Archivo de la categoría: Alejandro Talavante

La Amnistía Manzanarista – Temple de Manzanares Supera Debacle Bernaldista.

Derechazo con toda la rotundidad de Manzanares hijo en la apertura de la Temporada Grande. FOTO: Emilio Méndez. SuerteMatador.com
Derechazo con toda la rotundidad de Manzanares hijo en la apertura de la Temporada Grande. FOTO: Emilio Méndez. SuerteMatador.com

Abre La México época nueva con vicios viejos. Cambia forma pero no el fondo. La tarde sabatina naufraga con el desesperante, manso, descastado y falto de raza, encierro de Bernaldo de Quirós y su mansada acostumbrada. Con la peor entrada en años para una tarde inaugural, la Plaza México camina con rumbo desconocido por el sendero de la autocomplacencia y la falta absoluta de grandeza. Pese a la oreja regalada, Manzanares muestra su enorme clase y capacidad con el insulso quinto al que mata fatal. “Zotoluco”, en horas bajas y en plena liquidación, desperdicia el único astado que desplaza mejor mientras Talavante queda varado y absolutamente sin opciones.

Por: Luis Eduardo Maya Lora – De SOL Y SOMBRA. Plaza México.

Solía decirse antiguamente que los toros de Palomeque “ni en bisteque”, la ganadería yucateca que en los años treintas, cuando venía a El Toreo, se refería a ella como “El Coco”

O aquello otro que decía: “De Peñuelas… ni los huelas.

Hoy, no es guasa, debemos tristemente decir que los toros de Bernaldo… ni pa’l caldo.

La nueva era de la Plaza México, quizá la nueva época de la Fiesta en este país, encuentra en su primer paso, el primer tropiezo. Porque todo este invento de quitar la tipografía clásica de “Plaza México” traer nuevas butacas, el bar en la rampa o la escultura ecuestre en una de las entradas o el nuevo formato sabatino, un tanto ferial, es solo el cascarón.

Lo real, el fondo de las cosas, es el desastre, esta vez con el bernaldazo de cada año.

El premio para esta ganadería de tantos tumbos, de tanta mansedumbre, es lidiar cada ciclo en carteles de lujo, ahora el honor es abrir Temporada, la otrora Regia Inauguración, a la que tanto intento de innovación deja en apenas un tercio de entrada, con los precios en las nubes y el toro por los suelos. Esa es la preocupación, nuevas formas pero mismos vicios, poco aliento al real cambio, que más que todo aquello, debe ser el regreso a la base de la Fiesta: el Toro. Esta vez es su falta de bravura, o sea, su mansedumbre.

Los tres primeros, tres castaños, huyen del caballo solo al verlo. Y no los disculpemos. Desde su alumbramiento el toro bravo se somete a pruebas, castigos, pérdidas, decisiones: nace y lo primero que recibe del mundo es un golpe de realidad. Es una desgracia que un toro como este salga lastimado de los cuartos traseros, mansee y además se frene. Esto, sumado a las peores dudas, mañas y telarañas de “Zotoluco” explica perfecto por qué las fuerzas perdidas no las brinde un torero que ya no se queda quieto, tapa al manso encimándose y, ni por casualidad, alcanza a pegar, siquiera, un muletazo completo.

Pensemos que aquí ha sido el toro.

Si es así, donde es completa responsabilidad suya es en el cuarto.

En una moruchada como esta de Bernaldo de Quirós, cuando sale un astado como el cuarto, “Grego” nombrado de pelaje negro, que sale y toma los lances de hinojos de largo, requiere sujetarle y no dejarle ir por el ruedo sin mayor mando. “Zotoluco” va por lo fácil y deja pasar en las chicuelinas a plenos medios, vaya diferencia entre aquellas que le recetó a aquel torazo salinero “Prestigios” de Julio Delgado una tarde lejana de Diciembre de 2001.

En plenos medios y sin moverse.

Hoy, la danza aquí prosigue.

Lances mas que al paso, al salto. Rematados con horrible serpentina de la cual, como no alcanza a rematar por seguir saltando, es desarmado y entablerado, de milagro se salva de un percance y, por supuesto, no deja en suerte. Nacho Meléndez le puede al manso en el caballo y, tras tercio de banderillas batallador, Christian Sánchez, un tanto benévolamente, saluda en el tercio y la cosa queda caliente.

“Zotoluco” lo sabe y toma la fácil, la de rodillas por alto y el manso escapa.

Como en el primer tercio.

Y de ahí, con tanto toque afuera, tanto salirse de la suerte y reponer entre cada pase, su incapacidad para quedarse quieto y la ventaja de aprovechar el viaje, Eulalio López es doblemente desarmado, enganchado otras y descolocado varias más con el toro por todos lados y él, falto completamente de sitio. Derrotado, sin más que ofrecer, echa la culpa a un toro que, aun manso, con los viajes largos y menor debilidad, da opciones. Pitado es con la dureza de estos casos. Falla con el descabello, llega el aviso y la urgente despedida, para bien de todos.

Entre todas estas faltas de lesa majestad, toro ausente y declinante torería, queda otorgar la amnistía, por solo un momento, a José María Manzanares, por fundamental y señorial proceder, por siempre estar por encima de la pésima condición de sus toros.

Primero ante el peligroso segundo.

Luce en los lances pese a los cabezazos y la rebolera, en el sometimiento por el lado derecho, donde es capaz de insistir con la muleta hasta incluso hacer pasar a un toro sin casta que rebrinca, rasca y trata de escapar desde su aparición en el ruedo sin jamás emplearse ni tomar el engaño completo. José Mari logra casi el milagro que solo privan  el genio, el imposible pitón izquierdo y la estocada caída.

Solo saludos en el tercio.

Entonces, en el lugar de honor, salta un cárdeno claro, alto, bocinero, fino de hechuras pero con demasiado nervio por irse, escurrirse de las suertes. Manzanares echa para adelante, soporta, con esforzadas verónicas, el arreón y el cabezazo, se derrumba la embestida al solo sentir la tela. Entonces, el caballo en mala colocación, para al manso que se derrumba cuando protesta y que no se confunda al personal,  es tan solo  manifestación de  mansedumbre.

Suso”, el banderillero, en su debut con Manzanares, destaca en el segundo tercio y el alicantino tiene una doble asignatura: no derrumbar al débil cárdeno pero poderle a su protestona y corriente condición que cabecea, rebrinca y dobla contrario cuando se puede, si pasa la prueba podrá ligar aunque poco dure el toro.

Y así hace.

Tras inicio alternado donde destaca en el de trinchera, Manzanares se la juega desde la primera tanda. El manso, de no imponérsele puede desarrollar a mal, por ello arriesga al bajar apenas la mano en los derechazos y, pase tras pase, coloca en el sitio exacto la muleta para correr la mano. Sin esta estructura, todo se habría derrumbado. Incluso, ante el horrible cabezazo que descompone a mitad del derechazo, donde responde en el sitio, perfecto, castigador y acariciador, con nueva edición del trincherazo.

Ahí comienza el desencadenamiento de la mano izquierda, en cadencia trenzada, perdiendo un paso primero, quedándose quieto después, para trazar a media altura el natural, luego tirarlo a la cadera por abajo, en majestuosa composición de doble tanda que tapa por rítmica y extensiva, por sutil y perfectamente rematada arriba, la ínfima bravura y terrible mansedumbre del toro.

Solo que el arte emborracha.

Y engolosina al torero, pasa de faena al cárdeno luego de intercalar nuevos derechazos rematados con soberbio cambio de mano por bajo, arranca la ultima tanda de frente con la izquierda, lento, cerca de tablas y con la espada en mano, uno en redondo parece no acabar y brinda así la mayor alegría del festejo a La México. Así como la mayor decepción con el bajonazo  en la suerte contraria y el primer ramalazo de la Temporada de Jorge Ramos quien, malamente, regala un trofeo.

Menos mal, José María se olvida de la oreja y hasta los machos de la hombrera regala en la vuelta. Igual que hace un año, corta la primera oreja, también discutida pero en un mejor aire, al menos con la muleta.

A la vuelta decembrina y a la par de Dios, torero.

Sin suerte, Talavante se nota visiblemente desilusionado por esta malísima y frustrante mala racha en los sorteos. Salvo los toros de Campo Real, de varios años para acá, no funcionan los lotes del extremeño. El castaño tercero se rompe a la segunda tanda con la derecha y el sexto, con el literario y glorioso nombre de “Balzac”, ni para consomé le sirve pese a su disposición y clase capotera, en la verónica y en el lance de Jesús Córdoba, o su proverbial quietud con la muleta.

Nada, como diría el propio Balzac, la resignación es el suicidio cotidiano.

Esperemos no sea así el resto de la Temporada que mucho me temo la partida está cuesta arriba, con los vicios tan arraigados en empresas, ganaderos y sobre todo toreros, incluso, a pesar de esta amnistía manzanarista.

Que sea la excepción, nunca más la regla.

Texto: @CaballoNegroII.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Plaza México. Temporada Grande 2016-2017. Sábado, Noviembre 12 de 2016. “Corrida de Inauguración”. Primera de Derecho de Apartado. Un Tercio de Plaza en tarde fría de cielo nublado y con viento sin llegar a molestar la lidia. El toque de cuadrillas se realiza con cinco minutos de retraso luego de la presentación del espectáculo ecuestre “Morerías”, mal trazadas quedaron las rayas del tercio al poner en condiciones el ruedo.

El festejo se celebra en contravención al Artículo 47 de la Ley para la Celebración de Espectáculos Públicos en el Distrito Federal al no contar la categoría de Matadores de Toros con la mayoría de nacionalidad mexicana requerida. La Autoridad que preside, además de iniciar la corrida con retraso, equivoca al juzgar mal la petición al finalizar la lidia del quinto, así como en premiar exageradamente al segundo espada en tal turno.

6 Toros, 6 de Bernaldo de Quirós (Divisa Obispo, Verde y Rojo) variopinta y dispareja de presencia, con cabeza la mayoría. Los tres primeros castaños: retacado el primero, precioso de tipo, no obstante arrastrar los cuartos traseros sin que la Autoridad le devuelva, al parecer presenta una cornada arriba de la pata derecha, manso y sin fuerza alguna; manso y peligroso, principalmente por el pitón izquierdo el segundo, geniudo y tardo, siempre a la defensiva es picado en la querencia; insulso por desrazado y regateador el tercero. El cuarto, negro, enmorrillado y fino de hechuras, pese a su condición mansa, se desplaza largo aunque por momentos con la cara arriba y acaba en tablas gracias a la lidia otorgada. El quinto, con una mansedumbre escandalosa pese a tirar a la cabalgadura, alcanza a mejorar en la muleta dada la perfecta colocación de los engaños y el temple de su lidiador. Terrible el sexto, el más serio, largo y cornalón, manso y áspero, carente de toda sustancia.

Toda la corrida, pitada fuertemente en el arrastre.

Eulalio López “El Zotoluco” (Azul Noche y Oro) División y Pitos tras Aviso. José María Manzanares (Azul Mediterráneo y Oro) Saludos y Oreja con Leves Protestas. Alejandro Talavante (Esperanza y Oro) Palmas y Silencio.

Exagerado, por improcedente y sensiblero, saludo al tercio de Christian Sánchez luego de banderillear al quinto. Destaca a la brega y en banderillas, además de siempre bien colocado Jesús Miguel González “Suso” de la cuadrilla del segundo espada.

Al terminar el Paseíllo se tributa merecido y sentido minuto de aplausos en memoria del periodista taurino Ernesto Navarrete y Salazar “Don Neto” fallecido el pasado lunes, decano de los cronistas taurinos.

En la perfecta estructura de Manzanares y su pase natural, el cárdeno se entrega y la gente igual.
En la perfecta estructura de Manzanares y su pase natural, el cárdeno se entrega y la gente igual. FOTO: Emilio Méndez. SuerteMatador.com
Anuncios

PLAZA MÉXICO: Temporada Grande 2016-2017 CARTELES – Entre Prisas y Carreras.

Javier Sordo, primer año, primera Temporada Grande. Foto: TAR.
Arq. Javier Sordo, primer año, primera Temporada Grande. Foto: TAR.

La  presentación de los carteles rompe la tradición y con el pasado que por oscuro y mal hallado parece ser el único objetivo que tienen las formas de la nueva era: olvidar lo de antaño. Además las nuevas formas exigen hablar bien de todo, no cuestionar. Lo único malo, más allá de que si en un mes puede caber casi todo el derecho de apartado, es que al intentar romper con lo anterior, la nueva era vuelve a caer con lo que trata de romper, la falta de apuesta por un toro diferente al de ayer, es decir, con la prisa de acabar antes, La México puede tropezar de nuevo con la misma piedra… y con el mismo pie.

Por: Luis Eduardo Maya Lora De SOL Y SOMBRA. Especial.

Sentaos taurinos y diletantes.

Calma, que las cosas en el toreo deben ser despacio. Ni con “ganas de reventar” como dicen los que saben porque “nada les embona”, dice la más corriente de las corrientes taurinas, sino solo ideas plasmadas con ganas de recordar la grandeza del arte del toreo y reflexionar sobre su futuro, que nos compete a todos.

Pensar, sí, complicada actividad para el oficialismo militante y la patronal taurina.

Pero antes de pensar, pasemos a imaginar.

Recordemos a Alameda:

“Con amplitud de Palacio y rigor de minutero//Debe ajustar el torero su tiempo por el espacio.//Ni de prisa, ni despacio y un tanto como al azar//Al aire de su persona, como Fuentes y Gaona, maestros del buen andar.”

Seguramente Don José, con su poético actuar, palpaba que las prisas son tan malas como la falta de espacio al andar. Fuentes y Gaona, quizá dando la vuelta al ruedo es la muestra taurina superior. Y al torear, no lo es menos, amplitud es necesaria para no apresurar. Liguemos entonces este su “Seguro Azar” del toreo con su manera tan particular de explicar la distancia, su célebre “un paso al frente y puede morir el hombre, un paso atrás y puede morir…” el arte de torear, para Alameda, ha de ser tan preciso como el (seguro) azar.

“Saber ver, saber estar…”, prosigue.

Es decir, todo en los toros tiene su distancia, ni más lejos ni más cerca, su sitio.

Y pongamos las cosas en el sitio correcto.

Más allá de formas, con las que no comulgamos, a la Temporada le falta espacio para respirarla y sentirla, semana a semana. La Plaza México quita su histórica tipografía de los carteles. Sobra amontonamiento en los carteles que puede agotar al aficionado mental y económicamente, requiere un mejor horario para que no llegue pronto el frío y, si los toros fallan, la aburrición. Sobra grandilocuencia y faltará grandeza si las entradas los días seguidos son seguidamente medianas.

La México no es para fines de semana con sabor a Feria.

Sumemos las novilladas y desde el viernes hay actividad.

En las formas, tan importantes, es omisa la Plaza México en nombrar a las cosas como son o quitar de los carteles la palabra “show”. No imagino a Don Antonio Ariza en aquella época taurina del ayer, llamar a un atractivo adicional, una cuadra o espectáculo ecuestre, de tal modo.

Tiempos modernos.

O no anunciar los toros por delante.

Esta omisión no podemos obviar, debemos cuestionarla porque es la más grave de todas, deja muestra de lo que la empresa ofrece en realidad, toreros. Solo que, quitando a José Julián Llaguno y, quizá, a El Vergel, los encierros son tan de poca esperanza que el toro, factor de cambio necesario, para romper con lo malo realmente del pasado, sigue estando en un segundo plano.

Si ustedes analizan cada encierro, desde Bernaldo de Quirós hasta Julián Hamdan, pasando por Teófilo Gómez y San Isidro, la programación de los encierros son la repetición del ayer, que por trillado, manso y descastado, no alientan ningún tipo de esperanza. Quiere decir que una mano de gato, un cambio en la decoración y la irreverencia en la forma taurina, solo hacen cambiar lo desechable, dejando intacto lo realmente esencial.

Y es innegable, a menor toro mayor toreros.

Cuando una Temporada Grande lo es por sí, no requiere inventarse una leyenda tan distante de lo taurino como “pasión hecha a mano” para saber que el arte no se “hace” y que la nueva cara de la Plaza México solo cambia de piel, pasa a cirugía estética sin hacer el cambio de sangre, la renovación en toros, principalmente, tan necesaria. Es más, varias de las combinaciones de toros y toreros ya las hemos visto en la propia Plaza México, a petición de parte diríamos cuales, porque son un puñado.

Y no nos sorprenderá que las corridas pasen la asignatura del trapío, no es favor, es obligación porque, no olvidemos, los precios suben y la Afición tiene la obligación, ya que el oficialismo informativo no puede serlo, de ser siempre exigente. Veremos si realmente, con edad y presencia ofensiva, pueden embestir, veremos que tan bien la Plaza México, ya sin la guerra fría contra su rival reciente ETMSA, hizo los deberes y reseñó a tiempo.

Si repite la formula autocomplaciente, la Temporada se caerá por lo más delgado: Los encierros, ojalá nos equivoquemos.

Pero lo inconcebible son las prisas, el amontonamiento de las fechas, la inexplicable aparición única de Fermín Rivera y Juan Pablo Sánchez, la injustificable aparición de Ginés Marín, Gerardo Rivera y Diego Sánchez, la innecesaria repetición de Fermín Espinosa “Armillita” IV y el forzado doblete de Luis David Adame. Porque quizá es uno de los más esperados pero, la vida no se agota en un solo acto.

Tal como parece que José Adame puede agotarse en la encerrona del doce de Diciembre, tal como lo vimos en Aguascalientes en Abril de 2015. Un torero que no cuenta con el máximo cartel a pesar de las orejas que ha cortado y que es un caso claro del torero de hoy: técnico por definición, artista por excepción. Veremos si al torero le alcanza esta gesta, primero para llenar la Plaza, el primer toro a lidiar en toda encerrona.

Considerando todo un mes de corridas de toros, esperemos, a cuestas.

Cómo brindar interés en las primeras doce sin tres de los cuatro ases del toreo: Ponce, José Tomás y “El Juli”, solo Morante está, otra vez, con los teófilos para variar un poco la costumbre. Dicen que están firmados, que como aquel toro de Xajay, serán “Pa’Enero” pero es muy posible que el bolsillo del aficionado aguarde precisamente para cuando estos vengan, antes no.

Quizá por ello no se hace oficial si habrá o no, televisión, en vivo y en directo.

Error si no se hace.

Y, nos pregunta la Afición, ¿Qué hay sobre la prohibición de carteles con mayoría extranjera? Nosotros contestamos como taurinos. Son perfectos, salvo por el integrante mexicano de cada uno de ellos y, a su vez, analizamos la Ley de Espectáculos: el anuncio es a favor del espectáculo pero contrario a derecho.

Esto no es cosa de pagar una multa, sino que la Delegación puede actuar tal como lo hizo en 2007 cuando Clausuró la Plaza, defendiendo y ganando el famoso amparo 1594/2007 del Juzgado Duodécimo del Primer Distrito en Materia Administrativa, concluyendo que aquel Artículo 47, en aquel entonces no restrictivo, era constitucional, hoy que mayormente lo es, con mayor razón.

La Ley es dura pero es la Ley.

No nos gusta la inflexibilidad tampoco nos gusta la transgresión a la Ley.

Pero nos gusta el toreo y aquí estaremos, los viernes de novilladas, los sábados de corridas, los domingos por regla y el lunes guadalupano, como está en nuestra sangre.

Así pienso yo, Así, ¿Lo creerá el resto de la Afición?

Esperamos sus comentarios a los carteles a continuación listados.

Suerte…

Twitter: @CaballoNegroII.

La otrora "Regia Inauguración" como premio, Bernaldo de Quirós.
La otrora “Regia Inauguración” ahora en sábado y como premio, Bernaldo de Quirós.
Xajay llega para los dos Adame y Roca Rey.
Segunda de Temporada, al día siguiente, Xajay llega para los dos Adame y Roca Rey.
Al fin, José Julián Llaguno vuelve a la Plaza México en el año de la partida de Don José Julián.
Tercera de Temporada. Al fin, José Julián Llaguno vuelve a la Plaza México en el año de la partida de Don José Julián.
La incognita sobre El Vergel, en su presentación en Temporada Grande.
Cuarta de Temporada. La incognita sobre El Vergel, en su presentación en Temporada Grande en la tristemente única tarde de Fermín Rivera y la confirmación de José Garrido.
quinta-corrda-3-diciembre
Quinta de Temporada. Castella y El Payo con una de sus ganaderías predilectas en la segunda aparición del joven Adame.
Una ganadería con varios petardos encima para una terna desigual.
Sexta de Temporada. Una ganadería con varios petardos encima para una terna desigual con la única e inexplicable tarde de Juan Pablo Sánchez..
Choque entre Castella y Talavante a la espera de Montecristo.
Séptima de Temporada. Choque entre Castella y Talavante a la espera de Montecristo.
Octava de Temporada. Barralva para el Payo, una vez más en la segunda tarde de Roca Rey y la única de Silveti.
Octava de Temporada. Barralva para “El Payo” una vez más,  la segunda tarde de Roca Rey y la única de Silveti.
Novena de Temporada. Vuelve Morante tras el año pasado, con Teófilo de nuevo y en el encontronazo con Manzanares. Inexplicable la confirmación.
Novena de Temporada. Vuelve Morante tras lo del año pasado, con Teófilo de nuevo y en el encontronazo con Manzanares. Inexplicable la confirmación.
Décima de Temporada. La encerrona catorce de la historia en lunes guadalupano para José Guadalupe Adame.
Décima de Temporada. La encerrona catorce de la historia en lunes guadalupano para José Guadalupe Adame.

Todos los festejos a las cinco de la tarde.

CARTELES DE ANIVERSARIO 

photo_2017-01-13_15-38-39
Los Carteles de La México están aquí… para juicio de todos.

Esta es la cartelera para la segunda parte de la temporada, para mayor información siga este link: Corridas de Aniversario

  1. DOMINGO 22 de Enero: 6 Montecristo, 6 para Miguel Ángel Perera, Juan Pablo Sánchez y Diego Silveti;
  2. DOMINGO 29 de Enero: Un toro para rejones de El Vergelpara el rejoneador Jorge Hernández Gárate y 6 Los Encinos, 6 para Sebastián Castella, Octavio García “El Payo” y Andrés Roca Rey
  3. SÁBADO 4 de Febrero: 6 Fernando de la Mora, 6 de Eulalio López “Zotoluco” que se despide y Enrique Ponce. Mano a Mano;
  4. DOMINGO 5: Corrida del LXXI Aniversario. 6 Teófilo Gómez, 6 para “Morante de la Puebla”, Julián López “El Juli” y Luis David Adame que confirma alternativa;
  5. DOMINGO 12: 6 Barralva, 6 para Paco Ureña, que confirma alternativa, Arturo Saldívar y Sergio Flores; y
  6. DOMINGO 19: Dos toros para rejones de Los Encinos para Hermoso de Mendoza y 6 Jaral de Peñas, 6 para Joselito Adame y dos triunfadores de las anteriores corridas.

NOTA De SOL Y SOMBRA:

Convocamos a la Afición, tal como amablemente hicieron en el anuncio del Elenco a hacer notar su voz y opinión contestando el correo para los suscriptores o dejando comentario debajo de esta entrada.

Agradecemos su atención.

Atte.

De SOL Y SOMBRA.

 

Alejandro Talavante le regala un capote a Woody Allen en Nueva York

 

De  S y S.

El torero extremeño Alejandro Talavante quiso regalarle ayer un capote de torero a Woody Allen tras un concierto en Nueva York, donde el matador de toros se encuentra estos días de vacaciones.

Con posterioridad, Talavante colgó unas fotos en su cuenta de Twitter e Instagram donde dijo: “Un privilegio ver actuar en directo y compartir noche con un artista por el que tengo devoción. Mi capote como agradecimiento por su cariño para que se arrope en las noches de invierno”.

En las imágenes aparece el artista de Nueva York junto al torero extremeño y Armando Palma.

Fuente: Periodico de Extremadura

Apuntes de Nimes: La magia de Talavante en la triunfal alternativa de Luis David Adame

 

Luis David Adame.

Luis David Adame ha llegado a la alternativa siendo considerado como el heredero al trono mexicano que ostenta actualmente su hermano José

Ahora solo el tiempo nos dirá de que está hecho realmente este torero.

Por Luis CuestaDe SOL y SOMBRA.

Finalmente llego la polémica y esperada alternativa de Luis David Adame en Nimes. Si lo adelantaron o si su administración tomo la mejor decisión con su poderdante, sólo el tiempo lo revelará a partir de sus proximas actuaciones.

El futuro de Adame luce promisorio y esta en sus manos forjarse un lugar importante en las filas de los matadores, pero por actuaciones seguramente no quedará, ya que tendrá muchas oportunidades para demostrarlo durante el próximo invierno americano y especialmente durante el 2017 en Europa. 

La Ceremonia

El día de hoy en tan importante fecha, hay que señalar que Luis David ha cumplido en terminos generales.

Con su primero, un toro de Nuñez del Cuvillo que tuvo mucha clase, ha tenido momentos importantes al natural y en alguna tanda por el derecho. Sin embargo no consiguió redondear del todo una faena que fue de menos a más. Una oreja con leve petición de la segunda fue el resultado final.

Con el sexto, un toro muy serio y que desarrollo sentido, Adame puso mas corazón que tecnica y rompio con esa versión académica que algunas veces lo caracteriza dejandonos ver a un torero más natural.

En algunos momentos de la faena anduvo a la deriva, pero saco la casta en la parte final y termino imponiendose al astado de Nuñez para tumbarle otra oreja. Esta si muy merecida.

El camino seguramente será largo y espinoso, pero Luis D. Adame ha dado muestras de que en el puede haber un torero importante.

El resto del festejo

Las dos caras de la moneda de la fiesta las pudo ver Adame con su padrino y testigo de alternativa.

Que tome nota.

La cara noble le correspondio a Alejandro Talavante, un torero que pasa por un momento extraordinario y muestra de ello fue la gran faena que se invento en su primero. El toro tuvo clase y Talavante destapó el frasco de las esencias con su toreo ecléctico e impredecible. Una oreja fue un premio menor para la enorme labor del torero extremeño.

Su segundo fue el astado más deslucido del encierro, pero Talavante no tiro por la calle de la amargura y le planto cara para terminar imponiendose y ser ovacionado.

La cruz mas grande del imperio taurino la esta cargando López Simón en este 2016, despues de un 2015 mágico.

La versión actual de López Simon esta muy lejos de la de aquel torero que se quería comer el mundo en la temporada pasada, ya que hoy solo vemos por las plazas a un torero tímido y plagado de inseguridades. 

No pudo aprovechar un lote de puerta grande y puso en evidencia ante todo el planeta taurino -con televisión de por medio- que su pasado exitoso parece que sólo fue flor de un día. 

Tercio final

La mención honorífica también se la lleva en esta ocasión la ganadería de Nuñez del Cuvillo, por el sensacional juego que dieron tres de los astados lidiados esta tarde. 

Es lo que digo yo.

Twitter @Twittaurino 

Talavante.

Valladolid: ¡Nos han roto el futuro…!

Por Antonio Lorca.

Estas figuras, estos ganaderos, estos empresarios… Estos taurinos, en fin, nos han roto el futuro. Se han adelantado a los tiempos, han matado al toro de lidia, lo han degenerado hasta el punto de convertirlo en una piltrafa sin remedio y han adelantado, irremisiblemente, el final de la tauromaquia. Es una triste pena, pero es así. Y el que no quiera verlo, allá él.

Salió el sobrero, mejor presentado, y acudió con cierto brío al capote de Talavante; quién sabe si fue en un lance o es que el animal venía gripado de fábrica, lo cierto es que quedó descoordinado y moribundo para su corta vida. Se derrumbó un par de veces, el público protestó con energía, al presidente se le puso la cara como un tomate, y entre él, el veterinario y el asesor artísticos, en temerosa tertulia, decidieron dejar al animal en el ruedo en previsión de que hubiera que suspender la corrida más tarde por falta de toros. Talavante tomó la muleta y tuvo aún la osadía de intentar torearlo por la izquierda. ¡Hombre, por dios, un respeto a la inteligencia! No hubo faena porque no era posible y la bronca se la llevó el presidente que, a la postre, es quien menos culpa tenía del desastre. ¡Fuera, fuera!, le gritaron. ¿Y qué si cesan al usía, y permanecen quienes de verdad manejan el negocio?

La corrida toda fue una desvergüenza. El primer toro de El Juli, por ejemplo, era un novillete engendrado en laboratorio: de bonitas hechuras, carita linda y andares elegantes. Pronto mostró una bendita condición, pareja a su ausencia de fiereza, casta y codicia. No hubo faena o, al menos, no levantó el vuelo una labor aburrida, sosa y desangelada. El toro, es verdad, no permitió nada, pero era un bendito por el que suspiran las figuras. Entre ambos, ciertamente, compusieron una imagen de pura tristeza. Pero, a pesar de todo, le concedieron una oreja, que solo explica el interés del generoso público por justificar como sea el alto precio de la entrada.

Un borrachuzo fue el cuarto, que se arrastró por la arena sin rubor alguno, sin poder para portar su alma. Pero por allí anduvo El Juli con manifiestas intenciones de dar muletazos al enfermo que exigía a gritos una uvi medicalizada antes que un torero con aires de falso héroe.

Encima, a la hora de matar, erró gravemente y cobró un sartenazo (un pinchazo enhebrado en los costillares) que era para salir corriendo de la plaza y no volver en una temporada. En fin, que ahí acabó la presente y penosa historia.

Quedaba corrida. Por ejemplo, los intentos baldíos de Talavante ante el quinto, otro ejemplar penoso ante el que quiso emocionar y no pudo, porque no es posible el toreo sin toro. Y no lo había. Él lo sabía, claro que sí, pero le podía, se supone, la responsabilidad; justamente, la que no tuvo cuando eligió ganadería y corrida. ¿O ocaso no saben los veedores, los apoderados y los toreros lo que hay en el campo? Claro que sí; casi tan bien como los propios ganaderos, que ante la necesidad de vender crían la caricatura que los taurinos exigen.

David Mora entró en sustitución del lesionado Roca Rey. Se encontró con el mejor toro de la tarde, el tercero, le cortó una oreja, pero no estuvo bien.

Le sobra empaque a este torero, pero le faltó corazón para estar a la altura de un torete que acudía con presteza al engaño. Un redondo completo al inicio del último tercio permitió acariciar esperanzas que no se cumplieron. Derrochó maneras y buen trazo, pero los muletazos acelerados y despegados y las tandas cortan no portaron la emoción necesaria. Le añadió unas gotas de desconfianza y todo quedó desdibujado. Fue el toro, al final del trasteo, el que le enseñó cómo es el toreo en una tanda en la que humilló y permitió la ligazón hasta entonces perdida.

Ante el sexto, otro inválido, expresó voluntad y decisión. Y se acabó. Pero lo peor no fue eso, sino la sensación de desamparo ante un futuro que parece que ya no existe.

EL PILAR / EL JULI, TALAVANTE, MORA

Toros de El Pilar, —el segundo como sobrero—, justos de presentación, inválidos, mansos y descastados.

El Juli: estocada (oreja); pinchazo y sartenazo (silencio).

Alejandro Talavante: pinchazo, estocada y descabello (silencio); estocada que asoma y dos descabellos (ovación).

David Mora: estocada (oreja); dos pinchazos y estocada (silencio).

Plaza de toros de Valladolid. Cuarta corrida de feria. 10 de septiembre. Lleno.

El segundo toro de El Pilar blandeó de salida, esperó el presidente hasta que saliera del caballo, donde no le hicieron ni sangre, y lo devolvió a los corrales. Correcta decisión.

Publicado en El País.

Alejandro Talavante: “No pretendo gustarle a todo el mundo”

Imagen gráfica de Alejandro Talavante para esta temporada

Alejandro Talavante: «Pasé mucho miedo toreando desnudo, pero lo disfruté mucho»

Por Guillermo Leal.

Madrid es, para Alejandro Talavante, la base de su carrera. «Es la columna vertebral de mis temporadas, y cuando apuestas tan fuerte por una plaza tan difícil se viven muchas circunstancias, pero mi percepción es que Madrid me tiene respeto y eso para cualquier torero es oro puro», reconoce.

Trasparente como siempre, con el sentimiento a flor de piel, Alejandro habla de su publicidad toreando al desnudo. «No pretendo gustarle a todo el mundo, pero con una fotografía así quiero reflejar mi concepción del toreo, pero sobre todo que sea atractivo para aquellos que nunca se han sentido atraídos por el toreo. Tenía la intención de sentirme desprotegido de cualquier tela, de cualquier coraza, que aunque el traje de luces no lo es, te hace sentir, de alguna forma, más aliviado. Fue una sensación de fragilidad, y ello me ratificó el sentido de lo vulnerable que somos ante un animal tan imponente».

Cuenta que lograr esta fotografía también le permitió cumplir un sueño que tenía desde que leyó la biografía de Juan Belmonte. «Pasé mucho miedo toreando desnudo, pero lo disfruté mucho». Hay muchas más fotos, pero esas se quedan en el baúl, «porque son más fuertes y tal vez se distorsionaría lo que quiero expresar».

Identificado no solo por su toreo, sino por lo que representa, Talavante le da un peso específico a la nueva afición. «Pienso que es bonito formar parte de un elenco juvenil, pero sobre todo me siento identificado con la posibilidad de poder seducir a masas que tienen otros pasatiempos, para que comprendan, entiendan y saboreen la vida de los profesionales de la Fiesta».

¿Es necesaria la juventud en la Fiesta? «Cuando se necesita un impulso, la Fiesta siempre lo encuentra en la juventud. Durante cientos de años el toreo se ha transmitido de manera natural, pero la regeneración es necesaria».

Y paralelos a esos nuevos aficionados están los que denostan la tauromaquia. «Yo a los antitaurinos no los conozco bien. Nunca me he puesto a hablar a fondo con uno de ellos. Tengo muchos amigos a los que no les gusta la Fiesta, pero que no están en contra de ella. Ser antitaurino es un privilegio que se puede dar ahora mismo la sociedad».

-Al final los antitaurinos se preocupan más por los animales que por el ser humano.

-Y llevan su razón, con el animal tienes oportunidad de llevarte menos decepciones (dice sarcástico el torero de Badajoz).

Pese a tocar otros temas, Talavante no deja de pensar en Madrid. «Por mucho que te prepares, el cuerpo tiene que amanecer ese día con los sentimientos y las emociones intactos, y espero que todo se pueda reunir para poder mostrar al público lo que yo deseo en las tres tardes». ¿Alguna en especial? «La primera. Nunca sabes si serás capaz de torear las que siguen».

Esa primera tarde, el viernes 13, Talante será testigo de la confirmación de alternativa más esperada, la de Andrés Roca Rey. El padrino será Sebastián Castella, con toro de Núñez del Cuvillo. Es uno de los carteles de mayor expectación de la Feria de San Isidro, que colgará el «No hay biletes».

Publicando en ABC 

Emisión programa del 05/03/16 #TendidoCero5MA

Emisión programa del 05/03/16, RTVE.es  

Link: rtve.es/v/3511632/ 

La información sobre el nuevo museo dedicado a la dinastía Bienvenida en el pueblo que le dio nombre, se completa con un documento inédito centrado en uno de sus más famosos representantes, Antonio. Tendido Cero también habla de un mito viviente: Curro Romero, que habla del histórico homenaje que le ha tributado el mundo del flamenco esta semana en el Teatro Maestranza de Sevilla. La nueva etapa que afronta Iván García al cambiar el oro por la plata refleja en un reportaje el retrato humano de un torero que ha tomado una decisión siempre difícil. Miembros de la organización de la manifestación convocada para el 13 de marzo en Valencia hablan en la sección ‘Lo que tú digas’.

También se analizan los dos primeros festejos de la feria de Castellón: por un lado la corrida de rejones y por otro la actuación en solitario de Varea que da argumento al ‘Olé’ de la semana. La corrida celebrada en la plaza de Guadalajara y la ganadería de Orgaz son páginas dedicadas al México taurino. La campaña de promoción de la feria de Olivenza y las expectativas de Las Fallas completan el programa de este sábado.

Talavante cierra la Feria de la Magdalena por la puerta grande

Por EM/Castellón Información.

El Fandi hubo de matar al cuarto, que presentaba trazas, cuando se rompió una pata. Cayetano, bien con el capote, mal con el estoque

La última Corrida de Feria de la Magdalena se cerró también con la puerta grande, esta vez para Talavanteque sumó dos orejas, con el segundo y el quinto de la tarde. El Fandi perdió el trofeo a la hora de matar el primero, y tuvo que matar al quinto sin torearlo cuando éste se rompió una pata. Cayetano estuvo muy bien con el capote, pero erró con el estoque. Los toros de Zalduendo, bonitos, bien presentados y con buena lidia.

EM/Castellón Información

Última Corrida de Feria de la Magdalena, con toros de la ganadería de Zalduendo para los diestros: El Fandi, Talavante y Cayetano.

Los toros de Zalduendo eran bonitos, estaban bien presentados, y tenían fuerza, en general presentaron una buena lidia.

Talavante cierra la Feria de la Magdalena 2016 de Castellón por la puerta grande
El tercero, ‘Apostado’, de 518 Kilos, negro bragado, fue para Cayetano. El diestro demostró desde el principio que tenía ganas. Tras los tercios de varas y banderillas, recibió al astado sentado junto a la barrera, lo citó y realizó pases magistrales que gustaron al público. De esta guisa, se llevó al toro al centro de la plaza y enlazó varias series. Pero todo lo que había ganado con el capote lo perdió a la hora de matar. Pinchazo, estocada y finalmente dos veces al descabello. Aplausos.

El cuarto de la tarde, ‘Atildado’, negro mulato, pesaba 552 Kilos. Era un toro grande, bonito, con fuerza. Cuando salieron los picadores se fijó a la primera en el que situaba junto a la puerta de caballos, y no hubo quien le distrajera para que no acabara entrando con tal fuerza, que caballo y picador rodaron por los suelos. Entró dos veces a varas, en uno y en el otro. Cuando el diestro pidió el cambio, el toro seguía muy entero. El Fandi puso tres pares de banderillas magistrales. Había Corrida. O eso parecía, porque en el trance, antes de entrar al capote, el toro se partió la pata trasera derecha.

El animal, así y todo respondía a todos los envites, pero el público empezó a protestar. Pedían el cambio al presidente. El Fandi esperó órdenes. El presidente consultó. Y finalmente solo quedó una alternativa. Una vez que había empezado la lidia el torno podía volver a corrales. Tocaba matar, y matar cuanto antes, en vista de que el toro cojeaba y seguía dispuesto a plantar cara al desafío. El Fandi dio muerte a ‘Atildado’.

El quinto de la tarde, ‘Protegido’, negro, de 545 Kilos, también presentó fuerza y ganas. Entró bien a varas y se dejó lidiar, aunque el anumal desconfiaba y en algún momento estuvo a puntod e ar sustos. Talavante lo lidio bien y fue a por el estoque. Como acostumbra, ya con el estoque de matar en la mano, aprovechó para dar algunos pases más, al estilo de José Tomás, y para tantear al toro. Buena estocada, pero el toro no doblaba; aviso. Talavante esperó, y el astado espir´ño sobre el ruedo. Una oreja, y ya puerta grande.

El sexto, ‘Sordo’, negro mulato, 578 Kilos. Era grande, grande y bonito, tardó algo en darse por aludido pero luego entró dos veces a varas y no renunciaba en su empeño de atacar al caballo. Cayetano hilvanó pases, le saco partido. El diestro toreaba descalzo, y no perdía oportunidad para marcar al astado con un estilo elegante, y señorial. De nuevo el gran enemigo del torero fue su estoque. Dos pinchazos, media estocada y descabello. Aplausos.

Twitter @Twittaurino