Archivo de la categoría: Luis Ramon Carazo

Ocho con Ocho: Detalles Por Luis Ramón Carazo

En nuestro país el paso de Soñadores de Gloria sigue su cauce y varios novilleros tienen la oportunidad de enfrentarse al mejor maestro, que es el de negro o de otro pelaje que les permitirá evolucionar y a nosotros captar sus avances.

En La Florecita y en Los Azulejos por decir dos lugares cercanos a la capital del país, vemos sus posibilidades y por tanto ellos vienen marchando para cuando en septiembre próximo, los veamos con más bagaje, actuar en La México.

Mientras tanto en Madrid ya va caminando hacia su final y en la que ha prevalecido el tiempo de lluvia y por ello incluso hubo un festejo suspendido el del lunes 28 de mayo y en el que se iba a lidiar un encierro de Partido de Resina (antaño Pablo Romero) que entre otras cosas, provocó polémica pues hubo quien opinó que además de la lluvia la taquilla era muy floja y que por ello la manta protectora del ruedo no se colocó con antelación para paliar un ruedo que a la hora del festejo, era un lodazal.

Y vaya usted a saber, desde México dónde vemos los festejos por la pantalla nos es difícil aseverar si lo último anterior fue cierto, pero a la hora de la hora el ruedo estaba imposible y eso está fuera de discusión.

Previamente, hubo una anécdota que se gestó en el Vivero de Coyoacán dónde asiste a dar clases Pardete matador de toros mexicano en el retiro y quién fue a España para estar al lado del zaragozano Ricardo Torres, en la tarde del 28 de mayo en La Ventas; por azahares del destino cuando estaba preparándose el torero unos pocos días antes en una plaza de tientas, sufrió una fractura y se bajó del cartel que con tanta ilusión esperaba.

Fue sustituido Ricardo como sabemos, pero cuando no se puede no se puede dice el refrán y el festejo por el agua fue cancelado y ya sabremos si Ricardo, quién actúa muy poco recibe o no la oportunidad allí o en otra plaza en el futuro. Ya sabremos por Pardete en su regreso a México, los detalles.

La única tarde en la que estaba programado Enrique Ponce con Sebastián Castella y la confirmación de alternativa de Colombo, sirvió para que del arcano Enrique, tejiera lidiando una faena de aquellas en lo que lo importante no fue el natural o el pase con la derecha, sino el usar la muleta para lidiar a un marrajo, lástima que no fue acertado en la suerte suprema, hubiera sido importante lucir un trofeo en la mano, por su faena de gran cerebro el 30 de mayo al segundo de la tarde de Garcigrande y con el primero de Valdefresno esté más suave, estuvo en la misma tesitura.

Cómo muchos lo sabrán, ese día se fue en hombros Castella con una actuación en la que se jugó la piel literalmente y estuvo a punto estuvo de sufrir un grave percance, sin librarse de una dolorosa herida en cara lateral parte posterior del pie izquierdo, así como contusiones y erosiones múltiples.

Cuando ello ocurrió, la atinada actuación de Enrique lidiando de capote mientras su compañero decidía con gran arrojo, seguir en la faena, es como para recordarla cómo una lección de torería y compañerismo.

Y el 1 de junio de 2018 queda también en la memoria, la séptima actuación de Cayetano Rivera Ordoñez en Las Ventas por su capacidad histriónica, por arriesgar, por hacernos recordar que su estirpe taurina tiene raíces en los Dominguín, los Ordoñez, los Rivera y que sus genes lo impelen a tener detalles con el toro y sin él (como cuando pidió al alguacilillo que esperara para recibir un muy protestado trofeo) y luego cuando en su segundo astado, buscando salir en hombros, se fue a la puerta de toriles a pegar una larga.

Cayetano inició en su primero la faena por alto, sentado en el estribo, sacándose luego al animal al tercio, con gran empaque emocionó al público por ese brillante momento que luego completó con una serie por la derecha y una estocada entera para algunos asistentes de oreja, para otros no y por ello las protestas.

Y qué decir de Luis David Adame el 31 de mayo, dejó la estela de capacidad torera por todo lo alto y recordaremos ojala está feria de 2018 como la de su despegue, que así sea.

Pero que importan, lo memorable para algunos, son los detalles en las corridas de toros que permiten tejer historias como las que vimos en el transcurrir de estos días y que al final dan de que hablar, mientras en España cambian de presidente y mientras tanto en el ruedo suceden cosas que seguramente los taurinos enhebraremos con lo acontecido en la política de aquel país en alguna charla y si no al tiempo que es justiciero, me remito.

Se dirá, tal vez entre taurinos ¿Te acuerdas de cuando salió Mariano Rajoy y entró Pedro Sánchez? Claro fue el día en que Cayetano esperó a recibir una oreja por las protestas de muchos, el viernes 1 de junio de 2018 y al revés pudiera funcionar como muleta para recordarlo, ya veremos dijo un ciego, si estoy en lo cierto.

Anuncios

Ocho con Ocho: Buena Feria Por Luis Ramón Carazo


Ir a la Feria de San Isidro y aspirar a ser testigo de faenas triunfales en siete días, es algo que cuando se tira una moneda a la fuente y se consigue el deseo, es para de inmediato ir a comprar un billete de lotería, pues no es frecuente que ocurra y sin embargo y encapsulando desde el domingo 19 hasta el viernes 25 de mayo, con todo y que ha llovido a cantaros en la capital hispana, cada tarde no ha parado en darnos alegrías y lo digo con la nostalgia de que este año por diferentes razones, me he tenido que conformar con verlas por la pantalla.

Me da gusto que el evento taurino mundial más importante del año, marche bien y que bueno para aquellos que lo han podido paladear en vivo, es una experiencia incomparable el estar en el momento en que el arte efímero del toreo se manifiesta en plenitud en el ruedo venteño.

El sábado 19, la alegría nos la proporcionó Joselito Adame con una faena de gran conocimiento y arrojo, al toro de Alcurrucén que parecía no ofrecer la oportunidad de triunfo y la cual fue labrando con gran paciencia, aunque no falten quienes lo denuestan por vaya usted a saber qué motivo.

El domingo 20 el gran rejoneador luso-hispano Diego Ventura dio una muestra más de que en su año 20 de alternativa, ha alcanzado un sitio de privilegio y ya tiene 15 salidas en hombros el centauro en su haber, como no lo ha hecho ninguno otro de sus colegas en Madrid y uno de ellos es el esquivo Pablo, a quién le corresponde haber marcado el nuevo derrotero del toreo a caballo, pero que no parece dispuesto a confrontarse hoy en día con Diego, quién está que echa lumbre coloquialmente hablando con sus cabalgaduras.

El lunes 21, un novillero de apodo taurino Toñete, tejió una faena bajo el granizo a un animal del Conde de Mayalde y le arrancó prácticamente un trofeo con base en su patente voluntad, por ser alguien en el toreo.

El miércoles 23, le correspondió en el sexto toro de la ganadería de Victoriano del Río a Andrés Roca Rey para ratificar porque es la figura que más atrae al público en el tiempo presente (como atinadamente lo comentó Luis Cuesta recientemente) y lo logra con base en un toreo serio, estoico y con sello.

La faena al sexto de la tarde fue estremecedora, después de un chubasco y de seguro para los asistentes al salir, les provocó a tomar algo que reconfortara al cuerpo y a platicar de quién atesora una gran cantidad de cualidades positivas en una tauromaquia con sello muy propio.

El día anterior David Mora, torero lleno de clasicismo con un toro del Ventorrillo nos puso a disfrutar de su forma tan añeja de interpretar el toreo.

Y el jueves 24 que se puede decir que no se haya dicho o escrito de la gran actuación de Julián López El Juli (quién como Diego Ventura, navega a punto de celebrar su vigésimo aniversario como matador de toros) con el extraordinario colorado de Alcurrucén con el nombre de Licenciado que fue noble y codiciosa materia prima, para que diera rienda suelta a su maestría Julián y solamente por la suerte suprema es que no se fue por la Puerta Grande, en mano a mano con Ginés Marín quién a su vez solamente dejó destellos de su buen trazo.

Y como si algo faltara, el 25 de mayo fue Talavante con Cacareo de Núñez del Cuvillo quién finalmente redondeó una faena plena de sentimiento de dos trofeos muy merecidos y también con un aguacero (que provocó un ruedo resbaloso)pero que no impidió que López Simón con gran pundonor le acompañara hacia la calle de Alcalá con un trofeo por faena, para sellar una fecha inolvidable y cuya replica anterior de dos toreros en hombros, lo fuera el 1 de junio de 2016 en el mismo sitio pero con Manzanares y el mismo Alberto.

Cabe mencionar que Talavante actúo en lugar del convaleciente Paco Ureña y que sus honorarios los donó a una institución sin fines de lucro y por si algo faltara tuvo la categoría de brindar, su actuación al compañero herido, lo cual provocó además un lleno por ser poco usual que una figura tomé el lugar de un compañero que por alguna razón, no comparece.

Hubo suerte, no me cabe duda, y deseamos que en la segunda parte de la feria así se mantenga, Madrid es Madrid, capital del toreo mundial y motor de una fiesta que languidece pero que cuando es triunfal, nos hace renacer la fe en ella.

Enhorabuena.

Ocho con Ocho: ¡Viva México! Por Luis Ramón Carazo

Los toreros de nuestro país, estaban huérfanos de éxitos en Madrid y sin poder entonces reclamar sitio para ellos en la temporada española, en México lo mismo vimos en la pasada temporada grande; el público en particular, apretó a los Adame por una razón que aún no acabo de comprender y les pasó la factura de la exigencia, francamente a veces rayana en la intolerancia.

Hacía falta para los hermanos, un éxito rotundo en su comparecencia en San Isidro y está vez por la pantalla nos dimos el gran gusto verles dar cátedra, cada uno en su tarde, para demostrar que como dice el refrán; que también en San Juan hace aire y se han impuesto en toda la línea, sin dejar de lado que algunos necios de los tendidos de Madrid protestaron con ignorancia pedante,  la gran sapiencia de Joselito,  ante un toro de Alcurrucén, en el que solo él tuvo fe y así encontrar el punto del ruedo exacto y extraerle el fondo positivo del astado y cerrar con una valiente ejecución de la suerte suprema, para recibir merecida oreja.

El ganadero Eduardo Lozano, reconoció lo anterior y agregó: “hacía años que en esta plaza un torero no le encontraba lo bueno a un toro que era muy manso” Y ese gran elogio a la faena, del socio Eduardo con José Luis y Pablo proviene de una de la ganaderías que más triunfos de Puerta Grande han propiciado en Madrid en los últimos años, por ello vale mucho, sus toros  que por lo general en lo positivo tienen una forma de embestir de menos a más, humillan mucho, colocan bien la cara, tiene transmisión, mucha codicia y, sobre todo, un gran recorrido, está vez dependieron de saber sacar lo bueno a nuestro paisano, que para eso está, pero luego muchos se estrellan en el intento, y el salió con brillantez a flote, ese fue su gran mérito.

De la misma manera, el elogio de Juan Pedro Domecq para Luis David el 17 de mayo de 2018 fue afirmar: “tu compatriota era merecedor de dos orejas” y se refería a en la faena a Ombú, un precioso jabonero con prontitud, codicia y calidad cuya embestida de altos vuelos del toro, mismo que fue aprovechada con temple y colocación con capote y muleta, nunca sufriendo un mínimo enganchón en todo el trazo, un toro que con Hechizo de Fuente Ymbro por ahora me parecen de los más completos lidiados en San Isidro.

Luego con el sexto de Parladé, solamente la suerte suprema privó a Luis David de irse en hombros, fue un toro correoso, complicado y peligroso, en el que ha puesto su vocación de lograr mayores alturas y en lugar de arredrarse ante las dificultades, se jugó la piel con valor y conocimiento, aderezadas por un caché con sentimiento de torero grande.

Con toreros como Ginés Marín y Roca Rey por dar dos nombres, pudiera integrar tercias renovadas y con grandes posibilidades de respirar aire fresco y disputa feroz en el ruedo; Joselito por su parte, mostró pasta para contender con las figuras más maduras allá en su gallinero, acá siempre lo hace.

Estamos contentos, fue una semana muy buena para el toreo de México si empezamos con la firme actuación de Sergio Flores con los toros de Baltasar Ibán el domingo 13 de mayo taurino, me parce  ese el camino correcto de los toreros nuestros y enderezar la balanza tan a favor de los europeos en el planeta taurino y equilibrando la competencia en carteles en todos sitios.

Pero me desvió y cierro con un pensamiento de cariño pues se adelantó en el paseíllo de la vida,  el gran médico taurino de la Maestranza de Sevilla, Ramón Vila, al que tuve el gusto de conocer y ahora lo recuerdo con una anécdota de su carácter: en sus inicios, su padre que también fue médico, no se encontraba en la enfermería después de una grave cogida a Paquirri y el torero demandaba su presencia,  siendo Ramón el responsable.

El doctor les dice a sus colaboradores: “mi padre no va a venir y como el matador no quiere que sea yo, retirémonos”  Y entonces Paquirri apechugó, no había de otra y luego muchas veces, cuando fue necesario lo sacó adelante, convirtiéndose en amigos además de su relación profesional. Se le va extrañar y mucho.

Regreso y cierro, buena semana para México en el toreo, saboreamos las actuaciones de nuestros toreros que representan con gallardía a nuestro país en tiempos de tensión política e incierto. Bien por ellos.

Ocho con Ocho: Galardonada Por Luis Ramón Carazo

En 1993, por primera vez se galardonó con la Medalla al Mérito Ganadero en el renglón de criadores de toros de lidia  en la Asamblea de la Confederación Nacional de Organizaciones Ganaderas a José Julián Llaguno Ibargüengoitia, tío de Ana María Rivero Llaguno; su madre del mismo nombre también fue hija de Don Julián Llaguno, hermano de Don Antonio; los dos últimos pilares de San Mateo y propietario Don Julián de una de las vacadas más importantes en el mundo taurino, Torrecilla.

En 1956 falleció Don Julián y a José Antonio, Ana María y José Julián sus hijos, les correspondieron tres lotes de vacas y sementales, así como también para cada  uno, parte de la propiedad; los animales en tres lotes fueron sorteados tal y como se acostumbra, antes de cada corrida, faltaba más.

Con su herencia,; Ana María casada con el inolvidable Valentín Rivero, iniciaron la ganadería de Valparaíso en Saín Alto, Zacatecas y para dar una brizna de su prosapia, el 10 de mayo de 1959, enviaron el primer encierro a La México para Curro Ortega, Joselito Huerta y El Callao. Un toro de regalo de Joselito Huerta de nombre Cantarito, fue indultado después de una gran faena del llamado León de Tetela y sin meterme en más detalles, frecuentemente sale a la conversación entre los aficionados de antaño, la gran faena de Manuel Capetillo a Tabachín en el mismo ruedo, el 17 de febrero de 1963.

Doña Ana María, ayudó con sus conocimientos a Valentín en la ganadería y ese activo de experiencia, se los heredó a sus hijas, Victoria Eugenia esposa de Ignacio Pliego, ambos desde 1992 conservan el nombre de Valparaíso y a Ana María, quien fue la que merecidamente recibió el premio de manos del Presidente de México en la ciudad de Monterrey.

La última mencionada, es esposa de Ramiro Alatorre y originalmente denominaron a su ganadería, Malpaso, su nombre ahora es Pozo Hondo y pace en el rancho Santa Ana, ubicado en Sain Alto, Zacatecas, con la divisa verde y azul rey, su hijo Rodrigo desde niño integra parte del consorcio familiar ganadero, los tres son apasionados criadores de toros de lidia.

Ana María, es una mujer de carácter recio y convicciones firmes. Una criadora de reses bravas por herencia de sus apellidos y desde luego añade su integridad personal que transmite a su familia que tiene la divina locura del toreo en sus código genético.

La primera presea de 1993 fue para su tío José Julián y ella recibe la 24, pues en 2004 y en 2011 no se entregó, lo cual es un dato curioso, el nombramiento fue con voto unánime de los directivos de la Asociación Nacional de Criadores de Toros de Lidia.

Platicar con Ana María y los Ramiros, es encontrarse con la pasión e intensidad de quienes aman al toreo con entrega a fondo.

A ella le toca ser la pionera de recibir el premio y cuando lo aceptó,  se refirió a sus antepasados fundadores de San Mateo y desde luego a su abuelo Julián de Torrecilla, que figuran en la historia por su gran afición, como una de las familias pilares más importantes para la crianza de toros de lidia; a sus padres fundadores de Valparaíso;  y a su esposo y a su hijo, éste último que significa la sucesión en una casa ganadera con gran pasión por la tauromaquia.

Que disfruten los tres con el premio recibido por Ana María, por el reconocimiento de sus colegas y desde luego de muchos quienes sabemos de sus muchas cualidades, especialmente la de su amor por el campo bravo mexicano, sobradamente, se lo merecen.

Ocho con Ocho: Al relance Por Luis Ramón Carazo

Con la alternativa de José María Pastor (al que deseamos mucha suerte en su etapa de matador) el 6 de mayo de 2018, se cerró el ciclo de la feria de Aguascalientes que se inició con una corrida de toros de San Isidro el 15 de abril y en la cual la actuación de Fabián Barba, fue como acostumbra, con conocimiento y buen trazo, para quedarse a un tris de salir en hombros.

La anterior le sirvió para sustituir el 22 de abril a Roca Rey (quién resultó herido en Sevilla) para lidiar los toros de Begoña, tarde en la que desafortunadamente sufrió un percance en las costillas y el pulmón, que lo tienen convaleciendo, pero como siempre con el ánimo en alto de quién por actitud no para y da muestra de que su manera de sentirse torero es ejemplar, también ese día se anotó una oreja para su espuerta, como lo hizo Sergio Flores, presto a partir a Madrid.

En esa misma tarde Antonio Ferrera, con un muy buen toro de Begoña ha realizado un trasteo de lo más imaginativo, dejando una profunda huella en los aficionados, quienes tuvieron la fortuna de ser testigos del momento que vive un torero que acude a lo añejo para sorprender, dejó una tarjeta de presentación memorable, aunque se fue sin trofeos, por sus fallos en la suerte suprema.

Y en esa misma línea, con un toro de La Joya, de regalo El Payo el 29 de abril con el capote y la muleta, ha realizado una faena que cantaría Paco Malgesto de “honda y profunda” Con pases de todas marcas ejecutados con la característica de frenar la codicia de la embestida con capote y muleta que la templaban; fue de altos vuelos y solo por la suerte suprema (ejecutada con verdad, pero que no fue eficaz) es que no recibió trofeos, pero dejó con una gratísima impresión su manera tan artística de interpretar el toreo. En esa misma fecha Diego Silveti dejó en la retina un gran quite por Gaoneras.

Pablo Hermoso de Mendoza y Joselito Adame, en hombros el 21 de abril con una sabrosa faena de Sebastián Castella a un muy buen toro de Jaral de Peñas.
Antes de seguir, quiero dejar claro que me hubiera gustado estar en todas, pero no fue así, estuve del 28 al 1 de mayo lo demás lo relato de oídos de buenos aficionados y que conste.

Joselito Adame el 1 de mayo y en mano con El Juli, se despidió para irse a España y en unos cuantos días lo veremos en Madrid, parece que marcha con buenos augurios.

El madrileño puso voluntad pero no pudo esta vez desbordarse como lo quería él y todos los aficionados que llenaron los tendidos en sus dos actuaciones.

Entiendo que el encierro de La Joya procedencia Domecq lidiado el 27 de abril, fue muy aplaudido y Sebastián Castella se fue en hombros, mientras que Arturo Macías que recién cumplió 13 años de alternativa, sufrió el percance 30 de su carrera y su cornada 22, cuando trataba de demostrar en su segundo toro lo que le vimos en su trazo en la reciente Temporada Grande de La México.

Uno de los médicos que lo atendió Luis Miguel Chávez Gómez, gran aficionado y que escribió un muy buen texto en una revista taurina me comentó “Fue un tabaco grande en el muslo” y lo dice quién integra unos de los mejores equipos médicos del mundo, gracias a ellos se recupera quién ya se ha anunciado en Francia.

La feria fue dedicada a la memoria de Miguel Espinosa Armillita y del festival en la Plaza de San Marcos, destaqué en colaboración pasada a todos, pero principalmente a Espartaco, quién vino a disfrutar de la noble embestida de un novillo de Teófilo Gómez que fue indultado el día del Niño.

Por ahí me platicaron de las buenas actuaciones de Diego Emilio y de Diego Sánchez el 26 de abril cuando se ungió matador de toros Javier Castro. Así como de Paco Ureña con un toro de Xajay el 20 de abril.

La despedida de Juan José Padilla, con toros de Santa María de Xalpa y los Cues, se cerró con su salida en hombros producto de una gran actuación como la tuvo El Zapata, para irse de la misma manera con el jerezano, el 5 de mayo, día que en esa plaza se despidió también, El Conde.

Fermín Rivera tuvo una buena actuación el 3 de mayo y el valenciano Román se hizo del trofeo de la Oreja de Oro.

Y dejó para casi finalizar a Enrique Ponce, que con un bravo y noble Artista de Bernaldo de Quirós, cimbró a la Monumental, aunque no todos estuvieron de acuerdo con los máximos trofeos otorgados, lo que al final es peccata minuta, la realidad, es que estuvo con ese nervio propio de quién no se apea de la cima con el transcurrir del tiempo.

Aguascalientes es el corazón del toreo mexicano, los llenos en las novilladas celebradas con antelación a la feria en la plaza San Marcos y las más de 100 mil asistencias estimadas a las corridas de la feria, así lo comprueban, siempre habrá espacio para mejorar, pero estos pocos datos me sirven para afirmarlo y desear que así se mantenga, para bien de nuestra tauromaquia.

Foto: JM Foto.

Ocho con Ocho: ¡Cronista non! Por Luis Ramón Carazo


El 25 de abril de 1981 por primera vez tuve la oportunidad de estar presente en la Feria de San Marcos en Aguascalientes, en aquella fecha la corrida fue de San Miguel de Mimiahuapam y los espadas Manolo Martínez, Curro Rivera y Jorge Gutiérrez; en resumen fue una actuación memorable de Curro, quién logro dos faenas en las que consiguió los máximos trofeos con dos magníficos astados de la ganadería de Don Alberto Baillères, quién después de ambos trasteos acompañó al torero capitalino en la vuelta al ruedo de la plaza monumental junto con sus hijos aún muy jóvenes; Raúl, Alejandro y Juan Pablo.

Se me agolpó el recuerdo en la memoria, al saber que en el paseíllo de la vida se nos había adelantado Alejandro Hernández, gran cronista taurino de entre otros medios el Heraldo de Aguascalientes y al hablar con su hermano Jesús más conocido por Cotuy, le recordé que gracias a la generosidad de toda su familia en la que todavía vivía su señor padre Rafael y su madre Isabel, pudimos hospedarnos en su casa al complicarse las reservaciones en el Hotel Francia del recordado Juan Andrea.

Don Rafael por cierto fue uno de los mecenas que tuvo en los inicios de su carrera el llamado Volcán de Aguascalientes, Rafael Rodríguez.
Alejandro fue cronista de radio, prensa escrita y televisión en la que desbordaba su conocimiento, su manera coloquial de transmitir la fiesta que tanto amaba especialmente en su natal Aguascalientes, al relance recuerdo cuando por la televisión me invitó después de una gran actuación de César Rincón a entrevistarlo.

También cuando en 2011, me invitó el 25 de abril a transmitir la primera corrida de matador de toros de Juan Pablo Sánchez en Aguascalientes, mano a mano con Sebastián Castella con toros de Begoña y San Miguel de Mimiahuapam y en la que ganó el trofeo en disputa el aguascalentense por haber obtenido tres orejas y un rabo, lo cual lo llevó a salir en hombros de sus entusiastas coterráneos, una oreja fue la recompensa para el francés.

Es decir la generosidad característica de su familia era parte de su bonhomía y año con año después de 1981 era para quién escribe un gusto charlar con él en el sorteo y luego en el callejón de la Monumental de Aguascalientes, donde ocupó siempre un distinguido espacio.

Gran amigo de la familia Armilla alcanza en el cielo a su amigo Miguel en homenaje de quién se celebra la feria más importante de América que va corriendo en éstas fechas en su primeros festejos.

Deja una forma romántica de entender a la fiesta de los toros, su colega del diario Francisco Vargas hizo una crónica detallada de quién considera su maestro y lo era, Alejandro tenía para hablar y escribir, gran oficio, su crónica era obligada después de cualquier festejo especialmente en Aguascalientes aunque también abarcó otros estados de nuestro país en su andar periodístico en la que también participó como muy buen cronista de beisbol.

No es un cliché, lo vamos a extrañar y mucho, hasta siempre querido colega y amigo.

Ocho con Ocho: Dédalo Por Luis Ramón Carazo

El tiempo dicen que se va como agua, otros comentan que vuela y hay mucho de razón, tanta que en el programa de la semana que recién termina de Taurinísimos que conducen Luis Eduardo Maya y Miriam Cardona, hubo un espacio especial para destacar la fecha del 15 de abril de 1988 día en que actuaron en la Maestranza de Sevilla, Curro Romero, Paco Ojeda y Espartaco.

30 años han transcurrido y al ver las imágenes recordé que fui testigo presencial de lo que constituyó un hecho histórico con el transcurrir del tiempo.

Me trasladé en el tiempo y recordé que fui a Sevilla con mi esposa Lorena quién iba embarazada de Azul y recuerdo con que ilusión fui a comprar los boletos de entrada para lo que iba a constituirse como mi primera experiencia en la emblemática plaza.

Como antecedente consigno que aquella feria se compuso de 13 festejos consecutivos, con participación de 25 toreros. Espartaco fue el que tuvo mayor número de actuaciones -cinco-, seguido de Curro Romero, Rafael de Paula y Paco Ojeda, con tres. En torno a los cuatro giró el abono, aunque hubo otros muchos toreros en los carteles que tuvieron interés para la afición.

Regreso al presente, pues el 30 de abril de 2018 habrán de actuar en un festival en Aguascalientes para el recuerdo de Miguel Espinosa Armillita, tres toreros que actuaron en la Feria de Sevilla de 1988, me refiero a Pepe Luis Vázquez, Ortega Cano y por supuesto a Espartaco, en la plaza centenaria de San Marcos ubicada en el jardín del mismo nombre.

Y tratando en pocas líneas de completar la historia, en un restaurant conocido como Donald que abrió sus puertas en 1973, de marcado ambiente taurino, con carteles de toros y fotos de matadores famosos, en ese sitio saludé a Filiberto Mira, quién nació en Olivenza, Badajoz, 3 de agosto de 1928 y partió a la Gloria en Chiclana de la Frontera, Cádiz el 18 de agosto de 2003, fue un periodista y escritor taurino español que desarrolló la mayor parte de su actividad profesional en Sevilla, ciudad a la que se trasladó con 7 años.

Como periodista colaboró en la revista taurina Aplausos y en diferentes periódicos locales de Sevilla como ABC y El Correo de Andalucía. También en programas radiofónicos, siendo algunos de los más populares el concurso Cruz de Guía y Los Toros, ambos emitidos por Radio Sevilla, emisora perteneciente a la Cadena S.E.R.

Para escribir su magnífico libro Hierros y encastes del toro de lidia, vino a México y entre otros sitios, mi padre y él convivieron en Jaral de Peñas, del recordado Don Luis Barroso, ahí por cierto se gestó la actuación de Alfonso Ramírez Calesero en un festival de la Cadena S. E. R. en homenaje del Arte del Toreo en la Maestranza, donde actuaron además del trianero mexicano; Alvaro Domecq a caballo, Manolo Vázquez, José Mari Manzanares, Tomás Campuzano y el novillero por aquel entonces (ahora avecindado en México) Manolo Tirado el 18 de octubre de 1980 con novillos de Bohórquez y de Juan Pedro Domecq.

Al saludarnos el 15 de abril de 1988, antes de la corrida en la que Paco Ojeda inmortalizó a Dédalo de Juan Pedro Domecq, me invitó por la noche a su programa Los Toros, yo pensaba que iba a ir a escuchar el mismo y mi sorpresa fue mayúscula, pues al terminar la corrida, me senté en un estudio a charlar de la tarde inmortal entre otros, con el médico de la Maestranza doctor Ramón Vila.

La de Ojeda a ‘Dédalo’ fue mucho más que la gran faena de la Feria de Abril del 1988, la emoción que aquel 15 de abril se vivió en La Maestranza fue la culminación de una tauromaquia distinta y de un concepto revolucionario, que desembocó en una de las obras más emotivas, el estilo de Ojeda, fraguado en la soledad del campo y que tardó tiempo en florecer.

Tanto, que pese a algunos éxitos resonantes como novillero sufrió la incomprensión y la indiferencia de profesionales y aficionados, que lo mantuvieron en el ostracismo hasta que la tarde veraniega de su confirmación en la plaza de Las Ventas en 1982 puso en vilo a los aficionados.

De ahí para el real, si bien en México por diferentes motivos, no tuvo esa trascendencia. Paco en 10 minutos dejó una lección para la historia el dominio de los terrenos del toro, la quietud escalofriante, por los cercanos embroques, por el cite en corto y el trazo largos, en redondo y hacia adentro, por el modo de ligar sin rectificar terreno, obligando al animal a girar sobre sí mismo en torno a un eje que a un tiempo le desafiaba en su camino y le obligaba a quebrar su trayectoria, fue una faena memorable.

Al finalizar Ojeda rubricó de una estocada recibiendo, en la que ‘Dédalo’ prendió al gaditano y le reventó la taleguilla a la altura de la rodilla, pero después de aquella inmortal faena que cimbró al mundo taurino, se convirtiera en un referente del toreo moderno.

El resultado completo fue: Real Maestranza de Caballería de Sevilla. Tercera de abono. Cartel de ‘No hay Billetes’. Toros de Juan Pedro Domecq, y un sobrero de José Luis Marca en sexto lugar, de presentación muy ‘sevillana’ y de juego variado. Destacó el codicioso quinto.

Curro Romero, silencio y pitos;

Paco Ojeda, vuelta y dos orejas;

Espartaco, vuelta y oreja.

Hoy treinta años después la sigo recordando y lo quise compartir cuando en La México seis novilleros en busca de su futuro, pusieron un gran esfuerzo con los novillos de Real de Valladolid para seguir siendo; soñadores de gloria.

Foto: Archivo Arjona.

Ocho con Ocho: Seriedad texcocana Por Luis Ramón Carazo

Silverio y Don Antonio Ariza, eslabones de la Feria del Caballo.

Silverio y Antonio Ariza, eslabones de la feria del caballo.

En los festejos taurinos que se celebran en plazas como la Silverio Pérez (que desde hace años busca por recuperar el caché perdido) la mejor fórmula que se puede aplicar, es la de presentar encierros que denominamos serios por su presencia física y luego por su madurez en el comportamiento en el ruedo.

Los empresarios apostaron en la primera corrida de la feria, por un precioso encierro de Torreón de Cañas, para Joselito Adame y Sergio Flores, el trapío provocó aplausos en su salida a la arena y más importante, al final por su comportamiento en la lidia; así como dos novillos para Guillermo Hermoso, uno de Santoyo y otro de Fernando de la Mora, bien presentados, el primero noble, el segundo resultó muy manso.
Me pareció un buen mensaje a quién corresponda, el que los alternantes, hayan aceptado lidiar un encierro con una presencia digna de encomio, lo cual debería ser lo normal, sin embargo en tiempos en que a muchas figuras se les olvida que el toro coloca a todo mundo en su lugar, es refrescante asistir a una plaza dónde se custodia ese importante concepto.

La semana pasada, el domingo 25 de marzo de 2018 se corrió un encierro de varias ganaderías y por las imágenes se pudo ver que también imperó la buena presencia de los astados lidiados, los triunfadores fueron José Mauricio y El Calita, pero también Lupita López supo dejar su etiqueta en el ruedo a pesar de su mala tarde con la suerte suprema.

Se llevó la tarde ganadera, el primero de nombre Mesías que desde que saltó a la arena embestía con gran emotividad al percal de Joselito Adame tanto por el lado derecho como el izquierdo, humillando y con gran recorrido, recibió merecidamente al final el homenaje otorgado por el juez matador Gilberto Ruiz Torres, del arrastre lento.

En la muleta parecía perder un poco de aire Mesías, pero la buena crianza y la experiencia de José, permitieron que después de dos series con la muleta a media altura, el toro tomara un segundo aire y continúo embistiendo con magnifico estilo por la derecha y por la izquierda, si acaso el viento omnipresente en esa plaza, evitó la mejor continuidad en una faena de altos vuelos y que en otras circunstancias hubiera sido de máximos trofeos.

Impero la fijeza, la prontitud y la emotividad en la embestida de un toro con toda la barba de Torreón de Cañas.

Me parece que cerró con una gran estocada a un tiempo, pero en la que cito para recibir José, y solo por el tema de la continuidad se pudiera entender que no le otorgaran dos trofeos, y fuera uno el que paseo José entre los vítores de un público que hizo muy buena entrada en general, pero rala en las barreras, evidenciando que el tema económico también pudiera estar frenando la asistencia a las plazas.

En su segundo, un astado que tendía a refugiarse en tablas, lo toreó extrayendo el buen estilo del toro cuando se empleaba el ejemplar chorreado de pinta y se privó de otro trofeo Joselito, por la suerte suprema.

Sergio Flores tuvo un lote que le permitió lucir el gran momento taurino que está experimentando; en su primero, un toro emotivo y de muy buen estilo (a pesar de que sufrió un impacto durísimo en un burladero antes de la lidia de muleta) le bordó muy buenos muletazos.

A su segundo un astado muy alto y rematado de casi 600 kilos, tuvo preponderantemente la nobleza como cualidad positiva, le supo dar tandas muy bien estructuradas de derecha e izquierda, se fue sin trofeos en ambos astados por la espada, pero dejó grata impresión el tlaxcalteca en su paso por la feria va como José que vuelan para San Isidro.

Los picadores lucieron por la catadura de los astados y de memoria recuerdo un gran puyazo de César Morales.

Guillermo Hermoso, da muestras de buen toreo a caballo, necesita tal vez afinar la ejecución con sus adornos, pero es aún prematuro juzgarlo con severidad, sin embargo en los pocos festejos que lleva, se vislumbra en él un torero carismático que le llega al tendido con facilidad y que además montando está muy puesto.

La alta escuela de equitación instruida por ya saben quién y machacada con el estilo de la familia, es su arma más importante y con el tiempo se anticipa va a escalar grandes alturas un rejoneador que promete y mucho.

Buen sabor de boca deja la Silverio Pérez, el domingo primero y el 8 de abril hay festejos, no se los pierda.