Archivo de la categoría: Luis Ramon Carazo

Ocho con Ocho: Interesante Por Luis Ramón Carazo

Sergio Flores y la seriedad del astado de Barralva. Foto La Mexico Twitter.

Con relación a la corrida de Los Encinos,  lidiada el 29 de enero de 2017 en La México, recibí un mail de un estimado amigo ganadero quién me puso como al perico y todo por mi análisis del festejo del cual resultó triunfador arrollador el torero francés Sebastián Castella y sin matizar, les doy a conocer parte medular de lo que me escribió al día siguiente de mi escrito, en el siguiente párrafo:

“De verdad me decepciona la percepción de la corrida de Los Encinos. La catalogas de BRAVA en los varios matices de la bravura. Soy amigo de Eduardo y no por eso dejo de ver la realidad. Como yo me supongo que él tampoco. Fue un compendio abrumador de mansedumbre en sus múltiples matices y expresiones. Confundes a la gente con tus comentarios” Si acaso le agrego unos acentos que mi amigo no utiliza,  pero como es claro no estuvimos de acuerdo,  no pasa nada, esa es la pasión del toreo.

Voy a saber muy pronto cuando escribo que la corrida de Barralva que se lidió el 12 de febrero de 2017 en La México, me pareció a pesar de sus claros defectos una corrida interesante, cual es la opinión de mi amigo.

Los seis toros; tres de procedencia San Mateo y también de San Martín; tres de procedencia Atanasio Fernández; fueron musculados y ofensivos, muy igualada a pesar de tener ascendencias distintas, a tal catadura le correspondió un juego desigual y sólo rescataría por su nobleza y recorrido al primero del festejo,  que le correspondió al buen torero murciano Paco Ureña, que por sus fallas con la suerte suprema no pudo saborear las mieles del triunfo.

El arrastre lento concedido por usía como también se le dice al juez de plaza,  Chucho Morales,  fue merecido para No que no, por cierto mismo nombre de un toro de José Julián Llaguno que se lidió la tarde del 4 de febrero de 1967 y que sirvió para inaugurar el Nuevo Progreso de Guadalajara, que recién cumplió medio centenario de inaugurado, el primer matador de toros lo fue el inolvidable León de Tetela de Ocampo, Puebla, Joselito Huerta.

Regresando al presente, vimos la gran categoría  con la que lidió Sergio Flores, pero perdió un trofeo arrancado literalmente al sexto, un toro manso y huidizo,  al que supo lidiar para extraer lo bueno, sólo la suerte suprema evitó que la oreja premiara su gran técnica y arrojo, pero no el reconocimiento público de un público que lo aplaudió en su salida de la plaza y antes al finiquitar al astado.

Arturo Saldívar quiso,  pero no hubo de piña, le tocó un lote muy complicado,  tal vez le falto el intentar hacer faenas de aliño para tratar de obtener el lucimiento que era imposible, él trato de torear con temple a toros con embestidas cortas y descompuestas y el público ni lo entendió y le reprochó sus actuaciones, a mi manera de entender con bastante injusticia.

Finalizando, a mí me pareció una corrida interesante, para toreros decididos como principalmente lo fueron Ureña y Flores, que no se arredraron ante las condiciones de los astados y que supieron extraer momentos de lucimiento en el vendaval de embestidas descompuestas aunque reitero que el primero del lote de Ureña, fue diferente, noble y con claridad en la embestida.

Ya veremos qué opina mi amigo que como se puede deducir no tiene pelos en la lengua a la hora de externar sus opiniones y así lo aprecio, que caramba.

Anuncios

​Ocho con Ocho: ¡Mejoró la asistencia! Por Luis Ramón Carazo

Opinión Taurina, Morante de la Puebla, Plaza México Aniversario
Morarte en La México.

En las corridas del 4 y 5 de febrero ésta última, fecha que desde hace 22 años y gracias a la visión de la empresa de los Alemán y Rafael Herrerías, ya es la más importante de la capital mexicana para el mundo taurino, por esa razón, desde varias partes del mismo se dejaron caer aficionados, profesionales y periodistas, para constatar cómo vivimos el aniversario 71 de su inauguración.

Para el 5 de febrero de 2017 se presentó un bailable antes del paseíllo y posteriormente antes de concluir el mismo, se interpretó el Himno Nacional entonado por la audiencia con fervor patrio, el ganadero de San José y presidente de la Nacional de Charros, José Arturo Jiménez Mangas a caballo y con el lábaro patrio bien sostenido en su mano y con su escolta de jinetes, fueron parte de algo que en mis muchos años de asistir no lo había vivido en La México.

Los toreros, matadores y subalternos, con la montera en la mano.

En Colombia es costumbre antes de iniciar la corrida, entonar su himno nacional y el de la localidad en donde se celebra el festejo, recientemente en la corrida de San Miguel Allende a la usanza de la época de nuestro héroe, compañero de andanzas de quien fuera criador de reses de lidia Miguel Hidalgo, se interpretó nuestro himno. 

En España cuando asiste el rey es costumbre interpretar la Marcha Real pero en La México no me había tocado y constituyó un momento inolvidable para quienes lo vivimos y cantamos.

Las crónicas más detalladas harán la reseña de las faenas de alto calado de Ponce, Juli, Morante de la Puebla, de la despedida del Zotoluco, de la confirmación de alternativa de Luis David Adame y habrán incluso quienes alabarán o criticarán el comportamiento del ganado de Fernando de la Mora y de Teófilo Gómez, lidiado respectivamente sábado y domingo, lo que si afirmó es que en presentación no hubo motivo de queja y en cuanto a comportamiento, dado el resultado artístico, fue muy bueno.

Desde luego es la característica de ambas ganaderías el privilegio de la nobleza por encima de la codicia y en ese sentido, deben los ganaderos haberse ido satisfechos, aunque si observaría que el arrastre lento al toro de Teófilo Gómez y que le correspondió al Juli para su gran faena fue en exceso premiado por el juez de plaza con la vuelta al ruedo a los restos, ruidosamente protestada por el conclave.

Pero detenerse en esos detalles cuando la plaza lució muy buenas entradas los dos días,  no es motivo de este escrito, me parece que alrededor de 50 mil asistencias, es para dar fe de que el toreo tiene afición y de que el evento de aniversario de La México, es ya parte de nuestra costumbre.

Viene para la próxima semana la confirmación del torero de Lorca, Murcia, Paco Ureña y será el padrino Arturo Saldívar con el testimonio de Sergio Flores para lidiar el encierro de Barralva que desconozco si vendrán con la base de Atanasio o la de Garfias, de cualquier manera, es un cartel muy atractivo.

Posteriormente, el 19 de febrero casualmente, día del Ejercito Mexicano será la presentación de Pablo Hermoso de Mendoza y Joselito Adame, con otros dos espadas y toros de Los Encinospara el rejoneador y los de a pie con Jaral de Peñas, ambas ganaderías inclinadas por el trapío serio y la pujanza en las embestidas de sus astados. Posteriormente otra serie de corridas para concluir la temporada 2016-2017.

En fin,  en estas semanas, proliferan los festejos taurinos y una de ellas sirvió para celebrar el sábado pasado 4 de febrero los cincuenta años de existencia de la Monumental de Guadalajara,  con un encierro muy bien presentado y entiendo que emotivo de San Miguel de Mimiahuapám con buenas actuaciones de Garibay, Perera y Silveti.

El viernes 3 de febrero, tejió gran faena Ponce a un toro de Xajay en Querétaro malograda por su talón de Aquiles, la suerte suprema, así como en su segundo astado de Fernando de la Mora le pasó en La México, al día siguiente.

Así las cosas nuestra mejor manera de respaldar nuestra afición taurina, es asistiendo a los festejos tal y como sucedió el fin de semana largo, conmemorando los 100 años de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que se dice pronto, pero que es tiempo que ya corresponde a un siglo, nada más, pero nada menos, y que a pesar de tantos cambios en el transcurrir de los años, es un hito histórico. 

Ocho con Ocho: A los toreros Por Luis Ramón Carazo

Regreso en mayor número la afición a la Plaza México para la doceava corrida de la temporada grande.

La corrida que se celebró el 29 de enero de 2017 en La México, es la muestra clara de lo que el público celebra y añora, un encierro serio con comportamiento diverso en la línea de la bravura, bien sea clara o áspera, como la hubo en el comportamiento de los toros de Los Encinos, propiedad de Eduardo Martínez Urquidí, quién en la muy bien organizada convención de criadores de toros de lidia, celebrada en Juriquilla, comentó que; “es hora de que los encierros no dejen lugar a duda en trapío y edad en las plazas mexicanas”; ayer en ambos requisitos, su ganadería cumplió sobradamente.

Luego ya vendrá cada ganadero con su sello a buscar el comportamiento que considere ideal, por lo pronto me parece que el primero de la tarde que le correspondió a Sebastián Castella fue un compendio de emotividad y nobleza en la embestida, se llamó Jardinero, si como aquel primer astado lidiado en La México en la inauguración del 5 de febrero de 1946, por Luis Castro El Soldado de la ganadería de San Mateo, solamente por la espada es que Castella, quién tuvo una tarde rotunda, no se llevó al menos dos orejas que tenía ganadas y que por la suerte suprema las perdió.

Mensaje claro para los toreros que son capaces de lidiar al toro mexicano en pleno y no a su remedo, porque también en Juriquilla, el presidente entrante José María Huerta en lugar de Manuel Sescosse (quién por cierto hizo una gran labor en la Asociación Nacional  de Criadores de Toros de Lidia, en favor de preservar el toreo con todos sus colegas, en especial su cuadro directivo) comentó; ”nos piden seriedad, pídanle a los empresarios que se la exijan también a ciertos toreros que son los que demandan a veces, lo contrario”.

Regresando a la corrida referida en La México, en tres ejemplares que le tocaron a Roca Rey, el tercero de regalo prevaleció la aspereza en el comportamiento y en alguno la debilidad, sin embargo por el peruano no quedo, puso de su parte para no irse inédito para corresponder a la muy buena entrada en los numerados de La México.

Se llevó Andrés una oreja a la espuerta por gran estocada al tercero de la tarde; en la que me parece que el juez de plaza, Jesús Morales acató la voluntad de algunos que sabemos que la ejecución excelente de la suerte suprema bien vale un trofeo, es cierto hubieron protestas, pero que bello instante se vivió en segundos con un volapié como mandan los cánones.

En el segundo de su lote lució en todo su esplendor la madurez de Sebastián, arriesgó para extraer de la cierta aspereza en las embestidas, claridad y  nobleza que tenía intrínseco en su comportamiento, el cuarto de la tarde y logró una faena emotiva con momentos de gran plasticidad. 

Culminó con una estocada algo trasera, pero efectiva, para recibir las orejas y provocar que el público, que quién manda, exigiera el arrastre lento para los restos de Arbolero otorgado por el juez de plaza; al final del festejo Castella partió en volandas con el cariño popular de muchos años.

El queretano Payo tuvo momentos muy buenos en el primero de su lote y en el segundo, sin embargo entre sus fallas con el estoque y que no acabó por redondear las faenas se fue sin triunfar en grande, le auguramos pudiera acontecer cuando por ejemplo ayer le vimos unos naturales de trazo de figura grande o sus lances de capote, no desesperemos, ya lo hará, estoy seguro.

Por los pronto nos frotamos las manos para lo que sigue para la Temporada Grande con los carteles de aniversario y los que le siguen. 

Señores toreros, el camino está trazado, seriedad por delante y todos contentos.

​Ocho con Ocho: A los aficionados Por Luis Ramón Carazo

img-20170122-wa0023.jpg
Los resultados que están teniendo en taquilla en La México, son para desmoralizar al más pintado. Foto @matagencia.

Me preguntan algunos aficionados que cuales intereses defiendo cuando apelo a la asistencia a los cosos en el caso de nuestra capital a la Plaza México y quisiera ser rotundo; la lejanía de los medios, la falta de patrocinadores, pasan por percibir que sus marcas no deben ser relacionadas con un espectáculo que perciben (en particular en el segmento de los jóvenes) daña su prestigio y por ello, a los que se atreven a presentarlo, habrá que respaldarlos. Defiendo a lo que tanto amo desde que tengo uso de razón, al toreo.

En la corrida del domingo pasado en La México, en la que me parece sobresalió la actuación de Juan Pablo Sánchez (desafortunadamente poco rotundo en la suerte suprema) al hacer una revisión visual de los tendidos,  me percaté de la asistencia de nuevos asistentes a los lugares que tradicionalmente ocupan otros por muchos años, lo cual desde luego en gran parte,  es positivo, pues es tarea a los que nos gusta el toreo, el atraer a aquellos que no acuden, pero me parece necesario enfatizar a todos que con nuestra asistencia a las plazas, ratificamos a las autoridades que el toreo es parte de nuestras tradiciones y respaldando a los que le invierten, les apoyamos a que no desmayen en su esfuerzo.

La apatía pasa por muchas razones, sin embargo la empresa que gestiona al coso monumental ha invertido en mejoras notables en el inmueble incluyendo en detalles que aquejaban a muchos como el tema de los baños que hoy lucen, impecables, y en general el remozamiento completo, es notorio en el añejo inmueble.

A pesar de que la competencia con las plataformas de comunicación actuales son  rivales muy fuertes, han preferido continuar con la difusión de las corridas en México y en otros países, lo cual entiendo no produce los ingresos por derechos de transmisión que por ejemplo genera la transmisión de eventos deportivos.

Para hacer asequible la asistencia le apostaron, salvo en la zona de barreras, a disminuir los precios de entrada,  a pesar de que los costos de traer toreros internacionales se cotizan en dólares y aumentan los egresos, notablemente.

Esto es, en su afán de continuar con el toreo, han hecho un esfuerzo mayúsculo, que habría que reconocer, asistiendo, porque los resultados que están teniendo en taquilla en La México, son para desmoralizar al más pintado y  es frustrante ver que los aficionados parecemos no entender el momento tan peligroso que estamos viviendo tanto por la prohibición latente, como a la larga por la reticencia a invertir de quienes hoy lo hacen.

Aquellos que tienen derecho de apartado, saben muy bien que el valor de cambio ha disminuido rotundamente y la única manera de restaurarlo es asistiendo.

Por ello me permito invitar a dejar de lado críticas y análisis para con nuestra asistencia mantener viva la llama del toreo que poco a poco pierde fuerza y le da la razón a quienes presagian su reducción muy pronta a unos cuantos eventos muy puntuales.

Lo platicaba con mi amigo entrañable que tiene muy clara la idea de lo que puede pasar de continuar la reticencia  de muchos por asistir a las plazas en particular a La México, bastión del toreo del mundo.

El domingo próximo en La México habrá una próxima  oportunidad de hacerlo, los toros de Los Encinos se destacan por su presencia y comportamiento, el toro del Vergel para el rejoneador Jorge Hernández Andrés abrirá plaza, y luego los astados de Eduardo Martínez Urquidi serán importante materia prima, para tres toreros internacionales, como lo son Castella, El Payo y Roca Rey (quién estuvo en la apertura de la plaza Santamaría de Bogotá después de años de cierre autoritario y salió en hombros) los cuatro, con ansias de esculpir faenas imborrables.

Ahora toca a nosotros,  los que decimos que amamos a la fiesta, manifestémonos en las taquillas además de las redes sociales y seamos congruentes con lo que decimos pues diría mi mamá, mi hijo, hechos son amores y no buenas razones, desde luego cada quién sabemos cómo invertimos nuestro tiempo y dinero, pero como diría Kennedy hoy tan recordado, no te preguntes que puede hacer tu país por ti, pregúntate que puedes hacer tú por él; hoy el toreo necesita nuestra asistencia, lo digo preocupado y muy serio, que así se entienda.

​Ocho con Ocho: Reconocimiento Por Luis Ramón Carazo

Jorge Gutiérrez en la Plaza México.

En el programa radiofónico del domingo 15 de enero de 2017 “Los medios unidos por la fiesta brava” que se transmitió a las nueve de la noche, idea de Carlos Flores de ABC que se materializó hace 5 años, y fue por tanto el quinto de la serie anual, se transmitió por esa frecuencia, por 970 de A.M. y 103.3 de F.M.; con la conducción de Carlos y de Heriberto Murrieta, participamos Marysol Fragoso, Enrique Castillo, Rafael Cué, Juan Antonio Hernández y el que escribe.

En la charla, se trataron varios puntos que tienen que ver con la actualidad de la fiesta, los nuevos valores del toreo mexicano y el porvenir.

Coincidimos en la importancia que tiene, el no olvidar el tema de la bravura con pujanza como fiel de la balanza en el comportamiento de los astados en el ruedo, para que la emoción sea el componente principal de la oferta de los festejos taurinos, como estandarte para mantener el atractivo del toreo ante los asiduos y los ocasionales asistentes.

En mi intervención quise destacar la importancia de los empresarios taurinos, pues muchas veces olvidamos a aquellos que invierten desde hace muchos años y que lo hacen más impulsados por su pasión por la fiesta, que por un interés de negocio.

En concreto, en días recientes se anunció la reanudación de la Temporada Grande a partir del próximo domingo el 22 de enero de 2017 a las 4.30 de la tarde con el cartel de Miguel Ángel Perera, Juan Pablo Sánchez y Diego Silveti con los toros de Montecristo, también se avisó de una reducción en los precios de los boletos a excepción de las barreras, lo cual es paradójico en época en que todo se incrementa.

Me parece que el esfuerzo de la empresa de don Alberto y Xavier, pasa por atraer a más personas a los tendidos y así dar argumentos sólidos en la lucha que mantenemos y que entre otros, ellos apoyan decididamente en la Ciudad de México, para que se respete el derecho a ser testigos del ritual taurino, no siempre lo apreciamos en su justa dimensión y sano es reconocerlo, porque invierten sus recursos de tiempo y dinero en mantener viva la llama del toreo, lo cual no es poca cosa.

Seguramente la negociación con los toreros más taquilleros fue complicada, por qué lo que en España llaman el caché y que representa el monto de los emolumentos que perciben por corrida y lo cuidan tanto, que han preferido actuar menos en las plazas en el mundo, que ajustarlo.

Y sin embargo, los seis carteles presentados para las próximas semanas le apuestan a ser atractivos, rotundos, para que el público se retrate en la taquilla y manifieste con su presencia su adhesión a la tauromaquia.

Desde luego desearíamos que en el renglón taquillero, los mexicanos pesarán más y eso lo conseguirán sumando triunfos rotundos en sus actuaciones con los toreros extranjeros que desde hace muchos años son los que parten el bacalao en México.

A ellos les corresponderá sublimarse y que el público se muestre más receptivo a carteles en los que los nuestros sean el ingrediente principal, como hace años no acontece, para ello su compromiso es apasionarse para atraer público a los tendidos, como argumento sólido para su unción como figuras, nombres hay varios, ya veremos cómo responde cada uno en su turno incluyendo a El Zotoluco que tomó la decisión de retirarse.

Preparados están y tal como se comentó en el programa del domingo pasado, es ya tiempo de que el público con su asistencia a las plazas los apoye, en su lucha por competir y recuperar aquello que hasta la época de Gutiérrez y Silveti era común, los mexicanos por delante en los carteles en nuestro país.

En fin, es emotivo que el domingo próximo se reanude la Temporada Grande y además varias plazas del país presentarán festejos atractivos, lo cual a los taurinos nos debe tener contentos, ojala y la asistencia corresponda a la inversión, es justo y necesario.

Ocho con Ocho: Pensarle Por Luis Ramón Carazo

Una de las tantas cosas para reflexionar de cara al futuro es qué tanto están dispuestos los que jalan del carro del toreo, léase las llamadas figuras, para darle variedad a los encierros a los que se enfrentan en las plazas de todo el mundo, los cuatro o cinco toreros taquilleros se guardan la reserva de las ganaderías light en cada país,  y van propiciando que salvo ganaderos como Victorino en España prevalezca su criterio y los demás procuren inclinarse por la bravura en el extremo de la nobleza y olvidar la pujanza que molesta a los que imponen al toro artista, de carita torera.

En camino a la segunda parte de la temporada en los carteles estrella de La México, salvo una sorpresa agradable para quienes disfrutamos del trapío y del equilibrio hacia la bravura pujante, como hubiera sido ver la reaparición de San Miguel de Mimiahuapám o Begoña o lo que si veremos, como será el encierro de Jaral de Peñas, Barralva y  Los Encinos, sabemos cuáles son las preferencias entre otros de Juli, Enrique Ponce y Morante de la Puebla, que para eso  parten el bacalao, entre sus veedores y ellos mismos  han venido al campo mexicano, para seleccionar sus encierros.

¿Qué sugiero? Precisamente reflexionar si no en la monotonía de los encierros que prefieren, se pudiera dar parte de la respuesta de la falta de entusiasmo de los aficionados por ir a los toros de manera más frecuente, o bien para no ser drástico, cierto perfil de aficionado que preferiríamos ver la maestría imponerse a la bravura con pujanza y no sólo el toreo estético, con el sobado abandono.

Es decir ver faenas para no ir más lejos como aquella de Enrique Ponce al toro Notario de San José que redundó en una faena memorable de orejas y rabo, en la que la nobleza y la acometividad fueron templadas con la magistral cabeza del de Chiva, para cerrar con unas emotivas poncinas;  claro, sin dejar de tener en la retina la mágica faena de Morante de la Puebla al toro de Teófilo Gómez de nombre Peregrino que era de un comportamiento más dulce y de un estilo muy distinto al de San José.

Por otro lado reflexionar como taurinos, que tan necesario era en nuestros espacios, darle revuelo al tan lamentable suceso del caballo de Emiliano Gamero que por reprobable que es, creo que se pierde de vista que se le da pasto a los que pretenden darle marcha atrás a nuestra querida tradición y nos pone los dedos contra la puerta.

Las redes sociales así funcionan y nada se puede hacer, pero salir a comentarlo en los espacios taurinos con tanta profusión para fustigar a Gamero, no creo que se contribuya positivamente y desde luego les damos elementos para aquellos que tanto nos atacan, en fin, es para reflexionarse, no soy dueño nunca de la última palabra, es sólo mi opinión.

Para cerrar me parece muy positivo el anuncio de la empresa en tanto que regresan a los domingos, salvo las fechas del aniversario 71 de La México con unos cartelazos en los que esperamos, lo que consigné líneas arriba en cuanto al ganado en comportamiento, pero también cierto es, que salvo uno o dos astados en la parte inicial de la Temporada Grande, en cuanto al trapío, no hay motivo de queja.

El cambio de precios en los boletos y en el horario son bienvenidos y oportunos.

En los carteles me parece que omitieron a Fermín Rivera después de dos muy buenas actuaciones y desde luego que en tan pocos puestos, a muchos otros toreros mexicanos como Nacho Garibay que venían de triunfar la temporada pasada y tendrán que esperar una oportunidad posterior.

Sin embargo la oferta del 22 de enero al 19 de febrero de 2017 en La México, es muy atractiva y pudiera ser lo que necesitaba el público para retratarse en taquilla que eso sería corresponder como taurinos a los tiempos que vivimos de cuestionamiento.

Ya se nos queman las habas que llegue el 22 de enero para ver el reinicio de la Temporada Grande a las 4.30 con Miguel Ángel Perera. Juan Pablo Sánchez y Diego Silveti, con toros de Montecristo del que esperamos un toro como el recordado Trojano y otros más que den motivo para una tarde grande.

¡Buenos augurios y suerte para todos!

Ocho con ocho: Aquí estamos Por Luis Ramón Carazo

Un año más en el calendario que se consume, otro que abre la puerta para transitarlo y en lo que atañe a nuestra afición taurina es un futuro que se torna complejo para lidiar con él, siempre es incierto lo que pudiera acontecer, hoy en día existen aspectos que preocupan para iniciar el repunte que desde hace algunos años estamos deseando en un espectáculo de nuestro país y otros pocos en el mundo.

Está el tema de la amenaza de muchos políticos que ven una oportunidad de ganar votos prohibiéndolo, en especial entre el segmento juvenil que por diversas razones se han alejado y es más, muchos francamente rechazan al toreo, sin siquiera entender lo que es y representa el esfuerzo de los criadores de toros de lidia por preservar al animal en su hábitat natural.

Muchos ignoran la proporción de lo que representan 6 millones de reses que se consumen en nuestro país al año por cerca de 30 mil que sirven de elemento principal en los festejos taurinos, al final del día en ambos casos, sirven como proteína para el ser humano.

Otro tema lo es el que cada día que se devalúa nuestra moneda, vemos más complicado el cómo armar carteles con toreros extranjeros que cobran en dólares y libres de impuestos sus honorarios, con el agravante de que la convocatoria salvo en casos excepcionales es baja.

A ellos su caché les es más importante de custodiar que entender el momento que vivimos y que hace muy complicado reflejar en el precio de los boletos los aumentos y en consecuencia parecería que la opción sería presentar menos que más carteles, lo cual desquiciaría el mercado taurino y hace casi imposible el surgimiento de novilleros y matadores con fuste.

Y mucho de todo esto se está reflejando en La México que se encamina a su segunda parte en enero y febrero, pues es un galimatías como equilibrar los factores expuestos y hacerlo de tal manera que el púbico acuda en mayor número que en la primera parte de la Temporada Grande y como se especula mucho, vamos a tener paciencia para entonces, comentarlo.

Podemos deshacernos en críticas, pero al no tener la solución exitosa, es mejor ser prudentes y entender que no es sencillo tal y como algunos apuntan cambiar el rumbo de las cosas a futuro, algunos hablan de estudios de mercado, otros de traer toreros distintos a los del grupo especial de España, otros más a promover a los mexicanos.

Pero las realidades, social y económica, nos indican que regresar a las grandes entradas de manera constante en plazas como La México es prácticamente imposible y si hacen corridas con toreros taquilleros serán tres o cuatro al año las que se presenten.

Así las cosas: ¿Cómo asumir el costo de arrendamiento y de mejoras? ¿Cómo armar una temporada de doce novilladas obligatorias?, ¿Cómo responderles a toreros que se les queman las habas por una oportunidad como El Calita, al que vemos en Vivero de Coyoacán entrenando desde la madrugada?

El cómo, pasa por probar y entonces saber que funciona pero tememos que el toreo no volverá a ser el espectáculo popular que antaño fue y que solamente en corridas especiales veremos entradas nutridas, lo cual duele por saber que lo que no es negocio algún día terminará por cansar a sus mecenas.

Y entonces ¿Quién podrá salvarnos? Al Chapulín Colorado en Día de Reyes, dejo la respuesta.

Ocho con Ocho: Para cerrar el 16 Por Luis Ramón Carazo

En el longevo programa de Televisión Española Tendido Cero a cargo de Federico Arnás, con motivo del cincuentenario de la alternativa de Palomo Linares, le realizó una entrevista Carlos Ruiz Villasuso, en la que el torero se explayó sobre su magnífica trayectoria y en la que resaltó el dato de ser él, el único torero español que ha recibido el trofeo del rabo tanto en La México, como en Las Ventas de Madrid en la historia del toreo.
Es desde luego recomendable la disfruten completa lo cual es posible gracias a la magia de Internet en RTVE y así puedan escuchar los conceptos de quién con su estilo supo contender con el torero más taquillero de la historia, Manuel Benítez El Cordobés.

Uno de los argumentos que reiteradamente Palomo recurre en la charla, es a la voluntad popular por encima de todos los conceptos; ella fue quién decidió en su momento apoyar a él y a El Cordobés en su rebeldía contra los empresarios y es también esa, quién le otorgó el rabo en 1972, en la plaza de Las Ventas en la tarde del 22 de mayo de 1972, cuando alternó con Curro Rivera con los toros de Atanasio.

El otorgamiento del trofeo en aquella ocasión provocó la dimisión del Presidente del festejo y desde entonces ninguno se ha atrevido a darlo, porque el público no lo ha solicitado, pero si así sucediera, Palomo está seguro que se impondría el juez supremo en el toreo y puede llevar razón.

Una de las razones de la frialdad hacia los toreros es el alejamiento paulatino de las masas que desde hace muchos años no se interesa por el espectáculo taurino y parte del meollo del embrollo es que hoy en día los toreros ya no son aquellos héroes populares que lo fueron.

Una de las señales de ser figura del toreo es que exista más demanda que oferta de boletos para sus actuaciones y hoy en día el único que lo logra es José Tomás en sus esporádicas presentaciones.

En México desde la época de David Silveti y Jorge Gutiérrez con Cavazos en medio, hace ya más de 20 años que ningún torero mexicano ha provocado ismo y por ello se ha recurrido a las figuras españolas como señuelo para incrementar la afluencia sin lograrlo por completo y solamente Ponce es capaz de realizar esa sensación de pertenencia pero sin llegar a la que inducía por ejemplo Paco Camino, de ídolo que avivaba en sus actuaciones, reventa.

En la entrevista de Tendido Cero, comentó Palomo sobre el toro actual corpulento y cornalón pero también afirmó soso y le complementaria el que escribe; el llamado toro artista en España que le llamo light en México; que sirve para faenas muy estéticas pero la mayoría carentes de sensación de arrebato y peligro, que si provocaban los utreros que se lidiaban en España antes del registro obligatorio de nacencias en los años previos a los ochenta por su variedad de comportamiento en el ruedo y que hoy con más corpulencia es lo que abunda en México que en el renglón de edad, salvo algunas ganaderías de todos conocidas, pocos hacen el ciclo completo.

Conjugó un muy buen artículo en El Financiero Rafael Cué en que se pregunta ¿Y la pasión? Reflexionando sobre esa sensación pérdida actualmente y no es fácil encontrar la respuesta, hace años que ningún torero la provoca, vemos como los novilleros que pasan al escalafón de matadores pasan de puntillas como fue el caso de Gerardo Rivera o de tantos otros en el planeta taurino que por sus condiciones merecerían atraer mayor atención y que finalmente no la provocan.

Así que está muy complicado el panorama.

En 1995 durante la presidencia de Guillermo Cantú en la Comisión Taurina del Distrito Federal, una firma encuestadora realizó una investigación en la que se preguntó a un grupo representativo entre otras muchas cosas, que estilo de torear les gustaba más ¿El mexicano o el español? Y el casi 60% respondió que el mexicano.

Hoy sería complejo responder la pregunta, porque la mayor parte de toreros torea con las mismas bases pues se forman en ambos países y los toreros como Palomo Linares o Jorge Gutiérrez que aprendieron en la legua, es difícil que trasciendan y que lleguen aquellos que vienen desde abajo a ídolos.

Ese pudiera ser un argumento más para entender el alejamiento popular del toreo y otros espectáculos como lo es también del fútbol dónde es casi imposible ver el surgimiento de un Cuauhtémoc Blanco desde el barrio hasta la idolatría. Más perfección, más refinamiento, mejor concepto, parecen no conectar con la base del pueblo, ese que guste o no, es quién escoge a sus ídolos sin tanto análisis y con una alta dosis de sentimiento. 

Duro galimatías tenemos a futuro y pues en arduo tema de la política que en temas de popularidad no canta mal las rancheras, pero ese ya es otro cuento, me limito a lo taurino, que es lo nuestro y si bien deseamos que regrese la pasión y que las figuras no sólo aparezcan sino que arrasen con la taquilla, vemos que es un buen deseo y que le parece el porvenir, no presenta augurios de cambio.

Pero a veces suceden milagros y uno nunca sabe.