Feria de Otoño 2017: Aquí y Ahora para Luis David, Ahora o Nunca para José Adame.

Pase del desdén de Luis David Adame en Madrid. Vuelve a Las Ventas a confirmar.

Con todos los radares apuntando hacia Luis David ante la oportunidad de su vida, Joselito Adame se juega la última carta cobijado, tal como ha ocurrido todo el año, por la casa de apoderamiento y de sus socios, con la cargada y el oficialismo aun de su lado pero con el enorme riesgo que implica el obligatorio salto cualitativo y no solo el numérico. Tal encrucijada, misteriosamente, no se televisa a México y deja al descubierto que el encubrimiento de la realidad taurina será, de nuevo, develado por las muy certeras redes sociales que, estridentes, muestran más pasión taurina que el oficialismo. Leo Valadez aun puede enderezar su desigual año en sus últimos minutos de novillero. Embestido los toros en los primeros días del Otoño madrileño, ¿Lo harán cuando más importa? Posible entronización de Ferrera justo al umbral de rematar por todo lo alto su gran Temporada.

Por: Luis Eduardo Maya Lora De SOL Y SOMBRA.

Son diez años recién cumplidos de aquella histórica y exitosa alternativa de Joselito Adame en Arles.

Tan esperanzadora como desigual su posterior paso taurino.

Esto lo demuestra su inicio triunfal, sus dos hitos franceses de comienzo, su muy esperanzadora confirmación en La México, donde le robaron la salida a hombros tal día, así como su muy profundo bache posterior que empezó en la propia Feria de San Marcos 2008, cuando cayó enfermo. Para el inicio de 2013, pese a una salida a hombros en La México en 2012, Adame navegaba sin un mayor estilo, esforzado y entregado pero sin esa muy necesaria rotundidad ni mucho menos un estilo personal.

Inclusive, aquel toro de tremenda emoción y bravura, “Fusilero” de Torreón de Cañas, que lidió en Pachuca en la corrida dos mil de Hermoso de Mendoza mostró de cara a San Isidro 2013, un torero con mucho menos esperanza que el resto del nutrido grupo de toreros mexicanos que fueron e incluso triunfaron en Madrid.

Sin embargo, negarlo es faltar a la verdad, Joselito Adame, se impuso.

Hoy las cosas cambian.

La ambición mostrada en aquel año, a milímetros quedó de la Puerta Grande, la lección de entrega contrastada con la grisácea versión de Juan Pablo Sánchez con quien compartió cartel, el paso arrollador en La México en la Temporada siguiente, incluso con cierto tirón taquillero y aun su encerrona en Pachuca en Otoño de 2014 cuando quedó fuera de la Temporada Grande 14-15, mostraban al alumbramiento esperado como una posibilidad real.

Todo ese sueño de prosperidad comenzó a torcerse precisamente en el Otoño de 2014 con el desencuentro con La México de Rafael Herrerías. Siendo como fue, Adame encontró el camino de la provincia mexicana y en él, el tropezón del que aun no termina por levantarse: el Asunto Mérida y toda la polución contenida en tan bochornoso y alambrado incidente.

Esa que no se termina de quitar de la mente del aficionado.

La carrera de Joselito Adame, a diez años, justo la barrera en la que muchos consideran que “el torero mexicano comienza a madurar”, como si la vida diera la oportunidad de esperar diez años, se pone en la encrucijada de torear Madrid justo en el año en que peor ha estado en San Isidro, aun con el efecto especial de la estocada sin muleta, que no le abrió las puertas del resto de las plazas.

A tratar de salvar un año que, de no rematar bien, lo podría relegar aun más de lo ya de por sí marginado que se encuentra. Y no nos traguemos el cuento tramposo y banal de que no lo dejan pasar, porque este torero no es Manolo Martínez, ni remotamente. Pues, les duela o no a muchos, tampoco ha sido en España la arrolladora y casi incontestable irrupción de Roca Rey.

No, Adame se ha quedado en la medianía.

De ahí que no nos extrañe la confirmada ausencia de televisión.

De ahí tampoco nos extraña esa ya de por sí enfermedad que lo dejo fuera de Zacatecas, donde pocos han lamentado su ausencia.

La razón, es simple, algo puede salir mal. Y de salir bien, la curiosidad será buena excusa y enorme bastón del oficialismo. Se arriesga, gravemente, a que, sin tele, un posible triunfo tenga el mismo efecto que lo ocurrido con José Tomás en La México: las orejas se quedan en anécdota. Que la carencia de difusión y, principalmente, de buen toreo dejan en tenue sombra lo que en la pantalla es evidente.

De ahí que tampoco nos extrañe la recurrente fórmula corporativa utilizada cuando un torero ya no entra en los planes de los consorcios y que consiste en colocarle en Madrid cuando se encuentra en franca bajada, ahí está el caso de Juan Pablo Sánchez en 2013, cosa de la que Joselito Adame fue testigo de excepción porque, excepcionalmente, se distanció de la normalidad, echó para adelante y confió más que nunca y nada más que en sus fundamentos y en su pulsación interior que hoy su aparición resultan ser la gran pregunta.

Que así sea.

Y como en esta Feria están embistiendo los toros, empezando por los malamente llamados “minoritarios” debemos esperar que Fuente Ymbro, Cuvillo y El Puerto, logren estar a la altura de lo que puede ser el cerrojazo grande de Ferrera, contrastado principalmente con Castella, experto en ganar la partida en los momentos más comprometidos y cuyo celo profesional brota cuando sus alternantes parecen estar por encima de él, como Ferrera.

A quince años y medio de su Puerta Grande con aquella corrida importantísima de Carriquirri, Antonio Ferrera es ejemplo y portento de colocación en la Plaza. Este último concepto cuando se lleva al extremo como lo ha hecho el extremeño roza la maestría, una pena que haya tardado tanto tiempo en mostrar esta, la más auténtica cara de su toreo. Si las probabilidades llegan a jugar, por una vez, a su favor, el otoño de Ferrera será el más recordado otoño para todos nosotros.

Cinco toros matará en aire de expectación y, quiera Dios, en clamor de multitud.

Y este clamor que tiene Madrid, este casi rugido capaz de lanzar al cielo a cualquiera, será palpado ahora como matador de toros por Luis David Adame, en su día “D” y en su hora cero. Algunos de sus más acérrimos partidarios, desde Guadalajara, comentan que, para bien, solo se anunciará como “Luis David” que es y será una forma de distanciar el ritmo y empaque de su toreo de cualquier otra forma de colusión infructuosa.

La respuesta mexicana a la modernidad taurina debe darse con las armas clásicas, históricas, de los toreros mexicanos: temple, ritmo y largueza, serenidad y raza. Si alguien las apunta es este hidrocálido, si en alguien hay esperanzas es en él y si hay un momento para responder, qué mejor, es este, donde una alegría en tiempos tan tormentosos bien podrá venir de su toreo.

A la puerta quizá de mayor gloria taurina.

Por ello, también, Juan del Álamo y su aparición otoñal nos ilusiona luego de su San Isidro y del ya por demás lastimoso, castigo al que le someten feria tras feria, solo el Puerto de San Lorenzo puede impedir que reafirme en el remate de Temporada lo que de él ya se sabe, en una terna con Perera y López Simón que no acaban por retomar el paso.

Pero Madrid otoñal se reanuda hoy con la novillada.

Con Rafael Serna ya alternativado y desafortunadamente herido, el escenario novilleril queda servido para el triunfador Colombo el esperanzador venezolano que ya no volvimos a ver en México y su confrontación con el próximo alternativado Leo Valadez con la novillada de El Ventorrillo donde esperemos que el hidrocálido pueda canalizar a bueno un año que inició fatal en su encerrona sanmarqueña pero que Logroño da visos y esperanzas de absoluta recuperación.

Y recuperación también para la Fiesta que aun en otoño siempre alumbra, siempre ilusiona en el escenario otoñal taurino por excelencia.

Madrid y su Monumental de Las Ventas.

Que haya suerte para todos.

Twitter: @CaballoNegroII.

Feria de Otoño – Carteles 2017.
Anuncios

Un comentario en “Feria de Otoño 2017: Aquí y Ahora para Luis David, Ahora o Nunca para José Adame.”

  1. Reblogueó esto en DE SOL Y SOMBRAy comentado:

    Con todos los radares apuntando hacia Luis David ante la oportunidad de su vida, Joselito Adame se juega la última carta cobijado, tal como ha ocurrido todo el año, por la casa de apoderamiento y de sus socios, con la cargada y el oficialismo aun de su lado pero con el enorme riesgo que implica el obligatorio salto cualitativo y no solo el numérico. Tal encrucijada, misteriosamente, no se televisa a México y deja al descubierto que el encubrimiento de la realidad taurina será, de nuevo, develado por las muy certeras redes sociales que, estridentes, muestran más pasión taurina que el oficialismo. Leo Valadez aun puede enderezar su desigual año en sus últimos minutos de novillero. Embestido los toros en los primeros días del Otoño madrileño, ¿Lo harán cuando más importa? Posible entronización de Ferrera justo al umbral de rematar por todo lo alto su gran Temporada….

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s