Archivo de la categoría: San Isidro

@Taurinisimos 129 – Gloria Victorino Martín Andrés (1929-2017) Homenaje @VictorinoToros.

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del viernes 6 de Octubre de 2017. Conducen Miriam Cardona @MyRyCar y Luis Eduardo Maya Lora @CaballoNegroII.

Homenaje, Recuerdo de Victorino Martín Andrés (1929-2017)
Memoria de grandes toros de Victorino de 1982 a 2017.

Imágenes de Ruiz Miguel, Luis Francisco Esplá y José Luis Palomar, “El Capea” y Luis Miguel Encabo en Madrid.

Faena de “El Tato” en Sevilla 1997, “El Cid” en Bilbao y recuerdo de “Zotoluco” en Valencia.

Faena e indulto de “Cobradiezmos” en Sevilla, 2007.

Faena e indulto de “Belador” en Madrid, 1982.

Juan Bautista en Logroño en 2017.

La próxima emisión de @Taurinisimos será el próximo viernes 13 de Octubre de 2017 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com.

FB/Taurinísimo

Anuncios

@Taurinisimos 116 – Madrid, Mejores Faenas. Fandiño en Mont de Marsan. Adiós Gregorio Sánchez.

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del viernes 23 de Junio de 2017. Conducen Miriam Cardona @MyRyCar y Luis Eduardo Maya Lora @CaballoNegroII.

Actualidad Taurina.

Resumen, Mejores Faenas, Madrid 2017.

Gines Marín, Enrique Ponce, Alejandro Talavante, Juan del Álamo y Sebastián Castella. Ganaderías Alcurrucén, Victoriano Del Río, Conde de Mayalde y Jandilla.

Recuerdo de Gregorio Sánchez, fallecido esta semana.

Iván Fandiño en Mont de Marsan en 2014, corrida de La Quinta.

Recuerdo infancia de Iván Fandiño (EITB).

La próxima emisión de #Taurinísimo será el próximo viernes 30 de Junio de 2017 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

FB/Taurinísimo

Especial Lunes de @Taurinisimos 115 – Gloria @IvanFandino (1980-2017) ¡Adiós, Torero!

Programa Especial @Taurinisimos de @RadioTVMx del lunes 19 de Junio de 2017. Conducen Miriam Cardona @MyRyCar y Luis Eduardo Maya Lora @CaballoNegroII.

Legado de Iván Fandiño, Matador de Toros.

Repaso por su carrera, filosofía y legado. Paso de Iván Fandiño por México.

Faenas en Madrid, Pachuca, tentadero en Piedras Negras.

Entrevista con Marco Antonio González, ganadero de Piedras Negras hablando sobre Iván Fandiño.

Pasodoble “Iván Fandiño” por Gema Castaño y recuerdo fotográfico, brindis a “El Pana” en la Plaza de Toros, Jorge “Ranchero” Aguilar.

Producción: Miguel Ramos.
Operación: Abraham Romero.

La próxima emisión de #Taurinísimo será el próximo viernes 23 de Junio de 2016 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

FB/Taurinísimo

@Taurinisimos 114 – Polémica Unión Picadores y Banderilleros – Pepe Luis Vázquez Hijo en Granada.

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del viernes 16 de Junio de 2017. Conducen Miriam Cardona @MyRyCar y Luis Eduardo Maya Lora @CaballoNegroII.

Actualidad Taurina.

Polémica Unión de Picadores y Banderilleros caso Héctor Cobos en Madrid. Debate con el Subalterno en Retiro, Rafael Romero, invitado.

Imágenes de Alfredo Acosta, Vito Cavazos, Chato de Acámbaro y Efrén Acosta con los Victorino en Valencia en 2001.

Corrida de la Beneficencia en Madrid.
Triunfo de “El Juli” con toro de Victoriano del Río.

Recuerdo, Morante de la Puebla en Madrid, San Isidro 2001 Toro de Pérez Tabernero.

Producción: Miguel Ramos.
Operación: Abraham Romero.

La próxima emisión de #Taurinísimo será el próximo viernes 23 de Junio de 2017 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

FB/Taurinísimo

BALANCE DE SAN ISIDRO 2017: Más toros sobresalientes que toreros de triunfo

El matador de toros Ginés Marín ha sido elegido como triunfador de la Feria de San Isidro, torero revelación y autor de la mejor faena por el jurado Plaza1, compuesto por los periodistas que cubren el ciclo taurino madrileño y representantes de la empresa que regenta la plaza de Las Ventas, presidida por Simón Casas.

Por Antonio Lorca.

Ha habido más toros que toreros, esa es la conclusión que se desprende después de que se hayan celebrado 32 festejos (25 corridas, tres novilladas y cuatro espectáculos de rejoneo) en esta interminable Feria de San Isidro, a la que han asistido 630.688 espectadores, según datos de la empresa; se ha abierto siete veces la puerta grande y se han cortado 29 orejas.

A pesar del mal momento que atraviesa la ganadería brava, a pesar de tantas tardes de hastío por la persistencia de reses mansas, blandas y descastadas, quedan en el recuerdo, al menos, 15 toros que propiciaron el triunfo de sus lidiadores, que no en todos los casos aprovecharon la oportunidad de un triunfo en bandeja.

Aún resuenan los nombres de Hebrea (Jandilla), o Liebre (Rehuelga), a los que se les dio la vuelta al ruedo; a los dos campeones les siguen Escandaloso (Montalvo), Hortelano (Fuente Ymbro), Juguetón (Buenavista), Opalino (Conde de Mayalde), Gironero (Puerto de San Lorenzo), Ratonero (Montecillo), Tristón y Nenito (Núñez del Cuvillo), Barverillo (Alcurrucén), Cojito (Victoriano del Río), Pastelero y Murmullo (Victorino Martín) y Coquinero (Rehuelga). Todos fueron toros con posibilidades y la mayoría se marchó al desolladero con las orejas por la impericia, escasas ideas o mal momento de sus matadores.

En líneas generales, destacaron las corridas de Jandilla —la mejor de todas—, Núñez del Cuvillo, Alcurrucén, Victoriano del Río, Domingo Hernández, Victorino Martín y Rehuelga. Entre los muchos fracasos, los más sonados son los de Miura, Adolfo Martín, Dolores Aguirre, Cuadri, Juan Pedro Domecq y Valdefresno.

Se cortaron 29 orejas (18 los matadores y 11 los rejoneadores), pero en el cuadro de honor de la torería solo figuran por derecho Ginés Marín, Juan del Álamo y Enrique Ponce, que salieron a hombros —aunque la puerta grande del veterano maestro valenciano sea más que discutible—, Antonio Ferrera, la auténtica revelación de la feria; Roca Rey, que ha mantenido su alto nivel, y toreros que sin pasear trofeos han dejado una magnífica impresión, como es el caso de Paco Ureña —heroico y artista ante un fiero victorino—, José Garrido, Fortes, Román, Javier Jiménez, Gonzalo Caballero y El Cid; cortaron oreja, pero se esperaba más de Joselito Adame, Morenito de Aranda, Talavante —a pesar de sus tres trofeos—, El Juli, Castella, Perera, Álvaro Lorenzo y Gómez del Pilar. Y defraudaron muchos, entre los cuales están los nombres de David Mora —aunque después cortó una oreja, escuchó los tres avisos en su primera comparecencia—, Diego Urdiales, Curro Díaz, López Simón, El Fandi, Fandiño, Bautista, Paquirri, Varea, Robleño, Castaño y Alberto Aguilar.

Eugenio de Mora, Juan José Padilla, Escribano, Juan Leal, Rafaelillo, Manzanares, Cayetano y Joaquín Galdós contaron con pocas opciones, y a José Carlos Venegas, Alberto Lamelas y Pérez Mota se les ha notado su escasa experiencia. Quedaron inéditos David Galván y Francisco José Espada, que cayeron heridos en sus primeros toros.

Hubo que esperar hasta el 25 de mayo, bien entrada ya la feria, para que la puerta grande la traspasara por vez primera un matador de toros; en este caso, el joven Ginés Marín, que dibujó una obra de arte con el toro Barberillo, de Alcurrucén. Pero fechas antes, el domingo 21, Antonio Ferrera había dejado a todos con la boca abierta con una concepción nueva y clásica de figura del toreo. Después, vendría la avalancha de admiradores de Enrique Ponce, que exageró sorprendentemente la buena actuación del maestro valenciano, y Juan del Álamo saldría, por fin, a hombros tras una actuación vibrante, que ojalá le conceda de manera definitiva el titulo de figura.

Hubo tres novilladas y entre los más jóvenes destacó José E. Colombo, torero venezolano que dio toda una lección de arrojo y vergüenza ante un novillo fiero.

Tres rejoneadores tuvieron el honor de abrir la puerta grande: Diego Ventura (dos tardes, con cinco orejas cortadas), Leonardo Hernández y Sergio Galán.

Entre los hombres de plata, algunos, no muchos, verdaderamente de oro. Nombres para el recuerdo son los de Ángel Otero, Iván García, Domingo Siro, Jesús Arruga, El Sirio, Raúl Martí, Fernando Sánchez, Miguel Martín, Curro Javier y Javier Ambel; y entre los montados, dos picadores de lujo: Tito Sandoval y Pedro Iturralde.

En una palabra, la Feria de San Isidro tardó en entrar en calor, pero lo hizo de la mano del toro, auténtico triunfador del ciclo, a pesar de todo.

Ocho tardes de “no hay billetes”, 630.688 espectadores

Ocho tardes se colgó en las taquillas el cartel de “no hay billetes”. En total, según datos de la empresa dirigida por Simón Casas, acudieron a Las Ventas 630.688 espectadores en los 32 días de corridas. El rey Juan Carlos asistió a seis corridas, algunas de ellas en compañía de su hija la infanta Elena.

Se cortaron 29 orejas; 18, los matadores: Alejandro Talavante (tres), Ginés Marín, Juan del Álamo y Enrique Ponce, dos cada uno; y una Morenito de Aranda, David Mora, Antonio Ferrera, El Juli, Sebastián Castella, Joselito Adame, Miguel Ángel Perera, Roca Rey y Gómez del Pilar.

Once trofeos pasearon los rejoneadores: Diego Ventura (cinco), Sergio Galán (tres), Leonardo Hernández (dos), y Lea Vicens (una).

Nueve toreros pasaron por la enfermería, aunque ninguno, por fortuna, de extrema gravedad: David Galván, el subalterno Manuel Muñoz, Paco Ureña, Javier Jiménez, Alejandro Talavante, Francisco José Espada, José Carlos Venegas, Alberto Aguilar y Rafaelillo.
La relación completa de los primeros premios Plaza 1 es la siguiente:


Triunfador de la feria: Ginés Marín.


Mejor faena: Ginés Marín.


Torero revelación: Ginés Marín.


Mejor estocada: Gonzalo Caballero.


Novillero triunfador: Jesús Enrique Colombo.


Rejoneador triunfador: Diego Ventura.


Mejor par de banderillas: Ángel Otero.


Mejor brega de subalterno: Iván García.


Mejor tercio de varas: Tito Sandoval.


Mejor toro: Hebrea, de la ganadería de Jandilla.


Ganadería triunfadora: Domingo Hernández.


Decidido el cartel de novilleros triunfadores

Ángel Jiménez, Ángel Sánchez y el venezolano Jesús Enrique Colombo forman el cartel de los novilleros triunfadores que volverán a hacer el paseíllo en Las Ventas el próximo domingo, 18 de junio, frente a un encierro ganadero del hierro de José Luis Marca, ha informado la empresa Plaza1.

Publicado en El País 


El capote de Sergio Ramos

Sergio Ramos celebra la Copa de Europa en Cardiff. GLYN KIRK AFP.

Por Rubén Amón.

No existe mayor aberración iconográfica en la tiranía de la corrección que un jugador del Madrí toreando sobre la hierba de Cardiff. 

Una españolada redundante, una amalgama cañí, un insolente quite por verónicas que explora las convenciones de una sociedad encorsetada. Y que representa un mensaje de propaganda taurina universal, precisamente por la repercusión mediática de la Champions. Y porque no proliferan los iconos que confiesan su afición a la tauromaquia, como si hacerlo contraindicara la reputación o los cálculos comerciales.

Vemos a Sergio Ramos en Las Ventas haciendo apostolado, y a Koke. Y vemos a Eduardo Arroyo o a Miquel Barceló ensimismados en la estética. Y vemos que la plaza se llena durante 32 tardes consecutivas en una fervorosa yincana, pero el acontecimiento de San Isidro se resiente de un apagón informativo. 

Casi nunca trascienden las noticias de la feria. No porque escaseen, sino porque ha prosperado un cordón de aislamiento mediático, político y publicitario que reniega del acontecimiento.

Existir existe. De hecho, Las Ventas congrega 650.000 espectadores a la usanza de un fenómeno de masas, pero la feria de San Isidro, en su expectación, hipertrofia y hedonismo, termina encubriéndose, ocultándosele a la misma sociedad que ha decidido tolerarla y frecuentarla. Sería la manera de forzar la sentencia —la aspiración— que precipita la agonía de la Fiesta. 

Y no se habla aquí de complots organizados ni de conspiraciones coreografiadas, sino de un hábitat sociológico que intimida o silencia el descaro de un espectáculo intolerable. Intolerable porque expone la sangre y la muerte. O porque las estiliza. O porque la sociedad de la mascota y del lobo hombre se resiste a comulgar en esta eucaristía pagana que transforma —transubstancia— al toro en tótem.

Se trata de discriminar la feria de San Isidro como si no existiera, ocultarla en las limitaciones de un espectáculo clandestino. O vincularla a la idiosincrasia del PP, de forma que la afluencia de políticos populares y la presencia cotidiana del Rey emérito redundarían en la simplificación de un fenómeno conservador y rancio, cuando no anacrónico y pintoresco o folclorista.

El sesgo abunda en la tentadora politización de la tauromaquia. Empezando por la alcaldesa Manuela Carmena, no ya ausente o despectiva hacia el espectáculo “madrileño” que más público atrae y más dinero proporciona a la ciudad —24 millones en restauración, 16 en alojamientos, 3 en transportes—, sino refractaria a la categoría que define Las Ventas como la capital mundial del toreo. 

No hace tanto que los toros eran progres y que representaron el espíritu transgresor de la Movida, pero los malentendidos que acechan a la tauromaquia —el político, el ecologista, el cultural, el endogámico— han abierto una brecha con la sociedad a la que Ramos trató de poner remedio meciendo un capote en la hierba de Cardiff.

Publicado en: El pais

Sergio Galán abre la puerta grande


Por Carlos Ilián.

Los rejones llenan la plaza y mantienen su fuerza en un público triunfalista.

Última tarde de rejones y llenazo que sirve, una vez más, para demostrar que estas corridas tiene un público fiel y masivo. Para mantener el ambiente triunfalista, otra característica del toreo a caballo, se abrió la puerta grande para Sergio Galán que repetía en este San Isidro. Salió por todas y recibió a su primero a portagayola. Estuvo templado en banderillas, muy seguro al clavar y mató en los bajos, pero a este públoco eso es le importa muy poco y cortó las dos orejas. En el quinto, un manso solemne, lo hizo todo el rejoneador y otra oreja al bote.

Pablo Hermoso de Mendoza va rentabilizando su esplendoroso pasado con su maestría como resorte. Ayer estuvo solvente ante un lote manso, especialmente el cuarto toro. 

Lea Vicens sufrió una peligrosa caía en su primer toro y cortó una oreja del sexto, otro manso al que enceló como pudo, con una gran dósis de paciencia.

Plaza de Madrid. Trigésimoprimera corrida. Lleno. Toros de FERMÍN BOHÓRQUEZ (4), mansos en general. 

PABLO HERMOSO (5). Pinchazo hondo (silencio). Medio rejón (silencio). 

SERGIO GALÁN (7), Rejón caído (dos orejas). Medio rejón (una oreja). 

LEA VICENS (5). Dos pinchazos y rejón (ovación). Pinchazo y rejón (una oreja).

Publicado en Marca

Feria de San Isidro: Antonio Ferrera, un mago del toreo

El diestro Antonio Ferrera en la faena a su segundo toro. Kike Para.


MARTÍN/FERRERA, BAUTISTA, ESCRIBANO

Toros de Adolfo Martín, bien presentados, muy mansos, descastados y deslucidos.

Antonio Ferrera: pinchazo y estocada trasera (silencio); pinchazo -aviso- tres pinchazos -2º aviso- estocada baja y dos descabellos (palmas).

Juan Bautista: tres pinchazos y media (pitos); media (silencio).

Manuel Escribano: estocada trasera y baja (silencio); estocada baja (silencio).

Plaza de Las Ventas. Trigésima corrida de feria. 9 de junio. Casi lleno (21.796 espectadores). Se guardó un minuto de silencio en memoria del joven Ignacio Echeverría.

Por Antonio Lorca.

La corrida fue un pestiñazo de los gordos; una constatación más de lo poco que dura la alegría en la casa de los aficionados a los toros. Un triunfo tras otro no debe ser bueno para el corazón, y quizá, por eso, la de ayer fue una tarde de penitencia, una de esas en la que se pone a prueba el nivel de afición de cada cual.

La corrida de Adolfo Martín fue un fracaso sin paliativos; bien presentada y astifina, eso sí, pero sin alma brava. Muy mansa, en líneas generales, en el primer tercio, a excepción, tal vez, del segundo y tercero, pero muy descastada, sin clase, áspera, sin recorrido y sin casi nada en las entrañas. Una corrida para olvidar.

En consecuencia, hubo pocos momentos para el recuerdo; pero quedan dos y ambos son importantes.

El primero es una nueva lección de torería de ese artista transfigurado llamado Antonio Ferrera. Volvió demostrar que posee una admirable capacidad y conocimiento en la cara de los toros, que ha aprovechado, y muy bien, el año y medio que estuvo de baja por la fractura de codo, y que en este momento es uno de los pocos toreros realmente interesantes para el aficionado por su sentido de la lidia, su colocación, su variedad, su firmeza y, sorprendentemente, su naturalidad.

Ayer, por ejemplo, se las estaba viendo con su primero, soso, sin fijeza ni calidad, que embestía con la cara a media altura y no le quitaba ojo al cuerpo del torero con la insana intención de levantarle los pies del suelo. Pues por allí andaba Ferrera con una seguridad asombrosa, como si estuviera en la plaza de tientas. Y ese mismo toro le había rasgado la taleguilla de un pitonazo en la segunda verónica con la que pretendió recibirlo pegado a tablas.

Pero lo mejor llegó en el cuarto, que derribó con estrépito en el primer encuentro con el caballo, se orientó en banderillas y puso en apuros a la cuadrilla. Rajado llegó al tercio final, huidizo, negado para embestir, absolutamente inservible para la lidia.

Sin embargo, tenía delante un torero. No se conformó Ferrera con actitud tan displicente del toro, y lo tocó por allí y por acá, le mostró la muleta de mil formas distintas -y el toro, que no y que no-, hasta que, en el quinto o sexto intento, le robó dos naturales que supieron a gloria; instantes después, le siguieron otros dos con sabor a torería, y una trincherilla y el obligado de pecho que despertaron los olés en los cansinos graderíos. Y aún hubo algún muletazo por el lado derecho, y un par de naturales más…

Nadie acertaba a entender dónde estaba el truco de este mago de la lidia. Porque eso fue, toda una suerte de magia para hacer embestir a un animal que parecía imposible para el toreo. Pero había sido tan exigente el análisis, tan detenido y largo el estudio del toro, que el tiempo se le echó encima, falló con el estoque y a punto estuvo de que le devolvieran el toro al corral.

No fue así, menos mal, y quedó el regusto de una lección de auténtico mago del toreo.

No tuvo mejor suerte Escribano con un lote inservible, cortísimo de ánimo y más propio de una manada de bueyes. Esa era la actitud de su primero, que no tenía un pase; y muy valiente se mostro ante el sexto, parado y deslucido, ante el que expuso más de lo debido habida cuenta del poco rédito que podía ganar.

A ese toro le puso el par de banderillas -el segundo recuerdo- de muchas tardes; el torero, subido en el estribo de la barrera; a pocos metros, muy cerca, el toro, y el encuentro resultó ceñidísimo, y muy apretada la llegada al burladero. Un par en el que se lo jugó todo, y salió indemne de milagro. Ferrera y él había competido en el segundo tercio en sus primeros toros de manera muy discreta, y Escribano subió el nivel ante el sexto.

Bautista aburrió en demasía ante el quinto, un inválido muy protestado, al que se empeñó en muletear contra el criterio de los tendidos; y nada dijo ante el noblote segundo, tan suave como soso.

La corrida de hoy

Espectáculo de rejoneo. Toros despuntados de Fermín Bohórquez, para Hermoso de Mendoza, Sergio Galán y Lea Vicens.

Fuente: El País