de convertirse en matador de toros, lo cual además de serle positivo para su carrera, sería muy importante para dotar de mayor interés a los carteles novilleriles. Lleva 5 festejos actuando principalmente en carteles mixtos y sería interesante verlo confrontado con su generación de soñadores de gloria

La próxima semana se abundará al respecto de los festejos novilleriles de Arroyo y entonces se tendrán los detalles, por lo pronto es un buen augurio saber que en pocos días se reanuda en la capital los festejos novilleriles, era justo y necesario, enfatizando que sería muy positivo regresar a la figura de novillero puntero.

Me refiero a tiempos idos de México y del toreo cuando a un hombre de negocios muy importante de México, Aníbal de Iturbide le preguntaron en los cuarenta del siglo pasado ¿Por qué cambiaría la mitad de su fortuna? y respondió; “por ser novillero puntero” Así observaban los aficionados la sensación de encabezar el escalafón de novilleros, ojalá y regrese esa figura tan necesaria para el toreo en nuestros tiempos.

Ocho con Ocho: Una más de Tomás Por Luis Ramón Carazo

José Tomás es más un acento de una larga época del toreo que el sustento por diferentes motivos, pero en especial a partir de Navegante en Aguascalientes sus esporádicas actuaciones se convierten en memorables sucesos y para muestra me refiero a la del 12 de diciembre del año pasado en La México dónde bordó el toreo con el toro Brigadista de Jaral de Peñas.

El anuncio de su reaparición en España, el 29 de junio en Algeciras después de casi dos años de no hacerlo en su país, mantuvo el ingrediente de la expectativa y el traslado de aficionados de todo el mundo, para ser testigos en vivo de lo que solamente hemos visto en mágicos retazos de su tarde reciente.

Desde luego los que jalan del carro del toreo mundial, mantienen la frecuencia de actuaciones que el de Galapagar no tiene y que por ello hay quién incluso lo reclama, pero gran parte de su misterio tauromáquico radica precisamente en que nunca se sabe cuál será la siguiente y dónde continuara ejerciendo su gran capacidad torera.

Las faenas como las de Algeciras correspondieron por lo que sabemos, a su sello matizado fuertemente por la suavidad y sustentado en la pureza de trazo y el ingrediente de la cercanía, que enloqueció a más de once mil personas que tuvieron la fortuna de estar en alguna localidad de esa plaza de Las Palomas en su feria.

Los toros de Núñez del Cuvillo, fueron la materia prima que escogió para el mano a mano con Miguel Ángel Perera a quién le tocaron los toros de Jandilla sin sorteo de por medio, aunque cosas del destino el cuarto de nombre Libélula fue indultado por la gran nobleza, aunque según algunas crónicas afirman que le faltó codicia y más pujanza.

Todo lo anterior como si fuera antaño lo vamos entretejiendo por la consabida ausencia de los medios masivos de comunicación, los cuales ya en algunos casos se han vuelto omisos a las actuaciones de José por los requisitos que implica cubrirlas.

Sabemos que el agarrón fue positivo y que Perera supo responder sobradamente al reto que implica torear con toda una época del toreo, le viene bien al extremeño lo hecho en Algeciras, porque en San Isidro recientemente no le rodaron tan bien las cosas. Ambos al finalizar la tarde se fueron en hombros.

En la vida es más fácil entender y conocer el pasado, porque nos parece ser más ordenado por el rastro y la memoria de lo que guardamos y además porque lo creemos conocer y entender, en tanto el futuro es una interrogación que nos causa a veces cierta intranquilidad por lo incierto y ahí se inserta la carrera de un torero que pocas veces tenemos el privilegio de verlo en los ruedos.

¿Qué sigue? Sólo él sabrá, a su modo y manera, cuestionado o no, se mantiene en un sitio especial y con actuaciones esporádicas que le valen para acrecentar su peso en la historia del toreo que la escribe de manera distinta a sus predecesores en el tiempo quién quiera no esté de acuerdo, que lo dispute, en mi caso así de claro, lo entiendo.

Ocho con Ocho: ¡Oiga usted! Por Luis Ramón Carazo

El 22 de junio de 1978, hace 40 años se nos adelantó en el paseíllo de la vida el gran cronista de toros radiofónico y me refiero a Francisco Rubiales Calvo mejor reconocido como Paco Malgesto, pseudónimo con el que transitó en su exitosa carrera por la radio y televisión mexicanas.

Paco obtuvo su primer trabajo en los medios de comunicación a través de la publicación Multitudes, en la que por primera vez utilizó el apellido Malgesto, el cual aparentemente captó de un gitano aficionado a los toros.

Mi papá José Luis Carazo Vega después de ser novillero compartió muchas transmisiones en el burladero de la XEW en las plazas de toros, con Paco y con CarlosAlbert otro inmortal de la locución mexicana, antes de convertirse en cronista mi padre fue asesor taurino (principalmente con el segundo) en las transmisiones de radio.

Paco empezó su carrera en los cuarenta y era con Pepe Alameda en la televisión los que partían el queso de las transmisiones taurinas, tuve la oportunidad de niño de conocer a una persona muy afable pues salíamos desde el estacionamiento del callejón en el carro de Carlos Albert al terminar los festejos taurinos en La México, muchas veces Don Carlos nos invitaba a su heladería que tenía en Polanco y eran domingos muy especiales al lado de mi papá y de mi hermano José Luis que disfrutábamos después de los toros de helado de chocolate y vainilla gigante.

Pepe académico, Paco popular sabían hacer de la crónica taurina hablada, un género único.

En la televisión Paco fue un as en los programas de variedades musicales de la época, como el estudio de Pedro Vargas, es considerado el precursor en la televisión de las entrevistas a figuras de la farándula mediante su programa llamado Visitando a las estrellas, en donde acudía el hogar de estos artistas, con cámara y equipo técnico de apoyo, entrevistas que muchas de ellas son recordadas.

Fue autor de una biografía de Armillita y se recuerda que antes del debut de Manolete en México el 9 de diciembre de 1945 tomó un vuelo que lo depositó en Cuba, y de ahí otro a la capital mexicana. En La Habana lo esperaban Paco Malgesto y José Octavio Cano; el primero realizó un control remoto durante el vuelo del diestro a México para la estación Radio Mil. Minutos antes de despegar, el crítico de ESTO, José Octavio Cano, realizó una entrevista a la principal figura de la torería española que apareció en primera plana.

En México se presentó con una gran expectación por parte de la afición, que hizo cola en las taquillas desde la noche anterior a la venta de los boletos, Eduardo Solórzano y Silverio Pérez le dieron la bienvenida en el ruedo del Toreo de La Condesa. Gitano se llamó el toro de la ceremonia de confirmación de alternativa, de la ganadería zacatecana de Torrecillas propiedad de Don Julián Llaguno, Manolete triunfó rotundamente. Su segundo enemigo se llamó Cachorro que hiere al español cuando este lanceaba, pero a pesar de que el animal se le vencía por el lado izquierdo, Manolete demostró su aguante, lo que le costó con una cornada.

A los pocos días Paco Malgesto le pregunta por qué se quedó quieto, si Cachorro se le vencía; el torero contestó: “porque si no, no sería Manolete”

Sería necesario un libro para relatar su trayectoria, para muestra la anécdota de cuando a la cárcel del Carmen (calle en dónde se ubica El Taquito) fue trasladado LorenzoGarza. El 19 de enero de 1947, se lidió un encierro de San Mateo que por el poco trapío, fue protestado ruidosamente por el público que llenaba hasta el reloj la plaza de toros México. Cuando un aficionado de las barreras de sombra, le lanzó un cojín al rostro al llamado Ave de las tempestades éste tomó un estoque para tratar de vengar la afrenta, subiendo al tendido para herir al agresor.

El aficionado que golpeó con el cojín a Garza, fue el papá del que fuera por muchos años directivo del fútbol con el Puebla, Emilio Maurer y afortunadamente Lorenzo antes de atravesarlo, fue detenido.

Parte del público muy encrespado, destruyó a todo cuanto tuvo a su alcance, el reloj, los anuncios, los respaldos de los asientos y los arrojó al ruedo. Garza fue llevado a la cárcel del Carmen y también fue multado con diez mil pesos. Durante el festejo, Manuel Rodríguez (Manolete), le cortó la oreja y el rabo al toro Boticario y Arturo Álvarez El Vizcaíno toreó por última vez en la plaza México.

Hacia la zona de El Carmen se trasladó gran cantidad de personas y Paco Malgesto faltaba más, realizó un control remoto desde la cárcel. De El Taquito salieron las viandas para Garza y muchas personas que aguardaron en sus salones hasta las 11 de la noche del día siguiente, 20 de enero de 1947 a que saliera de la cárcel el regiomontano.

Me despido recordando su expresión inmortal, el pleonasmo “hondo y profundo” Que en la Gloria reciba nuestro recuerdo y la importante noticia del triunfo de Joselito Adame y Sergio Flores en las Rozas, cercanía de Madrid el primero; faena de indulto el segundo; dos peludas para irse ambos en hombros, el sábado 23 de junio.

Recordar es vivir, no me cabe duda.

Ocho con Ocho: Se fue el Gordo Por Luis Ramón Carazo

Cada vez que me encontraba a Carlos Domínguez, mandaba un saludo con afecto a quién se nos adelantó en el paseíllo, después de una vida longeva el buen picador de toros mexicano, Federico Domínguez Rodríguez y con el apodo taurino El GordodeIxtapalapa torero de a caballo, qué entre otras tantas andanzas fue parte en la cuadrilla de Eloy Cavazos en México y en España.

El apodo tan popular, nos trae al recuerdo entre muchos otros a los siguientes: Conejo Grande, Conejo Chico, Tarzán Alvírez, El Hielero, Barana, El Berrendo, los Carmona, los Zacatecas, Pueblita, El Loco, Brazo Fuerte, La Quebradora, Lindbergh, los Martínez, Chito, los Meléndez, El Cubano, El Güero Guadalupe, El Zotoluco, Berrinches, Sixto Vázquez, por dar idea de alguno picadores mexicanos en la historia del toreo, en España; Gallego, Agujetas, Calderón, Anguila, Carriles, Terremoto, Gallo, Badila, Zurito, Puchano, Chocolate, Quinta y me detengo porque la lista es interminable y no me gustaría omitir a muchos que han dejado huella en su carrera en los ruedos, por ejemplo los Morales, que forman una dinastía, la cual está integrada por seis elementos que pertenecen a las cuadrillas de los matadores de mayor renombre mexicanos y extranjeros.

Está formada por el patriarca Ricardo Morales Peláez; seguida de cuatro de sus hijos varones: César, Jorge, Erick y Omar; y cierra Daniel, su nieto.

Así pasa con los Domínguez y con tantas otras generaciones de grandes varilargueros, para hacerlo bien me comentó Carlos Domínguez: “Se debe colocar al toro a buena distancia para pegar el primer puyazo, luego si se da algo más lejos para el segundo, para poder torear a caballo, adelantando la vara y aguantando el embate del astado”

La suerte de varas ha cambiado es cierto. Hoy en día ya no son los protagonistas como lo fueron hasta finales del siglo XIX e incluso hasta el surgimiento a principios del siglo XX del peto, pero los hay y habrá quienes dan lustre a su arte.

Hoy a diferencia de hace siglos la suerte debe ser rápida y efectiva, porque el objeto es dejar al toro listo para una larga faena de muleta en la que se juzga y premia a los toros que son capaces de desarrollar una lidia emotiva y noble al unísono.

Cada vez más, espectadores silban y protestan a los picadores de los toros cuando van a realizar su función primordial en la lidia. Y así, casi al momento de acceder al ruedo montados en sus jacas con los ojos vendados y con el peto protector, los silbidos y las protestas aparecen, cuando son pieza esencial y singular en el devenir posterior de toda la lidia.

El picador se cubre con el castoreño de fieltro y calza una mona en el pie, para protegerse del toro, marca un tiempo marcial en el callejón cuando su sonido característico al andar señalado y remarcado en el piso del callejón desplaza su figura con el golpe de hierro de su bota; pieza esencial el torero de a caballo en el ruedo y en las ganaderías.

Un buen puyazo permite observar y probar la bravura del astado, conseguir ahormar la embestida, regular el poder del toro al dejarlo apto para la lidia y posibilitar las artísticas faenas de los de a pie.

Por eso hoy que se nos fue el querido Gordo, valga la pena recordar un poco lo que significa el segundo tercio, ahora que se nos fue a La Gloria, uno de los buenos de tiempos idos y que extrañamos.