Archivo de la categoría: Zotoluco

@Taurinisimos 129 – Gloria Victorino Martín Andrés (1929-2017) Homenaje @VictorinoToros.

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del viernes 6 de Octubre de 2017. Conducen Miriam Cardona @MyRyCar y Luis Eduardo Maya Lora @CaballoNegroII.

Homenaje, Recuerdo de Victorino Martín Andrés (1929-2017)
Memoria de grandes toros de Victorino de 1982 a 2017.

Imágenes de Ruiz Miguel, Luis Francisco Esplá y José Luis Palomar, “El Capea” y Luis Miguel Encabo en Madrid.

Faena de “El Tato” en Sevilla 1997, “El Cid” en Bilbao y recuerdo de “Zotoluco” en Valencia.

Faena e indulto de “Cobradiezmos” en Sevilla, 2007.

Faena e indulto de “Belador” en Madrid, 1982.

Juan Bautista en Logroño en 2017.

La próxima emisión de @Taurinisimos será el próximo viernes 13 de Octubre de 2017 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com.

FB/Taurinísimo

Anuncios

@Taurinisimos 96: Corridas del LXXI Aniversario en La México. Ponce, Morante y “El Juli”

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del viernes 10 de Febrero de 2017. Conducen Miriam Cardona @MyRyCar, Luis Eduardo Maya Lora @CaballoNegroII. Producción: Miguel Ramos.

Invitado: Gastón Esquivel (@GastonEsquivel)

Actualidad Taurina. Plaza México Temporada Grande 2016 – 2017. LXXI Aniversario de la Monumental.

Análisis Corridas de Aniversario.

6 Fernando de la Mora, 6 para “Zotoluco”, que se despide, y Enrique Ponce en Mano a Mano.

6 Teófilo Gómez, 6 para Morante de la Puebla, “El Juli” y Luis David Adame, que confirma.

La próxima emisión de #Taurinísimo será el próximo viernes 17 de Febrero de 2017 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

FB/Taurinísimo

Por Virtud de Emperador – Concierto a Plenitud de Enrique Ponce.

El cambio de mano en plena puerta de toriles de Ponce a
El cambio de mano en plena puerta de toriles de Enrique Ponce a “Venadito”, le cortaría dos orejas. FOTO: Tadeo Alcina Rivera.

En una época de dudas, de crítica, y cómo no, a todo el establecimiento taurino, donde reina la triste desesperanza sobre el futuro, solo la cultura y el arte pueden venir a dar la “eterna primavera” que decía sobre el arte Valle Inclán. Justo cuando más se duda incluso de su gran historia en la propia Plaza México, el Emperador del Toreo, Enrique Ponce Martínez, ha triunfado y dado la cara con una espléndida corrida, por su trapío y emoción, de Fernando de la Mora que se redime a sí misma, fundamentalmente, por su seriedad y juego. He aquí pues los hechos del paso imperial de Ponce y de la despedida zotoluquista en la Plaza México.

Por: Luis Eduardo Maya Lora – De SOL Y SOMBRA. Plaza México.

Se crece la corrida de Fernando de la Mora. Y lo hace en el momento más necesario.

De su edad, algunos se anuncian con seis peligrosos años, no se duda. De su apariencia, algunos azucarados como los berrendos que abren y cierran festejo o los oscuros cárdenos que van del turno segundo al quinto, cabrá el recuerdo de algunas de nuestras mejores páginas de aficionados taurinos.

Memoria, decía Carlos Fuentes, es nuestro pasado.

Deseo es nuestro futuro, proseguiría aquel “Niño sin Fiesta”

Y lo grande de la corrida ocurre en dos turnos para la historia. Porque la despedida de “Zotoluco”, como ocurrió en Aguascalientes con la de Miguel Espinosa “Armillita” hace casi doce años, será recordada por el paso y el sometimiento que Enrique Ponce realiza, con imperio sin par, de las condiciones de su lote y de la sublimación de las emociones en el público.

La despedida ocurre en un momento bajo del diestro que se va, no nos habría gustado que fuera así.

Sin entenderse ante el zambombo berrendo en negro que abre plaza y que rebana y cabecea enganchando, como no debería ser, al diestro que se despide, “Zotoluco” se da a pinchar su primera intervención y, ante el muy serio y bravo tercero, alto y digno de La México, muy imponente y astifino, trata sinceramente e incluso por un momento parece trazar el camino de ligar por abajo con la derecha pero no hay más. No alcanza a caminar por el camino que él mismo, con los doblones, allana.

Pena grande, este tercero, el más bravo del encierro, ataca firme el puyazo trasero, bien citado y de despedida igualmente, de Ignacio Meléndez, crece en banderillas, se recuesta y toma largo la embestida por el lado derecho, regodea con fuerza al natural y solo exige, el toro bravo no negocia, impone, que la muleta esté puesta. Solo está puesta la voluntad, no la realización.

Una estocada muy bien colocada pone en la mano la oreja.

Único momento taurinamente feliz para “Zotoluco

Adiós a “Zotoluco” el momento de la despedida acompañado por sus hijos. FOTO: Plaza México.

Pues la emotiva y larga despedida, tras poco entenderse con el manso quinto, ocurre posterior al colosal despliegue, casi marcial y virtuoso pronunciamiento del valenciano. Enrique Ponce enfrenta al oscuro cárdeno segundo, armónico pero serio, poderoso en su protestona embestida y dispuesto a embestir solo si es convencido en una sujeción al ritmo que palpa Enrique en las primeras verónicas y que mantiene en el verticalísimo remate para que, tras breve puyazo, prolonga y detiene ralentizando la chicuelina.

Un canto al arte, con tal relajo que permite al toro tirar a la querencia.

Por ello, Ponce, al sentir la protesta que lastima la rebolera, no se queda con las ganas y, más importante aun, no permite que le impongan sino que dicta los términos a seguir y sobre el mismo pitón, el izquierdo, gira hacia los medios tras el lance para, ahora sí, completo y limpio, rematar haciendo ver que el toro, teniendo posibilidades no es, ni por mucho, sencillo.

Como debe y tiene que ser la tauromaquia.

Emoción plena.

El inicio alternado y por bajo abre la primera parte de una faena de amplitud de trazo con un toro que, por su edad, reacciona pidiendo ser convencido y Ponce, de sobra inteligente, arrebatador por poderoso y soberbio como artista, extiende su valor y quietud que son la clave para, tras derechazos, aguantar el parón, consumar el cambio de mano, sin echar abajo en ningún momento las posibilidades del toro, pese a sus probaturas en los derechazos y en los cambios de mano por abajo.

Las tandas requieren ese extra del torero, toque a tiempo y correr la mano dejando la muleta al frente con la sensación de que su ritmo y verticalidad, más que subrayada en la relajación y la posición de sus hombros siempre hacia atrás, trazan el camino que emociona al público y que logran al toro mejorar. Porque éste, “Venadito” nombrado, tiende a la querencia y, con sus cabezazos, a estropear el toreo al natural.

Pero para Ponce parece no haber imposibles.

Así, tras vitolina liga, casi eslabonando una tanda donde en definitiva se impone al cárdeno, en redondo, sin la mínima duda en el torero ante las dudas propias del toro que le mira y puntea, Enrique extiende el muletazo al borde de exprimir la embestida y romper la voluntad del astado de intentar deslucir. Y si ha sido todo por el lado derecho, la pincelada de la doble poncina con dos cambios de mano, monumentales, por bajo rinden al público y vencen al cárdeno que ya canta al toril, por el lado izquierdo.

Y el de pecho, entero, rotundo y clásico.

De cartel. De sinfonía.

El espadazo, en lo alto y al volapié, en la suerte contraria, sería el único al primer viaje del valenciano. Le otorgan las dos orejas a Enrique Ponce por parte de un Juez que no muestra, de forma, ser autoridad, que le gana la pasión, aplaude incluso frenético y que suelta el Arrastre Lento confundido por la movilidad. En fin, tan emocionado está que no da tiempo a que la petición se mostrara.

Es lo de menos.

Recuerdo la famosa reseña de la crítica inglesa sobre la fascinante capacidad del chileno Claudio Arrau para desplegar un amplísimo repertorio de música de cámara en el piano: “Ningún pianista viviente supera el amplio estilo de Arrau que es suficientemente flexible para acomodar los extremos musicales.” Y en el caso de Ponce, paralelismo con Arrau, ha sido capaz de entender, desplegar una tauromaquia y triunfar con los más variados encastes, tal como Arrau en lo suyo.

Así tenemos que la corrida, que, insistimos, según el cartelón rayan algunos en los seis años, encuentra episodios tan dispares como el cuarto de la tarde. Que tumba a la cabalgadura de la querencia tras no emplearse de salida y que ataca al caballo de la contraquerencia previa brega del propio Enrique que camina de espaldas al toro sometiéndolo, esos capotazos resultarían claves después.

Tras nuevo puyazo y cambiado el tercio, Ponce ordena, manda a las infanterías que obtienen llevar largo al burel.

Y es aquí cuando todo el poderío se despliega en los doblones bajo la Porra, tan claves en su paciencia, en su pasmosa quietud ante la probadura del astado, al que hace andar y recibir por bajo, repitiendo con emoción, la primera tanda derechista. Sin embargo, Enrique confía en el toro aun cuando orienta todo a los tableros y lentamente hacia la puerta de toriles.

Quizá la única mácula de todos sus planteamientos.

Pues este “Tumba Muros” en cuanto siente el toril lo busca y en tal cercanía ha estado Ponce, descifrando en aguas profundas, incluso, ultra profundas la condición mansa aunque encastada del toro y explorando dónde pueda subsistir el fondo más que oculto de bravura.

Así tenemos las dos tandas de naturales con los vuelos del engaño, abierto el compás, la ligazón total y los cambios de mano tras los derechazos y las vueltas contrarias, traen nuevos pases naturales tras magnífico cambio de mano por la espalda y, pese a un intento de brinco al callejón, huyendo en derrota ante la imposición del torero, nuevos derechazos genuflexos, en variación formidable y exquisita, que traen la locura del coro.

Que a cada movimiento del solista, el coro del tendido se torna como una gran orquesta.

Con respuesta a cada afirmación.

Como si de un gran concierto para piano y orquesta se tratara.

Luego los doblones sensacionales, como en aquel mano a mano con Manolo Mejía al toro de Mimiahuapam en ’94, de emoción plena que a cada pase, como el cambio de mano abajo que parece no llegar, por ejemplo, pero que brinda el olé en canto del corazón, misterioso y claridoso, fulgurante de arte mayor.

Solo el pinchazo, los avisos indiscriminados y el descabello tardío rompen la imperial fantasía.

No la entrega de un público que, si bien despediría y respetaría a “Zotoluco” en el siguiente turno, hace que Ponce dé la más sentida y entregada vuelta al ruedo que se pueda recordar. Luego, entre el viento y su propia insistencia, no alcanzaría a solventar el incómodo cabeceo y molesta tozudez del sexto, precioso berrendo sin mayor historia.

Trae la corrida emociones, pasiones y el reencuentro del diletante con su gusto taurino.

Un gusto real traído por un toro mejor, en todo sentido.

Qué importa su condición, si es lo único que no se puede controlar del todo.

Para eso está el toreo.

Decía Claudio Arrau que Beethoven escribía sus conciertos confrontando en su movimientos una serie de luchas espirituales pero, al final, la lucha resultaba en un triunfo de su espíritu. Esa majestad que siempre tiene el triunfo, el don, la virtud de, a través de su arte, descubrir las condiciones de un toro, confrontar la bravura y la mansedumbre para incondicionadamente triunfar.

Y triunfante es para la historia “El Emperador” de Beethoven por Arrau.

Más en aquella Catedral de Santiago, cuando regresó a su patria para, majestuoso, elevar a los más sagrados altares al genio alemán.

Y para la historia, en la despedida de un torero en La México, el despliegue entronizado en otra Catedral de otro Emperador… que soñamos con que nunca se vaya.

Por virtud artística, por el privilegio imperial de Enrique Ponce y la majestad de su corte.

Que así por el resto de los años siempre sea.

Texto: @CaballoNegroII.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Plaza México. Temporada Grande 2016-2017. Sábado, Febrero 4 de 2017. Décima Tercera de Derecho de Apartado y Primer Festejo del LXXI Aniversario de la Monumental. Dos Tercios de Plaza en tarde agradable hasta la lidia del sexto en donde sopla mucho el viento molestando el conjunto de la lidia. Mala iluminación de la Plaza pese a nuevos reflectores.

6 Toros 6 de Fernando de la Mora (Divisa Amarillo y Blanco) Seria y con edad, tercero y cuarto anunciados antirreglamentariamente con seis años; un poco menos serios los lidiados en primero y último turnos, berrendos en cárdeno ambos: muy retacado el primero aunque con voluntad para embestir y violento el sexto, protestando siempre cabeceando la muleta; muy serio el lidiado en tercer lugar el más bravo de la corrida y armónicos los lidiados en segundo y quinto turno, destaca el segundo, nombrado “Venadito” que pese a protestar termina injustamente homenajeado con el Arrastre Lento. Manso encastado el cuarto de nombre “Tumba Muros” recibe dos varas y tumba en la querencia durante la primera, en el último tercio intenta brincar al callejón.

Mal la Autoridad al ordenar el homenaje mencionado y al no expresar correctamente la premiación a los espadas.

Eulalio López “El Zotoluco” (Sangre de Toro y Oro) que se despide de la profesión, Saludos, Oreja y Vuelta tras Aviso. Enrique Ponce (Habano y Oro) Dos Orejas, Aclamadísima Vuelta tras dos Avisos y Palmas.

Ambos espadas salieron a hombros.

El primer espada se despidió en multitudinaria ceremonia tanto al inicio del festejo como al momento de retirarse el añadido, tras lidiar al cárdeno oscuro “Toda Una Historia” de la ganadería titular.

Tras picar lucidamente al tercero y ser ovacionado el picador potosino Ignacio Meléndez dijo adiós a la profesión sin dar una merecida vuelta al ruedo. Destaca a la brega Edmundo Navarro con el cuarto. Saluda tras banderillear al tercero Christian Sánchez.

img_6376La magistral cadencia del imperio de Enrique Ponce se recrea toda en este derechazo al segundo de la tarde. FOTO: Emilio Méndez. SuerteMatador.com

Para acompañar la crónica…

De “Emperador” a “Emperador”, dejamos el celebérrimo Concierto de Claudio Arrau en la Catedral Metropolitana de Santiago de Chile en 1984, el Tercer Movimiento del Concierto para piano y orquesta No. 5 en mi bemol mayor, “El Emperador” de Ludwing Van Beethoven

@Taurinisimos 95 – PREVIO Corridas Aniversario LXXI @ La México. Invitado @FiesPaz.

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del viernes 3 de Febrero de 2017. Conducen Miriam Cardona (@MyRyCar) y Luis Eduardo Maya Lora (@CaballoNegroII).

Producción: Miguel Ramos
Operación: Abraham Romero

Invitado: Leonardo Páez (@FiesPaz)

Actualidad Taurina. Plaza México Temporada Grande 2016 – 2017. LXXI Aniversario de la Monumental.

Análisis Previo Corridas de Aniversario:

6 Toros, 6 de Fernando de la Mora para “Zotoluco” que se despide y Enrique Ponce.

6 Toros, 6 de Teófilo Gómez para Morante de la Puebla, “El Juli” y Luis David Adame que confirma la alternativa.

La próxima emisión de #Taurinísimo será el próximo viernes 10 de Febrero de 2017 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

FB/Taurinisimo

Opinión: Un honor, maestro

El Zotoluco en Pamplona

Por Rafael Cué.

En México existen historias de éxito que deben ser ejemplo para todos, historias basadas en el sacrificio, en el trabajo y en la capacidad. En el mundo del toro, Eulalio López Zotoluco es sin duda un ejemplo a seguir y admirar; siempre supo que quería ser torero y, siendo miembro de una importante dinastía de picadores tlaxcaltecas, él decidió vestir de oro.

Don Eulalio, su padre, le apoyó desde sus comienzos, sufriendo la angustia del papá del torero. En sus principios hizo enormes sacrificios para que su hijo pudiese torear, por lo general en condiciones complejas, encierros grandes, plazas modestas y con nulo dinero. Esto forjó al torero y al hombre.

Con humildad y modestia el Zotoluco supo aguantar injusticias, olvidos y hasta algún desprecio del medio taurino. Se preparó sin cesar.

Dueño de una intuición privilegiada para entender las condiciones de los toros, Zotoluco tenía claro que una vez que llegara la oportunidad no la iba a dejar pasar, y así fue, en diciembre de 1991 en la Plaza México demostró su capacidad. Con pasta de ídolo tuvo una actuación sólida y contundente, tan es así que desde entonces, salvo un breve periodo de distanciamiento administrativo con la empresa, ha sido pilar de la Temporada Grande en la Plaza México y base de todas las ferias en la República Mexicana.

Sus números son impresionantes: 1,128 corridas hasta hoy, 1,423 orejas, 99 rabos, 25 indultos, 445 salidas a hombros, más de 2,250 toros, sólo cuatro cornadas y dos fracturas.

El próximo sábado 4 de febrero se despedirá en forma definitiva de los ruedos en la México, su plaza, donde ha actuado en 74 tardes, la gran mayoría exitosas, ninguna de fracaso. Su constancia es admirable, tiene 49 años y no sólo da pelea a la nueva generación, sino que no se deja de ninguna manera ganar las palmas. Se despide la tarde número 75 en el coso de Insurgentes, alternando con el maestro Enrique Ponce ante toros de la ganadería de Fernando de la Mora.

Esta es una cita imperdible para cualquier aficionado a los toros, zotoluquista o no. Se debe reconocer su trayectoria de 30 años como matador de toros, y que se retire en plenitud y con la grandeza de una figura del toreo.

Ha llevado el maestro Zotoluco el nombre de México muy en alto, por ejemplo en aquellas campañas heroicas en España, lidiando y triunfando ante corridas duras (Miura, Cebada Gago, Conde la Corte, Escolar, Conde la Maza, etc.). Allá tragó dentro del circuito de la dureza, sin alternar con las figuras, para luego en invierno verse con ellas en México. Son las injusticias del toreo, pero Zotoluco nunca rehuyó, al contrario, se arrimó y logró consolidarse por muchos años como la figura de la torería mexicana.

Su tauromaquia se basa en poderle a los toros, han sido muy pocos los que le han ganado la pelea, los que no se han dejado dominar por la amplia capacidad técnica del maestro. De inmediato les toma la distancia, les somete con un manejo preciso en tiempos, alturas y ritmos, para hacerlos embestir tras su muleta, nunca a merced, siempre en control. Ha sido capaz de poderle a los toros tratándolos con suavidad, el verdadero valor del torero ante el peligro y la violencia: quietud y firmeza. Torero de toreros. Torero de ganaderos. Torero de buenos aficionados.

Cuesta en México reconocer a los nuestros. En el toro, el maestro Zotoluco es una figura que dice adiós el próximo sábado en la plaza más importante del país. Es una cita imperdible, una cita emotiva, una cita justa para el mundo del toro, el adiós de uno de sus más importantes personajes en los últimos tiempos.

Twitter: @rafaelcue

Publicado en El Financiero.

@Taurinisimos 86 – Inauguración La México, Previa Finales Novilladas. Recuerdo Mariano Ramos.

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del viernes 18 de Noviembre de 2016. Conducen Miriam Cardona @MyRyCar, Luis Eduardo Maya Lora @CaballoNegroII y Miguel Ramos.

Segunda Temporada, Segundo Programa.

Actualidad Taurina. Plaza México Temporada Grande 2016- 2017. Jornada Inaugural.

Análisis Corridas, 6 Bernaldo de Quirós, 6 para Zotoluco, Manzanares y Talavante; 6 Xajay, 6 para Joselito y Roca Rey en Mano a Mano.

Faenas de Manzanares y Joselito.

Novilladas Finales, entrevista con José María Pastor desde Aguascalientes.

Recuerdo de Mariano Ramos en el 45 Aniversario de su alternativa, faena al toro “Tal para Cual” de Mariano Ramírez, enero 1982.

La próxima emisión de #Taurinísimo será el próximo viernes 26 de Noviembre de 2016 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

FB/Taurinísimo

La Amnistía Manzanarista – Temple de Manzanares Supera Debacle Bernaldista.

Derechazo con toda la rotundidad de Manzanares hijo en la apertura de la Temporada Grande. FOTO: Emilio Méndez. SuerteMatador.com
Derechazo con toda la rotundidad de Manzanares hijo en la apertura de la Temporada Grande. FOTO: Emilio Méndez. SuerteMatador.com

Abre La México época nueva con vicios viejos. Cambia forma pero no el fondo. La tarde sabatina naufraga con el desesperante, manso, descastado y falto de raza, encierro de Bernaldo de Quirós y su mansada acostumbrada. Con la peor entrada en años para una tarde inaugural, la Plaza México camina con rumbo desconocido por el sendero de la autocomplacencia y la falta absoluta de grandeza. Pese a la oreja regalada, Manzanares muestra su enorme clase y capacidad con el insulso quinto al que mata fatal. “Zotoluco”, en horas bajas y en plena liquidación, desperdicia el único astado que desplaza mejor mientras Talavante queda varado y absolutamente sin opciones.

Por: Luis Eduardo Maya Lora – De SOL Y SOMBRA. Plaza México.

Solía decirse antiguamente que los toros de Palomeque “ni en bisteque”, la ganadería yucateca que en los años treintas, cuando venía a El Toreo, se refería a ella como “El Coco”

O aquello otro que decía: “De Peñuelas… ni los huelas.

Hoy, no es guasa, debemos tristemente decir que los toros de Bernaldo… ni pa’l caldo.

La nueva era de la Plaza México, quizá la nueva época de la Fiesta en este país, encuentra en su primer paso, el primer tropiezo. Porque todo este invento de quitar la tipografía clásica de “Plaza México” traer nuevas butacas, el bar en la rampa o la escultura ecuestre en una de las entradas o el nuevo formato sabatino, un tanto ferial, es solo el cascarón.

Lo real, el fondo de las cosas, es el desastre, esta vez con el bernaldazo de cada año.

El premio para esta ganadería de tantos tumbos, de tanta mansedumbre, es lidiar cada ciclo en carteles de lujo, ahora el honor es abrir Temporada, la otrora Regia Inauguración, a la que tanto intento de innovación deja en apenas un tercio de entrada, con los precios en las nubes y el toro por los suelos. Esa es la preocupación, nuevas formas pero mismos vicios, poco aliento al real cambio, que más que todo aquello, debe ser el regreso a la base de la Fiesta: el Toro. Esta vez es su falta de bravura, o sea, su mansedumbre.

Los tres primeros, tres castaños, huyen del caballo solo al verlo. Y no los disculpemos. Desde su alumbramiento el toro bravo se somete a pruebas, castigos, pérdidas, decisiones: nace y lo primero que recibe del mundo es un golpe de realidad. Es una desgracia que un toro como este salga lastimado de los cuartos traseros, mansee y además se frene. Esto, sumado a las peores dudas, mañas y telarañas de “Zotoluco” explica perfecto por qué las fuerzas perdidas no las brinde un torero que ya no se queda quieto, tapa al manso encimándose y, ni por casualidad, alcanza a pegar, siquiera, un muletazo completo.

Pensemos que aquí ha sido el toro.

Si es así, donde es completa responsabilidad suya es en el cuarto.

En una moruchada como esta de Bernaldo de Quirós, cuando sale un astado como el cuarto, “Grego” nombrado de pelaje negro, que sale y toma los lances de hinojos de largo, requiere sujetarle y no dejarle ir por el ruedo sin mayor mando. “Zotoluco” va por lo fácil y deja pasar en las chicuelinas a plenos medios, vaya diferencia entre aquellas que le recetó a aquel torazo salinero “Prestigios” de Julio Delgado una tarde lejana de Diciembre de 2001.

En plenos medios y sin moverse.

Hoy, la danza aquí prosigue.

Lances mas que al paso, al salto. Rematados con horrible serpentina de la cual, como no alcanza a rematar por seguir saltando, es desarmado y entablerado, de milagro se salva de un percance y, por supuesto, no deja en suerte. Nacho Meléndez le puede al manso en el caballo y, tras tercio de banderillas batallador, Christian Sánchez, un tanto benévolamente, saluda en el tercio y la cosa queda caliente.

“Zotoluco” lo sabe y toma la fácil, la de rodillas por alto y el manso escapa.

Como en el primer tercio.

Y de ahí, con tanto toque afuera, tanto salirse de la suerte y reponer entre cada pase, su incapacidad para quedarse quieto y la ventaja de aprovechar el viaje, Eulalio López es doblemente desarmado, enganchado otras y descolocado varias más con el toro por todos lados y él, falto completamente de sitio. Derrotado, sin más que ofrecer, echa la culpa a un toro que, aun manso, con los viajes largos y menor debilidad, da opciones. Pitado es con la dureza de estos casos. Falla con el descabello, llega el aviso y la urgente despedida, para bien de todos.

Entre todas estas faltas de lesa majestad, toro ausente y declinante torería, queda otorgar la amnistía, por solo un momento, a José María Manzanares, por fundamental y señorial proceder, por siempre estar por encima de la pésima condición de sus toros.

Primero ante el peligroso segundo.

Luce en los lances pese a los cabezazos y la rebolera, en el sometimiento por el lado derecho, donde es capaz de insistir con la muleta hasta incluso hacer pasar a un toro sin casta que rebrinca, rasca y trata de escapar desde su aparición en el ruedo sin jamás emplearse ni tomar el engaño completo. José Mari logra casi el milagro que solo privan  el genio, el imposible pitón izquierdo y la estocada caída.

Solo saludos en el tercio.

Entonces, en el lugar de honor, salta un cárdeno claro, alto, bocinero, fino de hechuras pero con demasiado nervio por irse, escurrirse de las suertes. Manzanares echa para adelante, soporta, con esforzadas verónicas, el arreón y el cabezazo, se derrumba la embestida al solo sentir la tela. Entonces, el caballo en mala colocación, para al manso que se derrumba cuando protesta y que no se confunda al personal,  es tan solo  manifestación de  mansedumbre.

Suso”, el banderillero, en su debut con Manzanares, destaca en el segundo tercio y el alicantino tiene una doble asignatura: no derrumbar al débil cárdeno pero poderle a su protestona y corriente condición que cabecea, rebrinca y dobla contrario cuando se puede, si pasa la prueba podrá ligar aunque poco dure el toro.

Y así hace.

Tras inicio alternado donde destaca en el de trinchera, Manzanares se la juega desde la primera tanda. El manso, de no imponérsele puede desarrollar a mal, por ello arriesga al bajar apenas la mano en los derechazos y, pase tras pase, coloca en el sitio exacto la muleta para correr la mano. Sin esta estructura, todo se habría derrumbado. Incluso, ante el horrible cabezazo que descompone a mitad del derechazo, donde responde en el sitio, perfecto, castigador y acariciador, con nueva edición del trincherazo.

Ahí comienza el desencadenamiento de la mano izquierda, en cadencia trenzada, perdiendo un paso primero, quedándose quieto después, para trazar a media altura el natural, luego tirarlo a la cadera por abajo, en majestuosa composición de doble tanda que tapa por rítmica y extensiva, por sutil y perfectamente rematada arriba, la ínfima bravura y terrible mansedumbre del toro.

Solo que el arte emborracha.

Y engolosina al torero, pasa de faena al cárdeno luego de intercalar nuevos derechazos rematados con soberbio cambio de mano por bajo, arranca la ultima tanda de frente con la izquierda, lento, cerca de tablas y con la espada en mano, uno en redondo parece no acabar y brinda así la mayor alegría del festejo a La México. Así como la mayor decepción con el bajonazo  en la suerte contraria y el primer ramalazo de la Temporada de Jorge Ramos quien, malamente, regala un trofeo.

Menos mal, José María se olvida de la oreja y hasta los machos de la hombrera regala en la vuelta. Igual que hace un año, corta la primera oreja, también discutida pero en un mejor aire, al menos con la muleta.

A la vuelta decembrina y a la par de Dios, torero.

Sin suerte, Talavante se nota visiblemente desilusionado por esta malísima y frustrante mala racha en los sorteos. Salvo los toros de Campo Real, de varios años para acá, no funcionan los lotes del extremeño. El castaño tercero se rompe a la segunda tanda con la derecha y el sexto, con el literario y glorioso nombre de “Balzac”, ni para consomé le sirve pese a su disposición y clase capotera, en la verónica y en el lance de Jesús Córdoba, o su proverbial quietud con la muleta.

Nada, como diría el propio Balzac, la resignación es el suicidio cotidiano.

Esperemos no sea así el resto de la Temporada que mucho me temo la partida está cuesta arriba, con los vicios tan arraigados en empresas, ganaderos y sobre todo toreros, incluso, a pesar de esta amnistía manzanarista.

Que sea la excepción, nunca más la regla.

Texto: @CaballoNegroII.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Plaza México. Temporada Grande 2016-2017. Sábado, Noviembre 12 de 2016. “Corrida de Inauguración”. Primera de Derecho de Apartado. Un Tercio de Plaza en tarde fría de cielo nublado y con viento sin llegar a molestar la lidia. El toque de cuadrillas se realiza con cinco minutos de retraso luego de la presentación del espectáculo ecuestre “Morerías”, mal trazadas quedaron las rayas del tercio al poner en condiciones el ruedo.

El festejo se celebra en contravención al Artículo 47 de la Ley para la Celebración de Espectáculos Públicos en el Distrito Federal al no contar la categoría de Matadores de Toros con la mayoría de nacionalidad mexicana requerida. La Autoridad que preside, además de iniciar la corrida con retraso, equivoca al juzgar mal la petición al finalizar la lidia del quinto, así como en premiar exageradamente al segundo espada en tal turno.

6 Toros, 6 de Bernaldo de Quirós (Divisa Obispo, Verde y Rojo) variopinta y dispareja de presencia, con cabeza la mayoría. Los tres primeros castaños: retacado el primero, precioso de tipo, no obstante arrastrar los cuartos traseros sin que la Autoridad le devuelva, al parecer presenta una cornada arriba de la pata derecha, manso y sin fuerza alguna; manso y peligroso, principalmente por el pitón izquierdo el segundo, geniudo y tardo, siempre a la defensiva es picado en la querencia; insulso por desrazado y regateador el tercero. El cuarto, negro, enmorrillado y fino de hechuras, pese a su condición mansa, se desplaza largo aunque por momentos con la cara arriba y acaba en tablas gracias a la lidia otorgada. El quinto, con una mansedumbre escandalosa pese a tirar a la cabalgadura, alcanza a mejorar en la muleta dada la perfecta colocación de los engaños y el temple de su lidiador. Terrible el sexto, el más serio, largo y cornalón, manso y áspero, carente de toda sustancia.

Toda la corrida, pitada fuertemente en el arrastre.

Eulalio López “El Zotoluco” (Azul Noche y Oro) División y Pitos tras Aviso. José María Manzanares (Azul Mediterráneo y Oro) Saludos y Oreja con Leves Protestas. Alejandro Talavante (Esperanza y Oro) Palmas y Silencio.

Exagerado, por improcedente y sensiblero, saludo al tercio de Christian Sánchez luego de banderillear al quinto. Destaca a la brega y en banderillas, además de siempre bien colocado Jesús Miguel González “Suso” de la cuadrilla del segundo espada.

Al terminar el Paseíllo se tributa merecido y sentido minuto de aplausos en memoria del periodista taurino Ernesto Navarrete y Salazar “Don Neto” fallecido el pasado lunes, decano de los cronistas taurinos.

En la perfecta estructura de Manzanares y su pase natural, el cárdeno se entrega y la gente igual.
En la perfecta estructura de Manzanares y su pase natural, el cárdeno se entrega y la gente igual. FOTO: Emilio Méndez. SuerteMatador.com

@TAURINISIMOS Segunda Temporada – PREVIO Temporada Grande 2016-2017 #Toros. #Televisión.

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del viernes 11 de Noviembre de 2016. Conducen Miriam Cardona @MyRyCar, Luis Eduardo Maya Lora @CaballoNegroII y Miguel Ramos @migue_ramoss.

Actualidad Taurina. Plaza México Temporada Grande 2016-2017. Análisis de la jornada inaugural.

Previo carteles:

Bernaldo de Quirós para “Zotoluco”, José María Manzanares y Alejandro Talavante. Xajay para Joselito Adame y Roca Rey en Mano a Mano.

Recuerdo de Ernesto Navarrete y Salazar “Don Neto” Decano de los cronistas taurinos tras su fallecimiento esta semana.

Faena de Guillermo Capetillo a “Marinero” de Vistahermosa en la Plaza México en 1992.

La próxima emisión de #Taurinísimo será el próximo viernes 18 de Noviembre de 2016 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

FB/Taurinísimo