Archivo de la etiqueta: manzanares

@Taurinisimos 142 – Corrida Guadalupana: José Tomás, Manzanares y Sergio Flores @ La México.

Fotograma de José Tomás en el pase del desdén, aquí en @Taurinisimos.

Programa Especial de @Taurinisimos, @RadioTVMx del miércoles 13 de Noviembre de 2017. Conducen Miriam Cardona @MyRyCar y Luis Eduardo Maya Lora @CaballoNegroII.

Actualidad Taurina. Plaza México Temporada Grande 2017-2018.
Corrida Extraordinaria Guadalupana pro daminificados de los sismos de septiembre de este año.

Análisis completo, Toros de Distintas Ganaderías para Hermoso de Mendoza, José Tomás, El Juli, José María Manzanares, Joselito Adame, El Payo, Sergio Flores y Luis David Adame.

Faenas de Hermoso de Mendoza, Jose Adame, José Tomás, Sergio
Flores y Manzanares.

Clip: José Tomás en La México, 2017. Por Divisa Films.

La próxima emisión de @Taurinisimos será el próximo viernes 15 de Diciembre de 2017 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

FB/Taurinísimo

Anuncios

El perro con la pluma en el hocico Por Bardo de la Taurina 

Manzanares. Foto Ángel Bernal.
Manzanares. Foto Ángel Bernal.

En ese mar de gente que se forma en los antes de los festejos, un aficionado a quien no conocía, me dijo; –Bardo está usted hecho un perro con la pluma en el hocico- y agregó sin soltar la lengua -no se enoje, eso siempre va ser mucho mejor que ser un comunicador correctamente taurino- el término, no el de las croquetas sino el otro, me hizo gracia, lo de perro lo tome como una distinción y es que en México ser perro no es cualquier cosa ¡qué va!, y si usted me lo permite le diré que en mi opinión la perra más famosa que ha habido aquí, lo fue una setter llamada Aída que perteneció al Arq. Adamo Boari constructor del Palacio de Bellas Artes perrita cuya popularidad la llevó hacer inmortalizada en los medallones que resguardan el pórtico derecho de la fachada principal del palacio de mármol, ¿Qué tal?

Y hablando de popularidad en las bellas artes la empresa capitalina, escogió el día guadalupano pa’ dar una corrida como esas que se dan en provincia del Estoque o la Oreja de Oro, pero aquí en la Ciudad de México la dieron con figuras españolas y toreros mexicanos algunos interesantes y otros pues toreros, pa’ disputarse el reconocimiento del público, tal vez en una estrategia alocada se empezó a correr la voz de que los boletos desde siempre estaban agotados ¡Falso! al grado de que la plaza no se llenó hasta el reloj.

Todo empezó dice ‘El Brujo’ José Luis Pacheco el aficionado de toda la vida (el que prepara pócimas mágicas pa ’amores y desamores, pa’ la reumas y las urticarias), con un no saber cómo se acomodaban los toreros, por aquello de las antigüedades violadas luego las rayas concéntricas y la silueta de la virgen pintadas en color ceniza de cuaresma, que al pasarles los rastrillos ensuciaron toda la arena, aparte de que a los creyentes les pareció una falta de respeto que los caballos , los toros y los humanos la pisaran en su natural desplazarse y después un tenor fuera de cacho que sobre el techo de la puerta de toriles, lugar reservado pa’ los sombreros charros de ‘Manolo’, se receto algo como un cantico religioso, en un coso taurino ¡hágame usted favor! después de esto que no nos extrañe ver en el pulpito de la catedral al ‘Cigala´ con sus ´Lágrimas Negras’ o que tal en la Villa de Guadalupe con aquello de ‘Salías del templo un día llorona…´ ¡Ay dolor!

Comenzó aquello cuando el estuche se abrió y como por arte de magia broto un señorón de la Joya que fue una joya con una capa de mink jabonera, que merecía a aquel Pablo Hermoso de Mendoza en plenitud física y no, el navarro ventajoso que le aventó dos rejonazos de castigo capaces de parar a un bulldozer y no obstante el majo cuernudo le apretó y Don rejones se lo quitó de encima con frio machetazo.

Luego salió un toro de Santa María de Xalpa, sobrio y condescendiente pa’ el mayor de los Adame Montoya y el juez que es un banderillero en retiro, que también está retirado del buen criterio, sin justificación alguna, le adelanto al torero azteca los tejocotes, las jícamas, las limas, las cañas y los cacahuates, lo que provocó una de las rechiflas más estruendosas que se puedan recordar en esta plaza, cuando el matador pudo evitar esto aventando las peludas al callejón.

A la pasarela, un chulo de Jaral de Peñas y con el apareció el constructor de la gran entrada, el galapagueño ‘Pepe Tomy’ al que por esa razón también y por el espacio en el que se adecuo, sin que esto quiera decir que le agarro el son al toro, le obsequiaron una oreja que al primero que sorprendió fue al torero y como en el juego de ‘las manitas calientes’ la soltó apenitas la tuvo.

Como lo que fue un toro que le dieron pa’ sus tunas de Fernando de la Mora pa’ Octavio García ‘El Payo’ y uno de Montecristo pa’ Julián López ‘El Juli’ que fue todo como a media luz, pues la luz eléctrica que está muy cara, mejor se apagó por un cuarto de hora, lo que dio oportunidad de echarse unos farolazos y alumbrarse con el pretexto de quitarse lo friolento y olvidar el frio de las dos labores.

Ya después con uno de Villar del Águila, Sergio Flores que anda acurrucado en el regazo del cariño de la afición, toreó gustándose y gustó a la afición, afortunadamente se tiro a matar pues ya la gente tal vez etílica empezó a pedir el indulto y luego el rabo, llevándose a final de cuentas, las de Mickey Mouse.

Le tocó turno a José María Manzanares, con su precioso terno color pezón de princesa y oro eucarístico, la taurinísima, influyentísima y popular Isabel Cabrera, se lo quería llevar a su casa y yo creo que el otro se hubiera ido encantado, pero para no entrar en celos por preferencias con uno de Xajay, le regaló a toda la plaza lo más bello de la tarde ¡Que Naturales! tan sobre naturales y que espada tan encantada, ¡lo queremos ver, de nuez! (nuevo) y si fuera en un mano a mano, plenamente justificado con Enrique Ponce, sería miel sobre hojuelas para la afición y orgasmos para las damiselas.

Con uno de Villa Carmela Luis David Adame se extravió entre enredos de entusiasmo sin que nadie le haya susurrado al oído, que nunca unas Zapopinas por más que las repita, serán la estructura de una lidia.

Y solo decir que el evento no pasara a los anales del entusiasmo, pero sí, a los de la recaudación jugosa en las taquillas, que era el objetivo.

Si usted lee algo diferente, recamado de alegorías, es que no fue escrito por un perro con la pluma en el hocico y si tiene aroma a ‘rosas de suave fragancia que le dieron marco a la virgen morena’ es que tal vez el espíritu lariano, ahora inspira, lo inexistente como inexistente fue el grito de; – Regala un toro Pepe Tomy- Regala un toro Juli y es que eso solo está reservado, no para los sacerdotes del toreo sino para el papa de todas las liturgias Enrique Ponce, el cual, sin haber toreado este doce de diciembre, fue el gran triunfador, pues ¡como se le extraño!

OPINIÓN: HOY SE MATA PEOR QUE NUNCA

El Julipelie en Bilbao.

Por Domingo Delgado de la Cámara.

¿Hace cuánto tiempo que no ven ustedes una gran estocada? Yo ya no recuerdo la última que vi. La degradación de la suerte suprema es una triste evidencia. Lo que presenciamos últimamente tarde tras tarde, es todo un repertorio de estocadas traseras y tendidas.

De unos años a esta parte, se está matando muy mal. En este aspecto cualquier tiempo pasado sí fue mucho mejor. El número de triunfos malogrados con la espada también es más alto que nunca. Antes, el atascarse con los aceros era cosa de principiantes y tal o cual torero artista y medroso, las figuras solían ser muy eficaces con la espada. Actualmente, las figuras también matan muy mal y pierden muchísimas orejas por la espada. ¿Por qué se ha llegado a esto? Por varias razones, a saber:

1.- Mentalidad pacifista. Hace unos años un torero sevillano, magnificado hasta la náusea y mucho menos bueno de lo que el tópico dice, justificaba su deplorable uso de los aceros diciendo que él es un artista y no un matarife. En primer lugar, resulta una osadía autocalificarse como artista, eso seremos los que pagamos los que tendremos que decirlo. Y en segundo lugar, se trata de una pueril justificación para ocultar el pavor, una técnica precaria y una falta absoluta de vergüenza torera. Lo malo es que la idea de que son artistas y no matarifes ha sido asumida hasta por el pegapases más insustancial. La consecuencia de todo esto es el abandono de la suerte suprema, a la que consideran un accidente secundario sin ningún mérito artístico. Ningún muchacho que empieza tiene interés por matar bien, no se da a la estocada ningún mérito artístico. Este es el campo abonado donde crecen los aspirantes a torero, luego en la plaza pasa lo que pasa: pinchazos a docenas y toros matados a disgustos.

2.- Técnica ventajista. Intentar matar un toro bien, causa pánico. El matador sabe que le va a perder la cara al toro y que si se va derecho tras la espada, el pitón derecho va a pasar a milímetros de su pierna. Es por esto que en los últimos años se ha ideado toda una técnica ventajista para tirar el toro al suelo arriesgando lo mínimo posible. Al primero que vi matar con el brazo totalmente estirado fue a Tomás Campuzano, diestro al que admiro por su poderío y profesionalidad, pero que matando se tomó este alivio. Este modus operandi tuvo pronto éxito entre los que entrenaban con Diego Robles en Sanlúcar de Barrameda. Litri y Pepín Liria empezaron a matar así. Pero en este momento, todavía la cosa no se había desmadrado. Aún con el brazo estirado, todos los matadores citados se iban derechos tras el estoque y aunque algo tendida, la estocada estaba en su sitio.

La degradación total de la suerte vino con Julián López “El Juli” y su tristemente famoso “julipié”. Para que nadie ponga en mi boca lo que no he dicho, afirmo rotundamente que Julián López es un grandioso torero, que ocupa con todo merecimiento un lugar de honor en el escalafón taurino. Pero nadie es perfecto y todo el mundo tiene defectos y ángulos opacos. Y lo peor de Julián López no es que toree despegado y se retuerza (puede muchísimo a los toros y los lleva muy toreados), lo peor de Julián López es el “julipié”. Ese salto y ese cuarteo, hacen que siempre las estocadas queden en los riñones. Paco Ojeda saltaba, pero se clavaba en el morrillo, Julián López salta y clava en los riñones. Y una tarde, de tan grande salto, va a salirse de la plaza. Lo malo es que todos esos vicios son tomados por virtudes por el que empieza.

3.- El estilo Manzanares. Hemos visto a José María Manzanares hijo, lograr estocadas inverosímiles. Citando a muchísimos metros, ha logrado estocadas recibiendo en todo lo alto. Estocadas que no eran clásicas, pero eran extraordinarias por valerosas, contundentes y espectaculares. Cuando Manzanares ha logrado un estoconazo de los suyos, se ha hecho evidente la importancia de la suerte suprema. Esas estocadas hacían que una faena corriente fuera premiada con dos orejas indiscutibles. Y esas estocadas le han colocado en el lugar de privilegio que ocupa. Lo censurable de Manzanares es el poco ajuste, pero su espada es de quitarse el sombrero.

Manzanares tiene un heterodoxo estilo matando exclusivamente suyo, personal e intransferible. Lo malo es que ese estilo está creando una enorme confusión entre los toreros noveles. Se perfilan como Manzanares, colocan el brazo como Manzanares… y pinchan, porque luego no tienen el aguante ni la decisión de Manzanares. Esta también es la causa de muchos pinchazos.

4.- Faenas largas hasta el agotamiento. La mayoría de las corridas actuales se hacen insoportables de lo largas que son. Las faenas de muleta de hoy en día son interminables y precisamente por eso se pinchan tantos toros. Tengo la sensación de que muchos toreros alargan innecesariamente la faena para aplazar el momento de matar, al que tienen pánico. Cuando por fin cogen el acero, el toro ya está totalmente agotado y distraído. Si no se mata al toro cuando pide la muerte, se descompone y hace la suerte de matar muy difícil por su distracción y nula embestida.

5.- Matan desde muy lejos. Siempre se dijo que a los toros hay que matarlos en corto y por derecho. Y esto tiene una razón evidente, si el torero está cerca, en cuanto eche la muleta al morro del toro, el toro humillará y descubrirá la muerte. Por el contrario, si el torero arranca desde lejos, cuando llegue al toro, éste le estará esperando con la cara arriba y el pinchazo será inevitable.

6.- No hacen la suerte. Muchos toreros de hoy en día, no echan la muleta abajo y el toro no descubre la muerte. Y yo pregunto: ¿Qué les enseñan en las escuelas de tauromaquia? Al parecer sólo a ponerse bonito y a aborrecer a cualquier clase de toro que no sea de Domecq… Claro, cuando un chaval no tiene valor y se queda en la cara, el pinchazo es lógico. Pero lo sorprendente es ver tarde tras tarde, a muchachos valientes que con las telas están sobrados y que pierden los éxitos con el acero porque nadie les ha explicado bien cómo se mata un toro. Al final quienes más pierden son los propios toreros, porque aunque algún plumífero de nuevo cuño intente obviarlo, la suerte de matar sigue siendo la suerte suprema y cuando se mata mal, no se triunfa.

Esto lo tienen clarísimo los aficionados y el público en general. Cuando no se mata a la primera, ya no piden las orejas ni en la última aldea. Y en las plazas importantes hay un consenso general entre aficionados y presidentes de que para dar trofeos hay que matar bien. Parece que los únicos que no se dan cuenta son los toreros, empeñados en solazarse en el toreo más cursi mientras olvidan lo esencial.

Prueba de todo lo dicho, es que en todas las épocas del toreo, siempre había un puñado de virtuosos de la suerte suprema.

Actualmente, sólo tenemos a un estoqueador depurado: Uceda Leal, que sólo por esta razón, debería torear más. Con la excepción de Uceda, y Manzanares con su contundencia heterodoxa, los demás matan mal y a la carrera, soportando con desgana un penoso deber. Urge rehabilitar la suerte suprema. De momento, no hay que consentir ninguna clase de premio por estocadas defectuosas, abroncar con severidad las estocadas de ventaja y enseñar al que no sabe.

En estos momentos de bajonazos, la imagen de Paco Camino surge esplendorosa. Después de Camino ha habido unos pocos buenos estoqueadores, pero Camino se llevó con él, el secreto de matar despacio a los toros. Camino ha sido la última cumbre del volapié ejecutado con temple. Todo un ejemplo en estos tiempos de puñaladas traperas.
Publicado en Cossio

Opinión: Así está el toreo…

Por Sixto Naranjo.

Anda el mundo del toro un tanto convulso en los últimos días. La lesión de José María Manzanares dejaba cojos muchos carteles de este verano. El difuso futuro de Las Ventas, en el aire y sin comunicación por parte de Comunidad de Madrid y la empresa Plaza 1 (hasta el día de ayer) durante casi dos meses. Pero sobre todo, el adiós de Morante de la Puebla ha hecho remover muchos lodos que llevaban tiempo acumulándose.

El adiós del torero de La Puebla del Río y sus motivos han hecho que se abra el debate, que se juzguen sus razones. Morante, un grandioso torero, ha dicho que todo se debe al volumen del toro, al hartazgo con el sistema y a las decisiones de presidentes y veterinarios.

Pero como suele ocurrir en esto del toro, nada de hacer autocrítica. Nada de mirarse al espejo y admitir la realidad. La realidad le haría ver a Morante que en los últimos tiempos su gran tauromaquia se ha espolvoreado con cuentagotas. Que sus grandiosas condiciones no han salido a flote. Morante tiene el toreo en la cabeza, en las muñecas, en su cintura, en la yema de los dedos. Precisamente por eso, y más allá de sus palmeros, hay que exigirle lo máximo.

Morante ha sido la figura de los últimos tiempos que peor ha administrado su carrera. Sin rumbo, en manos de mediocres, de arribistas o de estrambóticos personajes. Morante y sus múltiples entornos no han sabido encauzar y estructurar su presencia en las temporadas, en las plazas donde merecía anunciarse o eligiendo el ganado más adecuado.

Su actual temporada, y hasta su retirada, ha sido un reflejo de ello. Triunfos en cosos menores y un paso de puntillas en los sitios importantes. Huelva, San Sebastián y El Puerto, sus tres últimos paseíllos, demostraron que Morante estaba ya fuera de esto. Un torero de su calibre no puede salvarse por una verónica, una media suelta o un pase aislado. Morante es mucho más que un torero de arte. Morante va mucho más allá de los tópicos que le adornan.

Sólo él sabe si volverá y, si es así, cuándo, cómo y con quién será esa vuelta. Lo único cierto, es que los dos toreros de podrían marcar esta época que vivimos, José Tomás y Morante de la Puebla, a día de hoy, ni están ni se les espera. Así de duro, pero así de cierto. Su hartazgo con el ‘sistema’ les une.

Tras este adiós, la olla a presión que es el toreo ha estallado. La vuelta de Ortega Cano para sustituir a Morante en San Sebastián de los Reyes no ha sido si no una muesca más que demuestra la actual deriva empresarial de la Fiesta. El llamado ‘sistema’ vuelve a mostrar su conservadurismo y su cortoplacismo.

Que un torero de 63 años, cuyo momento en la Fiesta acabó ya hace décadas, se vista de luces para torear junto a dos de las actuales figuras del escalafón en detrimento de los más jóvenes, demuestra la podredumbre del toreo y sus gestores. Que uno de los triunfadores del año pasado en Sanse, Javier Jiménez, no vuelva a La Tercera en los carteles iniciales o coja la sustitución de Morante, deja a las claras que los intereses particulares priman muy por encima de los triunfos en el ruedo.

No se tiene nada en cuenta. La llamada revolución de los jóvenes que siempre se vende en invierno sólo vale si el joven viene respaldado por una gran casa empresarial. Y si no, que se lo pregunten a Juan del Álamo, por ejemplo. O ya veremos si a Román le vale la puerta grande en Las Ventas en el día de La Paloma. No sirve ni los méritos contraídos en la cara del toro ni lo que opine el aficionado. El aficionado… sí, el que pasa por taquilla. Ese ente al que el taurineo oficial ha tomado como su enemigo íntimo. No hay otro sector que busque en el ‘paganini’ a su más fiero contrincante. Ver para creer.

Quizá esta situación también esté provocada por este lado de la trinchera. Por culpa de la prensa. Muchas veces se escribe o se comenta más pensando en lo que vaya a decir el empresario, apoderado o torero de turno, que pensando en la realidad y en lo que ve el aficionado en la plaza o lo que éste desea. Cuestión de convivir más con el taurino en un burladero de callejón que en un tendido rodeado del sentir del aficionado.

Quizá se ha perdido el sentido crítico que debe tener la prensa taurina. El ‘ayudar’ a favor de obra con la que está cayendo ha hecho que nos olvidemos de ser un contrapoder al sistema, de hacerlos reflexionar. De remover conciencias y cambiar hábitos. Porque también es verdad que si actúas así, para ellos te conviertes en blanco de sus reproches y en un enemigo de la Fiesta.

Y todo ello, en un entorno social y político cada vez más hostil con la Tauromaquia. Baleares ha sido el último ejemplo de ello. Y aquí, más allá de un hastag o un estado de opinión puntual, no se hace nada de nada. Se deja ganar la pelea y pronto a mirar para otro lado hasta que llegue otra batalla que perder. Y así seguimos.

La Fundación del Toro de Lidia no puede llegar a todo si no hay un apoyo real de todos los estamentos de la Fiesta. Y cuando digo todos, es todos. Aquí no hay intereses particulares o sectoriales. Aquí hablamos de la defensa global a todos los niveles. Quizá algo difícil de ver si no hay la suficiente formación y altura de miras que requiere la situación actual. Otro gran lastre de los actuales taurinos.

¿Alguien recuerda que el Constitucional falló a favor de la celebración de festejos taurinos en Cataluña? Con todo el alboroto desatado tras la decisión, ¿alguien recuerda que haya habido un mínimo movimiento real para que los toros vuelvan a la Monumental de Barcelona? 

Así está el toreo…

Publicado en COPE

De bien nacido es ser agradecido, Majestad

l rey Felipe VI, entre la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, y el ministro de Cultura, Íñigo Méndez de Vigo. SAMUEL SÁNCHEZ / atlas
l rey Felipe VI, entre la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, y el ministro de Cultura, Íñigo Méndez de Vigo. SAMUEL SÁNCHEZ / atlas

Del Río / El Juli, Manzanares, Talavante



Toros de Victoriano del Río-Toros de Cortés —el segundo, devuelto— correctos de presentación, cumplidores en los caballos, a excepción del manso primero, nobles, desfondados y corto recorrido; fiero y rajado el tercero. El sobrero, de Domingo Hernández, bravo y con clase.

El Juli: pinchazo y casi entera atravesada (silencio);

estocada caída y trasera (oreja).

José María Manzanares: estocada —aviso— (silencio); casi entera caída y atravesada (silencio).

Alejandro Talavante: pinchazo y estocada (silencio); pinchazo y media trasera (silencio).

Plaza de Las Ventas. Corrida de Beneficencia. 16 de junio. Lleno de “no hay billetes” (23.624 espectadores). Presidió el rey Felipe VI desde el palco real, acompañado por el ministro de Cultura y la presidenta de la Comunidad de Madrid.
Por Antonio Lorca.
La gran ovación de la tarde —unánime, cerrada, clamorosa— comenzó cuando el rey Felipe VI apareció en el palco real, y arreció al finalizar las notas del himno nacional. La plaza, de bote en bote, puesta en pie, silenciosa primero, y emocionada después, manifestó de modo tan ceremonioso y expresivo su cariño a la Corona y el agradecimiento al Rey por su presencia en la corrida de Beneficencia.
Pues que no se engañe Su Majestad. Recibió un afecto que él no se ha ganado, porque la fiesta de los toros no ha recibido del nuevo monarca más que desapego y frialdad.
Es la segunda vez que asiste a Las Ventas desde que asumió la jefatura del Estado, un balance muy pobre para quien representa a todos los españoles. Y en lugar de que la afición le recibiera como merece, con desaprobación por su lejanía manifiesta, va y le ofrece un abrazo de amigo, como si el Rey fuera de los nuestros —los aficionados—, que no lo es.
No debiera olvidar el Rey que en Las Ventas no escucha pitos —solo recibe simpatía— y sería lógico que, en justa reciprocidad, devolviera algún gesto de apoyo a la fiesta; aunque no le gusten los toros. Algún republicano habría en la plaza y, sin embargo, estaba de pie, en actitud de respeto, porque estaba allí el jefe del Estado. Pues eso… En dos palabras, que si don Felipe no es aficionado, al menos que sea agradecido, que ya se sabe que esa condición es de bien nacido.
Asunto distinto es que el Rey se aburriera; primero, porque la corrida fue un pestiñazo; segundo, porque debe de estar corto de conocimientos taurinos, y tercero, porque tenía a su lado al ministro de Cultura, que va a los toros menos que él, y de poca ayuda le pudo servir.
 El Juli, en un pase de pecho a su segundo toro.

El Juli, en un pase de pecho a su segundo toro. SAMUEL SÁNCHEZ

En fin, que la extraordinaria corrida de Beneficencia no cumplió con las expectativas. Los toros de Victoriano del Río ofrecieron un juego muy desigual; cumplieron en varas, pero se rajaron en la muleta, a excepción del cuarto, al que El Juli le cortó una oreja, y del sobrero, de Domingo Hernández, el más completo de la tarde, con el que naufragó Manzanares.
La corrida no fue buena, pero tampoco quiso comerse a nadie; muy noble toda ella, bobalicona y dulce, puso, también, de manifiesto que la zona alta del escalafón, las llamadas figuras, no está sobrada de ideas.
José María Manzanares, por ejemplo, se lució con unas buenas verónicas a su primero, que fue devuelto, y otro manojo de estimables capotazos al quinto, al que llevó al caballo con una larga cambiada en el centro del ruedo y un vistoso galleo por chicuelinas. Pero ahí acabó su obra.
Se encontró con el buen sobrero de Domingo Hernández, muy bravo en el caballo y al que picó con eficacia y torería Chocolate, que llegó al tercio final con clase y recorrido. Se esperaba faena grande —el público, entusiasmado, eufórico y entregado al torero alicantino—, pero todo quedó en una triste decepción. Comenzó con un trincherazo, un recorte y un pase de pecho, a los que siguieron dos bellos redondos, y no hubo más. Muletazos enganchados, falta de acoplamiento con el toro y de conexión con los tendidos; toreo anodino, sin gracia ni sentimiento. Todo muy embarullado y desdibujado. Pronto se rajó el quinto, noble y soso, y Manzanares se fue con más pena que gloria.
No es bien recibido El Juli en esta plaza, y no parece posible relajarse, asentarse y torear en un ambiente manifiestamente hostil. No está bien que eso ocurra, pero el propio torero debiera preguntarse su cuota de responsabilidad en este desafuero. Han sido muchas las tardes en las que se ha anunciado con reses impresentables después de un ajetreado baile de corrales; y, claro, el que siembra vientos ya se sabe lo que recoge…
No estuvo a gusto —no parecía posible— ante el noblón y descastado primero; y se esforzó ante el muy noble y bobalicón cuarto, en una labor intermitente, menos emocionante de lo que expresaron los veleidosos tendidos, pero con destellos de su experiencia y torería. Cortó una oreja tras una estocada trasera y caída y quedó la impresión de que se esperaba algo más.
Talavante tuvo peor suerte con su lote, pero tampoco estuvo lúcido. Fiero y codicioso llegó a la muleta su primero, y el torero no supo cómo frenar la velocidad impetuosa del animal. Pero pronto se rajó, se refugió en tablas y se esfumó la codicia. Y el sexto era blando, como casi todo, y sin pizca de calidad.
El Rey se marchó entre nuevas muestras de afecto. ¡Cómo es el público de toros…!
La corrida de hoy
I Corrida de la Cultura. Toros de Núñez del Cuvillo, para Morante de la Puebla, Cayetano y Ginés Marín.

@Taurinisimos 114 – Polémica Unión Picadores y Banderilleros – Pepe Luis Vázquez Hijo en Granada.

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del viernes 16 de Junio de 2017. Conducen Miriam Cardona @MyRyCar y Luis Eduardo Maya Lora @CaballoNegroII.

Actualidad Taurina.

Polémica Unión de Picadores y Banderilleros caso Héctor Cobos en Madrid. Debate con el Subalterno en Retiro, Rafael Romero, invitado.

Imágenes de Alfredo Acosta, Vito Cavazos, Chato de Acámbaro y Efrén Acosta con los Victorino en Valencia en 2001.

Corrida de la Beneficencia en Madrid.
Triunfo de “El Juli” con toro de Victoriano del Río.

Recuerdo, Morante de la Puebla en Madrid, San Isidro 2001 Toro de Pérez Tabernero.

Producción: Miguel Ramos.
Operación: Abraham Romero.

La próxima emisión de #Taurinísimo será el próximo viernes 23 de Junio de 2017 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

FB/Taurinísimo

Feria de San Isidro: Un petardo monumental

Cayetano Rivera, en su primer toro de la tarde. Foto Carlos Rosillo.

Por Antonio Lorca.

Cuando Joaquín Galdós insistía inútilmente una y otra vez ante el noqueado toro sexto, parado como si fuera de piedra, una parte minoritaria de la plaza gritaba “Toro, toro, toro”. Pero adviértase el dato: una minoría. El resto callaba ante el penoso espectáculo de un supuesto atleta que no tenía ganas más que de morirse.

Pero momentos antes, en el toro anterior, jugaba Cayetano ante un noble tontorrón con semblante borreguil y la mayoría de la plaza estalló de gozo cuando cerró con un pase de pecho una anodina tanda de redondos.

Así está la fiesta el 2017. Por esta razón -ausencia absoluta de la más mínima exigencia- se anuncia una corrida de Juan Pedro Domecq en la muy importante feria de San Isidro; y por la misma se dan de tortas las figuras por figurar en el cartel.

No es la primera vez, ni será la última, que esta ganadería eche un borrón en la tauromaquia moderna. Vendrá mientras quienes manden en la fiesta sean los toreros y no los aficionados. Y todo parece indicar que este problema -uno de los más graves- no tendrá ya solución.

La corrida de Juan Pedro fue un petardo monumental; tan gordo como para no volver en una larga temporada, lo que no sucederá. La memoria es flaca y las exigencias de los que mandan -los toreros- altas.

El asunto no es que los veterinarios reconocieran trece toros para aprobar cinco, sino que los elegidos no destacaron en cuanto a presencia, y, además, ofrecieron un juego lamentabilísimo en los tres tercios. No picaron a ninguno de los cinco y tampoco se dejaron picar porque aborrecieron el peto antes incluso de sentir la puya en sus carnes. Trataron todos de quitarse el palo y huyeron de las monturas sin atisbo alguno de pudor. Su comportamiento fue muy irregular en banderillas -tardos y parados-, y en la muleta evidenciaron su evidente agotamiento, falta de casta y esa sensación permanente de estar noqueados.

Un desastre para vergüenza de sus matadores, del ganadero y del empresario; para vergüenza, también, del público bullanguero que se traga entre el silencio de la mayoría estos inaceptables engaños.

Con tal material, es fácil imaginar que los del traje de luces estuvieron por allí, trataron de justificarse y se marcharon al hotel cabizbajos, como si tal cosa. El más perjudicado, el joven peruano Joaquín Galdós, al que han engañado como a un chino. Le han vendido que venir a confirmar la alternativa con juampedros era un lujo, y la realidad le ha demostrado que el error ha sido como una catedral.

Si quiere ser figura que se anuncie con una corrida de verdad y se deje de milongas. Los toros del gran regalo isidril lo han hundido y ahora necesitará ayuda celestial para salir del pozo. Se lució con el capote en un quite por chicuelinas en el quinto, pero le faltó sentimiento torero ante el noblón primero, y nada pudo hacer ante el parado sexto. Si uno se anuncia con un toro supuestamente artista es porque está seguro de que posee un misterio que desvelar delante de todos. Galdós no lo tiene y quedó desnudo en el ruedo. Hubo una tanda en la larga faena al primero, con la derecha, sentida, pero la única en un mar de pases anodinos y sin gracia.

En fin, que debe tener más cuidado con los regalos que le hacen. Algunos, como este, envuelto el papel de celofán, pueden ser envenenados.

Manzanares y Cayetano, repeinados como es habitual en ellos, ni se despeinaron. No torearon, sino que jugaron al toro con unos juguetes que daban más pena que miedo. Al menos, esa era la sensación desde el tendido. Y la lástima es el peor sentimiento que puede surgir en una plaza.

Blandísimo era el primero del torero alicantino, un animal moribundo antes de tiempo, que no podía dar un paso. Algo inexplicable cuando su lidia había sido cuidada entre algodones. Y la misma sensación produjo el cuarto.

Caso parecido es el de Cayetano. Se nota que es un personaje del corazón, porque de otro modo no se entiende el alboroto que sus fríos muletazos produjeron en parte del público. Pero el animal primero era un perrito faldero y hasta sus fans más fervientes quedaron decepcionados. Un noble tonto fue el sobrero, y su labor, entonada por momentos, careció de emoción y fundamento.

DOMECQ / MANZANARES, CAYETANO, GALDÓS

Cinco toros de Juan Pedro Domecq -se reconocieron trece y los veterinarios rechazaron siete por falta de remate-, justos de presentación, muy mansos, inválidos y descastados; y uno -el quinto- de Juan Manuel Criado, correcto, manso y noble.

José María Manzanares: gran estocada (palmas); bajonazo (palmas).

Cayetano: pinchazo y estocada (palmas); estocada tendida -aviso- (palmas).

Joaquín Galdós, que confirmó la alternativa: estocada desprendida -aviso- (ovación); cuatro pinchazos y estocada -aviso- (silencio).

Plaza de Las Ventas. Vigésimo segunda corrida de feria. 1 de junio. Lleno de ‘no hay billetes’ (23.624 espectadores). Asistió el Rey Don Juan Carlos, acompañado por la Infanta Elena.

Publicado en El Pais

@Taurinisimos 107 – Polémica San Marcos 2017 – Manzanares y Garrido en Sevilla. Victorino Vuelve.

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del viernes 28 de Abril de 2017. Conducen Miriam Cardona @MyRyCar y Luis Eduardo Maya Lora @CaballoNegroII.

Actualidad Taurina.

Feria de San Marcos, Aguascalientes 2017.

Crítica a la mala presentación de la novillada y la corrida del 25 de Abril, Hermoso de Mendoza, Macías y Flores.

Análisis y enlace telefónico en directo con Ana Delgado.

Clip: Sevilla por Pepe Alameda.

Análisis Feria de Abril, Sevilla 2017.

Faenas de José Garrido, El Juli y José María Manzanares.

Previo Corrida de Victorino Martín en Sevilla.

Recuerdo Indulto de “Cobradiezmos” y Manuel Escribano.

La próxima emisión de #Taurinísimo será el próximo viernes 5 de Mayo de 2017 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

FB/Taurinísimo