Archivo de la categoría: Radar Taurino

RADAR TAURINO: La Mezquindad Tomasista – Una Posible y Plateada Respuesta de Enrique Ponce.

El tiempo de Enrique Ponce se mantiene 25 años después de su confirmación de alternativa en la Plaza México. Foto: suertematador.com

Algo sabemos en México sobre desastres, no pocas veces nos ha tocado lidiar con tales marrajos, varias en la capital mexicana. Por eso sabemos que todo ayuda y que no se puede restar o, peor aun, agarrar la situación como rehén, como hacen los peores políticos mexicanos. Por ello ante el ya casi consumado codazo tomasista, Enrique Ponce puede aplicar el necesario “No corro. No grito. No empujo.” que debe siempre prevalecer en estos casos y, por su cuenta, a puño cerrado, realizar un movimiento cantado que haría valer su historia, jerarquía y taurinamente dejaría las cosas en claro, justo en el Aniversario XXV de su confirmación de alternativa en la plaza de su mayor leyenda, la Monumental México.

Por: Luis Eduardo Maya LoraDe SOL Y SOMBRA.

Si el rumor es la antesala de la noticia, esto es un hecho consumado.

Lo hemos puesto en De SOL Y SOMBRA desde la crónica del fallido 31-E, los viernes de Taurinísimo y lo mencionábamos desde hace meses en los círculos taurinos: José Tomás torearía en La México porque José Tomás siempre vuelve.

Más si la espina quedó muy honda, más porque respira por la herida y, aun tras el petardo, el gancho taquillero, con sus debidas y anti televisivas martingalas, es una tentación irresistible para la Empresa. Menos mal, porque en la vida siempre hay que dar la cara.

Aunque sea para que nos la partan.

Se buscó antes del sismo, con mayor razón ahora tras lo tristemente ocurrido.

Sin embargo, la mezquinocracia taurina tan proclive en las grandes citas y mayormente en México es, por necesidad, contraria al mérito o al peso de la historia taurina y no es capaz, ni aun con todo los medios para hacerlo, de pugnar y hacer realidad lo tendría que proceder: la confrontación entre Enrique Ponce y José Tomás, así tal cual, mano a mano, en La México, con sismo o sin este.

Y sí, se podría. No alcanza ni el dinero ni la voluntad político-diplomática.

Pesa la mezquindad.

Porque en México, primero en tiempo no es primero en derecho, ni la historia, ni los triunfos ni petardos recientes se valoran, la Empresa navega sobre las aguas de un mar de porristas alineados y no hay mayor taurinísimo para hacer y dictar la historia. En 1985 la Casa Domecq se quitó de polémicas taurinas y trajo a cinco figuras retiradas y otra, semi retirada en festival.

Aquello funcionó.

Hoy el “festival” versión 2017 es otra martingala, una más, de José Tomás: los ocho toreros, sin tele, claro, ni modo de transmitir en directo otro petardo y en 12 de diciembre y, sobre todo, la elusión de la cita histórica.

Pero ya habrá tiempo de diseccionar ese lado de la ecuación.

Hoy lo grande es la enorme oportunidad que este tinglado le deja servida y en bandeja de Taxco a Enrique Ponce para festejar su Aniversario de Plata de confirmación mexicana.

Sin martingalas ni poses estudiadas, con tele y con los únicos misterios que le debe rodear a toda figura del toreo, si lo es, y que son la estela de su propio arte y el desdén de su poderío, puede el valenciano quitarse detractores de tópico, tornar hacia él todas las miradas y forjar una gesta para la memoria si elige para una ocasión de plata otros tantos toros, igualmente, de plata.

Por veinticinco años, casi ininterrumpidos Enrique Ponce ha marcado las páginas más gloriosas en la Plaza México que torero extranjero haya escrito y es posible, a la puerta podría estar, que corone y reafirme el trono si elige la corrida clave, el encierro que luce como imposible de cerrar, casi imposible de triunfar y no es otro más que el de Piedras Negras y sus 147 años de historia.

El único encaste que nunca ha enfrentado el torero de Valencia.

Una noche de coloquio Rafael Herrerías dijo claramente que aquello era un sueño y como sueño se tenía que quedar. Fue en el taurinísimo y desaparecido “Tío Luis” de la Condesa. Pero hoy a los aficionados tan carentes de ilusiones taurinas, tan vilipendiados por el oficialismo, tan decepcionados por la mezquindad y la falta de personalidad en el taurinísimo podrían encontrar una última carta.

Quizá ganadora.

Que no se deseche ni se descarte que los toros son el teatro de lo real y de lo inesperado.

Porque de aburrirnos con bernaldos, marrones, teófilos… o algo de fierro viejo que vendan… mil veces Piedras Negras.

Solo falta que la muleta a la que, en los últimos años, siempre que se le descarta responde con un nuevo milagro taurino, en la Plaza México y en ocasión fundida de plata realice un milagro más, el más deslumbrante quizá, veinticinco años después.

La historia, ¿Se escribirá?

Solo sabemos que no falta mucho para saberlo.

Twitter: @CaballoNegroII.

img_2101
José Tomás devuelve la oreja en La México en su última aparición.
Anuncios

Feria de Otoño 2017: Aquí y Ahora para Luis David, Ahora o Nunca para José Adame.

Pase del desdén de Luis David Adame en Madrid. Vuelve a Las Ventas a confirmar.

Con todos los radares apuntando hacia Luis David ante la oportunidad de su vida, Joselito Adame se juega la última carta cobijado, tal como ha ocurrido todo el año, por la casa de apoderamiento y de sus socios, con la cargada y el oficialismo aun de su lado pero con el enorme riesgo que implica el obligatorio salto cualitativo y no solo el numérico. Tal encrucijada, misteriosamente, no se televisa a México y deja al descubierto que el encubrimiento de la realidad taurina será, de nuevo, develado por las muy certeras redes sociales que, estridentes, muestran más pasión taurina que el oficialismo. Leo Valadez aun puede enderezar su desigual año en sus últimos minutos de novillero. Embestido los toros en los primeros días del Otoño madrileño, ¿Lo harán cuando más importa? Posible entronización de Ferrera justo al umbral de rematar por todo lo alto su gran Temporada.

Seguir leyendo Feria de Otoño 2017: Aquí y Ahora para Luis David, Ahora o Nunca para José Adame.

@Taurinisimos 98 – Sergio Flores Triunfador @ La México. Invitado @RLoretdeM1.

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del viernes 24 de Febrero de 2017. Conducen Miriam Cardona @MyRyCar y Luis Eduardo Maya Lora @CaballoNegroII.

Invitado: Rafael Loret de Mola (@RLoretdeM1) 50 Años en el Periodismo.

Actualidad Taurina. Plaza México Temporada Grande 2016 – 2017. Análisis Toros de Los Encinos para Hermoso de Mendoza y de Jaral de Peñas para Joselito Adame y Sergio Flores.

Faena de Sergio Flores a “Feudal” de Jaral de Peñas.

Recuerdo de Paco Camino y Manolo Martínez en Querétaro y José Tomás en Madrid, 2008.

La próxima emisión de #Taurinísimo será el próximo viernes 3 de Marzo de 2017 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

Producción: Miguel Ramos.

Operación: Abraham Romero.

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

FB/Taurinísimo

Plaza México Temporada Grande 2017: Carteles LXXI Aniversario – La Medianía y la Esperanza

Los Carteles de La México están aquí… para juicio de todos.
Los Carteles de La México están aquí… para juicio de todos.

De nuevo a medias, con retraso, dejando pasar el tiempo y la emoción de la ilusión y el tan necesario misterio que debe rodear todo acontecimiento taurino, la nueva Empresa de la Monumental presenta su “otra” Temporada Grande casi desde la sombra. Conste que hay carteles que pueden valen y mucho la pena, pero igualmente la mediana de la mediocre repetición de combinaciones ya vistas hasta la saciedad hacen cuestionar la gestión desde el punto de vista artístico y de manejo taurino. Sin respuestas, sin eco mediático, con dos tuitazos y listo, La México busca salir del rezago, cambiando horarios, ajustando precios y con las figuras por delante, dejando, por otro lado fuera al recuerdo y remembranzas taurinos, a Fermín Riviera y, sobretodo, dejando suelta la principal pregunta… ¿Y el Toro? 

Por: Luis Eduardo Maya Lora De SOL Y SOMBRA. Especial.

Sinceramente no podíamos esperar más de la Empresa.

No parece ser el brillo de las ideas o la luz de la imaginación su mayor distintivo porque con la estructura que cuentan todo parece un ejercicio de copiar y pegar. No me refiero solo a los carteles en el fondo sino en la forma de comunicarlos.

Nadie pide tampoco esas comidas de antaño, con mariachi y todo.

Esa época ya pasó.

Sino una estrategia de comunicación, con lo que se tenga, más efectiva. Dos tuitazos y una entrevista tradicional es lo único que La México trae a la mesa.

Es extraño ver como tal estrategia, si la hay, se basa en el mutismo en no explicar ni vender mayor y correctamente los esfuerzos, pocos o muchos, que trae la segunda parte de la Temporada. Esto incluye dejar el misterio que rodea a todo cartel taurino de lado, más en una Plaza de Temporada. Sinceramente, adelantar los carteles tan drásticamente no queda tan bien en una Plaza que, volvemos a lo que decíamos en Octubre, no es una Feria.

Adicionalmente, da la impresión que la Empresa y su cara visible no se siente cómoda sino  ante oficialismo tradicional mediático, muchas veces servil. No hay la intención de ir más allá o de promoverse en otros medios. Tristemente esto es perder terreno, no suena La México, no se promueve, no compra espacios…

Cae en el polvo del olvido.

Cede a la embestida externa.

Y esto se liga a una comunicación centrada únicamente en promover un mes de toros, menos apretado que la vez pasada pero que entra con retraso y a destiempo puesto que deja pasar dos domingos que pudieron haber ocupado espacio en medios y traído ruido al alicaído ambiente taurino,  empezando por el recuerdo de “El Pana”, diez años después de “Rey Mago” y “Conquistador” No hay memoria taurina. Ya sabemos, habría sido tal guiño el gesto taurino, unificador que habría hecho homenaje justo a un histórico de esta plaza.

Una Placa y su consiguiente acto era lo adecuado.

Pero lo imperdonable es no arrancar el día 15.

Porque la noticia de que los domingos vuelven en exclusiva, que la corrida es media hora más temprano habría sido mucho mejor recibida con un cartel de menos relumbrón y más sinceridad, es decir, hechos mayormente que palabreo, algo así como un aperitivo a los demás carteles este mismo domingo.

Falta sensibilidad.

Que domingo sin toros no es domingo…

Y otro elemento punto más que imperdonable. Más allá de cualquier consideración de gusto personal, la ausencia de Fermín Rivera refleja la pieza faltante que hace al conjunto de los carteles tropezar. La no inclusión de Fermín refleja que la Plaza México no representa los intereses de la Afición que, básicamente, no es otro que vivir la Fiesta con la mayor plenitud posible.

Tal como el momento que vive Rivera.

Porque no ha sido por no cortar orejas, de ser así ni Roca Rey, que en La México no ha demostrado ser la figura que promete, ni Arturo Saldívar, que pinchó su dignísima actuación ante el encierro de José Julián Llaguno, estarían programados. La Empresa no quiso darle a Rivera la tercera tarde pues se “desigualaría” de los demás, salvo “El Payo” La México hoy, queda demostrado, no entiende que para torear en enero y febrero debe pesar la categoría, el momento de cada torero más que la numeralia.

Y Fermín pudo tener sitio, incluso en la sexta, ese tan ilusionante encierro de Jaral ganadería con la que Rivera ya triunfó en La México y en la fecha que puede traerse mayor entrada. En contraparte, Fermín debe ser, ya mismo, su propio Juez, no dejar el veredicto de su destino en manos ajenas… Y aun lo puede tener si aprieta más desde ya, si pasa por las batallas sin tomar prisioneros y si La México se concientiza que tanto el torear como hacer carteles no es algo cosa de reducir todo a un solo grupo al que se cobija.

Si se quiere abandonar la medianía.

O a la monotonía.

Porque, igualmente, dejar fuera a Talavante, ni más ni menos, por ya no estar apoderado por el grupo, no es de buenos taurinos. Al contrario, es otra tauro cobranza que termina por pagar la Afición respecto de un torero que quizá tenga mayor conexión con el público que Perera.

Primer cartel y primer repetición. Vuelven Perera y Sánchez, ahora con Montecristo.
Primer cartel y primer repetición. Vuelven Perera y Sánchez ahora con Silveti, ahora con Montecristo.

Con el respeto debido, la ociosa repetición de las fórmulas PereraSánchez y CastellaPayo no viene bien a la Temporada, un simple cambio de posición y la cosa cambia por completo. Cierto es que hay esperanzas en la corrida de Montecristo pero las luces se centran más en la de Los Encinos. Injustamente postergada, revivida para bien en esta Temporada.

La Afición podría volver y meterse a la plaza si, de fondo, la Empresa no equivoca en lo clave que es el toro. Hasta el momento de que la Empresa logre convencer, apoyándose en la Autoridad, de la necesidad de un cambio sumamente necesario en la actitud de los toreros españoles, la duda que reina en la Plaza México seguirá indefinidamente.

Cuando el taurino duda en ir a la Plaza es generalmente porque algo falta en el toro.

En La México, durante la primera parte de la Temporada, reinó la desigualdad.

Y además de ya tener que ver estas ganaderías hasta la saciedad, otra vez, pesa la sombra del anovillamiento y la ya explorada aburrición de la mansedumbre y la sosería. Es por ello que debe la Monumental garantizar, no solo quejarse, de lo difícil que es encontrar corridas ene el campo puesto que quedarán desmentidos si, como se confirma, en febrero y marzo llega el torismo a la Monumental en un posible tercer tercio de la Temporada.

Incluso se habla de una corrida de Piedras Negras

Es por ello que esperanzados estamos de que en el fin de semana de Aniversario -aquí sí debieron ser tres festejos como en diciembre- las figuras no tropiecen de nuevo con la misma piedra y con el mismo pie. La llegada de Enrique Ponce debió ser el 5, fecha  a la que él ha hecho grande y en la que, a pesar de todo, “Zotoluco” debió despedirse, a pesar de todo ocurre con uno de los encierros con los que mejor se ha entendido Ponce en nuestras plazas.

Fernando de la Mora y Enrique Ponce es una combinación altamente exitosa.

Tal como ocurrió en Aguascalientes en 2005 y ese mismo año en La México, la tarde de su primer rabo, aquella corrida grande que funcionó e inauguró una gran época de este hierro puede que traiga la suerte de ver a Ponce una vez más en el epicentro de su triunfo, La México.

Pero no queda todo aquí.

Morante luego del grandioso episodio guadalupano, con Xajay excluida, se empecina en Teófilo Gómez para el cartel grande, el domingo 5 de Febrero y en el centenario de la Constitución. Pone en juego su suerte, como en Febrero de 2007. Lo malo es que lo hace a lado de “El Juli” y todo el equipaje que lo acompaña, difícil siempre para un torero como Morante alternar con el madrileño.

Puede con ello, porque arte mata todo pero, hay que decirlo,  la Autoridad, si la Empresa no lo hace, debe de apretar a “Juli” desde los sorteos para que el piso esté parejo. En medio de eso Luis David Adame al fin llega para confirmar, como Garibay en 2001, al máximo escenario y en la máxima fecha, puede ser la fecha necesaria para proyectarse mayormente.

Ojalá todo esté en su sitio.

Pese a la ya apaciguada polémica de la Ley de Espectáculos vigente que sigue transgrediéndose.

La mayoría espera que Barralva, tras varios escándalos, esté a la altura de Paco Ureña y el murciano, como el ausente tristemente Diego Urdiales el año pasado, a la altura del hecho. Puede que así lo sea, este cartel puede ser de muy alto vuelo y emoción con el renovado Arturo Saldívar la siempre disposición férrea de Sergio Flores.

Diez corridas después, al fin regresa.

Y chocante  vuelta de Joselito Adame tan cuestionable como el sitio que muchos creen que tiene.

O les conviene que tenga.

Su encerrona algo deja claro: el trono está vacío y quizá en tal día pueda marcarse la diferencia si es la cualidad la que se impone para cerrar al final el cartel con el contraste entre el oficio y el arte bajo la buena o gran entrada que esperamos pueda traer Hermoso de Mendoza. Importante la corrida de Jaral de Peñas que será seria y sabemos que podría ser brava, ojalá el cerrojazo remate una segunda mitad que esté a la altura.

Pero alguien me decía en la Navidad de Uriangato que realmente nadie sabe las causas por las cuales la gente “ya no va a los toros” Una bien puede ser la monotonía. Siguen la variedad y la imaginación muy perdidas, casi todos los años torean los mismos toreros a los mismos toros, en las mismas fechas.

Dice un titular aquí en De SOL Y SOMBRA: “La ‘Selfie’ de Todos los Años”

Y es acertado.

Otro tema son los precios, hay un ajuste, casi una vuelta al pasado, solo en mes y medio sabremos si esto ha tenido o no un efecto sobre la Afición y en qué sentido.

Por ello, una corrida de toros, siendo eso, en la presencia, con toreros de esta calidad no puede quedarse en la paradójica simpleza de repetir lo ya visto, enfrentar el juego en una situación distinta con los mismos argumentos, esperando un resultado diferente.

Recuerdo que mucha gente decía que la única virtud del cine de Roberto Gavaldón se basaba en repetir hasta la saciedad las escenas. Hasta que el corte quedara listo.

No se puede esto en el toreo.

Es un arte que no deja lugar para la duda.

Los toros son un arte, su conformación otra.

Y en ella queda la Afición, derrochando su pasión, por increíble que parezca, por el arte taurino, esperemos, tarde con tarde, que el ajuste de formas sea suficiente. Nosotros notamos falta de presencia y de nuevo omisión de formas para con la Afición y el interés propio del espectáculo taurino.

Pero lo que digamos nosotros queda a un lado.

Realmente esperamos, tal como su magnífica respuesta anteriormente (https://desolysombra.com/2016/11/04/plaza-mexico-temporada-grande-2016-2017-carteles-entre-prisas-y-carreras/ ) sus comentarios a los carteles a continuación listados:

  1. DOMINGO 22 de Enero: 6 Montecristo, 6 para Miguel Ángel Perera, Juan Pablo Sánchez y Diego Silveti;
  2. DOMINGO 29 de Enero: Un toro para rejones de El Vergel para el rejoneador Jorge Hernández Gárate y 6 Los Encinos, 6 para Sebastián Castella, Octavio García “El Payo” y Andrés Roca Rey
  3. SÁBADO 4 de Febrero: 6 Fernando de la Mora, 6 de Eulalio López “Zotoluco” que se despide y Enrique Ponce. Mano a Mano;
  4. DOMINGO 5: Corrida del LXXI Aniversario. 6 Teófilo Gómez, 6 para “Morante de la Puebla”, Julián López “El Juli” y Luis David Adame que confirma alternativa;
  5. DOMINGO 12: 6 Barralva, 6 para Paco Ureña, que confirma alternativa, Arturo Saldívar y Sergio Flores; y
  6. DOMINGO 19: Dos toros para rejones de Los Encinos para Hermoso de Mendoza y 6 Jaral de Peñas, 6 para Joselito Adame y dos triunfadores de las anteriores corridas.
  7. DOMINGO 26: 6 de La Estancia 6 para Ignacio Garibay, Arturo Macias y Fermín Rivera. 

Seguiremos atendiendo todos sus comentarios, con respeto y taurinismo, ya que solo la Afición taurina puede devolver al espectáculo sus mejores virtudes.

Suerte para todos.

Twitter: @CaballoNegroII.

Los precios el ajuste llega, salvo en las barreras. ¿Llegará la Afición?
Los precios el ajuste llega, salvo en las barreras. ¿Llegará la Afición?

PLAZA MÉXICO: Temporada Grande 2016-2017 CARTELES – Entre Prisas y Carreras.

Javier Sordo, primer año, primera Temporada Grande. Foto: TAR.
Arq. Javier Sordo, primer año, primera Temporada Grande. Foto: TAR.

La  presentación de los carteles rompe la tradición y con el pasado que por oscuro y mal hallado parece ser el único objetivo que tienen las formas de la nueva era: olvidar lo de antaño. Además las nuevas formas exigen hablar bien de todo, no cuestionar. Lo único malo, más allá de que si en un mes puede caber casi todo el derecho de apartado, es que al intentar romper con lo anterior, la nueva era vuelve a caer con lo que trata de romper, la falta de apuesta por un toro diferente al de ayer, es decir, con la prisa de acabar antes, La México puede tropezar de nuevo con la misma piedra… y con el mismo pie.

Por: Luis Eduardo Maya Lora De SOL Y SOMBRA. Especial.

Sentaos taurinos y diletantes.

Calma, que las cosas en el toreo deben ser despacio. Ni con “ganas de reventar” como dicen los que saben porque “nada les embona”, dice la más corriente de las corrientes taurinas, sino solo ideas plasmadas con ganas de recordar la grandeza del arte del toreo y reflexionar sobre su futuro, que nos compete a todos.

Pensar, sí, complicada actividad para el oficialismo militante y la patronal taurina.

Pero antes de pensar, pasemos a imaginar.

Recordemos a Alameda:

“Con amplitud de Palacio y rigor de minutero//Debe ajustar el torero su tiempo por el espacio.//Ni de prisa, ni despacio y un tanto como al azar//Al aire de su persona, como Fuentes y Gaona, maestros del buen andar.”

Seguramente Don José, con su poético actuar, palpaba que las prisas son tan malas como la falta de espacio al andar. Fuentes y Gaona, quizá dando la vuelta al ruedo es la muestra taurina superior. Y al torear, no lo es menos, amplitud es necesaria para no apresurar. Liguemos entonces este su “Seguro Azar” del toreo con su manera tan particular de explicar la distancia, su célebre “un paso al frente y puede morir el hombre, un paso atrás y puede morir…” el arte de torear, para Alameda, ha de ser tan preciso como el (seguro) azar.

“Saber ver, saber estar…”, prosigue.

Es decir, todo en los toros tiene su distancia, ni más lejos ni más cerca, su sitio.

Y pongamos las cosas en el sitio correcto.

Más allá de formas, con las que no comulgamos, a la Temporada le falta espacio para respirarla y sentirla, semana a semana. La Plaza México quita su histórica tipografía de los carteles. Sobra amontonamiento en los carteles que puede agotar al aficionado mental y económicamente, requiere un mejor horario para que no llegue pronto el frío y, si los toros fallan, la aburrición. Sobra grandilocuencia y faltará grandeza si las entradas los días seguidos son seguidamente medianas.

La México no es para fines de semana con sabor a Feria.

Sumemos las novilladas y desde el viernes hay actividad.

En las formas, tan importantes, es omisa la Plaza México en nombrar a las cosas como son o quitar de los carteles la palabra “show”. No imagino a Don Antonio Ariza en aquella época taurina del ayer, llamar a un atractivo adicional, una cuadra o espectáculo ecuestre, de tal modo.

Tiempos modernos.

O no anunciar los toros por delante.

Esta omisión no podemos obviar, debemos cuestionarla porque es la más grave de todas, deja muestra de lo que la empresa ofrece en realidad, toreros. Solo que, quitando a José Julián Llaguno y, quizá, a El Vergel, los encierros son tan de poca esperanza que el toro, factor de cambio necesario, para romper con lo malo realmente del pasado, sigue estando en un segundo plano.

Si ustedes analizan cada encierro, desde Bernaldo de Quirós hasta Julián Hamdan, pasando por Teófilo Gómez y San Isidro, la programación de los encierros son la repetición del ayer, que por trillado, manso y descastado, no alientan ningún tipo de esperanza. Quiere decir que una mano de gato, un cambio en la decoración y la irreverencia en la forma taurina, solo hacen cambiar lo desechable, dejando intacto lo realmente esencial.

Y es innegable, a menor toro mayor toreros.

Cuando una Temporada Grande lo es por sí, no requiere inventarse una leyenda tan distante de lo taurino como “pasión hecha a mano” para saber que el arte no se “hace” y que la nueva cara de la Plaza México solo cambia de piel, pasa a cirugía estética sin hacer el cambio de sangre, la renovación en toros, principalmente, tan necesaria. Es más, varias de las combinaciones de toros y toreros ya las hemos visto en la propia Plaza México, a petición de parte diríamos cuales, porque son un puñado.

Y no nos sorprenderá que las corridas pasen la asignatura del trapío, no es favor, es obligación porque, no olvidemos, los precios suben y la Afición tiene la obligación, ya que el oficialismo informativo no puede serlo, de ser siempre exigente. Veremos si realmente, con edad y presencia ofensiva, pueden embestir, veremos que tan bien la Plaza México, ya sin la guerra fría contra su rival reciente ETMSA, hizo los deberes y reseñó a tiempo.

Si repite la formula autocomplaciente, la Temporada se caerá por lo más delgado: Los encierros, ojalá nos equivoquemos.

Pero lo inconcebible son las prisas, el amontonamiento de las fechas, la inexplicable aparición única de Fermín Rivera y Juan Pablo Sánchez, la injustificable aparición de Ginés Marín, Gerardo Rivera y Diego Sánchez, la innecesaria repetición de Fermín Espinosa “Armillita” IV y el forzado doblete de Luis David Adame. Porque quizá es uno de los más esperados pero, la vida no se agota en un solo acto.

Tal como parece que José Adame puede agotarse en la encerrona del doce de Diciembre, tal como lo vimos en Aguascalientes en Abril de 2015. Un torero que no cuenta con el máximo cartel a pesar de las orejas que ha cortado y que es un caso claro del torero de hoy: técnico por definición, artista por excepción. Veremos si al torero le alcanza esta gesta, primero para llenar la Plaza, el primer toro a lidiar en toda encerrona.

Considerando todo un mes de corridas de toros, esperemos, a cuestas.

Cómo brindar interés en las primeras doce sin tres de los cuatro ases del toreo: Ponce, José Tomás y “El Juli”, solo Morante está, otra vez, con los teófilos para variar un poco la costumbre. Dicen que están firmados, que como aquel toro de Xajay, serán “Pa’Enero” pero es muy posible que el bolsillo del aficionado aguarde precisamente para cuando estos vengan, antes no.

Quizá por ello no se hace oficial si habrá o no, televisión, en vivo y en directo.

Error si no se hace.

Y, nos pregunta la Afición, ¿Qué hay sobre la prohibición de carteles con mayoría extranjera? Nosotros contestamos como taurinos. Son perfectos, salvo por el integrante mexicano de cada uno de ellos y, a su vez, analizamos la Ley de Espectáculos: el anuncio es a favor del espectáculo pero contrario a derecho.

Esto no es cosa de pagar una multa, sino que la Delegación puede actuar tal como lo hizo en 2007 cuando Clausuró la Plaza, defendiendo y ganando el famoso amparo 1594/2007 del Juzgado Duodécimo del Primer Distrito en Materia Administrativa, concluyendo que aquel Artículo 47, en aquel entonces no restrictivo, era constitucional, hoy que mayormente lo es, con mayor razón.

La Ley es dura pero es la Ley.

No nos gusta la inflexibilidad tampoco nos gusta la transgresión a la Ley.

Pero nos gusta el toreo y aquí estaremos, los viernes de novilladas, los sábados de corridas, los domingos por regla y el lunes guadalupano, como está en nuestra sangre.

Así pienso yo, Así, ¿Lo creerá el resto de la Afición?

Esperamos sus comentarios a los carteles a continuación listados.

Suerte…

Twitter: @CaballoNegroII.

La otrora "Regia Inauguración" como premio, Bernaldo de Quirós.
La otrora “Regia Inauguración” ahora en sábado y como premio, Bernaldo de Quirós.
Xajay llega para los dos Adame y Roca Rey.
Segunda de Temporada, al día siguiente, Xajay llega para los dos Adame y Roca Rey.
Al fin, José Julián Llaguno vuelve a la Plaza México en el año de la partida de Don José Julián.
Tercera de Temporada. Al fin, José Julián Llaguno vuelve a la Plaza México en el año de la partida de Don José Julián.
La incognita sobre El Vergel, en su presentación en Temporada Grande.
Cuarta de Temporada. La incognita sobre El Vergel, en su presentación en Temporada Grande en la tristemente única tarde de Fermín Rivera y la confirmación de José Garrido.
quinta-corrda-3-diciembre
Quinta de Temporada. Castella y El Payo con una de sus ganaderías predilectas en la segunda aparición del joven Adame.
Una ganadería con varios petardos encima para una terna desigual.
Sexta de Temporada. Una ganadería con varios petardos encima para una terna desigual con la única e inexplicable tarde de Juan Pablo Sánchez..
Choque entre Castella y Talavante a la espera de Montecristo.
Séptima de Temporada. Choque entre Castella y Talavante a la espera de Montecristo.
Octava de Temporada. Barralva para el Payo, una vez más en la segunda tarde de Roca Rey y la única de Silveti.
Octava de Temporada. Barralva para “El Payo” una vez más,  la segunda tarde de Roca Rey y la única de Silveti.
Novena de Temporada. Vuelve Morante tras el año pasado, con Teófilo de nuevo y en el encontronazo con Manzanares. Inexplicable la confirmación.
Novena de Temporada. Vuelve Morante tras lo del año pasado, con Teófilo de nuevo y en el encontronazo con Manzanares. Inexplicable la confirmación.
Décima de Temporada. La encerrona catorce de la historia en lunes guadalupano para José Guadalupe Adame.
Décima de Temporada. La encerrona catorce de la historia en lunes guadalupano para José Guadalupe Adame.

Todos los festejos a las cinco de la tarde.

CARTELES DE ANIVERSARIO 

photo_2017-01-13_15-38-39
Los Carteles de La México están aquí… para juicio de todos.

Esta es la cartelera para la segunda parte de la temporada, para mayor información siga este link: Corridas de Aniversario

  1. DOMINGO 22 de Enero: 6 Montecristo, 6 para Miguel Ángel Perera, Juan Pablo Sánchez y Diego Silveti;
  2. DOMINGO 29 de Enero: Un toro para rejones de El Vergelpara el rejoneador Jorge Hernández Gárate y 6 Los Encinos, 6 para Sebastián Castella, Octavio García “El Payo” y Andrés Roca Rey
  3. SÁBADO 4 de Febrero: 6 Fernando de la Mora, 6 de Eulalio López “Zotoluco” que se despide y Enrique Ponce. Mano a Mano;
  4. DOMINGO 5: Corrida del LXXI Aniversario. 6 Teófilo Gómez, 6 para “Morante de la Puebla”, Julián López “El Juli” y Luis David Adame que confirma alternativa;
  5. DOMINGO 12: 6 Barralva, 6 para Paco Ureña, que confirma alternativa, Arturo Saldívar y Sergio Flores; y
  6. DOMINGO 19: Dos toros para rejones de Los Encinos para Hermoso de Mendoza y 6 Jaral de Peñas, 6 para Joselito Adame y dos triunfadores de las anteriores corridas.

NOTA De SOL Y SOMBRA:

Convocamos a la Afición, tal como amablemente hicieron en el anuncio del Elenco a hacer notar su voz y opinión contestando el correo para los suscriptores o dejando comentario debajo de esta entrada.

Agradecemos su atención.

Atte.

De SOL Y SOMBRA.

 

RADAR TAURINO – El Mundo a la Espera. La Opacidad del 31-E en La México.

 f25ba6dbf258eb78

Decía “El Guerra”, fundador de este nuestro querido De SOL Y SOMBRA, justo a las cero horas de este 31 de Enero, no hay plazo que no se cumpla ni fecha que no se alcance. Y como el tiempo es parte del rigor de la Fiesta, tiene que ser igualmente parte del juicio rector de los hechos taurinos que acaecerán hoy en la tarde. Con toda la estela de expectación encima, la ilusión en el cielo de la Afición, lo único que ha reinado es la opacidad, tanto de la Empresa y no digamos del propio José Tomás en el culmen de su excentricidad torera. Tan solo queda decir que Dios reparta suerte…

 Por: Luis Eduardo Maya Lora De SOL Y SOMBRA. Especial

Sumemos años, meses, tiempo… la espera acabó.

Y la Plaza México se puede llenar, diez años después, no obstante, lo hemos constatado ayer, hay indicios de que aun hay muchas localidades y, ayer mismo, electrónicamente hubo quien evadió el cáncer revenderil e hizo la chica de conseguir numerados en la franja de la reventa.

Fila 17, segundo tendido. Para arriba.

Es decir, el efecto del veto televisivo de José Tomás hay que matizarlo porque va a ser un lleno total en el numerado pero sin apretaduras en el general. Esperemos que esto solo sea un pronóstico no acertado donde la negación de la televisión tiene el propósito de llenar la Plaza. Porque entonces no se entendería que cuando en la 2007-2008, siendo el torero madrileño un producto relativamente “nuevo”, hizo el favor y concedió la gracia de dejarse televisar incluso el 5 de Febrero.

Claro, como respuesta, las siguientes dos tardes en 2009, sin televisión, incluso el espléndido mano a mano con Arturo Macías, tampoco la Plaza se abarrotó, tristemente. Y sí, en cambio, dejó sin corrida a cientos de miles, quizá un millón de taurinos o de nuevos aficionados que no pudieron ver una de las grandes corridas en nuestro libro de aficionados.

Quién sabe dónde estaría la Afición de México de haber tenido la memoria de este festejo en un documento.

Real, fehaciente.

Y si este 31 de Enero de 2016, con toda la carga histórica que todos conocemos, con todo lo que implica el último domingo de Enero para la Plaza México y su indubitable estrella taurina, quiere empatar con esas fechas y el último cartel de José Tomás aquí tiene que estar a la altura de aquel finísimo público de 2009, del alternante que incluso se fue por delante, de la Autoridad que, aun siendo discutida, estuvo firme y, principalmente, del encierro.

Aquel de inolvidable de Xajay.

Y esta es la gran duda.

La excentricidad, la muy poca atención para con los aficionados que han hecho lo imposible por estar en la corrida, con la historia misma del toreo, por parte de José Tomás, nos hace ilusionarnos menos por una corrida que esperamos, que necesitamos, sea seria y bien hecha, que no es tanto pedir. Solo recordemos los tres primeros toros de aquel 29 de noviembre de 2009…

Bravura y presencia, esencia y apariencia, conjuntadas.

Pero aquel hermoso domingo, se trató de un José Tomás, en champaña vestido, previo a “Navegante”, que era capaz de matar esas corridas porque físicamente estaba mejor que nunca y taurinamente mejor que siempre. Solo queremos que ese torero, ya no el de 97, ya no el de 2001, al menos aparezca que no se reduzca a solo citar atrás que su temple no ceda ante el enganchón y que así se valore.

Porque eso es lo que vale de este torero, su capacidad de templar y no solo su quietud por la quietud misma.

La clave de la tarde ante lo poco que puedan, esperemos que no, ofrecer Los Encinos y Fernando de la Mora está en buena medida en las cuadrillas, ratonerísimas toda esta Temporada con varios nombres que hoy aparecerán con diversos petardos en la lista, si algo va a contar mucho es lo que tras la suerte de varas los capotes, más incluso que los palos, hagan a toros que en Aguascalientes, salvo uno del lote del primer espada, decepcionaron.

Así que la mesa está puesta.

Con la oportunidad de oro para Joselito Adame de meterse desde el primer instante, incluso en el primer toro, a la tarde, apretar y no perdonar sin acorrientarse porque el título de la publicidad le viene muy grande, México no quiere ni sentirá suyo a un torero que torea tan vulgarmente como en la tarde anterior.

Y por último, decía Santiago Amón que hay toreros que llevan el pase montado y son criticables, pero hay también aficionados que llevan el criterio montado y son igualmente reprobables. Sin televisión, cuenta muchísimo la crítica, simplemente justa y veraz, ese es el quid de todo este asunto, enamorarse de la verdad taurina.

Sea cual sea.

Porque los toros son el único espectáculo cuya publicidad y cualquier cosa que se diga previa, se acaba al salir el primero de la tarde.

La cual solo esperamos, solo deseamos, para bien, que histórica sea.

Suerte para todos.

Twitter: @CaballoNegroII.

Radar Taurino – La México: El Toro, Verdad Revelada.

El Toro en La México trae lo imborrable: Mariano y "Marqués" de José Julián Llaguno.
El Toro en La México trae lo imborrable: Mariano Ramos y “Marqués” de José Julián Llaguno, Temporada 1992-93.

Entre tanta necedad y tanta coba, nebulosa y empalagosa, otra vez el toro y el brillo de su ausencia marcan el derrotero de una Temporada que muy temprano se duele donde más tendría que ser más fuerte: los encierros.

Por: Luis Eduardo Maya LoraDe SOL Y SOMBRA.

Si de construcción se tratara solo ese edificio de la sureña Avenida Revolución, El Celanese, se “levantó” de arriba para abajo.

Y no de abajo para arriba.

La empresa en La México construye al revés, el tejado antes del cimiento. Deja la base de todo espectáculo taurino, el toro, no solo en duda sino bajo grave sospecha cada tarde. De menos, evidencia desigualdad, tedio y enojo más el desdén de la desesperanza en la Afición. Los festejos, salvo sus episodios aislados, quedan a deber.

Tres muestras van, tres, en esta Temporada.

Y el presente ciclo tiene el riesgo de reventar en trayecto y acabar debajo, que ya es decir, de la Temporada de Oro, donde el gran pecado fue justo no cimentar todas las tardes a partir de los encierros. Conste aquí que el áureo ciclo, carente de encierros como San Martín, no cayó en la tropelía de colar uno como el del pasado domingo.

Recuerdo, con casi esta misma Empresa, la corrida inaugural de la Temporada áurea, de Garfias y el triunfo rotundo, en irrenunciable rosa mexicano y oro, de César Rincón o esa astifina cornamenta del castaño segundo, portada del especial taurino que la revista “Somos” dedicó al cincuentenario, también casos como Rodrigo Aguirre, la inolvidable de rejones de Los Ébanos, Rancho Seco en el adiós de Antonio Lomelín.

Al menos en trapío, espero errar, no veremos este año toros como Giraldillo de Manolo Martínez o Media Luna de Fernando de la Mora, ganadería que lidiar un encierro serio en la apertura hace diez años, parece, le costó un veto de cinco.

Privados de ver su mejor lustro regresa al sistema y decepciona. Y para muestra está el encierro completo de la semana pasada. Nada tienen que ver estos toros, en dignidad e importancia, con aquella corrida inaugural de 2005, diez años han pasado y volviendo el recuerdo a ese encierro, escogido ni más ni menos, por la administración de Enrique Ponce, veremos que la única verdad que no se encuentra en La México es el toro que esté al nivel de la importancia de la Plaza.

No ya en kilos, no ya en tamaño, simplemente en majestad.

La Afición, por ello, en vez de analizar más el juego del toro y menos su trapío, esencia sobre apariencia, sigue atorada en luchar por un presupuesto básico, la presencia.

Hoy, responsabilidades aparte, en el toro la ley del menor esfuerzo impera en la Plaza México pues coloca al toro verdadero, que sí existe y sale en Guadalajara, salía en Mérida o Tijuana y que salió –aunque ustedes no lo crean- algún día en la Monumental, con más carga que la de la verdad en sí: para La México el toro real peca e incomoda y para su mala suerte, además, cuesta más.

Y el costo no es asumible.

Si La México, como fue de ‘89 a ‘96, a veces después, echara hoy lo indubitable del toro mexicano, su Puerta de los Sustos, con la televisión, redes sociales en puntas y el gran coso en sí como escenario, sería el cimiento para soportar la vigencia de la Fiesta y el necesario filtro que refería el viejo Don Dificultades: “Toro en Temporada Grande y novillo en Temporada Chica. Así se irán los que nada tengan que hacer.” Eso incluye a los que avalan: la “Autoridad”

Varios petardos en la presente época se han salvado de su expansión mediática porque se han dado en bajo la “conveniente” sombra de Guadalajara o por haberse dado –antes- en Tijuana o en Mérida. Donde ya también han desterrado en buena parte al toro.

En La México tal cosa se quedaría, mas que bajo la luz, a la vista de reflectores.

Porque el toro real, de lidiarse en La México, con todo lo que esto implicaría, podría en duda al propio sistema, haría mucho más evidente la falta de mérito de los que viven del cuento y ese efecto depurador resultaría insoportable para una cantidad de gente insospechada pues uno de los antídotos contra el cáncer taurino por excelencia que es la coba, está en el propio toro bravo.

Será porque pone siempre a cada quien en su lugar.

Para bien o mal, para arriba o para abajo.

Mientras tanto, justo cuando sigue en los carteles Bernaldo de Quirós, la aburrición, la poca categoría, la reducción del arte de lidiar al oficio de trastear gana e impide la catarsis añorada. Y, tristemente, evita revelar el misterio taurino y la aparición entera de su verdad eterna.

Esa que, a pesar de todo, nos mantiene vivos y perseguiremos siempre.

La irrefutable verdad del Arte.

Siempre, esperamos, con el Toro por delante.

Twitter: @CaballoNegroII.

 De arriba para abajo… “El Celanese”, arquitectura impactante: Av. Revolución y José María de Teresa, Tlacopac, San Ángel.

Radar Taurino – La Mayor Paradoja. Horas Previas de la Temporada Grande.

Manzanares en la chicuelina. Vuelve a La México.

Comienza la hora de la verdad para La México. En estos tiempos la opacidad, especialidad del taurinísimo, ya no sirve: la plaza de toros, hoy más que nunca, es un vehículo transparente donde cada elemento toma su dimensión real ya sea ante el ojo avispado del buen aficionado taurino o, incluso, sorprendentemente, ante la vista del nuevo público, sobre el cual centra la Empresa su apuesta. Así, ante la mayor expectación, el decepcionante anuncio, a medias, del encierro traspasa todo protagonismo y responsabilidad a los toreros, principalmente Joselito Adame que vuelve a La México con el crédito intacto pero con la sospecha de saber si logrará lo más complicado que existe en la vida, no llegar sino mantenerse.

Por: Luis Eduardo Maya Lora De SOL Y SOMBRA.

Se dice tanto en los tiempos actuales sobre el “#SíALosToros”.

Se indigna el taurinismo cuando se prohíbe el espectáculo taurino a los ciudadanos, se inventan hasta una “Porra de Niños” incluso hay quien lleva a sus niños todos los domingos y… la Empresa de la Monumental México se amanece con que aquello de “niños que no rebasen la altura del tubo de la entrada” se ha terminado.

Como en la pirinola: “Todos ponen”

Se trata de sacar agua de donde se pueda y es válido, nada más que entonces el discurso de la Plaza México cambia a partir de la escalada en precios, casi a las calladas, del limitadísimo gasto publicitario y principalmente, reiteramos, ya vistos los carteles, la elección de los encierros.

Restringir la entrada a niños pequeños no es una buena señal, más porque se cambia la política de las novilladas. Ojalá y se echara de la Plaza también al toro “niño” al que no da la percepción de adultez ni de miedo. Decimos esto para que esté el suelo y las condiciones al parejo.

No hay problema: “Pagamos mucho. Seremos exigentes.”

Porque este cartel, aunque el oficialismo lo defienda con todas las garras, ya lo vimos.

Y lo recordamos. Aquí mismo en De SOL Y SOMBRA lo contamos: http://wp.me/paTPo-3aM.

En aquel entonces la expectación no existía como existe hoy.

Manzanares vuelve tras el luto.

Matando las dos mismas ganaderías que hace casi cuatro años no le sirvieron: Xajay y Julián Hamdan. No concebimos como ni una ni otra tienen la suficiente delicadeza de dejarse anunciar así en un mano a mano ilógico para la afición pero con razones taurinas que nos pueden llevar, si no al cadalso, al aburrimiento.

Xajay, estandarte de bravura, virtud de nobleza, tiene todos los blasones para no hacerse acompañar de nadie pero no los hace valer. Triunfadora de hace un año, es increíble que someta a la afición a un contraste tan polémico como el de Julián Hamdan: flojedad y nobleza por credenciales.

Por ello volvemos al punto de nuestro último Radar Taurino. Si la Temporada de Oro hace veinte años no falló en toreros, sí que falló en sus encierros. 

De ahí que la mayoría no confíe en un  cartel que adicionalmente por el lado mexicano solo ofrece la necesaria reaparición de Joselito Adame pero la cancina aparición de Eulalio López “Zotoluco”… una vez y cuántas más van. De salida, Adame no puede más que mostrar su parte mejor lograda.

No esa que sale a ver como encandila o deleita al gallinero. Más que nunca necesita que su toreo vislumbre la posibilidad de deslumbrar al entendido, difícil cosa con tantos prejuicios que pesan sobre él. Únicamente en el propio torero está la posibilidad no de ser uno más, sino uno menos. Cada que Joselito Adame quiere, puede. Y, aunque muchos no toleren esto, es posible que a partir de mañana defina para siempre lo que quiere del toreo.

Torear para solo cobrar o cortar esta al alcance no de muchos pero si de un puñado.

Torear para la eternidad… ya veremos si está a su alcance.

Con un exponente como Manzanares sabemos que el toreo eterno puede florecer.

De ahí que José María con su marítimo vaivén, su regia composición en cada lance y en cada pase habrá de rejuvenecer, quizá de levantar el velo del luto y encontrar en México lo que todos los artistas extranjeros encuentran: calor y pasión únicos. La gran pregunta es si los toros que ha sugerido le responden y no le hacen caer y quedar en lo que ocurrió en el año 2012.

Primera de dos tardes de un torero al que solo los imponderables del destino le han impedido afincar para siempre su incomparable clase en México. Desde aquel gran ciclo de 2006 ha tenido que sortear desde enfermedades hasta el ya conocido luto. Si hay un año y una tarde para elevarse es hoy.

La gran pregunta… de nuevo… los Toros.

Ojalá y mañana, pese a todo lo que suponemos, pese a que advertidos estamos, por encima de augurios y pronósticos, triunfe la Plaza México.

Artística y económicamente. Es decir, Afición y Empresa.

Lo deseamos firmemente, porque torear, ya lo hemos dicho, es lograr vivir la contradicción eterna de hacer chocar lo visible con lo invisible, lo imposible con lo que no puede ser y donde la fantasía, realidad se vuelve.

Si algo de esa magia, a pesar de toros y de todo, se hace verdad estaremos correspondidos.

Si la fantasía se queda en eso, en las apariencias y la mera percepción, la pena y la tristeza serán, paradójicamente, de todos. Deseamos fervientemente que los toros lo sean y que embistan, que se aleje la decepción de la tarde de inauguración que, tras la noche más larga del año, no sobrevenga la cortedad de la bravura ni la inmensidad de su consecuente aburrimiento.

Ya habrá tiempo de juzgar. Ahora, vienen las horas de esperar.

De ahí que la paradoja en una actividad donde mucho se dice, no sin razón, que el verbo que prevalece es trincar, la actitud a tomar sea una y muy clara.

Paradójica pero cierto.

La de la esperanza.

Twitter: @CaballoNegroII.