Archivo de la categoría: San Isidro 2015

Programa Especial (I) @Taurinisimos – Resumen Mejores Faenas 2015.

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del viernes 18 de Diciembre de 2015. Con Miriam Cardona (@MyRyCar), Luis Eduardo Maya Lora (@CaballoNegroII) y José González (@JoseNinoG).

Actualidad Taurina. Análisis Año Taurino 2015 en Europa y América.

Enrique Ponce en La México. Morante en Valencia, Ferrera en Sevilla. López Simón y Morenito de Aranda en Madrid. Castella en San Isidro.

José Tomás en Aguascalientes.

Urdiales en Bilbao, Paco Ureña en Pamplona. El Juli en Zaragoza y Diego Urdiales en su confirmación en La México.

La próxima emisión de #Taurinísimo será el próximo viernes 15 de Enero de 2016 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

@RadioTVMx. FB/Taurinisimo.

Anuncios

@Taurinisimos 48 Programa – @RRRafaellio en Madrid. Finito en Córdoba.

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del viernes 12 de Junio de 2015. Conducen Miriam Cardona (@MyRyCar), Luis Eduardo Maya Lora (@CaballoNegroII) y José González (@JoseNinoG).

Actualidad Taurina. Cierre Feria de San Isidro 2015. Faena de Rafael Rubio “Rafaelillo” en Madrid a “Injuriado” de Miura. Polémica faena de Finito de Córdoba en la Feria de la Salud 215.

Análisis trofeos Taurodelta 2015.

Vicente Amigo habla sobre Juan Serrano “Finito de Córdoba”.

Recuerdo del Ganadero mexicano y Arquitecto Marco Antonio Garfias de los Santos (1936-2015) fallecido la semana pasada.

La próxima emisión de #Taurinísimo, primer aniversario del programa, será el próximo viernes 19 de Junio de 2015 a las 7 de la noche (Mex) a través de http://www.radiotv.mx desde la Ciudad de México, D.F.

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

Rafaelillo: «Las lágrimas fueron de rabia, de sentir que se me había escapado»

  
El diestro murciano perdió el triunfo en la espada tras una gran faena a un toro de Miura en la última de San Isidro

G. ORTIZ IBÁÑEZ. Madrid

Tres días después de la gran faena de Rafaelillo a un toro de la ganadería de Miura en la última del ciclo isidril, el torero habla sobre su visión en la única tarde que tuvo en Madrid. Conversamos sobre las expectativas que le deparan en esta temporada y sobre sus más de 18 años dedicados a la tauromaquia. Su historia: es un canto a la perseverancia.

Enhorabuena por su tarde en el coso madrileño. ¿Qué siente al rozar el triunfo en Las Ventas?

– No considero que lo rozase, para mí fue un triunfo, no pude salir por la puerta grande pero ha sido la faena más importante de mi carrera. No tengo la foto, pero aún así lo considero como un gran logro.

-Lágrimas de emoción, de pasión, supongo…

-Lágrimas ante todo de sentimiento, de rabia, de decir “la he tenido pero se me ha escapado”, es la tercera vez que siento que me sucede, y quizá por eso salió el lado humano. Los artistas somos así, exteriorizamos los sentimientos a nuestra manera pero ante todo felicidad absoluta toreando.

-Un año más cierra la feria y con Miura…

-Segundo año consecutivo, no es fácil, muchas ferias están cerradas antes del inico de San Isidro y más si toreas Miura. Las posibilidades no son fáciles pero fue un triunfo importante. Me siento bien y con fuerza.

-¿De qué manera recibió el calor del tendido madrileño?

-Fue muy bonito todo, lo echaba en falta. Lo necesitaba. Esos olés del público entregado y la vuelta al ruedo fueron unos momentos únicos donde sentí el calor de la gente, y eso no se puede olvidar.

-¿Se siente cómodo con la lidia de las ganaderías consideradas como “duras”?

-Cuando me pongo delante del toro me siento respetado. Son las ganaderías que me han consolidado como un maestro, las que hacen escribir las páginas de mi historia pero por supuesto no son reses fáciles.

Su alternativa cumplió el año pasado la mayoría de edad. ¿Cómo ha vivido todo estos años?

– Es más bonito ahora, tengo más ilusión que cuando empecé pero no la inocencia de entonces. Una carrera que no ha sido fácil, con altibajos profesionales, no se me han puesto las cosas sencillas.

-¿Un toro?, ¿una tarde?

-Cada toro tiene su etapa. Puedo distinguir tres fases distintas en Madrid. En 2007 es mi lanzamiento, consigo una ovación y por poco la oreja; en 2010 corté una oreja pero no tuve la suerte de cara y no salí por la puerta grande, fue tarde de consolidación de mi carrera. Este año ha sido la consolidación de mi veteranía. Sin duda me quedo con el toro de esta feria.

-Próximo compromiso en su tierra, en Murcia. ¿Mucha responsabilidad?

-Es un festival para colaborar con la tercera edad, mis compañeros han estado dispuestos a colaborar ya que se trata de una causa importante. Es un día para disfrutar, por la obra principalmente.

-¿Cómo ve la Fiesta?

-La Fiesta la veo muy bien, al que no veo bien es al país, y por tanto esto repercute en la tauromaquia, pero no sólo a los toros, a todas las profesiones. 31 días de espectáculo en Madrid es algo muy complicado de realizar y el toro lo consigue. El nivel de los toreros y las ganaderías es muy bueno, están en su mejor momento, pero la solución pasa por recuperar al país.

-¿En este tiempo atrás ha pensado en la retirada?

-Sinceramente no, pero muchas veces sí te cuestionas si merece la pena tanto sacrificio, ya que la recompensa llega despacio. He tenido la capacidad de superarme, es mi capacidad como ser humano, pero seriamente nunca me lo he replanteado. El día que pierda la competitividad o el amor propio será el momento de pensarse las cosas.

Vía: http://www.larazon.es/movil/rafaelillo-las-lagrimas-fueron-de-rabia-de-NG9967816

Opinión: Al final van a tener razón los señores Canorea y Valencia

La version mas vulgar del Juli se pudo ver en San Isidro 2015

Terminó, por fin, el serial de 31 tardes en San Isidro, más los festejos de la Comunidad, y terminó sin noticias de las figuras, o sea, sin noticias de El Juli, Morante, Manzanares, Perera, El Cid… Único destacable fue Talavante y por encima de todos, el “independiente” Castella, ante la que posiblemente fuera la faena de su vida: toda la tauromaquia resumida en su actuación el 27 de mayo ante el toro Jabatillo, de Alcurrucén, premiado también con la vuelta al ruedo. 

De 27 orejas ha sido el balance de trofeos y han sido precisamente los toreros emergentes y los más veteranos pero modestos los que han salido triunfadores de la feria: López Simón (una de las dos puertas grandes junto a Castella),  Morenito de Aranda (puerta grande en la goyesca de la Comunidad), Daniel Luque, Joselito Adame, Fortes, Abellán, Robleño, Rafaelillo, Escribano…Realmente les servirá de algo o se quedarán fuera de las ferias porque los puestos ya están copados por las “figuras”?. 

Lo seguiremos atentamente a lo largo de la temporada y ojalá nos equivoquemos pero nos tememos que su esfuerzo y triunfo les quedará solamente para ellos.

A destacar en positivo la ganadería de Juan Pedro Domecq y en lo negativo las corridas toristas: Baltasar Ibán, Partido de Resina, Cuadri, Adolfo Martin, Victorino Martin y Miura fueron un auténtico desastre. 

Desastrosas también las encerronas de Fandiño y El Cid con seis toros; ninguno de los dos justifica su presencia en Madrid encerrados como matadores en solitario: habrán llenado la faldriquera, pero el petardo fue gordo, de auténtico sopor y no sabemos la repercusión negativa que tendrá para ellos en el futuro; en otros tiempos, si, pero ahora nos imaginamos que no mucho pues su temporada la tendrán probablemente hecha con no menos de 40 corridas firmadas. 

En el capítulo de subalternos, los de siempre: Pedro Iturralde y Tito Sandoval a caballo, y Trujillo, Curro Javier, Adalid y Fernando Sánchez entre los de a pie.

En cuanto asistencia de público, ocho tardes de no hay billetes y una media de tres cuartos de plaza lo cual no está mal dado el momento de crisis que parece que no termina. 

Lo dicho, que cada uno saque sus propias conclusiones, pero a la vista del resultado de las “figuras”, al final van a tener razón los señores Canorea y Valencia en Sevilla…

Cañaveralejo, Junio 2015.

Fuente: http://www.gentedigital.es/blogs/taurino/16/blog-post/11649/fin-de-san-isidro-2015/

Opinión: El toro le rompió el ritmo triunfal a San Isidro

  

Por José Luis Benlloch

El toro descompuso el ritmo triunfal que llevaba la feria de San Isidro. Ya saben, el hombre propone y el toro descompone. Cuando mejor se las prometían los partidarios del toro, falló. Y alguno más. La semana de las llamadas corridas toristas en Madrid ha resultado un fiasco con todo el dolor de sus partidarios más acérrimos o no tanto, que seguro que las han visto mejor de lo que fueron y desde luego con la decepción del público y toreros en general que sufrieron/sufrimos tardes plúmbeas sin el menor interés.

Los toros de Ibán, Cuadri, Pablo Romero, Adolfo y Victorino Martín, ganaderías de la máxima consideración, hierros de prestigio y mucha historia, no embistieron y con ello salió perdiendo la fiesta no sólo por la decepción puntual de esas tardes sino porque se va limitando progresivamente el mercado para esos encastes que ahora llaman minoritarios y que en otros tiempos eran base de las temporadas y coincidían en los mismos carteles con las figuras del momento.

Ahora no es así y la amenaza de la desaparición planea sobre alguna de las divisas de ese grupo como ya sucedió con los toros de Concha y Sierra, que actualmente pacen en territorio francés en manos de un mecenas de aquel país empeñado en la quimérica ilusión de recuperarles. Otros como los santacolomas, tan demandados no hace tanto, ahora limitan su aparición en las ferias prácticamente a un solo hierro y de camadas cortas, La Quinta.

Semanas como la de Madrid, teniendo en cuenta que esas ganaderías son las más acreditadas del momento en el grupo llamado torista, no impulsan al optimismo. Ni mucho menos puede atenuar la decepción el que la corrida de Victoriano del Río, tan demandada por las figuras, tampoco embistiese. El problema tiene responsabilidades compartidas. El principal son los gustos del gran público. Muchas de las ganaderías desaparecidas lo fueron a consecuencia de la exigencia de un mínimo de kilos que muchos de esos encastes no llegaban a alcanzar y si los alcanzaban, algunos lo lograron, perdían sus principales virtudes. Además, ese mismo público que mira con desconfianza cualquier toro por debajo de los 500 kilos, pide un toreo que con esos toros no es posible hacer. Se comprobó claramente la tarde de El Cid con los victorinos.

Ante esa tesitura las figuras se inclinan por otros encastes, fundamentalmente por los que proceden de la línea Parladé/Mora Figueroa que en la actualidad desemboca en lo que se llama domecq. Y si alguna vez esas mismas figuras eligen anunciarse a modo de gesto con esas divisas consideradas toristas, llegan a la conclusión de que no se lo valoran.

El panorama siendo preocupante no es tan desolador como lo describen los más partidarios de tales ganaderías o en todo caso hay resquicios para la esperanza. No es la primera vez en que se vive un proceso de transformación o evolución del toro que deja atrás encastes y líneas señeras para dar paso a otras. Ese tránsito ha sido constante y seguramente la posición de los aficionados más tradicionales muy parecida a la actual.

Varias de las ganaderías que ahora están en esa situación no hace tanto eran vituperadas por hegemónicas y se les señalaba por haber desplazado a otras que se perdieron en la noche de los tiempos. Llegando a este punto, y para darle un quiebro al pesimismo, hay que recordar que por encima de los encastes y las ganaderías están los ganaderos que acaban imponiendo sus criterios y generando la ansiada variedad. El ejemplo está en las diferencias que hay entre los domecq de Juan Pedro o de Fuente Ymbro o de El Pilar o de Cebada que mezcla domecq y ñúñez que vuelve a tener un tronco común con domecq. En realidad el 90% de las ganaderías de los últimos cien años proceden del mismo tronco Vistahermosa, sean ahora minoritarias o no lo sean.

Los ganaderos afectados también tendrían su parte de responsabilidad en esta situación porque con un estilo u otro, los toros deben embestir y si no lo hacen como ha sucedido en Madrid, nos toca estar escribiendo artículos como este entre la nostalgia, la pena y la esperanza. En cualquier caso esas mismas ganaderías de la semana negra madrileña, esas en concreto, no hay que descatalogarlas ni sus propietarios quemar las naves, tienen su sitio, son necesarias y seguro que volverán a embestir y lo que esta feria es decepción se tornará en nuevas ilusiones. El problema lo tienen los del escalafón siguiente. 
Hoy anuncian miuras, a lo mejor.

Fuente:http://www.lasprovincias.es/culturas/201506/07/toro-rompio-ritmo-triunfal-20150606235648-v.html

@Taurinisimos 47 Programa – San Isidro 2015. Juli en Cáceres. Paco Camino Encerrona Madrid.

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del viernes 5 de Junio de 2015. Con: Miriam Cardona @MyRyCar, Luis Eduardo Maya Lora @CaballoNegroII y José González @JoseNinoG.

Actualidad Taurina. Análisis Feria de San Isidro 2015. Faenas de Alejandro Talavante, Daniel Luque, Diego Urdiales, Manuel Escribano.

“El Juli” y Perera en la Beneficencia en Madrid. Recuerdo del 45 Aniversario de Paco Camino en solitario en Las Ventas, 4 de Junio de 2015.

Roca Rey Puerta Grande en el Corpus de Sevilla.

“El Juli” y “Cantapájaros” de Victoriano del Río en Madrid 2007.

La próxima emisión de #Taurinísimo será el próximo viernes 18 de Abril de 2015 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

FERIA DE SAN ISIDRO: Solo los héroes espantan el miedo

Moreno Escribano, entrando a matar en Las Ventas. / CLAUDIO ÁLVAREZ

Por Antonio Lorca.

Diego Urdiales y Manuel Escribano son dos héroes porque supieron espantar los miedos y jugarse la vida sin cuento; uno, con aroma de cara torería, y el otro, torero de raza, elevaron a las alturas la lidia épica de toros complicados, desparramaron emociones y pusieron los vellos de punta a unos tendidos que los tenían marchitos de tantas tardes de pesado aburrimiento.

La corrida tocaba a su fin, el sexto en la arena, Escribano se dispone a clavar el tercer par de banderillas; cita muy en corto, el toro arranca con extrema velocidad, casi lo atropella y con los astifinos pitones logra arrancarle los hilos de la chaquetilla antes de que el torero, apuradísimo, pudiera gana el burladero. Y, en ese momento, se transfigura en héroe. En lugar de tomar aire en un instante salvador, toma los palos de nuevo, pide permiso y, entre el arrebato de la plaza, sorprendida por reacción tan gallarda, se luce con un magnífico cuarto par asomándose literalmente al balcón. Vamos, que el miedo le duró a Escribano lo que tardó en coger los garapullos.

El primero de la tarde, al que Urdiales recibió con un par de verónicas de cartel, miraba al torero y le hacía una radiografía de cuerpo entero. No se le escuchó hablar al toro, pero con la cara lo decía todo. Le había enjaretado el torero un par de derechazos al comienzo de faena, hasta que el animal se orientó y se mostró dispuesto a hacerse el amo de la situación. Pero Urdiales atornilló las zapatillas, tomó conciencia del trascendental momento que estaba viviendo y plantó cara con una valentía incuestionable, y aguantó lo que parecía imposible, citando al pitón contrario, muy cruzado, y así dibujó pases sueltos de un mérito extraordinario. Palpitaba de tensión la plaza, se masticaba la voltereta, pero fueron surgiendo un natural larguísimo, una preciosa trincherilla, un remate con la izquierda y, al final, una explosión jubilosa cuando quedó sentenciado que el valor y la prestancia habían ganado a las supuestas aviesas intenciones del toro. No apreció la plaza en toda su dimensión la gesta de Urdiales, que protagonizó instantes de inmensa torería que no culminó con la espada.

No fue ese el caso de Escribano, quien, muleta en mano, y a pesar del escaso recorrido del sexto, consiguió embeberlo en la muleta y lo toreó muy bien por naturales en dos tandas, una de ellas de frente y a pies juntos que supieron a gloria. Con todo merecimiento paseó una oreja de mucho peso, y sale de la feria con todas las bendiciones porque supo espantar el miedo y erigirse en un torero de los pies a la cabeza.

Poco más dieron de sí los toros de Adolfo Martín, mansos y deslucidos, con peligro sordo y del otro, que supusieron una dura prueba para Castella, quien se justificó con un lote reservón, aplomado y escasas condiciones. Urdiales no acabó de entender al noble y soso cuarto, al que esperó en demasía, y Escribano banderilleó muy bien y despachó con rapidez al marrajo tercero.

                       MARTÍN / URDIALES, CASTELLA, ESCRIBANO

Toros de Adolfo Martín, correctos de presentación, blandos, mansos y deslucidos; encastado el sexto.
Diego Urdiales: media tendida y dos descabellos (gran ovación); estocada —aviso— (ovación).
Sebastián Castella: pinchazo y estocada trasera (silencio); pinchazo y media —aviso— (silencio).
Manuel Escribano: cuatro pinchazos y estocada (silencio); estocada tendida (oreja).

Plaza de las Ventas. 4 de junio. Vigesimoctava corrida de la feria de San Isidro. Lleno de ‘no hay billetes’.

La corrida de hoy

Toros de Victorino Martín para Manuel Jesús El Cid, que actuará en solitario.

FERIA SAN ISIDRO: El petardo más importante del año

El Juli, en el segundo de sus toros en su mano a mano con Perera en la Corrida de la Beneficencia. / KIKE PARA
  • La corrida de Beneficencia debería diferenciarse contando con los mejores toros y toreros, pero eso sería antes. Ahora…

Por Antonio Lorca.

¿Saben en qué se diferencia la corrida más importante del año, la de Beneficencia, del resto de los festejos? Primero, que se celebra en Madrid; segundo, que la preside un miembro de la Casa Real desde el palco del mismo nombre; y tercero, y más importante, que al citado balcón lo adornan con un faldón de terciopelo rojo, que acompañan con unas guirnaldas floreadas.

Aquí se acabó la corrida de Beneficencia. Alguien puede pensar que en la más importante se anuncian los mejores toros, los toreros más sobresalientes, y todos, en especial, los de luces, ponen toda la carne en el asador para que la celebración luzca con el máximo esplendor.

¡Anda ya…! Eso sería antes, o, quizá, alguna vez, pero la de ayer fue uno de los grandes petardos del año porque los toros ayudaron poco y los toreros parecían estar de vuelta, sin el compromiso necesario para un festejo que dicen que es tan importante.

A la vista de la aparente indolencia de El Juli y Perera, se podría pensar que, ante un reto de estas características, no hay nada peor que haber alcanzado ya la meta, que tener las ilusiones ya marchitas, que tenerlo todo hecho y que la profesión sea una rutina. No hay nada peor, quizá, que no tener hambre, que estar rico, sin necesidad de más riqueza ni gloria.

De otro modo, no se entiende la displicencia de los matadores, esa actitud cansina, como abotargada, con pocas ideas, tristona y conformista. Cualquiera podría pensar que El Juli y Perera vendrían a Madrid a matar por un triunfo, a pelear por una primacía, a romper los esquemas y establecer un liderazgo. Y no… Esos valores ya no cuentan.

El primer toro de El Juli, el mejor, a la postre, de toda la corrida, manso pero muy encastado y codicioso en la muleta, que repitió la embestida, humillado y fijo, sobre todo por el lado izquierdo, llevaba un cortijo en cada astifino pitón. Pero como El Juli ya tiene cortijo, se dejó ganar claramente la pelea y elaboró una faena intermitente y desigual con algunos muletazos hondos y otros cargados de sosería y ventaja. Con un dominio a medias de la situación, le faltó rotundidad y mando, y dio la impresión de estar desbordado por la codicia de una máquina de embestir que le puso el triunfo en bandeja. Vamos, que el todopoderoso Juli, que lo es, echó el freno y prefirió una faenita moderna, de las que no interesan, a un faenón de toda la vida que vuelve loca a la parroquia.

Distante se llamaba el animal, y allá que se fue al desolladero entre la ovación del público y sus orejas colgando, mientras el torero se encerraba en el callejón con la cabeza gacha.

Algo parecido le ocurrió en el tercero, con menos fortaleza, pero muy noble. Muy ventajista en todo momento, pases y más pases insulsos, y una faena tan larga, hasta nueve tandas, como vulgar, que desparramó aburrimiento por los tendidos. Más trapazos hubo ante el soso quinto, cuya lidia transcurrió entre protestas de una parte del público que pedía más exigencia y compromiso a la figura.

 Sin ilusión

Tampoco Perera vino a Madrid con la ilusión por las nubes. No es el mismo del año pasado; ni mucho menos. Más conformista y cómodo, tuvo menos opciones con su lote, pero no dio un paso más allá del toreo en línea recta, mal colocado y al hilo del pitón. Muy descastado fue su primero, con el que no consiguió una gota de emoción. Brindó al respetable el cuarto, pero se rajó pronto y todo quedó deslavazado y destemplado, y nulo interés tuvo su labor ante el sobrero, soso y noble, al que dio muchos pases y no dijo nada en ninguno de ellos.

Hubo, eso sí, un quite entre ambos que mereció la pena. En el cuarto de la tarde, El Juli se lució con unas chicuelinas con las manos muy bajas, y le respondió Perera con una tafallera seguida de ceñidísimas gaoneras. Lo mejor de la tarde, sin duda, junto al segundo par de Jesús Díez Fini a ese mismo toro, por lo que fue obligado a saludar.

En fin, un petardo, como le cantó el tendido siete a ambos matadores mientras hacían como que muleteaban entre la desidia general. El petardo más importante del año, en el que lo único que sobresalió fue el faldón de terciopelo rojo y las guirnaldas. El resto, por desgracia, igual que muchas tardes: ausencia de casta entre toros y toreros.

DEL RÍO / EL JULI, PERERA

Toros de Victoriano del Río —el sexto, devuelto— desigualmente presentados, muy mansos, descastados y nobles; muy encastado y codicioso el primero. Sobrero de Montalvo, noble y soso.

Julián López El Juli: media estocada y tres descabellos (ovación); casi entera tendida y trasera (silencio); estocada trasera y caída y un descabello (silencio).

Miguel Ángel Perera: pinchazo y media atravesada y baja (silencio); estocada —aviso— y un descabello (palmas); estocada (silencio).

Plaza de las Ventas. 3 de junio. Vigesimoséptima corrida de la feria de San Isidro. Lleno de ‘no hay billetes’. Presidió la Infanta Elena desde el palco real.

La corrida de hoy
Toros de Adolfo Martín, para los diestros Diego Urdiales, Sebastián Castella y Manuel Escribano.

Ovación y pitos

OVACIÓN: Distante, de 490 kilos, fue el mejor toro de la tarde por codicia y movilidad.

PITOS: El Juli y Perera decepcionaron en la corrida más importante del año.

Fuente:http://cultura.elpais.com/cultura/2015/06/03/actualidad/1433362993_338779.html