Archivo de la categoría: Barralva

Sergio Flores se impone en el mano a mano con Enrique Ponce 

Ponce se presentó por primera vez en Lerdo.

De S y S.

El tlaxcalteca Sergio Flores cortó dos orejas y se convirtió en el triunfador del mano a mano con Enrique Ponce, en una emotiva corrida de toros que se celebró ante un lleno toral en la plaza de toros Alberto Balderas de Ciudad Lerdo.

Ponce no tuvo suerte su primero Barralva, pero dejo ver su maestría ante el segundo astado de su lote al que le corto una oreja. Mientras que con su primero escucho palmas.


La Plaza de Toros Alberto Balderas de Lerdo albergará otro festejo el próximo 31 de marzo, será una corrida mixta entre Pablo Hermoso de Mendoza y Michel Lagravere con toros todavia por designar.

Sergio Flores por su parte fue silenciado en el primero de su lote, pero se sacaría la espina con el que cerró el festejo.

El astado se llamo “Manolito” con 520 kilos, al que recibió de rodillas ejecutando unos faroles que levantaron al público. Con la muleta arrancó de rodillas, pero el de Barralva tenia un gran recorrido y nobleza, así que Flores se puso a torear a placer aunque no lo hiciera siempre con limpieza, sin embargo cada tanda le salía del corazón y transmitió con fuerza al tendido.

Posteriormente mato de una estocada contraria, pero que sería suficiente. El juez sin pensarselo le concedió dos apéndices y la puerta grande. 

El encierro: Se lidiaron astados de la ganadería de Barralva, todos bien presentados, que dieron un buen juego en líneas generales.

Twitter @Twittaurino 

Anuncios

Ocho con Ocho: Interesante Por Luis Ramón Carazo

Sergio Flores y la seriedad del astado de Barralva. Foto La Mexico Twitter.

Con relación a la corrida de Los Encinos,  lidiada el 29 de enero de 2017 en La México, recibí un mail de un estimado amigo ganadero quién me puso como al perico y todo por mi análisis del festejo del cual resultó triunfador arrollador el torero francés Sebastián Castella y sin matizar, les doy a conocer parte medular de lo que me escribió al día siguiente de mi escrito, en el siguiente párrafo:

“De verdad me decepciona la percepción de la corrida de Los Encinos. La catalogas de BRAVA en los varios matices de la bravura. Soy amigo de Eduardo y no por eso dejo de ver la realidad. Como yo me supongo que él tampoco. Fue un compendio abrumador de mansedumbre en sus múltiples matices y expresiones. Confundes a la gente con tus comentarios” Si acaso le agrego unos acentos que mi amigo no utiliza,  pero como es claro no estuvimos de acuerdo,  no pasa nada, esa es la pasión del toreo.

Voy a saber muy pronto cuando escribo que la corrida de Barralva que se lidió el 12 de febrero de 2017 en La México, me pareció a pesar de sus claros defectos una corrida interesante, cual es la opinión de mi amigo.

Los seis toros; tres de procedencia San Mateo y también de San Martín; tres de procedencia Atanasio Fernández; fueron musculados y ofensivos, muy igualada a pesar de tener ascendencias distintas, a tal catadura le correspondió un juego desigual y sólo rescataría por su nobleza y recorrido al primero del festejo,  que le correspondió al buen torero murciano Paco Ureña, que por sus fallas con la suerte suprema no pudo saborear las mieles del triunfo.

El arrastre lento concedido por usía como también se le dice al juez de plaza,  Chucho Morales,  fue merecido para No que no, por cierto mismo nombre de un toro de José Julián Llaguno que se lidió la tarde del 4 de febrero de 1967 y que sirvió para inaugurar el Nuevo Progreso de Guadalajara, que recién cumplió medio centenario de inaugurado, el primer matador de toros lo fue el inolvidable León de Tetela de Ocampo, Puebla, Joselito Huerta.

Regresando al presente, vimos la gran categoría  con la que lidió Sergio Flores, pero perdió un trofeo arrancado literalmente al sexto, un toro manso y huidizo,  al que supo lidiar para extraer lo bueno, sólo la suerte suprema evitó que la oreja premiara su gran técnica y arrojo, pero no el reconocimiento público de un público que lo aplaudió en su salida de la plaza y antes al finiquitar al astado.

Arturo Saldívar quiso,  pero no hubo de piña, le tocó un lote muy complicado,  tal vez le falto el intentar hacer faenas de aliño para tratar de obtener el lucimiento que era imposible, él trato de torear con temple a toros con embestidas cortas y descompuestas y el público ni lo entendió y le reprochó sus actuaciones, a mi manera de entender con bastante injusticia.

Finalizando, a mí me pareció una corrida interesante, para toreros decididos como principalmente lo fueron Ureña y Flores, que no se arredraron ante las condiciones de los astados y que supieron extraer momentos de lucimiento en el vendaval de embestidas descompuestas aunque reitero que el primero del lote de Ureña, fue diferente, noble y con claridad en la embestida.

Ya veremos qué opina mi amigo que como se puede deducir no tiene pelos en la lengua a la hora de externar sus opiniones y así lo aprecio, que caramba.

Hecatombe en la Santa María de Querétaro  

José Adame llegó a la plaza con media hora de retraso, motivo que molestó a Roca Rey, y especialmente al público. 

Por J.C. Valadez – De SOL y SOMBRA.

El mito de primera figura que la han querido tatuar a José Adame en la frente con hierro se derrumba semana a semana por las plazas de todo México.

Ayer en Querétaro nuevamente quedo demostrado que José esta metido en un hoyo negro del que parece no saldrá con facilidad.

En lo empresarial el festejo de anoche fue otro error administrativo, al querer inventarse mano a manos       -este con Roca Rey – antinaturales  y como broche de oro con algunas reses anovilladas de la ganadería de los empresarios (Barralva).

El Mito

Me resulta difícil encontrar un torero en la historia del toreo de México con más oportunidades desaprovechadas para convertirse en figura del toreo que José Adame. 

José ha tenido en los últimos años campañas completas respaldadas de un solido y agresivo marketing por todo España, Francia, Sudamérica y México, alternando en las principales plazas y con las máximas figuras.

Oportunidades que ningun torero mexicano en la historia había tenido y que José Adame las ha desaprovechado en los últimos cuatro años especialmente.

Prueba de que no es más que una figura virtual del toreo, es el poco tirón que tiene en las taquillas. ¿La razón? porque es un torero que simplemente ya no interesa, además de que no tiene la personalidad ni el carisma o el sello para ser figura del toreo. La realidad es que es un torero inflado por la mercadotecnia y el apoyo de un monopolio empresarial.

Otro ejemplo: En menos de cuatro meses ha toreado dos manos a manos en esta plaza, en los cuales no han conseguido llenar la plaza y yo me pregunto ¿que figura del toreo en México ha tenido dos manos a manos seguidos y no ha conseguido llenar una plaza con un aforo mediano como el de la Santa María? La respuesta es: Ninguna.

Pero José Adame a pesar de no llevar gente a las plazas y de no convencer a nadie con sus actuaciones, se comporta administrativamente como un “mandón región 4” al querer imponer siempre reses impresentables de trapío y sospechosas de manipulación de sus astas en cada plaza en donde torea, convirtiendo cada una de sus actuaciones en un espectáculo embustero, en donde se le estafa al espectador al que se le ha vendido una ilusión; la triste y mentirosa ilusión de que en México tenemos una nueva figura del toreo, cuando lo único que tenemos es un torero cuña -en crisis- que en las tardes importantes no termina por romper, como sucedió anoche en Querétaro.

La hecatombe y las taurovenganzas

La hecatombe empezo con 35 minutos de retraso ante poco más de un tercio de entrada y la taurovenganza cuando salto al ruedo el primero de un encierro de Barralva que simplemente no estuvo bien presentado como en otras ocasiones, al grado de que dos de sus toros fueron fuertemente protestados por su falta de trapío (4to y 5to) y devueltos ante el descontento popular que reclamaba el siniestro fraude que orquestaron las administraciones de los toreros con el apoyo de las serviles autoridades queretanas.

El Mito y el festejo 

José Adame ante su primero realizo un quite por chicuelinas e intento acomodarse a las embestidas inciertas de un toro desclasado de Barralva sin mucho éxito. Mal con la espada escuchó división de opiniones al finalizar su labor.

Con “Chevere” (sic) de 475 kgs, Adame salio más decidido y hasta nos regaló unas populacheras  “zapopinas” que medio calentaron la Santa María.  Brindó inexplicablemente a Roca Rey  ¿y la rivalidad apa? quizás para justificar su retraso y tambien para acallar algunos rumores. Posteriormente con la muleta José naufrago ante el único toro potable del encierro, al que le realizó una faena eléctrica a 160km por hora, mientras la banda entonaba la “pelea de gallos” para un gallo con las espuelas ya muy gastadas. Falló nuevamente con la espada.

Con el quinto (bis) nos recetó una faena derechista insufrible ante el descontento popular, que se produjo por la apatía del torero, pero también por el escándalo que previamente se había sucitado por el anovillado astado que había saltado al ruedo y que correctamente había sido devuelto, ante las protestas de la defraudada afición.

Andrés Roca Rey desgraciadamente fue socio en la pachanga adamista y más allá de algunos detalles y de poner mucha voluntad no se le pudo ver en plenitud al diestro peruano.

El segundo de su lote de nombre Buegañoso de 460 kgs fue protestado y devuelto a los corrales por su poco trapío.

En resumen fue una vergüenza lo sucedido anoche en la Santa María Querétaro. Esperemos que el próximo viernes en Juriquilla no se cometa otro fraude, porque por este camino van a acabar con la afición en esta ciudad en un tiempo record.

Plaza de Toros Santa María de Querétaro. Viernes 20 de enero de 2017. Toros de Barralva, desiguales de presencia y juego. Joselito Adame, división de opiniones, ovación divida y silencio; Andrés Roca Rey, silencio, silencio y palmas de despedida. 

Entrada: Más de un tercio de entrada.

Cartel para el próximo 3 de febrero sin ganaderías para los figurones.

Rechazan el encierro de Barralva por falta de trapío 

De SOL y SOMBRA.

El día de ayer todo era felicidad en la ganadería de Barralva y  prueba de ello fue el tweet que publico la ganadería en su cuenta: “Con éxito ha concluido el embarque de la corrida para la Plaza México. El encaste para este sábado, es Español, Atanasios” y el tweet voló por el ciberespacio…

Una horas después comenzaría la pesadilla para esta casa ganadera y algunos de sus toros que habrían sido rechazados por el  juez de plaza Enrique Braun al no dar el peso, ni el trapío suficiente para ser lidiados en la Plaza Mexico.

Aunque usted no lo crea, pero la novedad actualmente en La Plaza México es que se rechazan encierros completos por falta de trapío. 

La noticia fue confirmada a televisa deportes por el señor Juan García Lastra, presidente de la Comisión Taurina de la CDMX.

Sin embargo se espera que para este jueves lleguen más toros de la ganadería de Barralva o bien que la empresa y apoderados de los toreros se decidan por otro encierro, que podría ser de la ganadería de Montecristo.

A este caudal de malas noticias, a las qué se sumó también la salida del cartel del peruano Roca Rey por una supuesta lesión, ahora se suma el rechazo del encierro titular.

La del estribo

La noticia del rechazo de los toros de Barralva nos ha causado mucha sorpresa, ya que en otras temporadas esta ganadería siempre fue sinónimo de trapío y seriedad. 

Por eso nos parece muy poco profesional que en una temporada en donde la actual empresa, ganaderos y autoridades han cuidado muy bien la presentación de los encierros a lidiarse, los de Barralva fueran rechazados de esta manera. 

Para muchos aficionados que son partidarios de esta ganadería esto ha resultado una gran decepción.

Esperamos mucha congruencia por parte de la empresa y que no permita que los ganaderos cometan el error de que con tal de que su corrida no sea rechazada, se traigan toda la ganadería con el afán de que les aprueben el encierro completo, con el peligro de que se pueda lidiar un encierro disparejo o destartalado que no ofrezca garantías desde su presentación.  

Pero en caso de que sea este el escenario, la empresa tendría que tomar en cuenta que no está para cumplir caprichos ganaderos y que la mejor opción sería sustituir en su totalidad la corrida de Barralva por otra qué ofrezca mejores opciones en estos momentos.

Hay que tomar en cuenta la delicada situación por la que atraviesa la actual temporada, gracias al juego tan malo que han brindado algunos encierros. 

Nadie quiere seguir viendo los tendidos de la plaza México vacíos.

* Finalmente el día viernes 9 de diciembre fue sustituido el encierro de Barralva por uno de Santa María de Xalpa, quedando en cartel de la siguiente manera: Fermín Rivera por Roca Rey, El Payo y Diego Silveti.

Twitter @Twittaurino 

Los Retazos de la Medianía – Orejas y Ojeras de Joselito Adame en Solitario

Cite de Rodillas de Joselito Adame al sobrero de El Junco.

Tras dos pinchazos han salido dos orejas, una en el cuarto y otra en el siguiente, resultado que rescata el día grande de la Feria pero que contrasta con la expectación y la entrada generada por la curiosidad de los feriantes, así como el cariño y la admiración del público local que ha querido el triunfo en todo momento de Joselito Adame. Este llega por puntos, gracias a un chispazo al final del quinto turno en noche de sospechas ganaderas. Números y estadísticas, de nueva cuenta, confirman que en lo fundamental Adame no rompe. Al menos, no ayer.

Por: Luis Eduardo Maya LoraDe SOL Y SOMBRA. Aguascalientes.

Soledad mayor no puede existir.

Cuando casi quince mil almas –quizá más- se congregan para acudir a ver la corrida de un solo hombre, la soledad de éste, en medio de tal jolgorio, es la mayor contradicción de cuantas tiene una corrida de toros. Lo hemos traído a cuento antes, tal como lo recordaba Alameda, lo requerimos decir hoy: en la armonía del antagonismo está la clave del toreo.

Pero los antagonistas de Joselito Adame, en solitario ayer, los toros -que deberían ser del espectáculo protagonistas- otra vez dejan espacio para la duda y vuelven a aletear con la monotonía. Es decir, quien le ha visto con seis toros en Pachuca, se ha vuelto a encontrar con tres hierros anteriormente vistos y, esta vez, otros tantos que van en el mismo tenor, constituyendo incluso una apuesta menor que la efectuada en Octubre.

Con todo respeto para el matador y para Usía.

Porque la Presidencia, reducida a Juez de Plaza cae en la propia trampa de aprobar el quinto, un barralva al parecer de línea española, al que devuelve, con el que se ve obligado por sus carnes escurridas, su cara añiñada y su esmirriada y lastimera presencia a revocar el acto que había dictado, sabrá Dios, con la opacidad que priva en los corrales de Aguascalientes, cuando los toros se enchiqueran a la hora de la matinal.

Y las nuevas dudas en el más reciente escándalo ganadero de Joselito Adame se disparan. Uno más. Y en su propia tierra. Cae su administración en la trampa del toro “que se deja” deja el torero caer en la reacción desfavorable de sus paisanos que atiborran ilusionados la Plaza y ésta vez, no como en Mérida, la ha visto y palpado de frente.

Casi se rompe la ilusión de la gente.

Así tenemos que previo al quinto turno, Adame se encuentra con la mansedumbre en los dos primeros: el Montecristo inicial menos mal es noble, pesa más en su ser los pastueño y menos lo encastado. Además, cosas de la modernidad, es más poderosa su debilidad que su fortaleza, la posición de dar una pelea a medias.

Joselito se anima, inicia firme en el estribo y deja un cambio de mano tras buen trincherazo como prólogo a una faena en donde sale a perseguir al manso que se resiste y al que le liga el toreo con la derecha y al que, tras espantá del burel –Tauro que nos salve- convence, cerca de tablas con valiosa tanda con la zurda pese a la vuelta contraria del burel. Solo un bajonazo vil, en la suerte contraria y recibiendo sin zapatillas, le privan de premio pese a petición bien negada.

Tan necesario en estos casos. Sale al tercio y comienza el calvario.

Un xajay, flaco y de cara alargada casi de vaca, hace las veces de segundo, lastimado de la pata derecha juega a la contra, cuatro gaoneras a pies juntos pese a remate enganchado, mansea el cariavacado, rasca mete la reversa, empeora en banderillas gracias a las cuadrillas y Joselito se queda corto, le brinda el campo abierto al manso en ayudados que terminan por perjudicar al burel y opta por cortar por lo sano.

Matando mal. A diferencia de Pachuca, su espada le traiciona.

Juega el albur Joselito y no trae consigo el as de espadas.

Lo mismo que la inicial bravura del serio tercero, de El Junco, que sale brioso, serio e impetuoso que gracias a la cuadrilla se va de largo y voltea al caballo en tumbo peligrosísimo. Pasado el susto, Adame quita por chicuelinas, el toro va de largo pero se pasa con ese punto de escape en su embestida que se empeora –otra vez- gracias a la cuadrilla, via Johnatan Prado que no sujeta ni impone el sitio al toro.

Error, con perdón de Héctor Rojas, el cuarto par, innecesario a todas luces que no hace más que acentuar lo suelto de la embestida del toro que inicia echando arriba en los pases por alto, toma con emoción la muleta pero… se desfonda, frena y sosea nada más echar la muleta a la izquierda. Una pena, otra vez, lo mal colocada de la estocada, caída, trasera y algo tendida.

Mitad de corrida pasa y no pasa nada.

Sin embargo,  la esperanza siempre viste de verde.

Y en este caso, de verde y oro. A plena noche, Begoña trae aun precioso, alto y bien hecho cuarto, de una fijeza proverbial que embiste con regodeo en los lances con el capote, empuja al caballo en buen puyazo de Mauro Prado y cuya alegría se aviva en la siempre eterna zapopina adamista.

Solo que, tal como en Texcoco, Adame falla en banderillas porque no se templa ni atempera al begoña peor al clavar caído cosa que el morito resiente como la pifia de la noche de Saldaña a la brega tratándole fatalmente.

Innecesario pase cambiado por la espalda.

Un toro con esa fijeza no merece ese inicio de faena más si regodea en la embestida. Adame tras sentida tanda derechista comienza, en época de campañas, el proselitismo musical. Aun una de naturales, larga y sentida cuando… Tarda en pedir “la de aquí” y “los de aquí” en complacerlo lo que uno en encontrar mesa para la comida yucateca en El Encino, el taurinísimo barrio hidrocálido domingo por la mañana.

Y en esas está cuando el begoña se aburre dejando todo lo prometido en pases a la trágala, giros y aleteos por alto, con el toro que sosea y distrae abonado por el torero y la medianía de su composición.

Malamente.

Pincha y aun así, tras entera en lo alto, viene la oreja de la salvación. Y un justo arrastre lento.

Ambiente que rompe el barralva devuelto necesariamente para vergüenza de la anémica autoridad. Aquí el ánimo del hidrocálido y su ritmo, así como su concentración se rompen… como en aquel fatal intermedio pachuqueño. Otro sobrero de El Junco serio, embiste al principio incluso en lucido quite de oro y en los derechazos arrodillados con los que inicia su faena que decae tal como la bravura del astado.

Al grado de que Adame echa mano de su arsenal de recursos. Casi seco de inventiva muleteril, ataca al astado en lo corto y hacia tablas. Pasa el toro sin que pase nada, no mete la cara en las dosantinas. Menos embistiendo hacia las rayas.

Entonces, de último minuto, José tira el estoque para -increíblemente- insistir en derechazos y dosantinas hacia las rayas. Está bien que Roberto Gavaldón nos dice que el arte es esencialmente la repetición sí, pero no la necesad. Justo ahí, un chispazo entre las penumbras surge entre las ojeras casi azules de Adame al que toda la expectación y la corrida comienzan a pesar.

Se cambia en lo corto de mano por detrás quedando él en los terrenos cambiados.

Vienen dos luquesinas en un mismo sitio que hacen rugir a la Plaza, rescatar a su gente en el callejón del letargo y sacan la raza del torero y su valor. Si valor es la capacidad de pensar Joselito además de pensar voltea a favor de su toreo la situación que se está a pique. Un momento de lujo. Solo emborronado por la pésima decisión de matar en la suerte contraria, insistimos, a un toro que únicamente aprieta a las tablas brindemos la suerte natural.

Pinchazo, entera caída y oreja. Como de último minuto y para no reprobar la materia.

O repetir el año. Prueba de ello, la división de la Plaza.

Tal como ocurre en el sexto.

Otra vez en menos de un año hemos visto cuatro encerronas, tres de ellas han sido cerradas por toros de la alicaída Fernando de la Mora. Este es un basto y feo ejemplar, imposible embestir. Y claro, de torear por un Joselito Adame agotado y agobiado. Listo está el regalo un toro de Celia Barbabosa que está cantado pero ya no así el ánimo del torero.

Que se deja cargar a hombros.

Llena la plaza, vacío el torero demasiado preocupado por todo menos por lo fundamental. Ocupado por facturar y torear lo más está dejando lo mejor de su tauromaquia del lado y de menos. Al agobio lo salva un chispazo.

Pero a la afición, no al feriante, no al taurino de ocasión, no la salva nada.

Ni para la historia

Twitter: @CaballoNegroII.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Aguascalientes, Ags. Plaza de Toros Monumental. Feria Nacional de San Marcos 2015. Sábado, Abril 25. Día del Santo Patrono. Cuarta de Feria. Lleno total en tarde agradable sin viento. Previo al inicio del festejo se develaron un par de placas.

6 Toros, 6 de Diversas Ganaderías en el siguiente orden de salida: 1 de Montecristo (Divisa Verde, Obispo y Oro) Berrendo en cárdeno, sospechoso de pitones a simple vista, bien cubierto aunque pobre de cara, manso y noble, doblando contrario en varios momentos; 1 de Xajay (Divisa Verde y Rojo) Anovillado, cariavacado, zancudo y estrecho, afectado de la pata derecha y muy manso rascando la arena siempre; 1 de El Junco (Divisa Blanco y Rojo) Serio, alto y estrecho, fino de cabos y de cabeza seria, bravo al caballo con tumbo incluido, a menos tras banderillas; 1 de Begoña (Divisa Verde y Oro) Precioso de hechuras, con edad aunque algo alto, muy fijo tuvo ritmo en la embestida hasta aburrirse; 1 de El Junco (Divisa ibídem) lidiado como sobrero al ser devuelto el anovillado titular de Barralva (Divisa Amarillo, Azul y Rosa), Estrecho, parecido al tercero, braveó en el caballo pero manso en el resto de su lidia y 1 de Fernando de la Mora (Divisa Amarillo y Blanco) Retacado de kilos, cárdeno obscuro, basto y manso.

El cuarto de la tarde homenajeado con el Arrastre Lento, con justicia.

Joselito Adame (Canela y Oro) como Único Espada; Ovación en el Tercio, Leves Palmas, Silencio, Oreja, Oreja Protestada y Silencio. Salió a hombros entre división de opiniones.

Fatal la Autoridad al aprobar y regresar después al quinto de la tarde, bien, en cambio, al negar la oreja tras la lidia del primero.

Mal las cuadrillas con las banderillas en general y a la brega. Como siempre oportunista y protagónico, Juan Ramón Saldaña.

Destaca a caballo Mauro Prado.

Zapopina de Joselito, casi ritmo y casi son tiene el de Begoña al embestir.

La Cañada Mansa – Salvan “El Payo” y Morante a Barralva del Cadalso.

El factor de cambio. La estocada de "El Payo" a su primero. Foto: Miriam Cardona.
El factor de cambio. La estocada de “El Payo” a su primero. Foto: Miriam Cardona.

En medio de una tarde inaugural con expectación, aun pese a la media entrada, tiene Octavio García “El Payo” una tarde cumbre por fundamental y decisiva no solo para esta Temporada sino para el devenir de la carrera del torero mexicano. De no ser por el segundo espada y la actuación de Morante de la Puebla con el mansísimo sexto, la tarde se habría ido escandalosamente al fondo de una cañada llamada mansedumbre junto con el rezago cada día más evidente de Diego Silveti, de nueva cuenta, un mar de confusiones.

Por: Luis Eduardo Maya Lora – De SOL Y SOMBRA. Fotos: Miriam Cardona.

Suena, alegre e imperiosa, “La Madre del Cordero” la preciosa jota que antecede al Toque de Cuadrillas y al monumental “Cielo Andaluz”, tan monumental como la Plaza.

Este concierto de fondo y de forma, de sonidos, colores y aromas, de emoción expectante, de majestad y palpitares en los corazones taurinos trae consigo la Temporada Grande en su, otrora regia, inauguración.

El cartel no llena, ni siquiera el numerado y es una pena.

De arrepentidos está lleno el purgatorio taurino.

Y otra es que la corrida de Barralva es la prolongación de la que abre Temporada hace un año, “que se cumple en este día” O sea, cierta fachada en ambos colorados, pitones pero desigualdad en el remate como el discutido tercero, poca armonía en el feo segundo y, principalmente, flojedad, arreones y, aunque no guste, mansedumbre.

Entendemos el tópico. El atanasio es “así”, mansos de lío de cosas rarísimas de salida, San Quintín en banderillas y embiste en la muleta. Pero salvo el quinto a medias, el resto embiste con suficiente irregularidad para pensar que la corrida, en juego, es insuficiente. Rimbombante espejismo con la cargada taurina a favor. Lo anticipo.

De no ser por Morante y, principalmente, “El Payo” nada habría que contar a casa.

Pues Diego Silveti, salvo los lances de recibo, se ve enganchado y sin soltura ni mejorando al tercero, el discutido negro salpicado que evidencia su falta de trapío con la protesta expresa del público, Silveti queda corto en tratar de mejorar al astado que va a peor desde ser picado en la querencia y derribar hasta la sosería. Mata malamente.

Peor con el sexto.

Solo fachada. Desatado tras el puyazo al grado del ridículo de la cuadrilla y la desesperación del torero, se mueve nerviosamente a la muleta, ¿Será bravo realmente? Solo si supera el sometimiento de la pañosa y la exigencia del mando muleteril sabremos. Pero éste no llega, todo diluye, nada se concreta. Diego queda corto y recurre a efectos especiales, capetillina y joselillina… pinchazos. No más.

Y el lote de Morante, el espanto.

Su mala suerte en La México es proverbial. Flojedad, desesperante sosería y terrible pitón derecho del que abre Temporada. Bravucón en el caballo, tras incidente en la Puerta de Caballos, trae nada por dentro y raja, rasca y sin posibilidad de ser toreado.

El cuarto frustra ilusiones pese a perfecta brega de Carretero, los pares de Campos y el gran inicio de Morante que alterna al paso y tras firmazo, liga derechazos con la muleta en la jeró del toro.

Pero la cabeza alta al final del pase y la huida a los medios dejan seco todo, frenan al diestro que mata mal y descabella peor. Por fuera del pitón derecho, inaceptable.

La única mácula de “El Payo” ha sido su pésima colocación en las banderillas del cuarto turno. Años tarda en llegar a cubrir la espalda del banderillero mientras el colorado hace las de Barrabás, huyendo como ya mencionamos.

Determinación. Rotundidad. Firmeza. Todo en juego, apuesta fuerte, cartas al aire.

“El Payo” torna la inicial violencia del segundo en cierta cadencia al ordenar tras el puyazo, de pitón a pitón con el capote, al paso y para atrás, desengaña y burla la embestida con media frente al caballo de la querencia. Luego el quite, emocionante, por chicuelinas. La valoración crece, pues el toro sube el tono a estridente en banderillas.

Alterna por alto, castiga en trincherazo. El de negro se sube y agarra aire. La pelea en los medios será a toma y daca pero “Gorrión” quiere todo menos lo que le obligue. Rasca –seguro por bravo- sale suelto y protesta. El molinete inaugura primera tanda, algo rápida, pero templada. Las siguientes dos denotan protesta del toro que defiende su terreno y pendiente está del sitio del torero.

Derechazo de "El Payo" fundido con "Cardicito" Foto: Miriam Cardona.
Derechazo de “El Payo” fundido con “Cardicito” Foto: Miriam Cardona.

Se espanta hasta de su rabo.

A la mitad del camino se ciñe y cada embestida es distinta.

García cambia la intención y hace que el astado pase pese la cara alta. Justo cuando la gente divide, cuando el toro da la impresión que tiene más dentro, Octavio toma la decisión correcta, hace la faena justa, y perfecta estocada en los medios arriba con la mano izquierda que aquí lo torea todo. Oreja, serenidad y seguridad que tanto ayudan.

Y el resto es una gran historia.

Reserva su capote. “Cardicito” se para tras la brega de Luis Alcantar y cuando “El Payo” flexionn su rodilla  los muletazos por alto someten pero alivian aun cuando el toro se entera muy poco a poco e incluso escurre en los primeros derechazos continuados tras el inicio con distracción del toro.

Entonces, Octavio García soba, esperado y logra dejar la muleta puesta, encela y torea despacio. Corre la mano y cierra con los de pecho tras cambio de mano o martinete completísimo pese a la fata de fuerza del astado.

Cuando el astado tiene en el tercio la tentación de las tablas, la muñeca y el brazo al vuelo hacen que el natural llegue, en reposo y liberando de cualquier amarra, presente o pasada, que nublen el entendimiento, camina preciso y remata arriba.

El sentimiento torero es expreso y el abandono con la zurda consagra el ahogo del toro en plena entrega del toreo.

Trinchera verticalísima y a pies juntos genial. Cambio de mano y desdén fabulosos. Arrebatadora capetillina.

Y sobre todo, tras los de pecho, la sensación de que “El Payo” tiene en la mano –izquierda- de nuevo el triunfo más importante de su carrera. Nueva estocada entera, ésta algo desprendida que derrumba al toro. Entrega total y puerta grande sensacional. Su mejor tarde hasta ahora.

Todo queda servido para el 23 de noviembre.

Claro, la Autoridad se da cuenta de todo amenos de que ha sido “El Payo” quien hace ver al lote, me atrevo decir a toda la tarde, mejor de lo que apunta. Por ello hay un Arrastre Lento tan lento como el nulo entendimiento de Usía. La protesta de la afición es clara.

Uno de los ganaderos, Pablo Álvarez Saiz, anticipaba hace unos días que ciertos aficionados tendrían que ofrecerle disculpas por dudar sobre el trapío o el juego de la corrida. Menos mal la Afición guarda los papeles en el tercero, por ejemplo, que es para devolverle.

La corrida, que alcanza su clímax de mansedumbre en el regalo, habría tenido que ofrecer una disculpa a Morante.

De menos. Nunca hay que adelantar la suerte.

El regalo es un despropósito, por manso y por ser absolutamente contrario al toreo.

O al toro de lidia.

Morante hace lo impensable tras saltar el toro a la barrera, las chicuelinas sensacionales y el quite pese a la rebanadora del toro, por verónicas, sensacional. A esto le llaman solo “detalles”, como dice el catalogo oficialista habitual. No es así. Tampoco los derechazos, los pases al paso y los naturales que en huida del toro consigue el torero, cerrando salidas por todo el ruedo.

A juego de manso, el arte del toreo.

Pena la espada. Absurdo cite a recibir, por segundo año consecutivo, enésimo pinchazo.

Barralva deja, esperemos, los bravos en la ganadería, quizá vayan para Guadalajara. Ayer hunde a la Afición en una cañada bastante profunda, lo suficiente para matar las ilusiones toreras de toda una Temporada con el concierto de toros perfectamente modernos: fuertes por fuera, casi vacíos por dentro.

Menos mal en tardes como estas, de compromiso mayor, en tardes de ilusión estrellada, siempre nos queda para rescatarla, como ayer, el milagro del toreo.

Solo que, sabemos bien, los milagros ocurren solo de cuando en cuando.

Quiera Dios sea en toda esta Temporada.

Texto: @CaballoNegroII.

Foto: @MyRyCar.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Plaza México. Temporada Grande 2014-2015. Domingo, Octubre 26 de 2014. Corrida Inaugural. Primera de Derecho de Apartado. Media Plaza en tarde fresca de cielo despejado con muy poco viento. Clima ideal. Ambiente Afuera del Coso.

7 Toros, 7 de Barralva (Divisa Azul, amarillo y rosa) lidiado el séptimo como sobrero de regalo. Desigual de presencia, muy justo el tercero y feos segundo y sexto, el séptimo de distinta hechura y procedencia brinca la barrera en huida. Mansos en general con engañosa movilidad en el último tercio, sin rematar la mayoría las embestidas por bajo de manera continuada. Inválido el primero, geniudo y siempre arreando con violencia el segundo. Flojo y descastado el tercero. Sin fondo el cuarto que se acaba en cuanto es exigido mientras que el quinto demora en embestir y acaba soso, el sexto mereció mejor suerte.

La Autoridad que preside exagera el homenaje al quinto, con Arrastre Lento inmerecido.

Morante de la Puebla (Azul Marino y Oro) Pitos tras aviso, División tras aviso y Palmas tras dos avisos en el de Regalo. Octavio García “El Payo” (Malva y oro) Oreja con Leves Protestas y Dos Orejas. Diego Silveti (Negro y Oro) Silencio y Silencio tras aviso.

El segundo espada salió a hombros.

Destacó a la brega José Antonio Carretero de la cuadrilla del segundo espada. Saluda en el cuarto Gustavo Campos tras banderillearle lo mismo que Diego Bricio de la cuadrilla del tercer espada en la lidia del sexto. Fatal el banderillero Francisco Acosta “El Paquiro” durante la lidia del quinto. Buena brega de Rafael Romero y Luis Alcantar en la lidia del segundo y quinto, respectivamente.

A caballo, Carlos Ibarra es derribado por el tercero de la tarde picado en la querencia.

El manto de la verónica, Morante lancea al manso de regalo. Foto: Miriam Cardona.
El manto de la verónica, Morante carga la suerte con el manso de regalo. Foto: Miriam Cardona.

Lo que Decimos Nosotros – Radar Taurino, Sin Tapujos y a Tres Manos previo a la Temporada Grande 2014-2105.

Paseillo en La México en la Época de Oro del Toreo.

Cuando el dueño y editor De SOL y SOMBRA, Luis Cuesta, me convocó a participar en un experimento tripartita en torno al serial invernal que el domingo se encenderá en el “Comal Monumental” pues la mera neta me llenó de orgullo y la distinción me ruborizó, máxime que también iría al alimón y al frente Eduardo Maya. Así que con un gran gustazo me coloco atrasito de ambos dos en el sitio que le corresponde a un sobresaliente. Gracias Luisito por darme este chance y gracias Lic. Maya por no ponerse moños y dejarme entrar a la espuerta del compartimiento. Su amigo, Bardo de la Taurina.

Por: Luis Cuesta, El Bardo de la Taurina y Luis Eduardo Maya Lora De SOL Y SOMBRA. Especial.

El Bardo no es afecto a compartir créditos en las marquesinas, primero porque a los que no valen nada ‘pos’ ni pa’ que aunque sea poquito pero, ¿Qué caso tiene engordarles el caldo? Desde luego que hay otros señores que me cuadran bien cuadradito y con ellos comparto aunque trato de evitarlos por esas cosas de la timidez y por aquello que dijo una tarde–noche la comunicóloga, Miriam Cardona: “El Bardo se maneja en el bajo perfil”, aseveración en la que no le acertó del todo la señorita aguascalentense porque la realidad es que El Bardo ‘no se maneja’ es de ¡bajo perfil!

Mas retomo la hebra y diré que existen también señorones a los que respeto, admiro, y son luz que en mucho alumbran la cincuentona vida de la caligrafía taurina de este berraco, esos personajes que es lo que son en toda la extensión de la palabra que son muy poquísimos entre ellos en barrera de primera fila se sientan o más bien se acurrucan en la espuerta de mi orgullo de seguidor Luis Cuesta Perusquia y Luis Eduardo Maya Lora.

Y pues ahora creo que tengo que echarme unas líneas, aclaro sin haber recibido línea sobre como vislumbro el “¿ambiente?” de cara a la inauguración de la “Temporada de Renovadas Lluvias y Frías Tardes” palabrillas que encierran lo que mi menda percibe aparte de que para el domingo noto varias ausencias en este evento, la primera es no me he topado con los cábulas revendedores lo cual es una muy mala señal, y aclaro no se vaya a creer que esto se debe a eficacia policiaca.

¡Qué va!

Ya sabemos que a estos rapases no los detiene naiden, pero esto no deja de ser preocupante y sí en cambio enciende farolillos rojos en cuanto a la entrada que se puede esperar, es decir será ‘robalera’ -termino que se usa para definir lo mediano, el cual proviene del pez robalo que se mueve a media agua- o sea, media plaza aplastadas por las helidas asentaderas del público ya sería confirmar el pronóstico.

¡Qué Pena!

Mas la pregunta de salida natural, ¿A qué se deberá esto en el calado del público? Pues yo diría o más transcribiría lo que en los alrededores o en el entorno se percibe por parte del público, en orden comenzando por los toribios que por lo que me dijeron vienen campechanos tres solventes y tres ajustados como faja de cabaretera y con menos cabecitas que las más impresionante de dulce que se están vendiendo pa’ celebrar el día de los que ya chuparon faros.

¡Maldita manía!

Ganaderos que no saben que una corrida de toros se forma con seis ejemplares y no con tres. ¿Y la ética?

Luego en el ambiente permea más allá de la expectativa, revuelo y deseo de ver al arcángel José Antonio “Morante de la Puebla” el cual por cierto en esta capillita no se ha mandado un sermón de esos que estremecen hasta la medula.

El hecho de andar dudosos pero más bien apuntando pa’ arriba, ven a “El Payo” con una manifestación de animadversión total, unánime, general se pronuncia la gente por la metida de calzador en el cartel abridor del joven Silveti, de quien todos dicen lo vieron abaniquear la Temporada pasada a los dos bureles de mayor rechupete que salieron por la que antes era la mentada puerta de los sustos.

Y es que para el público esto significaría que el susodicho no debería de ser requerido para esta Temporada y en cambio le firmaron cuatro toros más los de emergencia en tan solo las dos primeras tardes.

Bueno y como a mí me contrato Cuesta nada más pa’ chismearles cómo está el ambiente previo, hasta aquí la dejo.

Pasemos al cartel.

Twitter: @BardoTaurina.

SOBRE MORANTE DE LA PUEBLA Y “EL PAYO” – “Es Lo Que Digo Yo” por Luis Cuesta.

El arte en un instante. La muerte que acecha. La emoción. La cita heroica que todo lo detiene El regreso de Morante de la Puebla a la Plaza México marca sin duda el retorno del último exponente de la escuela gitana del toreo y de la gracia sevillana. El último de su especie que ha hecho y dicho el toreo clásico admirablemente con empaque, despaciosidad, torería y una profundidad incomparable como ocurrió una tarde mágica de noviembre del ahora ya lejano 2012, cuando abandono la México en volandas entre gritos de ¡Torero! ¡Torero!…

Por: Luis Cuesta – De SOL Y SOMBRA.

Morante de impar figura, es de los pocos todavía que marcan la diferencia.

Romántico, artista, tiene corazón, carisma, emoción y transmisión. Su elegancia y su personalidad son el sello distintivo que ira este domingo de la mano de un halo de misterio que seguramente atraerá a un nutrido número de seguidores y también de detractores a La Plaza México. Detractores que no le perdonan nada, que no lo saben esperar ni lo quieren entender.

Porque con Morante es todo o nada. No hay medianías.

El maestro Esplá dice que hay tres tipos de miedo: el racional a la bestia, el irracional, que es el que se crea cada uno, por ejemplo, a fracasar; y el miedo a tener miedo.

¿Miedo Morante?

Miedo seguramente le tendrá a ese neo-aficiónado moderno que ira este domingo buscando que los toreros lo diviertan y que no sabe que para eso, se va uno al cine. Porque a los toros

Morante a Hombros en La México.

los aficionados de verdad no van a divertirse, van a disfrutar.

“Torear no es vivir: es sobrevivir” le confeso Morante un día al periodista Quino Petit. “A mí no me gusta el toreo perfecto. ¿Eso qué es? El toreo debe ser romanticismo.”

Este domingo si los toros de Barralva lo ayudan, Morante tratara de seguir escribiendo su nombre con letras mayúsculas en el libro de la tauromaquia de la Plaza México.

Soñemos.

¿Es una incógnita o no “El Payo”?

Esa es la pregunta que nos hacemos tras seis años de alternativa, muchas ilusiones y también algunos sinsabores en su carrera.

El segundo espada del cartel regresa a la Plaza México con un buen ambiente tras dos años importantes, 2012 y 2013, donde ha brindado buenas actuaciones en el máximo escenario, pero sin terminar de redondearlas por diversas circunstancias.

Lo que nadie puede negar de “El Payo” es que es un torero que tiene la onza, uno de los pocos en México que cambia los silbidos por olés de una tanda a otra como un ave de  tempestades. Torea hondo el queretano, recio, seco y llega a los tendidos con la misma facilidad que lo hace el torero de pincelada y filigrana, porque su mensaje tiene toda la fuerza de lo auténtico.

Castigado por los toros, como todos los que van con la verdad por delante, quizás lo que más le afectó al principio de su carrera fue la cornada que sufrió en la Santa María de Querétaro un 25 de diciembre del 2009, de la que se recuperó pero con la lentitud propia de sus lesiones para posteriormente vivir una tarde desastrosa en Las Ventas en mayo del 2012. Una tarde en la que muchos pensaron se iba a sepultar su carrera.

Pero de los errores algunos aprenden, principalmente los listos y “El Payo” se reinvento, convirtiéndose en un profesional responsable que se ha enfocado religiosamente en pulir su técnica, demostrado con hechos que es un torero con oficio y la afición necesaria para poder construirse una historia exitosa dentro del toreo en México.

Su regreso a La México se da con la ganadería de Barralva, ganadería que conoce a la perfección y de gratos recuerdos para él y gran parte de la afición, porque muchos aficionados aun recordamos la gran faena al toro “Cachetón” de Barralva en el ya lejano 2012.

¿Es una incógnita o no “El Payo”? No lo sé.

El mismo tendrá que contestarnos esta pregunta durante el transcurso de la temporada grande.

Porque el tiempo pasa y no perdona.

Twitter: @LuisCuesta_

LA INTENCIÓN Y LA EMOCIÓN. Sobre Silveti y Barralva – Radar Taurino en Dos Tiempos.

En medio de polémicas ausencias, de revuelo porque últimamente la medianía militante primero se ve al torero y no toro, la Temporada Grande de la Plaza México, con todo y sus criticados por criticables carteles siempre la Monumental, en sus horas previas, entra en un Parte de Tregua con el tendido del cual daremos cuenta esperando la Temporada convenza a la Afición y más que su tendido, a su entendido.

Por: Luis Eduardo Maya Lora De SOL Y SOMBRA.

Seamos claros.

La Temporada está hueca: corta de encierros, corta de toreros.

Y en tal vacío el menor de los Silveti hace su cuarto paseíllo inaugural, consecutivo. Diego, expuesto a la crítica, al toro, a los demás toreros, solo opone lo rudimentario de su toreo, el arrebato, lo no siempre bien rematado y las ya acostumbradas dudas.

Su gran éxito guadalupano de 2011 hoy parece lejanísimo.

Solo en la actual Plaza México ocurre que un torero cuente con tantos salvoconductos luego de dejar pasar dos de los mejores toros del año pasado, el barralva y el jabonero de La Joya. Su buena suerte es proverbial. Lotes completos pasan por sus trastos y pocas veces son cuajados, menos es cuando convence y escasa es su evolución.

Dueño de un buen tipo y porte, de un antecedente único, Silveti es la muestra de que a la “ilusionante baraja” de toreros “jóvenes” les empieza a correr el tiempo en contra y las temporadas están pasando, las tardes se suceden, los lotes se sortean y no cuajan.

Poco abonan a la historia.

Ojalá no se esgrime el argumento de que “hay que esperar 10 años al torero mexicano para que cuaje” Los tiempos cambian. La historia hoy espera aún menos y las disculpas no sirven en un ambiente más necesitado de verdades que de reflejos y espejismos.

Uno de ellos el cite de Diego con la muleta.

Es grave que el brazo de Silveti no fluya, que esté amarrado y a veces la muleta embarulle. Le tengo visto varias tardes este año y su suerte sigue intacta pero su toreo no avanza, queda a merced ya no solo de la cornada sino de que los toros se le vayan sin torear. Y esa es la duda de nuevo que está por demás decir, que no puede permitir otro episodio como el acaecido con “Farolero” de Barralva.

Mal que le hagan venir, como el año pasado, dos domingos seguidos. Esperemos el segundo sea de expectación, no de hastío.

Quiera Dios y de nuevo las constelaciones giren y se alienen, la luna sea argenta, la madrugada de “Mañanitas” y el toro, azúcar para que Diego Silveti vuelva a hacernos soñar

El muletazo por bajo de Diego Silveti a “Charro Cantor”

el toreo como aquella noche, tenía que ser, decembrina hace ya tres eternos años.

Cuando hizo brotar las mejores notas de “Charro Cantor” y cuando aquel toro hizo sacar el tequila más fino de la casa y la mayor de las improntas. Que como escribí en aquella madrugada guadalupana aquí en De SOL Y SOMBRA: “que para nosotros, mejor que nunca, sea tan solo el comienzo.”

Diego tiene, por principio, en su mano la necesaria respuesta.

Y el encierro.

Llega Barralva al fin a un cartel donde la expectación en su nombre se centra.

Son ya doce años y un poco más desde que la ganadería de Barralva presentó en La México su encaste español, aquella tarde de los dos toros devueltos por mansos, la confirmación de Pepín Liria de manos de Antonio Urrutia y la gran faena de Rafael Ortega al impresionante y bravo sobrero lidiado en quinto lugar.

De entonces para acá es Barralva una ganadería siempre esperada.

De ella hoy se espera más que nunca.

Mención aparte merece su celebérrimo encierro de Mayo de 2006. El de “Don Palillo”, un señor toro y el lote maravilloso de Leonardo Benítez, más el sensacional quinto que conjuntaron un encierro que a partir de aquel día nunca más ha podido conjuntar un encierro que mantenga la emoción y el trapío de manera sostenida.

Quizá el encierro de la década.

Porque misteriosamente, Barralva ha mandado posteriormente a La México las corridas del encaste español que por alguna razón, salvo toros sueltos muy importantes, han bajado en trapío y también, desde el año pasado, en emoción. Las corridas de mayor lujo llegan a

“Farolero” el mejor toro de la Temporada pasada.

Guadalajara. He sido testigo de la histórica de Marzo pasado y recuerdo aquel toro impresionante por trapío, bravura y nobleza que indultó “El Conde” en el Nuevo Progreso y otro sensacional que José María Luévano desorejó.

El Progreso ha tenido la suerte que a La México ha llegado sesgada.

La de Marzo ha sido otra cosa. De cabo a rabo.

En medio de polémicas electrónicas porque el encierro en fotos “dice menos” que el año pasado, Barralva repite con una terna que salvo Morante, tiene ya que escribir con esta ganadería en La México. “El Payo” siempre con el encaste mexicano y Silveti con una página negra para él pero brillante y luminosa para la ganadería: de pelo rojo, pitones acaramelados y nombrada, “Farolero”.

Pero, verdad por delante, solo fue uno la última vez.

Cierto que el primero de Joselito Adame, “Travieso” tuvo emoción pero no ha sido un toro completo, ha sido más bravuconería, una bravura menor en palabras del propio Atanasio Fernández Iglesias, que el completo despliegue del espléndido toro que ha sido el castaño, pelaje al que el Mago de Campocerrado exigía y mucho más.

Desafortunadamente nos perdemos los aficionados capitalinos el contraste que podría haber en una Temporada como esta, si en los carteles tuviésemos la mejor versión de Barralva en la apertura y la mejor versión, en tamaño y calidad, por ejemplo de Los Encinos semanas después.

En ese sentido, la ganadería de Santa Rosa Jáuregui tiene el camino libre, con su siempre buena prensa y principalmente la emoción que siempre la afición espera.

Al fin Barralva llega con su encaste español a un cartel rematado, éste casi lo es. Prácticamente los ganaderos tienen un sueño cumplido, muletas a la altura del fondo de sus toros y apuestan fortísimamente a que será de campanillas. Los humos de la miel de la bravura arriban.

Nos ilusiona.

Pero la Fiesta, esa conjunción de contradicciones, ese rigor y derroche, clasicismo y barroquismo juntos deja en suspenso el saber si “los mansos” esta vez “se quedaron en la ganadería”

Que nadie más que San Cornelio lo exculpe o lo decida.

Twitter: @CaballoNegroII.

REMATE A MODO DE CIERRE – Epílogo Taurino por Luis Cuesta.

A veces el ser humano es tan desmemoriado e injusto que olvida con el tiempo, lo que en otros momentos contempló o escuchó haciéndole llegar al fondo de alma.

Por eso alguien dijo “que la vida es un suspiro sin retorno y que acabada la corrida, enseguida viene la noche para lo bueno y a veces para lo malo”. Esperemos que este domingo en la Plaza México se produzcan momentos que nos queden para siempre grabados en la memoria, pero que principalmente alimenten nuestro espíritu taurino.

En De SOL y SOMBRA sabemos que la afición capitalina es muy entendida, nadie lo duda, y que vibra con el toreo puro y con la bravura del toro bien criado, pero a la hora de la verdad, cuando el toreo es menos puro (o pura bazofia, que también se dan casos), o no hay toro, no pasa nada y a lo mejor vibra también, como si le diera lo mismo.

Ante semejante panorama ¿Qué puede hacer la crítica? Pues decirlo y en paz, y cada afición con sus gustos y sus exigencias.

Es lo que digo Yo.

Twitter: @LuisCuesta_.

“Chicuelo” en el bronce de Alfredo Just. Leyendas y Figuras en La México. Foto Sectur DF.