Archivo de la categoría: Andres Roca Rey

El Perú de oro… Por Bardo de la Taurina

Escuchando esa voz, esa personalidad, esa manera de trasmitir, esa manera de atrapar, esa manera de expresar, esa manera de interpretar, esa sensualidad que en un jadeo se vuelve cachondería que posee y explota la peruana Eva Ayllon la que nos lleva de los géneros afroperuanos a los valses andinos, toda una mujer que le ha enseñado al mundo de la música, que en esta vida, las mujeres pa’ triunfar, necesitan redondear, no solo en atributos, no solo en cualidades, sino en todo, porque hoy pa’ triunfar se necesitan todos los números del Melate, y ya que se tienen, pues hay que tenerlos alineaditos o sea algo más que canijo, así surge ese himno que fue en lo que se convirtió ‘Cuando llora mi guitarra’ y la hoy “Reina de Landó” empieza a darle propulsión al acenso hasta enfilarse a la nominación de los Premios Grammy.

En esas estaba del gozo de lo musical y de la elevación por los vientos de los incas, cuando una mexicana me vuelve a remontar a esas tierras peruanas tan ligadas a la belleza, es la matadora “Lupita López”, a quien recuerdo en esa alternancia de campo, en el paraíso de los ganaderos, no del brillo sino del oro mismo que lo son los patrones de ‘San Simón’, los hermanos Sánchez Paredes, quienes como dueños de yacimientos minerales de plata y oro están acostumbrado a los valores y las joyas, así que no es de extrañarse que por esos lares le abriesen de par en par las puertas a su paisano que lo es de oro macizo Andrés Roca Rey, así como a la gema sureña “Lupita López” que en orfebrería torera anduvo compartiendo la diadema de la bravura, bajo la mirada del diestro apoderado Don Amado Luna.

Hombre de conceptos más que interesantes, quien considera el toreo como una cultura artesanal y por ello no concibe ni permite que a los artesanos se les regatee la paga por la aportación a las tradiciones, que eso es lo artesanal comenzando por la torería, a la que nunca se estará de acuerdo se les limite sus pagas, máxime que pa’ crear sus obras artesanales y únicas por instrumento principal llevan el alma y ponen su vida por delante, en una liturgia que siempre que sea realizada como pieza única, debe de ser redituable en todos los sentidos, Don Amado Luna desde aquellas tierras blancas nos comenta que la torera a la que apodera está transitando por una sinfonía de amplitud de repertorio y más aún de sello propio.

Y lo anterior me lleva a preguntarme y si el toreo encuentra su máxima expresión en la joyería de lo artesanal, ¿Qué van a hacer? los toreros con algunas excepciones de la última década, han sido fabricados con los moldes piratas o troqueles de imitación que fabricaron con plomo desechable los apoderados y empresarios, basándose en esas piezas originales ‘Made in Spain’ cuyas marcas ya son de sobra conocidas y de alguna manera vislumbran una no muy lejana retirada y es que las grandes marcas se volverán piezas casi de exhibición “Pepe Tomy” alias José Tomás marcó la pauta hace tiempo, “Morante de la Puebla” ya le bajo a la frecuencia, su Majestad Enrique Ponce se ha venido dejando ver menos, lo mismo que Julián López “El Juli” lo hará la próxima temporada y así los clásicos llegaran a ser solo clásicos, lo cual es mucho decir, pero ya no serán moda.

Y entonces la pregunta es; ¿Qué van hacer o que va hacer de los toreros troqueles pululantes, pero no impactantes?, ¿van a cambiar en su forma de imitar?, les tengo una mala noticia señores toreadores, la cosa o situación se les va a poner color muleta y creo que no van a poder reciclarse o convertirse en clones.

¿Por qué? pues porque al que tendrían que parecerse los que no tienen sello propio, que son la gran mayoría, es ni más ni menos que al peruano Andrés Roca Rey, y aquí va a ser donde la puerca tuerza el rabo, empezando porque pa’ parecerse al inca en lo impactante, tendrían que tener enfrente toros de verdadero cuajo, bravura, trapío, edad y de esos, muy pocos salen a la plazas lo cual no quiere decir que no los haya en el campo bravo, y aquí vendrían más consideraciones, si creen tener el valor de Andrés, la enjundia de Roca, y la ambición de Rey.

¿Por qué no tenemos más como Andrés Roca Rey que partan el queso en donde hay que partirlo de verdad que lo es en España, Francia y desde luego en México?

Lugares estos, donde hace una década en que ningún torero azteca, lleva en el pasaporte el sello de interesante, ¿alguna duda? Si la hay, la atajo de a rapidito ¿entonces porque anda circulando en las redes una llamada de auxilio pa’ que la gente del tendido les defienda su chamba con firmas que convenzan a los legisladores de que vale la pena seguirles conservando su fuente de trabajo?

El antídoto pa’ que conserven su chamba no es exhortando a que la gente vaya a las plazas concretamente a la México, lo que debería de suceder es que su exposición profesional, fuese tan realmente profesional, que convirtieran su actuación en un imán de atracción y no en un grito de desesperación en el desierto, que nadie lo va a escuchar en la asamblea legislativa y no porque no puedan gritar fuerte en el número de firmantes, sino porque como en los grupos de doble A.A. lo primero es reconocer que ya se tocó fondo y aquí andamos pensando que la fiesta que ustedes hacen con los bureles rebajados y rasurados sigue siendo atractiva, ¡cuidado con creérselo! porque la coba, es peor que la escoba.

Anuncios

Roca Rey se adueña del toreo

Roca Rey se adueña de Valladolid… y del toreo:

Excelente ambiente en las inmensas colas para acceder al coso del Paseo de Zorrilla que luego se trasladó a los tendidos con un casi lleno. Tal y como se esperaba de este cartel de relumbrón. Pero no nos engañemos, quien lleva gente a los toros es el de Lima.

Buena corrida, con matices, de Domingo Hernández- Garcigrande. En algunos faltó fuerza, presencia… y pitones.

Y Roca Rey, un peruano que se ha hecho el rey de la fiesta taurina del mundo mundial, se merendó a dos españoles en una tarde pletórica, llena de garra, de ambición torera, de valor espartano y enseñando al público lo que le piden: novedad y frescura en el ruedo. Y el peruano, que brindó su segundo al paisano Vargas Llosa, complació a la concurrencia ofreciendo una tarde para recordar. Ojalá abundaran los rocasrey en el escalafón.

Medias verónicas de recibo, y luego con el capote a la espalda y luego chicuelinas. En fin, todo un recital de buen hacer de un torero que, en breve, marcará la pauta en el toreo por su insultante juventud…y por su valor. “Lo de valor a mandar y los de arte a acompañar”, dice una máxima taurina desde tiempos inmemoriales.

El garcigrande fue un toro que, sin clase, repetía en la muleta de Roca Rey y este lo aprovechó al máximo luciéndolo, luciéndose y entregándose a un público que cualquier gesto era correspondido con una gran ovación. El toro no fue un carretón, lo que enfatiza la actitud del joven peruano.

En el platillo, a donde lo sacó para que no se defendiera, se lo pasó por la espalda con un ceñimiento que asustaba. El remate con bernadinas fueron precisos y preciosos, pero con el ay en la boca de los espectadores. Por ambos pitones sacó pases preciosistas muy ceñidos y muy bien rematados.

Un volapié rotundo y la plaza fue un estallido de júbilo. Cayeron las dos orejas y el toro recibió una merecida ovación.

Con el sexto, un manso que se fue enseguida a los tableros, supo robarle pases en su alocada huida, incluso algunos naturales para finalizar con un toreo en redondo. La espada otra vez fue efectiva y le concedieron otra oreja.

El segundo de la tarde fue un toro flojo y además inundó el ruedo de sosería y de protestas en el tendido por su escasa presencia. Manzanares lo intentó sacando algunos derechazos, pero enseguida abrevió y lo mató de estocada. Ovación para el alicantino.

En el quinto se desquitó el torero dinástico frente un toro manejable que se dejó por ambos pitones. No fue una faena redonda de las que nos tiene acostumbrados José María Manzanares. No es su mejor temporada y se notó. En otros momentos de su carrera a este toro le hubiera sacado mucho más partido. Mató recibiendo y el premio fue doble.

Nadie va a dudar de El Juli a estas alturas y con veinte años de alternativa. Con el primero, un toro mansurrón y sin fuelle, estuvo por encima del animal, pero sin apenas lucimiento. Brilló con un quite por chicuelinas y con la muleta le instrumentó alguna tanda de mérito. Enterró la espada tras pinchar y fue ovacionado. Brindó el Juli a Vargas Llosa.

Con el cuarto, un toro que nunca se entregó a las telas del madrileño. Con la franela pudo lucir por momentos su clase, que no la del toro, y ofreció al público varias tandas que gustaron y fueron muy jaleadas. Sobre todo Julián mostró su capacidad lidiadora. Pero con la espada no convenció. Ovación para el torero y pitos al toro.

La salida a hombros de ambos diestros fue, otra vez, un hervidero de chiquillos que quieren vivir ampliamente y en libertad la fiesta de los toros.

Uno también la vivió intensamente en el callejón junto a mi amigo y compañero Carlos Martín Santoyo. Luego visité el burladero de los que velan por la fiesta desde el palco y callejón, nuestros amigos del Cuerpo Superior de Policía.

Notas al margen: A Roca Rey le está pasando lo que, hace 20 años, hacía El Juli: ambos incontestables, cada uno con su estilo y sus formas toreras.

Publicado en Noticiascyl

El indultado de Rubén Amón: “Tiene 21 años pero ya se maneja con arrogancia, carisma y poder”

El indulto de Andrés Roca Rey, el torero del año, sin duda, y quizá un torero de época, de acuerdo con las expectativas que está suscitando este monstruito de 21 años.

Y quien dice monstruito dice monstruo, pues Roca Rey es joven, 21 años, y parece más joven todavía, pero ya se maneja con arrogancia, carisma, poder.

Tiene un aire a Luis Miguel Dominguín, esbelto, provocador, pero al mismo tiempo educado e instruido.

No hemos mencionado aún que es peruano. Y más en concreto limeño. De buena familia. Padre industrial. Una abuela que fue miss universo. Y un padrino que lo ha revestido de prestigio intelectual. El compatriota Vargas Llosa, aunque sería muy restrictivo e impropio resumir la idiosincrasia de Roca en la de una figura aristocrática.

Porque es enormemente popular. Un ídolo de masas en América. Un torero de impresionante tirón en España. Que se lo pregunten a los taquilleros de aquí y de allá. “A mí deme para la de Roca Rey”, solicita al otro lado de la ventanilla el aficionado de urgencia.

Roca Rey. No necesitaba apodo el ídolo peruano. Lo lleva de serie. Imprime carácter la aliteración de sus apellidos. Roca Rey. Y parecen más propicios incluso a la gloria de un boxeador que al repertorio de un torero. Roca Rey. O King Roca, como se le conoce coloquialmente a propósito de su dureza y de sus expectativas de tiranía. Ha empezado a ejercerla desde la arrogancia, desde la personalidad, desde un valor que da miedo pero con el que no se pasa miedo.

Andrés Roca Rey tenía siete años cuando su padre condescendió con que toreará una becerra en su cumpleaños. Y fue entonces cuando empezó el camino de Lima a la cima.

Fuente: Onda Cero

Roca Rey: “¿Variedad en las ganaderías? Todo lleva su tiempo”

Roca Rey mantuvo este martes un encuentro con sus seguidores en las redes sociales. El torero peruano respondió a las preguntas de los aficionados.

Preguntado sobre una posible apertura en las ganaderías en las que se anuncia, el peruano aseguró: “Apenas ahora voy a cumplir tres años de alternativa. He toreado novilladas de Pablo Romero o Escolar y he triunfado con ellas. Creo que todo lleva su tiempo. Soy muy respetuoso con todos los encastes y todos los conceptos de la Fiesta”.

Roca Rey habló de su temporada, de sus comienzos y de los toreros a los que admira: “La verdad es que tengo varios referentes. Me inspira Belmonte, Manolete, Luis Miguel Dominguín, Ordóñez… Me llaman la atención los toreros con personalidad”, señaló Roca.

También hubo tiempo para tratar sus aficiones, la familia o su forma de ver la vida: “Para mí el toreo es una filosofía de vida. Es mi modo de entender mi día a día. Es mi ilusión y lo que sueño todo el tiempo”, concluyó el peruano.

Por Redacción APLAUSOS.

Roca Rey: “No me considero figura, eso lo decidirán los aficionados”

El diestro Andrés Roca Rey ha explicado en Antena 3 Noticias sus próximos retos tras conquistar Madrid, Sevilla y Pamplona. Su última plaza fue Bilbao, de donde salió a hombros tras cortar dos orejas. El torero cataloga a Bilbao como un sitio muy importante para los toreros, donde con anterioridad no había podido disfrutar como matador de toros.

Andrés Roca Rey confiesa que no se considera figura del toreo, ya que los aficionados de la tauromaquia son quien tiene el derecho de decidirlo. El objetivo cada vez que sale al ruedo es ver la plaza llena y disfruta al ver a seguidores jóvenes.

Lo que hace sentir vivo al diestro es exponer la vida ante el toro y la tauromaquia, pero sobre todo “intentar estar a la altura en la plaza y hacer feliz al público” cada vez que van a ver una corrida de toros.

Respecto al toro que blindo a Victoria Federica, el torero afirma: “Tengo mucho respeto a la Casa Real y es importante su apoyo a la tauromaquia”.

Además, añade que brindar un toro “fue un agradecimiento a esa casa que ha dado tanto a España”.

Fuente: Antena 3

“La reina” de Roca Rey

La afición taurina de la familia real no se hereda con la Corona. Aunque el Rey acude en alguna ocasión a la Corrida de Beneficencia en la plaza de toros de las Ventas, quienes sí siguen con la tradición y disfrutan de los toros son la infanta Elena y sus hijos, Felipe y Victoria de Marichalar.

La sobrina mayor del Rey no solo sigue a los toreros en la plaza, también los cuenta entre sus amigos más cercanos. Al inicio de temporada, Victoria de Marichalar mantuvo una relación especial con el diestro Gonzalo Caballero, también muy amigo de su hermano Felipe que suele seguirle por las plazas en las que torea. No se conocía hasta hora la relación de Victoria con Andrés Roca Rey, el torero de moda, nacido en Lima (Perú) hace 22 años y uno de los preferidos del rey Juan Carlos, quien fue testigo del mano a mano del peruano y Enrique Ponce hace una semana en la plaza de toros de San Sebastián.

Roca Rey, a Victoria de Marichalar: “Brindo por un futuro juntos. Eres la reina de mis ojos”

Victoria de Marichalar acudió el pasado sábado al coso de la Malagueta, para asistir a una de las corridas más esperadas de la Feria de Málaga. En el cartel, de nuevo Roca Rey y Enrique Ponce y, además, José Mari Manzanares. El torero peruano antes de empezar su faena se acercó a uno de los tendidos en los que se encontraba la hija de la infanta Elena, acompañada de una amiga, y dirigiéndose a ella dijo : “Brindo por un futuro juntos. Eres la reina de mis ojos”. Aunque es la más rotunda, no es la primera declaración que recibe Victoria de Marichalar ya que, hace unas semanas, el torero Gonzalo Caballero subió a su cuenta de Instagram una foto junto a Victoria en un tentadero en Lora del Río, en la que la definió como “Mi talismán”.

A la sobrina del Rey, que el próximo 9 de septiembre cumplirá 18 años, también se la ha relacionado con Miguel Gómez Mendoza, un joven jerezano cuyo abuelo fue médico titular en varias plazas de toros de Andalucía.

Victoria de Marichalar y de Borbón, muy unida a su hermano Felipe, sobre todo tras la separación de sus padres, es la nieta mayor de los reyes Juan Carlos y Sofía; le siguen sus primas Irene Urdangarin, de 13 años, la princesa Leonor, de 12, y la infanta Sofía de 11. Victoria y Felipe pasaron unos días de vacaciones con su madre en Marivent y ahora están junto a su padre en Sotogrande (Cádiz).

A la sobrina del Rey también se la ha relacionado con el torero Gonzalo Caballero.

Sin embargo, el representante de Roca Rey lo desmiente. “Sería una barbaridad un brindis así. Para empezar sería una falta de respeto hacia la institución”, ha dicho uno de los asesores de Roca Rey. Al parecer, las palabras del joven diestro, que toreó este sábado en Málaga ante Victoria Federica, fueron malinterpretadas.

Así, el sorprendente ‘noviazgo’ entre Victoria Federica y Roca Rey y es que la hija de la infanta Elena y Jaime de Marichalar está muy vinculada al mundo del toreo.

San Sebastián: Apabullante poderío de Roca Rey

El torero peruano cortó tres orejas y Ponce una a nobilísimos toros de Victoriano del Río.

Por Antonio Lorca.

Quizás, a estas alturas, no sea noticia pero reconocido debe ser que Roca Rey es punto y aparte en la torería actual. Su poderío es apabullante, deslumbrante su entrega, heroico su valor y, aunque su sentido artístico aún esté en los albores de su carrera, es el toreo de más interés de la actualidad.

El joven peruano y el veterano Ponce ofrecieron en San Sebastián un recital de torería añeja y juvenil fortaleza en un competido mano a mano en ausencia de Cayetano, que tres horas antes del inicio del festejo presentó un parte médico por un traumatismo costal que se produjo el pasado domingo en la plaza de Pontevedra.

Por vez primera en mucho tiempo se vieron quites en cuatro de los seis toros, y los dos espadas se esforzaron de veras para alcanzar un triunfo que facilitaron los muy nobles toros de Victoriano del Río, de bella estampa, nobilísima condición y justos de fuerzas, de modo de que su paso por los caballos fue una caricatura de la suerte de varas. Pero embistieron con dulzura, en líneas generales, y permitieron a sus matadores sacar a la luz sus respectivas, y discutibles, tauromaquias.

El triunfador absoluto fue Roca Rey, y a hombros de los mozos salió de la plaza después de una actuación muy completa en compromiso y con cabos sueltos en los aspectos estéticos.

No le adorna solo la fortaleza de la juventud; es arrollador de principio a fin, se juega el tipo sin cuento, y asustó con sus muslos a su complicado primero, al que recibió de muleta con dos pases cambiados por la espalda, derecho como una vela, y sorteó las dificultades con una sorprendente seguridad y aprendido oficio. Calidad desbordante mostró su segundo y Roca se plantó de rodillas en el inicio del tercio final y, así, de hinojos, inicio su labor con otro pase cambiado ceñidísimo y varios derechazos que derrocharon perfección por su largura y templanza. Menos profundidad, después, en una variada faena por ambas manos, y un estoconazo final que corroboró su dominio absoluto de la situación. Noble, también, el sexto, que se rajó antes de que el torero, más comedido ya, pudiera componer su traca final.

Y no se fue de vacío un enciclopédico Enrique Ponce, pleno de conocimiento en la cara de los toros, incansable (de ahí, que sea, quizás, el torero más pesado del escalafón) y muy comprometido con la búsqueda del triunfo. Larguísima, interminable e irregular fue su faena al bondadoso primero; técnico y valeroso se le vio ante el deslucido tercero, y más inspirado ante el noble quinto, con el que se lució en un excelente inicio de muleta por bajo, y destacó en un par de tandas de largos y sentidos naturales. No fue una labor sobresaliente, pero hubiera paseado las dos orejas si no falla con la espada.

Y hubo buen toreo de capa -verónicas, delantales y chicuelinas de Ponce, y tafalleras, caleserinas y chicuelinas de Roca-, lo que no deja de ser noticia en los tiempos de tan grande sequía capotera.

Y presidió, otra tarde más, el color azul de las butacas vacías. Mala cosa…

DEL RÍO/PONCE, ROCA REY

Cuatro toros de Victoriano del Río, -el segundo, devuelto al lesionarse la mano derecha en el caballo- y dos -primero y tercero- de Toros de Cortés, bien presentados y muy nobles (el tercio de varas fue simulado); destacaron primero, cuarto, quinto y sexto; deslucidos segundo y tercero.

Enrique Ponce: casi entera baja _aviso_ y un descabello (ovación tras petición); estocada baja trasera (ovación); pinchazo, estocada _aviso_ y un descabello (oreja).

Roca Rey: estocada baja _aviso_ (oreja); gran estocada (dos orejas); casi entera tendida y un descabello (ovación). Salió a hombros.

Plaza de San Sebastián. Cuarta corrida de feria. 14 de agosto. Tres cuartos de entrada. Asistieron el Rey Don Juan Carlos, y la Infanta Elena desde un burladero del callejón.

Publicado en El País

La esperada reaparición de Roca Rey en Morelia

La empresa Casa Toreros anunció para la Plaza Monumental de Morelia, dos carteles, uno para el 30 de septiembre y el tradicional del 2 de noviembre.

En la corrida del 30 de septiembre están programados los toreros locales Isaac Chacón, Pepe López y Antonio Mendoza, con toros de la ganadería de Iturbe, anunció Pablo Moreno, Director de Casa Toreros.

El cartel de postín se dará el 2 de noviembre, con la despedida de Juan José Padilla, Jerónimo y la figura mundial del momento: Andrés Roca Rey..

Los precios serán accesibles para el público, pues irán desde los $150 pesos. Además Moreno anunció que desde el 18 de agosto hasta el 22 de septiembre habrá vacadas de oportunidad con el fin de buscar talentos del interior de la República, comenzando a las 4 pm y sin costo alguno, de los ganadores saldrá la novillada de triunfadores el 22 de septiembre, será un mano a mano sin picadores que tendrá un costo general de 100 pesos.

Twitter @Twittaurino