Archivo de la etiqueta: David Mora

Feria de San Isidro: Escandalosa devolución de un toro por manso

Plaza de Toros Las Ventas de Madrid. Séptima corrida. Asistencia: 15.479 espectadores, casi dos tercios de entrada. Toros de LASRAMBLAS y un sobrero de JOSÉ CRUZ (4), con movilidad pero escasa de casta; el sobrero de buen juego en la muleta. El cuarto fue devuelto, indebidamente,por manso.

Por Carlos Ilián.

DAVID MORA (3), de verde manzana y oro. Estocada desprendida (saludos). Dos pinchazos, pinchazo hondo y tres descabellos. Dos avisos (algunos pitos).

JUAN DEL ÁLAMO (5), de blanco y plata. Estocada desprendida. Un aviso (saludos). Estocada caída (silencio).

JOSÉ GARRIDO (5), de verde botella y oro. Dos pinchazos y estocada. Un aviso (silencio). Dos pinchazos, media estocada tendida y cuatro descabellos (silencio)

A las 9,30 de la noche y ateridos de frío abandonábamos nuestro palco en la plaza de Madrid después de dos horas y media de un infumable espectáculo, especialmente por la poca casta de los mamotréticos toros de Las Ramblas y en parte, igualmente, porque los pocos toros que sirvieron se desperdiciaron, como ocurrió en el lote de DavidMora. Al margen de este urgente comentario, hay que irse a lo más sustancial y ayer el protagonismo fue del presidente, don Jesús María Gómez que se anota el triste antecedente de haber devuelto por manso un toro en la primera plaza del mundo, hecho sin precedentes en Madrid.

En la tauromaquia el manso tiene también su lugar y su lidia. El manso se castiga con banderillas negras. El manso. a veces, se viene arriba en la muleta y hay, para el recuerdo, faenas memorables a toros mansísimos, como aquella inolvidable de Paco Camino a un toro del Jaral de la Mira allá en el San Isidro 1975 que ha quedado en los anales de esta plaza.

Pues bien, el señor presidente, que según me dicen, presume de buen aficionado, ha dejado a la gente sin la lidia de un manso y vulnera uno de esos principios del toreo que siempre han sido como inamovibles: un toro no se devuelve por manso. Lo saben hasta los chinos. Y dentro de su inmenso despropósito hasta tuvo suerte porque el sobrero de José Cruz que sustituyó al manso de Las Ramblas fue un toro magnífico en la muleta.

David Mora, que también anduvo por debajo del primero, el mejor de la corrida titular, masacró al buen toro entre trallazos con la leve salvedad de un serie de derechazos.

De Juan del Álamo, tan apagado como su lote y José Garrido que se llevó dos bueyes de matadero, apenas se les anota una labor sin historia.

El cartel de hoy

Toros del Puerto de San Lorenzo para El Fandi, Paco Ureña y López Simón.

Publicado en Marca

Anuncios

Confessions Of A Real Life Bullfighter

David Mora, Bullfighter.

The time-honored but modern day matadors remain celebrities – and often very well-paid ones – from Seville to Madrid to Pamplona.

By Michael Patrick Shiels.

The time-honored but modern day matadors remain celebrities – and often very well-paid ones – from Seville to Madrid to Pamplona.

In an old world country which celebrates the triumphant novels of literary giants Miguel de Cervantes Saavedra and Ernest Hemingway, the man fighting valiantly remains the ultimate celebrity. “Don Quixote,” in the pages of the work titles after him by Cervantes (1605), fought windmills imagined to be dragons, and in the subsequent musical “The Man of La Mancha” sang of the “impossible dream.” But the bulls Hemingway described in “The Sun Also Rises” (1926) and “Death in the Afternoon” (1932) are a real life nightmare to actual bullfighters. The time-honored but modern day matadors remain celebrities – and often very well-paid ones – from Seville to Madrid to Pamplona.

A visit to Madrid’s Las Ventas bullring – a 23,000-seat stadium – is to witness the primal bull battle Hemingway described as an art form, but it’s not for the squeamish – just as being a “torero” is not for the mild. As “The Sun Also Rises,” and the 1957 film version starring Ava Gardner, Tyrone Power, and Errol Flynn display, it’s not only courage but also a flair for the dramatic – glamour, grace and performance – which bullfighters must embrace and embody. Their elaborate, glittering costumes and effusive showmanship during the fight and in victory – when the matador walks around the ring holding aloft the ear of the fallen bull – is cheered by the crowds. To walk in their footsteps though, because they are often shadowed by an angry, half-ton horned creature, is not advisable for most people, but the opportunity to see bullfights in Madrid, Pamplona or Seville is accessible to visitors.

Occasionally, by special arrangement, a visit with a bullfighting star and the opportunity to watch him privately train up-close (and maybe even try your hand at it if you dare) can be obtained through Made For Spain And Portugal, a Madrid-based tour company specializing in authentic Spanish experiences.

Matador David Mora, one of Spain’s top-10 ranked stars of the ring, trains with smaller – but still dangerous – horned cows at Ganaderia El Ventorrillo, an elaborate bullring on a ranch 45 minutes outside Madrid in Robledo De Los Osillos. The facility has lodging for bullfighters, a bar and restaurant overlooking the ring with over 30 mounted trophy heads, and a museum of framed matador photos and artwork.

Want to drink like a matador?

Mora, 36, was sipping a Coca-Cola after a training session but thinking about switching to a glass of Spanish Rioja wine.

“I don’t feel like a celebrity,” he said, while his friend Javier translated. “I feel I am famous because of what I do and I want to be valued for what I do – not for who I am. Fame is something that appears and disappears.”

Mora, tall, dark, and handsome, has the movie star looks central casting would be looking for in an adventurous leading man.

“It’s not completely necessary for a bullfighter to look like I look, but the technique is very important,” he insisted. “You have to be brave. You might be real handsome, but without the technique and courage you would not be able to go to the bullring every night.”

Presumably, as Hemingway wrote and most clichés go, the torero’s do very well with adoring women. Do they all have a bit of “Don Juan,” the fictional Spanish womanizer written into legend by Tirso de Molina in 1630, in their blood?

“I am a man like any other man. I feel like a man, but it’s a cliché that matadors go after women. They go after women like anyone else. It’s fun to have the reputation,” Mora conceded, “but I am like any man.”

When asked which, based on Hemingway’s accounts of women and bulls in “The Son Also Rises,” Mora feared more, he laughed at the premise.

“Both of them can be dangerous. You know that an angry bull can be dangerous…but I am not making the same comparison but women can be as dangerous as a bull,” he insisted. “I am a great fan of Hemingway, not because he is a writer, but because of what he did for the world of bullfighting. He discovered what bullfighting was and translated, to American people, bullfighting is in an honest way. That is not easy to do. He was surrounded by the best matadors at the time and they taught him everything there was to learn around the Fiesta San Fermin in Pamplona. I am grateful Hemingway did that and showed the world how the world of the bulls was.”

Mora has also performed in Pamplona, which has the world’s third largest bull ring…and plenty of locals

“I feel both fear and respect every time I step into the arena. Each time I face death, admitted Mora, who nearly lost his life in Madridin 2014 when a bull named “Deslio” tossed and gored him repeatedly, slicing open his femoral vein.

“I was seconds away from death. I lost half of the volume of the blood in my body in 40-seconds and I almost lost my leg,” Mora said.

Hours of surgery and blood transfusions saved him, and his determination got Mora back into the bull ring after two years of recovery and sacrifice.

“After that, I became another man. Facing death so closely has changed me forever, but I still love my profession. I desire to have more evenings of glory,” said Mora, who admits his family members, who used to come watch him every time he performed, now refuse to attend because they are afraid for him. Instead he goes with God “Vaya con dios is a very common phrase in my profession.”

Mora’s colleague, Ivan Fandiño, from Bilbao, died in a ring in France two months before our interview after tripping on his cape and getting severely gored.

“We were friends but also close rivals. We spent hundreds of evenings together. We were the same age. When I heard about his death I felt very sorry. I will remember him forever and carry the sorrow with me. It has touched me deeply in my heart,” Mora said. “This kind of thing is going to be with me now for my entire life. Every time I go into the arena I am going to think of him…and also the risk I am taking.”

Source: Forbes

David Mora sale a hombros en Vistalegre

Por Andrés Amoros.

Primer festejo del año en Madrid (Vistalegre): la nobleza de los toros de La Palmosilla propicia que triunfen David Mora (que sale a hombros) y Paco Ureña (que corta una oreja); su flojera impide que el triunfo sea más rotundo. Toros nobles y flojos: ¿cuántas veces lo repetiremos, a lo largo de la temporada?

Mencionar Vista Alegre (así escrito, en dos palabras) supone, para los veteranos, recordar «la Chata» y a muchos nombres ilustres: los Dominguín, Curro Vázquez, Palomo Linares, el último brindis de Antonio Bienvenida … Ahora, este «Palacio Vistalegre» ha visto el duelo entre Iglesias y Errejón: ¡es demasiado salto! Este cómodo recinto cubierto debería ser escenario habitual de festejos taurinos, en el largo invierno, pero, aunque el Metro nos deja en la misma puerta, el coso no se llena.

Con más de treinta años, el murciano Paco Ureña ha logrado ser favorito de Las Ventas. Devuelto el flojísimo segundo, el sobrero es bonancible, le deja estar a gusto, encadenar ceñidas gaoneras y templados muletazos. Prefiero su clasicismo a los momentos en que hace la estatua, estilo José Tomás. Estocada desprendida: oreja. También se derrumba y es devuelto el quinto. El sobrero es flojo e incierto, Ureña se justifica pero el largo trasteo acaba impacientando al público.


El joven castellonense Varea mostró, de novillero, una personalidad irregular. José Manuel Montoliú me cantó las glorias de alguna de sus faenas. Necesita apretar, este año. Traza buenas verónicas en el tercero, que queda corto, desluce el trasteo, mal rematado. El sexto se le queda debajo, en los lances de recibo, le da un revolcón; apunta detalles, con la muleta, alarga la faena y pincha (su punto flaco).

Toros flojos y nobles: la historia de casi siempre. Aunque se esfuercen los diestros, el bondadoso público acaba encrespándose. Así seguiremos…

La certera publicidad de este festejo mencionaba Plazas que se han cerrado hace poco: La Coruña, Barcelona, Vitoria… ¡Que no suceda lo mismo con Vistalegre!

Corrida de Invierno en Vistalegre 

De SOL y SOMBRA.

El Palacio de Vistalegre de Madrid ya tiene cartel para la Corrida de Invierno que se celebrará en dicho recinto el próximo sábado 25 de febrero. 

El cartel que ha prestado Tauroemoción, al mando de Alberto García, esta compuesto por David Mora, Paco Ureña y Varea, con toros de la ganadería de La Palmosilla.

“Es un cartel de máxima categoría en un escenario emblemático”, señaló el joven empresario Alberto García,  quien añadió hizo un énfasis especial sobre los precios de las entradas: “Habrá una entrada general de 29 euros, con precios reducidos para jóvenes y jubilados. Además, 50 céntimos de cada entrada irán a las arcas de la Fundación del Toro de Lidia”.

Respecto al futuro de Vistalegre, comentó: “Dependiendo de la respuesta del público, que espero que sea importante porque el cartel lo merece, me plantearé de cara a un futuro próximo dar un serial de novilladas en esta plaza”.

****

Señores empresarios de México esto se llama profesionalismo, se anuncia una corrida con los toros por delante en el cartel como debe de ser, con tres meses de anticipación para que usted pueda planear su ida y con los precios perfectamente especificados con sus promociones y descuentos. 

Esto es lo que en México no hemos podido lograr hasta la fecha, profesionalizar con seriedad el espectáculo. 

Lo malo es que chango viejo no aprende maroma nueva.

Twitter @Twittaurino 

Feria de El Pilar: David Mora, exquisito, en su versión de San Isidro

Muy seria y variada corrida de Victoriano del Río. En la foto David Mora.

Por Carlos Ilián.

Si algo tiene esta feria del Pilar para el aficionado es que nunca se sabe lo que puede salir por la puerta de chiqueros y en la incertidumbre está muchas veces el interés. Y a estas alturas de la temporada se lidia lo último que queda en el campo. Precisamente entre ese residuo salen toros muy serios, muy cornalones, y algunos muy bravos y encastados. También el manso y el caifás de turno. Ayer la corrida de Victoriano del Río tuvo todo eso- Y el toro bueno, el tercero, nos dejó ver un David Mora exquisito, templadísimo y relajado, como el de San Isidro.

Su faena fue de gusto, de abandonarse en el muletazo. Por el pitón derecho lo bordó. Tenía la puerta grande a huevo pero un espadazo tendido necesitó de dos descabellos. En el sexto dejó algún muletazo de sabor pero el toro ya no era del antes. 

Juan Bautista no quiso ni ver al manso que abrió plaza pero en el cuarto, muy cornalón, se esmeró en la suerte natural enlazando los muletazos con su habitual cadencia.

El Fandi anduvo mareado con el tremendo toro de nombre Jungla, bravísimo en varas y con genio en los engaños. En el quinto, que se rajó, hubo recital de banderazos. 

Llama la atención que El Fandi, con muchos años de alternativa y con cientos de paseillos a sus espaldas, no sea capaz, mínimamente, de dar sensación de oficio y desenvoltura con el toro que plantea algún problema. Este torero se ha abandonado, definitivamente, al segundo tercio y lo demás, a verlas venir.

Plaza de Zaragoza. Quinta corrida. Media entrada. Toros de VICTORIANO DEL RÍO/CORTES (6), muy serios y de juego, hubo de todo, desde bravos en el caballo, nobles en la muleta hasta mansos. JUAN BAUTISTA (5), de caña y oro. Pinchazo y estocada delantera (silencio). Pinchazo, bajonazo y dos descabellos. Un aviso (saludos con protestas). EL FANDI (4), de burdeos y oro. Pinchazo, estocada corta y descabello. Un aviso (silencio). Pinchazo, estocada y dos descabellos (saludos con bronca). DAVID MORA (7), de verde manzana y oro. Estocada trasera y tendida y dos descabellos. Un aviso (una oreja). Estocaca corta (ovación).

Fuente: Marca

Ocho con Ocho: La gloria y el infierno Por Luis Ramón Carazo

image
David Mora en Las Ventas. Foto El Mundo.

El toreo como metáfora desde hace siglos refleja situaciones humanas que hace un péndulo en el que se columpia, la vida, la muerte, el éxito y el fracaso o peor aún la indiferencia hacia lo que acontece en el ruedo, que como el planeta es circular, aunque los expertos ahora apuntan a que su forma es más de papá que de esfera navideña.

Hace más de dos años en el ruedo de Las Ventas de Madrid,  se produjo un hecho poco común, el de que la corrida se tuviera que suspender por las heridas sufridas por los tres actuantes, uno de ellos David Mora dejó de actuar alrededor de 18 meses y durante los mismos había dudas de que pudiera recuperar sus facultades ya no para torear sino también para seguir adelante con su existencia.

Por ello el 24 de mayo era una fecha especial en el serial madrileño, reaparecía en el mismo lugar en el que fue herido el torero local, acompañado del cariño del público, que reconoce los esfuerzos y el calvario de la recuperación de tantos meses, de quién tuvo la voluntad y la fuerza para recuperarse del grave percance que por poco le cuesta perder una pierna.

Desde el principio disfrutó David del cariño de los aficionados que llenaron a tope la plaza, situación que no es fácil y sino pregúntele al Juli que en cuanto pisa el albero de Madrid pasa por el infierno de las protestas y diatribas por lo que se supone hace fuera y dentro de las plazas.

En su primer astado, un extraordinario toro de Alcurrucén de los hermanos Lozano, con el capote firmó unos lances bellísimos, para que la juventud representada por Roca Rey en su turno de quites hiciera, unos lances por saltilleras que provocaron la respuesta por gaoneras de David que prendió el entusiasmo del  conclave.

La faena de muleta, remontó lo que pudo haber sido otra tragedia para David cuando quiso pasarlo por su espalda y el toro lo enfrontiló, golpeándolo y dejándolo aturdido por un minuto, para regresar sin pensarlo a fundirse en vibrante faena con un gran astado de nombre Malagueño, coronando la faena con la espada y cimbrando a quienes fuimos testigos de su renacimiento como torero y como ser humano, las dos orejas fueron premio a su faena y al toro la vuelta al ruedo a sus restos.

David apunta para ser una de las cartas fuertes de la temporada.

En Córdoba ciudad de califas del toreo, la corrida del 27 de mayo de 2016, fue la presentación de Ginés Marín un joven extremeño que en su segunda corrida como matador de toros dio muestra de un sello propio al torear con gran profundidad a los toros de Núñez del Cuvillo, una oreja fue su premio,  pero deja la impresión de que hay con el tiempo un torero de altos vuelos.

Talavante muy bien y El Juli pasando desapercibido,  aparentando estar viviendo horas difíciles de conexión popular,  aunque en Toledo y Aranjuez por las mismas fechas es cierto triunfó como no lo pudo hacer en Córdoba y en Madrid.

Para cerrar dice la canción de Napoleón (recién puesto de moda por una nueva versión de algunos de sus muchos éxitos pasados) lo que un día fue no será y entre la lluvia pertinaz y la  poca asistencia del público el 28 de mayo de 2016, se suspendió una corrida de distintos hierros que iba a lidiar en solitario Finito de Córdoba, quién está urgido a 25 años de alternativa de un triunfo que le vuelva a colocar para pasar lista a la hora de conformar los carteles.

Así las cosas y al relance, unos viven la gloria y otros el infierno del toreo que para algunos es la vida misma reflejada en el ruedo.

FERIA DE SAN ISIDRO: Toros de alto riesgo y escasa rentabilidad

image

Por Antonio Lorca.

No fue una corrida de triunfo porque los toros de El Pilar no lo permitieron; no solo eran mansos, sosos y sin una gota de casta en las venas, sino de incierto comportamiento, pegajosos, esaboríos, sin gracia alguna, con ese peligro sordo que anuncia sin decirlo que te puede dar un susto cuando menos lo esperes. Toros exigentes que no ofrecían nada a cambio; mucho riesgo para una muy escasa rentabilidad. Que se lo pregunten, si no, a David Mora, que quiso justificarse de verdad ante su primero, un animal astifino, que lo miraba con mala cara y le propinó un sobresalto de aúpa; le había avisado el toro por el pitón izquierdo, y el torero se cruzó con valentía al pitón contrario con la muleta en la zurda, pero su oponente le dijo que ‘hasta ahí podía llegar la broma’, y le metió el pitón en la taleguilla, lo derribó y lo buscó con saña. No pasó nada, afortunadamente, pero el cuerno acababa en un alfiler.

Pero no fue un festejo desesperante porque hubo actitudes toreras y detalles que quedaron en la retina. Destacable fue la entrega de los tres espadas, muy valientes, aunque su beneficio fue más bien escaso; y hubo algo más: dos pares de banderillas extraordinarios, de los mejores de la feria, de Ángel Otero al segundo de la tarde, dejándose ver, y asomándose de verdad al balcón de unos pitones astifinos; otros dos de buena factura de Domingo Siro al tercero, y otros dos de Jesús Arruga -uno al tercero y otro al sexto-; y un buen puyazo de Tito Sandoval al tercero. Es verdad que no hubo orejas ni faenas de esencia, pero sí torería, y eso puede justificar una tarde sin aparentes alegrías.

El Fandi es el vivo retrato del torero atlético de hace ya no se sabe cuántas temporadas. Sigue recibiendo a sus toros con una larga cambiada de rodillas en el tercio, los banderillea con facultades y siempre a toro pasado, y, muleta en mano, hace lo que puede. Ayer no tuvo muchas opciones. Muy precavido ante el incierto que abrió el festejo, al que muleteó muy despegado, y poco pudo hacer ante el pegajoso cuarto mientras un murmullo ensordecedor cubría toda la plaza, entre los silbidos de unos y las palmas de otros.

Mora no pudo reverdecer los laureles de su reciente triunfo, pero se empeñó en no devolver las orejas que lo pasearon por la puerta grande. A base de valor se sobrepuso a la mala condición de su lote, y tanto se empeñó con su primero que se llevó la voltereta ya consignada. La nula fijeza del toro obligaba a la desconfianza, pero el torero se justificó con creces. La duda estriba en si hay que jugárselas con los toros malos o esa heroicidad debe quedar reservada para los encastados. Una cornada, tan inoportuna como todas, en este momento dulce de su carrera hubiera sido un duro golpe. Tiró de oficio ante el quinto, protestado por gran parte del público, y eso le permitió comprometerse solo lo justo.

Y López Simón suplió con valor las carencias de sus toros y las suyas propias. Se quedó muy quieto, expuso los muslos, fue capaz de ligar alguna tanda a su primero y consiguió la atención del público. Alargó la faena sin motivo -nunca lo hay- y la gente le pidió la hora. Un marmolillo era el sexto, y tantos trapazos le dio que los tendidos le conminaron a que acabara ya el tormento mientras muchos pedían a voces ‘toro, toro’.

El Pilar/El Fandi, Mora, López Simón

Toros de El Pilar, -el sexto, devuelto-, correctos de presentación, mansos, descastados y sin clase; sobrero de Toros de Salvador Domecq, manso y descastado.

David Fandila El Fandi: media estocada (silencio); estocada (silencio).

David Mora: pinchazo, estocada _aviso_ (silencio); estocada (silencio).

López Simón: _aviso_ estocada baja (ovación); casi entera (silencio).

Plaza de Las Ventas. 27 de mayo. Vigésima segunda corrida de feria. Lleno de ‘no hay billetes’.

La corrida de hoy

Sábado, 28 de mayo. Espectáculo de rejoneo. Vigésima tercera corrida de feria.

Toros despuntados de Benítez Cubero, para Rui Fernandes, Sergio Galán y Joao Moura.

Publicado en El País

FERIA DE SAN ISIDRO: Mora y ‘Malagueño’ engrandecen el toreo

image

El torero madrileño reapareció y cortó las dos orejas a un toro de encastada nobleza al que se le premió con la vuelta al ruedo

Por Antonio Lorca.

La lidia del segundo toro fue toda ella una película de arrebatadora pasión, desbordante entusiasmo y seductora conmoción; y lo fue porque había en la plaza un torero resucitado, que hace dos años y cinco días comprobó cómo se le escapaba la vida a borbotones en este mismo ruedo; porque salió un toro de bandera, guapo de hechuras, descarado de pitones, que embistió a la muleta de manera antológica, con un galope codicioso, y encastada nobleza, e inundó de alegría la fiesta; y porque se unió el cielo con la tierra, una cerrada ovación de bienvenida a David Mora cuando se rompió el paseíllo, un emotivo brindis del torero al jefe del equipo médico que le devolvió la vida, y porque el resultado final fue un triunfo apoteósico de los dos protagonistas, toro y torero, que es como decir una conquista histórica de la tauromaquia.

Lo que es la vida. Quién le iba a decir a David Mora que su reencuentro con Las Ventas iba a tener como protagonista a Malagueño, un toro de Alcurrucén, de 563 kilos de peso, que fue el mejor compañero que el torero jamás pudo imaginar en el más dulce de sus sueños. Y todo, después de dos años de sufrida rehabilitación, de desesperación a veces, y de un porvenir cargado de dudas. Se dice, y aseguran que es verdad, que Mora ha renunciado a un indemnización millonaria y a una más que apetitosa mensualidad de un seguro de accidente por volver a vestir el traje de luces. Si es así, nunca el sacrificio por una vocación tuvo mejor recompensa. Esa puerta grande de Madrid que ha disfrutado no tiene precio, y no hay millones para pagarla.

Al primer capotazo, Malagueño le puso los astifinos pitones en la cara; repuesto del susto, Mora lo capoteó con buen gusto a la verónica. El animal no hizo una buena pelea en varas, pues aunque acudió de largo en el segundo puyazo, de los dos salió suelto tras una pela sin ardor de toro bravo. Lo citó Roca Rey por saltilleras y consiguió el favor del público, lo que obligó a Mora a demostrar que la experiencia es un grado con unas ajustadas gaoneras.

Persiguió el toro al galope en banderillas, y llegó al tercio final con la boca cerrada y en actitud de guerra. Esperó a Mora en las tablas, y desde la raya del tercio lo llamó el torero para recibirlo con un pase cambiado por la espalda. Tardó el toro en embestir, pero lo hizo con la fortaleza de un trailer y atropelló al de luces, lo lanzó por los aires y Mora se dio una impresionante costalada de que la que salió con el cuerpo desmadejado y la mirada perdida.

Una vez repuesto, se obró el milagro. Dos estatuarios y un par de elegantísimos recortes dieron paso a un maravilloso espectáculo para los sentidos y el alma. Embestía el toro con las entrañas, humillado siempre y fija la mirada en la muleta, que manejó con soltura y temple el torero en una repetición incansable de redondos hilvanados que enloquecieron a los tendidos. La faena perdió fuelle con la zurda, pero fue toda ella el merecido colofón a un derroche de encastada nobleza de un toro excepcional para la muleta. Mató de una certera estocada y la plaza se pobló de pañuelos: dos orejas para el torero, y la vuelta al ruedo para el rey de la dehesa, que elevó a las alturas la casta brava. ¡El toreo es grandeza, y ya está…!

El resto del festejo tuvo poca historia. Los toros, mansos y complicados. Urdiales, en horas preocupantes y bajas. Con actitud de perdedor, se pierde. Roca Rey, valentísimo y entregado toda la tarde. Y dos pares de banderillas extraordinarios de Ángel Otero al quinto, y dos brindis —de Mora y Roca— al premio Nobel Vargas Llosa. Y todo el mundo más contento que unas castañuelas… Olé.

 ALCURRUCÉN / URDIALES, MORA, ROCA REY

Toros de Alcurrucén, bien presentados, mansos, broncos y deslucidos; el segundo cumplió en el caballo y fue codicioso y boyante en la muleta. Se le premió con la vuelta al ruedo.

Diego Urdiales: pinchazo, media, un descabello —aviso— y cuatro descabellos (silencio); estocada (silencio).

David Mora: estocada (dos orejas); media baja (silencio). Salió a hombros por la puerta grande.

Andrés Roca Rey: estocada baja (ovación); gran estocada —aviso— (ovación).

Plaza de Las Ventas, 24 de mayo. Decimonovena corrida de feria. Lleno.

Publicando en El País