Archivo de la categoría: José María Manzanares

@Taurinisimos 143 – PREVIO Torreón de Cañas en La México. Faenas de Manzanares y Sergio Flores.

Manzanares a la verónica, su gran faena, hoy en @Taurinisimos, 143.

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del viernes 15 de Diciembre de 2017. Conducen Miriam Cardona @MyRyCar y Luis Eduardo Maya Lora @CaballoNegroII.

Actualidad Taurina. Plaza México, Temporada Grande 2017-2018.

Análisis Previo 6 Toros, 2 de Rancho Seco para rejones y 4 de Torreón de Cañas para Andy Cartagena, a caballo, Fermín Rivera y Juan Pablo Sánchez a pie.

Faenas de José María Manzanares a “Por Mexico” de Xajay y Sergio Flores con “Clavel” de Villar del Aguila.

Recuerdo de Fabián Ruiz fallecido el pasado miércoles.

La próxima emisión de @Taurinisimos será el próximo lunes 8 de Enero de 2018 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

FB/Taurinísimo

Anuncios

@Taurinisimos 142 – Corrida Guadalupana: José Tomás, Manzanares y Sergio Flores @ La México.

Fotograma de José Tomás en el pase del desdén, aquí en @Taurinisimos.

Programa Especial de @Taurinisimos, @RadioTVMx del miércoles 13 de Noviembre de 2017. Conducen Miriam Cardona @MyRyCar y Luis Eduardo Maya Lora @CaballoNegroII.

Actualidad Taurina. Plaza México Temporada Grande 2017-2018.
Corrida Extraordinaria Guadalupana pro daminificados de los sismos de septiembre de este año.

Análisis completo, Toros de Distintas Ganaderías para Hermoso de Mendoza, José Tomás, El Juli, José María Manzanares, Joselito Adame, El Payo, Sergio Flores y Luis David Adame.

Faenas de Hermoso de Mendoza, Jose Adame, José Tomás, Sergio
Flores y Manzanares.

Clip: José Tomás en La México, 2017. Por Divisa Films.

La próxima emisión de @Taurinisimos será el próximo viernes 15 de Diciembre de 2017 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

FB/Taurinísimo

VIDEO: @Taurinisimos 133 – El Adiós de un Torero, Miguel Espinosa Armillita (1958-2107)

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del lunes 6 de Noviembre de 2017. Conducen Miriam Cardona @MyRyCar y Luis Eduardo Maya Lora @CaballoNegroII.

Actualidad Taurina. En la muerte de Miguel Espinosa “Armillita”, Matador de Toros (1958-2017).

Análisis de la trayectoria taurina de Miguel Espinosa Menéndez a través de sus grandes faenas.

Faenas de alternativa de “Arlequín” de Mimiahuapam.
Faenas en Guadalajara, Aguascalientes.

Rabo de “Vidriero” de De Santiago en la Plaza México.

Testimonio de Pedro Gutiérrez “Carnicerito” amigo personal de Miguel Espinosa.

La próxima emisión de #Taurinísimo será el próximo viernes 10 de Noviembre de 2017 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

FB/Taurinísimo

PLAZA MÉXICO: Temporada Grande 2017-2018 – CARTELES – La Temporada del Atraso.

ert-201017-095511
Javier Sordo presenta la Temporada Grande. FOTO: Plaza México.

Tener un pie fuera de la Ley es estar fuera de ella, totalmente. Palacio de las otrora hazañas taurinas, el lienzo de la historia queda incompleto al quedarse la Plaza México en la superficie y únicamente con la camarilla que conjunta unos carteles tan desiguales como descafeinados dejando, para variar, al toro en último sitio con muy pocas y relativas variantes en los mismos. El inexplicable retraso vuelve a mostrar no solo la novatez y el leso taurinismo de la presente administración sino, además, su muy limitada concepción taurina pasando a ser protectorado nacional y no la mayor vitrina taurina de América. Decadencia crónica soportada por el porrismo rastrero e interesado que, como cada año, aquí analizamos.

Por: Luis Eduardo Maya Lora – De SOL Y SOMBRA. Especial.

Se nos pregunta, si este año ese es el anuncio, dónde quedó lo demás…

Claro, refiere la Afición a lo que falta: las novilladas previas, como dice la Ley, esa empolvada pero vigente Ley de Espectáculos y que muestra además las olvidadas formas taurinas. El mismo chocante ordenamiento que indica que “la venta de derechos de apartado… Únicamente se permitirá… si el titular demuestra haber cumplido con los requisitos que lo obligan a iniciar la temporada en el mes de octubre o a más tardar el segundo domingo de noviembre con un mínimo de doce corridas ininterrumpidas. Previamente al inicio de la temporada se deberán dar por lo menos doce novilladas…”  

Esto es el Artículo 43, fracción primera.

Con esto, está dicho todo.

¿Con qué saldrá este año la Autoridad? Ahora, ¿Cuál es, de nuevo, la razón para no llegar a tiempo? ¿Por qué desperdiciar tres domingos claves? El último de octubre y los dos primeros de noviembre, tiempo de televisión incluido.

Pero más grave aun, dónde están las ganas y los deseos de forjar una historia más allá de la convencional. No caigamos en la trampa de la Corrida Guadalupana, sobre la cual privó el mutismo en la presentación, la corrida sin toros a la que con mucho tino hace alusión Bardo de la Taurina, si esa es la salida, es un camino suficientemente falto de torería, corto de visión y nada novedoso.

¿Dónde está la apuesta de los toreros?

¿Dónde, la riqueza material y de imaginación de la Empresa?

Y falta saber dónde está el resto de los toreros y, claro, de nuevo, año con año es la misma letanía, lo que ocurrió con el toro. Donde esté estará la Fiesta. Ciertamente en La México muchas cosas y formas están más que olvidadas, perdidas, primeramente, la legal y la taurina y, principalmente, aquella que por mucho tiempo hizo de la Temporada Grande la gran vitrina taurina en América: la variedad y la apuesta.

Ese prestigio, ganado a pulso, hoy se reduce al dudoso que trae consigo la mitad del Consorcio que conforma la burocrática empresa. Espectáculos Taurinos de México hace uso del manual ganadero de siempre y de su monopolio toreril, falto de figuras, ideas frescas y plagado de proteccionismo, casi clientelar, que olvida el mérito taurino y exagera la posición de una supuesta figura, vapuleada taurinamente el año pasado.

Pero primero lo primero.

De nuevo, La México comete el pecado de anunciar minúsculamente al toro en unos carteles cuya forma, poco taurina, se limita a la simpleza de colocar fotos sin que la anunciadora pieza taurina se revista de arte.

Desde ahí, no hay distinción ni importancia en el anuncio del toro, esperamos que, aun con tan poco nivel de relevancia, no salga de ese mismo tamaño, que sea cierto esa intención que nos reportan desde Guadalajara que indica que la Empresa tiene la idea de nivelar el trapío de ambas plazas.

Cosa que se agradecería en tanto el trapío de ambas plazas sea el mismo.

Sin embargo, poco que esperar de Teófilo Gómez celebrando sus treinta años de tormentosa y bipolar relación con La México. De Julio Delgado que, por gracia de la tacañería taurina, regresa y de las relegadas, Rancho Seco y San Marcos. Y no podemos obviar, por más que pese o punce, la inexplicable ausencia de Piedras Negras, cuya presencia después del triunfo de Marzo era obligada.

Por qué, nos preguntamos, las dejan en la sombra.

Solo la anfitriona Xajay y el encaste Barroso pueden, de nuevo, sacar la cara, considerando todos los encierros que, pudiendo venir, quedan fuera.

La pregunta es sobre Jaral de Peñas, sobre Torreón de Cañas a la que tristemente ni siquiera hay oportunidad de verla completa, sino en el inicio del final del año. Qué habría sido, volvemos a cuestionar, si esta ganadería habría podido mostrar todo el color de la divisa, por todo lo alto y con seis, u ocho con los sobreros y, principalmente, enfrentada por un primer espada de mayor veteranía, como Antonio Ferrera.

Y de ahí que objetemos la corrida de rejones.

Porque al llegar tarde la Temporada, ese cartel se queda incompleto al no hacer que Cartagena toree por lo menos con Gamero y con mucha más gente en la Plaza, deja incompleta una corrida de a pie y, claro, a la afición estrellada con unos encierros que, salvo el Jaral de Peñas, dicen poco y no volteemos a los anunciados en el Elenco porque la cosa empeora, como todo lo que se hace a las carreras. De ahí que La México reduzca su idea taurina a cubrir, forzadamente, un expediente llamado, José Adame.

Un eje de Temporada ya muy transitado. A lo mejor, saturado.

En un año, de Diciembre 12 de 2016 a la misma fecha pero de este año, habrá matado un total de diecisiete toros, once del año pasado y seis este. Y sin ser la atracción en taquilla ni la diferencia taurina que apasione pero está puesto porque el corporativismo y la mezquinocracia taurina encuentra en Adame bajo costo y una fácil solución.

Y claro, con todo el equipaje que le acompaña.

Esto surge pues ningún otro torero mexicano confronta y replica ni busca en tan necesario choque la chispa de la pasión. Solo mantienen la posición unifilar, distancia por tiempos, sin disputa real del trono, si aun existe, del toreo mexicano. Ahí de que Sergio Flores, que renunció a confrontarse aun luego del baño a Adame en Febrero, por tal medida, quede al lado de Castella y Ginés con la de Xajay, dejando, raramente a José Adame con “Juli” y, de premio, con Enrique Ponce con la resucitada Julio Delgado y, la discutida, Teófilo.

Un cartel que el ganado puede echar a perder, tristemente.

Como puede ser casi toda la Temporada.

Siendo Sergio Flores un factor de cambio tiene en la mano apretar al alternar con Ginés Marín y su enorme racha, si físicamente lo de San Luis no hizo mella. Debe y tiene que ser el encargado de cambiar de régimen y apuntarse, sin más ayuda que su capote y muleta, al auténtico mando. Lo mismo que “El Payo” en la Temporada de su ahora o nunca, donde debe buscar la guerra si quiere, en verdad, la paz

Porque hoy solo manda el Corporativo, La México ya no es contrapeso.

Solo así entendemos que sea el proteccionismo el que hizo la tarea y relegue a Rivera y Sánchez, a cambio de Luis David, sin fuerza tras Madrid y a Leo Valadez, sin el cartel necesario, gracias a la pésima decisión de no traerlo a La México de novillero. Por mera calidad, Rivera y Sánchez, revestirían esos carteles con mayor categoría. Principalmente, el cartel que encabeza, por primera vez en mucho tiempo en Noviembre, Hermoso de Mendoza, que traerá gente, misma que no verá a Fermín Rivera o Juan Pablo Sánchez.

No, cuando Casa Matriz dicta, no hay interés que se oponga.

Triste el caso de Juan Pablo, abandonado hoy por el Corporativo.

Peor el de Fermín, ni por ser apoderado por la propia Empresa quedó mejor colocado.

Y llegamos al colmo de colmos, ni Roca Rey ni Talavante figuran, imperdonable decisión. La confirmación de Valadez, con Talavante de padrino y Roca Rey de testigo, habría sido un cartel por demás clave. Si ya se torció la Ley…

Quizá el presupuesto no dio para más.

Ni tampoco la imaginación para amarrar el Aniversario de Plata de Enrique Ponce, ya no digamos con una gesta que solo genera gestos en los taurinos, sino con la mera importancia que la efemérides reviste y no con, otro, rejoneador por delante o a “Juli” por segunda vez en el año con Teófilo, que parece ser la única fórmula del madrileño.

Como inexplicablemente también La México deja pasar a otro Adame, Gerardo, después de su muy desafortunado paso por la Temporada primaveral e ignore al triunfador de ese ciclo, Juan Luis Silis, ya triunfador en su confirmación con la propia Rancho Seco, tan cercana ya a su centenario para ya no ahondar tanto en las ausencias, en estos tiempos taurinamente perdidos, de los toreros con sello auténtico.

Ni Jerónimo ni José Mauricio cuentan.

Solo cuenta la camarilla, el grupo menor que enfrenta una responsabilidad mayúscula.

De nuevo, mencionamos, las formas son fondo.

La apuesta por una afición nueva, no puede ignorar los elementales principios de la afición taurina, esa que no se logra con bares, pachanga acabando cada corrida y hacer de los toros un espectáculo que no mira más a su base popular. Al contrario, la maravilla de los toros está en la sencillez de lo real y en el drama eterno que logra el encuentro entre toro y torero, lo simple, lo fundamental siempre impacta, el artificio se quema, dura poco y reduce la semilla a cenizas.

Hoy tristemente poco contado porque aparece poco y los que lo cuentan saben aun menos.

Solo queda desear suerte, tan necesaria, siempre, a pesar de todo, en los toros.

Quedan aquí los carteles para el mejor juicio, el de la Afición.

Twitter: @CaballoNegroII. 

NOTA de De SOL Y SOMBRA:

Convocamos a la Afición, tal como amablemente hicieron en el anuncio del Elenco el año pasado a hacer notar su voz y opinión contestando el correo para los suscriptores o dejando comentario debajo de esta entrada.

Agradecemos su atención.

Atte.

De SOL Y SOMBRA.

 

PLAZA MÉXICO – Carteles: Temporada Grande 2018-2017, Derecho de Apartado.

Todos los festejos comienzan a las 4:30 pm en la Monumental Plaza de Toros México.

I. Domingo, 19 de Noviembre de 2017. Primera de Derecho de Apartado. 6 Toros, 6 de Teófilo Gómez para “El Juli” y Joselito Adame, en mano a mano.

II. Domingo, 26 de Noviembre de 2017. Segunda de Derecho de Apartado. 8 Toros, 2 para Rejones por designar para Hermoso de Mendoza y 6 de Jaral de Peñas, 6 para Cayetano, Arturo Saldívar y Leo Valadez, que confirma alternativa.

III. Domingo, 3 de Diciembre de 2017. Tercera de Derecho de Apartado. 7 Toros, 1 para Rejones de El Vergel para Jorge Hernández Gárate y 6, 3 de Teófilo Gómez y 3 de Julio Delgado para Enrique Ponce, Joselito Adame y Octavio García “El Payo”.

IV. Domingo, 10 de Diciembre de 2017. Cuarta de Derecho de Apartado. 8 Toros, 8 de Xajay para Sebastián Castella, Sergio Flores, Ginés Marín y Luis David Adame.

V. Martes, 12 de Diciembre de 2017. Extraordinaria Corrida Guadalupana. 8 Toros por designar, 1 para Rejones para Hermoso de Mendoza y 7 por designar para José Tomás, Julián López “El Juli”, José María Manzanares, Joselito Adame, Octavio García “El Payo”, Sergio Flores y Luis David Adame.

VI. Domingo, 17 de Diciembre de 2017. Quinta de Derecho de Apartado. 6 Toros, 2 para Rejones de Rancho Seco para Andy Cartagena y 4 de Torreón de Cañas, para Fermín Rivera y Juan Pablo Sánchez.

VI. Lunes, 25 de Diciembre de 2017. Sexta de Derecho de Apartado. 6 Toros, 6 de Rancho Seco para Fabián Barba, Antonio Romero y Gerardo Adame.

VII. Domingo, 1 de Enero de 2018. Séptima de Derecho de Apartado. 6 Toros para rejones de San Marcos, 6 para Emiliano Gamero, Luis Pimentel y Sebastián Torre acompañados de los Forcados Mazatlecos y los Forcados Portugueses de Alcochete.

Consulte la lista de precios para la presente temporada: Precios Boletos Temporada Grande 2017-2018

20171020_174929.png
Programa de la Plaza México. Corto, incompleto y a destiempo, Derecho de Apartado 2017-2018. 

FERIA DE ILLESCAS: Pepe Luis, el sueño de otra época

El diestro Pepe Luis Vázquez da un pase de muleta en su reaparición durante la corrida de la Feria del Milagro. ISMAEL HERRERO. EFE.
 

Indultado un toro con el que triunfó Manzanares, al igual que Morante en otro de vuelta.

Por Antonio Lorca.

La reaparición de Pepe Luis Vázquez bien justifica un viaje a Illescas. No en balde nació con la pureza del toreo en las entrañas, aunque la ausencia de ambición y serios percances impidieran en su día que pudiera emular la majestuosidad torera de su padre. Su paso por el arte taurino fue largo en el tiempo, breve en los éxitos e intenso en los sueños; quizá, por eso es de esos toreros que desborda esperanza cuando decide volver a enfundarse un traje de luces.

Pero el tiempo es un juez implacable, y lo que es peor, la inactividad, que pasa factura cada día. Lógicamente, Pepe Luis ha perdido el oficio -no torea desde 2012-, pero mantiene el garbo, las maneras y la estampa.

En Illescas esbozó detalles fugaces de una clase innata que ilusionó al toreo en los años ochenta: una media, un cambio de manos, un natural extraordinario, una trincherilla garbosa, todo ello ante su primero, muy terciado y noble torete con el que mostró excesiva y comprensible desconfianza. Mostró sus mejores intenciones ante el cuarto, también de noble condición, pero los deseos de su cabeza no coincidían con los impulsos del corazón. No hubo entendimiento e, incluso, se llevó un susto sin más consecuencias.

En fin, que no pudo ser, porque no ‘lo que no pué ser, no pué ser’, pero ahí quedó la imagen de un torero clásico de los que pervivirán siempre en el sueño de los buenos aficionados.

El resto del festejo fue una divertida algarabía. Morante se encontró con un nobilísimo toro en primer lugar y lo toreó como solo él sabe hacerlo. Lo recibió de capote con un farol en tablas y una tanda de verónicas excelentes. Repitió el animal en la muleta y el público se volvió loco de alegría. Al contrario sucedió ante el quinto, un marrajo que huía de su sombra, y los tendidos no quisieron entender que Morante acabara con el animal sin más preámbulos.

Manzanares se llevó el mejor lote: dos toros fabricados de pura almíbar: nobilísimos y de escasas fuerzas. Bien, con su habitual elegancia y templanza, muleteó a su primero, y se cansó de dar muletazos al excelente sexto, al que se le perdonó la vida. Excelente porque era un pan bendito en la muleta, pero el caballo ni lo olió.

En fin, todo muy divertido.

Y algo más. Es saludable visitar de vez en cuando una plaza de tercera para palpar el estado de la fiesta. Y la verdad es que se cae el alma a los pies. Pero no por el trapío del toro, sino porque lo que allí se celebra no es una corrida, sino un festejo adulterado que se parece a la tauromaquia como un huevo a una castaña.

Veamos: el presidente demuestra que ni sabe ni tiene autoridad, y el público se comporta como estuviera presenciando una verbena popular. Ejemplos: se le dio la vuelta al ruedo al segundo toro sin motivo, del mismo modo que se devolvió el quinto o se le perdonó la vida al sexto. Pero es más: el presidente le indicó a Manzanares que matara a ese último, e, incluso, le envió un aviso, pero el torero, en un gesto de inaceptable rebeldía, soltó el estoque y se sentó en el estribo a esperar que sonaran los otros dos; así pues el presidente, asustado, mostró el pañuelo naranja.

El respetable será muy respetable, pero parece no distinguir un toro de un caballo. Lo jalea todo, sobre todo si el torero se pone bonito, aplaude o abronca sin motivo y ríe a carcajadas como si estuviera en un circo.

En fin, que esta fiesta en plaza de tercera no necesita toro, ni fiereza, ni casta, ni sangre; basta con un carretón de entrenamiento y un señor vestido de luces con aires de bailarín.

Pero eso es un verbena, y no la fiesta de los toros…

VÁZQUEZ / VÁZQUEZ, MORANTE, MANZANARES

Toros de José Vázquez -el quinto, devuelto-, correctos de presentación, blandos, mansos y nobles; al segundo se le concedió la vuelta al ruedo y el sexto fue indultado. El sobrero, del mismo hierro, manso y bronco.

Pepe Luis Vázquez: estocada contraria (vuelta); casi entera perpendicular (ovación).

Morante de la Puebla: pinchazo y estocada (dos orejas); cuatro pinchazos, media baja y un descabello (silencio).

José María Manzanares: pinchazo y estocada baja (oreja); vuelta apoteósica tras el indulto del toro.

Plaza de Illescas (Toledo). Feria del Milagro. 11 de marzo. Lleno de ‘no hay billetes’.

Publicado en El País 

PLAZA MÉXICO: Temporada Grande 2016-2017 CARTELES – Entre Prisas y Carreras.

Javier Sordo, primer año, primera Temporada Grande. Foto: TAR.
Arq. Javier Sordo, primer año, primera Temporada Grande. Foto: TAR.

La  presentación de los carteles rompe la tradición y con el pasado que por oscuro y mal hallado parece ser el único objetivo que tienen las formas de la nueva era: olvidar lo de antaño. Además las nuevas formas exigen hablar bien de todo, no cuestionar. Lo único malo, más allá de que si en un mes puede caber casi todo el derecho de apartado, es que al intentar romper con lo anterior, la nueva era vuelve a caer con lo que trata de romper, la falta de apuesta por un toro diferente al de ayer, es decir, con la prisa de acabar antes, La México puede tropezar de nuevo con la misma piedra… y con el mismo pie.

Por: Luis Eduardo Maya Lora De SOL Y SOMBRA. Especial.

Sentaos taurinos y diletantes.

Calma, que las cosas en el toreo deben ser despacio. Ni con “ganas de reventar” como dicen los que saben porque “nada les embona”, dice la más corriente de las corrientes taurinas, sino solo ideas plasmadas con ganas de recordar la grandeza del arte del toreo y reflexionar sobre su futuro, que nos compete a todos.

Pensar, sí, complicada actividad para el oficialismo militante y la patronal taurina.

Pero antes de pensar, pasemos a imaginar.

Recordemos a Alameda:

“Con amplitud de Palacio y rigor de minutero//Debe ajustar el torero su tiempo por el espacio.//Ni de prisa, ni despacio y un tanto como al azar//Al aire de su persona, como Fuentes y Gaona, maestros del buen andar.”

Seguramente Don José, con su poético actuar, palpaba que las prisas son tan malas como la falta de espacio al andar. Fuentes y Gaona, quizá dando la vuelta al ruedo es la muestra taurina superior. Y al torear, no lo es menos, amplitud es necesaria para no apresurar. Liguemos entonces este su “Seguro Azar” del toreo con su manera tan particular de explicar la distancia, su célebre “un paso al frente y puede morir el hombre, un paso atrás y puede morir…” el arte de torear, para Alameda, ha de ser tan preciso como el (seguro) azar.

“Saber ver, saber estar…”, prosigue.

Es decir, todo en los toros tiene su distancia, ni más lejos ni más cerca, su sitio.

Y pongamos las cosas en el sitio correcto.

Más allá de formas, con las que no comulgamos, a la Temporada le falta espacio para respirarla y sentirla, semana a semana. La Plaza México quita su histórica tipografía de los carteles. Sobra amontonamiento en los carteles que puede agotar al aficionado mental y económicamente, requiere un mejor horario para que no llegue pronto el frío y, si los toros fallan, la aburrición. Sobra grandilocuencia y faltará grandeza si las entradas los días seguidos son seguidamente medianas.

La México no es para fines de semana con sabor a Feria.

Sumemos las novilladas y desde el viernes hay actividad.

En las formas, tan importantes, es omisa la Plaza México en nombrar a las cosas como son o quitar de los carteles la palabra “show”. No imagino a Don Antonio Ariza en aquella época taurina del ayer, llamar a un atractivo adicional, una cuadra o espectáculo ecuestre, de tal modo.

Tiempos modernos.

O no anunciar los toros por delante.

Esta omisión no podemos obviar, debemos cuestionarla porque es la más grave de todas, deja muestra de lo que la empresa ofrece en realidad, toreros. Solo que, quitando a José Julián Llaguno y, quizá, a El Vergel, los encierros son tan de poca esperanza que el toro, factor de cambio necesario, para romper con lo malo realmente del pasado, sigue estando en un segundo plano.

Si ustedes analizan cada encierro, desde Bernaldo de Quirós hasta Julián Hamdan, pasando por Teófilo Gómez y San Isidro, la programación de los encierros son la repetición del ayer, que por trillado, manso y descastado, no alientan ningún tipo de esperanza. Quiere decir que una mano de gato, un cambio en la decoración y la irreverencia en la forma taurina, solo hacen cambiar lo desechable, dejando intacto lo realmente esencial.

Y es innegable, a menor toro mayor toreros.

Cuando una Temporada Grande lo es por sí, no requiere inventarse una leyenda tan distante de lo taurino como “pasión hecha a mano” para saber que el arte no se “hace” y que la nueva cara de la Plaza México solo cambia de piel, pasa a cirugía estética sin hacer el cambio de sangre, la renovación en toros, principalmente, tan necesaria. Es más, varias de las combinaciones de toros y toreros ya las hemos visto en la propia Plaza México, a petición de parte diríamos cuales, porque son un puñado.

Y no nos sorprenderá que las corridas pasen la asignatura del trapío, no es favor, es obligación porque, no olvidemos, los precios suben y la Afición tiene la obligación, ya que el oficialismo informativo no puede serlo, de ser siempre exigente. Veremos si realmente, con edad y presencia ofensiva, pueden embestir, veremos que tan bien la Plaza México, ya sin la guerra fría contra su rival reciente ETMSA, hizo los deberes y reseñó a tiempo.

Si repite la formula autocomplaciente, la Temporada se caerá por lo más delgado: Los encierros, ojalá nos equivoquemos.

Pero lo inconcebible son las prisas, el amontonamiento de las fechas, la inexplicable aparición única de Fermín Rivera y Juan Pablo Sánchez, la injustificable aparición de Ginés Marín, Gerardo Rivera y Diego Sánchez, la innecesaria repetición de Fermín Espinosa “Armillita” IV y el forzado doblete de Luis David Adame. Porque quizá es uno de los más esperados pero, la vida no se agota en un solo acto.

Tal como parece que José Adame puede agotarse en la encerrona del doce de Diciembre, tal como lo vimos en Aguascalientes en Abril de 2015. Un torero que no cuenta con el máximo cartel a pesar de las orejas que ha cortado y que es un caso claro del torero de hoy: técnico por definición, artista por excepción. Veremos si al torero le alcanza esta gesta, primero para llenar la Plaza, el primer toro a lidiar en toda encerrona.

Considerando todo un mes de corridas de toros, esperemos, a cuestas.

Cómo brindar interés en las primeras doce sin tres de los cuatro ases del toreo: Ponce, José Tomás y “El Juli”, solo Morante está, otra vez, con los teófilos para variar un poco la costumbre. Dicen que están firmados, que como aquel toro de Xajay, serán “Pa’Enero” pero es muy posible que el bolsillo del aficionado aguarde precisamente para cuando estos vengan, antes no.

Quizá por ello no se hace oficial si habrá o no, televisión, en vivo y en directo.

Error si no se hace.

Y, nos pregunta la Afición, ¿Qué hay sobre la prohibición de carteles con mayoría extranjera? Nosotros contestamos como taurinos. Son perfectos, salvo por el integrante mexicano de cada uno de ellos y, a su vez, analizamos la Ley de Espectáculos: el anuncio es a favor del espectáculo pero contrario a derecho.

Esto no es cosa de pagar una multa, sino que la Delegación puede actuar tal como lo hizo en 2007 cuando Clausuró la Plaza, defendiendo y ganando el famoso amparo 1594/2007 del Juzgado Duodécimo del Primer Distrito en Materia Administrativa, concluyendo que aquel Artículo 47, en aquel entonces no restrictivo, era constitucional, hoy que mayormente lo es, con mayor razón.

La Ley es dura pero es la Ley.

No nos gusta la inflexibilidad tampoco nos gusta la transgresión a la Ley.

Pero nos gusta el toreo y aquí estaremos, los viernes de novilladas, los sábados de corridas, los domingos por regla y el lunes guadalupano, como está en nuestra sangre.

Así pienso yo, Así, ¿Lo creerá el resto de la Afición?

Esperamos sus comentarios a los carteles a continuación listados.

Suerte…

Twitter: @CaballoNegroII.

La otrora "Regia Inauguración" como premio, Bernaldo de Quirós.
La otrora “Regia Inauguración” ahora en sábado y como premio, Bernaldo de Quirós.
Xajay llega para los dos Adame y Roca Rey.
Segunda de Temporada, al día siguiente, Xajay llega para los dos Adame y Roca Rey.
Al fin, José Julián Llaguno vuelve a la Plaza México en el año de la partida de Don José Julián.
Tercera de Temporada. Al fin, José Julián Llaguno vuelve a la Plaza México en el año de la partida de Don José Julián.
La incognita sobre El Vergel, en su presentación en Temporada Grande.
Cuarta de Temporada. La incognita sobre El Vergel, en su presentación en Temporada Grande en la tristemente única tarde de Fermín Rivera y la confirmación de José Garrido.
quinta-corrda-3-diciembre
Quinta de Temporada. Castella y El Payo con una de sus ganaderías predilectas en la segunda aparición del joven Adame.
Una ganadería con varios petardos encima para una terna desigual.
Sexta de Temporada. Una ganadería con varios petardos encima para una terna desigual con la única e inexplicable tarde de Juan Pablo Sánchez..
Choque entre Castella y Talavante a la espera de Montecristo.
Séptima de Temporada. Choque entre Castella y Talavante a la espera de Montecristo.
Octava de Temporada. Barralva para el Payo, una vez más en la segunda tarde de Roca Rey y la única de Silveti.
Octava de Temporada. Barralva para “El Payo” una vez más,  la segunda tarde de Roca Rey y la única de Silveti.
Novena de Temporada. Vuelve Morante tras el año pasado, con Teófilo de nuevo y en el encontronazo con Manzanares. Inexplicable la confirmación.
Novena de Temporada. Vuelve Morante tras lo del año pasado, con Teófilo de nuevo y en el encontronazo con Manzanares. Inexplicable la confirmación.
Décima de Temporada. La encerrona catorce de la historia en lunes guadalupano para José Guadalupe Adame.
Décima de Temporada. La encerrona catorce de la historia en lunes guadalupano para José Guadalupe Adame.

Todos los festejos a las cinco de la tarde.

CARTELES DE ANIVERSARIO 

photo_2017-01-13_15-38-39
Los Carteles de La México están aquí… para juicio de todos.

Esta es la cartelera para la segunda parte de la temporada, para mayor información siga este link: Corridas de Aniversario

  1. DOMINGO 22 de Enero: 6 Montecristo, 6 para Miguel Ángel Perera, Juan Pablo Sánchez y Diego Silveti;
  2. DOMINGO 29 de Enero: Un toro para rejones de El Vergelpara el rejoneador Jorge Hernández Gárate y 6 Los Encinos, 6 para Sebastián Castella, Octavio García “El Payo” y Andrés Roca Rey
  3. SÁBADO 4 de Febrero: 6 Fernando de la Mora, 6 de Eulalio López “Zotoluco” que se despide y Enrique Ponce. Mano a Mano;
  4. DOMINGO 5: Corrida del LXXI Aniversario. 6 Teófilo Gómez, 6 para “Morante de la Puebla”, Julián López “El Juli” y Luis David Adame que confirma alternativa;
  5. DOMINGO 12: 6 Barralva, 6 para Paco Ureña, que confirma alternativa, Arturo Saldívar y Sergio Flores; y
  6. DOMINGO 19: Dos toros para rejones de Los Encinos para Hermoso de Mendoza y 6 Jaral de Peñas, 6 para Joselito Adame y dos triunfadores de las anteriores corridas.

NOTA De SOL Y SOMBRA:

Convocamos a la Afición, tal como amablemente hicieron en el anuncio del Elenco a hacer notar su voz y opinión contestando el correo para los suscriptores o dejando comentario debajo de esta entrada.

Agradecemos su atención.

Atte.

De SOL Y SOMBRA.

 

El triunfo de Manzanares

El torero José María Manzanares, la semana pasada en Madrid.
Por Antonio Lorca para El País.

Hace año y medio que falleció su padre, y aún lo echa de menos. A pesar del tiempo transcurrido, mantiene en su rostro ese rictus de tristeza que paseó por los ruedos durante la temporada pasada, vestido de catafalco y azabache, en recuerdo del maestro desaparecido. Ha abandonado el luto, pero no la melancolía. Quizá por eso, horas después del gran éxito alcanzado en la plaza de Las Ventas, que lo ha reconocido como el triunfador de la pasada Feria de San Isidro, José María Manzanares (Alicante, 1982) reconoce con voz tenue y apagada que está “relativamente tranquilo”. “Tengo mis cosas interiores”, añade, “pero ahora mismo estoy feliz”.

Ha cambiado el reluciente grana y oro de luces por un impecable traje azul que despierta la admiración de un grupo de paisanas que lo reconoce en la madrileña plaza de Santa Ana; momentos después, en una clásica biblioteca de mediados del pasado siglo, Manzanares mantiene la gravedad de su rostro, se acaricia el pelo, carraspea con frecuencia, duda y parece sentirse incómodo. Aclara que solo es tímido, desconfiado con los extraños y celoso de sí mismo. Y, a renglón seguido, reconoce que “lo de Madrid” ha significado un antes y un después en su carrera. “Ha sido un sentimiento intenso que ha supuesto mucho interiormente, pero no va a cambiar mi planteamiento inicial sobre la temporada”, afirma. “Estoy inmerso en un proceso de evolución profunda para mejorar mi concepto del toreo; el día del triunfo pude ver resultados de esa progresión en la que estoy empeñado desde que falleció mi padre”.

Manzanares emocionó el 1 de junio, en la corrida de Beneficencia a una plaza abarrotada porque se mostró como un torero diferente. Él lo explica así: “Pretendo alcanzar la máxima naturalidad sin perder la pasión. Esa era la obsesión de mi abuelo: los talones encajados, los riñones metidos, acompañar la embestida con todo el cuerpo hasta llegar al abandono físico, sin perder la entrega en cada muletazo”.

El torero está convencido de que así enamoró a Las Ventas. Pero no ha sido fácil llegar hasta ahí; tanto es así que dice haberse sentido incomprendido durante el proceso de cambio: “No he salido de un bache artístico, como muchos creen; no buscaba el triunfo fácil y toreaba más para mí que para la galería. Y es verdad que todavía arrastro un componente emocional por lo de mi padre; son muchos los recuerdos y queda un vacío que aún no he superado”.

José María Manzanares cumplió 34 años en enero, y está a punto de ser padre por tercera vez. Aún permanece erguido en el sofá, pero esboza la primera sonrisa cuando se dispone a hablar de su familia. Las distancias con los extraños se van acortando. “Mi hijo mayor solo tiene cuatro años y medio, pero la vida me ha dado un vuelco en los últimos tiempos. Me ha cambiado todo como persona y como matador. Tenía razón mi padre cuando afirmaba que cada día costaba más. Y yo le contestaba: ‘Sí, papá, pero ganas en experiencia’, y él me replicaba que aumentaba el miedo y la responsabilidad. Y es verdad. Pero estoy tranquilo. Soy una persona inestable, y mi familia me proporciona serenidad. Además, sufro mucho porque soy muy perfeccionista y disfruto muy poco. Pero en este momento, estoy feliz”.

—¿Es usted un buen marido y padre?

—Sí, un buen padre, sí. Amo a mis hijos por encima de todo, y eso lo aprendí del mío, que fue extraordinario, e intento hacer lo mismo. Pero lo paso mal porque en Alicante, donde vivimos, hay pocas ganaderías y debo pasar tiempo fuera de casa, en la finca de mi padre o en la de mis apoderados, y los echo mucho de menos.

El torero y los hombres de su cuadrilla mantienen la costumbre de encerrarse en el campo después de la fiesta de Reyes hasta que finaliza la Feria de San Isidro, dedicados al entrenamiento intensivo para la temporada.

—¿Se cuida mucho?

—Antes hacía muchísimo deporte, pero en este momento me dedico más al toreo de salón. Si estás muy fuerte físicamente, lo aprendí de mi padre, los movimientos se vuelven más toscos y brutos. Por esa razón trabajo menos el cuerpo. Mi padre estaba muy fuerte, pero fue siempre muy delgado; yo he salido a la familia de mi madre, que es más corpulenta.

Corpulento o fuerte, lo cierto es que el físico de Manzanares despierta el interés del público y, en consecuencia, de la industria de la moda. Ha trabajado con prestigiosos fotógrafos, se ha enfundado caros trajes de marcas de lujo y ha lucido su cuerpo en portadas de revistas. La mirada del torero adquiere un tono de gravedad, se remueve en el asiento, se toca el pelo por enésima vez, carraspea para aclarar la voz y se perfila para lo que considera una aclaración importante: “Intento que mi relación con ese mundo tenga que ver con el toro o con lo que soy. Odio asistir a un evento en el que se me pueda considerar solo un modelo. Yo soy torero, y vivo por y para el toreo. Hacer incursiones en la moda en las que se vea a un torero me parece que es importante. Pero no tengo tentación de ser modelo ni me atrae ese mundo”.

—¿Se pueden mantener los pies en el suelo cuando se alcanza el éxito siendo muy joven y le recuerdan a cada instante que es un icono de la belleza masculina?

—Es difícil. Hay muchas tentaciones, muchas distracciones… Por eso me encierro tanto tiempo en el campo, porque el cuerpo tiende a la vanidad. Hay momentos en que todo el mundo te dora la píldora. A todos nos gusta que nos digan palabras bonitas, pero hay que ser inteligente para saber dónde está el límite. Es complicado combinar la juventud y la gloria, y lo único que te salva es la gente buena que está a tu lado, que te aconseja bien. Hay que saber escuchar y a quién escuchar; debo usar mucho la mano izquierda. Pero, sí; creo que mis zapatillas están bien asentadas.

A estas alturas de la conversación, José María Manzanares ha roto la distancia, se muestra relajado y sonríe cuando se le pregunta qué hay detrás de esa mirada enigmática y seductora de galán de cine. “Soy bastante tímido cuando no conozco a las personas, pero muy divertido y bromista con mis amigos; y cariñoso con ellos y con todo el mundo. Soy sensible, muy sensible, todo me afecta mucho. Y una persona muy familiar y casera. Así creo que soy”.

Tiene un recuerdo para Sevilla (“la plaza de la Maestranza es lo más especial de mi vida”); asegura que le preocupa el momento actual de la fiesta (“está en peligro, pero no creo que desaparezca”), y espera que su carrera sea muy larga (“me queda mucho por hacer, y me gustaría estar mucho tiempo, pero no sé hasta cuándo”).

Y su padre… Qué pena, se lamenta, que el maestro, también José María Manzanares, no estuviera en Las Ventas para gozar con su triunfo. Ya en el hotel lo celebró con su esposa, Rocío, “que está embarazadísima y con miedo, porque deberá someterse a la tercera cesárea para que podamos ver a nuestra segunda niña”. Mientras, junto a Rocío y sus dos hijos, trata sin éxito de recordar la faena del triunfo. “Me sentí aislado; intento revivir la respuesta del público y no lo consigo. Tengo algunos flashes, destellos, pero es como si hubiera toreado en otro lugar. No fue la faena perfecta, pero hubo momentos que se acercaron a lo que yo voy buscando. Para ello trabajo, y espero que así se comprenda”.

SUPER PAPA…POR TERCERA VEZ

José María Manzanares ya tiene en brazos a su tercera hija. El torero ha anunciado en Instagram la llegada al mundo de la pequeña Gabriela, el bebé que les ha transformado a él y a su esposa, Rocío Escalona, en familia numerosa. “Ya tenemos a Gabriela con nosotros… Las dos están genial gracias a Dios. Saludos a todos!!!”, escribía el diestro en las redes sociales.

El matrimonio acaba de celebrar su quinto aniversario de boda. La noticia del embarazo saltaba en la boda de Eva Gónzalez y Cayetano Rivera, una noticia que llenó de alegría a la pareja. Rocío y Manzanares tienen otros dos niños: Julieta, que nació en el año 2013, y José María, nacido en noviembre de 2011.

Manzanares, declarado triunfador de San Isidro 2016

De S y S.

José María Manzanares ha sido declarado triunfador de la Feria de San Isidro 2016, según el fallo del jurado de los premios Taurodelta, compuesto por algunos de los periodistas encargados de cubrir las 31 tardes del ciclo, además de representantes de la empresa de la plaza de toros de Las Ventas.

El alicantino ha recibido también los galardones correspondientes a la mejor faena y mejor estocada, ambas correspondientes a la gran actuación que le hizo al toro de Victoriano del Río, al que cortó las dos orejas.

En otras categorías han sido también reconocidos el matador de toros Andrés Roca Rey y el novillero Luis David Adame asi como el rejoneador Leonardo Hernández.

Estos son todos los premiados de los premios Taurodelta:

Triunfador de la feria: José María Manzanares.

Mejor faena: José María Manzanares.

Mejor novillero: El mexicano Luis David Adame.

Mejor rejoneador: Leonardo Hernández.

Torero revelación: El peruano Andrés Roca Rey.

Mejor estocada: José María Manzanares.

Mejor picador: Juan Bernal, de la cuadrilla de El Cid.

Mejor brega de subalterno: César del Puerto, de la cuadrilla de Alberto Aguilar.

Mejor par de banderillas: David Adalid, de la cuadrilla de José Carlos Venegas.

Mejor ganadería: Victoriano del Río.

Mejor toro: Malagueño, número 1, de la ganadería de Alcurrucén, y lidiado en segundo lugar por David Mora en la tarde del 24 de mayo.

Twitter @Twittaurino