Archivo de la categoría: Daniel Luque

La “Casi” Rotundidad de Fermín Rivera – Esfuma Triunfo en Fiasco Carmelita.

El mando entero, a compás abierto, el derechazo de Fermín Rivera se impone… salvo la espada.

Lo tenemos que decir, de lo contrario, faltaríamos a la más elemental verdad taurina, dos fiascos se cargan casi la tarde entera: la mansedumbre y debilidad de Villa Carmela y la equívoca y desesperante forma de rematar las faenas del primer espada. Fermín Rivera deja en un suspiro muy fino y muy serio, como su toreo, la posibilidad no solo de salir en hombros sino de dejar claro que su toreo está para cosas aun más grandes que solo cortar las orejas en una Plaza México demasiado a la deriva. Sin opción alguna, Daniel Luque y Sergio Flores quedan limitados a solo demostrar sus buenos oficios y fundamentos toreros.

Por: Luis Eduardo Maya Lora – De SOL Y SOMBRA. Plaza México.

Si recordamos, hemos consignado a tres toros de Villa Carmela, con el de hoy tarde en La México, que de salida han quedado despitorrados: el de Joselito Adame en Enero de 2014 en la propia Monumental, el de Diego Silveti hace mes y medio en Guadalajara y el de ayer que abre festejo.

Una desgracia, acaba prácticamente sin pitones al estrellarse dos veces.

Los tres toros que menciono se han estrellado solos.

El de ayer, tan hermoso su morrillo, reunido y vuelto de pitones, abre Plaza y no debió haberse dejado para el caballista Rodrigo Santos, quizá la mala suerte de la tarde habría cambiado si se lidia para los de a pie dejando a cualquier otro para la lidia a caballo.

La suerte, caprichosa, no nos impide ver al impresentable rejoneador potosino, incapaz de sujetar al corraleado sobrero lidiado en cuarto lugar. Por un momento pareció sujetar y aguantar el arreón, no. Realmente sale despavorido. Mata fatal, le pitan y sale desfachatadamente. Pitos que, realmente, bronca debió haber sido.

Pasado este mal trago, dos peores íbamos a pasar.

Uno, la corrida.

Es increíble como ni Daniel Luque ni Sergio Flores tienen opciones de triunfo y todo porque Villa Carmela es todo lo dispareja en trapío pero todo lo pareja en juego posible: mansa. Así, el berrendo en castaño segundo (me dirán que es girón pero lo blanco es mayor que lo normal) pese a la filigrana de las verónicas con su excepcional recorte y las chicuelinas de Luque, se acaba de inmediato tras banderillas. Peor el quinto, que nos muestra a algo distante del gran nivel que tiene, contagiado por lo roto del tranco del toro y lo disperso del tendido.

Mal con la espada.

Y Sergio Flores parece hacer embestir al tercero, otro engañoso y serio cárdeno al que comienza haciendo embestir pero al que no le alcanza el fondo y termina a cabezazos pese al esfuerzo, ambición, buenos derechazos de inicio de Flores que se encuentra con voltereta e inoportuno desarme en el tercio frente a matadores. Le ha perdido pasos al cornivuelto carmelita para que no cayera pero de tanto quererle mandar es desarmado.

Del sexto, berrendo, ni que decir.

Torpón y basto, tan solo sentir la vara, afloja y viene a menos. Al menos Flores se dobla y aliña muy bien y pronto, acabando el suplicio. Aunque su espada no es efectiva tampoco.

Y dos. La desesperantes fallas con la espada de Fermín Rivera.

Un torero como Fermín, a pesar de todas sus virtudes, de todo su concepto e, incluso, su ya proverbial seriedad, no puede darse el lujo de pinchar una tarde como la de ayer. Cuándo será el momento en que Rivera rompa en realidad todos los pronósticos… Todo lo que se dice y comenta, va a ser poco en cuanto lo bien toreado, sea bien rematado.

En él, lo bien no será suficiente.

Es posible que Fermín, de utilizar toda la extensión de sus brazos y toda la curva del capote a la verónica, se vea aun mejor que en sus lances al primero, demasiado recortados considerando su empaque, estatura y la condición del que abre plaza, brilla la media verónica. El toro enmorrillado y retacado, apenas puede con su tranco, débil y vacilante.

Tras prolongado puyazo se anima en fregolinas a compás abierto pero ni el ritmo del quite ni la embestida del toro componen un cuadro que trascienda fuerte al tendido. Pero entonces, Rivera entona tras inicio alternado por alto, con su calma y paciencia, virtudes para entender un toro que frena en banderillas y parece no querer más.

Aquí sí, deja varios cuadros que podría pintar el brindado, Maestro Ramón Reveles, dos trincherazos preciosos. Pese a la tardanza del toro, Fermín insiste y, aunque le enganchan, pronto comienza a acortar el terreno, sitio clave para provocar y no dejar avivar la mansedumbre, que esta ahí justo en donde acaban los muletazos, incluso alarga la embestida al natural.

Que tardea y regatea.

La primera mitad de faena la suavidad necesaria encuentra al enganchón y ese paso que hace falta perder no aparece. Pero Rivera está más cerca que nadie y todo su planteamiento, incluso al natural, desemboca en tanda de derechazos sensacional. Tras uno de trazo perfecto, embarca en lo corto con lo largo del sentimiento pleno de su toreo, su muñeca gana y manda paso a paso, repitiendo hasta que el de Villa Carmela dice no más, frena y es obligado por el potosino que pese a la sosería luce en doble desdén su verticalidad y hace rugir la Plaza.

Es el momento de entrar a matar.

Se complica él solo.

Prosigue y perfila en la suerte contraria. Quizá al revés, en el terreno en que viene la gran estocada que sigue, el toro dada su mansedumbre y su expresa nobleza empujara más. El pinchazo, penosamente, enfría la posible oreja.

Vuelta con leves protestas.

Y el colmo de males: el manso cuarto.

Enganchadas las verónicas. Casi se echa el toro encima Rivera al recortar el capote hacia la esclavina en el quite chicuelinero algo movido que muestra a “Mestizo” con todo el ánimo de pasar de largo y, claro, doblar contrario. La noche, tras el intermedio ecuestre, se sobreviene sobre el toro que desde el inicio, arriba y a pies juntos, está buscando ser todo lo posiblemente manso y no embestir.

Cómodo está sin ser obligado, manso de entrada.

Y en las primeras tandas, no es que sea andarín, es que se quiere quedar tan por debajo que si se encuentra el engaño se lo va a querer quitar, es tan claro que sus patas traseras frenan cuando se le obligan y cabecea. Rivera tiene la asignatura de quitarle ese defecto y hacer que cada que se encuentre la zarga, el trapo no le permita pensar un solo instante.

Lo consigue por la derecha.

Los pases de la firma previos a los de pecho son claves, se coloca, impone el toque y remata. Y, si bien, pierde los pasos que no pierde ante el primero, en las dos primeras tandas, la tercera es plenamente al ritmo del torero en el sitio que el designa y a la velocidad que quiere y, claro, La México responde por todo lo alto.

Toma tiempo pulir pero cuando se pule se fulgura como Fermín en el trincherazo en la tanda siguiente donde el toro ya aprende y se desquita al desgarrar la muleta en el pase de pecho.

La sosería, la falta de raza y, de ahí, la de celo en el toro no hacen declinar a Rivera. Incluso en los naturales donde “Mestizo” rebrinca y engancha. Llega el esperado ajuste de altura y distancia, como el estaquillador cuadrado está, los siguientes naturales pese al cabezazo llegan precisos y desengañan al burel que busca el tercio, el diestro lo concede y el toro afloja.

Vuelta a los medios necesaria.

Pena grande que el toro, pese a la nueva tanda, ya no tenga más.

Y que la faena, a punto de remate como le gritan en Sol, se haya quedado en el “casi” de otras tantas veces, cuando el carmelita, como penúltima de sus artimañas, mancha la partida con un desarme punto más que inoportuno, terrible, como tirar un tablero de ajedrez de un manotazo. Deshace la secuencia y la cadencia de Fermín que empeña en bajar la mano, a nuestra apreciación, un punto más de echar la muleta arriba al final del natural y quizá no la habría alcanzado.

Solo Dios.

Luego cortinazo del chalecazo que hace guardia. Terrible…

Todo el riverismo lo lamenta… y como pocas veces. Al borde del triunfo, de cortar las orejas se escurre el triunfo de las manos de Fermín Rivera. Conste que las orejas aquí sí pesan. Y demasiado. Estar mejor, siempre, es posible.

Sobre todo en un torero con tantas posibilidades.

No sabemos si será en esta Temporada con tantos toros mansos, encierros desiguales, tanta falta de casta y tanta ausencia de raza, de público tan despistado. De tantos y tan inoportunos pinchazos.

El triunfo le aguarda… la Afición lo espera…

Solo que no sabemos si el tiempo lo haga. Ni mucho menos… por cuanto.

Que pronto sea.

Texto: @CaballoNegroII.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Plaza México. Temporada Grande 2015-2016. Domingo, Diciembre 13 de 2015. Novena de Derecho de Apartado. Menos de Un Tercio de Plaza en tarde fresca de cielo despejado y con viento molesto en diversos pasajes de la lidia, principalmente en el segundo turno de la lidia ordinaria.

8 Toros, 1 para rejones de Marco Garfias (Divisa Naranja, Rojo y Negro) sobrero lidiado como a la mitad de festejo al sustituir al despitorrado de la ganadería titular, muy corraleado y destragado, manso, huidizo siempre arreando; y 7 de Villa Carmela (Divisa Negro, Gualda y Grana) el primero, muy rematado y reunido, para rejones, se despitorró ambos astas por bravo; los de la lidia ordinaria, desiguales en presencia, muy pobre de cara el hondo y largo berrendo en castaño segundo; muy rematados y ofensivos primero, tercero y quinto. Menos aparatoso el cárdeno cuarto y, aunque chico, con cabeza, el berrendo que cierra plaza. Mansos y débiles en general, de trámite la suerte de varas. Noble pero sin fuerza el primero y, no obstante su movilidad, manso el cuarto con buen pitón derecho en la muleta. Sin excepción, todos se duelen y frenan tras banderillas. Salvo primero y cuarto, todos pitados en el arrastre.

El Rejoneador Rodrigo Santos, Pitos tras Aviso. Fermín Rivera (Canela y Oro) Vuelta tras saludos con protestas en ambos. Daniel Luque (Azul Noche y Oro) Palmas y Silencio. Sergio Flores (Marino y Oro) Palmas y Silencio.

Buena actuación de Abraham Neiro de la cuadrilla del segundo espada. Gran par de banderillas al cerrar el segundo tercio de Felipe Kingston de la cuadrilla del primer espada.

Anuncios

@Taurinisimos 74 – Alternativa José Tomás 20 Aniversario. Castella en La México.

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del viernes 11 de Diciembre de 2015. Conducen Miriam Cardona @MyRyCar, Luis Eduardo Maya Lora @CaballoNegroII y José González @JoseNinoG.

Actualidad Taurina. Análisis Plaza México: Corrida de Guadiana Jueves Taurino y Temporada Grande, Xajay y Sebastián Castella.

Daniel Luque previo a su presentación en la Temporada Grande.

Recuerdo Alternativa de José Tomás en La México, 10 de Diciembre de 1995.

La próxima emisión de #Taurinísimo será el próximo viernes 19 de Diciembre de 2015 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

La Pasión Creciente – Nueva Puerta Grande para Daniel Luque en Guadalajara.

Derechazo de Daniel Luque en su faena al primero en Guadalajara.

Acudir a las corridas de la Monumental Nuevo Progreso es cantar al toro, eje rector y esencial de la tauromaquia. Es sentir que las paradojas mayores del toreo pueden ser posible para bien y mejora de nuestra Fiesta taurina. La sensación que brinda el toro real, como el de Villa Carmela ayer, hace reflexionar que el camino al renacer y amanecer de la pasión taurina está más cercano de lo esperado. Carente de una imagen torera que apasione desde hace varias décadas, Daniel Luque parece dar visos de ser y muy pronto ya no un consentido, sino el amo de la Plaza tapatía. Tarde para el recuerdo, en el terreno más corto toreando muy largo, Luque sale a hombros dejando a sus alternantes lastimosa y tristemente, borrados.

Por: Luis Eduardo Maya Lora – De SOL Y SOMBRA. Guadalajara.

Seria, ancha de fachada, la Catedral de Guadalajara refleja la personalidad y el acento de esta centenaria capital jalisciense. Con sus torres, como pitones, astas, que la hacen ver hasta el cielo astifina.

Tal como es y ha sido su toro en la arena de sus Plazas.

Desde las épocas en San Juan de Dios hasta estos tiempos de la Calzada Independencia y que serán por mucho más, el toro de Guadalajara es un canto, casi una devoción a la majestad de la Fiesta Brava, la que siempre da el toro real. Lo veíamos en “Taurinísimo” el viernes pasado. Ese toro no necesita más cantores que sus reunidos pitones, lo ancho de su pecho, lo armónico de sus manos y la línea recta del lomo que nace desde lo afoscado y empelotado morrillo hasta el largo y espeso rabo.

De preferencia, negro zaino, de puntas astifino, como casi todo el encierro de Villa Carmela.

Inicialmente programado para la que sería la segunda corrida, toca abrir por todo lo alto la Temporada tapatía con un encierro, bautizado con nombres de Santos, que tiene la pésima suerte, primero, de que su toro más hermoso, el tercero, de una armonía única y pitones de espanto esté tan caliente desde el entorilamiento que trabe una de las puertas y en la Plaza, remate tan abajo en el burladero de la querencia que termine por estrellarse.

Y estrellar la ilusión.

Porque además le habría tocado a Diego Silveti en total sumersión en la falta de mando y de soltura.

Este sobrero ha sido el único que ha bajado, sin traspasar lo no permisible, la categoría del trapío. Silveti, a pesar de que el sobrero no es un dechado de virtudes, manso y cabeceante, denota falta de colocación, enganchones y nula capacidad de salir al frente a cada muletazo y convencer al toro y al tendido. Impedido de aliviar y templar al muy débil sexto, el total de su actuación únicamente reseña templados lances de recibo a este último con el paso atrás y una estocada entera para cerrar un domingo poco menos que discreto.

Por el estilo, peor aun, está Arturo Saldívar.

Distraído, vacilante, ni siquiera se coloca en tiempo durante el segundo tercio del que abre plaza. Ya se iba justo cuando el tendido de Guadalajara, que tiene las puntas, intactas, como agave azul y el fino impacto de cuando entra el buen tequila, lo pone en su sitio. Y le recuerda que a un toro como el segundo, largo y algo zancudo, de condición mansa pero con la casta suficiente de seguir por bajo la muleta, hay que pararle y poderle e imponerse, a riesgo de quedar sobre piernas y sin posibilidad alguna.

No le sirve doblarse bien de inicio, plantear los derechazos en los medios, al no termina por imponer su ritmo al de el toro, someterle. Pega uno pero para el segundo no es capaz de quedarse quieto y girar para pegar los demás. Lo que pinta bueno acaba en descolorida versión de un torero, hoy, desigual, que devuelve todo el crédito al estar peor con el inválido quinto.

División y fuertes pitos. Certeros

La mala suerte del encierro y de la Afición misma se ve recompensada con la aparición, casi milagrosa, de Daniel Luque.

No es sencillo ser tan mandón y ser tan artista, ni tener una mano fina pero con un mando de hierro, poder andarle al toro y además saber quedarse quieto, manejar las telas con sutileza y brazo firme templar y hundir el acero: esto y más aun ha hecho el sevillano, toreando en lo corto, planteando dos faenas en un terreno casi inexistente, unir el ojedismo de noche de la marisma con la luz y la gracia de Sevilla.

Pero ya nos decía otro ilustre sevillano, “Creer que un cielo en un infierno cabe…”, justo así Daniel Luque ha sido capaz de descifrar el misterio de la santidad del encierro carmelita, primero con “San Juan Pablo” que pese así ser nombrado sale a quedarse parado, a frenar la embestida y fintar a Luque, que le para con lances de buen y poderoso trazo, con no entregarse haga lo que haga.

Pero por eso y para eso torear es a temperar.

Y entonces, desde el primer capotazo siente Daniel al toro. No se alborota, se templa, lo mismo en el lance, el recorte y la señorial chicuelina. Al primer muletazo Luque encuentra, muy en lo corto, la forma de alargar y de no frenar la embestida del carmelita, así han sido las tandas obligando, sometiendo pero sin dejar de correr la mano o cambiarse por la espalda alternadamente en su personal muletazo. Rinde al manso cabeceante y pierde la oreja por el pinchazo, pese a eventual y fulminante descabello.

Solo la Autoridad arruina lo que habría de ser una ovacionada oreja al dar una innecesaria oreja, protestada evidentemente y que sirve para alborotar y levantar la expectación previo a la salida del muy serio, alto de agujas, con arrugas en el rostro, carifosco y negrísimo, cuarto de la tarde.

“San José María”, nombrado.

Con la salvedad de la seriedad, en poco se ha parecido a Don José María Escriva por quien, creemos, ha sido así bautizado. Por el contrario. Sin emplearse de salida, áspero, Luque le recorta genuflexa y lucidamente en los medios para luego medir perfecto el puyazo y ahorrar el quite. Aquí la maravillosa, larga y templada brega de mano alta de Abraham Neiro hace que el reservón negro toro, tardo e indeciso en la arrancada, sobre venga a su capote. Incluso se cambia de mano en el último capotazo para cerrar al toro en los adentros.

De pronto Luque, siempre muy metido en su planteamiento, tras los pases arriba, mece el pase de la firma, justo en los medios que desdeña lo reservada de la embestida. Por ello, no se apresura ni presiona la embestida del astado, únicamente traza un cerco al posible arreón. Otra vez, repite la dosis del primero, se engalla y acorta la distancia en doble tanda derechista, breves pero intensas, donde los remates de cada una ayudado abajo y pases de pecho, el de la primera lentísimo, vuelcan la tardanza del toro en reventar de la Plaza.

Ronca para el último de los remates.

Y amplia es la siguiente, donde la emoción sube conforme la muleta se arrastra, parece perderse el paso del toro ante lo bien toreado pero Daniel tapa su cara, gira y liga, se cambia de mano por la espalda y remata por alto ante el cabeceo del toro que quiere pero no tiene como arrancarle la muleta. La “España Cañí” se desgrana en la tanda al natural, tal como, muy a regañadientes y en el terreno corto de nuevo, la mano izquierda que extiende el trazo y cuando a cada pase el carmelita se frena, Luque le rinde y vence en nuevo pase por bajo resuelto con el de pecho de alarido.

Aquí con el toro vencido en la pugna taurómaca, cambiada la espada tras última tanda con la derecha, inaugurada con la trinchera a pies juntos y abrochada con muletazo magnífico del desdén, muy entregado, Daniel Luque cierra con ayudados por bajo, justo a donde el toro se refugia, la querencia, vencido tras ser podido. Firmazo con la izquierda antecede el momento misterioso y latente de la estocada.

La suerte suprema.

En el terreno cambiado conjuga con un volapié soberbio que rinde a Guadalajara, a su Catedral, su toro y su Afición la que no escatima el doble premio y la legítima Puerta Grande. Por algo Guadalajara siempre se entiende con Sevilla.

“Que las flores de Jalisco vinieron de Andalucía”…

Y de Andalucía el torero que puede santificar la Plaza Nuevo Progreso hacia la pasión y la devoción, encauzar el culto al toro serio, por el arte más granado del toreo, convocar a la multitude, lograr el milagro del toreo. Como esa “Granada” que acompaña a Luque en la vuelta, como esa multitud que le carga en hombros hasta la Puerta.

De la Plaza más seria. Y ese es nuestro deseo, que lo siga siendo.

O la suerte venidera que pidamos a Dios, de verlo, nos conceda.

Texto: @CaballoNegroII.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Guadalajara, Jalisco. Plaza de Toros Monumental Nuevo Progreso. Temporada 2015. Domingo, Noviembre 1 de 2015. Corrida de Apertura de Temporada al no poderse celebrar la programada para el domingo pasado. Primera de Abono. Menos de Media Plaza en soleada con espléndido clima y poco viento.

6 Toros, 6 de Villa Carmela (Divisa Negro, Amarillo y Rojo) lidiado el tercero como sobrero tras desceparse luego de salir el tercero de la Tarde. El segundo antirreglamentariamente lidiado al no haber estaño reseñado oficialmente. Desigual en presencia en su conjunto, pero con el trapío suficiente para la Plaza. Cargado en tamaño el lote del primer espada, sumamente serio y ofensivo de cabeza, principalmente el primero. Largo el segundo y destragado el sobrero que sustituyó al precioso tercero. Bien hecho el cuarto. Larguísimo el débil quinto y con muchos pitones el que cerró plaza; con edad en general, sin entregarse del todo salvo el segundo que inició manso y acabó embistiendo a la muleta. Reservón y cabeceante el lote del primer espada y con posibilidades quizá el quinto al que no se le pudo ver en el último tercio.

Daniel Luque (Azul Noche y Oro) Oreja con Protestas y Dos Orejas. Arturo Saldívar (Ciruela y Oro) División y Pitos. Diego Silveti (Malva y Oro) Silencio y Pitos.

El primer espada salió a hombros.

Espléndido el banderillero del primer espada, Abraham Neiro, sobrio con los palos ante el primero y soberbio en la importantísima brega al cuarto. Saludó el banderillero Ángel Martínez hijo tras banderillear al quinto.

Fatal, por medroso y ventajoso, el banderillero Diego Martínez de la cuadrilla del tercer espada que dos veces pasó en falso ante el sexto.

@Taurinisimos 47 Programa – San Isidro 2015. Juli en Cáceres. Paco Camino Encerrona Madrid.

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del viernes 5 de Junio de 2015. Con: Miriam Cardona @MyRyCar, Luis Eduardo Maya Lora @CaballoNegroII y José González @JoseNinoG.

Actualidad Taurina. Análisis Feria de San Isidro 2015. Faenas de Alejandro Talavante, Daniel Luque, Diego Urdiales, Manuel Escribano.

“El Juli” y Perera en la Beneficencia en Madrid. Recuerdo del 45 Aniversario de Paco Camino en solitario en Las Ventas, 4 de Junio de 2015.

Roca Rey Puerta Grande en el Corpus de Sevilla.

“El Juli” y “Cantapájaros” de Victoriano del Río en Madrid 2007.

La próxima emisión de #Taurinísimo será el próximo viernes 18 de Abril de 2015 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

@Taurinisimos Programa 44 – San Isidro Jiménez Fortes Triunfo y Cornada.

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del viernes 15 de Mayo de 2015. Conducen Miriam Cardona @MyRyCar, Luis Eduardo Maya Lora @CaballoNegroII y José González @JoseNinoG.

Recuerdo Eloy Cavazos el último torero en abrir la Puerta Grande de Madrid y Manolo Arruza en su confirmación de alternativa.

Actualidad Taurina. Análisis Cierre Feria de Aguascalientes 2015. Faenas de Juli, Emiliano Gamero, Rivera Ordóñez, Arturo Macías, Mario Aguilar y Daniel Luque.

Análisis Feria de San Isidro, Madrid 2015: El Payo, Fuente Ymbro, Miguel Abellán, Triunfo y Cornada de Saul Jiménez Fortes.

Joselito Adame previo a Madrid, segunda tarde.

La próxima emisión de #Taurinísimo será el próximo viernes 22 de Mayo de 2015 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

Daniel Luque “Mi mayor triunfo este año ha sido controlar el miedo escénico”

El diestro Daniel Luque (Gerena, 1989), desde México, donde actuará este domingo en la plaza de Mérida, analiza su temporada, que despegó con fuerza tras el triunfo de Madrid, en San Isidro, hasta llegar a su actuación del pasado 10 de noviembre, cuando cortó dos orejas y un rabo en la plaza más exigente del país azteca, la monumental de Guadalajara. Un año en el que ha solventado con capacidad dos encerronas en solitario -Almodóvar del Campo y Zaragoza-. El sevillano también profundiza en varios aspectos de su carrera y desvela que, en algunas ocasiones, no supera el miedo escénico.

-¿Cómo define su campaña?

-Ha sido clave. Era el momento de que pasara lo que ha sucedido. Sobre todo de cara a mi credibilidad para todo el mundo y para situarme bien de cara a alcanzar el sitio que busco y puedo consquistar y también por expresar lo que llevo dentro.

-Madrid supuso un punto de inflexión.

-Me jugaba mi futuro. No me importaba lo que pudieran opinar. Hay personas que hablan por la única tarde en la que te han visto. Yo creo en la gente que está a mi lado y en la que me sigue, y no quería fallar. Todo es creer en uno mismo.

-¿Qué supuso aquel éxito para el resto de la temporada?

-El éxito de Madrid ha supuesto el pasaporte y me dio moral para estar más tranquilo y relajado en las otras plazas. Cuando te relajas es cuando más disfrutas. Antes de Madrid me había quedado fuera de Bilbao y entré por sustituciones en Pamplona y Dax. Pero al final todo se remató.

-¿Qué pasó en Sevilla?

-Sevilla es una plaza que me pesa mucho. Ahora mismo, la de mayor responsabilidad. Noto la exigencia al máximo, como al que más. En Sevilla no han visto ni el 50% de Daniel Luque. Tampoco he tenido suerte. Me han embestido un par de toros y a esos, como a otros mansos, les he cortado orejas. El próximo año estoy seguro que saldré de otra manera y triunfaré.

-¿Le había visto las orejas al lobo?

-Pero no por verme incapaz de torear bien, sino porque yo sabía que no estaba sacando lo que quería. Soy inconformista y muy exigente conmigo mismo. Y hay días claves en los que no se debe fallar.

-Después de su paso por San Isidro, ¿qué faenas le llenaron más?

-Lo que busco es torear como toreé un toro de José Vázquez en Ciudad Real, relajado, centrado, como cuando lo haces en el campo.

-¿En qué ha ganado como torero este año?

-Mi mayor triunfo este año ha sido controlar el miedo escénico. Ahora estoy más seguro. Si no consigues superar ese miedo, no te encuentras fresco para transmitir lo que quieres.

-¿Cómo es ese miedo?

-Es un miedo que me invade porque quiero agradar al público. Sevilla es la plaza donde más lo siento. Me agarroto. No manejo los brazos igual. El próximo año cambiará todo porque no tengo el peso de las temporadas anteriores. Me controlo más en ese sentido y puedo dar mucho más en el ruedo.

-¿Y ha sentido más presión este año?

-No. He aprendido a controlarla. No me pesa ni me asusta. Ahora soy consciente de que tengo que apostar la mayoría de las tardes.

-¿En qué debe crecer su toreo?

-En profundidad.

-¿Cómo ha vivido su triunfo en la Monumental de Guadalajara?

-Lo saboreé mucho. Tenía muchas ganas de debutar en Guadalajara. Es una afición exigente. Hacía 9 o 10 años que no se cortaba un rabo allí. Disfruté toreando con el capote, con la muleta y estuve seguro con la espada.

-Ahora continuará su campaña.

– Si estoy en Mérida, donde torearé mañana domingo. Después deescansaré en familia en España en navidades y volveré para torear en América en enero y febrero.

-Planteamiento para 2015.

-Será una temporada muy bonita y clave, a la que llego con la moral alta.

-En cuanto a apoderamiento, ¿continuará con Simón Casas?

-Seguiré con Casas. Estoy muy contento y no me puedo quejar. La relación es de varios años. Lucho por conseguir el sueño de ambos.

Con informacion del Diario de Sevilla.

En Guadalajara… Luque: Cuando se torea con el alma Por Francisco Baruqui.

Luque. Foto cortesía de Alejandro Acosta.

La tarde de ayer queda con una significación especial para la Plaza de Guadalajara, que haciendo una entrada de un tercio en tarde caliente que invitaba a toros, se presenció una obra maestra del toreo en la conjunción de arte, nobleza y bravura, que queda para el recuerdo de quienes tuvimos el placer de disfrutarlo.

Corrida seria, cuajada astifina, y con condiciones variadas de lidia con hierro y divisa de San Isidro que habiendo recibido muy medido castigo en varas, puyazos para hacerles sangre tan solo para descongestionar, destacando un soberbio toro, cárdeno, precioso de estampa, con una lámina de lujo, corrido en segundo lugar que mereció los honores de arrastre lento por su gran calidad, fijeza, estupendo estilo, claridad en la embestida y son, mucho son, que fue la materia prima para que el artista español, de Jerena, Sevilla, Luque plasmara una obra taurómaca en la que la expresión, el sentimiento, la profundidad y la hondura cobraron relieves extraordinarios.

El encierro, con la seriedad del toro, tuvo movilidad, contrastando en condiciones de estilo pero abriéndose mucho en los toques para los engaños brindando la oportunidad de que los de la tercia lucieran.

A Daniel Luque le tengo viendo desde sus inicios como novillero, y al paso del tiempo se ha ido convirtiendo, al encontrar su propio estilo y todo el arte que dentro de sí atesora, en la gran figura que España está esperando en la nueva generación.

Capote de privilegio, abriéndose a la verónica como el abanico de pausa y cadencia con el que dibujó el lance fundamental, mandando y templando, cargando la suerte como se debe e hilvanar series de hasta seis lances que pusieron al público de pie, rematando con recorte para escultura.

Con la muleta, entendiendo a la perfección las condiciones notables del extraordinario ejemplar, Daniel se ha roto… abandonándose del cuerpo, ha toreado con el alma.

El toreo por abajo, tanto con ayudados con la mano diestra como al natural también con la misma mano y con la de cobrar, que es la zurda, ha desbordado todo el caudal artístico que es el mensaje que como artista que es, a transmitido a la sensibilidad del aficionado por la estética, por el ritmo, por el corte elegante, por el dejo con el que, repito, abandonado, se ha dado con el sentimiento torero que le esta haciendo verse en el mejor momento de su todavía carrera conjuntando cabeza y sensibilidad, la maestría de un oficio soberbiamente aprendido en base a una escuela depurada del toreo auténtico, el que vale, el de verdad…

Foto cortesía de Alejandro Acosta.

Cuando el cárdeno le pidió la muerte, perfilado en corto y por derecho se volcó sobre del morrillo haciendo la cruz, toreando mucho con la mano del engaño, que es la que mata, para sepultar el estoque en lo alto en una estocada de exposición y ganarse, con todas las de la ley las dos orejas y el rabo del estupendo San Isidro.

Triunfo clamoroso, con la Plaza entregada, y el estruendo del batir de las palmas en su honor, en una plaza como la de Guadalajara y su afición tapatía ante la que ha caído auténticamente de pie.

Con su segundo, el hueso del encierro, mostró con torería su técnica sus recursos, su inteligencia en una faena que fue bien apreciada por el cónclave, matando con brevedad, para salir a hombros cuando ya las luces de las lumbreras regaban el ruedo.

Torero de lujo, que deberá de volver pronto a este coso en el que ha empezado su campaña con el pie derecho.

El aguascalentense Fabián Barba ha sobresalido por una disposición y una entrega desde ponerse de hinojos a porta gayola y recibir con espectacularidad para de pie destacar con lances a pies juntos, chicuelinas, gaoneras que arrancaron fuertes aplausos.

Con la muleta se mira seguro y torero, que torería tiene este artista, comprendiendo la lidia para meterse a sus toros en la flámula, haciendo el toreo por abajo por los dos lados y con ambas manos en series que se le jalearon. Sus trasteos adolecieron de la excesiva prolongación pasando de faena a sus enemigos, incluyendo un sobrero de regalo de Montecristo, castaño anovillado, joven de cara que pocas condiciones ofreció para lucir. Poco eficiente con el acero, Fabián cobró estocadas defectuosas llegando a escuchar un aviso en cada uno de sus toros, pero dejando muy buena impresión por sus formas y entrega que el público supo agradecerle sacándolo a saludar en dos y dando una vuelta al ruedo en el cuarto.

Sergio Flores es un chaval que tiene mucho que dar. Después de haber sido reconocido como el triunfador de la pasada temporada, ha tenido una tarde en la que los deseos, el empeño y el tesón fueron el fundamento de una actuación lucida, destacando la faena del tercero, también como Barba, de larga duración en la que presionado por el triunfo de Luque le hizo intentar todo dejando constancia de su voluntad entre altibajos que sacaron un tanto cuanto de ritmo la labor. Breve matando, escuchó fuertes palmas.

Con el sexto estuvo en similar tenor, pero las condiciones de mansedumbre del de San Isidro que acabó rajándose le impidieron conseguir el éxito, no obstante que también intentó en otro largo trasteo ganarse las palmas. No se pierda de vista a este torero…

francisco@baruqui.com

Vía: http://opinion.informador.com.mx/Columnas/author/francisco/