Archivo de la categoría: Guadalajara

@Taurinisimos 97 – Luis David Adame en Guadalajara, 50 Años. Invitado: Lic. Julio Téllez.

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del viernes 17 de Febrero de 2017. Conducen Miriam Cardona @MyRyCar y Luis Eduardo Maya Lora @CaballoNegroII.

Producción: Miguel Ramos.

Invitado: Lic. Julio Téllez García.

Actualidad Taurina. Plaza México Temporada Grande 2016 – 2017. Paco Ureña y Sergio Flores en La México con Barralva.

50 Aniversario de la Plaza Monumental Nuevo Progreso de Guadalajara, Jalisco.

Luis David Adame a hombros con Teófilo Gómez.

Entrevista con Julio Téllez.

La próxima emisión de #Taurinísimo será el próximo viernes 24 de Febrero de 2016 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

FB/Taurinísimo

Anuncios

Roca Rey: En Guadalajara, he vivido muchísimas emociones y me he sentido feliz

Por Edgar Flores.

Camina serio y siempre pendiente de las miradas de los demás, atento a cualquier charla y observador de su entorno.

Es Andrés Roca Rey, un joven peruano de apenas 20 años que en su rostro denota la jovialidad que le envuelve, pero en su mente circulan los pensamientos de una manera más madura.

Recientemente estuvo en la ganadería de Pablo Moreno, el empresario taurino que le trajo a México y cuya carrera lleva de la mano junto a su maestro Campuzano.

Después de cinco novillos de muy buena calidad, a los que les fincó faenas de ensueño, una vez bañado y cambiado Andrés se da el tiempo para conversar.

Con noble mirada y pronunciada sonrisa, toma asiento en la fuente de ingreso del rancho y asiente: “Estoy listo”.

NTR. ¿Qué opinión tienes de México?

Andrés Roca Rey (ARR): Curiosamente mi primer contacto e interés por México fue de muy niño, viendo el programa del Chavo del 8. La primera intención de querer conocer este país fue para conocer al Chavo. Fue en él (programa) donde descubrí mucho de la cultura, vida y costumbres de este país. Me gustaba demasiado y ése fue mi primer contacto a distancia con México.

NTR. ¿De qué manera te marcó el país?

ARR. Mi segundo y más fuerte lazo con México son las rancheras. Amo la música ranchera, y desde hace muchos años admiro al maestro José Alfredo Jiménez y a Vicente Fernández. Hay dos canciones en especial que me gustan de ellos, la primera de ellas es la que canta el maestro VicenteLa vida es una copa de licor, es una de mis favoritas.

NTR. ¿Alguna letra en particular?

ARR. Hay una frase que tiene que ver con mi forma de interpretar el toreo. ¿Has oído eso que dice la canción? Por mucho que te cuides valedor, jamás saldremos vivos de este mundo, eso me llega. Hay otra que me gusta muchísimo, es la del maestro José Alfredo que dice: que se me acabe la vida frente a una copa de vino, es una de mis preferidas, deberían cantármela toreando”.

NTR. ¿No extrañas la vida de un joven de tu edad en lugar del toreo?

 ARR. Ser torero es lo que he querido ser desde niño, toda mi vida, y para ello entreno y trabajo muy duro. Es cierto que no soy común, como mis amigos del colegio, ellos hacen una carrera y demás, pero tampoco ellos son como yo, ellos estudian, yo me juego la vida. Cuando estás entregado y con la convicción, no se extraña nada, menos haciendo lo que sueñas”.

Cifras:

20 Años de edad tiene el juvenil torero peruano

80 Corridas tiene en su carrera

Por el triplete en Guadalajara

A un día de ser parte de la segunda corrida de aniversario, Roca Rey es consciente de que está colgado del cartel de más expectativa de este serial tapatío.

Al lado del maestro Morante de la Puebla y del mexicano Luis David Adame, el peruano augura una tarde muy interesante de toros.

“Estoy muy contento de regresar a Guadalajara, es una plaza en la cual he vivido muchísimas emociones y donde me he sentido feliz toreando en el sentido de la recompensa, con el público, que cuando tratas de entregarte pues la gente te premia y creo que eso es lo más bonito que puede pasarle a un torero. El cartel es muy bonito, y espero y me gustaría salir con un triunfo importante de esta plaza”.

La cita la tiene Andrés mañana en punto de las 16 horas para lidiar un encierro de la ganadería de Teófilo Gómez.

A pura puerta grande

Su forma de ver y vivir la vida es una coherencia tangible con la manera de ver y llevar su profesión: matador de toros.

Todo ocurrió de una manera más rápida de lo usual. Fueron pocas novilladas en plazas de primera las suficientes para que el peruano Andrés Roca Rey lograra llamar la atención de empresarios y afición española.

La tarde clave, su presentación en Madrid, donde cautivó a la exigente afición al abrir la puerta grande de ésa, la plaza más importante del mundo.

“Creo que en dos años han sucedido muchas cosas. Desde la puerta grande en Madrid las cosas se me fueron dando muy bien, pero también es cierto que desde los 14 años que llegué a España he tenido una dura preparación que quizá la gente no conozca, entrenando siempre para el triunfo”, comenta el coleta sudamericano.

Y es que a partir de su triunfo como novillero en la plaza madrileña, su carrera ya no paró. La alternativa, triunfos resonantes en plazas de todo el mundo y un valor único, fueron sólo algunos de los elementos esenciales en la corta, pero nutrida y triunfal carrera de Roca Rey, quien al lado siempre de su maestro y apoderado, el matador de toros en retiro José Antonio Campuzano, logró despuntar de una manera única en la difícil profesión del toreo.

Roca Rey es especial. Con aproximadamente 80 corridas en su carrera, es ya parte de las ferias más importantes del mundo, y tarde tras tarde sigue justificando la razón por las que las empresas lo toman en cuenta para sus ferias y para formar parte de los carteles más importantes.

“Efectivamente, todo pasó muy rápido, pero es por ello que trabajamos. Esto es lo que quise siempre, y creo que la mejor recompensa está en el ruedo con el toro, cuando le puedes torear a gusto o cortarle las dos orejas”.

Publicado en NTR Guadalajara

 

Cumplirá medio siglo la Nuevo Progreso 

Por Xavier Toscano Garcia de Quevedo.

¡El tiempo, hay Dios mío! Ese implacable instante que se va acumulando lento, pero con su inconmovible paso firme, se ha llevado ya el primer mes de este año. 

Cómo quisiéramos a veces detenerlo, y cuántas otras imaginamos poder regresarlo, pero es tan sólo una utopía, o quizás simples alucinaciones, que probablemente en más de alguna vez —quiero percibir— todos hemos divagado.

Pero si enero de este año ya forma parte de la historia, hoy nos toca viajar mucho más atrás en el tiempo, y en un abrir y cerrar de ojos situémonos en febrero, pero de 1967,  hablamos de cinco décadas atrás. No es muy difícil, cuando nuestra memoria visualiza claramente los sucesos que nos llenaron de gusto y satisfacción al ver el nacimiento de una nueva plaza de toros en nuestra bella —sí, por entonces muy bella— Perla de Occidente.

Algunos investigadores de nuestro Espectáculo Taurino han afirmado que el paisaje en España no puede imaginarse sin la lámina en cada pueblo de una plaza de toros. De igual forma en nuestro país, con la llegada de Hernán Cortés y la celebración del primer festejo taurino (1526), la fiesta brava se arraigó profundamente en nuestra nación, convirtiéndose en parte importante de nuestra cultura, por lo que igualmente poco a poco en nuestra geografía, las plazas de toros también pasaron a formar parte fundamental de nuestro entorno urbanístico.

¿Alguien podría imaginar nuestra ciudad sin plaza de toros? —Bueno, quizás los manipulados por ideologías de otras latitudes ¡Pero allá ellos!— Porque hoy, y únicamente gracias a la visión de un jalisciense inquieto y enamorado de nuestra fiesta, “Leodegario Hernández”, Guadalajara cuenta con su plaza de toros. Ya solamente nos separan tres días para que “La Monumental de Jalisco” pueda celebrar sus 50 años.

Seguramente aún deberá estar en la memoria de muchos aficionados los interminables meses de trabajo que dedicaron con grande esfuerzo y mucho cariño Leodegario Hernández y el hidrocálido Carlos González, para llevar a buen puerto su proyecto de construcción de la nueva plaza para nuestra ciudad. Pero no obstante a tantas trabas, continuas barreras y obstáculos, además de situación de entorpecimiento, Leodegario y Carlos finalmente consiguieron llegar a su meta: inaugurar su nueva plaza que la bautizaron con el nombre de “Monumental de Jalisco”, escogiéndose las fechas del sábado 4 y domingo 5 de aquel año de 1967.

El cartel inaugural lo integraron Joselito Huerta, Raúl Contreras “Finito” y Manolo Martínez, el encierro escogido para tan emblemática fecha del hierro zacatecano de José Julián Llaguno. “¿No qué no?” Marcado con el número 14 fue el primer toro que pisó el ruedo de la nueva plaza. El domingo 5 se dio el segundo festejo, en el que actuaron Manuel Capetillo, Juan García “Mondeño”, Paco Pallares y Chucho Solórzano, que lidiaron toros de la histórica ganadería jalisciense de La Punta, de Francisco y Carmelita Madrazo Solórzano.     

Muchos años (50) han trascurrido desde aquella tarde inaugural, que siempre estará presente en nuestra memoria. Por situación que no vale la pena recordar —¿ya para qué?— los lamentables cambios se dieron. Sin embargo lo que hoy debería cambiar y enmendarse sustancialmente para reivindicar la grandeza y verdad de nuestra fiesta, es que en el ruedo de la plaza aparezca YA —es lo más urgente— la presencia de su majestad; “El auténtico Toro Bravo”.

Fuente: El Informador

 

Carteles del 50 Aniversario de la  Nuevo Progreso en Guadalajara 

De S y S.

La empresa Espectáculos Taurinos de México SA de CV  tiene ya cerrados los carteles con los que celebrará el 50 Aniversario de la plaza de toros El Nuevo Progreso de Guadalajara, con la participación de figuras del toreo mundial y de la baraja taurina mexicana.

La plaza de toros Nuevo Progreso (antes Monumental de Jalisco) fue inaugurada un 4 de febrero de 1967, estando en el cartel los matadores Joselito Huerta, Raúl Contreras “Finito” y Manolo Martínez lidiando toros de Don José Julián Llaguno.

Estos son los carteles:

El sábado 4 de febrero a las 5 pm, toros de San Miguel de Mimiahuapam para Ignacio Garibay, Miguel Ángel Perera y Diego Silveti.

El sábado 11 de febrero a las 4 pm, toros de Teófilo Gómez para Morante de la Puebla, Andrés Roca Rey y Luis David Adame.

El Domingo 19 de febrero a las 5 pm, toros de Los Cués para Alfredo Ríos “El Conde”, Fermín Rivera y Fermín Espinosa “Armillita IV”.

El Domingo 26 de febrero a las 5 pm, toros de Los Encinos para Pablo Hermoso de Mendoza, Joselito Adame y Octavio García “El Payo”.

Joselito al centro, por encima de Morante y Pablo Hermoso.

Twitter @Twittaurino

De los toros con verdad: Mucho torero para tan poco toro en Guadalajara…

Por Francisco Baruqui.

Indudablemente que para que la fiesta de toros tenga su verdad, su brillantez, su esencia y su fondo, lo que resulta indispensable que tenga es eso… EL TORO.

Cuando el toro no aparece y lo que queda de casta no es otra cosa que una sangre diluída, aguada, sin lo que la auténtica bravura tiene que es el instinto de acometividad en el embestir, el poder, la pujanza, el brío y el inminente riesgo que se proyecta a los tendidos, cambia el sentido fundamental de la bien llamada FIESTA BRAVA, enmarcada en la emoción de crear arte frente al peligro, por un espectáculo deprimente, monótono, aburrido y tedioso, que más que motivar para batir las palmas en su expresión de grandeza, deriva en el bostezo de aburrimiento que termina en decepción, la FIESTA MANSA.  Así…
Así, resultó el tenor de un esperado festejo con un cartel por cuanto a toreros por demás interesante, pero ¡Ayy con los toros..!

Válgaseme decir que de un hierro original de Campo Hermoso, sólo se lidiaron tres parchándose con otros dos de San Isidro y Villa Carmela.  Increíble parece que programándose una corrida con fuste de espadas con mucho tiempo de antelación, no se tenga el profesionalismo para contar con un encierro de categoría, preparado, bien puesto, y no lo que al final salió, ¡UN AUTÉNTICO FIASCO!

Sólo el primero era un toro con todas las de la ley, que los restantes, muy por debajo de la categoría de la plaza tapatía y de su afición.  Ya se sentía la mosca en la oreja con el baile de corrales rechazándose hasta once reses…  ¡De vergüenza!

Y más, mucho más, muchísimo más por la exhibición de mansedumbre que salvando el que abrió plaza y el de regalo que cerró, el resto de rastro. Sé que a muchos ganaderos molesta lo que escribo al aseverar que lo que se está jugando en cosos del país, salvo honrosas y notorias excepciones no es otra cosa que la MEDIA CASTA.  Triste realidad, pero realidad al fin.

Astados no de puyazos sino de refilonazos, escupiéndose del encuentro, huyendo y en las muletas doblando contrario, para ser correteados, y que si se les abría el portón, seguramente regresaban a las ganaderías, ya que si se les metía las cuerdas se hubiesen parado más de lo que se pararon.  Cinco toretes sin presencia, descastados, de los ocho que saltaron a la arena, uno devuelto por partirse la patita, que dieron al traste con una corrida que en el papel prometía.

Menos mal que los toreros justificaron…

Una triste despedida de un profesional del toreo como lo es Eulalio López “Zotoluco”. Matador de toros con todos los merecimientos que deja un historial de éxitos y gestas, -matar toda la camada de Miura en una temporada en las principales plazas españolas, tuvo lo suyo-, le encumbró ganándose respeto y admiración de profesionales del toreo y afición.

Destacó con el primero, el toro serio de la función, con el demostró su técnica y recursos muletéándolo de rodillas en tablas para luego hacer el toreo por abajo por los dos lados, mejor por el derecho, intercalando molinetes, desdenes y remates de pecho que se le aplaudieron.  Estoqueó con entera habilidosa alargando el brazo para salir al tercio.

Con el otro, infumable por las condiciones del bicho, pero escuchando los acordes nostálgicos de “Las Golondrinas”.  Como le recuerdo a Lalo, imberbe, vistiendo de corto en las vacadas de largos años pasados debutando en Guadalajara esperanzando de que en él habría lo que después llegó a ser, figura del toreo.

Y qué buen torero es Joselito Adame, de la montera a las zapatillas, hizo gala de su sitio y recursos dentro de su expresión artística, dentro de una torería con valor y empeño para triunfar a toda costa.

Con el segundo se ganó un apéndice del torete manso y deslucido al que se impuso sacándole muletazos de mérito, aislados, en un trasteo entre altibajos con desarme y corretiza, para naturales que al fin pudo cuajar en una labor larga que terminó de entera en sitio y apéndice.  El otro de su lote, para el rastro, pero…

Pero regaló un sobrero villacarmelo, con bondad, fijeza y buen son, lo que aprovechó el joven maestro para cuajar una obra de bien torear desde lancear a la verónica en tres, rematando con media y recorte escuchando la ovación, para con la zarga, mandando y ligando a su sentir, cuajar una faena lucida en las que las series al natural y con el ayudado resultaron templadas y con ritmo.  Tuvo gusto y cuando se esperaba el estocadón de trofeos, un sartenazo en el chaleco con otro pinchazo de remate.  Toreo excelente pero con el acero…  de juzgado.

Gran momento el del aquicalitense que se va consolidando como la figura nacional que se esperaba.
El peso del cartel lo llevaba la sensación torera que es Andrés Roca Rey.  Él lo sabía y como cada tarde, salió a jugársela de verdad.

Con su primero, voluntarioso, buscando lucir a por todas, pero correteando tras del manso se la pasó, despachándolo de entera y descabello al segundo golpe.

Con el otro, simplemente debo decir que de no ser este chaval que es dechado de valor, de entrega, de afición cabal y de una torería de excepción, difícil habría sido triunfar como él triunfó.

Repertorio capotero con saltilleras, gaoneras, caleserinas y remates para pintura arrancaron las primeras palmas, para con la flámula, insistiendo atropellar la razón, citando de largo para quedar en muy corto a un astado que rascaba, medía y arrollaba más que embestía, llevarse una cogida sin herida aparente de cornada, pero seguro, sí con un palizón que le dejó renqueante a lo largo de la faena.

Una faena importantísima por la exposición que tuvo, el terreno que pisa, —donde los toros cogen—, para plasmar un toreo de riñones encajados, de muñecas elásticas, de quiebres leves de cintura y aguantando, clavadas las zapatillas en la arena, desbordando su sitio de figura y los recursos de una técnica bien asimilada, para poner al público de pie emocionado por sus formas extraordinarias de interpretación.  Ayudados con la diestra y al natural con la zurda, arrancaron los olés del público entregado a un artista de valentía absoluta y vergüenza torera a tope, que será pilar de éste incomparable espectáculo que es el toreo.  Pinchando y cobrando media de efectos, se llevó muy merecida oreja, esperándolo para su repetición, que Guadalajara se convierte en su plaza.

Espléndida la tarde y una entrada de pasados los tres cuartos, deja constancia de que la afición tapatía merece más, mucho más respeto de los promotores que, visto lo visto están mostrando aviesas intenciones de bajar el nivel del toro del coso más serio y exigente del país…  No se vayan por ese lado que meter a la gente a los tendidos es lo difícil y fácil, muy fácil, facilísimo echarlo de la plaza con ganado como el que están trayendo.

Atención, pues, que si se están proponiendo hacer las cosas mal, debo decir que lo están haciendo muy, pero requete muy  bien… ¡Bah..!

Publicado en El Informador

Lidian con la duda y la omisión aficionados en Guadalajara

Por Edgar Flores.

Aunque fue a mitad de la semana cuando el encierro procedente del hierro de Campo Hermoso llegó a los corrales de la plaza, hasta ayer, pasadas las 17 horas, no se habían aprobado los astados de esta ganadería que se pretende lidiar mañana en la Plaza Nuevo Progreso, según se anunció oficialmente, para la última corrida del serial en el coso tapatío.

Es una de las corridas más importantes del año y cierre de temporada en Guadalajara con la presencia de Eulalio López Zotoluco, en su despedida del coso tapatío, Roca Rey y Joselito Adame. Pese a la relevancia del evento no hay argumentos y nadie resuelve. La empresa y la autoridad no dan fe de que el encierro haya sido aprobado, como marca el reglamento por las autoridades municipales, es decir, el juez de plaza, veterinario y asesor taurino.

Mañana es la lidia y no se tiene registro alguno siquiera de la reseña de los toros, como es su peso, pintas, cornamentas o peso promedio, y mucho menos, el veredicto de si el encierro cumplió o no con la aprobación de la autoridad para ser lidiado.

A decir de la empresa, hasta el pasado jueves por la tarde no existía una reseña de los bureles, aunque éstos están a la vista desde el miércoles en los corrales de la plaza. Entonces surge la duda si la autoridad no acudió a presenciar el desembarque y por lo tanto no fueron pesados al momento de su llegada.

El suspenso permanece en el aire, pues ni empresa ni autoridad, encabezada por Arnulfo Martínez, extienden información de ello. NTR Guadalajara buscó al juez para saber el porqué de la demora con la aprobación, pero la autoridad fue omisa.

Lo cierto es que los aficionados que acudieron a la plaza y quienes leyeron los carteles publicitarios, hasta hoy no tienen la certeza de que lo que vieron en los corrales sea lo que en verdad se va a lidiar. El encierro que se muestra califica con hechuras, trapío y peso necesarios para ser lidiado en la Nuevo Progreso, entonces, podría ser que alguno de los matadores en el cartel tuvo inconveniente en enfrentar lo que con seriedad se ve hasta hoy, esperando en las corraletas del inmueble taurino.

Se desconocen los motivos del por qué no han sido siquiera reseñados los de Campo Hermoso, siempre y cuando la autoridad aclare el atraso o la negativa para autorizarlos.

Fuente: NTR

“Es difícil decir adiós”: El Zotoluco 

De S y S.

Siempre es motivo de nostalgia el decir adiós. Después de tantas emociones, el matador de toros  Eulalio López “El Zotoluco” se despide de la Plaza de Toros Nuevo Progreso, y a decir del propio coleta, eso es motivo de sentimientos encontrados.

“Una plaza que me dio tanto, en la que actué tantas tardes, siempre es difícil decirle adiós. Una afición exigente pero conocedora, que me acogió siempre y que me dio tardes de todo”, describe en exclusiva para NTR Guadalajara el matador mexiquense.

Llegó la hora y no hay marcha atrás. 

Y se despide con un cartel que es por demás motivante. Eulalio comparte la tarde con Joselito Adame y la nueva figura mundial, Andrés Roca Rey.

“Me voy contento y satisfecho porque siempre traté de ser un torero honesto”.

Prolongada despedida

La idea de despedirse comenzó en febrero. Hace poco menos de un año, cuando El Zotoluco decidió hacer oficial su adiós de los ruedos en una campaña que tenía planeada para unas 35 corridas.

Todo se vino a más, comparte el mexiquense: “La verdad es que se fue mucho más arriba de las 35 corridas pensadas, y esto fue porque había plazas en las que se presentó la oportunidad de estar y que yo, lejos de lo económico, decidí ir por agradecimiento a la afición, olvidando la categoría de la plaza, que si era de primera o segunda”.

La campaña concluirá en febrero del próximo año, y llegaría alrededor de las 50 corridas.

La México, su ilusión

Eulalio confiesa que su mayor deseo es decir adiós definitivamente en el coso taurino más grande del mundo.

“Me encantaría y es lo que hasta ahora se tiene hablado con la nueva empresa de La México. Me gustaría despedirme en la corrida de aniversario, que además coincide con el mes que se cumple un año de haber arrancado mi campaña de despedida. Me gustaría que fuera con un cartel llamativo, que ilusione a la afición y que sea una tarde inolvidable para todos”.

Fuente: NTR

La Nuevo Progreso se perfila a celebrar sus primeros cincuenta años

Por Gustavo Rodríguez. 

El próximo año se cumplen 50 años de la Plaza de Toros Nuevo Progreso, “aunque en realidad son 40 porque hubo diez en los que estuvo inactiva” rectifica para sí mismo Ramón Macías Mora, autor de La Catedral y los Toros: La tauromaquia en Guadalajara 1608-1979 y que como acérrimo aficionado y conocedor ya prepara la Historia de la Plaza de Toros Nuevo Progreso y trabaja también en la actualización del libro En el Umbral de los Siglos.

El también arquitecto y guitarrista colaborador de MILENIO JALISCO comenta que en esas líneas recorre la historia no solo de los edificios, sino de la fiesta misma. En sus escritos habla de las plazas desmontables de madera como la San Agustín, que estuvo donde hoy está el Teatro Degollado; la de Santo Domingo que se ubicaba frente a lo que hoy es el Templo de San José de Gracia y que si ahora permaneciera estaría ubicada en la confluencia de las calles de Garibaldi y González Ortega. Existió también la  novecentista Plaza Independencia, ubicada en donde se encuentra el Mercado Corona. Hubo muchos otros lugares en donde se probó tener una plaza de toros antes de la construcción de la Plaza  Progreso en 1865.

Las Plazas de Toros en Jalisco, la historia de una edición truncada

Por otra parte, Ramón Macías, quien también se ha dedicado a la historiografía y la arquitectura comenta que  además de los dos libros ya mencionados “cuenta con una edición con la que he lidiado los últimos años.

En el periodo de Emilio González Márquez, Alejandro Cravioto y el arquitecto Aceves, titular de patrimonio cultural, me encargaron que realizara un catálogo de todas las plazas de toros del estado de Jalisco”.

“Ese libro lo inicié hacia el 2006, incluye la parte histórica, el texto narra las construcciones y los sucesos de las plazas, incluye unos planos que realicé sobre las plantas, planos arquitectónicos y fotografías. En total son 40 edificios. Pero ese libro titulado Plazas de Toros de Jalisco, permanece durmiendo el sueño de los justos ya que con el cambio de Administración, en la Secretaría de Cultura de Jalisco el proyecto quedó a la mitad. “El problema es que ni lo publican, ni me dejan publicarlo, no me liberan los derechos. Eso es un perjuicio”.

El autor comenta que resultó un arduo trabajo recuperar la historia de estos sitios, las fotografías y los planos. “Yo solo tengo el borrador. Pero hay maravillas, como el plano de la Plaza de Cañadas, que está antes de llegar a Jalostotitlán, es un edificio que data de 1608, es de las más antiguas”.

El autor señala que algunas de ellas están enclavadas en un paisaje que las hace lucir más y que según la época del año proveen de escenas muy bellas: ruedos en temporada de lluvias, muros a contraluz.

Macías explica que la Plaza de Toros Nuevo Progreso fue proyectada por el arquitecto José Manuel Gómez Vázquez Aldana.

El autor mencionó que la plaza de toros México del municipio de Sayula fue proyectada por el arquitecto español Tomás Uruñueca. “Es un bello ejemplo de arquitectura en donde ronda el romanticismo. El edificio cuenta con una serie de arcos de medio punto que se transforman en bóvedas de cañón cónicas lo que da forma natural al tendido y gradería. Macías Mora rememora que el encargado de desarrollar la idea y desarrollo de la plaza de toros Fermín Espinosa Armillita de Jalos, fue el alarife Monfilio Ramírez quien se inspiró en la antigua plaza de Guadalajara”.

Don Monfilio fue hijo de otro Alarife don Margarito Ramírez y autor entre otras obras de las torres de la parroquia de Pegueros, la capilla de Santa María, del hotel Capri y la capilla del Espíritu Santo, todos ellos importantes referentes arquitectónicos de esa población, según explicó el arquitecto y músico.

De las más antiguas a las más hermosas, en Jalisco destacan cerca de 40 plazas entre 500

El patrimonio arquitectónico de las Plazas de Toros en Jalisco es uno de los menos estudiados, según señaló Ramón Macías, en su mayoría son edificios que se erigieron por un acuerdo colectivo.

Entre las plazas de toros más importantes de Jalisco se encuentran además de la Monumental Nuevo Progreso: La plaza Fermín Espinosa, de Jalostotitlán; La plaza Alberto Balderas, de Autlán; la plaza Carmelo Pérez; de San Miguel el Alto, y la plaza de toros El Centenario, de San Pedro Tlaquepaque.

La lista de las plazas más bellas de Jalisco la conforman la Rodolfo Gaona, de Cañadas de Obregón; la Carmelo Pérez ,de San Miguel el Alto, la plaza de Sayula, El Renacimiento de Teocaltiche, la llamada Jalisco de Yahualica El Centenario de San pedro Tlaquepaque; la plaza de toros de Mexticacán y por su concepción arquitectónica, la plaza de toros de Lagunillas, en el municipio de Autlán.

De acuerdo con el investigador la plaza de toros El Renacimiento, de Teocaltiche, es obra del ingeniero Camilo Pani y fue inaugurada por los diestros Arcadio Ramírez “Reverte Mexicano” y el español Francisco Palomar “Caro Chico” en el año de 1904. El festejo lo amenizó la banda del maestro Maximino Mejía.

La arquitectura de su coliseo corresponde a un estilo porfiriano, ecléctico y afrancesado, muy en boga en ese tiempo. Los promotores o mecenas fueron los señores Cipriano y Cecilio A. Chávez así como Pedro A. Chávez.

Según Tito González, novillero retirado quien acompañó a Macías a Villa Purificación durante su investigación, “que si tenemos en cuenta los 125 municipios del estado, sumarían, asómbrese usted, más de quinientas. Indistintamente se hace charrería, toro de reparo y eventualmente corridas de toros a la española, o, ese híbrido tan tradicional en México llamado chonadas o novenarios.

Algunas francamente, de manera lamentable, dejaron de ser plazas de toros y se convirtieron, por intereses económicos y por motivar al gobierno estatal para obtener una restauración física, en lienzos charros. Casos particulares: San Julián y Atengo. Las dos actividades tanto la fiesta taurina como la charrería siempre han estado muy ligadas”.

Fuente: Milenio.