Archivo de la etiqueta: Teófilo Gómez

«La prensa puede y debe consignar la exagerada comodidad con la que los mandones vienen a México»: Heriberto Murrieta

Heriberto Murrieta, con más de tres décadas de carrera en el periodismo deportivo y taurino, sigue siendo un paradigma.

A veces crítico, otras permisivo no deja de sorprendernos en algunas de sus columnas como la que a continuación reproducimos y que fue publicada en el diario El Heraldo el pasado sábado 10 de febrero del presente año.

Estimados lectores: ¿Ustedes le creen a Heriberto Murrieta? Sin duda es un periodista polémico y cuestionado, pero en muchas ocasiones ha demostrado cordura cuando ha tenido que defender la fiesta.

Ahora, ¿piensan que sus opiniones son sinceras? o ¿que sus opiniones contra El Juli o la ganadería de Teófilo Gómez son hechas por haber afectado los intereses de algún tercero?

Ustedes como siempre, al final tienen la mejor opinión.

Comodidad Por Heriberto Murrieta.

Una antigua problemática tocó fondo en la Monumental Plaza de Toros México.

La corrida del domingo pasado en la Plaza México terminó con triunfos de última hora. Lo más fácil hubiera sido olvidar todo lo que pasó antes de los toros de regalo, pero lo cierto es que salimos de la plaza con una sensación de burla hacia el público.

Evidentemente tiene culpa la ganadería de Teófilo Gómez, que lleva años alejándose de la bravura y vendiendo toros que parecen novillos, pero no debemos perder de vista que las figuras extranjeras son las que imponen los animales a lidiarse en los ruedos de nuestro país, ante la complacencia o la impotencia de los toreros mexicanos, que no parecen tener voz ni voto en una decisión toral, como es la elección del ganado que van a lidiar.

Sería impensable una temporada sin la presencia de las figuras extranjeras, por la sencilla razón de que son las que llevan gente a los tendidos y en cierta forma mantienen vivo el negocio y el interés de la gente por ir a los toros, pero en vista de que los toreros de acá se pliegan a sus lineamientos y no se manifiestan por encontrarse sometidos, es obligado invitar a la reflexión.

La prensa puede y debe consignar la exagerada comodidad con la que los mandones vienen a México, pero como ésta informa, opina y da testimonio, mas no ejecuta ni toma decisiones, corresponde a los actores de La Fiesta hacer algo para detener estos abusos o por lo menos fijar públicamente una postura al respecto.

Todo lo que comenté el domingo pasado en la televisión no es nada que no haya dicho antes. Ahí están crónicas habladas y escritas, libros y columnas en periódicos en los últimos 34 años para testimoniarlo. Quizá lo distinto fue el tono de hartazgo. Reventé. Es importante destacar lo bueno y buscar un enfoque positivo, pero hay situaciones que no se pueden tolerar.

Una tauromaquia como la de El Juli luciría mucho más con toros bravos y bien presentados. Ver a Julián con esos torillos no tiene chiste porque no le representan un reto. Cuando no hay sensación de peligro, el toreo corre el grave riesgo de parecer un juego. Ha apostado por lotes que pasan apenas con extremada justeza, en lugar de elegir encierros (que sí los hay) con edad, peso y trapío de ganaderías menos comerciales, pero con más dignidad y bravura. ¿Cuáles? Santa María de Xalpa, Los Encinos, La Joya, Barralva, Mimiahuápam, José María Arturo Huerta, Torreón de Cañas, El Vergel, Villa Carmela, Rancho Seco, Xajay, Montecristo, Garfias y Jaral de Peñas, entre otras.

Publicada en El Heraldo

Anuncios

@Taurinisimos 149 – Plaza México, 5 de Febrero: LXXII Aniversario. Recuerdo Arturo Gilio, 1992.

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del martes 6 de Febrero de 2018. Conducen Miriam Cardona @MyRyCar y Luis Eduardo Maya Lora @CaballoNegroII.

Actualidad Taurina.

Feria de la Candelaria, Encarnación de Díaz, Jalisco, 2018. Faenas de Fermín Espinosa “Armillita” a la corrida de La Estancia.

Plaza México Temporada Grande 2017-2018. LXXII Aniversario de la Monumental.

Corridas del 4 y 5 de Febrero.

Análisis Mano a Mano, Toros de Teófilo Gómez para El Juli y Sergio Flores. Faenas de El Juli al toro de Bernaldo de Quirós y Sergio Flores al toro de Santa María de Xalpa.

Análisis de la corrida del 5 de Febrero de 2018, toros de Jaral de Peñas para Jerónimo, Sebastián Castella, Joselito Adame y Roca Rey.

Recuerdo de Arturo Gilio, rabo de “Genovés” de De Santiago en el XLVI Aniversario de la Plaza, 5 de Febrero de 1992.

La próxima emisión de @Taurinisimos será el próximo viernes 16 de Febrero de 2018 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

FB/Taurinísimo

Ruinas de Aniversario – Efecto Regalo en nuevo Teofilazo julista.

El Juli. Foto Plaza México.

A topes, con un guión bien estudiado, con la tolerancia del desorden por parte de la autoridad y de promoción del mismo por parte de la propia Empresa involucrada en otro escándalo, Julián López sigue al amparo del abuso y el repudio, con el cartel a la baja, con la necedad a la alza y principalmente con la mediocridad más vulgar y el toreo más corriente que se le recuerde. Aprovechando el “Efecto Regalo” le terminan regalando dos orejas inmerecidas luego del mitin acaecido en los turnos de lidia ordinaria donde no hay pasión porque no hay contraste ni razones para el mano a mano. Sergio Flores, reducido por su administración, a lamentable patiño, comienza a tomar el camino de la comodidad, solapado por una absurda cargada taurina que, aparenetemente, lo puede todo.

Por: Luis Eduardo Maya Lora – De SOL Y SOMBRA. Plaza México.

Su lesa majestad, Julián López, vuelve a hacer de las suyas.

Es más, arrastra todos los vicios que desde su presentación de matador de toros en México con aquella novillada disfrazada en la Santa María queretana, ha hecho propios: anovillerarse, agazaparse en las faldas de lo impresentable y tratar de rescatar las cosas con dos pincelazos o aludiendo a la sensiblería de un público que aun le espera y hasta le aprecia.

El público que no la Afición.

Esa que le deja hueco medio tendido de sombra y cuarto de tendido en sol.

La empresa ha podido observar que la otrora figura, ya no es rentable. Menos con la combinación que nos recuerda aquella guasa de la afición de inicio de los años cuarenta de los años pasados: “La yunta de Silao… Tan malo Garza como El Soldao…” Hoy tan malo es Teófilo como Bernaldo. ¿Quién sabe cuál es peor? Probablemente Teófilo que toro por toro ensucia el nombre, el color de la divisa y arrastra la cobija, por no decir que su prestigio.

Pero todo se parece a su dueño.

Por ello “Juli” se nota vulgar y corriente por toda la lidia, lo mismo con el débil primero al que no atina como hacerle ver mejor dada su falta de temple y de compromiso, que con el horrible tercero al que intenta llevar en periferia y que con la punta de la muleta, intenta pegar pases al tercero, por un momento logra ligar hasta pasar al enganchón y al empujón con el toro. Con la gente, con toda razón en contra, regala un toro, de Bernaldo manipulando la masa y dando salida a su frustración.

Y en el inter se carga a Sergio Flores, el muchacho de Tlaxcala al que no solo no sienta bien estos encierros sino que lo dejan como un simple agregado, un patiño reducido a leves intentos como los derechazos al fino pero sin remate primero, que le desarma, increíblemente dos veces y con el que se nota insustancial.

El estilo es al torero y se torea como se es.

Por ello, Flores, con estos astados mustios se pierde con facilidad.

Así, sometido a los caprichos del otrora niño prodigio, el hijo pródigo tlaxcalteca se nota fuera de toda proyección taurina, le devuelven al sexto, enfrenta a un novillo descarado como reserva y él mismo se reserva todo para los regalos, donde aparecería un astado no reseñado. Pero como decían los antiguos dinosauros de la política en los sesenta: “Todo es posible en la Paz”. Absolutamente todo, hasta lidiar toros no reseñados. Y de regalo.

Y como Sergio y el resto felices están en la muy conveniente comodidad, solo en el de regalo Sergio puede estar a su aire con un xalpeño que comienza con sosería, algo flojo y sin fijarse Destaca el tlaxcalteca, mucho, con el capote al recibir a regañadientes y rematar torero con media. Flores ya parece un (otro) guión aprendido: péndulos, muletazos a la trágala, manotazos tras volteretas y brincos exagerados en la premiación.

Injusta, claro.

Puesto que Flores se dedicó a la galería, al quedar fuera de cacho en varios momentos hasta provocarse la voltereta que caldeó los ánimos, incendió un supuesto éxtasis y, tras estocada caída, salen las dos orejas.

Claro, en la Plaza México, todo es posible más en los exámenes extraordinarios.

Y sobre todo cuando “Juli” se digna a lidiar un toro mejor presentado pero de una ganadería que parece espejo de la titular. Bernaldo de Quirós echa un chico y acuchardo, bien hecho astado que embiste y que cae en la tentación de rajarse, no obstante los lances y muletazos de “Juli”, las zapopinas con brincos incluidos y una desigual faena, donde lo mismo templa, por fuera y sin compromiso, claro, que lo mismo se descuadra y termina a empujones o enganchones.

“Juli” da coba, se sale de la cara antes de rematar para alargar la embestida, compone la figura, sabedor que el toro pasa, liga a la distancia y cuando se ven enganchado, los efectos especiales tienen su aspecto conciliador con la gente, que saca sus frustraciones y las encausa en el efecto del anuncio de los regalos.

Donde todo se olvida.

Entonces cuando la faena crece el toro se raja y López, tan por fuera y tan oportunista en sus cites, no pierde más el tiempo y deja un maravilloso julipié, ejemplo de martingala que en pleno y falso frenesí desata la ira de la frustración hasta llegar a las dos orejas.

Y una, inexplicable, desmemoriada, salida a hombros.

Ver para creer.

Veinte años, que se cumple a final de este, son los que “Juli” tiene de confirmar en México…

Y no entiende.

Teófilo es lo único que mata, para qué esforzarse.

Claro, si hay toda una plaza que le ha puesto las orejas en la mano, más una autoridad complaciente y una empresa promotora no de la Fiesta sino de la tibieza y la poca frente taurina que tiene.

Eso no es lo más grave.

Lo más grave es esa Afición que ya no llena el numerado, esa que, en todo su derecho, dijo nomás. Ahí está la luz roja, no en el terno de la comodidad, otrora el de los valientes, grana y oro. Hoy, Juli, encabeza la alarma roja del toreo.

La de la mediocridad y las ruinas en las que tiene a La México.

Texto: @CaballoNegroII.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Plaza México. Temporada Grande 2017-2018. Domingo, Febrero 4 de 2018. Décima Segunda de Derecho de Apartado. Menos de Media Plaza en tarde fresca y agradable. Pésima decisión del Palco de autorizar la desigualdad, la falta de trapío y el impresentable encierro. No reseña la Autoridad al lidiado en octavo lugar. Mala valoración del Usía en la premiación en los turnos fuera de la lidia ordinaria.

8 Toros, 6 de Teófilo Gómez (Celeste, Plomo y Blanco) pitados de salida. Impresentables, salvo el quinto, por cariavacados y chicos, débiles y sin fondo alguno, sin casta, el sexto es devuelto dadas las protestas por falta de trapío; 2 de Bernaldo de Quirós (Divisa Obispo, Rojo y Verde) el sexto lidiado como sobrero que sustituye al devuelto titular. Anovillado y débil. El lidiado en séptimo lugar resulta mejor presentado y con recorrido por ambos pitones, no obstante rajarse en el último tercio. Y 1 de Santa María de Xalpa (Divisa Amarillo, Rojo y Verde) anunciado erróneamente como “Xalpa“, negro y serio, falto de remate, de más a menos, cabeceando en la muleta.

Julián López “El Juli” (Sangre de Toro y Oro) Pitos, Pitos, Silencio y Dos Orejas con Protestas. Sergio Flores (Grana y Oro) Pitos, Silencio, Palmas y Dos Orejas con Protestas.

Saluda Christian Sánchez al banderillear al séptimo. Destaca Ángel Martínez hijo en ese mismo turno.

Un espontáneo vegano fue debidamente interceptado en un movimiento destacado del arenero Carlos Cadenas al que la Afición le hizo saludar una ovación.

CARTELES: Plaza México, Temporada Grande 2017 – 2018, Segunda Parte – La Práctica Reincidente.

La oferta taurina en la Plaza México, ya instalada en la comodísima y reiterada programación, muestra la gestión como falta, ya no solo de taurinismo, sino de imaginación y, sobre todo, de categoría pues la actual administración está cerca de una gestión de Feria pero no de la altura de la historia e importancia de la Monumental México. Como dicen los americanos todo está hecho “in house” y cuidado de estar lejos del manto protector porque, como dijo el político aquel, es vivir en el error. Y en tal error, de no levantar este vuelo tan peligrosamente manejado, puede quedar la Afición por enésima vez.

Por: Luis Eduardo Maya Lora De SOL Y SOMBRA. Especial.

Sin Enrique Ponce. Sin José Tomás. Sin Manzanares.

Sí, con Juli y todo su andamiaje incluyendo a Su (lesa) Majestad, el Julipié.

El fierro viejo que tarde a tarde en La México consigue vender gracias a una Empresa que deja hacer y deja pasar, ya no digamos la combinación sino la confabulación del madrileño con Teófilo Gómez esa que de dos encierros a los que el madrileño enfrenta solo ha traído un toro bravo, “Abuelo” lidiado el 5 de febrero pasado al que no terminó de entender ni de cuajar.

Teniendo a Juli como base, arrastrando a Sergio Flores, quitando todo el sitio al toro, la segunda parte de la Temporada tiene como principio no mantener a la gente en la Plaza sino apostar a un muy relativo interés que no da seguimiento al mérito sino a la recomendación, al padrinazgo y, tristemente, al cacicazgo.

Por ello, los carteles son “in house”, anticipando disculpas por el chocante anglicismo.

Es decir, se vive dentro de la empresa o sus aliados, o se está en el error.

Por eso, tanta monotonía por eso tanta falta de imaginación, no puede haber inventiva donde de hay plantilla, troquel y plano. Si no, cuál es la razón de traer a Llaguno después del petardo del año pasado, lo mismo que a Garrido, Marín y Valadez. Tres nombres que dicen mucho menos que, por ejemplo, Urdiales, Ferrera, o Talavante.

Para ya no repetir los mencionados al principio.

Claro, al no encontrarse estos nombres, dijera Bardo de la Taurina, bajo el manto protector empresarial es impensable que la empresa logre innovar y, su conflicto de interés, dicta solo utilizar los recursos de casa, pagar sueldos de empleados en lugar de honorarios de profesionales taurinos. Es triste como hoy ver que la empresa no es creadora de ilusiones y concreciones taurinas, sino maquiladora de una muy simple puesta en escena.

Por ello sorprende como la omisión de no traer a Roca Rey ahora se intenta subsanar con dos corridas que son las dos más importantes, La Joya y Jaral de Peñas forzando la máquina por tercera ocasión en un mismo año. Qué habría sido de esta Temporada de haber tenido a Roca Rey en la parte anterior. Y qué será de Arturo Saldívar quien puede traer la respuesta y la válida oposición de un toreo de mayor imposición en todo aspecto.

No, se trajo a Valadez con Jaral. Ahora se le repite con Las Huertas.

Y una pena que la triunfadora de este año, Piedras Negras, sufra de nuevo la corta visión empresarial, claro, a cuenta de la Afición que esperaba la vuelta de la ganadería triunfadora.

Imposible.

Vivimos la época de una empresa baratera, de una empresa a la que no le alcanza, ya no solo lo presupuestario sino la cualidad de todo empresario taurino en la Plaza México: la creatividad, no mal entendida como la Corrida Guadalupana sino en el fundamento taurino.

Que de Algara a Herrerías (aunque Usted no lo crea) de Gaona a Curro Leal siempre ha marcado los mejores momentos de su administración. Vaya, ni el mínimo anuncio de algún homenaje a Juan Silveti Reynoso luego de su partida. No, no cabe el mínimo gesto de torería.

Y esto es lo que más nos preocupa

Esta administración no hace ningún esfuerzo por ofrecer lo que siempre ha sido la Temporada Grande, el muestrario mayor de lo más granado del toreo, eso que no es ni Garibay, ni José Adame (otra vez) ni Andy Cartagena y, mucho menos, Teófilo Gómez.

No obstante la aparición de Jerónimo de, mucha atención, Diego Sánchez no puede dejarse de lado que los dos triunfadores de la Temporada primaveral del año pasado, Barba y Silis no tienen cabida en carteles donde un torero como Luis David, en pleno tropezón, sin ya no digamos oreja, sin un paso firme y contundente en todo el año anterior en La México. O de Diego Silveti en la enésima oportunidad y de Macías de forma forzada, a cambio de no ver ya a “El Payo” sumido en una contrariedad alarmante.

Pesa la recomendación, no el mérito. De nuevo.

Y lo más grave. La omisión de las formas en la nueva empresa llega al extremo, tristemente reiterado, de borrar el cartel taurino, sepultar su tradición pictórica, su tradición artística y colocar en cambio la villamelona y simplona impresión de la foto, cuando la ilusión que encadena el arte pictórico respecto del espectáculo que se anuncia. Eliminar esto es mutilar una tradición.

Así las cosas.

El toro será el único que pueda poner el orden en un ambiente entreguista y poco reflexivo, un ambiente que no caminará si los encierros no se encuentran en la proporción de la categoría Plaza esa misma que ha sido mutilada por la agachona actitud de gente como Jesús Morales, el nombrado Juez, al que ya le preparemos el expediente administrativo correspondiente.

Las empresas taurinas en México bien pueden presumir de controlar autoridades a fin de no cumplir la mínima forma de tradición y de dominar voluntades que terminan en comparsa de la medianía.

Realmente esperamos, tal como su magnífica respuesta en años pasados y anteriormente esta misma Temporada (https://desolysombra.com/2017/12/26/comunicado-plaza-mexico-carteles-temporada-grande-2017-2018-segunda-parte/) sus comentarios a los carteles a continuación listados:

  1. DOMINGO 7de Enero: 6 Caparica, 6 para Jerónimo, Juan Pablo Llaguno y Antonio Lomelín hijo, que confirma alternativa;
  2. DOMINGO 14 de Enero: 6 Arroyo Zarco, 6 para Ignacio Garibay, José Garrido y Diego Sánchez, que confirma alternativa;
  3. DOMINGO 21 de Enero: 6 La Joya, 6 para Diego Silveti, Andrés Roca Rey y Luis David Adame;
  4. DOMINGO 28 de enero.- Toros de Fernando de la Mora para Juan Pablo Sánchez, Arturo Saldívar y Ginés Marín.
  5. DOMINGO 4 de Febrero, Primera Corrida del LXXII Aniversario: 6 Teófilo Gómez, 6 para Julián López “El Juli” y Sergio Flores, en Mano a Mano;
  6. LUNES 5 de Febrero: Corrida del LXXII Aniversario. 8 Jaral de Peñas, 8 para Sebastián Castella, Joselito Adame, Andrés Roca Rey y un triunfador (sic) y
  7. DOMINGO 11 de Febrero: Dos toros para rejones por designar para Andy Cartagena y 4 Jaral de Peñas, 4 para Arturo Macías y Leo Valadez.

Seguiremos atendiendo todos sus comentarios, con respeto y taurinismo, ya que solo la

Como lo dijimos hace un año, justamente, solo la Afición taurina puede devolver al espectáculo sus mejores virtudes.

Suerte para todos.

Twitter: @CaballoNegroII.

Plaza México: Carteles de Aniversario y Segunda Parte de la Temporada Grande 2017-2018 

Plaza México, Temporada Grande, llega la Segunda Parte.

En un momento, casi, inesperado, la Plaza México se decide, adelanta la suerte, suelta los carteles y deja la fórmula casi intacta, prácticamente repetitiva. Segundas partes, generalmente no son buenas,  muestran los defectos de las primeras si no se atienden las omisiones iniciales y principalmente si… no adelantemos, aquí dejamos el comunicado y el correspondiente análisis.

Por: Tauro Plaza MéxicoCOMUNICADO.

Siete corridas de toros conforman la segunda parte de la Temporada Grande 2017-2018 de la Plaza México, la cual iniciará el domingo 7 de enero y concluirá el 11 de febrero. De esta manera, TauroPlaza México presenta las combinaciones que logran reunir a un elenco de gran nivel.

Las combinaciones son las siguientes:

7 de enero.- Toros de Caparica para Jerónimo, Juan Pablo Llaguno y Antonio Lomelín, que confirma alternativa.

14 de enero.- Toros de Arroyo Zarco para Ignacio Garibay, José Garrido y Diego Sánchez, que confirma alternativa.

21 de enero.-Toros de La Joya para Diego Silveti, Andrés Roca Rey y Luis David Adame.

28 de enero.- Toros de Fernando de la Mora para Juan Pablo Sánchez, Arturo Saldívar y Ginés Marín.

4 de febrero.- Corrida de Aniversario con toros de Teófilo Gómez para Julián López “El Juli” y  Sergio Flores en mano a mano.

5 de febrero.- Corrida de Aniversario con toros de Jaral de Peñas para JerónimoSebastián Castella, Joselito Adame y Andrés Roca Rey.

11 de febrero.- Cuatro toros de Las Huertas y dos por designar para el rejoneador Andy Cartagena, Arturo Macías “El Cejas” y Leo Valadez.

Consulte la lista de precios para la presente temporada: Precios Boletos Temporada Grande 2017-2018

***

¿Donde quedo la imaginación?

Por Juan Carlos Valadez.

Muy complicado parece que será este arranque del 2018 para la fiesta brava en México, pese a los pronósticos de optimismo de algunos periodistas -que por cierto hoy se encuentran en la nómina de la empresa de La Plaza México- y que han perdido toda su credibilidad.

En estos últimos dos años, la fiesta brava ha sufrido especialmente en la capital mexicana una grave crisis que ha afectado el entorno del espectáculo de manera grave, pero esto no sólo ha sucedido únicamente en la capital, también se ha extendido hacía el resto de la República y no existe, hasta la fecha, un plan realmente funcional para que la fiesta salga de esta situación de crisis severa, porque no hay que olvidar que la Plaza México es el eje central de la fiesta brava en nuestro país.

La actual empresa de la Plaza México con apenas dos temporadas al frente, ha sido un desastre y más que sembrar parece que esta cavando el futuro de la fiesta en un hoyo negro. Los números no mienten y la asistencia de público a los tendidos desde que Tauro Plaza asumió la dirección de la plaza ha caído a niveles alarmantes en comparación con otros años.

La mala gestión empresarial del binomio Baillères/Sordo ha sumido a la fiesta brava en la capital en apenas dos temporadas en la mediocridad y en la decadencia total, aunado esto a los constantes errores y experimentos administrativos que han cambiado la sensibilidad del público taurino capitalino, que poco a poco se está alejando de la plaza ante la poca calidad y verdad del espectáculo que se le ofrece.

Un gravisímo error de los actuales empresarios inversionistas ha sido poner en las manos de Antonio Barrera y Mario Zulaica entre otros personajes de menor peso el destino de la plaza, ya que con su falta de experiencia como empresarios han creado un proyecto que solo se enfoca en el “aquí y ahora”, y que sencillamente no tiene futuro.

Ambos grupos han puesto por delante sus intereses personales (con sus monopolios) entre otras cosas, y no se han dado cuenta que el aficionado ya cambio y se canso de tirar su dinero por migajas ante la falta de creatividad y talento en el diseño de sus temporadas.

Muestra de esto son las grandes ausencias de algunas de las máximas primeras figuras del toreo en la segunda parte de la temporada grande, en donde reina la mediocridad y el desconcierto en la conformación de los carteles.

Es de verdad una perdida de tiempo y dinero para el aficionado que le vuelvan a programar un mano a mano antinatural entre El Juli y Sergio Flores con toros de Teófilo Gómez, como aquel que sepultó la carrera de José Adame al inicio de la temporada.

¿Donde quedo la imaginación?

¿Donde están los nombres de Enrique Ponce, José María Manzanares, Alejandro Talavante, Miguel Ángel Perera, Juan José Padilla en su temporada del adiós, o Antonio Fererra entre los diestros extranjeros y ¿donde estan algunos otros nacionales como El Payo que triunfó en su primera actuación?

Faltan en verdad muchos nombres para que esta temporada sea de verdad grande.

Pero eso si, no pueden fallar en los carteles los Adames a los que el público de La Plaza México esta ya cansado de ver y no se explica en el caso específico de Luis David, como es que este regresa por una tercera ocasión, cuando fracaso estrepitosamente en sus dos primeras actuaciones. Lo de su hermano José es también ya un caso patológico.

¿Como explicar que se incluya tras una mala  actuación a Sebastián Castella (otro de sus poderdantes) el cinco de febrero en la corrida más imporante del año taurino mexicano y se quede fuera Enrique Ponce, quien es el máximo triunfador de la presente temporada o que se incluya en ese mismo cartel a Roca Rey? Cuando la realidad es que aún no sabemos lo que le va a deparar el destino al peruano en esta temporada y si lo juzgamos por sus pasadas actuaciónes en las últimas dos temporadas, aun no ha conseguido triunfar con fuerza  para poder estar en esa fecha.

Otro caso es el del español Ginés Marín que tuvo una abulica actuación en su pasada  comparecencia y para la segunda parte se le premia inexplicablemente con otra corrida.

En resumen el monopolio se impone y después de prácticamente dos temporadas con Tauro Plaza al frente de La México ahora si podemos decir que su gestión ha sido irregular, carente de gestas y detalles innovadores, además de que han perdido aficionados y de que sus festejos han estado plagados de carteles mediocres con hierros comerciales, que por su condición de mansos han provocado el hartazgo del público asistente.

Sin una autoridad que regule a la actual empresa, Tauro Plaza intenta operar la Monumental con el triunfalismo como estandarte y no con la seriedad, mientras que la poca afición verdadera está desencantada y desaparecida de la plaza, porque el binomio y sus operadores no acaban de encontrar la llave que le devuelva a la México el esplendor de antaño; ya que estos no han cubierto las expectativas anunciadas y prometidas.

Los resultados están a la vista y los números no mienten: Tauro Plaza no está a la altura ni responde con propuestas innovadoras plagadas de taurinísimo a la incertidumbre taurina actual que se vive en la capital mexicana y mientras está no haga un giro de 180º grados, la Plaza México seguirá cavando su tumba más rápido de lo que muchos pensarían.

La verdad no peca, pero incomoda.

Twitter: @Twittaurino.

RECAPITULANDO: Amargo Dulzor de Enrique Ponce – Tobogán Teófilo Gómez.

Doblón de Enrique Ponce a “Vivaracho” para quitar el freno de mano inicial.

Francamente poco podíamos esperar de Teófilo Gómez. Peor aun luego de la danza de corrales semanal. Enrique Ponce no necesita de estas maniobras sino alejarse de sospechas y de un gesto mayor: enfrentar a un toro mexicano de más cartel que las birrias queretanas con la que ya lo hemos visto hasta saciar. No importa el desastre de Teófilo para que un nuevo milagro se teja a partir de los mínimos exigidos en el toro para que Ponce trace una nueva lección, esta ocasión, de precisión de altura y donosura, de clase y arte para hacer embestir a un torito sardo al que, matando fatal, corta dos orejas en plena entrega de La México, severa con Adame y “El Payo” con dos actuaciones que nacen parecidas pero que al final la clase del último marca diferencia.

Por: Luis Eduardo Maya Lora – De SOL Y SOMBRA. Plaza México.

Se le abre plaza a Enrique Ponce con un rejoneador. ¿Necesita de ello? No.

Se le trae con Teófilo Gómez, sí, otra vez. Y con Barralva. ¿Necesita de ello? No.

Por ello la tarde, que comienza con ovación de auténtico lujo para el valenciano, pasa al aburrimiento con Jorge Hernández Gárate, acartonado al grado de entablerarse y fallar con el rejón de muerte. A la doble frustración de ver al primero saltar despavoridamente y atorarse en la tronera de picadores.

El Juez, Braun, destemplado como siempre, lejos de la acción, toma la pésima decisión de no devolver y el marfileño terno en oro bordado, deslumbrante de Ponce, tan recordado porque con tal combinación desde 1995 ha bordado diversas tardes para la historia en esta plaza, desde el toro de Mimiahuapam en dicha Temporada, la corrida de Los Encinos en Diciembre de 2000 o el faenón a “Llanero” (sí) de Bernaldo en el Aniversario de 2005.

Blanco y Oro, hoy marfil, que se convierte en filipina de enfermero.

O de terapeuta.

Solo así entendemos que, con todo y lo lastimado, lleguen chicuelinas, derechazos de mano alta y templada, despaciosas pero carentes de mayor emoción. Mata mal y solo hay ovación.

Pero la cosa no para ahí. Tenemos que el sospechoso de cuerna segundo se encuentra con la peor versión posible de torero alguno. Atacado de atacar, de zapatillear, de echar afuera y sin temple, de verse desarmado y, claro, exigido, José Adame se achica con el único toro de lidia ordinaria que toma la muleta largo y repetido. Tan poco tiene de toreo que se acerca a donde Manolo Rodríguez, que no ha echado el famoso sombrero, para mendingarle el tan mexicano tocado y hacer de la lidia un simple numerito.

Tras arrimón con un toro que pide espacio hace la gracia de tirarse con sombrero en mano en gesto artificial y forzado.

Como su actitud y pésima manera de estar en la Plaza.

Pincha claro, porque para matar bien, salvo casualidades, hay que haber toreado a tal nivel, más a un toro que le ha exigido someter. No pasa. Como tampoco pasa nada con el barralva quinto, otro torete soso que le levanta los pies al hidrocálido que ya se olvidó que para banderillear, como para todo en el torear, hay que estar bien colocado. Como gusta de pasarse de la cara, al segundo par, desentrenado, se pasa tanto que queda a contraquerencia y claro, el jarabe que le baila el barralveño apenas es la medida del terrible nivel de Adame.

Peor quedaría al matar mal y llegar ya no al enojo sino a la indiferencia de la gente.

Como uno más.

Así pudo quedar el “Payo” insípido y notablemente frustrado ante el tercero con el que, además de verse sin tino, se nota sin actitud. Afortunadamente, luego de intentar Ponce con el manso y débil cuarto, segundo teófilo, en una faena demasiado insistente, sobre piernas para tratar de que el manso avanzar y con dos cambios de mano por bajo de cartel, “El Payo”, por fin, para despertar de todos, se da a torear a la verónica.

Y de qué manera, el toreo como nunca debería de variar.

Cuando piramidalmente el compás que sostiene la suerte hace que el tronco gire y los brazos desahoguen la embestida hacia las muñecas, la plaza rompe y el toro, manso y desesperantemente soso, incluso mejora. Y esto ocurre en doble aspecto, “Payo” no

“El Payo” a la verónica, a pie firme, compás de pirámide y mano templada. FOTO: Edmundo Toca.

afloja, se templa en el nuevo quite y al cerrar la media verónica, vertical y torera, el ambiente se va para arriba y se dispara cuando la gente abruma como nunca a Ponce y este regala un toro.

A partir de entonces, con el efecto que genera esto, la faena del queretano, crece, desde el péndulo inicial hasta los derechazos redondos, los naturales de pleno empaque y los cambios de mano que no hicieron sino acentuar la mansedumbre y la necesidad, como hizo, de que “El Payo” se impusiera de nuevo y con la derecha abrochara la faena que…

Echa a perder con la espada… otra vez. ¿Por qué? Solo Dios…

Y como hubo protestas, con razón, “El Payo” estaba por taparse, menos mal Enrique Ponce no le deja y así se desahoga y purga la mala suerte de la tarde para dar paso a la capa roja, negra y blanca de “Vivaracho” el sardo y precioso astado, aunque destragado y chico, regalo de Teófilo Gómez que mete el freno de mano de la sosería, esa palabreja donde comienza la nobleza a mostrar los síntomas de su verdadera condición.

Ponce la siente en el capote, como en el lance por pitón derecho, hay salidas que muestran al sardo pajarear. Pero tras breve puyazo, lo realmente “Vivaracho” cobra vida gracias a la magistral y torera, de ritmo teñida, de temple creada y aunque de plata bordada, brega de Mariano de la Viña que dio a Enrique Ponce el milagro en oro centenario de lograr que el de Teófilo por lo menos no detuviera su embestida.

La México casi ni lo nota, de otro modo, lo habría sacado al tercio.

Ponce lo sabe. Brinda a todos y los doblones, constantes y sonantes, rematados algunos a la media altura, brindan el alivio y el amparo pero también son los cimientos a partir de los cuales los derechazos de las dos primeras tandas hacen que el toro tome el engaño al natural pero frene en el remate contrario, más si ve las tablas. Entonces la mano izquierda se rompe, previo aleteo en el cite, que traza un natural de estaquillados en horizontal perfecta en un ejercicio de colocación de encelamiento y de sometimiento de ese opaco deseo de no embestir hacia el pleno e iluminado camino del convencimiento de tomar el engaño.

Y al natural, el cite insiste  a la tardanza que convence y prepara los pases genuflexos y pese a no ser, primeramente lo rotundos como después, ajusta cuando el toro protesta al sentir los adentros, regresa con derechazo cumbre y nuevo cambio de mano de gloria revestido.

Previo al cierre y al remate por bajo.

Que mientras otros juegan al poste y al arrimón, Ponce echa mano de la personalísima dosantina genuflexa, luego de haber repasado todo el toreo natural al extremo, en triple poncina que termina, con La México rota y Ponce en torero desplante marcando en la arena, con el ayudado su pisada en la plaza de su máximo cartel.

Solo que la espada cae en pésimo sitio: baja y perpendicular.

Se esfuma cualquier trofeo, La México dio dos y, algunos pidieron el rabo. Mal otorgadas las primeras, bien negado el segundo. Ese fue el acíbar entre tanto almíbar, entre tanto, impensable dulzor que parecía no llegar ante lo manso y descastado del encierro.

Que solo las virtudes más finas de Enrique Ponce podían obtener.

¿Qué será el día que escape de el “Síndrome de Teófilo”?

Que nuestros ojos, igualmente triunfal, lo vean.

Texto: @CaballoNegroII.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Plaza México. Temporada Grande 2017-2018. Domingo, Diciembre 3 de 2017. Tercera de Derecho de Apartado. Menos de Media Plaza en tarde fría con viento intermitente. Palco equivoca, para variar, el Arrastre Lento al sobrero de regalo dada su falta de fuerza, tardanza y sosería, así como la premiación de la segunda oreja al primer espada. De igual manera, terrible error no devolver, tras lastimarse luego de brinco al callejón y quedar atorado en la tronera de picadores, al primero. Público consentidor con el toro y severo con el toreo (remitirse a la crónica)

8 Toros, 1 para rejones de El Vergel (Amarillo, Obispo y Verde) Anovillado con cierta casta entre el tercio y las tablas funcionó en el último tercio. Y 7, el séptimo como sobrero, 3 de Barralva (Divisa Azul Pastel, Amarillo y Rosa) los lidiados en primero, segundo y quinto turnos; sospechosos de pitones, acochinado el primero que salta la barrera y luego de quedarse atorado con una cuerda en el pitón derecho, se astilla y aun así no es devuelto. Mansos el resto y descastados; 4 de Teófilo Gómez (Divisa Azul Celeste, Blanco y Plomo) Chicos, mansos y sospechosos de pitones. Bonito de hechuras aunque chico el sardo lidiado como primero, con fijeza y nobleza en las telas pero tardanza en decidir la arrancada y sosería tras el remate de las suertes, homenajeado exageradamente con el Arrastre Lento.

El Rejoneador Jorge Hernández Gárate, Silencio. Enrique Ponce (Marfil y Oro) Ovación con Saludos y Vuelta tras Aviso y Dos Orejas en el de Regalo tras petición de rabo. Salió a Hombros. Joselito Adame (Azul Rey y Oro) División y Silencio. Octavio García “El Payo” (Obispo y Oro) División tras Dos Avisos y Oreja con Protestas.

Simplemente genial, templado, largo y con donosura la brega de Mariano de la Viña al sobrero, ya había lidiado a una mano al cuarto. Al de regalo en el segundo tercio le empapa de tela, sin enganchar, le descubre el temple y le hace tomar el engaño largo, situación fundamental para el resultado de dicho turno. El resto como siempre, a media o mala agua.

Fotograma de la faena de Ponce a “Vivaracho” de un lado a otro encela al sardo astado.

Lunes de @Taurinisimos 139 – Enrique Ponce a Hombros en la Plaza México. Análisis Completo.

Rebolera de Enrique Ponce ante el Barralva que abrió Plaza. Hoy en @Taurinisimos. FOTO: Toca,

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del lunes 4 de Diciembre de 2017. Conducen Miriam Cardona @MyRyCar y Luis Eduardo Maya Lora @CaballoNegroII.

Actualidad Taurina. Plaza México Temporada Grande 2017-2018. Tercera Corrida del Derecho de Apartado.

Análisis Corrida, Toros de El Vergel para rejones y 3 de Teófilo Gómez y 3 de Barralva para Enrique Ponce, Joselito Adame y “El Payo”.

Triunfo de Enrique Ponce con “Vivaracho” de Teófilo Gómez.

Faenas de “El Payo” y Joselito Adame.

Recuerdo de la Confirmación de Alternativa de Enrique Ponce, XXV Aniversario.

La próxima emisión de @Taurinisimos será el próximo viernes 5 de Diciembre de 2017 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

FB/Taurinísimo

Opinión: Aportación a la teoría de la lidia

El Juli nos volvió a ver la cara de mensos y se llevo a cambio una carretada de Euros.

Por José Antonio Luna.

Oigan, pretender que los toreros hagan algo por nosotros, es como si los ratones quisieran que los gatos los ayudaran a escapar de sus garras. Somos los aficionados, los que debemos ya -¡urgente!- cambiar la estrategia y ponernos rigurosos, sin embargo, primero debemos avispar y percatarnos de la realidad. Las aficiones tienen el espectáculo que se merecen.

La corrida de los “teofilitos” marca los derroteros de cómo las figuras quieren dárnosla con queso. ¡Por piedad!, reflexionen, vean la torpeza, cantar oles a El Juli por la lidia de ese merenguito bobo hasta la desesperación, que embestía como si fuera de cuerda, sin el menor asomo de emoción, con la cabeza a media altura y saliendo de cada pase desparramando la vista, pero sin ganas de irse, para volver a embarcarse con la obediencia de un perro faldero, eso, es el apocalipsis de la tauromaquia. Así mismo, el mansurrón que se quedó mirando a Joselito Adame cuando el diestro cayó frente a él y no movió la leña un milímetro para obsequiarle un derrote, significa, en pocas y sencillas palabras, que ya nos cargó el carajo.

El Juli vino a la México a vernos la cara una vez más con una estafa monumental del tamaño de esa plaza, la más grande del mundo. A la bribonada, se sumaron su cómplice, el diestro comparsa que se llama José Guadalupe Adame, y los ganaderos de Teófilo Gómez, todos ellos capitanes generales, del movimiento antitaurino mexicano. La corrida fue un soberano despropósito y una vergüenza.

Dicen que entre sastres no se cobra la puntada, pero al cachondeo se suman algunos críticos con sus comentarios aduladores al pasmo de Velilla de San Antonio. Para empezar, es una afrenta a la ética que los cronistas escriban acerca de las virtudes de la faena de El Juli a los bobos animalitos jugados el domingo pasado. Despaciosidad y arte son palabras que en este caso sobran. Estoy de acuerdo, Julián López, es uno de los grandes protagonistas de la historia del toreo contemporáneo, diestro prodigioso, pero, eso, es en España, aquí, en México, desde aquel maravilloso berrendo con estampa de eralito llamado “Trojano”, de la ganadería de Montecristo, no ha dejado de pitorrearse de nosotros.

Lo grave está en querer defender lo indefendible, como la perla contenida en una entrevista que Rafael Cué hace a El Juli. Entre los dos aportan un descubrimiento genial a la teoría de la lidia, el de que, por ejemplo, los toros de la ganadería de Teófilo Gómez no son sosos, sino que tienen “la bravura muy detenida”. Cuando con el sobresalto adecuado vi y escuché el video que los amigos me mandaron –ignoro si el diálogo es reciente o no, pero da igual- me tiré al suelo de la risa. ¡Qué alguien me lo explique!, ¿cómo se puede mantener detenida la bravura de un toro encastado? Luego, masticando bien esta afirmación lapidaria contra el arte de bregar y matar a estoque toros con estampa de erales–capten el doble filo-, calculé las consecuencias y lloré amargamente. ¡Alarma, alarma, focos rojos, Houston, tenemos un problema!. Ese eufemismo, el de la “bravura muy detenida”, si se pone de moda, será el golpe de descabello que nos faltaba para que la tauromaquia mexicana le vea las patas a las mulitas.

Sé que con artículos como éste, nunca voy a destacar en sociedad, pero no me importa, elijo ser leal al toro y fiel a la verdad. También, sé que mi remate es vulgar y que algunos lectores escribirán criticando mi lenguaje y otros, los cercanos, me lo dirán cuando me vean, pero no me puedo contener, ustedes perdonen: “¿bravura detenida?”, ¡oigan, por favor, no mamen!

Publicado en Intolerancia