Archivo de la categoría: Luis Ramon Carazo

Ocho con Ocho: Birlibirloque con dolor Por Luis Ramón Carazo


En la plaza de Las Ventas del Espíritu Santo, en un caluroso día 17 de junio de 2017, se celebró la corrida a la que la nueva empresa que comanda Simón Casas la denominó como, La de la Cultura.

Del resultado puntual dan fe las crónicas cada una con su estilo y desde luego con el gusto particular que se vierte a la hora de sopesar y describir lo que acontece en el ruedo.

Morante tuvo detalles como los lances con las rodillas medio inclinadas en el segundo de su lote de Núñez del Cuvillo y en el primero lució en unos cuantos muletazos con la mano derecha el andaluz, ambos toros le brindaron pocas oportunidades para lucimiento.

En esas estaba cuando llegó a mi celular o PDA para los puristas enviados por un entrañable amigo, unos pasajes del Arte de Birlibirloque, inclasificable libro autoría de Pepe Bergamín, en que el que brillan los aforismos, y lo hizo mientras cada cual en diferente sitio, éramos testigos de la corrida por la pantalla.

Escribió Bergamín:

“Pero, ¿cómo?, ¿hasta cuándo? Hasta que quiera el toro. No hay que darle vueltas –piensa o pensaría Don Tancredo- y piensa con él todo el tancredismo, físico o metafísico, natural o sobrenatural. No hay que darle vueltas, la última palabra la tiene siempre el toro, y únicamente así, por inmovilidad absoluta, puede impedirse que la diga; por la sugestión de la inmovilidad y del silencio”

Y para Ginés Marín, que va como la espuma, el toro, en especial su primero quiso y por supuesto le armó una gran faena el jerezano, solo la suerte suprema lo privó de conseguir los máximos trofeos en Madrid, esto es las dos orejas, pero demostró igual que con el segundo de su lote, que tiene lo que coloquialmente se dice, patas para gallo.

Cayetano con la veteranía a cuestas supo enderezar una tarde para obtener sino el triunfo rotundo, si de demostrar lo reposado que va transitando su concepto del toreo, en esta nueva etapa de su carrera interrumpida un largo tiempo.

Y cuando terminó la corrida de Madrid, me habló por teléfono mi hermano José Luis para decirme con gran tristeza que había fallecido víctima de una cornada en Francia, Iván Fandiño, juntos recién habíamos visto torear en Madrid y le comenté que al toparme con él en el Hotel Wellington, al regresar de una corrida me dijo: “Espero enderezar mi rumbo, de México espero algún día tener el reconocimiento pleno” La cual ya no es posible.

Lo anterior sucedió el 18 de mayo y hoy 17 de junio, todos nos condolemos de la tragedia en Francia.

“El arte del toreo, como dice la copla, viene del cielo, graciosamente por voluntad divina”
 

No existen palabras que consuelen a su familia y a sus amigos entrañables, como acontece en especial cuando un joven de su edad por las circunstancias que sean, se adelanta en el paseíllo que es la vida, él lo hizo arriesgando en una profesión de la que Bergamín reflexionó:

“El torero, silencioso y solo, no se da a todos los diablos como hace el pelotari desesperado, sino porque espera, porque sabe esperar, se da a todos los ángeles”

Hoy uno de ellos, Iván partió con el Señor, así es el toreo, así es vivir. Un abrazo a mi amigo entrañable y otro a mi entrañable hermano, jalar para adelante, es el único bálsamo en estos duros trances. No hay de otra.

 

Anuncios

Ocho con Ocho: De toros saben…Por Luis Ramón Carazo

 

Las vacas y no hablan, solía decirme mi padre y vaya que tenía razón.

El tercero de la tarde de la ganadería de Alcurrucén, iba y venía del toril sin decidirse a salir al ruedo de Las Ventas hasta que finalmente lo hizo, para que al capote de Juan del Álamo, se comportará con recelo y remiso en la embestida. El público madrileño el 8 de junio de 2017, empezó a protestar presagiando tal vez la devolución de Licenciado, pero como diría Pedro Navajas, sorpresas te da la vida.

De pronto en el capote se empleó y en el caballo fue con cierto celo.

A la muleta Licenciado llegó con una embestida pujante, clara, yéndose de largo en cada pase del torero salmantino quién claramente supo comprender el gran fondo de Licenciado y lo bordó literalmente, para junto con Ginés Marín marcar paso en los toreros con ambición a dar el gran salto a las alturas en la Feria de San Isidro.

Remató Juan la suerte suprema, con un gran estoconazo para que usía cicateramente le birlara una oreja, pues en lugar de dos solamente otorgó una, que el público compensó pidiendo la dimisión y obligando a Juan a dar dos vueltas al ruedo y al toro lo despidió con una gran ovación.

En el que cerró plaza, después de una buena faena, recibió otra más, para salir en hombros de la afición después de haber obtenido en varias tardes anteriores, un solo trofeo.

Se apunta como decía al puesto que está vacante para lo que se denomina la Corrida Cultura, en dónde están en el cartel Morante y Cayetano Rivera Ordoñez con toros de Núñez del Cuvillo, para el 17 de junio próximo y que se anuncia será para un triunfador del serial y no se me olvida Ponce que también se punteó con fuerza.

Los toros de Alcurrucén en conjunto fueron muy buenos, los hermanos Lozano son sinónimo de Puerta Grande, pues solo recordando las dos ferias anteriores de San Isidro, una de Castella, la otra de David Mora y en la que va corriendo; la de Ginés Marín junto con la de Juan del Álamo.

El Cid se quedó por debajo de las posibilidades que le ofreció el cuarto y también Joselito Adame, se quedaron con las manos vacías, el primero por no rematar como es debido la suerte suprema, el segundo nuestro paisano, pasó anodino en una tarde clave en su carrera y en la que buscaba remachar lo bien que había cerrado su primera tarde en la feria.

Joselito ha logrado ya rebasar a Zotoluco y a Curro Rivera en el número de actuaciones en Madrid en Las Ventas, pero el cache con realismo, es de otro peso el del hijo de Fermín, y por lo que se guste y se mande, el toreo como la vida es de resultados y no los hubo y queda otra vez la sensación de quedarse en la orilla para Joselito que tendrá que esperar más tiempo para codearse con las figuras españolas, allá en su gallinero.

Para Juan se abrió la Gloria del futuro, para José un compás de espera y a competir con jóvenes como José Garrido en Badajoz para abrirse paso en un cartel que se antoja presenciarlo y en el que le deseamos al de Aguascalientes enderece la ruta hacia la cima.

Regreso a dónde empecé, de toros saben las vacas y no hablan, decía Arenero y bien que tenía razón, cuando ya parece que se entiende no se sabe y por eso si nos es posible antes de emitir opinión habría que acudir al dicho musulmán que reza: “Soy dueño de mis silencios y esclavo de mis palabras” Amén. Si en algo me equivoqué, ofrezco mil disculpas.

Ocho con Ocho: Cuarta de Ponce Por Luis Ramón Carazo

   

Entendiendo que el concepto de la tauromaquia de Enrique Ponce por algunos es poco apreciada, escribo estas líneas después de verle en la pantalla dos faenas brillantes, en especial la primera, que ejecutó en una de las plazas en el mundo taurino que más lo ha hostilizado, sin embargo, hasta cuatro veces ha salido en hombros de Madrid.

La más reciente, en medio de la polémica, por considerar algunos muy populista la oreja que le otorgó el presidente de un toro de Domingo Hernández, por haberla culminado tanto de un de pinchazo como de media tendida en la suerte suprema, eso si la petición al menos por la pantalla, parecía mayoritaria, pero finalmente y 30 años después de presentarse de novillero en Madrid, salió en volandas, en un principio cargado en hombros por el matador de Málaga, Javier Conde.

La torería de Ponce es inmensa, es una figura fraguada en más de 27 años de vida activa de matador, indudablemente en la historia del toreo es quién a un mayor número de astados extrae lo bueno que en el fondo de su instinto tienen y que muchas veces para los que estamos de testigos, es poco o nada visible.

Así sucedió con el segundo ejemplar que le tocó en suerte el 2 de junio en Las Ventas de 2017.

De memoria recuerdo aquella gran faena del 1 de mayo de 2005 a un toro de Fernando de la Mora, en Aguascalientes en la Feria de San Marcos, al que desde que salió al ruedo, lo fue lidiando con el capote para después con la muleta enloquecernos a los que fuimos testigos de la magia de su muñeca que va encauzando la embestida hacia la muleta, para hacer que los toros en su arcano vayan componiendo su estilo y al final se entreguen al toreo del valenciano.

Ponce es una enciclopedia taurina, en la que figuran algunas de las más bellas páginas de un artista clásico, contradictorio y fiel a sus circunstancias, reconocido y venerado por los amantes más exigentes de la tauromaquia, sin dejar de lado a sus muchos detractores.

Ha quedado para la historia aquella faena a Lironcito, un toro de Valdefresno, con el que se fundió en una sinfonía de arte en aquel inolvidable el 27 de mayo de 1996 en la plaza de las Ventas.

El de Valdefresno en Madrid al principio por el lado derecho no tragaba los cites e iba por el izquierdo a regañadientes, pero hacia el final era un dúctil por ambos costados y si no le cortó los máximos trofeos (como tampoco lo pudo conseguir con el de Fernando de la Mora en Aguascalientes) fue por sus fallas con el alfanje que es su única debilidad, pues si no fuera así, la cantidad de trofeos de por si espectacular, sería aún más rotunda.

En Madrid dejó para la retina un instante en el que con la muleta en la mano derecha, dio un pequeño toque para atraer la atención del segundo toro de su lote, un astado que tendía a quedarse corto, una vez fijo le ejecutó un precioso ayudado por alto, para rematar una serie en el que se fue embebido el toro en los vuelos de la muleta , como decían antaño el pase, barriendo de pitón a rabo el lomo ¿O que me dice de los muletazos por bajo con los que finalizó la faena a su primer buen ejemplar de Domingo Hernández?

El celo que tiene Enrique por seguir ocupando un lugar de privilegio 27 años después de su alternativa, llama la atención, lo vemos destilando plasticidad, estética con la presencia de la motivación de aquel que va labrando su vida momento a momento y no quiere apearse de figura del toreo.

Enrique es uno de los toreros con mayor cerebro privilegiado para lidiar astados en la historia y de esos muy, pero muy pocos. Si a eso le aunamos que está motivado a seguir en las alturas, me parece que habría que verlo tardes futuras, en general cada una lección de lo que constituye entender las embestidas de un toro y canalizarlas a favor.

En longevidad en la cumbre ninguna figura del toreo se le puede comparar, dicho lo anterior, a disfrutar de su toreo cuanto se pueda, no todo los días surge un torero de esos vuelos, al tiempo que es justiciero cedo, la última palabra.

Ocho con Ocho: ¡Cojones! Por Luis Ramón Carazo

El 29 de julio de 1934, en la plaza de Las Ventas del Espíritu Santo en Madrid se celebró un mano a mano circunstancial entre dos novilleros mexicanos; Luis Castro El Soldado y Lorenzo Garza, el tercer espada Cecilio Barral, herido se fue a la enfermería, tras lidiar al primero de la tarde.

Cuenta la historia que la novillada de Torre Abad, era desigual y resultó que en el segundo de la tarde, El Soldado a la hora de ejecutar la suerte suprema, sacó con tranquilidad su pañuelo de bolsillo y con él en la izquierda, la espada en la derecha, se volcó sobre el morrillo, para con una media lagartijera lograr que rodará el astado. Orejas y rabo, apoteosis.

En el cuarto de la tarde el regiomontano Garza cuando cuadró para ejecutar la suerte suprema, tiró la muleta y a cuerpo limpió citó para pinchar, tomó la muleta nuevamente, dio unos pases más después del pinchazo y entonces, con un gran volapié, cerró su actuación y enloqueció al público, recibió las dos orejas como premio y por ello posteriormente el 8 de agosto de ese mismo año en Madrid, actuaron en mano a mano, los dos mexicanos. Sopas.

Así se gestan las figuras y acudo al recuerdo muy conmovido por la torera actuación de Joselito Adame el 27 de mayo de 2017 con los esaboríos toros de El Torero, él como sus paisanos, en el siglo pasado o como lo hacía en sus tiempos de novillero y matador, Antonio José Galán en la suerte suprema, desdeñó la muleta para ejecutar un estocada fulminante, que hizo rodar sin puntilla al astado, para recibir una oreja que bien pudieron ser dos, si el presidente hubiera tomado en cuenta los bellos muletazos con la izquierda, algunos de frente que ejecutó nuestro paisano y por supuesto la hombrada en la suerte suprema.

En fin, seguramente en la próxima actuación Joselito buscará por donde se pueda, con los toros de Alcurrucén., salir por la Puerta Grande.

Si el título le ruboriza por favor leerlo en inglés y será un nombre; C. O. Jones o así me explicó hace años en Cleveland Ohio un querido maestro, jefe y amigo Len Arnoff que nos legó con sus otros dos colegas Ansoff y Ackoff, uno de los libros más importantes de Teoría de la Investigación de Operaciones, como diría el cómico mexicano Clavillazo ¡Nomás! Me dijo cenando, léelo y al decirlo en inglés se río de mi inocencia y entonces caí en cuenta del truco del lenguaje.

 
Y si, también Valente Arellano en su debut de novillero en La México aplicó la misma receta de ejecutar la suerte suprema a cuerpo limpio, para salir triunfador.

Pero regresando a Adame ¿Hasta cuándo los toreros españoles que tanto lo piden de compañero en México de cartel se enfrentarán a él en Europa? Aquí, para no ir muy lejos, como sucedió en Aguascalientes con el francés Castella, gracias a José, fue más público y así conserva caché, ahora les corresponde a ellos darle paso y en el ruedo ver de cual cuero salen más correas.

Y no lo digo por patriotero, ya es tiempo de hacer justicia para quién con cojones o C.O. Jones y mucha cabeza torera, demuestra que en México en el toreo también hace aire, y no solamente en Europa. 

Ocho con Ocho: Es de Jerez y se llama Ginés

Por Luis Ramón Carazo.

Con la muerte de Joselito conocido también como Gallito, el 16 de mayo después de una mortal cogida en Talavera de la Reina en España, en el año de 1920 se produjo un hueco en el toreo: una desolación, un pesimismo, una falta de valores, en palabras del historiador Cossío.

“El toreo se acaba”, sentencia Guerrita. Juan Belmonte, el gran rival de Joselito, sigue un par de temporadas más, pero ya y sin la contraparte de José, termina por retirarse, luego regresaría e incluso se convirtió en rejoneador.

Los partidarios de José buscaban a un torero clásico y técnico que preservara la tradición de la lidia, mientras que en general los taurinos soñaban con un torero de época, lo que se conoce como ídolo. Algunos lo alcanzaron a percibir en el fino diestro valenciano, Manolo Granero, pero tras una temporada sensacional, desgraciadamente un toro de cornada espantosa, le mata en Madrid. Otros reparan su atención en Chicuelo, autor de uno de los lances más socorridos de la actualidad, pero es que al coletudo sevillano le faltaron deseos de arrasar, para llevar el peso de la fiesta.

Un torero santanderino Félix Rodríguez disminuido físicamente por la cornada de la sífilis, producto según reza la historia, de sus amoríos con una cirquera alemana, también llamó poderosamente la atención.

Hasta que de repente por ello la razón de mi prólogo, que un día apareció en los ruedos Cayetano Ordóñez, El Niño de la Palma, siendo este último el nombre de la zapatería de su padre en Ronda y fue el gran escritor taurino, Gregorio Corrochano quién acuñó la frase: Es de Ronda y se llama Cayetano, que se hizo celebre en el toreo a mediados de los años veinte del siglo pasado. 

Su ascenso fue meteórico, para la presentación del Niño de novillero en Madrid, el 28 de mayo de 1925, hace casi 92 años, había una enorme incertidumbre. No importó que sólo estuviera regular; tomó la alternativa de manos de Belmonte en Sevilla y la confirmó en Madrid con un triunfo clamoroso. Muy pronto en España enloquecían con el arte del rondeño.

En la primera novela de Ernest Hemingway hay un matador inspirado en su libro La Fiesta, posteriormente su hijo Antonio Ordoñez se consolidaría como al final no lo pudo hacer el padre tanto para ser el mejor de sus 5 hijos toreros, cómo uno de los 5 más grandes de la historia.

Acudí a esos recuerdos, deslumbrado por la actuación rotunda de Gines Marín el 25 de mayo de 2107 en la Feria de San Isidro, por esa razón me vino a la memoria la inmortal frase de Corrochano y la conjugué con el lugar de nacimiento del torero cuyo nombre de la ciudad completo, es Jerez de la Frontera.

El año pasado fui testigo de una tarde importantísima de Marín en Córdoba, sustituyendo nada menos que a Morante de la Puebla, pero San Isidro es Madrid y crece la importancia de la faena al muy buen toro de Alcurrucén, Baratillo, que le tocó en suerte y que se unió a Jabatillo del 2015, que provocó la salida en hombros de Castella y luego en 2016 a Malagueño que relanzó a David Mora, esto es en tres años consecutivos, tres faenas de Puerta Grande a toros de los Lozano, nomás.

Desde luego El Juli triunfó y el otro confirmante de alternativa, Álvaro Lorenzo, dejó estela de que llegará lejos, pero la sensacional faena clásica y profunda, rubricada en la suerte suprema, ante un gran toro, fue la de Ginés.

Quede como gran recuerdo casi para rematar, con gran sentimiento de lo grande que es el toreo, que uno de los sombreros que rodaron a los pies del matador, lo fue el del castoreño de su padre Guillermo Marín, quién vio como salía en hombros el hijo para propiciar entre muchos comentarios, el que me provoca un torero que con el transcurrir del tiempo pudiera ser de altos vuelos, desde México hasta Madrid, figura en ciernes, habemus.

Y para cerrar un gran toro bravo de Jandilla el día siguiente de Alcurrucén de nombre Hebrea de Jandilla, con merecido homenaje de vuelta al ruedo y oreja para Sebastián Castella, albricias, se mueve el toreo.

Entrevista: “El Toro prosperará siempre.” Luis Francisco Esplá con @Carazo_TDN.

De nueva cuenta, entre el trajín isidril y el recuerdo de la torre añeja, Luis Ramón Carazo conversa con un personaje que no requiere introducción alguna, Luis Francisco Esplá habla, principalmente, de un hecho que se hizo, malamente, tópico en México: si La México es “festivalera”, todas las plazas tienen algo de ello. En una declaración, que es más que una necesaria aclaración, las cosas quedan claras 33 años después. Esplá nos regala varias perlas, con su torería y arte sin iguales en un imperdible encuentro.

Por: Luis Ramón Carazo. ENTREVISTA. De SOL Y SOMBRA. Madrid.

Son 33 años desde que Luis Francisco Esplá confirmó en la Plaza México.

Aquel día, Ricardo Sánchez cortaría un rabo a “Capitán” de De Santiago y Luis Francisco Esplá no tuvo la suerte deseada. Y peor aun, el santo de espaldas por una declaración que no explica la ausencia de 20 años de suelo mexicano (reapareció en Guadalajara en 2004) sin que hubiera vuelto a La México jamás.

Y este prejuicio dejó no a Esplá sino a La México sin ver al alicantino.

Por ello es momento de escuchar al mítico diestro al que vemos ahora en Madrid, ya retirado de las lides taurinas salvo la esporádica aparición del año pasado, siempre artista, siempre culto y siempre en torero.

Que lo disfruten.

Twitter: @Carazo_TDN.

Ocho con Ocho: Nunca es tarde Por Luis Ramón Carazo

Entre otra versiones a la ligera que se manejan entre los supuestamente entendidos del toreo, sobre hechos que no son como ellos los platican, me referiré a dos; el primero es que Palomo Linares recibió los máximos trofeos incluyendo un rabo de un toro de Atanasio Fernández en Madrid, para minimizar el triunfo de Curro Rivera en la plaza de las Ventas el 22 de mayo de 1972 en la que el capitalino se llevó en la espuerta 4 orejas.

Rotundamente falso, el cartel por orden de alternativa fue Andrés Vázquez el llamado Brujo de Zamora, Palomo Linares quién recientemente partió a la Gloria y nuestro paisano al que allá alcanzó a Palomo, el juez Pangua después fue corrido del biombo por otorgar el trofeo del rabo, lo hizo bajo su criterio y sin pretender disminuir el triunfo de uno de los toreros mexicanos más importantes en España.

La faena contuvo según rezan las crónicas 41 muletazos, al día siguiente de la gran faena en la delantera de la andanada del Tendido 8 aparecieron crespones negros, el presidente de la corrida como ya lo relaté, fue cesado a los pocos días.

También en varios documentos se afirma que Luis Francisco Esplá, después de su confirmación de alternativa el 5 de febrero de 1984, de manos de Manolo Arruza y de testigo Ricardo Sánchez, quién esa tarde obtuvo los máximos trofeos del toro de Capitán de Santiago, declaró en su país que el público de La México era festivalero.

Me lo topé en los pasillos de las Ventas en Madrid y acudí al consejo de una tía soltera que me dijo “soy quedada pero no con la duda” Le pregunté sobre aquellas declaraciones y sobre todo, qué tan ciertas eran como se interpretaron y anexo la entrevista y me pareció claro su punto y le doy la razón de que en la mayoría de los cosos predomina la curiosidad sobre el conocimiento, así es la fiesta, no nos hagamos pato y que no tuvo la intención de ofender a la afición capitalina.

Regreso a México y en la memoria guardo la faena de Talavante al tercer sobrero del Conde Mayalde que le tocó en suerte después de que devolvieron dos del Puerto de San Lorenzo, ya por ahí dice el adagio a la tercera es la vencida y lo fue para el extremeño, quién incluso encaró a los necios solones del tendido 7 toreando bellamente con la izquierda.

También destaco la gran actuación de Diego Ventura que con los de Espartales propiedad de José Luis Iniesta obtuvo un gran triunfo, su primero muy noble su segundo de más pujanza, de haber sido certero en la suerte suprema, cuatro hubieran sido los trofeos obtenidos y no dos, que le sirvieron para su salida 13 en hombros de Las Ventas.

Valdría la pena que viniera a México para en competencia con Pablo Hermoso saber de cual cuero salen más correas, lo cual serviría a otros rejoneadores mexicanos de estímulo, para hacer más festejos puros de rejoneadores.

No me cabe duda que esas corridas, llenan plazas y el público es muy distinto al del toreo de a pie, más simplista en general y aplauden por ejemplo los actos de acrobacia de Andy Cartagena sin toro, pero el espectáculo cumple a cabalidad con la premisa de que el público salga a gusto de las plazas y hablando de toros y caballeros.

Finalmente saborear a Antonio Ferrera es deleite, demuestra que los toreros con el tiempo pueden afinar su concepto, se retiró por dos años del toreo y regresa a los ruedos con maestría, clase y sabor en la interpretación, que no le conocíamos tan a plenitud, pero que seguramente en su arcano la tenía guardada y en algunos esbozos anteriores, se intuía.

Bien por Antonio, mejor por el toreo eterno.

Ya veremos cómo le va a nuestros paisanos en su turno.

 
 

@Taurinisimos 110 – Feria de San Isidro 2017. Talavante Triunfador. Leo Valadez en Sevilla.

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del viernes 19 de Mayo de 2017. Conducen Miriam Cardona @MyRyCar y Luis Eduardo Maya Lora @CaballoNegroII.

Producción: Miguel Ramos. Operación: Abraham Romero.

Actualidad Taurina.
Maestranza de Sevilla
Novillos de Guadaira: J.E. Colombo, Leo Valadez y Toñete.

Entrevista: Simón Casas por Luis Ramón Carazo.

Feria de San Isidro.

Faenas de Morenito, Talavante, Curro Díaz, Castella y David Mora. José Garrido y Jiménez Fortes.

Recuerdo de Don Paco Baruqui.

Galería de Jorge Cuesta, Apoderado.

La próxima emisión de #Taurinísimo será el próximo viernes 26 de Mayo de 2017 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

FB/Taurinísimo