Archivo de la categoría: Miguel Espinosa “Armillita Chico”

@Taurinisimos 135 – PREVIO La México, Temporada Grande. Faenas @MatadorJPS y @LuisDavidAdame.

Programa @Taurinisimos 135 de @RadioTVMx del viernes 17 de Noviembre de 2017. Conducen Miriam Cardona @MyRyCar y Luis Eduardo Maya Lora @CaballoNegroII.

Actualidad Taurina. Plaza México Análisis Inauguración Temporada Grande 2017-2018. Faenas de Juli y Morante de la Puebla con Teófilo Gómez el 5 de Febrero de 2017.

José María Hermosillo en La México, Novillada con “Pirata” de Las Huertas.

Análisis Corrida de Xajay 2 de Noviembre de 2017 para Castella y Sergio Flores.

Dos Grandes Faenas en Guadalajara, Juan Pablo Sanchez, toro de Marco Garfias y Luis David, polémica indulto “Maestro” de Villa Carmela.

Recuerdo de David Silveti, XIV Aniversario Luctuoso. Nota Omar Bolaños.

La próxima emisión de Taurinísimo será el próximo lunes 20 de Noviembre de 2017 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

FB/Taurinísimo

Anuncios

Armillita un torero de concepto, y los Conceptos Taurinos Por El Bardo de la Taurina 


El lunes pasado el periodista Don Alfredo Flores, que maneja buenas fuentes, nos comunicaba el deceso del matador Miguel Espinosa ‘Armillita’, revise mi móvil y cual no va siendo mi sorpresa que se había producido un tsunami de ‘cuatitismo’ en torno no al matador fallecido, al que casi seguramente ninguno de los twitteros y facebookeros conocían, pero eso que importa, la muerte es el mejor detonador del amiguismo.

El matador Miguel Espinosa ‘Armillita Chico’ y un servidor no éramos mediadores de una amistad, tan solo nos conocíamos, a él le debo de alguna manera haber iniciado una fraternidad y le entrego mis condolencias a Eduardo Castillo García, quien es unos de los alternantes de micrófonos en las trasmisiones que se hacen desde la Plaza México, el joven Eduardo en los primeros escarceos de nuestra relación, una noche que se hizo madrugada y amanecer, dio pie a que nos metiéramos en lo maravilloso, excelso, extraordinario del toreo de Miguel Espinosa, Castillo García apoyaba su teoría de la belleza que para él era ilimitada en el chichimelquense, en una arma que le ayudaba al convencimiento y que lo era una columna escrita hace más de veinte años en ‘Multitudes’, me la puso en la mano tratando de metérmela por los ojos; Y es que ¡Mira lo que aquí dice! del toreo de Miguel, te lo voy a leer para que veas del tamaño que es, de quien luego me enteré también le decían ‘El Camarón’, todo iba bien hasta que Eduardo Castillo entró al terreno de las comparaciones, con el peligro que lleva la subjetividad cuya peligrosidad la da la definición de los rangos, sin quitarle un ápice a la estatura taurina de ‘Armillita Chico’ y a su trascendencia y huella, sea cual haya sido su profundidad que dejó en México y en España, alargándola hasta la vera de los alberos, donde era largo pa’ eso de bordar el fandango.

Castillo García, seguía insistiendo con entusiasmo, emoción y presión en la lectura de la columna sobre ‘Armillita Chico’, en donde se refería a su toreo izquierdista como algo excepcional y no admitía nada diferente a ello, ni menos el agravante de que como esa ejecutoria del Natural era su clímax, a partir de ella empezaba a disminuir el toreo del aguascalentense lo cual no tiene nada de malo, además de que siempre será más atractivo un torero de pureza, que en determinadas suertes puede llegar al clímax, que los de troquel que son parejos como una hoja en blanco y sí reconocer que Miguel Espinosa, técnica y ciencia siempre la tuvo ¡Nomás faltaba que no, siendo un ‘Armilla’!, no fue un batallador, enjundioso, rabioso y si creo que fue perezoso a la hora de ir por más frente a la cara de los toros, mas sin embargo con eso le alcanzó pa’ compartir con el maestro Alfonso Ramírez ‘El Calesero’, el trono de los dos más grandes toreros que ha dado Aguascalientes y esa corona en décadas no va a ver quién se las bambolee.

Tome la revista con displicencia y la dejé a un lado, ¿Que no la vas a leerla? exclamó Castillo. – ¡No! me la sé de memoria… ¡Yo la escribí!-. Y de entonces a hoy, sigo pensando lo mismo, con más ambición se hubiera acurrucado en los cuernos de la luna, donde está su padre, y es que en el toreo los niveles cuentan.

Años después coincidí con el matador en las instalaciones de la Lotería Nacional, le platiqué aquel pasaje, lo dejó pasar con ese desparpajo que siempre tuvo, me regaló unos cachitos de billetes de la fortuna del sorteo dedicado a su padre en el centenario de su natalicio, con el consabido autógrafo de él y de sus hermanos que tan buenos toreros fueron.

Ya el matador es cenizas cárdenas dentro de una cajita de mármol blanco, que se supone están esperando turno pa’ llevarse la primera gran ovación de la Temporada Invernal en la Plaza México, donde seguramente esa tarde toda la gente se volverá ‘Armillista’… esa es nuestra idiosincrasia. (Por cierto chéquese usted las menciones de los últimos diez años, con alguna excepción, no se referían al matador como ‘maestro’ lo que a partir de su deceso en todas lo hacen… cosas de la muerte, ¡Que tristeza, me dan los vivos!)

Y si usted quiere saber cómo son en realidad los toreros, como piensan de ellos mismos de su profesión y de los ‘Conceptos Taurinos, explicados por los protagonistas’ lea el libro premier de ese mismo nombre que además contiene datos biográficos de cuarenta matadores que han visto al de negro a todo color, obra escrita por Jorge Raúl Nacif Goddard, editada por Art Graffitti, con el prólogo de Juan Antonio de Labra, el epilogo de María Fernanda Alonso y un trabajo profesional en el diseño a cargo de Adriana Quijano González, las fotografías salieron de la espléndida lente del autor y solo reiterar, como años atrás lo he expresado, que en Jorge Raúl Nacif Goddard, se halla la consolidación de una de las mejores plumas surgidas en la última década, el libro ya está a la venta en la Asociación Nacional de Matadores y con Pepe Rodríguez, en su tradicional vendimia editorial de los domingo frente al pórtico de la Plaza México, y la información sobre donde se conseguirá en Madrid en cuanto la conozcamos lo informaremos, mientras tanto aquí y allá deléitese leyendo a Raúl Nacif en http://www.altoromexico.com donde el autor se conduce como coordinador editorial…leer no lleva al cielo, pero no hacerlo, lleva al limbo.

@Taurinisimos 134 – Grandes Faenas de Miguel Espinosa “Armillita” – Homenaje Póstumo.

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del viernes 10 de Noviembre de 2017. Conducen Miriam Cardona @MyRyCar y Luis Eduardo Maya Lora @CaballoNegroII.

Recuerdo de Miguel Espinosa “Armillita”, faenas a “Suertero” de Reyes Huerta y “Hechicero” de Real de Saltillo en la Plaza México.

Reportaje Dinastía Armillita de Omar Bolaños.

Cortejo fúnebre de Miguel Espinosa y homenaje en la Monumental de Aguascalientes. Palabras de Enrique Ponce.

Actualidad Taurina. Guadalajara 2017. Análisis corrida de Santa Fe del Campo para Fermín Rivera, Joselito Adame y El Payo.

La próxima emisión de #Taurinísimo será el próximo viernes 17 de Noviembre de 2017 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

FB/Taurinísimo

HOY: En Vivo, @Taurinisimos – Miguel Espinosa “Armillita” Grandes Faenas.

miguel2013
Miguel en plenitud, con el Trofeo Domecq a la faena de “Vidriero” en 1994.

Cualquier recuerdo es poco. Hoy prosigue @Taurinisimos en el homenaje a Miguel Espinosa “Armillita” en pleno novenario que prosigue a su muy triste partida. 

Por: De SOL Y SOMBRA. Redacción.

Hoy en punto de las siete de la noche hora de la Ciudad de México proseguirá @Taurinisimos con el homenaje al recién y tristemente fallecido Miguel Espinosa “Armillita” con el recuerdo de dos faenas, una de su primera época y otra más durante su plenitud artística.

Seguiremos la despedida fúnebre del diestro acompañado de testimonios de quienes en vida compartieron y convivieron con él, así como un recuerdo sobre la Dinastía Armillita.

Estos y otros temas de actualidad, hoy en punto de las 7 de la noche a través de http://www.radiotv.mx en vivo y, posteriormente, en el canal de YouTube: TaurinisimosTV.

Aquí la liga: https://youtu.be/uONpx44sk1U

Conducen Miriam Cardona y Luis Eduardo Maya.

Esperamos contar con la participación de la Afición taurina.

Twitter: @Taurinisimos.

¡No te dejes Miguel! 

Miguel en su juventud en el Feudo de la Familia Arroyo por el rumbo de Tlalpan.

Por El Vito. 

Rafael Toscano, mozo de espadas de Miguel Espinosa “Armillita Chico”, tiene todo preparado en la camioneta del matador. Los amigos que fueron a verle vestir antes de la corrida, esperan en el amplio patio empedrado de Chichimeco a que el menor de los hijos del Maestro de Maestros salga rumbo a la plaza de Aguascalientes, donde esa tarde tiene un compromiso. Un silencio sobrecogedor embarga a todos los presentes… Y en eso aparece Miguel, vestido de canela y oro, con esa sonrisa que le parte la cara.

La madre de MiguelNieves Menéndez, se mueve de un lado a otro del corredor de la casa que da al patio de los arcos grandes y de las paredes encaladas. Ordena cosas sin ordenar nada, espanta un perro que no entiende porqué le quitan del gozo del calor del pedazo de sol que cae sobre la fría loza. Nieves se transforma, cuando Miguel sale de canela y oro, con el capote de paseo doblado en el ante brazo, la montera atenazada en la mano derecha, con la cara colorada y la traviesa sonrisa. Le  bendice, y le dice en alta voz: ¡No te dejes Miguel, no te dejes!

Es una frase muy conocida, para los amigos de la casa de Armillita.  La hermosa señora de rubios cabellos y ojos turquesa, que nerviosa se mueve silenciosa por corredores, cuartos y patios de la casa grande, es el alma del santuario armillista: ese viejo caserón de Chichimeco, corazón abierto para el toreo puro, verdadero y latente con vigorosa vida para el recuerdo único del maestro Fermín Espinosa

Ella… doña Nieves, es la madre de Fermín y de Miguel y ellos, Miguel y Fermín, se enfrentan esta tarde, mano a mano, en la plaza de Aguascalientes… Pero doña Nieves sólo dice “No te dejes Miguel, no te dejes”… No importa que el rival de Miguel sea su propio hermano, también  hijo de sus entrañas, es el ritual que por años se vive en Chichimeco, que el que salga de esta casa tiene que salir a “no dejarse”.

Y no se dejó Miguel, así aquella tarde fuera Fermín el que se llevara las orejas y el rabo de los nobles toros de don Fernando de La Mora; y no se dejó, porque “Armillita Chico” es torerismo de pies a cabeza y conoce muy bien su responsabilidad. Sabe cuánto pesa sobre sus hombros el ser Capitán General de una casa centenaria

Dinastía torera que nació a finales del siglo pasado en Juárez, Chihuahua, con los hermanos Espinosa Orozco, y que se engrandeció con los triunfos de España del maestro Fermín, el del triunfo de “Clavelito” de Vicente Martínez en Barcelona, al que le cortó las dos orejas, el rabo, las cuatro patas y los cojones al lado de Juan Belmonte y de Marcial Lalanda

Sería, más tarde, este Lalanda del Pino el autor intelectual del “Boicot del Miedo”, primera manifestación española de la impotencia ante el poderío de Fermín. Una manifestación que con el tiempo sentirían en sus carnes muchos toreros americanos, los hermanos Girón entre ellos… Es por eso el “¡No te dejes Miguel, no te dejes!” salta al aire dormido, cálido y muy privado de Chichimeco como divisa de garra y de tradición toreras para no dejarse por nadie… Como dijo Paco Malgesto, al abrir los micrófonos y las cámaras de Televisión Española en el programa de mi querido amigo Joaquín Gordillo:

Ponciano Díaz fue el primero en ir a España, pero estaba después de Lagartijo y de Guerrita; como Rodolfo estuvo detrás de Gallito y de Belmonte. Arruza de Manolete. “Armillita” fue el primero en todo, el más joven al tomar la alternativa, el primero en España en las temporadas del 34 y del 35, porque todos los demás, Lalanda, Domingo Ortega, el propio Belmonte, venían detrás…

En el santuario de Chichimeco están las cabezas de Clarinero y  Nacarillo,  banderas de una afición que se prolonga hasta Suertero e Inolvidable, dos toros inmortalizados por Miguel Espinosa Armillita Chico  en la Plaza de Toros Monumental de México… Están las fotos del Maestro de Maestros y se confunden con las del Joven Maestro… No puede, no debe ¡dejarse! Miguel.

La camioneta, conducida por Jaime, lleva al lado del puesto del conductor a Miguel. Junto a ellos la cuadrilla y a José Manuel, otro Armillita con la garra de la dinastía apoderado de Armillita Chico.

La polvareda del agreste camino disuelve la imagen del carruaje y lejos, sin que la escuchen, la voz de una niña, hermosa criatura de nombre Paulina, que grita ¡No te dejes Miguel, no te dejes!… Es la hija de Fermín, que también anima a Miguel. Aunque esa tarde sea Miguel el rival de su padre.

Publicado en El Vito a Los Toros 

Enrique Ponce: “Con Miguel Espinosa se ha ido uno de los toreros más grandes de la historia”

Enrique Ponce, figurón del toreo dentro y fuera de los ruedos.

De SOL y SOMBRA.

Enrique Ponce sorprendió a todos los presentes con su llegada el día de ayer al homenaje póstumo de su amigo el Maestro Miguel en la Monumental Aguascalientes.

Procedente de Lima, Perú, donde toreó hace apenas unos días, el Maestro Valenciano demostro una vez más su categoría, su calidad humana y su lealtad a los amigos.

Enrique Ponce, último alternante del Maestro Miguel en la Monumental de Aguascalientes cuando se despidió de los ruedos en el año del 2005, tomó la palabra durante el homenaje y exaltó la imagen humana y torera de Miguel Espinosa “Armillita Chico” al nivel más alto por su don de gente.

Para despues finalizar su discurso afirmando que “se ha ido uno de los toreros más grandes que ha dado la historia del toreo”.

Al igual que Enrique Ponce muchos toreros locales y también no locales se hicieron presentes en el homenaje póstumo al Maestro Miguel, con la extraña excepción de los hermanos Adame.

El maestro Ponce pregunto por ellos muy sorprendido por no verlos en el homenaje, inclusive cuentan algunos presentes que el Maestro Valenciano expresó su molestia con estas palabras: “Hay que ser toreros dentro y fuera del ruedo si se quiere llegar a figura.”

Descanse en paz el Maestro Miguel Espinosa. Figura del toreo.

Twitter @Twittaurino 

Sin Miguel Espinosa, el toreo nato ha muerto

Jamás heredó su tauromaquia; a la única persona que dio consejos fue a su sobrino Fermín Espinosa; hoy le realizaron una misa en la catedral de Aguascaliente.

Por Praxedis Razo.

Aciaga tarde del lunes para el toreo mexicano. Luz y frío abrazaron a Aguascalientes poco antes del mediodía, cuando la noticia de que el maestro Armillita Chico, otrora Camarón, había fallecido en su domicilio, allá en la ciudad de la feria de las ferias.

Verónica Guzmán, su exesposa, extrañada porque el gran Armilla no pasó por sus hijos para llevarlos al colegio, como todas las mañanas, mandó a un primo suyo a buscarlo, y éste fue quien descubrió el cadáver de un torero que brilló como un sol potente entre 1975 y 1996.

Heredero de un artista del ruedo, el paradigmático don Fermín Espinosa Armillita, al que el poeta Xavier Villaurrutia ya calificaba de exacto y medido en su tiempo, Miguel era la antítesis del padre. Lo que aquél dedicaba a la técnica, éste lo dedicaba a la siesta; lo que aquél construyó genialmente con base en sus limitaciones, éste lo consumió en el enigma de una tauromaquia que —a decir del cronista Pepe Malasombra— tenía en los altibajos y los contrastes su razón de ser.

Torero nato, nunca se desvivió por lo que el matador César Pastor —su coetáneo, casi hermano— considera que fue un don que Dios le había dado: su naturalidad para torear, su despreocupación ante el bicho más arduo. “Mientras todos entrenábamos, él descansaba. Él sacaba su fuerza del sueño”, dice Pastor, también maestro de la Academia Taurina Municipal de Aguascalientes.

Golfo todo él, Miguel fue un consentido desde niño, un tanto por sus dotes, que quedaron filmados por el padre admirado por su sabiduría táurica, y otro tanto por la influencia que el trabajo de don Fermín había hecho en todas las plazas del mundo. Se hace matador de toros en medio de un cartelazo sin par: Manolo Martínez le da la alternativa ante toros de Garfias, teniendo de testigos a Eloy Cavazos y José Mari Manzanares, el 26 de noviembre de 1977, en la Santa María, en Querétaro, y le confirma Mariano Ramos en la plaza México ante la ganadería Jaral de Peñas, el 18 de febrero de 1978, bajo el testimonio de Pedro Moya El Capea.

De ahí, su carrera fue pura contundencia. Poesía y danza, sus naturales bordaban oro, según testimonio de un aficionado bravo, Luis Magos, a pesar de que toda la mesa la tenía puesta, el misterio de su malogrado renombre es el que queda en el trono que dejaba el adusto Manolo Martínez al morir, en 1996.

Amo y señor de una izquierda que la afición recordará siempre con admiración, Miguel Espinosa se desatendió, y al retirarse del mundo del toro, suyo por derecho, continuando con la vida fácil que su don y nombre le otorgaron, engordó hasta no poder atravesar las barreras del callejón de ninguna plaza. De infeliz memoria será ya la tarde de noviembre de 2014 en que, en medio de la confirmación de su sobrino, Armillita IV, el respetable le pidió que se asomara al ruedo con calurosos aplausos que acabaron en risotadas al ver que la panza del Camarón lo impedía.

Banderillero de oro, casi muere en la paradoja de un rehiletazo que le atravesó el cuello, en Madrid, única ocasión en que el riesgo estuvo presente en su actuación. Sabio profundo de la muleta, se encerró solamente en una ocasión, en su ciudad natal, el 28 de abril de 1984, con seis toros de Javier Garfias.

Armillita Chico cortó rabos de algarabía a Tenor un domingo sublime de mayo de 1986 en la México, y a Vidriero, igual en el coso de la colonia Nochebuena, el 26 de marzo de 1995, también una tarde de notables pases al de lidia de De Santiago.

La última vez que este cronista lo vio andaba promoviendo las películas de su infancia taurina, testimonio de amor de su padre, que, además de su paella famosa en todo Aguascalientes, eran su último tesoro de su paso por el resplandor fugaz que le dieron los toros.

Publicado en La Razón 

Sentido homenaje póstumo para Miguel Espinosa ‘Armillita Chico’ 

De SOL y SOMBRA.

Aguascalientes, Ags.- El gobernador Martín Orozco expresó esta tarde el pésame de los aguascalentenses y habitantes del estado por el fallecimiento del matador Miguel Espinosa “Armillita Chico”, nacido en la entidad y dijo que en la entidad queda su trascendencia.

Autoridades del estado y aficionados rindieron un homenaje póstumo al torero en esta capital, de donde era oriundo, este martes en el Palacio de Gobierno y que culminó en la Plaza de Toros Monumental..

En el acto se transmitió un video para resaltar la vida y actividad profesional de “Armillita Chico”, quien representa un orgullo para el estado de Aguascalientes, y la Banda Sinfónica interpretó un paso doble en su honor.

El mandatario estatal refirió que el torero “decidió cortarse la coleta en su tierra natal. Aguascalientes expresa su sentir por su fallecimiento”.

Además expuso que su trascendencia se queda en la entidad, “con su hija e hijo, y todas las grandes tardes que nos regaló Miguel Espinosa, le reconocemos por su sonrisa franca y sus dotes naturales”.

Expresó que “descanse en paz el maestro”, tras lo cual se efectuó una guardia de honor, encabezada por Martín Orozco y la viuda del torero, Verónica Guzmán. Un minuto de silencio enmarcó este momento y posteriormente los músicos y cientos de asistentes interpretaron el Himno de Aguascalientes.

Verónica Guzmán recibió de las manos del mandatario estatal la bandera heráldica, una distinción a la familia del torero que derrochó elegancia y naturalidad.

Posteriormente del Palacio de Gobierno, los restos mortales de “Armillita” se trasladaron a la catedral de la capital hidrocálida y, a continuación, fueron paseados por el ruedo de la Plaza de Toros Monumental.

El Último Adiós Por Adiel Armando Bolio.

Ya entrada la tarde de este martes 7 de noviembre de 2017, fue el ruedo de la Monumental Plaza de Toros de Aguascalientes donde la urna con la cenizas del maestro del toreo Miguel Espinosa “Armillita Chico” y teniendo como fondo musical, a través de la banda del coso, la notas del emocionante pasodoble “Cielo Andaluz”, hicieron en las manos de sus familiares el último paseíllo para colocarlas en un pedestal especial cubierto por un capote de paseo que usó muchas tardes, con la imagen Cristo del Gran Poder, ubicado en el centro del redondel como agradeciendo una sonora ovación luego de la gran faena al toro de la vida y que en hombros llegó al cielo para abrir su postrera Puerta Grande, misma que seguramente le abrió San Pedro.

Muchos matadores de toros, novilleros, ganaderos, amigos, aficionados, autoridades estatales y municipales, además de medios de comunicación, de varios estados del país, como la Ciudad de México, Zacatecas, Coahuila, Nuevo León, Guanajuato, Michoacán, San Luis Potosí, Jalisco y, por supuesto, de propio Aguascalientes, se dieron cita a tan emotiva reunión para despedir al torero, al esposo, al padre, al hermano, al tío, al ser humano, al gran amigo que fue Miguel Espinosa Menéndez.

Pero lo que resultó ser una incomparable significación fue la llegada de Lima, Perú, del maestro y figurón del toreo, el valenciano Enrique Ponce, su último alternante en el coso Monumental de Aguascalientes aquel 1 de mayo de 2005 cuando “Armillita Chico” se despidió de los ruedos.

Varios fueron los personajes que tomaron la palabra, además de las guardias de honor que realizaron alumnos de Academia Taurina Municipal, todos los matadores de toros ahí presentes, los novilleros y los que fueron miembros de su cuadrilla principalmente, destacando las intervenciones del doctor Manuel Aceves, director del Instituto del Deporte del Estado y de Luis Obregón Pasillas, director de Desarrollo Económico municipal, pero quienes tocaron la nota sentimental y emotiva a la reunión fueron el colega Ramón Ávila “Yiyo” y, sobre todo, el maestro Enrique Ponce, quien exaltó la imagen humana y torera de Miguel Espinosa “Armillita Chico” al nivel más alto de un ser que siempre se significó por don de gente, finalizando Ponce al afirmar que “se ha ido uno de los toreros más grandes que ha dado la historia del toreo”.

Finalmente, ante la presencia de su viuda, doña Verónica y de sus hijos Miguel y Eugenia, se dieron varias vueltas al ruedo con la urna que acompañaron todos los asistentes entre gritos de ¡torero! y bajo las notas sentimentales de “Las Golondrinas”

Y a título personal mi estimado Miguel, maestro querido, quiero decirte a través de mi alma y mi espíritu, con estas sencillas y humildes líneas, que aunque físicamente ya no estás en este mundo terrenal, si hiciste todo lo que tenías que hacer para que tu recuerdo en la memoria sea imborrable, tu tauromaquia fue única, sin par, además de aleccionadora y ejemplo para muchos que quieren y han querido ser toreros, por ello a veces y éste uno de esos casos, es difícil llenar los enormes huecos que deja un gran amigo cuando se va. Tú te fuiste y tu espacio no habrá nadie quien lo llene, de ahí tu grandeza como torero y como amigo. ¡Hasta pronto torero bueno! – El Sol del Centro.

Twitter @Twittaurino