Ocho con Ocho: Ocho décadas de El niño sabio de Camas Por Luis Ramón Carazo.

El que escribe era muy niño cuando a México vino a torear y convertirse en un ídolo de la afición mexicana el torero de Camas, Paco Camino quién era un jovencito o mocito como dirían en España cuando debutó como matador de toros en el Toreo de Cuatro Caminos, el 1 de enero de 1962, con El Calesero y Antonio del Olivar con toros de Pastejé.

El tiempo pasa volando y el 14 de diciembre cumple 80 años, quién es uno los toreros más importantes de la historia y es motivo de alegría desearle parabienes a quién tanto nos retribuyó en los ruedos. Trayectoria majestuosa a partir de sus once años y que entre los años 1958 y 1959 tomó velocidad como novillero, ganándose el mote de “el niño sabio de Camas” por su clara facilidad en la práctica del toreo.

Eran épocas de nuestro País en las que el toreo ocupó un lugar preponderante en los hogares mexicanos, había tres canales de televisión y los domingos por canal 2 era una costumbre el fútbol a mediodía; luego la corrida o novillada en la voz de Pepe Alameda y al terminar, el cuento de Cachirulo.

Rápidamente se dio a conocer en todo el país el camero y según he podido platicar con aficionados de aquella época, en especial el 27 de enero de 1963 cuando toreó en La México con Juan Silveti y Alfredo Leal.

Los toros eran de Mariano Ramírez y no había pasado mucho durante el festejo, hasta que Paco anunció un toro de regalo de nombre Novato que brindó al presidente licenciado Adolfo López Mateos, popular político -ya no hay de esos- y muy reconocido aficionado taurino.

Seguramente aconsejado por su gran apoderado Chopera, a través de los micrófonos de la televisión, le brindó su lidia que resultó en una faena de apoteosis, en la que los naturales y la suerte suprema fueron de tal magnitud que le concedieron los máximos trofeos y su consagración plena en México, presenciada por prácticamente en todo el continente y retrasmitida con la magistral crónica de Pepe Alameda.

Pero tal vez la tarde más representativa en su trayectoria mexicana, lo fue la de los berrendos de Santo Domingo, en El Toreo de Cuatro Caminos el 31 de marzo de 1963. Faenas vibrantes que se pueden apreciar en las imágenes que existen en las redes sociales, con la voz emocionada de Pepe Alameda, celebrando la manera de interpretar el toreo del andaluz y la comunión con la afición mexicana.

Genio y figura del que siempre es una alegría recordarlo sabiendo que actualmente goza de cabal salud, uno de los ídolos más importantes de la historia del toreo mundial y que además a través de su ganadería tiene presencia en muchas dehesas mexicanas por su encaste, Santa Coloma.

No sé por qué, tendrá su explicación, pero hay recuerdos de la infancia, de la adolescencia o de la juventud y entre esas remembranzas que se mantienen vigentes en la memoria, está aquella tarde de Querétaro en mano a mano con Manolo Martínez y el toro Navideño de Javier Garfias, el 18 de diciembre de 1977, faena que le brindó por cierto a Lorenzo Garza. Cuando regresábamos de la corrida le dije a mi papá: “tenías razón, éste es uno de los mejores cinco toreros de la historia”

El apellido Camino se convirtiera puntal en Madrid con doce puertas grandes en su carrera y así sucedió en muchas otras plazas.

Y para muestra de lo que implica ser figura del toreo una historia, en 1970, la afición de Madrid, igual que la de Sevilla, se había quedado sin ver a Paco. La petición para que se respetase su cache no había casado bien con los intereses de ambas empresas, que decidieron dejarlo fuera.

Ante tal situación, Paco Camino comenzó a rondar la idea de hacer una gesta.

Y qué mejor que seis toros en la corrida de Beneficencia. Además, quería hacerlo gratis, para dejar claro que, al reivindicarse como figura del toreo, el dinero estaba en un segundo plano. Lo que de verdad quería en aquel momento era demostrar que su trayectoria merecía un respeto, que sentía no había recibido por parte de las empresas de la Maestranza y Las Ventas.

A las seis en punto de la tarde, Paco Camino se hizo presente en la arena de Las Ventas vestido de grana y oro. La gran ovación que sonó al aparecer ya no cesó un solo instante en las apenas dos horas que duró el festejo. Pero Camino no se conformó y pidió que saliera el segundo sobrero de Felipe Bartolomé, al que el camero cortó la octava oreja de tan apoteósica tarde.

Datos escuetos de una trayectoria plena de vicisitudes en las que predomino el carácter, la gracia y la determinación de no apearse de su sitio en el planeta taurino y por eso lo reconocemos como uno de los más grandes.

Tengo la gran fortuna de platicar con él de vez en cuando y siempre lo siento animado, añorando a México y apasionado por la vida y por eso es una gran alegría recordarles a todos, que el 14 de diciembre es un día especial, pues nació en Camas uno de sus iconos más grandes y para los que lo hemos tratado al ser humano en otro plano en términos mexicanos; es una persona a toda máquina. Dios le conserve la salud, muchos años más.

2 Comentarios »

  1. Pongo en duda que el matador Paco Camino haya brindado toro alguno al Presidente López Mateos. Hay que recordar que en en ese momento México no tenía relaciones diplomáticas ni acercamientos mayores con el gobierno de España. Muy al contrario, sostenía su apoyo a los republicanos residentes en nuestro país. El señor Carazo deberá por ello documentarse y no precipitar datos que confundan a sus lectores. Recuerdo bien esa tarde y mi edad, que ajusta las ocho décadas, me permite hacer esas afirmaciones con mi afición por delante. Atentamente. Eduardo Sánchez

    Le gusta a 1 persona

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s