Archivo de la categoría: Vista Alegre

Feria de Bilbao 2017 – Corridas Generales 

IMG_juw4uo


Dos tardes para El Juli, Ponce, Roca Rey y Urdiales en la Feria de Bilbao. 

Se celebrarán ocho corridas de toros y una de rejones durante la Semana Grande.

De SOL y SOMBRA.

La Feria taurina de Bilbao continúa con un formato cuadrado y aunque presenta a casi todas las figuras, parece ser una calca de otras ediciones, aunque en esta ocasión  programen a casi todas las figuras del escalafón.

Entre las ausencias destacadas estan las de Sebastián Castella, Miguel Ángel Perera y Morenito de Aranda, pero también hay sorpresas como la inclusión de algunos toreros que no tuvieron un buen San Isidro como Joselito Adame y el doblete de Diego Urdiales, asi como la injusticia con Antonio Ferrera y Jiménez Fortes, que fueron incluidos en carteles de nivel medio cuando sé merecían otro trato mejor. Una buena noticia es que regresan a la plaza de Vista Alegre José Mari Manzanares y Alejandro Talavante.
 

El rejoneador Diego Ventura es otro de los grandes ausentes.

De esta manera, entre el 19 y el 27 de agosto, se celebrarán ocho corridas de toros, una de rejones y no se incluye ninguna novillada.

El domingo 27 de agosto finaliza la feria con un encierro de la ganadería de Miura.

Con la edición de este año la Junta Administrativa busca borrar el recuerdo de la pobre edición del año pasado, en la que se batieron récords negativos de asistencia de público y de calidad artística.

Los carteles

19 de agosto. Corrida de rejones a cargo de Pablo Hermoso de Mendoza, Andy Cartagena y Lea Vicens, con toros de El Capea y Carmen Lorenzo.

20 de agosto: Juan José Padilla, Antonio Ferrera y David Fandila “El Fandi” lidiarán toros de Torrestrella.

21 de agosto: Iván Fandiño, Joselito Adame y Juan del Álamo, con toros de Alcurrucén.

22 de agosto: Seis toros de Jandilla para Morante de la Puebla, Julián López “El Juli” y Andrés Roca Rey.

23 de agosto: Diego Urdiales, Manuel Escribano y Paco Ureña torearán astados de la ganadería de Victorino Martín

24 de agosto: Julián López “El Juli”, Alejandro Talavante y José Garrido se enfrentarán a toros Garcigrande y Domingo Hernández.

25 de agosto: Enrique Ponce, Cayetano y Ginés Marín, con toros de Victoriano del Río.

26 de agosto: Enrique Ponce, Diego Urdiales y Andrés Roca Rey, con reses del Puerto de San Lorenzo.

27 de agosto: Seis toros de Miura para los diestros Fortes, Juan Leal y Román cerrarán las Corridas Generales.

Twitter @Twittaurino

Anuncios

Vista Alegre tendrá una nueva gestión a finales de año

La plaza de toros Vista Alegre de Bilbao. (Oskar M.)

Por Laura Fernández.

La junta directiva se marca esa fecha como límite para los nuevos proyectos

Bilbao– La junta de administración de la plaza de Vista Alegre de Bilbao se ha dado de plazo hasta finales de año para estudiar una nueva forma de gestión del coso taurino una vez que la empresa Martínez Flamari finalice su contrato en 2018. Este asunto, junto con la posibilidad de que albergue otras actividades así como la presentación de las cuentas y las ganaderías de Aste Nagusia, fueron objeto de debate en la reunión mantenida ayer.

Ricardo Barkala, concejal del Ayuntamiento de Bilbao y administrador general de la plaza, señaló que “habría que dar una vuelta para impulsar nuevos proyectos de gestión y meter otra variante, una intervención más moderna, más acorde con los tiempos para que impulsen nuevas actividades fuera de las corridas de toros. Además habría que estudiar el mantenimiento de la plaza de toros”. De hecho, en palabras del edil hay “necesidad” de plantear nuevas gestiones encima de la mesa para “impulsar la reflexión”. Tras aprobar las cuentas, tramite protocolario de transparencia, se abordó uno de los aspectos que más interesan a los taurinos como es las ganaderías de la próxima Aste Nagusia.

Ganaderías como “novedad”, el edil destacó que en esta edición se incorporan algunas “que hacía mucho tiempo que no venían a Bilbao”. Entre ellas, Victorio Martín y Miura, que esta última celebra su 175 aniversario como ganadería. Otras de las que estarán junto a Marijaia serán Puerto San Lorenzo, Marci Grande, Jandilla, Torrestrella, Vitoriano del Río y Alcurrucén. Siguiendo el hilo de los eventos, el festival taurino que se celebra este viernes, según Barkala, “va a salir bien porque los números van bien”. De hecho, aseguró que “la gente se va animando”, algo que se percibe con la venta de entradas.

De la misma manera, en la junta de administración también trataron otros temas, como por ejemplo, el evento de Pasión Andaluz que se celebra el próximo 7 de julio. Un evento que gira en torno a la música pero el caballo es su gran protagonista. Precisamente, siguen gestionando el tema porque “varios promotores tienen interés” en encargarse del servicio de hostelería.

A pesar de que en Vista Alegre haya habido menos espectadores también ha habido menos gasto. “Hemos sido buenos gestores en este sentido”, concluyó Barkala.

Fuente: Deia

​Los toros de La Palmosilla para Vistalegre

De S y S.

Los ocho toros de La Palmosilla que han sido desembarcados esta mañana en los corrales de la plaza de toros de Vistalegre han pasado el primer reconocimiento realizado esta tarde. 

Se trata de cinco toros negros, dos colorados y uno castaño de magnífica presentación y remate. 

Serán lidiados el próximo sábado 25 de febrero a partir de las 18 horas por David Mora, Paco Ureña y Varea.

Twitter @Twittaurino

Corrida de Invierno en Vistalegre 

De SOL y SOMBRA.

El Palacio de Vistalegre de Madrid ya tiene cartel para la Corrida de Invierno que se celebrará en dicho recinto el próximo sábado 25 de febrero. 

El cartel que ha prestado Tauroemoción, al mando de Alberto García, esta compuesto por David Mora, Paco Ureña y Varea, con toros de la ganadería de La Palmosilla.

“Es un cartel de máxima categoría en un escenario emblemático”, señaló el joven empresario Alberto García,  quien añadió hizo un énfasis especial sobre los precios de las entradas: “Habrá una entrada general de 29 euros, con precios reducidos para jóvenes y jubilados. Además, 50 céntimos de cada entrada irán a las arcas de la Fundación del Toro de Lidia”.

Respecto al futuro de Vistalegre, comentó: “Dependiendo de la respuesta del público, que espero que sea importante porque el cartel lo merece, me plantearé de cara a un futuro próximo dar un serial de novilladas en esta plaza”.

****

Señores empresarios de México esto se llama profesionalismo, se anuncia una corrida con los toros por delante en el cartel como debe de ser, con tres meses de anticipación para que usted pueda planear su ida y con los precios perfectamente especificados con sus promociones y descuentos. 

Esto es lo que en México no hemos podido lograr hasta la fecha, profesionalizar con seriedad el espectáculo. 

Lo malo es que chango viejo no aprende maroma nueva.

Twitter @Twittaurino 

David Mora y Jiménez Fortes reaperecen este domingo en Vistalegre

De SOL y SOMBRA.

El toreo es una disciplina en gran medida incomprendida y parcialmente desconocida. A muchos se les escapa la tremenda dosis de esfuerzo y sacrificio que ella conlleva. Y una buena muestra de este extremo tendrá feliz colofón –eso esperamos- este domingo, cuando David Mora y Jiménez Fortes hagan el paseíllo en la plaza de toros cubierta de Vistalegre, en Madrid.

Atrás quedarán meses de superación personal e íntimo convencimiento de que incluso de las situaciones con muy malos augurios se puede salir. Y para muestra, ellos.

A David Mora, torero muy próximo a la provincia de Ciudad Real por su  vinculación con el también ya matador de toros Félix Jesús Rodríguez, casi le siega la vida un toro en Las Ventas en mayo de 2014. En aquel momento se le logró salvar la vida, y año y medio más tarde, el torero toledano volvió a ver luz al final del oscuro túnel que supuso una travesía de operaciones y rehabilitación de su pierna izquierda. Y la corrida de este domingo es una meta volante, porque después vendrán otras muchas.

El caso de Jiménez Fortes es similar pero diferente. El año pasado sufrió dos escalofriantes cornadas en el cuello. La primera de ellas también tuvo lugar en Las Ventas. Sin embargo, a pesar de la espectacularidad y aparatosidad de este percance, el de mayor gravedad acaeció en Vitigudino el pasado agosto, cuando el pitón penetró por debajo de la barbilla y fue parado por el cielo del paladar, causando enormes destrozos y temiéndose por su vida.

Ambos, con un tesón digno de admiración, han conseguido recuperarse física y mentalmente, y han decidido seguir entregando su vida al toro, y este domingo reaparecen, mano a mano, en el Palacio Vistalegre para enfrentarse a una corrida de Parladé. Vaya desde aquí nuestro reconocimiento y admiración.

El día antes, también en el Palacio Vistalegre, se lidiará una muy interesante novillada en la que alternarán Álvaro Lorenzo, Ginés Marín y Varea, que pasan por ser los tres máximos estiletes en el escalafón de novilleros con picadores. Los utreros serán de Daniel Ruiz.

Cabe esperar que un nutrido grupo de aficionados de Ciudad Real presencie el acontecimiento en persona. La ocasión lo merece.

Fuente: http://www.lanzadigital.com/news/show/toros/david-mora-y-jimenez-fortes-reaperecen-este-domingo-en-vistalegre/94014

La Regresión y la Inocencia – Arrastre Lento y Estrellones en La México.

“El Tuco” en el pase invertido. El novillo cabrereño espléndido también por el lado izquierdo.

Condenada al naufragio, al gafe, la tarde encuentra un bálsamo, la esperanza y un respiro con un cuarto novillo de honores en el arrastre. Lentamente, los restos del lidiado en el turno cuatro se llevaron consigo, no una ovación, sino el sino y el origen de un ya viejo encaste, un antiguo carácter. Con ese toro el triunfo asomó sin tocar la puerta en un festejo tan gris como su toldo celestial.

Por: Luis Eduardo Maya LoraDe SOL Y SOMBRA.

Se sabe, de antemano, que en México somos dados a tirar, derrumbar las cosas del pasado, por malas o buenas que estas hayan sido.

El Arquitecto Rafael Fierro Gossman, en su estudio sobre las casas de México y principalmente el que dedica a la historia de las calles del viejo Chapultepec-Polanco, ha referido a la que fuera casa de Don Jesús Cabrera Llamas como un complejo proyecto, integrador del gusto personal de su propietario y que agrupaba varios metros cuadrados en el Paseo Castelar, a solo pasos de El Reloj.

La casa, de tal Señor, con espacio de frontón ha sido necesariamente una casa taurina.

Y ahí, suponemos, han tenido que confluir algunas generaciones de gente del toro, esa fusión tan triplemente interesantísima entre los Gaona, los Garza y los Cabrera que, viendo por el espejo lateral, da la vista a Zacatecas y ahí entrelaza el rosa de Don Antonio y el verde de Don Julián, Llaguno, claro está. Por lo blanco entrelazados. Y por la brava sangre hermanados.

Hoy, como ayer había sido siempre, la histórica divisa rosa, verde y blanco regresa a La México en condiciones de México actual: nombre diferente, nuevos propietarios, olvido del actual aficionado, así como desigualdad en la presencia y el juego. Más una asistencia menos entendida y cada día menos enterada que ovaciona la mansedumbre.

Como ocurre en el arrastre al primero, para rejones.

Todo esto se acentúa con la aparición de un personaje a caballo anunciado como Joaquín Gallo, casi un inocente taurinamente. Ahondar en sus carencias sería cruel. Puede más el manso novillo en él y evidencia su precario modo de entender el toreo con tanto cambio de jacas, una a pelo, que no le sirve de nada.

Como es rejoneador a la antigua, no solo clava a la pasada, sino le alcanzan repetidamente –un alazán sale huyendo tras posible, de menos, puntazo- y además trae consigo Forcados. Él mismo solicita un tercer intento, infructuoso como los dos anteriores, de los Hidalguenses que sufren las iras del manso al que despacha el espada en turno a como puede.

Malamente. Tal como la gente al aplaudir al manso arrastrado.

Pasa demasiado tiempo. Para cuando el hermoso cárdeno segundo se parte un pitón cerca estamos de la primera hora de festejo. Una desgracia, con todo el tipo histórico de la casa, embistiendo fuerte, se estrella en el burladero de la Contraporra. Y deja las cosas en blanco para Paola San Román, injustamente colocada en este cartel tras ser ya triunfadora aquí.

El feo sobrero, arrea y complica las cosas a la queretana desde salida. Se crece en su descastamiento con la muleta y la San Román solo puede echar hacia fuera queriéndose ir todo el tiempo y termina con horrible bajonazo.

A este sobrero, Jorge Didier le hace un quite inoportuno.

En su turno, un novillo justo de presencia, intenta la caleserina, pero no pone orden previo al quite con los montados y como con la muleta le enganchan queda gusto y adelanta suertes ni el brindis ganadero le rescata. Y solo discretas palmas quedan.

Por ello, a la salida del cuarto, quienes seguimos el escalafón menor detenidamente, sabemos que hay posibilidad de salir del gris aburrimiento, que parece contagiar el cielo a los novillos. Más porque Rodolfo Mejía “El Tuco” es el espada en turno, el mismo que rompió quince años sin rabo novilleril en Aguascalientes y que tres años después llega a La México.

Saluda con rodolfina.

El nombrado, chabacanamente, “Ranger” es auténtica vuelta al pasado. Su agradabilísima cornamenta y bravura expresa, no solo de fondo, en varas es muestra de ello. Tumba dos veces. La segunda a Hugo Campos Rubio en la querencia pero la que a la postre le cuesta muy cara es justo la primera, que le propina a Juan Pablo González Villagómez quien no pica bien al recibir por dentro.

El novillo queda servido, incluso Mejía aunque tarde, se desmontera y el tercio cambia. No importa. Soslayando toda la autoridad, Juan Pablo González pega arteramente varios puyazos en el tercer encuentro a fin de cobrarse el tumbo. Y la autoridad, como la de la miscelánea sin clientela, leyendo el aviso de ocasión. En mutis.

Quita “El Tuco” y en la rebolera el novillo se emplea. El yucateco Lizama responde en su turno al quitar. Lo mismo que el novillo que incluso hace ver mal a Marco Dones al crecerse en banderillas.

Novillos como este, salen poco, con esa clase, esa espera a humillar y mostrar las palas antes de entrar a la muleta, de regodeo, deben siempre aprovecharse, aflorar el mejor concepto del toreo. “El Tuco” acostumbrado a lo instantáneo en plenos medios pega el afarolado de rodillas, cosa que incomoda a la asistencia, los pases por alto brindan aire al astado que le complica el cite, junto con el aire en la primera tanda.

En los medios, pasada la ráfaga, Mejía encuentra la forma de que sus muñecas se sintonicen con su acompasada cintura, eso le funciona perfecto. Pero, tras dos buenas tandas, de sabor y ritmo, con la derecha, no encuentra la forma de brindar espacio y trazar el toreo al natural.

Justo cuando más importa.

Por ello, usa la dosantina y la ranchera como recurso para emocionar y pasar al tercio. Entonces el novillo frena, hace mella el tercer y artero puyazo. Y peor el ahogo que de él hace “El Tuco” a quien mañas le sobran y por ello no nos extraña su tendencia al toreo invertido y a las manoletinas de rodillas. Falta la media altura, la fantasía natural que el toreo conlleva cuando deriva de un concepto genuino.

Vienen tres cuartos de acero tendidos y cierta petición. Bien negada.

El arrastre lento, por la nobleza, la bravura y la clase del novillo nos parecen buenos. Pero aplaudir en el arrastre los anteriores, más aun con la fichita que sale de quinto, un novillo feo y al parecer enfermo, es síntoma de clara confusión en la afición. Con él Ángel Lizama solo puede quitárselo a como su breve estatura taurina le permite, tras angustiosa larga cambiada en los medios, con honradez y ahínco le mata.

Aun así, la novillada cierra a tambor batiente cuando el huamantleco Emilio Macías, el tercero de tres hermanos que ya se han presentado en La México es volteado. Aun así, tras severo golpe el joven aplica medicina de capote bajo y trata de imponerse a un duro y exigente astado que llega muy sobrado al último tercio.

Poco falta para someterle pero realmente Macías no lo consigue. A pesar de estar cerca y ligar con la derecha termina desarmado. Digno, sobre todo en la gran estocada que consigue al volapié, momento brillante de la tarde.

Y no más.

Alguien me decía que lo complicado en ganadería viene en la segunda generación de propietarios. No es lo mismo que cuando ésta surge: las familias crecen, los gustos cambian y si la sangre no re-une, la bravura, el interés y la cohesión se difumina.

Algo así pasa con las casas, las grandes residencias de México. Injustamente, a las grandes obras de arte se las lleva, no el tiempo, sino los intereses, la ambición y, claro, muchas veces, la nula protección de la autoridad.

A la casa del Paseo Castelar, residencia Cabrera LlamasMartínez, muy seguramente nunca le faltó arte, como al toreo cuando es bien hecho. Tal como a la divisa rosa, verde y blanco jamás le faltó bravura.

La ganadería de Jesús Cabrera Llamas, como tal, ya no existe, se borró como ese pequeño palacio polanqueño, tan “neocolonial” en su acento, tan blanco y rosa a veces, otras tan blanco y verde que fue tristemente derruido. Pero cuando el arrastre lento a la muerte se le brinda en homenaje es porque algo queda de la esencia y realmente no se desaparece aunque se materialmente se pierda.

Cierto, no ocurre esto con el bien raíz, seguimos destruyendo lo que tanto cuesta construir.

Menos mal el intangible paso de la bravura no es tan instantáneo de eliminar, no se rinde, claro, fácilmente pero… puede que el día llegar.

Quiera Dios siga vistiendo de oro y de seda el arte y la buena sangre.

Como siempre ilumina ver hoy lo que del original Chapultepec-Polanco queda.

Twitter: @CaballoNegroII.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Plaza México. Temporada de Novilladas 2014. Domingo, Julio 27 de 2014. Segundo festejo de Temporada Chica. Menos de un cuarto de plaza en tarde cielo nublado, llovizna en el segundo e intermitente y molesto viento.

7 Novillos, 7 de D’ Guadiana (Divisa Rosa, Verde y Blanco) El primero lidiado para rejones. Segundo lidiado como sobrero tras inutilizarse el titular al partirse un pitón tras su salida. Desigual en presencia, el primero demasiado chico. Muy feo el quinto, mansos en general con excepción del cuarto, precioso cárdeno nombrado “Ranger” homenajeado con los honores del Arrastre Lento. El sexto muestra bravura seca y dura.

El Rejoneador amador, Joaquín Gallo (Usanza charra mexicana) División de Opiniones. A pie Paola San Román (Rosa y Oro) Silencio. Jorge Didier (Azul rey y Oro) Leves Palmas. Rodolfo Mejía “El Tuco” (Marfil y oro) Saludos. Ángel Lizama (Granate y Oro con remates negros) Fuertes palmas tras aviso. Emilio Mendoza (Azul noche y plata) Fuerte ovación. 

Los tres últimos espadas nuevos en esta Plaza.

Fatal la autoridad al no poner orden en el primer tercio del cuarto turno.

Destaca el picador Hugo Campos Rubio al picar en la querencia al cuarto.

Al finalizar el paseíllo se guarda un minuto de aplausos en memoria del forcado Eduardo del Villar fallecido a causa de una cornada en meses pasados.

Encerrona en Gotas Bilbaínas – L Aniversario de la Plaza de Vista Alegre.

Natural de Iván Fandiño en su encerrona en Bilbao.

La esperada encerrona, la apuesta fuerte y detonante de Iván Fandiño, se estrelló con su propio verdor, aun la corrida concurso no ha sido nada sencilla. Media plaza en un festejo que las nubes se cargaron tal como la propia claridad taurina del propio y único espada. Con muy poco realizado en los primeros tercios el victorino tercero ha sido el que más y mejor se ha empleado en la muleta quedando el resto desfondados tras sus encuentros con el caballo.

Por: Luis Eduardo Maya LoraDe SOL Y SOMBRA.

Se posan sobre Vista Alegre las santacolomeñas nubes que incomodan la lujosa ocasión que implica el cincuentenario de la “nueva” plaza bilbaína. De ahí que la poco menos de media entrada pueda tener una explicación.

Esos tonos grises empatan con la capa cárdena del bajo, de ilusionante hechura y serio astado de La Quinta que abre plaza. Iván Fandiño, con su terno “bilbao” y oro, es recibido con cariño y todo el tiempo impulsado por sus coterráneos desde el tendido, pero poco destaca con la capa y tiene que soportar la floja pelea del que abre plaza.

Llega el de La Quinta andarín y de pronto gazapeante -que no es lo mismo- a la muleta del vizcaíno. Fandiño apuesta por la muleta planchada y al frente pero no toma de principio el ritmo de la embestida en los medios. Soso de pronto, el toro, con la cara arriba a veces, mejora hasta que Iván toma la distancia y vienen entonces dos series por cada lado que emocionan por lo bien rematadas y compuestas. Suena la música.

De cara a una posible oreja Fandiño pincha y queda la cosa en saludos.

El pablorromero perfecto, largo y lomitendido, enmorrillado, por supuesto, cárdeno y serio por delante con los kilos bien repartidos, brinda esperanzas. Fandiño poco hace –poco ha hecho toda la tarde- con el capote. La pelea en varas resulta emocionante y abona en ello Rafael Agudo que al picar tan bien, desde el cite y con el castigo arriba, medido y sin tapar, hace lucir al toro al que, si acaso, las fuerzas, tal como ocurre, le condicionan.

En medio de esto, la cuadrilla se ha dejado enganchar. Sabemos lo que pesa una encerrona pero Iván Fandiño ha dejado todo el peso de la lidia en la peonería y esta ha estado desconfiada y destemplada. Tal cosa, lo mismo que el poco fondo del pablorromero dejan la cosa en solo deseos. Dos toros y aun estamos sin que la tarde prenda.

Bajo el gris celaje, las nubes avanzan manteniéndose sobre Vista Alegre cuando “Mirador”, salta a la arena con su azul y encarnada divisa, su capa cárdena y sus sienes estrechas. El victorino no es claro de salida y no se define sino hasta la muleta. Los primeros tercios son un suplicio, parte por el toro y parte por los toreros que nadie ordena. Sufren las cuadrillas y la alarma del ansia se dispara que se acerca la media corrida.

Pero la cosa parece cambiar en definitiva en cuanto Fandiño hace lo que de él se espera. La muleta puesta y apostando fuerte, si acaso, algo enganchado de inicio con la muleta en la derecha. Pero encandila tremenda tanda derechista, de muleta abajo, de buen trazo, todo en los medios y abrochada sobre el mismo lado y por alto, es decir, previo gallardo cambio de mano por la espalda para el de pecho.

Repite la dosis, la expectación sube y se enciende, música desgranada, al rematar ahora por bajo la nueva tanda. Tras el necesario cambio de perfil, viene la espantada con el derribo del espada tras el intento por la zurda del que sale a gatas.

Regresa a la cara por ese pitón difícil para trazar lo mejor de la tarde: tres naturales esforzadísimos con los que convenció al toro y se convenció él, tras la trincherilla y el dominador desdén.

Emoción en la embestida del victorino difícil, claro, como ha de ser. La vuelta a la mano derecha tiene amplitud y temple, se rematan sus derechazos con cambio de mano y el epílogo son los doblones, genuflexos y bien logrados. Puesto todo está, Fandiño hacia el tercio, la mano izquierda descubre pero la derecha tarda en entrar y el hueso bloquea el acero.

Aun con la estocada entera que sigue, la muerte de bravo del victorino, la petición mayoritaria, la Presidencia se lo cree de más y niega la oreja tan necesaria para el festejo. Me van a disculpar pero ahí Fandiño se salió de la corrida. Comenzó la segunda parte con la púrpura del orduñés rota al no hacerse expreso el deseo de morder y arrebatar.

Por ello tras la salida del salpicado de Torrestrella que hace cuarto, que previo al breve quite chicuelinero, con posterior tumbo al picador, se cierra emocionante primer tercio, el quite de Fandiño muestra con claridad que su momento se lo ha devorado la pálida cara de las nubes de Bilbao y su terno azul. No entra a la lidia del toro gaditano, deja de nuevo que las cuadrillas deshagan lo poco que podía progresar ese cuarto.

El péndulo muestra otra cara pero la realidad es que Fandiño deja al torrestrella a su aire, sometiendo poco y con la cabeza suelta. En plenos medios, el toro sigue cabeza alta por su lado con su lidiador en otro compás. Contrapunto sin complemento, mar sin puerto y torero, en solitario, sin triunfo, pues así como llega el toro así se va, imponiéndose al torero y siendo a la postre el vencedor del concurso.

Cuesta arriba doble con la flojedad del colorado girón de torrealta. Innecesario diálogo del torero con sus paisanos de barrera, bronca a la autoridad para que devuelva al flojo toro que tras banderillas accede y salió entonces el toro que más pesó para Fandiño. Ese quinto bis de El Cortijillo dejó, tras breves dos primeros tercios, sin chispa, casi sin plan.

Nuevamente a los medios, Fandiño lo intenta y por momentos cambia la mansa condición del contreras. Frío, claro, de comienzo. Indefinido a la mitad pero que, a pesar de su violencia, en dos tandas metió la cabeza, duramente, pero también a la espera de ser mandado. Ni hablar, acaba aburrido, vuelve a su condición mansa y dejan la esperanza del milagro en el Alcurrucén último.

El silencio a la muerte de ese quinto lo dice todo.

El retinto sexto, preciosísimo, largo y bien hecho, serio y sin estridencias da sumas esperanzas. Varios puyazos tomados con emoción pese a la no atinada suerte de varas de Borja Ruíz, va hacía delante, desde los medios, cuatro veces. Incluso el sobresaliente se atreve en, nuevas, chicuelinas.

Pero tan solo llega la faena de muleta la casi tristeza de Fandiño se acumuló como las nubes con el toro flojo y con la cara alta con el que se mostró simplemente resignado. Y seguro las nubes se desplegaran en gotas bilbaínas, en lenta y gruesa precipitación ante la segura pesadumbre del diestro.

No le echemos en cara la falta de variedad, echemos en cara la poca intervención en la construcción del esqueleto taurómaco de sus toros, la inseguridad al descabellar, la sensación de tomar cada toro como trámite. Eso era lo que de Iván no se esperaba.

Lección grande para Fandiño cuando se apuesta fuerte así se puede perder. Pero eso también es el torero, veremos que ocurrirá “la sierra pasada” antes de tomar del camino, de nuevo, para una posible y aliviadora Semana Grande para el diestro.

Mientras, solo queda vender la esperanza y comprar, al precio que haya sido, la experiencia.

Twitter: @CaballoNegroII.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Bilbao. Sábado 16 de Junio de 2012. Plaza de Toros de Vista Alegre. Corrida del L Aniversario de la Nueva Plaza de Toros de Bilbao. Más de un tercio de plaza en tarde muy nublada y fresca.

Corrida Concurso de Ganaderías, no se pintan las rayas del tercio. Se coloca raya de cal a modo de ojo de picaporte que señala un círculo en el centro de la plaza y deja un espacio por el terreno de adentro para el piquero.

7 Toros, el quinto como sobrero. 1 de La Quinta (Divisa rojo y amarillo), cárdeno claro y bajo, flojo y sin gran bravura ante el caballo, andarín y noble en la muleta; 1 de Partido de Resina (Divisa celeste y blanco) cárdeno y bien hecho, bravo en el caballo desfondado en la muleta; 1 de Victorino Martín (Divisa azul y encarnada) cárdeno estrecho flojo en varas y banderillas pero tuvo raza y fue el mejor en la muleta; 1 de Torrestrella (Divisa azul y amarilla) burraco, bravo ante el caballo, cabeceante en la muleta, tumbó al piquero en el tercer puyazo; 1 de El Cortijillo (Divisa roja y blanco) lidiado al sustitir al titular de Torrealta (Divisa roja, negra y amarilla) devuelto en banderillas por flojo, manso en todo momento, tuvo dos tandas con la muleta; y 1 de Alcurrucén (divisa celeste y negro ) precioso colorado, bravo ante el caballo pero muy flojo en la muleta.

Iván Fandiño (Azul Bilbao y oro) como único espada. Saludos. Silencio. Saludos tras fuerte petición. Silencio. Palmas y Ovación.

El sobresaliente Víctor Manuel Blázquez realizó un quite al sexto toro por chicuelinas.

Destacó en banderillas Roberto Marín “Jarocho” y a caballo, picando espléndidamente al segundo, Juan José Esquivel.