Archivo de la categoría: David Mora

Confessions Of A Real Life Bullfighter

David Mora, Bullfighter.

The time-honored but modern day matadors remain celebrities – and often very well-paid ones – from Seville to Madrid to Pamplona.

By Michael Patrick Shiels.

The time-honored but modern day matadors remain celebrities – and often very well-paid ones – from Seville to Madrid to Pamplona.

In an old world country which celebrates the triumphant novels of literary giants Miguel de Cervantes Saavedra and Ernest Hemingway, the man fighting valiantly remains the ultimate celebrity. “Don Quixote,” in the pages of the work titles after him by Cervantes (1605), fought windmills imagined to be dragons, and in the subsequent musical “The Man of La Mancha” sang of the “impossible dream.” But the bulls Hemingway described in “The Sun Also Rises” (1926) and “Death in the Afternoon” (1932) are a real life nightmare to actual bullfighters. The time-honored but modern day matadors remain celebrities – and often very well-paid ones – from Seville to Madrid to Pamplona.

A visit to Madrid’s Las Ventas bullring – a 23,000-seat stadium – is to witness the primal bull battle Hemingway described as an art form, but it’s not for the squeamish – just as being a “torero” is not for the mild. As “The Sun Also Rises,” and the 1957 film version starring Ava Gardner, Tyrone Power, and Errol Flynn display, it’s not only courage but also a flair for the dramatic – glamour, grace and performance – which bullfighters must embrace and embody. Their elaborate, glittering costumes and effusive showmanship during the fight and in victory – when the matador walks around the ring holding aloft the ear of the fallen bull – is cheered by the crowds. To walk in their footsteps though, because they are often shadowed by an angry, half-ton horned creature, is not advisable for most people, but the opportunity to see bullfights in Madrid, Pamplona or Seville is accessible to visitors.

Occasionally, by special arrangement, a visit with a bullfighting star and the opportunity to watch him privately train up-close (and maybe even try your hand at it if you dare) can be obtained through Made For Spain And Portugal, a Madrid-based tour company specializing in authentic Spanish experiences.

Matador David Mora, one of Spain’s top-10 ranked stars of the ring, trains with smaller – but still dangerous – horned cows at Ganaderia El Ventorrillo, an elaborate bullring on a ranch 45 minutes outside Madrid in Robledo De Los Osillos. The facility has lodging for bullfighters, a bar and restaurant overlooking the ring with over 30 mounted trophy heads, and a museum of framed matador photos and artwork.

Want to drink like a matador?

Mora, 36, was sipping a Coca-Cola after a training session but thinking about switching to a glass of Spanish Rioja wine.

“I don’t feel like a celebrity,” he said, while his friend Javier translated. “I feel I am famous because of what I do and I want to be valued for what I do – not for who I am. Fame is something that appears and disappears.”

Mora, tall, dark, and handsome, has the movie star looks central casting would be looking for in an adventurous leading man.

“It’s not completely necessary for a bullfighter to look like I look, but the technique is very important,” he insisted. “You have to be brave. You might be real handsome, but without the technique and courage you would not be able to go to the bullring every night.”

Presumably, as Hemingway wrote and most clichés go, the torero’s do very well with adoring women. Do they all have a bit of “Don Juan,” the fictional Spanish womanizer written into legend by Tirso de Molina in 1630, in their blood?

“I am a man like any other man. I feel like a man, but it’s a cliché that matadors go after women. They go after women like anyone else. It’s fun to have the reputation,” Mora conceded, “but I am like any man.”

When asked which, based on Hemingway’s accounts of women and bulls in “The Son Also Rises,” Mora feared more, he laughed at the premise.

“Both of them can be dangerous. You know that an angry bull can be dangerous…but I am not making the same comparison but women can be as dangerous as a bull,” he insisted. “I am a great fan of Hemingway, not because he is a writer, but because of what he did for the world of bullfighting. He discovered what bullfighting was and translated, to American people, bullfighting is in an honest way. That is not easy to do. He was surrounded by the best matadors at the time and they taught him everything there was to learn around the Fiesta San Fermin in Pamplona. I am grateful Hemingway did that and showed the world how the world of the bulls was.”

Mora has also performed in Pamplona, which has the world’s third largest bull ring…and plenty of locals

“I feel both fear and respect every time I step into the arena. Each time I face death, admitted Mora, who nearly lost his life in Madridin 2014 when a bull named “Deslio” tossed and gored him repeatedly, slicing open his femoral vein.

“I was seconds away from death. I lost half of the volume of the blood in my body in 40-seconds and I almost lost my leg,” Mora said.

Hours of surgery and blood transfusions saved him, and his determination got Mora back into the bull ring after two years of recovery and sacrifice.

“After that, I became another man. Facing death so closely has changed me forever, but I still love my profession. I desire to have more evenings of glory,” said Mora, who admits his family members, who used to come watch him every time he performed, now refuse to attend because they are afraid for him. Instead he goes with God “Vaya con dios is a very common phrase in my profession.”

Mora’s colleague, Ivan Fandiño, from Bilbao, died in a ring in France two months before our interview after tripping on his cape and getting severely gored.

“We were friends but also close rivals. We spent hundreds of evenings together. We were the same age. When I heard about his death I felt very sorry. I will remember him forever and carry the sorrow with me. It has touched me deeply in my heart,” Mora said. “This kind of thing is going to be with me now for my entire life. Every time I go into the arena I am going to think of him…and also the risk I am taking.”

Source: Forbes

Anuncios

CONTRAQUERENCIA | TERCERA DE FERIA DE SAN ISIDRO 2017: Tres avisos


Por Jorge F. Hernández.

Se escucha el primer aviso de un desahucio no en la variable multitud ajena a toda tauromaquia que se reúne para exigir la desaparición de las corridas de toros, sino en los propios gazapos, atropellos y erratas que de pronto parecen volverse costumbre en el transcurso de una lidia donde los toros relucen su mansedumbre, además peligrosa, y en particular la del llamado “Carapuerco Segundo” que salió a a la arena con ganas de brincar al callejón, huir de nuevo al campo y pintarse de rosa las pezuñas, con ese trotecillo de vaca lechera que compartió con otros de sus hermanos lidiados hoy con el hierro de El Pilar

El descaste y eso que llaman equivocadamente falta de raza (pues no dejan de ser bovinos) es un aviso de la coladera por donde nos podemos cargar todo esto en el transcurso de una tarde: animales que aunque sean bien presentados y presuman su trapío en fotos de perfil, luego salen al sol con la nefanda propensión a la distracción con golondrinas, con menos codicia que un niño sin dulces y una abnegada sosería que en nada hace eco de la bravura ancestral de su genética.

El segundo aviso de un probable hundimiento se filtra en la saliva de los propios aficionados que pasan de la justificada protesta por cualquier desorden o desgracia de la lidia al abierto encono encolerizado, ensañándose con un torero al que apenas hace una docena de meses recibía de pie por el milagro de su resurrección y la epifanía innegable de un faenón de dos orejas y Puerta Grande. Hay días en que la mala leche se descuelga de los tendidos de Las Ventas (desde los aplausos sincronizados de los llamados puristas y el necio gritito de quien se cree geómetra de la posición perfecta de las zapatillas sobre la arena sin ayuda de catalejos) pero también en la ira que se ha manifestado en ciertos estadios de futbol y quizá incluso en el otrora impecable silencio de las canchas de tierra batida del tenis.

El tercer aviso suena en el silencio de la tinta más bien biliar con la que ciertos sabelotodos opinan por opinar y confunden la etimología del héroe o del heroísmo con la engañosa miopía de glorificar lo banal, enaltecer lo cotidiano o descontextualizar el aura de los toreros avalando entonces la supuesta heroicidad de los narcotraficantes ya como personajes de Netflix o ¿será que en verdad es un héroe el malencarado conserje de un edificio que duerme todo el día y desatiende las labores de su oficio, mientras lee a deshoras la correspondencia de los inquilinos con el auxilio de la llave maestra de los buzones?

Publicado en El País

Lunes de @Taurinisimos 108 – Cierre Feria de Abril, Sevilla y San Marcos 2017.

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del lunes 8 de Mayo de 2017. Conducen Miriam Cardona @MyRyCar y Luis Eduardo Maya Lora @CaballoNegroII.

Actualidad Taurina.

Cierre FNSM Aguascalientes, 2017.

Enlace con Sergio Martín del Campo, crítico taurino.

Corridas Feria de Abril, Sevilla 2017.

Recuerdo de Manuel Montoliú en su XXV Aniversario Luctuoso.

Faenas de Ferrera, Morante, Roca Rey, Castella y encierros de Jandilla, Victoriano del Río, Victorino Martín, entre otros.

Foto: Muriel Feiner.

Producción: Miguel Ramos.
Operación: Abraham Romero.

La próxima emisión de #Taurinísimo será el próximo viernes 12 de Mayo de 2017 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

FB/Taurinísimo

David Mora sale a hombros en Vistalegre

Por Andrés Amoros.

Primer festejo del año en Madrid (Vistalegre): la nobleza de los toros de La Palmosilla propicia que triunfen David Mora (que sale a hombros) y Paco Ureña (que corta una oreja); su flojera impide que el triunfo sea más rotundo. Toros nobles y flojos: ¿cuántas veces lo repetiremos, a lo largo de la temporada?

Mencionar Vista Alegre (así escrito, en dos palabras) supone, para los veteranos, recordar «la Chata» y a muchos nombres ilustres: los Dominguín, Curro Vázquez, Palomo Linares, el último brindis de Antonio Bienvenida … Ahora, este «Palacio Vistalegre» ha visto el duelo entre Iglesias y Errejón: ¡es demasiado salto! Este cómodo recinto cubierto debería ser escenario habitual de festejos taurinos, en el largo invierno, pero, aunque el Metro nos deja en la misma puerta, el coso no se llena.

Con más de treinta años, el murciano Paco Ureña ha logrado ser favorito de Las Ventas. Devuelto el flojísimo segundo, el sobrero es bonancible, le deja estar a gusto, encadenar ceñidas gaoneras y templados muletazos. Prefiero su clasicismo a los momentos en que hace la estatua, estilo José Tomás. Estocada desprendida: oreja. También se derrumba y es devuelto el quinto. El sobrero es flojo e incierto, Ureña se justifica pero el largo trasteo acaba impacientando al público.


El joven castellonense Varea mostró, de novillero, una personalidad irregular. José Manuel Montoliú me cantó las glorias de alguna de sus faenas. Necesita apretar, este año. Traza buenas verónicas en el tercero, que queda corto, desluce el trasteo, mal rematado. El sexto se le queda debajo, en los lances de recibo, le da un revolcón; apunta detalles, con la muleta, alarga la faena y pincha (su punto flaco).

Toros flojos y nobles: la historia de casi siempre. Aunque se esfuercen los diestros, el bondadoso público acaba encrespándose. Así seguiremos…

La certera publicidad de este festejo mencionaba Plazas que se han cerrado hace poco: La Coruña, Barcelona, Vitoria… ¡Que no suceda lo mismo con Vistalegre!

Bilbao: Lea Vicens hace el toreo a caballo, pero las orejas y la puerta para Pablo y Andy

Por ​Carlos Ilián.

Esta vez al presidente, tan firme siempre, se le fue la mano, o sea el pañuelo, regalando dos orejas a Pablo Hermoso por un rejonazo de muerte en el cuarto toro y no ha tenido más remedio que conceder también dos orejas a Cartagena en el quinto. Pero ni uno ni otro merecían tan suculento obsequio del palco. Pablo había estado simplemente mal en su primero y solo eficaz en el otro. Pero ese rejonazo tuvo efecto letal en el toro y reblandeció a Matias.

Andy Cartagena montó un circo en sus dos toros, con demagógicas concesiones a la galería y caballazos de todo tipo. Con ese argumento se lleva tres orejas de Bilbao. 

Bien, lo dicho, Pablo y Andy en hombros, ¿Y Lea Vicens?. No, ella se fue por su propio pie y sin embargo había realizado, de lejos, lo más serio, el mejor toreo a caballo, especialmente en su primer toro. Medida, certera en banderillas, dominando el quiebro.  Una revelación esta francesa en su mejor actuación en una gran plaza. ¿Verdad, don Ángel Peralta que su alumna tiene mucho futuro? 

Plaza de Vista Alegre. Media entrada. Toros de SÁNCHEZ Y SÁNCHEZ (7), de buen juego para el toreo a caballo. PABLO HERMOSO(5). Rejón en el costillar (silencio). Rejón (dos orejas). ANDY CARTAGENA (5). Rejón trasero (oreja). Rejón (dos orejas). LEA VICENS (7). Dos pinchazos, rejón y descabello (vuelta). Rejón (una oreja)

Fuente: Marca

OPINIÓN: De película

Por Rafael Cué.

David Mora es un torero madrileño de 35 años; su concepto del toreo es clásico, elegante, sobrio y refinado. Con 14 años se enroló en la Escuela Taurina “La Princesa”, en la localidad de Alcorcón, y ahí comenzó la aventura. Cuatro años más tarde ingresó a la escuela taurina “Marcial Lalanda”, de Madrid. Asiduo participante de las capeas en la región de Guadalajara, España, donde le curtieron el carácter. Cualquier sacrificio era válido con tal de ponerse delante de un toro aunque fuera en la calle de algún pueblo serrano.

Así llegó la alternativa y la vuelta a empezar en esa incansable lucha por ser torero. Momentos buenos, momentos malos, como todos. El sacrificio como norma de vida y la ilusión puesta en un sueño. Llegaban los triunfos y la hora de dar la cara ante el toro en las grandes plazas y las grandes ferias, alternando con las figuras. El sueño se empezaba a cumplir, la responsabilidad creció y David dio la talla.

San Isidro 2014, Madrid, 21 de mayo. En el primer toro de la tarde, de nombre “Deslío”, de la ganadería de El Ventorrillo, David se fue a hincar frente a la puerta de toriles para pegarle una larga cambiada al toro y así demostrar sus intenciones; el toro salió y se abrió un poco a la izquierda, quedando David un tanto atravesado, el toro lo vio y se fue por él como un tren, David hizo la suerte, pero el toro no obedeció al capote y se lo llevó por delante con el pitón derecho apuntándole en la ingle al matador; al sentir al torero volvió por él, y cornándolo en la axila le dio escalofriante voltereta, con celo le pegó hasta cinco viajes con brutal violencia, el quinto derrote lo encontró inerte en el ruedo y le metió todo el pitón derecho en la parte superior del muslo izquierdo, lanzándolo varios metros adelante. Escenas dramáticas que muestran la crudeza del toreo y el poder de un toro. Escasos segundos que parecieron una eternidad. Un capote desvió la atención del toro, David intentó incorporarse y de su muslo brotó un chorro de sangre como tributo al sueño de ser torero. Se le iba la vida al hombre, lo levantaron y lo llevaron al quirófano, donde el Dr. García Padrós, un ángel del cielo puesto en esta tierra, tras seis horas de operación le salvó la vida. Arrancamiento de femoral, tremendos destrozos, además de una brutal golpiza y otra cornada menos grave en la axila.

El torero empezó de nuevo. Cero sensibilidad en la pierna y pérdida de movilidad. La vida siguió, la fiesta continuó con sus ferias y carteles, y David era un recuerdo ante la preocupación por su estado físico. El toreo es muy duro, es complicado imaginar lo que estos hombres son capaces de aguantar, de sufrir y de pelear por estar en la cara de un toro y ofrendar su vida con el objetivo de crear arte y alimentar el alma.

En el silencio, con discreción, sin vender la tragedia, David empezó a lidiar al toro que el destino le puso enfrente. Otra prueba más al espíritu de los valientes. Miles de horas de sufrimiento en una sala de rehabilitación, un súper atleta postrado en una colchoneta sufriendo para levantar 20 centímetros la pierna. En la mente, el toro, sólo el toro, ese animal poderoso, majestuoso, capaz de arrancarle la vida a un hombre con la certeza de un pitón y la fuerza descomunal de su ser. “Te ofrezco mi vida, toro, a cambio de darle gloria a tu vida”.

638 días después de la brutal cornada, David reapareció en Vistalegre y las sensaciones eran buenas. Valencia, Sevilla y Leganés avalaron el momento y la resurrección de un torero.

Miércoles 25 de mayo, Las Ventas de Madrid recibió a David con una clamorosa ovación tras el paseíllo y el torero lloraba, la emoción era enorme y el gesto de torería por parte de la afición conmovió. “Malagueño”, de Alcurrucén, pisó el ruedo; toro precioso de hechuras que empezó a embestir de forma extraordinaria. El destino le pagó a David las horas de sufrimiento, “Malagueño” le entregó su vida como tributo de todos los toros del mundo que mueren en un ruedo para darle vida a un arte que no todo el mundo aprecia. El toro bravo es el principal actor de la fiesta, sus valores, la bravura y nobleza le devolvieron a David en unos instantes la grandeza de su oficio. Se dio el milagro, un toro bravo entregado a la muleta de un hombre que sigue dispuesto a pagar con su vida la gloria de ser torero. ¡Qué grandeza!

Hoy la humanidad descarriada de sus valores, confundida, humanizando al perro e ignorando a sus semejantes, no se detiene a pensar y a reencontrar su esencia. Los valores de la tauromaquia nos guían a quienes amamos este arte para poder lidiar el mundo que hoy nos toca.

Faena, estocada y dos orejas con vuelta al ruedo al toro. David, que dos años antes entregaba su vida en el ruedo, el pasado 25 de mayo salió a hombros por la puerta grande. De película.

Twitter: @rafaelcue

Publicado en El Financiero

FERIA DE SAN ISIDRO: Mora y ‘Malagueño’ engrandecen el toreo

image

El torero madrileño reapareció y cortó las dos orejas a un toro de encastada nobleza al que se le premió con la vuelta al ruedo

Por Antonio Lorca.

La lidia del segundo toro fue toda ella una película de arrebatadora pasión, desbordante entusiasmo y seductora conmoción; y lo fue porque había en la plaza un torero resucitado, que hace dos años y cinco días comprobó cómo se le escapaba la vida a borbotones en este mismo ruedo; porque salió un toro de bandera, guapo de hechuras, descarado de pitones, que embistió a la muleta de manera antológica, con un galope codicioso, y encastada nobleza, e inundó de alegría la fiesta; y porque se unió el cielo con la tierra, una cerrada ovación de bienvenida a David Mora cuando se rompió el paseíllo, un emotivo brindis del torero al jefe del equipo médico que le devolvió la vida, y porque el resultado final fue un triunfo apoteósico de los dos protagonistas, toro y torero, que es como decir una conquista histórica de la tauromaquia.

Lo que es la vida. Quién le iba a decir a David Mora que su reencuentro con Las Ventas iba a tener como protagonista a Malagueño, un toro de Alcurrucén, de 563 kilos de peso, que fue el mejor compañero que el torero jamás pudo imaginar en el más dulce de sus sueños. Y todo, después de dos años de sufrida rehabilitación, de desesperación a veces, y de un porvenir cargado de dudas. Se dice, y aseguran que es verdad, que Mora ha renunciado a un indemnización millonaria y a una más que apetitosa mensualidad de un seguro de accidente por volver a vestir el traje de luces. Si es así, nunca el sacrificio por una vocación tuvo mejor recompensa. Esa puerta grande de Madrid que ha disfrutado no tiene precio, y no hay millones para pagarla.

Al primer capotazo, Malagueño le puso los astifinos pitones en la cara; repuesto del susto, Mora lo capoteó con buen gusto a la verónica. El animal no hizo una buena pelea en varas, pues aunque acudió de largo en el segundo puyazo, de los dos salió suelto tras una pela sin ardor de toro bravo. Lo citó Roca Rey por saltilleras y consiguió el favor del público, lo que obligó a Mora a demostrar que la experiencia es un grado con unas ajustadas gaoneras.

Persiguió el toro al galope en banderillas, y llegó al tercio final con la boca cerrada y en actitud de guerra. Esperó a Mora en las tablas, y desde la raya del tercio lo llamó el torero para recibirlo con un pase cambiado por la espalda. Tardó el toro en embestir, pero lo hizo con la fortaleza de un trailer y atropelló al de luces, lo lanzó por los aires y Mora se dio una impresionante costalada de que la que salió con el cuerpo desmadejado y la mirada perdida.

Una vez repuesto, se obró el milagro. Dos estatuarios y un par de elegantísimos recortes dieron paso a un maravilloso espectáculo para los sentidos y el alma. Embestía el toro con las entrañas, humillado siempre y fija la mirada en la muleta, que manejó con soltura y temple el torero en una repetición incansable de redondos hilvanados que enloquecieron a los tendidos. La faena perdió fuelle con la zurda, pero fue toda ella el merecido colofón a un derroche de encastada nobleza de un toro excepcional para la muleta. Mató de una certera estocada y la plaza se pobló de pañuelos: dos orejas para el torero, y la vuelta al ruedo para el rey de la dehesa, que elevó a las alturas la casta brava. ¡El toreo es grandeza, y ya está…!

El resto del festejo tuvo poca historia. Los toros, mansos y complicados. Urdiales, en horas preocupantes y bajas. Con actitud de perdedor, se pierde. Roca Rey, valentísimo y entregado toda la tarde. Y dos pares de banderillas extraordinarios de Ángel Otero al quinto, y dos brindis —de Mora y Roca— al premio Nobel Vargas Llosa. Y todo el mundo más contento que unas castañuelas… Olé.

 ALCURRUCÉN / URDIALES, MORA, ROCA REY

Toros de Alcurrucén, bien presentados, mansos, broncos y deslucidos; el segundo cumplió en el caballo y fue codicioso y boyante en la muleta. Se le premió con la vuelta al ruedo.

Diego Urdiales: pinchazo, media, un descabello —aviso— y cuatro descabellos (silencio); estocada (silencio).

David Mora: estocada (dos orejas); media baja (silencio). Salió a hombros por la puerta grande.

Andrés Roca Rey: estocada baja (ovación); gran estocada —aviso— (ovación).

Plaza de Las Ventas, 24 de mayo. Decimonovena corrida de feria. Lleno.

Publicando en El País

David Mora: “Volver a Madrid es reencontrarme con muchos recuerdos”

David Mora durante una entrevista.

Por Javier López.

Madrid, 22 may (EFE).- El torero David Mora, que el martes reaparece en Las Ventas tras dos años apartado de los ruedos por la terrorífica cornada que sufrió en la Feria de San Isidro de 2014, ha confesado en una entrevista a Efe que volver a Madrid es “reencontrarme con muchos recuerdos”.

Dos años y cinco días han pasado desde que el toro “Deslío”, de la ganadería de El Ventorrillo prendiera violentamente a Mora en el saludo a portagayola, infiriéndole una de las más graves cornadas que se recuerdan en los últimos años en Madrid, una herida de 30 centímetros en el muslo izquierdo que le seccionó la vena femoral, además de producirle importantísimas lesiones musculares.

Sin embargo, 735 días después, Mora vuelve al mismo escenario en el que a punto estuvo de perder la vida para tratar de “cerrar un ciclo” y demostrar que se encuentra recuperado para competir y entrar nuevamente en las grandes ferias, tal y como venía haciendo hasta aquel 20 de mayo de 2014.

“Físicamente la evolución es muy buena, aunque por momentos tenga alguna deficiencia en la pierna por el problema aquel del cuádriceps que no crecía. Ahora es un tema mío, aunque gracias a todo lo que he toreado en el campo y a las actuaciones que llevo este año creo que he logrado sanar parte de esa cicatriz mental para volver a creerme que soy capaz de hacer otra vez lo mismo de antes”, añade.

Lo único que le falta ahora es llegar a “ese final del camino” que es volver a Madrid “como si no hubiese pasado nada”, y, sobre todo, “dar buena imagen”, estar a la altura de las circunstancias y de la exigencia que siempre supone actuar en la Monumental madrileña, y demostrar así que “se ha recuperado al torero”.

“Estoy ya con ganas de volver a la plaza que me lo ha dado todo. Estoy muy mentalizado desde hace mucho tiempo, también me siento preparado física y mentalmente. Todo este tiempo de dura lucha diaria tiene que servir para que, al menos, el martes me vean como si nunca hubiera estado parado. Ese el objetivo fundamental”, manifiesta Mora.

Lo que no podrá evitar el espada madrileño será el “reencuentro” con muchos recuerdos, “no sólo del día de la cornada, sino también de tantas tardes buenas e inolvidables, tanto de triunfos como de sinsabores”.

Mora hará el paseíllo en Madrid los días 24 y 27 de mayo con las corridas de Alcurrucén y El Pilar, y actuando al lado de Diego Urdiales, El Fandi y, especialmente, de dos jóvenes valores del toreo actual como el peruano Andrés Roca Rey y Alberto López Simón.

“Son dos tardes muy importantes, y para mí es un honor poder compartir cartel con todos ellos. En el caso de los más jóvenes es verdad que son los que ahora está pegando fuerte, pero lo importante es reivindicarse tarde tras tarde y ser capaz de seguir ahí arriba”, reconoce.

“Todos hemos jugado con la novedad; incluso yo ahora también me vuelvo a sentir novedad por lo que me ha pasado, pero no como torero. Ojalá que surja esa tarde en la que los toros embistan y todos seamos capaces de sacar nuestra personalidad en el ruedo”, apostilla Mora.

Una personalidad y un concepto del toreo que, en el caso de David Mora, ha sufrido también una evolución. “Sobre todo en la manera de tomarme las cosas, de disfrutar para uno mismo, y eso solo se aprende con el tiempo”, enfatiza.

“Cuando eres joven te impulsa mucho moverte por estadísticas, el cortar las orejas hagas o no el toreo fundamental; pero hoy día busco torear como siempre he soñado, aunque, evidentemente, puntuar siga siendo fundamental”, apostilla Mora.

Por último, Mora no ha querido olvidarse de todas las personas que han estado pendientes de él durante todo este tiempo: “No sé cómo podré corresponder tanto cariño recibido, me ha dado muchísimas fuerzas para luchar y tirar hacia adelante; por todos ellos está otra vez aquí David Mora; jamás lo olvidaré”.

Publicado en: http://www.wradio.com