Archivo de la categoría: El Zotoluco

@Taurinisimos 129 – Gloria Victorino Martín Andrés (1929-2017) Homenaje @VictorinoToros.

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del viernes 6 de Octubre de 2017. Conducen Miriam Cardona @MyRyCar y Luis Eduardo Maya Lora @CaballoNegroII.

Homenaje, Recuerdo de Victorino Martín Andrés (1929-2017)
Memoria de grandes toros de Victorino de 1982 a 2017.

Imágenes de Ruiz Miguel, Luis Francisco Esplá y José Luis Palomar, “El Capea” y Luis Miguel Encabo en Madrid.

Faena de “El Tato” en Sevilla 1997, “El Cid” en Bilbao y recuerdo de “Zotoluco” en Valencia.

Faena e indulto de “Cobradiezmos” en Sevilla, 2007.

Faena e indulto de “Belador” en Madrid, 1982.

Juan Bautista en Logroño en 2017.

La próxima emisión de @Taurinisimos será el próximo viernes 13 de Octubre de 2017 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com.

FB/Taurinísimo

Anuncios

@Taurinisimos 96: Corridas del LXXI Aniversario en La México. Ponce, Morante y “El Juli”

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del viernes 10 de Febrero de 2017. Conducen Miriam Cardona @MyRyCar, Luis Eduardo Maya Lora @CaballoNegroII. Producción: Miguel Ramos.

Invitado: Gastón Esquivel (@GastonEsquivel)

Actualidad Taurina. Plaza México Temporada Grande 2016 – 2017. LXXI Aniversario de la Monumental.

Análisis Corridas de Aniversario.

6 Fernando de la Mora, 6 para “Zotoluco”, que se despide, y Enrique Ponce en Mano a Mano.

6 Teófilo Gómez, 6 para Morante de la Puebla, “El Juli” y Luis David Adame, que confirma.

La próxima emisión de #Taurinísimo será el próximo viernes 17 de Febrero de 2017 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

FB/Taurinísimo

¿La Fiesta en Paz? Se despidió Zotoluco

Adiós ¿Para siempre?
  • Nacionalismo de emergencia

Por Leonardo Páez .

¿Usted ya puso su banderita tricolor? 

En redes sociales, en la ventana de su casa, alrededor del tinaco del agua, no importa, póngala. Se trata de demostrarle al nuevo coco gringo que amenaza al mundo en general y a nuestro México lindo y querido en particular, que somos un pueblo unido, sobre todo en momentos en que osados enemigos intenten profanar con sus plantas nuestro suelo.

Estas reacciones fugaces, que no actitudes conscientes y cotidianas a nivel nacional, me recuerdan a esas jóvenes que, cada día, son exhortadas a llegar vírgenes al matrimonio –también martirmomio o martirio con algún provecho–, y un día antes de la boda la madre cambia de canal para decirle que de ahora en adelante flojita y cooperando, que el sexo no es malo si lo suscribe un sacramento y lo bendice un ministro de culto, y que ya ves cómo nos ha ido a tu papá y a mí, etcétera.

¿Cuántos sexenios llevamos de abierta postración ante el gobierno de Estados Unidos y su nefasta ideología del nuevo orden mundial, el pensamiento único y la economía neoliberal a ciencia y paciencia de todos? ¿Quién nos convenció de suplantar las leyes con el dinero y de poner todos los huevos en la misma canasta? ¿Cuándo desechó el Estado mexicano conceptos como independencia, soberanía, autodeterminación? Quizá cuando nos tragamos la piña de que globalización era solución, de que se podía ser moderno y competitivo por decreto no por congruencia, y de que era mejor importar y consumir que producir, a cambio de mal exportar recursos humanos y naturales. El nacionalismo bien entendido, no la patriotería, se construye a diario por gobernantes y gobernados, no se improvisa ante amenazas.

Taurinos, ¿de verdad quieren defender a la fiesta de los toros? Exijan entonces a las empresas que descubran, apoyen y promuevan, con agresiva imaginación no con temor, a los toreros de su país; que éstos, debidamente estimulados, compitan entre sí y, sin dejarse relegar por los importados que figuran, enfrenten al toro cuatreño.
Ahora, si nadie quiere pagar este toro y ninguno lo quiere torear, entonces dejen de culpar a antitaurinos, a públicos fastidiados, a autoridades sometidas y a legisladores extraviados. El problema es primordialmente interno, y resulta idiota, o cínico, pedir a la gente que asista a un espectáculo tedioso, de apoteosis predecibles y con toreros muy vistos ante el toro artista, preferido por las figuras de menguado sentido ético y corresponsables de esta crisis.

Ayer se despidió de los ruedos en la Plaza México el matador Eulalio López Zotoluco, con 49 años de edad y 30 de alternativa, lapso en el que toreó más de mil corridas, padeció segregaciones, ninguneos, deficiente manejo de imagen, y a cambio contó con el apoyo de su padre, de algunos promotores visionarios y del público, hasta convertirse, con base en esfuerzo, inteligencia torera, valor, agudo sentido de la competencia y la superación, más sus proezas en España, en primera figura del toreo mexicano, no sólo por todos esos méritos sino además porque al miope sistema taurino de aquí le convino, más que media docena de toreros con imán de taquilla, una sola figura-cuña, infortunada fórmula que ahora pretende continuar en la persona de Joselito Adame.

¿Por qué infortunada? Porque ser figura única exige además de técnica sólida, regularidad en las actuaciones, sentido de competencia, afán de triunfo, toros artistas cada tarde y ser un torero importante o interesante, poseer una personalidad tal que lo haga apasionante.

Publicando en La Jornada 

Adiós a “Zotoluco” el momento de la despedida acompañado por sus hijos. FOTO: Plaza México.

Por Virtud de Emperador – Concierto a Plenitud de Enrique Ponce.

El cambio de mano en plena puerta de toriles de Ponce a
El cambio de mano en plena puerta de toriles de Enrique Ponce a “Venadito”, le cortaría dos orejas. FOTO: Tadeo Alcina Rivera.

En una época de dudas, de crítica, y cómo no, a todo el establecimiento taurino, donde reina la triste desesperanza sobre el futuro, solo la cultura y el arte pueden venir a dar la “eterna primavera” que decía sobre el arte Valle Inclán. Justo cuando más se duda incluso de su gran historia en la propia Plaza México, el Emperador del Toreo, Enrique Ponce Martínez, ha triunfado y dado la cara con una espléndida corrida, por su trapío y emoción, de Fernando de la Mora que se redime a sí misma, fundamentalmente, por su seriedad y juego. He aquí pues los hechos del paso imperial de Ponce y de la despedida zotoluquista en la Plaza México.

Por: Luis Eduardo Maya Lora – De SOL Y SOMBRA. Plaza México.

Se crece la corrida de Fernando de la Mora. Y lo hace en el momento más necesario.

De su edad, algunos se anuncian con seis peligrosos años, no se duda. De su apariencia, algunos azucarados como los berrendos que abren y cierran festejo o los oscuros cárdenos que van del turno segundo al quinto, cabrá el recuerdo de algunas de nuestras mejores páginas de aficionados taurinos.

Memoria, decía Carlos Fuentes, es nuestro pasado.

Deseo es nuestro futuro, proseguiría aquel “Niño sin Fiesta”

Y lo grande de la corrida ocurre en dos turnos para la historia. Porque la despedida de “Zotoluco”, como ocurrió en Aguascalientes con la de Miguel Espinosa “Armillita” hace casi doce años, será recordada por el paso y el sometimiento que Enrique Ponce realiza, con imperio sin par, de las condiciones de su lote y de la sublimación de las emociones en el público.

La despedida ocurre en un momento bajo del diestro que se va, no nos habría gustado que fuera así.

Sin entenderse ante el zambombo berrendo en negro que abre plaza y que rebana y cabecea enganchando, como no debería ser, al diestro que se despide, “Zotoluco” se da a pinchar su primera intervención y, ante el muy serio y bravo tercero, alto y digno de La México, muy imponente y astifino, trata sinceramente e incluso por un momento parece trazar el camino de ligar por abajo con la derecha pero no hay más. No alcanza a caminar por el camino que él mismo, con los doblones, allana.

Pena grande, este tercero, el más bravo del encierro, ataca firme el puyazo trasero, bien citado y de despedida igualmente, de Ignacio Meléndez, crece en banderillas, se recuesta y toma largo la embestida por el lado derecho, regodea con fuerza al natural y solo exige, el toro bravo no negocia, impone, que la muleta esté puesta. Solo está puesta la voluntad, no la realización.

Una estocada muy bien colocada pone en la mano la oreja.

Único momento taurinamente feliz para “Zotoluco

Adiós a “Zotoluco” el momento de la despedida acompañado por sus hijos. FOTO: Plaza México.

Pues la emotiva y larga despedida, tras poco entenderse con el manso quinto, ocurre posterior al colosal despliegue, casi marcial y virtuoso pronunciamiento del valenciano. Enrique Ponce enfrenta al oscuro cárdeno segundo, armónico pero serio, poderoso en su protestona embestida y dispuesto a embestir solo si es convencido en una sujeción al ritmo que palpa Enrique en las primeras verónicas y que mantiene en el verticalísimo remate para que, tras breve puyazo, prolonga y detiene ralentizando la chicuelina.

Un canto al arte, con tal relajo que permite al toro tirar a la querencia.

Por ello, Ponce, al sentir la protesta que lastima la rebolera, no se queda con las ganas y, más importante aun, no permite que le impongan sino que dicta los términos a seguir y sobre el mismo pitón, el izquierdo, gira hacia los medios tras el lance para, ahora sí, completo y limpio, rematar haciendo ver que el toro, teniendo posibilidades no es, ni por mucho, sencillo.

Como debe y tiene que ser la tauromaquia.

Emoción plena.

El inicio alternado y por bajo abre la primera parte de una faena de amplitud de trazo con un toro que, por su edad, reacciona pidiendo ser convencido y Ponce, de sobra inteligente, arrebatador por poderoso y soberbio como artista, extiende su valor y quietud que son la clave para, tras derechazos, aguantar el parón, consumar el cambio de mano, sin echar abajo en ningún momento las posibilidades del toro, pese a sus probaturas en los derechazos y en los cambios de mano por abajo.

Las tandas requieren ese extra del torero, toque a tiempo y correr la mano dejando la muleta al frente con la sensación de que su ritmo y verticalidad, más que subrayada en la relajación y la posición de sus hombros siempre hacia atrás, trazan el camino que emociona al público y que logran al toro mejorar. Porque éste, “Venadito” nombrado, tiende a la querencia y, con sus cabezazos, a estropear el toreo al natural.

Pero para Ponce parece no haber imposibles.

Así, tras vitolina liga, casi eslabonando una tanda donde en definitiva se impone al cárdeno, en redondo, sin la mínima duda en el torero ante las dudas propias del toro que le mira y puntea, Enrique extiende el muletazo al borde de exprimir la embestida y romper la voluntad del astado de intentar deslucir. Y si ha sido todo por el lado derecho, la pincelada de la doble poncina con dos cambios de mano, monumentales, por bajo rinden al público y vencen al cárdeno que ya canta al toril, por el lado izquierdo.

Y el de pecho, entero, rotundo y clásico.

De cartel. De sinfonía.

El espadazo, en lo alto y al volapié, en la suerte contraria, sería el único al primer viaje del valenciano. Le otorgan las dos orejas a Enrique Ponce por parte de un Juez que no muestra, de forma, ser autoridad, que le gana la pasión, aplaude incluso frenético y que suelta el Arrastre Lento confundido por la movilidad. En fin, tan emocionado está que no da tiempo a que la petición se mostrara.

Es lo de menos.

Recuerdo la famosa reseña de la crítica inglesa sobre la fascinante capacidad del chileno Claudio Arrau para desplegar un amplísimo repertorio de música de cámara en el piano: “Ningún pianista viviente supera el amplio estilo de Arrau que es suficientemente flexible para acomodar los extremos musicales.” Y en el caso de Ponce, paralelismo con Arrau, ha sido capaz de entender, desplegar una tauromaquia y triunfar con los más variados encastes, tal como Arrau en lo suyo.

Así tenemos que la corrida, que, insistimos, según el cartelón rayan algunos en los seis años, encuentra episodios tan dispares como el cuarto de la tarde. Que tumba a la cabalgadura de la querencia tras no emplearse de salida y que ataca al caballo de la contraquerencia previa brega del propio Enrique que camina de espaldas al toro sometiéndolo, esos capotazos resultarían claves después.

Tras nuevo puyazo y cambiado el tercio, Ponce ordena, manda a las infanterías que obtienen llevar largo al burel.

Y es aquí cuando todo el poderío se despliega en los doblones bajo la Porra, tan claves en su paciencia, en su pasmosa quietud ante la probadura del astado, al que hace andar y recibir por bajo, repitiendo con emoción, la primera tanda derechista. Sin embargo, Enrique confía en el toro aun cuando orienta todo a los tableros y lentamente hacia la puerta de toriles.

Quizá la única mácula de todos sus planteamientos.

Pues este “Tumba Muros” en cuanto siente el toril lo busca y en tal cercanía ha estado Ponce, descifrando en aguas profundas, incluso, ultra profundas la condición mansa aunque encastada del toro y explorando dónde pueda subsistir el fondo más que oculto de bravura.

Así tenemos las dos tandas de naturales con los vuelos del engaño, abierto el compás, la ligazón total y los cambios de mano tras los derechazos y las vueltas contrarias, traen nuevos pases naturales tras magnífico cambio de mano por la espalda y, pese a un intento de brinco al callejón, huyendo en derrota ante la imposición del torero, nuevos derechazos genuflexos, en variación formidable y exquisita, que traen la locura del coro.

Que a cada movimiento del solista, el coro del tendido se torna como una gran orquesta.

Con respuesta a cada afirmación.

Como si de un gran concierto para piano y orquesta se tratara.

Luego los doblones sensacionales, como en aquel mano a mano con Manolo Mejía al toro de Mimiahuapam en ’94, de emoción plena que a cada pase, como el cambio de mano abajo que parece no llegar, por ejemplo, pero que brinda el olé en canto del corazón, misterioso y claridoso, fulgurante de arte mayor.

Solo el pinchazo, los avisos indiscriminados y el descabello tardío rompen la imperial fantasía.

No la entrega de un público que, si bien despediría y respetaría a “Zotoluco” en el siguiente turno, hace que Ponce dé la más sentida y entregada vuelta al ruedo que se pueda recordar. Luego, entre el viento y su propia insistencia, no alcanzaría a solventar el incómodo cabeceo y molesta tozudez del sexto, precioso berrendo sin mayor historia.

Trae la corrida emociones, pasiones y el reencuentro del diletante con su gusto taurino.

Un gusto real traído por un toro mejor, en todo sentido.

Qué importa su condición, si es lo único que no se puede controlar del todo.

Para eso está el toreo.

Decía Claudio Arrau que Beethoven escribía sus conciertos confrontando en su movimientos una serie de luchas espirituales pero, al final, la lucha resultaba en un triunfo de su espíritu. Esa majestad que siempre tiene el triunfo, el don, la virtud de, a través de su arte, descubrir las condiciones de un toro, confrontar la bravura y la mansedumbre para incondicionadamente triunfar.

Y triunfante es para la historia “El Emperador” de Beethoven por Arrau.

Más en aquella Catedral de Santiago, cuando regresó a su patria para, majestuoso, elevar a los más sagrados altares al genio alemán.

Y para la historia, en la despedida de un torero en La México, el despliegue entronizado en otra Catedral de otro Emperador… que soñamos con que nunca se vaya.

Por virtud artística, por el privilegio imperial de Enrique Ponce y la majestad de su corte.

Que así por el resto de los años siempre sea.

Texto: @CaballoNegroII.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Plaza México. Temporada Grande 2016-2017. Sábado, Febrero 4 de 2017. Décima Tercera de Derecho de Apartado y Primer Festejo del LXXI Aniversario de la Monumental. Dos Tercios de Plaza en tarde agradable hasta la lidia del sexto en donde sopla mucho el viento molestando el conjunto de la lidia. Mala iluminación de la Plaza pese a nuevos reflectores.

6 Toros 6 de Fernando de la Mora (Divisa Amarillo y Blanco) Seria y con edad, tercero y cuarto anunciados antirreglamentariamente con seis años; un poco menos serios los lidiados en primero y último turnos, berrendos en cárdeno ambos: muy retacado el primero aunque con voluntad para embestir y violento el sexto, protestando siempre cabeceando la muleta; muy serio el lidiado en tercer lugar el más bravo de la corrida y armónicos los lidiados en segundo y quinto turno, destaca el segundo, nombrado “Venadito” que pese a protestar termina injustamente homenajeado con el Arrastre Lento. Manso encastado el cuarto de nombre “Tumba Muros” recibe dos varas y tumba en la querencia durante la primera, en el último tercio intenta brincar al callejón.

Mal la Autoridad al ordenar el homenaje mencionado y al no expresar correctamente la premiación a los espadas.

Eulalio López “El Zotoluco” (Sangre de Toro y Oro) que se despide de la profesión, Saludos, Oreja y Vuelta tras Aviso. Enrique Ponce (Habano y Oro) Dos Orejas, Aclamadísima Vuelta tras dos Avisos y Palmas.

Ambos espadas salieron a hombros.

El primer espada se despidió en multitudinaria ceremonia tanto al inicio del festejo como al momento de retirarse el añadido, tras lidiar al cárdeno oscuro “Toda Una Historia” de la ganadería titular.

Tras picar lucidamente al tercero y ser ovacionado el picador potosino Ignacio Meléndez dijo adiós a la profesión sin dar una merecida vuelta al ruedo. Destaca a la brega Edmundo Navarro con el cuarto. Saluda tras banderillear al tercero Christian Sánchez.

img_6376La magistral cadencia del imperio de Enrique Ponce se recrea toda en este derechazo al segundo de la tarde. FOTO: Emilio Méndez. SuerteMatador.com

Para acompañar la crónica…

De “Emperador” a “Emperador”, dejamos el celebérrimo Concierto de Claudio Arrau en la Catedral Metropolitana de Santiago de Chile en 1984, el Tercer Movimiento del Concierto para piano y orquesta No. 5 en mi bemol mayor, “El Emperador” de Ludwing Van Beethoven

@Taurinisimos 95 – PREVIO Corridas Aniversario LXXI @ La México. Invitado @FiesPaz.

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del viernes 3 de Febrero de 2017. Conducen Miriam Cardona (@MyRyCar) y Luis Eduardo Maya Lora (@CaballoNegroII).

Producción: Miguel Ramos
Operación: Abraham Romero

Invitado: Leonardo Páez (@FiesPaz)

Actualidad Taurina. Plaza México Temporada Grande 2016 – 2017. LXXI Aniversario de la Monumental.

Análisis Previo Corridas de Aniversario:

6 Toros, 6 de Fernando de la Mora para “Zotoluco” que se despide y Enrique Ponce.

6 Toros, 6 de Teófilo Gómez para Morante de la Puebla, “El Juli” y Luis David Adame que confirma la alternativa.

La próxima emisión de #Taurinísimo será el próximo viernes 10 de Febrero de 2017 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

FB/Taurinisimo

Corrida de Insurgencia: Tarde Triunfal del “Zotoluco”

Asi lució la Plaza de Toros de Oriente de San Miguel de Allende.

“El Zotoluco” tuvo hoy un adiós triunfal en la plaza de San Miguel de Allende, al cortar dos orejas en la corrida de la insurgencia y salir a hombros.

Por su parte José Adame que sustituía a su hermano Luis David Adame, no tuvo tela de donde cortar, mientras que Silveti se llevó una oreja.

De SOL y SOMBRA.

Ante una buena entrada en el coso, se lidiaron tres toros de San Isidro y tres de Marrón de buena presentación pero desiguales en su juego.

“El Zotoluco” con el primero fue ovacionado; y en el cuarto, tras estoconazo, corto dos orejas con salida en hombros.

El que anda peleado con la suerte es José Adame, que como le sucedió un día antes en la Santa María de Querétaro nuevamente se fue en blanco. Silencio y ovación fue el balance de su actuación.

Diego Silveti, en el tercero fue silenciado y al sexto le corto una oreja.

Twitter @Twittaurino

José Adame al igual que en Querétaro se fue en blanco y tampoco pudo llenar la plaza de toros de San Miguel.

Feria de León 

Ante un cuarto de entrada en el coso se celebró la novillada de la feria leonesa.

De SOL y SOMBRA.

Ante un cuarto de entrada en el coso Monumental “La Luz” se celebró la novillada de la feria leonesa, resultando triunfadores tres de la joven sexteta.

FICHA DEL FESTEJO

LEÓN, Guanajuato. Novillada y segundo festejo taurino de la feria.

Coso Monumental “La Luz”. 

Entrada: Un cuarto.

Seis novillos de Cerro Viejo, siendo tres buenos, el primero, el quinto y el sexto; y los demás fueron regulares.

André Lagravére “El Galo”: Una oreja.

José María Pastor: Al tercio.

Román Martínez: Una oreja.

José María Hermosillo: Vuelta al ruedo.

Arturo del Alba: Una oreja.

Joel Delgado “El Panita”: Al tercio.

Twitter @Twittaurino 


Plaza México Temporada Grande 2017: Carteles LXXI Aniversario – La Medianía y la Esperanza

Los Carteles de La México están aquí… para juicio de todos.
Los Carteles de La México están aquí… para juicio de todos.

De nuevo a medias, con retraso, dejando pasar el tiempo y la emoción de la ilusión y el tan necesario misterio que debe rodear todo acontecimiento taurino, la nueva Empresa de la Monumental presenta su “otra” Temporada Grande casi desde la sombra. Conste que hay carteles que pueden valen y mucho la pena, pero igualmente la mediana de la mediocre repetición de combinaciones ya vistas hasta la saciedad hacen cuestionar la gestión desde el punto de vista artístico y de manejo taurino. Sin respuestas, sin eco mediático, con dos tuitazos y listo, La México busca salir del rezago, cambiando horarios, ajustando precios y con las figuras por delante, dejando, por otro lado fuera al recuerdo y remembranzas taurinos, a Fermín Riviera y, sobretodo, dejando suelta la principal pregunta… ¿Y el Toro? 

Por: Luis Eduardo Maya Lora De SOL Y SOMBRA. Especial.

Sinceramente no podíamos esperar más de la Empresa.

No parece ser el brillo de las ideas o la luz de la imaginación su mayor distintivo porque con la estructura que cuentan todo parece un ejercicio de copiar y pegar. No me refiero solo a los carteles en el fondo sino en la forma de comunicarlos.

Nadie pide tampoco esas comidas de antaño, con mariachi y todo.

Esa época ya pasó.

Sino una estrategia de comunicación, con lo que se tenga, más efectiva. Dos tuitazos y una entrevista tradicional es lo único que La México trae a la mesa.

Es extraño ver como tal estrategia, si la hay, se basa en el mutismo en no explicar ni vender mayor y correctamente los esfuerzos, pocos o muchos, que trae la segunda parte de la Temporada. Esto incluye dejar el misterio que rodea a todo cartel taurino de lado, más en una Plaza de Temporada. Sinceramente, adelantar los carteles tan drásticamente no queda tan bien en una Plaza que, volvemos a lo que decíamos en Octubre, no es una Feria.

Adicionalmente, da la impresión que la Empresa y su cara visible no se siente cómoda sino  ante oficialismo tradicional mediático, muchas veces servil. No hay la intención de ir más allá o de promoverse en otros medios. Tristemente esto es perder terreno, no suena La México, no se promueve, no compra espacios…

Cae en el polvo del olvido.

Cede a la embestida externa.

Y esto se liga a una comunicación centrada únicamente en promover un mes de toros, menos apretado que la vez pasada pero que entra con retraso y a destiempo puesto que deja pasar dos domingos que pudieron haber ocupado espacio en medios y traído ruido al alicaído ambiente taurino,  empezando por el recuerdo de “El Pana”, diez años después de “Rey Mago” y “Conquistador” No hay memoria taurina. Ya sabemos, habría sido tal guiño el gesto taurino, unificador que habría hecho homenaje justo a un histórico de esta plaza.

Una Placa y su consiguiente acto era lo adecuado.

Pero lo imperdonable es no arrancar el día 15.

Porque la noticia de que los domingos vuelven en exclusiva, que la corrida es media hora más temprano habría sido mucho mejor recibida con un cartel de menos relumbrón y más sinceridad, es decir, hechos mayormente que palabreo, algo así como un aperitivo a los demás carteles este mismo domingo.

Falta sensibilidad.

Que domingo sin toros no es domingo…

Y otro elemento punto más que imperdonable. Más allá de cualquier consideración de gusto personal, la ausencia de Fermín Rivera refleja la pieza faltante que hace al conjunto de los carteles tropezar. La no inclusión de Fermín refleja que la Plaza México no representa los intereses de la Afición que, básicamente, no es otro que vivir la Fiesta con la mayor plenitud posible.

Tal como el momento que vive Rivera.

Porque no ha sido por no cortar orejas, de ser así ni Roca Rey, que en La México no ha demostrado ser la figura que promete, ni Arturo Saldívar, que pinchó su dignísima actuación ante el encierro de José Julián Llaguno, estarían programados. La Empresa no quiso darle a Rivera la tercera tarde pues se “desigualaría” de los demás, salvo “El Payo” La México hoy, queda demostrado, no entiende que para torear en enero y febrero debe pesar la categoría, el momento de cada torero más que la numeralia.

Y Fermín pudo tener sitio, incluso en la sexta, ese tan ilusionante encierro de Jaral ganadería con la que Rivera ya triunfó en La México y en la fecha que puede traerse mayor entrada. En contraparte, Fermín debe ser, ya mismo, su propio Juez, no dejar el veredicto de su destino en manos ajenas… Y aun lo puede tener si aprieta más desde ya, si pasa por las batallas sin tomar prisioneros y si La México se concientiza que tanto el torear como hacer carteles no es algo cosa de reducir todo a un solo grupo al que se cobija.

Si se quiere abandonar la medianía.

O a la monotonía.

Porque, igualmente, dejar fuera a Talavante, ni más ni menos, por ya no estar apoderado por el grupo, no es de buenos taurinos. Al contrario, es otra tauro cobranza que termina por pagar la Afición respecto de un torero que quizá tenga mayor conexión con el público que Perera.

Primer cartel y primer repetición. Vuelven Perera y Sánchez, ahora con Montecristo.
Primer cartel y primer repetición. Vuelven Perera y Sánchez ahora con Silveti, ahora con Montecristo.

Con el respeto debido, la ociosa repetición de las fórmulas PereraSánchez y CastellaPayo no viene bien a la Temporada, un simple cambio de posición y la cosa cambia por completo. Cierto es que hay esperanzas en la corrida de Montecristo pero las luces se centran más en la de Los Encinos. Injustamente postergada, revivida para bien en esta Temporada.

La Afición podría volver y meterse a la plaza si, de fondo, la Empresa no equivoca en lo clave que es el toro. Hasta el momento de que la Empresa logre convencer, apoyándose en la Autoridad, de la necesidad de un cambio sumamente necesario en la actitud de los toreros españoles, la duda que reina en la Plaza México seguirá indefinidamente.

Cuando el taurino duda en ir a la Plaza es generalmente porque algo falta en el toro.

En La México, durante la primera parte de la Temporada, reinó la desigualdad.

Y además de ya tener que ver estas ganaderías hasta la saciedad, otra vez, pesa la sombra del anovillamiento y la ya explorada aburrición de la mansedumbre y la sosería. Es por ello que debe la Monumental garantizar, no solo quejarse, de lo difícil que es encontrar corridas ene el campo puesto que quedarán desmentidos si, como se confirma, en febrero y marzo llega el torismo a la Monumental en un posible tercer tercio de la Temporada.

Incluso se habla de una corrida de Piedras Negras

Es por ello que esperanzados estamos de que en el fin de semana de Aniversario -aquí sí debieron ser tres festejos como en diciembre- las figuras no tropiecen de nuevo con la misma piedra y con el mismo pie. La llegada de Enrique Ponce debió ser el 5, fecha  a la que él ha hecho grande y en la que, a pesar de todo, “Zotoluco” debió despedirse, a pesar de todo ocurre con uno de los encierros con los que mejor se ha entendido Ponce en nuestras plazas.

Fernando de la Mora y Enrique Ponce es una combinación altamente exitosa.

Tal como ocurrió en Aguascalientes en 2005 y ese mismo año en La México, la tarde de su primer rabo, aquella corrida grande que funcionó e inauguró una gran época de este hierro puede que traiga la suerte de ver a Ponce una vez más en el epicentro de su triunfo, La México.

Pero no queda todo aquí.

Morante luego del grandioso episodio guadalupano, con Xajay excluida, se empecina en Teófilo Gómez para el cartel grande, el domingo 5 de Febrero y en el centenario de la Constitución. Pone en juego su suerte, como en Febrero de 2007. Lo malo es que lo hace a lado de “El Juli” y todo el equipaje que lo acompaña, difícil siempre para un torero como Morante alternar con el madrileño.

Puede con ello, porque arte mata todo pero, hay que decirlo,  la Autoridad, si la Empresa no lo hace, debe de apretar a “Juli” desde los sorteos para que el piso esté parejo. En medio de eso Luis David Adame al fin llega para confirmar, como Garibay en 2001, al máximo escenario y en la máxima fecha, puede ser la fecha necesaria para proyectarse mayormente.

Ojalá todo esté en su sitio.

Pese a la ya apaciguada polémica de la Ley de Espectáculos vigente que sigue transgrediéndose.

La mayoría espera que Barralva, tras varios escándalos, esté a la altura de Paco Ureña y el murciano, como el ausente tristemente Diego Urdiales el año pasado, a la altura del hecho. Puede que así lo sea, este cartel puede ser de muy alto vuelo y emoción con el renovado Arturo Saldívar la siempre disposición férrea de Sergio Flores.

Diez corridas después, al fin regresa.

Y chocante  vuelta de Joselito Adame tan cuestionable como el sitio que muchos creen que tiene.

O les conviene que tenga.

Su encerrona algo deja claro: el trono está vacío y quizá en tal día pueda marcarse la diferencia si es la cualidad la que se impone para cerrar al final el cartel con el contraste entre el oficio y el arte bajo la buena o gran entrada que esperamos pueda traer Hermoso de Mendoza. Importante la corrida de Jaral de Peñas que será seria y sabemos que podría ser brava, ojalá el cerrojazo remate una segunda mitad que esté a la altura.

Pero alguien me decía en la Navidad de Uriangato que realmente nadie sabe las causas por las cuales la gente “ya no va a los toros” Una bien puede ser la monotonía. Siguen la variedad y la imaginación muy perdidas, casi todos los años torean los mismos toreros a los mismos toros, en las mismas fechas.

Dice un titular aquí en De SOL Y SOMBRA: “La ‘Selfie’ de Todos los Años”

Y es acertado.

Otro tema son los precios, hay un ajuste, casi una vuelta al pasado, solo en mes y medio sabremos si esto ha tenido o no un efecto sobre la Afición y en qué sentido.

Por ello, una corrida de toros, siendo eso, en la presencia, con toreros de esta calidad no puede quedarse en la paradójica simpleza de repetir lo ya visto, enfrentar el juego en una situación distinta con los mismos argumentos, esperando un resultado diferente.

Recuerdo que mucha gente decía que la única virtud del cine de Roberto Gavaldón se basaba en repetir hasta la saciedad las escenas. Hasta que el corte quedara listo.

No se puede esto en el toreo.

Es un arte que no deja lugar para la duda.

Los toros son un arte, su conformación otra.

Y en ella queda la Afición, derrochando su pasión, por increíble que parezca, por el arte taurino, esperemos, tarde con tarde, que el ajuste de formas sea suficiente. Nosotros notamos falta de presencia y de nuevo omisión de formas para con la Afición y el interés propio del espectáculo taurino.

Pero lo que digamos nosotros queda a un lado.

Realmente esperamos, tal como su magnífica respuesta anteriormente (https://desolysombra.com/2016/11/04/plaza-mexico-temporada-grande-2016-2017-carteles-entre-prisas-y-carreras/ ) sus comentarios a los carteles a continuación listados:

  1. DOMINGO 22 de Enero: 6 Montecristo, 6 para Miguel Ángel Perera, Juan Pablo Sánchez y Diego Silveti;
  2. DOMINGO 29 de Enero: Un toro para rejones de El Vergel para el rejoneador Jorge Hernández Gárate y 6 Los Encinos, 6 para Sebastián Castella, Octavio García “El Payo” y Andrés Roca Rey
  3. SÁBADO 4 de Febrero: 6 Fernando de la Mora, 6 de Eulalio López “Zotoluco” que se despide y Enrique Ponce. Mano a Mano;
  4. DOMINGO 5: Corrida del LXXI Aniversario. 6 Teófilo Gómez, 6 para “Morante de la Puebla”, Julián López “El Juli” y Luis David Adame que confirma alternativa;
  5. DOMINGO 12: 6 Barralva, 6 para Paco Ureña, que confirma alternativa, Arturo Saldívar y Sergio Flores; y
  6. DOMINGO 19: Dos toros para rejones de Los Encinos para Hermoso de Mendoza y 6 Jaral de Peñas, 6 para Joselito Adame y dos triunfadores de las anteriores corridas.
  7. DOMINGO 26: 6 de La Estancia 6 para Ignacio Garibay, Arturo Macias y Fermín Rivera. 

Seguiremos atendiendo todos sus comentarios, con respeto y taurinismo, ya que solo la Afición taurina puede devolver al espectáculo sus mejores virtudes.

Suerte para todos.

Twitter: @CaballoNegroII.

Los precios el ajuste llega, salvo en las barreras. ¿Llegará la Afición?
Los precios el ajuste llega, salvo en las barreras. ¿Llegará la Afición?

@Taurinisimos 86 – Inauguración La México, Previa Finales Novilladas. Recuerdo Mariano Ramos.

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del viernes 18 de Noviembre de 2016. Conducen Miriam Cardona @MyRyCar, Luis Eduardo Maya Lora @CaballoNegroII y Miguel Ramos.

Segunda Temporada, Segundo Programa.

Actualidad Taurina. Plaza México Temporada Grande 2016- 2017. Jornada Inaugural.

Análisis Corridas, 6 Bernaldo de Quirós, 6 para Zotoluco, Manzanares y Talavante; 6 Xajay, 6 para Joselito y Roca Rey en Mano a Mano.

Faenas de Manzanares y Joselito.

Novilladas Finales, entrevista con José María Pastor desde Aguascalientes.

Recuerdo de Mariano Ramos en el 45 Aniversario de su alternativa, faena al toro “Tal para Cual” de Mariano Ramírez, enero 1982.

La próxima emisión de #Taurinísimo será el próximo viernes 26 de Noviembre de 2016 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

FB/Taurinísimo