Archivo de la categoría: Jose Mari Manzanares

@Taurinisimos 107 – Polémica San Marcos 2017 – Manzanares y Garrido en Sevilla. Victorino Vuelve.

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del viernes 28 de Abril de 2017. Conducen Miriam Cardona @MyRyCar y Luis Eduardo Maya Lora @CaballoNegroII.

Actualidad Taurina.

Feria de San Marcos, Aguascalientes 2017.

Crítica a la mala presentación de la novillada y la corrida del 25 de Abril, Hermoso de Mendoza, Macías y Flores.

Análisis y enlace telefónico en directo con Ana Delgado.

Clip: Sevilla por Pepe Alameda.

Análisis Feria de Abril, Sevilla 2017.

Faenas de José Garrido, El Juli y José María Manzanares.

Previo Corrida de Victorino Martín en Sevilla.

Recuerdo Indulto de “Cobradiezmos” y Manuel Escribano.

La próxima emisión de #Taurinísimo será el próximo viernes 5 de Mayo de 2017 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

FB/Taurinísimo

Anuncios

@Taurinisimos 105 – Ferias de Sevilla y Aguascalientes, 2017. PREVIO Semanal.

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del viernes 21 de Abril de 2017. Conducen Miriam Cardona @MyRyCar y Luis Eduardo Maya Lora @CaballoNegroII.

Actualidad Taurina. Sevilla 2017, Domingo de Resurrección Faenas de Morante, Manzanares y Roca Rey. Análisis Previo Semana de Preferia.

Feria de Aguascalientes – Alternativa de Diego Emilio, faenas de Ignacio Garibay y Sergio Flores, triunfador Oreja de Oro.

Enlace en directo con Ana Delgado desde Aguascalientes, Plaza Monumental. Análisis Semanal

Producción Miguel Ramos.

La próxima emisión de #Taurinísimo será el próximo viernes 28 de Abril de 2017 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

FB/Taurinísimo

El toreo mediterráneo de Manzanares

Por José Cueli. 

José María Manzanares, triunfador en las principales ferias españolas, se presentó ayer en la inauguración de la temporada invernal mexicana y salió triunfador a pesar de la infumable corrida de Bernardo de Quiroz: débil, parada, descastada, contrastando con la presentación de los bureles muy guapetones.

Manzanares, conocedor de las distancias, fue envolviendo al toro en la tela roja hasta enlazar la naturalidad con el ritmo. ¡Qué maestría la del torero alicantino que cambió la lidia de un manso pegado al piso a que el mismo humillara y aceptara las tandas de pases naturales! Al final de la faena recordó a su padre en combinaciones de pases naturales rematados con el de pecho caminándole al toro al ritmo de las olas del mar Mediterráneo que lo vio crecer. ¡Que tandas de pases naturales rematadas con el pase de pecho debajo de la pala del pitón!
Manzanares, con la elegancia de su torear, logró emocionar a los aficionados a pesar de la sosería desesperante del toro, al igual que la de sus hermanos. ¡Cómo traía toreado al toro al recibirlo con el temple de su prodigiosa muleta, cargar la suerte y ligar los pases sin perder terreno!
Ante un toro agarrado al piso Manzanares se perfiló y ejecutó a la perfección la suerte de matar, pero ante un movimiento inesperado del testuz del toro se le fue el brazo cobrando la estocada muy caída. No fue la faena de locura. Más, los cabales de toda la vida nos quedamos saboreando esa manera de ejecutar el toreo.

La plaza México pasó por el cirujano plástico y le dieron su champú. Las arrugas de todos modos aparecen rápidamente. Las corridas a las que asisten ancianos como el que escribe no fuimos tomados en cuenta al anunciar las corridas a las cinco de la tarde. Las faenas no se efectuarán soleadas, sino a la luz de la Luna, los neumólogos y urólogos saldrán beneficiados.

Los toros, la parte más importante, habrá que mandarlos a tratamiento urgente a rencontrar la casta perdida. Mínimo que toleren dos puyazos. ¡Cómo toreó Manzanares a pesar de los inválidos!

Fuente: La Jornada.

La Amnistía Manzanarista – Temple de Manzanares Supera Debacle Bernaldista.

Derechazo con toda la rotundidad de Manzanares hijo en la apertura de la Temporada Grande. FOTO: Emilio Méndez. SuerteMatador.com
Derechazo con toda la rotundidad de Manzanares hijo en la apertura de la Temporada Grande. FOTO: Emilio Méndez. SuerteMatador.com

Abre La México época nueva con vicios viejos. Cambia forma pero no el fondo. La tarde sabatina naufraga con el desesperante, manso, descastado y falto de raza, encierro de Bernaldo de Quirós y su mansada acostumbrada. Con la peor entrada en años para una tarde inaugural, la Plaza México camina con rumbo desconocido por el sendero de la autocomplacencia y la falta absoluta de grandeza. Pese a la oreja regalada, Manzanares muestra su enorme clase y capacidad con el insulso quinto al que mata fatal. “Zotoluco”, en horas bajas y en plena liquidación, desperdicia el único astado que desplaza mejor mientras Talavante queda varado y absolutamente sin opciones.

Por: Luis Eduardo Maya Lora – De SOL Y SOMBRA. Plaza México.

Solía decirse antiguamente que los toros de Palomeque “ni en bisteque”, la ganadería yucateca que en los años treintas, cuando venía a El Toreo, se refería a ella como “El Coco”

O aquello otro que decía: “De Peñuelas… ni los huelas.

Hoy, no es guasa, debemos tristemente decir que los toros de Bernaldo… ni pa’l caldo.

La nueva era de la Plaza México, quizá la nueva época de la Fiesta en este país, encuentra en su primer paso, el primer tropiezo. Porque todo este invento de quitar la tipografía clásica de “Plaza México” traer nuevas butacas, el bar en la rampa o la escultura ecuestre en una de las entradas o el nuevo formato sabatino, un tanto ferial, es solo el cascarón.

Lo real, el fondo de las cosas, es el desastre, esta vez con el bernaldazo de cada año.

El premio para esta ganadería de tantos tumbos, de tanta mansedumbre, es lidiar cada ciclo en carteles de lujo, ahora el honor es abrir Temporada, la otrora Regia Inauguración, a la que tanto intento de innovación deja en apenas un tercio de entrada, con los precios en las nubes y el toro por los suelos. Esa es la preocupación, nuevas formas pero mismos vicios, poco aliento al real cambio, que más que todo aquello, debe ser el regreso a la base de la Fiesta: el Toro. Esta vez es su falta de bravura, o sea, su mansedumbre.

Los tres primeros, tres castaños, huyen del caballo solo al verlo. Y no los disculpemos. Desde su alumbramiento el toro bravo se somete a pruebas, castigos, pérdidas, decisiones: nace y lo primero que recibe del mundo es un golpe de realidad. Es una desgracia que un toro como este salga lastimado de los cuartos traseros, mansee y además se frene. Esto, sumado a las peores dudas, mañas y telarañas de “Zotoluco” explica perfecto por qué las fuerzas perdidas no las brinde un torero que ya no se queda quieto, tapa al manso encimándose y, ni por casualidad, alcanza a pegar, siquiera, un muletazo completo.

Pensemos que aquí ha sido el toro.

Si es así, donde es completa responsabilidad suya es en el cuarto.

En una moruchada como esta de Bernaldo de Quirós, cuando sale un astado como el cuarto, “Grego” nombrado de pelaje negro, que sale y toma los lances de hinojos de largo, requiere sujetarle y no dejarle ir por el ruedo sin mayor mando. “Zotoluco” va por lo fácil y deja pasar en las chicuelinas a plenos medios, vaya diferencia entre aquellas que le recetó a aquel torazo salinero “Prestigios” de Julio Delgado una tarde lejana de Diciembre de 2001.

En plenos medios y sin moverse.

Hoy, la danza aquí prosigue.

Lances mas que al paso, al salto. Rematados con horrible serpentina de la cual, como no alcanza a rematar por seguir saltando, es desarmado y entablerado, de milagro se salva de un percance y, por supuesto, no deja en suerte. Nacho Meléndez le puede al manso en el caballo y, tras tercio de banderillas batallador, Christian Sánchez, un tanto benévolamente, saluda en el tercio y la cosa queda caliente.

“Zotoluco” lo sabe y toma la fácil, la de rodillas por alto y el manso escapa.

Como en el primer tercio.

Y de ahí, con tanto toque afuera, tanto salirse de la suerte y reponer entre cada pase, su incapacidad para quedarse quieto y la ventaja de aprovechar el viaje, Eulalio López es doblemente desarmado, enganchado otras y descolocado varias más con el toro por todos lados y él, falto completamente de sitio. Derrotado, sin más que ofrecer, echa la culpa a un toro que, aun manso, con los viajes largos y menor debilidad, da opciones. Pitado es con la dureza de estos casos. Falla con el descabello, llega el aviso y la urgente despedida, para bien de todos.

Entre todas estas faltas de lesa majestad, toro ausente y declinante torería, queda otorgar la amnistía, por solo un momento, a José María Manzanares, por fundamental y señorial proceder, por siempre estar por encima de la pésima condición de sus toros.

Primero ante el peligroso segundo.

Luce en los lances pese a los cabezazos y la rebolera, en el sometimiento por el lado derecho, donde es capaz de insistir con la muleta hasta incluso hacer pasar a un toro sin casta que rebrinca, rasca y trata de escapar desde su aparición en el ruedo sin jamás emplearse ni tomar el engaño completo. José Mari logra casi el milagro que solo privan  el genio, el imposible pitón izquierdo y la estocada caída.

Solo saludos en el tercio.

Entonces, en el lugar de honor, salta un cárdeno claro, alto, bocinero, fino de hechuras pero con demasiado nervio por irse, escurrirse de las suertes. Manzanares echa para adelante, soporta, con esforzadas verónicas, el arreón y el cabezazo, se derrumba la embestida al solo sentir la tela. Entonces, el caballo en mala colocación, para al manso que se derrumba cuando protesta y que no se confunda al personal,  es tan solo  manifestación de  mansedumbre.

Suso”, el banderillero, en su debut con Manzanares, destaca en el segundo tercio y el alicantino tiene una doble asignatura: no derrumbar al débil cárdeno pero poderle a su protestona y corriente condición que cabecea, rebrinca y dobla contrario cuando se puede, si pasa la prueba podrá ligar aunque poco dure el toro.

Y así hace.

Tras inicio alternado donde destaca en el de trinchera, Manzanares se la juega desde la primera tanda. El manso, de no imponérsele puede desarrollar a mal, por ello arriesga al bajar apenas la mano en los derechazos y, pase tras pase, coloca en el sitio exacto la muleta para correr la mano. Sin esta estructura, todo se habría derrumbado. Incluso, ante el horrible cabezazo que descompone a mitad del derechazo, donde responde en el sitio, perfecto, castigador y acariciador, con nueva edición del trincherazo.

Ahí comienza el desencadenamiento de la mano izquierda, en cadencia trenzada, perdiendo un paso primero, quedándose quieto después, para trazar a media altura el natural, luego tirarlo a la cadera por abajo, en majestuosa composición de doble tanda que tapa por rítmica y extensiva, por sutil y perfectamente rematada arriba, la ínfima bravura y terrible mansedumbre del toro.

Solo que el arte emborracha.

Y engolosina al torero, pasa de faena al cárdeno luego de intercalar nuevos derechazos rematados con soberbio cambio de mano por bajo, arranca la ultima tanda de frente con la izquierda, lento, cerca de tablas y con la espada en mano, uno en redondo parece no acabar y brinda así la mayor alegría del festejo a La México. Así como la mayor decepción con el bajonazo  en la suerte contraria y el primer ramalazo de la Temporada de Jorge Ramos quien, malamente, regala un trofeo.

Menos mal, José María se olvida de la oreja y hasta los machos de la hombrera regala en la vuelta. Igual que hace un año, corta la primera oreja, también discutida pero en un mejor aire, al menos con la muleta.

A la vuelta decembrina y a la par de Dios, torero.

Sin suerte, Talavante se nota visiblemente desilusionado por esta malísima y frustrante mala racha en los sorteos. Salvo los toros de Campo Real, de varios años para acá, no funcionan los lotes del extremeño. El castaño tercero se rompe a la segunda tanda con la derecha y el sexto, con el literario y glorioso nombre de “Balzac”, ni para consomé le sirve pese a su disposición y clase capotera, en la verónica y en el lance de Jesús Córdoba, o su proverbial quietud con la muleta.

Nada, como diría el propio Balzac, la resignación es el suicidio cotidiano.

Esperemos no sea así el resto de la Temporada que mucho me temo la partida está cuesta arriba, con los vicios tan arraigados en empresas, ganaderos y sobre todo toreros, incluso, a pesar de esta amnistía manzanarista.

Que sea la excepción, nunca más la regla.

Texto: @CaballoNegroII.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Plaza México. Temporada Grande 2016-2017. Sábado, Noviembre 12 de 2016. “Corrida de Inauguración”. Primera de Derecho de Apartado. Un Tercio de Plaza en tarde fría de cielo nublado y con viento sin llegar a molestar la lidia. El toque de cuadrillas se realiza con cinco minutos de retraso luego de la presentación del espectáculo ecuestre “Morerías”, mal trazadas quedaron las rayas del tercio al poner en condiciones el ruedo.

El festejo se celebra en contravención al Artículo 47 de la Ley para la Celebración de Espectáculos Públicos en el Distrito Federal al no contar la categoría de Matadores de Toros con la mayoría de nacionalidad mexicana requerida. La Autoridad que preside, además de iniciar la corrida con retraso, equivoca al juzgar mal la petición al finalizar la lidia del quinto, así como en premiar exageradamente al segundo espada en tal turno.

6 Toros, 6 de Bernaldo de Quirós (Divisa Obispo, Verde y Rojo) variopinta y dispareja de presencia, con cabeza la mayoría. Los tres primeros castaños: retacado el primero, precioso de tipo, no obstante arrastrar los cuartos traseros sin que la Autoridad le devuelva, al parecer presenta una cornada arriba de la pata derecha, manso y sin fuerza alguna; manso y peligroso, principalmente por el pitón izquierdo el segundo, geniudo y tardo, siempre a la defensiva es picado en la querencia; insulso por desrazado y regateador el tercero. El cuarto, negro, enmorrillado y fino de hechuras, pese a su condición mansa, se desplaza largo aunque por momentos con la cara arriba y acaba en tablas gracias a la lidia otorgada. El quinto, con una mansedumbre escandalosa pese a tirar a la cabalgadura, alcanza a mejorar en la muleta dada la perfecta colocación de los engaños y el temple de su lidiador. Terrible el sexto, el más serio, largo y cornalón, manso y áspero, carente de toda sustancia.

Toda la corrida, pitada fuertemente en el arrastre.

Eulalio López “El Zotoluco” (Azul Noche y Oro) División y Pitos tras Aviso. José María Manzanares (Azul Mediterráneo y Oro) Saludos y Oreja con Leves Protestas. Alejandro Talavante (Esperanza y Oro) Palmas y Silencio.

Exagerado, por improcedente y sensiblero, saludo al tercio de Christian Sánchez luego de banderillear al quinto. Destaca a la brega y en banderillas, además de siempre bien colocado Jesús Miguel González “Suso” de la cuadrilla del segundo espada.

Al terminar el Paseíllo se tributa merecido y sentido minuto de aplausos en memoria del periodista taurino Ernesto Navarrete y Salazar “Don Neto” fallecido el pasado lunes, decano de los cronistas taurinos.

En la perfecta estructura de Manzanares y su pase natural, el cárdeno se entrega y la gente igual.
En la perfecta estructura de Manzanares y su pase natural, el cárdeno se entrega y la gente igual. FOTO: Emilio Méndez. SuerteMatador.com

PLAZA MÉXICO: Temporada Grande 2016-2017 CARTELES – Entre Prisas y Carreras.

Javier Sordo, primer año, primera Temporada Grande. Foto: TAR.
Arq. Javier Sordo, primer año, primera Temporada Grande. Foto: TAR.

La  presentación de los carteles rompe la tradición y con el pasado que por oscuro y mal hallado parece ser el único objetivo que tienen las formas de la nueva era: olvidar lo de antaño. Además las nuevas formas exigen hablar bien de todo, no cuestionar. Lo único malo, más allá de que si en un mes puede caber casi todo el derecho de apartado, es que al intentar romper con lo anterior, la nueva era vuelve a caer con lo que trata de romper, la falta de apuesta por un toro diferente al de ayer, es decir, con la prisa de acabar antes, La México puede tropezar de nuevo con la misma piedra… y con el mismo pie.

Por: Luis Eduardo Maya Lora De SOL Y SOMBRA. Especial.

Sentaos taurinos y diletantes.

Calma, que las cosas en el toreo deben ser despacio. Ni con “ganas de reventar” como dicen los que saben porque “nada les embona”, dice la más corriente de las corrientes taurinas, sino solo ideas plasmadas con ganas de recordar la grandeza del arte del toreo y reflexionar sobre su futuro, que nos compete a todos.

Pensar, sí, complicada actividad para el oficialismo militante y la patronal taurina.

Pero antes de pensar, pasemos a imaginar.

Recordemos a Alameda:

“Con amplitud de Palacio y rigor de minutero//Debe ajustar el torero su tiempo por el espacio.//Ni de prisa, ni despacio y un tanto como al azar//Al aire de su persona, como Fuentes y Gaona, maestros del buen andar.”

Seguramente Don José, con su poético actuar, palpaba que las prisas son tan malas como la falta de espacio al andar. Fuentes y Gaona, quizá dando la vuelta al ruedo es la muestra taurina superior. Y al torear, no lo es menos, amplitud es necesaria para no apresurar. Liguemos entonces este su “Seguro Azar” del toreo con su manera tan particular de explicar la distancia, su célebre “un paso al frente y puede morir el hombre, un paso atrás y puede morir…” el arte de torear, para Alameda, ha de ser tan preciso como el (seguro) azar.

“Saber ver, saber estar…”, prosigue.

Es decir, todo en los toros tiene su distancia, ni más lejos ni más cerca, su sitio.

Y pongamos las cosas en el sitio correcto.

Más allá de formas, con las que no comulgamos, a la Temporada le falta espacio para respirarla y sentirla, semana a semana. La Plaza México quita su histórica tipografía de los carteles. Sobra amontonamiento en los carteles que puede agotar al aficionado mental y económicamente, requiere un mejor horario para que no llegue pronto el frío y, si los toros fallan, la aburrición. Sobra grandilocuencia y faltará grandeza si las entradas los días seguidos son seguidamente medianas.

La México no es para fines de semana con sabor a Feria.

Sumemos las novilladas y desde el viernes hay actividad.

En las formas, tan importantes, es omisa la Plaza México en nombrar a las cosas como son o quitar de los carteles la palabra “show”. No imagino a Don Antonio Ariza en aquella época taurina del ayer, llamar a un atractivo adicional, una cuadra o espectáculo ecuestre, de tal modo.

Tiempos modernos.

O no anunciar los toros por delante.

Esta omisión no podemos obviar, debemos cuestionarla porque es la más grave de todas, deja muestra de lo que la empresa ofrece en realidad, toreros. Solo que, quitando a José Julián Llaguno y, quizá, a El Vergel, los encierros son tan de poca esperanza que el toro, factor de cambio necesario, para romper con lo malo realmente del pasado, sigue estando en un segundo plano.

Si ustedes analizan cada encierro, desde Bernaldo de Quirós hasta Julián Hamdan, pasando por Teófilo Gómez y San Isidro, la programación de los encierros son la repetición del ayer, que por trillado, manso y descastado, no alientan ningún tipo de esperanza. Quiere decir que una mano de gato, un cambio en la decoración y la irreverencia en la forma taurina, solo hacen cambiar lo desechable, dejando intacto lo realmente esencial.

Y es innegable, a menor toro mayor toreros.

Cuando una Temporada Grande lo es por sí, no requiere inventarse una leyenda tan distante de lo taurino como “pasión hecha a mano” para saber que el arte no se “hace” y que la nueva cara de la Plaza México solo cambia de piel, pasa a cirugía estética sin hacer el cambio de sangre, la renovación en toros, principalmente, tan necesaria. Es más, varias de las combinaciones de toros y toreros ya las hemos visto en la propia Plaza México, a petición de parte diríamos cuales, porque son un puñado.

Y no nos sorprenderá que las corridas pasen la asignatura del trapío, no es favor, es obligación porque, no olvidemos, los precios suben y la Afición tiene la obligación, ya que el oficialismo informativo no puede serlo, de ser siempre exigente. Veremos si realmente, con edad y presencia ofensiva, pueden embestir, veremos que tan bien la Plaza México, ya sin la guerra fría contra su rival reciente ETMSA, hizo los deberes y reseñó a tiempo.

Si repite la formula autocomplaciente, la Temporada se caerá por lo más delgado: Los encierros, ojalá nos equivoquemos.

Pero lo inconcebible son las prisas, el amontonamiento de las fechas, la inexplicable aparición única de Fermín Rivera y Juan Pablo Sánchez, la injustificable aparición de Ginés Marín, Gerardo Rivera y Diego Sánchez, la innecesaria repetición de Fermín Espinosa “Armillita” IV y el forzado doblete de Luis David Adame. Porque quizá es uno de los más esperados pero, la vida no se agota en un solo acto.

Tal como parece que José Adame puede agotarse en la encerrona del doce de Diciembre, tal como lo vimos en Aguascalientes en Abril de 2015. Un torero que no cuenta con el máximo cartel a pesar de las orejas que ha cortado y que es un caso claro del torero de hoy: técnico por definición, artista por excepción. Veremos si al torero le alcanza esta gesta, primero para llenar la Plaza, el primer toro a lidiar en toda encerrona.

Considerando todo un mes de corridas de toros, esperemos, a cuestas.

Cómo brindar interés en las primeras doce sin tres de los cuatro ases del toreo: Ponce, José Tomás y “El Juli”, solo Morante está, otra vez, con los teófilos para variar un poco la costumbre. Dicen que están firmados, que como aquel toro de Xajay, serán “Pa’Enero” pero es muy posible que el bolsillo del aficionado aguarde precisamente para cuando estos vengan, antes no.

Quizá por ello no se hace oficial si habrá o no, televisión, en vivo y en directo.

Error si no se hace.

Y, nos pregunta la Afición, ¿Qué hay sobre la prohibición de carteles con mayoría extranjera? Nosotros contestamos como taurinos. Son perfectos, salvo por el integrante mexicano de cada uno de ellos y, a su vez, analizamos la Ley de Espectáculos: el anuncio es a favor del espectáculo pero contrario a derecho.

Esto no es cosa de pagar una multa, sino que la Delegación puede actuar tal como lo hizo en 2007 cuando Clausuró la Plaza, defendiendo y ganando el famoso amparo 1594/2007 del Juzgado Duodécimo del Primer Distrito en Materia Administrativa, concluyendo que aquel Artículo 47, en aquel entonces no restrictivo, era constitucional, hoy que mayormente lo es, con mayor razón.

La Ley es dura pero es la Ley.

No nos gusta la inflexibilidad tampoco nos gusta la transgresión a la Ley.

Pero nos gusta el toreo y aquí estaremos, los viernes de novilladas, los sábados de corridas, los domingos por regla y el lunes guadalupano, como está en nuestra sangre.

Así pienso yo, Así, ¿Lo creerá el resto de la Afición?

Esperamos sus comentarios a los carteles a continuación listados.

Suerte…

Twitter: @CaballoNegroII.

La otrora "Regia Inauguración" como premio, Bernaldo de Quirós.
La otrora “Regia Inauguración” ahora en sábado y como premio, Bernaldo de Quirós.
Xajay llega para los dos Adame y Roca Rey.
Segunda de Temporada, al día siguiente, Xajay llega para los dos Adame y Roca Rey.
Al fin, José Julián Llaguno vuelve a la Plaza México en el año de la partida de Don José Julián.
Tercera de Temporada. Al fin, José Julián Llaguno vuelve a la Plaza México en el año de la partida de Don José Julián.
La incognita sobre El Vergel, en su presentación en Temporada Grande.
Cuarta de Temporada. La incognita sobre El Vergel, en su presentación en Temporada Grande en la tristemente única tarde de Fermín Rivera y la confirmación de José Garrido.
quinta-corrda-3-diciembre
Quinta de Temporada. Castella y El Payo con una de sus ganaderías predilectas en la segunda aparición del joven Adame.
Una ganadería con varios petardos encima para una terna desigual.
Sexta de Temporada. Una ganadería con varios petardos encima para una terna desigual con la única e inexplicable tarde de Juan Pablo Sánchez..
Choque entre Castella y Talavante a la espera de Montecristo.
Séptima de Temporada. Choque entre Castella y Talavante a la espera de Montecristo.
Octava de Temporada. Barralva para el Payo, una vez más en la segunda tarde de Roca Rey y la única de Silveti.
Octava de Temporada. Barralva para “El Payo” una vez más,  la segunda tarde de Roca Rey y la única de Silveti.
Novena de Temporada. Vuelve Morante tras el año pasado, con Teófilo de nuevo y en el encontronazo con Manzanares. Inexplicable la confirmación.
Novena de Temporada. Vuelve Morante tras lo del año pasado, con Teófilo de nuevo y en el encontronazo con Manzanares. Inexplicable la confirmación.
Décima de Temporada. La encerrona catorce de la historia en lunes guadalupano para José Guadalupe Adame.
Décima de Temporada. La encerrona catorce de la historia en lunes guadalupano para José Guadalupe Adame.

Todos los festejos a las cinco de la tarde.

CARTELES DE ANIVERSARIO 

photo_2017-01-13_15-38-39
Los Carteles de La México están aquí… para juicio de todos.

Esta es la cartelera para la segunda parte de la temporada, para mayor información siga este link: Corridas de Aniversario

  1. DOMINGO 22 de Enero: 6 Montecristo, 6 para Miguel Ángel Perera, Juan Pablo Sánchez y Diego Silveti;
  2. DOMINGO 29 de Enero: Un toro para rejones de El Vergelpara el rejoneador Jorge Hernández Gárate y 6 Los Encinos, 6 para Sebastián Castella, Octavio García “El Payo” y Andrés Roca Rey
  3. SÁBADO 4 de Febrero: 6 Fernando de la Mora, 6 de Eulalio López “Zotoluco” que se despide y Enrique Ponce. Mano a Mano;
  4. DOMINGO 5: Corrida del LXXI Aniversario. 6 Teófilo Gómez, 6 para “Morante de la Puebla”, Julián López “El Juli” y Luis David Adame que confirma alternativa;
  5. DOMINGO 12: 6 Barralva, 6 para Paco Ureña, que confirma alternativa, Arturo Saldívar y Sergio Flores; y
  6. DOMINGO 19: Dos toros para rejones de Los Encinos para Hermoso de Mendoza y 6 Jaral de Peñas, 6 para Joselito Adame y dos triunfadores de las anteriores corridas.

NOTA De SOL Y SOMBRA:

Convocamos a la Afición, tal como amablemente hicieron en el anuncio del Elenco a hacer notar su voz y opinión contestando el correo para los suscriptores o dejando comentario debajo de esta entrada.

Agradecemos su atención.

Atte.

De SOL Y SOMBRA.

 

Manzanares, declarado triunfador de San Isidro 2016

De S y S.

José María Manzanares ha sido declarado triunfador de la Feria de San Isidro 2016, según el fallo del jurado de los premios Taurodelta, compuesto por algunos de los periodistas encargados de cubrir las 31 tardes del ciclo, además de representantes de la empresa de la plaza de toros de Las Ventas.

El alicantino ha recibido también los galardones correspondientes a la mejor faena y mejor estocada, ambas correspondientes a la gran actuación que le hizo al toro de Victoriano del Río, al que cortó las dos orejas.

En otras categorías han sido también reconocidos el matador de toros Andrés Roca Rey y el novillero Luis David Adame asi como el rejoneador Leonardo Hernández.

Estos son todos los premiados de los premios Taurodelta:

Triunfador de la feria: José María Manzanares.

Mejor faena: José María Manzanares.

Mejor novillero: El mexicano Luis David Adame.

Mejor rejoneador: Leonardo Hernández.

Torero revelación: El peruano Andrés Roca Rey.

Mejor estocada: José María Manzanares.

Mejor picador: Juan Bernal, de la cuadrilla de El Cid.

Mejor brega de subalterno: César del Puerto, de la cuadrilla de Alberto Aguilar.

Mejor par de banderillas: David Adalid, de la cuadrilla de José Carlos Venegas.

Mejor ganadería: Victoriano del Río.

Mejor toro: Malagueño, número 1, de la ganadería de Alcurrucén, y lidiado en segundo lugar por David Mora en la tarde del 24 de mayo.

Twitter @Twittaurino

Manzanares: “Me encanta Madrid y no quiero que se diga que la huyo”

Por Rosario Pérez – ABC.

Después de un 2015 de luto, vestido de negro en homenaje a su padre, «reaparece» de color y oro el viernes en Castellón con el deseo de «recuperar la normalidad emocional tras un año durísimo»

Habla incluso la palabra muda. Su mirada revela el genésis del dolor pasado, de la paz presente. Atrás queda un año de lágrimas brunas, de azabache luto, de cuerdas negras en los violines. Los acordes del Morricone más triste, de «La Misión» más dura de su vida, silban las notas de la superación, la suite orquestal de una fe que nunca abandona. José María Manzanares es un hombre de credos y principios, de los valores heredados del padre que habita en su sangre. No hay despertar en el que no lo recuerde, pensamientos en los que no siga perenne. Al descubierto quedan, en su primera entrevista de la temporada, en su refugio de la sierra de Francia, bajo un cielo salmantino que pincela castaños y robles de tono ocre. Al calor de la chimenea, con un paisaje de fondo que es una auténtica reserva natural, nos asomamos al paisaje del alma, la de un torero que vive en calma con el mundo y en constante inquietud consigo mismo.

–¿Cuál es su mayor desafío en 2016?

–Para mí lo más importante es estar feliz delante del toro. A pesar de todo lo que me ha pasado, de la pérdida de mi padre, intento volver a mi estado anímico de antes, a lo que yo sentía, a lo que él me transmitía.

–¿Las emociones dominan a la acción?

Siempre. Puedes intentar luchar contra tu estado anímico, pero es inútil, porque al final lo que expresas delante del toro es lo que sientes por dentro. Soy una persona muy sensible y me cuesta, pero tengo ganas de que vuelva todo a la normalidad emocional.

–Decidió rendirle homenaje vestido de luto en cada paseíllo. ¿Llegó a sentirse preso en ese terno negro?

Fue durísimo. Quise hacerlo en homenaje y por respeto. Creo que es lo mínimo que se merece, pero en cada feria a la que iba me seguían dando el pésame.

¿El color es un puente hacia la luz?

–Vuelvo a mis colores, a mis azules, al grana, al oro. Creo que sentiré algo diferente en Castellón cuando me ponga de color y me vea otra vez de oro. El recuerdo de mi padre está en mí, pero es un paso.

Manzanares conversa con despaciosidad, con la profundidad que nace de la amargura, de la controversia caravaggesca del claroscuro, de un vacío tan lleno, de la memoria de quien fue, es y seguirá siendo su faro y guía.

–¿Ha dialogado con su yo más hondo en esta etapa?

–Muchísimo. Me hago muchas preguntas, intento darles respuesta y sobrellevar ese sentimiento lo mejor posible, dejando que la tristeza pase.

–¿Es importante la fe?

Lo que más, sobre todo en uno mismo. El que se conoce a sí mismo ya tiene mucho avanzado. Cuando toreo, intento estar bien técnicamente, pero hago lo que siento, siendo transparente, sin poder ocultar mi estado emocional. Los míos saben cómo estoy.

–¿Alguien le conoce mejor que usted?

Taurinamente, mi padre; personalmente, mi mujer.

–Por todo lo que cuenta, ¿no necesitan los toreros un psicólogo?

–Mi compadre, el padrino de mi niña, es psiquiatra. Se llama Indalecio y he hablado mucho con él de todo esto. A veces los toreros nos volvemos locos pensando millones de cosas, tenemos mucha presión, muchos miedos. El toreo no es como otras bellas artes. Nosotros para inspirarnos debemos superar muchas cosas: los miedos, la presión, hasta el tiempo… Es una superación continua. Y a la vez tienes que ser capaz de que no te intimide esa exposición al público al crear una obra en el momento. Todo lo que ocurre delante del toro es pura verdad, y lograr esa estabilidad mental es difícil y precioso a la vez. Los toreros somos, al menos en mi caso, personas obsesivas, perfeccionistas. Indalecio me ha ayudado a entenderme y a controlar esas obsesiones. Soy perfeccionista y nunca me quedo realmente satisfecho del todo. Así se crece, pero a veces me gustaría disfrutar más.

–¿A qué se teme más: al fracaso, a la cornada, a despedirse de los hijos?

Los niños influyen mucho. Cuando estás lejos, se les echa de menos. Delante del toro luego olvidas todo, pero en los momentos previos de ferias importantes me vienen al pensamiento mis niños, las preocupaciones por si me pasa algo. Ellos te dan amor, te hacen feliz, pero luego es duro dejarlos. Ahora realmente entiendo a mi padre cuando tenía que dejarnos para torear y viajar.

Viaja a sus principios, a la cinta que grabó su maestro cuando él tenía 11 años.

«Era una faena a una becerra ensabanada de Garzón. Se la ponía siempre. Dice que ahí vio todas las cualidades que yo tenía para ser torero, dice que me vio facilidad y valor natural». Todo el tiempo es presente ahora. Todo es silencio después, un silencio desgarrador y roto por el lenguaje bravo y estremecedor de los toros de la ganadería de sus apoderados, la casa Matilla, «una familia extraordinaria y con la que estoy fenomenal». «Cada año tenemos que aguantar el rumor y el invento ese de que rompemos», comenta. Y regresa de nuevo a la niñez y a la actualidad al compás del ladrido de la juguetona «Piccolina»: «No sé bien cómo sería yo si mi hijo José Mari quisiera torear», señala sonriente mientras cuenta que su pequeña Julieta siente fascinación por sus faenas.

¿Cómo se templa ante las aviesas embestidas de los antitaurinos?

–Me da mucha pena, pereza y rabia. No conozco a nadie que haya sido aficionado y se haya vuelto anti. De hecho, conozco a antitaurinos que ahora son supertaurinos. Se habla de que nos gusta maltratar al toro, yeso no es así. Cada una de las cosas que se hacen durante la lidia tiene un porqué, ya sea para ver las condiciones del toro, para medir su bravura, su nobleza… El problema lo tienen ellos, que tienen la mente cerrada y no se preocupan de realmente conocerlo. Si lo hicieran, se darían cuenta de que no hay nadie en el mundo que ame más los toros. Más allá de que si desaparece el toreo desaparece el toro bravo, lo que hay que explicar es el porqué de cada tercio. Cada uno es básico para que la raza de un animal único exista. 

–¿Le preocupan los sartenazos y los vaivenes políticos?

–Claro que sí, porque se juega con las personas. ¿Cuántas veces los partidos han cambiado de idea por conseguir más votos? Estamos hartos, pero no solo en el mundo del toro. No conozco ningún partido político que realmente tenga unos principios y los siga hasta el final, pase lo que pase. Hablo en general, pero con el toro sucede lo mismo: nos usan para ganar votos o no perderlos.

–Ya sabe, «si no le gustan mis principios tengo otros…» ¿El toreo va mejor que la política?

–En el toreo al menos hay respeto, que es lo que en la política no abunda. Te podrá gustar más o menos un compañero, podrás tener diferencias, pero ante todo lo respetas, que es lo que me ha enseñado mi padre desde pequeñito.

–Ha sido imagen de grandes firmas a nivel internacional y se ha relacionado con personalidades de todos los ámbitos. ¿Cómo nos ven al otro lado?

–Como algo increíble, impresionante. Les produce muchísimo respeto. Ninguno me ha hablado de maltrato. A lo mejor me han hablado de si les puede dar pena, que es diferente. Sienten enorme admiración por nuestra capacidad para ponernos delante de un toro. He conocido a gente fuera de España, en Estados Unidos o Italia, por ejemplo, a la que he tenido la oportunidad de invitar luego a los toros y queda maravillada. Me hablan mucho de la energía que se respira en la plaza. A nosotros se nos olvida porque estamos acostumbrados y nos volvemos más fríos. Ellos me hablan mucho de lo que se transmite, de lo que ellos pueden sentir, y salen maravillados, encantados, pero sobre todo lo que más noto es la admiración y el respeto. Lo ven como una heroicidad. Muchos creen que el vestido lleva una protección; cuando les cuentas que no, se asombran y exclaman un «¡oohh!»

–¿Qué personalidades le han sorprendido y se han sorprendido más?

-Los fotógrafos Peter Lindbergh y Mario Testino, el escritor Paulo Coelho… A Coelho le gustan los toros; en la distancia algunos se preocupan y lo siguen, les gustan las sensaciones. A Nico Rosberg, corredor de Fórmula 1, no le gustan, pero lo respeta a muerte. Y a Lewis Hamilton igual, no le gustan, pero lo respeta. Coincido con ellos en la gala de la alta relojería de Ginebra y me lo dicen. A Fabian Cancellara, campeón de ciclismo, le gustan mucho y le parece algo con una fuerza brutal, increíble.

–Dependiendo de la profesión, ¿el enfoque es distinto?

Grandes deportistas internacionales se fijan en la capacidad de sufrimiento, de sacrificio, de autosuperación, nos ven como héroes. A los diseñadores de Dolce & Gabbana y a Riccardo Tisci, el de Givenchy, les encantan. Ellos se fijan más en la parte estética, unos en lo folclórico y otros en lo trágico. Los escritores y los músicos me hablan desde un punto de vista más interior, más sentimiental y espiritual. Es curioso que dependiendo de la profesión que tengan te enfocan el toreo desde diferentes ángulos. También me he encontrado con políticos fuera de España y les encantan los toros. Unos lo dicen abiertamente, pero otros no. Es una pena que la gente tenga miedo, porque realmente se está privando de la libertad de expresión, de la libertad de elegir y de la diversidad de opiniones y gustos del ser humano. Unos se sienten cohibidos; otros sí tienen la personalidad suficiente: «Soy taurino y orgulloso de serlo».

–¿Seguirá siendo imagen de marcas?

–Sí, siempre que se fijen en mí porque soy torero y me lo permita mi tiempo. Toda mi preparación es única y exclusivamente para torear. Hemos hecho cosas por Europa y en Estados Unidos, y me gustaría hacer algo por Asia. Sé que tienen interés en conocer nuestro mundo y podría encajar. Siempre que pueda llevar el toreo más allá de las fronteras que ahora mismo existen y se haga con el máximo respeto, aportaré mi granito de arena. Es esencial que conozcan fuera cómo viven el toro y el torero.

Vivir por lo que vale la pena morir, morir por lo que vale la pena vivir. Todo el tiempo es ya soledad, «lo que peor llevo, pero también lo mejor porque el toro exige total concentración y cualquier distracción puede ser fatal». Una soledad que lleva la melodía de su amigo Alejandro Sanz –la admiración es mutua entre ambos–. Una soledad que ahonda en el yo más íntimo del hombre y el torero. Paz y libertad para aquellos que se conquistan a sí mismos.

–¿Qué le parece la nueva hornada de toreros?

–He toreado mucho con ellos y también lo haré esta temporada. Me encantan David Galván y Alberto López Simón. A Roca Rey no le he visto en directo, aunque tiene condiciones increíbles. Estoy feliz de que haya gente joven que ilusione y que la afición demanda. Hacía falta, son muchos años viendo las mismas caras.

–¿Le alegra la vuelta de sus compañeros a la Maestranza?

–Mucho. Sevilla lo necesitaba. Te gustarán más o te gustarán menos, pero cualquier feria importante necesita que la élite esté en su plaza.

–Después de ser el primero en dar un paso al frente para torear en Sevilla, ¿le molesta que el protagonista sea Morante?

–Para nada. Yo a José Antonio lo quiero muchísimo. No soy envidioso ni me molesta. Al revés, me alegro de sus cinco tardes.

–A Madrid irá usted una con López Simón, autor del triplete de Puertas Grandes.

–. Me hace mucha ilusión torear con Alberto en una de sus plazas, con David (El Fandi) y la ganadería de El Pilar, de embestidas muy especiales.

Fuente: http://www.detorosenlibertad.com/?p=49048

Continua la telenovela: Manzanares también le dice que no a La Plaza México

En una boda el pasado 6 de noviembre

Por J.C. ValadezDe SOL y SOMBRA.

Manzanares paseaba tranquilamente por Sevilla hace unos días en total calma, andaba entre bodas y amigos por eso se le veía tan alegre, pero de pronto llegaron noticias desalentadoras de México. “La afición y la prensa están verdaderamente molestos con los diestros españoles, El Juli destapo la caja de pandora y las corridas ya reseñadas no van a crecer en trapío en los próximos días, así que van a echarnos un corridon que pa’que” le comentaba su apoderado con una ginebra en mano.

Fue en ese momento cuando José María Manzanares sintió una punzada en la espalda y dijo “Pues adelantamos los planes y me opero en los próximos días de la lesión de espalda”.

Instagram photo by jmmanzanares - En Valencia con @dfelfandi, Domingo y algunos amigos disfrutando de las motos!!!!

Hace una semana. Instagram photo by jmmanzanares – En Valencia con @dfelfandi, Domingo y algunos amigos disfrutando publicaba el matador.

Después llegaría el comunicado donde se asegura que la figura alicantina, padecía fuertes dolores, así que acudió al Hospital Sagrado Corazón de Sevilla donde los médicos han confirmado la necesidad de ser intervenido de forma urgente.

El doctor Trujillo, que será el responsable de realizar la operación, le ha diagnosticado una «discopatía lumbar de los dos últimos espacios con protusión discal L4 – L5 izquierda, y L5-S1 derecha, que condiciona la aparición de lumbociática izquierda».

El periodo de recuperación previsto por los médicos será de entre 45 y 50 días, lo que obliga al torero a cancelar sus compromisos más inmediatos en América.

Con este parte medico Manzanares se suma a Enrique Ponce, quien también dejo plantada a la empresa de La Plaza México y Querétaro al manifestar que aun no se recuperaba de su lesión, lo cual extra oficialmente se sabe que es falso, ya que el maestro se encuentra totalmente recuperado de la supuesta lesión. No vino por cuestiones ajenas al toro y quizás también porque “el rió esta muy revuelto una vez mas en esa plaza”.

Instagram media by jmmanzanares - Con amigos....... 😉
Aquí no nos duele anda, mas que la cara. Foto de Instagram hace dos semanas.

Sin embargo con la ausencia de Manzanares, la afición capitalina saldrá ganando, ya que podremos volver ver nuevamente a un torero de los pies a la cabeza como lo es Diego Urdiales.

Lo que de verdad es una necedad es seguir contratando a Manzanares para las plazas de América, ya que solamente quita tiempo a los empresarios, porque siempre que se le anuncia regularmente nunca cumple sus compromisos y ademas les quita el dinero porque no lleva gente a las plazas, agregue usted los gastos de publicidad que se pierden cuando el divo les dice que no esta en condiciones de viajar.

Pero una cosa si le aseguro estimado aficionado, la gente ya esta harta de estas figuritas y muy pronto su lugar sera ocupado por otros toreros españoles que de verdad interesan por lo que son: TOREROS de los pies a la cabeza.

Ante estas noticias solo me queda decir, gracias Juli por abrirle los ojos a la afición mexicana, gracias Manzanares por no venir, porque la verdad es que nadie te va a extrañar en México (mas allá de sus amigos de juerga) pero sobretodo gracias por permitirnos ver nuevamente a Diego Urdiales, que en mi opinión dormido es mas torero que el divo de Alicante.

Twitter @Twittaurino