Feria de Otoño: La casta de Casero desborda a Manzanares.

Plaza de Madrid. Sexta corrida. Tres cuartos de entrada dentro del aforo permitido. Toros de Jandilla (1º, 2º y 3º) y de Victoriano del Río los demás (3), descastados y blandos, a excepción del 5º un toro muy encastado y que tuvo tralla. Diego Urdiales (5), de verde hoja y oro. Estocada caída (silencio). Estocada delantera y cuatro descabellos. Un aviso (silencio). José María Manzanares (4), de azul noche y oro. Pinchazo y estocada delantera (saludos con protestas). Dos pinchazos y estocada. Un aviso (saludos con protestas). Paco Ureña (5), de pizarra y oro. Estocada corta desprendida y dos descabellos. Un aviso (saludos). Dos pinchazos, estocada tendida y cuatro descabellos (silencio).

Por Carlos Ilián.

Era el cartel de esta feria de Otoño y hubo que esperar desde el viernes 24 de septiembre, por aplazamiento debido al diluvio de aquel día, hasta ayer para que Urdiales, Manzanares y Ureña hicieran el paseíllo y lidiarán de los toros de Jandilla y Victoriano del Río. Pero el espectáculo fue un auténtico fiasco al que contribuyeron la falta de fuerza y en especial de casta de los de Jandilla y Del Río. Aunque, ¡ojo!, hubo un gran toro dentro del infumable conjunto. Si, el quinto, de Victoriano del Río, un toro de nombre Casero se creció para arrancarse de largo al caballo de Paco María y dar espectáculo en varas. Toro y picador pusieron la nota de importancia en una tarde tan mediocre.

Había que ver al toro en la muleta de Manzanares y confirmar todo lo que apuntaba en el primer tercio. Y vaya si confirmó su casta, su genio fiero y esa tralla que desconcertó al torero. Un Manzanares muy voceras, signo evidente de que hacía un esfuerzo grande para impulsar el ánimo ante el desafío de Casero. Un par de naturales se pueden rescatar de una faena de excesivo pico, alivio a la hora de cargar la suerte y distancias. muchas distancias. Faena que intentaba decorar con su sentido plástico del toreo, pero que se hundía ante la evidencia de que allí mandaba la casta de Casero.

En su primero, que se quedaba cortito y reponía de lo lindo, José Mari se tapó con una tanda por la derecha más compuestita, pero siempre citaba a voces. No está en su mejor momento. Como tampoco Paco Ureña pero tuvo arrestos y recursos mentales para echarse por delante la embestida del tercero, con voltereta y puntazo incluidos. En una labor un tanto embarullada en su argumento si que acertó en el toreo al natural muy de frente, lo más torero de la tarde, pero lejos del Ureña grandioso de Madrid y Bilbao 2019. En el sexto, un toro podrido, se resignó ante semejante inválido.

Diego Urdiales se marcha inédito de esta cita otoñal , cuando otro otoño, el de 2018, bordó el toreo ante un toro de Fuente Ymbro . Esta vez se debió conformar con cubrir el expediente con el blandísimo primero y el áspero y desagradable cuarto. Algún muletazo templadito en su primero pero en resumen todo muy plano.

El cartel de hoy

Toros de Santiago Domecq para El Juli, Miguel Ángel Perera y Danel Luque.

Publicado en Marca

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s