Archivo de la categoría: Sevilla 2017

¿Quién pretende reformar (y por qué) el Reglamento Taurino de Andalucía?

Ejecución de la suerte del descabello en la Maestranza de Sevilla. Paco Mora.


En el aire queda qué podría acordar el Gobierno si no salen adelante los cambios previstos.

Por ANTONIO LORCA.

El Gobierno andaluz apoya sin aparentes fisuras la existencia y promoción de la fiesta de los toros, pero parece preocupado por adaptarla al siglo XXI desde el convencimiento de que la sociedad ha modificado sus hábitos socioculturales.

Este es el planteamiento de partida que hace ahora un año llevó a Demetrio Pérez, responsable de asuntos taurinos en la Comunidad Autónoma, a proponer al sector una reforma del Reglamento, vigente desde 2006.

El director general de Política Interior, Protección Civil y Emergencias (este es su cargo en el organigrama oficial) ha asegurado en distintas ocasiones que se encontró con ‘un sentimiento de cambio en el sector’; de ahí, que la sección ejecutiva del Consejo de Asuntos Taurinos de Andalucía (CATA), -organismo que reúne a representantes del taurinismo, (toreros, ganaderos, empresarios, presidentes, aficionados)- se encuentre desde entonces en pleno proceso de diálogo y negociación sobre las posibles reformas de la normativa taurina.

Este martes, día 3 de octubre, vuelven a reunirse en Sevilla todas las partes implicadas para continuar el análisis de todas las propuestas y con el objetivo prioritario de acercar posturas. De entrada, 49 de los 76 artículos del Reglamento actual son objeto de estudio y modificación; y algunos pueden cambiar sustancialmente.

Los toreros pretenden restringir las funciones del presidente y que la concesión de trofeos solo dependa del público

Este periódico ha tenido acceso al documento de trabajo en el que se detallan las pretensiones de la Junta de Andalucía y de cada uno de los colectivos; de su contenido se deriva que los planteamientos de unos y otros están muy alejados y parece improbable un acuerdo entre las partes. Pero hace tiempo que Demetrio Pérez lo dejó claro: “Si no hay consenso, todo se quedará como está”.

¿Qué pretende la Junta de Andalucía?

“Rebajar la dureza de las corridas”, ha reiterado el director general. (No parece, en principio, que sus propuestas puedan alcanzar ese objetivo, pero ahí queda el deseo).

¿Y los demás? 

Procurar, por encima de todo, que la pretendida actualización no perjudique sus intereses, y mejorar su situación, si ello es posible.

La Junta propone, por ejemplo, que en todas las corridas que se celebren en plazas de primera y segunda sea obligatorio realizar análisis de astas y de muestras biológicas de dos reses que, de forma aleatoria y mediante sorteo, se elijan entre las reses a lidiar, lo que parece contar con el beneplácito de los demás.

Pretende, además, que desaparezcan las banderillas negras -que se utilizan en casos muy excepcionales- y sean sustituidas por un cuarto par en el caso de manifiesta mansedumbre del animal, lo que no cuenta con el visto bueno de ganaderos y profesionales.

Los ganaderos solicitan compartir con empresarios y matadores la responsabilidad sobre la integridad del toro

Un asunto controvertido es la intención de la Junta de que en las plazas de tercera, no permanentes y portátiles, las cuadrillas podrían estar compuestas por un picador en lugar de dos, dos banderilleros y no tres, y un mozo de espada, a lo que se opone radicalmente la Unión Nacional de Banderilleros y Picadores de España (UNPBE). La misma respuesta tanto de este colectivo como de los ganaderos encuentra la propuesta de que, en plazas de primera y segunda categoría, cada res deberá entrar dos veces al caballo de picar.

La Junta de Andalucía aspira a que se acelere la muerte del animal, y para ello propone que el torero solo podrá entrar cinco veces con el estoque en corridas y siete en los demás espectáculos. Tras esos intentos infructuosos deberá utilizar el descabello, cuyo número de tentativas también se plantea reducir. No están de acuerdo con esta medida ni los toreros ni los subalternos, y son los ganaderos los que ponen abren el debate sobre el conflicto que se plantea con un toro moribundo en el ruedo si se supera el número de descabellos. De todos modos, este apartado, como tantos otros, está abierto al debate y a la espera de otras iniciativas.

Parece haber conformidad, sin embargo, en que el corte físico de las orejas sea practicado de forma superficial o testimonial -y no el trozo de carne que, a veces, reciben actualmente los toreros triunfadores-, y que en los contratos con los profesionales figuren los honorarios convenidos.

Hasta aquí, las propuestas fundamentales de la Junta de Andalucía, pero la negociación permite a los demás interlocutores fortalecer -o intentarlo, al menos- su posición en la normativa taurina. Estos son los cambios fundamentales que han presentado hasta ahora:

Los toreros proponen, por ejemplo, que en aquellas plazas en las que no exista enfermería fija debidamente equipada deberá estar presente un quirófano móvil (tipo tráiler), además de las ambulancias de soporte vital avanzado.

Consideran necesario restringir las funciones del presidente del espectáculo taurino a la ordenación de la secuencia del mismo y a la concesión de trofeos (tanto la primera como la segunda oreja) según la petición mayoritaria del público, como sucede en Francia.

Proponen, asimismo, un plan de formación para los presidentes y un régimen de responsabilidades por las consecuencias lesivas de sus actos.

Los presidentes, por su parte, proponen que, en las plazas de primera y segunda, el Gobierno suscriba un seguro de responsabilidad, de accidente y de vida a favor de quien dirija el espectáculo, con motivo de su intervención antes, durante y después de cada festejo.

Los ganaderos aspiran, en primer lugar, a que en aquellas plazas que tengan callejón haya un burladero ‘amplio, de varias localidades’ con la denominación ‘Ganaderos’.

Más adelante, solicitan que la responsabilidad sobre la integridad de las reses frente a la manipulación de las astas y la alteración del comportamiento de las reses mediante la administración de sustancias sea compartida con el empresario y los matadores. Insisten, por otra parte, que en los reconocimientos se respete el tipo zootécnico de cada encaste, y que los espectadores puedan pedir los trofeos con “la exhibición de pañuelos blancos (las modas han impuesto los de papel), elementos similares o mediante la solicitud vocal del público”.

Sorprenden, finalmente, las escasas aportaciones de los representantes de los aficionados.

Según figura en el documento de trabajo, opinaron sobre la formación de los presidentes (“debe comenzar en plazas de pueblos, y ser evaluada por los aficionados y nunca por la autoridad administrativa”; el toro “debe ser adecuado a la categoría de la plaza, armónico y rematado, acorde con su encaste”; el indulto (“el toro indultado debe ofrecer pelea y casta en la suerte de varas”, y la reventa (“no se debe castigar al aficionado que intente vender su entrada a su precio”).

El martes, 3 de octubre, se dará una nueva reunión de la sección ejecutiva del CATA. Las posiciones continúan muy alejadas. Y parece que Demetrio Pérez lo tiene claro: “Si no hay consenso, todo se quedará como está”.

Lo que queda en el aire es qué podría hacer el Gobierno andaluz si la pretendida reforma no sale adelante.

Publicado en El País.

Anuncios

FERIA DE SAN MIGUEL: Sevilla, una afición ‘low cost’


Sevilla, una afición ‘low cost’
Rafael Serna resultó herido grave en la axila derecha al matar el toro de su alternativa.

Por ANTONIO LORCA.

Dos noticias y una triste conclusión.

La primera es que Rafael Serna, torero sevillano que tomó la alternativa, fue prendido al entrar a matar a su primer toro, y el recuerdo de que se lleva de su día soñado es una cornada grave en la axila derecha. Mala suerte.

La segunda es que Alejandro Talavante, el sustituto inesperado de Manzanares, dibujó un manojo de preciosos naturales a un noble toro de una mala corrida, y su obra artística la emborronó, y de qué fea manera, con seis pinchazos. Pésimo colofón.

Y la conclusión: la afición de Sevilla se ha renovado y ahora es ‘low cost’. La de antes, la de hace unos años, la sabia, generosa y exigente afición sevillana, orgullo de la tauromaquia en el mundo entero, ha muerto, y ha dado paso a unos espectadores aplaudidores, festivos, triunfalistas, sorprendentes y bullangueros.

Vean si no. Andaba Talavante intentando meterle el diente al descastado y soso cuarto toro de la tarde, al que le dio muchos pases inconsistentes y un par de manoletinas, tan de moda en los tiempos actuales. Se perfila para matar, se echa sobre el morrillo -se supone que para olvidar el marrón del toro anterior-, con tan mala suerte de que el toro lo empala entre las piernas, lo voltea con estrépito, lo levanta y lo lanza contra el albero. Se levantó el torero desmadejado, pero sin cornada, afortunadamente.

Consternados por la voltereta, los tendidos se poblaron de pañuelos, se supone que para que el maestro se sobrepusiera del susto, y el presidente, a la vista del interés general, sacó el suyo. Una oreja. ¡Pero es que el público pidió con desmedido afán la segunda…! Ver para creer. Menos mal que el usía se mantuvo en su sitio y evitó lo que hubiera sido un auténtico disparate.

No quedó ahí la cosa. Dicho queda que el primer toro de Talavante murió después de seis pinchazos y una estocada. Pues la afición sevillana sorprendió con una cerrada ovación al pinchauvas, que tuvo el descaro de salir al tercio a saludar.

¡Pero, hombre…! Afición ‘low cost’ y figuras de bajo coste. El mismo Roca Rey, a la muerte del tercero, escuchó cuatro palmas -no eran más- y le faltó tiempo para tomar el capote y salir al tercio.

¡Dónde hemos llegado…! Y la guinda es que en Sevilla también se aplaude a los picadores por no picar y a cualquier banderillero que salga airoso del encuentro con el toro. En fin…

Rafael Serna se fue con paso firme hasta la puerta de chiqueros en cuanto sonaron los clarines. Hincó las rodillas, agachó la cabeza, se concentró, rezó durante unos segundos, se santiguó y avisó al torilero que abriera la puerta de los miedos.

El toro salió con velocidad, lo atropelló y resultó indemne del encuentro por puro milagro. Dibujó, eso sí, unas apasionadas verónicas, y momentos después una airosas chicuelinas, al tiempo que el animal demostraba su mansedumbre en el caballo. Se fundió con su padre en un emocionado abrazo y al muchacho se le atisbaron unas lágrimas cuando se acercaba al toro, que mostró movilidad y genio, humilló poco, sin celo ni clase. Quizá, por eso, la faena destacó más por la entrega del torero que por el fundamento del toreo realizado. Lo intentó Serna de veras, pero su labor no alcanzó la altura deseada. Y, después, la cogida. Se libró Serna de su primer encuentro con el toro, pero no del último; pasó a la enfermería y ahí se rompió la tarde.

El mejor toro, el segundo, le tocó a Talavante, que también lo recibió de rodillas en la puerta de toriles. Manso y suelto como lo demás, llegó a la muleta con recorrido y exquisita calidad en su embestida. El torero tomó la zurda y dibujó cinco tandas naturales de distinta calidad, pero de las que sobresalieron un manojo de muletazos de irreprochable templanza, hondos, hermosos y sublimes. No fue una faena redonda; larga, quizá, pero con pasajes de gran dimensión artística. La única pega es que, en casos como este, el dulce temperamento del toro lo convierte en pinche del cocinero artista; es decir, desaparece la lidia y el único protagonista es el torero.

Pero así es el toreo moderno…

Después, llegarían los pinchazos y el ridículo del público y del propio torero.

Aún mató el torero extremeño el sexto en sustitución del herido. Otro animal sin clase, al que también recibió en la puerta de chiqueros, y nada pudo hacer ante la sosería desesperante del animal.

Roca Rey se encontró con el peor lote, y su gran empeño, por agradar fue inútil. Variado y vistoso con el capote, lo intentó de veras, pero su entrega no encontró el eco deseado. Valeroso y animoso, su cartel se mantuvo intacto.

GARCÍA JIMÉNEZ/TALAVANTE, ROCA, SERNA

Toros de Hnos. García Jiménez, bien presentados, astifinos, mansos, sosos y sin clase, a excepción del segundo, noble y de gran calidad en el tercio final.

Alejandro Talavante: cinco pinchazos _aviso_ pinchazo y estocada (ovación); estocada (oreja); en el que mató por cogida de Serna, bajonazo (ovación).

Roca Rey: pinchazo y bajonazo (palmas); pinchazo y gran estocada (ovación).

Rafael Serna, que tomó la alternativa: estocada (ovación recogida por la cuadrilla). Fue cogido al entrar a matar e intervenido en la enfermería de una herida en la axila derecha con una trayectoria distal de 12 cms. con arrancamiento de rama de vena axilar, contundiendo plexo braquial y arteria braquial. Pronóstico grave.

Publicado en El País 

Sevilla: Cornada de pronóstico grave para Rafael Serna en su alternativa 

Por Álvaro R. del Moral.

Rafa Serna, que ha tomado la alternativa esta tarde en la plaza de la Real Maestranza, ha resultado cogido por el toro de su doctorado al entrar a matar.

El nuevo diestro sufrió una cornada en la axila derecha que le obligó a entrar en la enfermería en brazos de las asistencias sangrando copiosamente.

El torero ha sido operado por el equipo que dirige el doctor Octavio Mulet. La herida, extensa, presenta una trayectoria de 12 centímetros aunque no ofrece una gravedad preocupante según los comentarios desde la propia enfermería.

PARTE MÉDICO

Con intimación de El Comercio

Ferrera no estará finalmente en la Feria de San Miguel

image_content_19249999_20170921233835

Por Álvaro R. del Moral.

Antonio Ferrera ha rechazado el ofrecimiento de la empresa Pagés para sustituir el próximo domingo a José María Manzanares en la segunda corrida de San Miguel «por respeto a la plaza al no encontrarse al 100 por 100 físicamente», según ha adelantado la edición digital del diario El Mundo y ha confirmado después el portal especializado cultoro.com. La presencia de Ferrera se había dado por hecha en todos los corrillos taurinos de la capital hispalense pero los acontecimientos han experimentado un giro inesperado sin que a últimas horas de la tarde del jueves se conociera aún el sustituto definitivo.

Manzanares había esperado hasta esa misma fecha para oficializar su ausencia de los carteles sevillanos. El diestro alicantino ha dado por concluida definitivamente su temporada, que ya había quedado en suspenso a finales de julio a raíz de una delicada operación de cervicales. Manzanares asegura sentirse «triste por no haber podido estar al 100 por ciento» para afrontar los últimos compromisos de su agenda. Los médicos le retiraron el collarín la semana pasada y el torero ya había comenzado la rehabilitación pero no será hasta este mismo viernes cuando pueda avanzar una fecha aproximada para volver a los ruedos. Esa convalecencia le ha impedido apadrinar la alternativa del novillero sevillano Rafa Serna.

Todos los rumores apuntaban –y así llegó a ser publicado- que el puesto de Manzanares iba a ser ocupado por Antonio Ferrera, triunfador indiscutible de la pasada Feria de Abril y un torero próximo a la órbita de la empresa Pagés. Pero el diestro extremeño también se encuentra convaleciente de un recentísimo percance en Albacete que le ha hecho perder algunas fechas. La cornada, calificada de «menos-grave» en la enfermería del coso manchego, no parecía un obstáculo insalvable para cubrir la sustitución del alicantino pero la realidad ha sido más tozuda.

En esa tesitura, la empresa Pagés, que no llegó a oficializar en ningún momento la presencia de Ferrera en los carteles, aún no ha desvelado el nombre del torero encargado de abrir el festejo del domingo. El cartel permanece cojo y Rafa Serna aún no conoce la identidad de su padrino de alternativa. Sí son fijos el matador peruano Andrés Roca Rey, que oficiará de testigo de la ceremonia, y los toros de Hermanos García-Jiménez.

El día antes, en el primer festejo del ciclo otoñal habrá tomado la alternativa Pablo Aguado. El novillero sevillano recibirá los trastos de torear de manos de Enrique Ponce en presencia de Alejandro Talavante. Los toros pertenecen a la ganadería de Garcigrande.

Fuente: ELCORREO

LA MAESTRANZA | DECIMOQUINTA DE ABONO EN SEVILLA: Buena imagen de Leo Valadez


Por Luis Nieto.

Preciosa tarde para ver toros: soleada y sin un ápice de viento. La Maestranza registraba casi media entrada en la primera novillada de la temporada que deparó una notable actuación del mexicano Leo Valadez, quien dio una vuelta al ruedo tras lidiar a cada uno de sus novillos. El torero hidrocálido mostró como principales armas en su presentación en la plaza de Sevilla una gran soltura y variedad con el capote, temple e inteligencia en las faenas de muleta, y seguridad y acierto en la suerte suprema. Si la primera petición de oreja fue minoritaria, en la segunda, tras una estocada arriba y una faena completa, hubo fuerte petición y parecía que el presidente concedería el trofeo, pero todo quedó en vuelta al ruedo.

La novillada de Guadaira, interesante por las muchas transformaciones de los novillos a lo largo de sus lidias, estuvo en conjunto bien presentada y tuvo un comportamiento variado. Por supuesto, en manos expertas hubiera dado mucho más de si.

El castaño segundo, bien encornado, largo, empujó con bravura en varas y acudió a la muleta de Valadez con movilidad y nobleza. Fue el mejor del encierro. El diestro azteca ganó terreno a la verónica. Tras un comienzo muy torero, con bellos doblones, planteó una faena inteligente. Dio distancia al novillo y de largo extrajo sendas tandas diestras ovacionadas, destacando la segunda, en las rayas, con toques leves para alargar los viajes del animal. Saltó la música. Con la izquierda consiguió también algunos naturales largos. Mató con decisión, en una estocada al encuentro y dio una vuelta al ruedo tras leve petición.

Con el quinto, otro novillo bien armado y largo, con tendencia a irse, volvió a dejar claro su capacidad. Se marcó un quite por lopecinas francamente bueno, que fue muy ovacionado. En esta ocasión, el comienzo de faena de rodillas, con la diestra, y un pase del desprecio mirando al tendido, impactaron. En las afueras, fue tirando del novillo por el pitón derecho. Cuando manejaba la zurda se quedó al descubierto y el astado lo cazó, afortunadamente sin mayores consecuencias. El animal se fue orientando en un final de trasteo con garra, que remató de una gran estocada arriba que por si sola valía el premio de una oreja.

El que abrió plaza, un novillo negro, cornidelantero, aceptablemente presentado, que de salida se volvió en busca del toril, tuvo movilidad. El venezolano Jesús Enrique Colombo toreó con buen aire a la verónica, prendió banderillas con facilidad y en la muleta logró tandas cortas entonadas, que bajaron de intensidad a medida que el novillo fue a menos. Mató de estocada.

El cuarto, un castaño muy bien presentado, enmorrillado, resultó mansísimo y mugidor. En la muleta fue a su aire. Colombo, que lo recibió con una larga cambiada de rodillas junto a tablas, se mostró voluntarioso, logrando los mejores pasajes con la diestra. De nuevo, certera estocada.

Toñete, el menos placeado, tiene carencias con el capote y se intuye que es torero de valor. Con el tercero, con tendencia a irse, al que le costaba mucho embestir y que acabó defendiéndose, se mostró porfión. Resultó cogido, sin mayores consecuencias, cuando, a topacarnero, enterró la mitad de la espada.

Con el negro y cornidelantero sexto, un astado manso y con movilidad, Toñete aportó como mayor virtud la quietud en una labor desigual, con un mal manejo de la espada.

El espectáculo en la plaza de toros de Sevilla, entretenido, con una interesante novillada de Guadaira, deparó la buena imagen de un torero mexicano: Leo Valadez.

Publicado en Diario de Sevilla

@Taurinisimos 108 – Roca Rey en Aguascalientes. Goyesca y San Isidro en Madrid. Pepe Moral y Miura en Sevilla.

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del viernes 12 de Mayo de 2017. Conducen Miriam Cardona @MyRyCar y Luis Eduardo Maya Lora @CaballoNegroII.

Actualidad Taurina.

Cierre FNSM Aguascalientes, 2017.

Enlace con Sergio Martín del Campo, crítico taurino.
Faenas de Roca Rey, Joaquín Galdós y Diego Sánchez.

Pepe Moral y “Amapolo” de Miura en Sevilla 2017.

Corrida Goyesca en Madrid. Urdiales y Ureña en Mano a Mano.
Apertura San Isidro 2017, faena de Javier Jiménez y La Quinta.

Producción: Miguel Ramos
Operación: Abraham Romero

La próxima emisión de #Taurinísimo será el próximo viernes 19 de Mayo de 2017 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

FB/Taurinísimo

La torería de Antonio Ferrera

Antonio Ferrera. Foto Arjona.
Ferrera. Foto Arjona.

Por Luis Nieto.

La Feria de Abril 2017 ha deparado como gran triunfador al veterano Antonio Ferrera, que dictó lección de torero lidiador y también de diestro con gusto, que además toreó de manera deliciosa con el capote. Únicamente la espada le privó de llevarse al esportón algunos trofeos más que la única oreja que consiguió. Pero en el ruedo de la Maestranza quedó grabada a fuego la torería plena de un torero en sazón, que retornaba a Sevilla -no lo olvidemos- tras haber realizado las mejores faenas en las temporadas 2014 y 2015. Un diestro que además volvía a la plaza de Sevilla tras superar una grave lesión del brazo derecho, con fractura del radio, que sufrió cuando toreaba en el coso balear de Muro el 21 de junio de 2015.

En el análisis que realizamos de 13 corridas de toros -incluida la del Domingo de Resurrección- y una de rejones, ningún torero alcanzó la salida a hombros por la Puerta del Príncipe -se precisa cortar tres orejas-. Andrés Roca Rey ha sido el único que desorejó a un toro -viernes 5 de mayo- de Toros de Cortés. En total, se cortaron 17 orejas. Los matadores que han conseguido trofeos son El Cid, Joselito Adame, José Garrido, El Juli, José María Manzanares -dos-, Antonio Ferrera, Paco Ureña, Rivera Ordóñez, Cayetano, Alejandro Talavante, Roca Rey -dos- y Pepe Moral -dos-. De los rejoneadores, Ventura y Galán cortaron sendas orejas.

Importante actuación del palaciego Pepe Moral, que cortó dos orejas en la de Miura

Ferrera, que hizo doblete, luchó lo indecible con Platino, de Victorino Martín, al que consiguió dominar y al que cortó una oreja. El 6 de mayo, en la corrida de El Pilar, cuajó a su segundo toro la mejor faena de la Feria, pero no remató con la espada.

Además de Antonio Ferrera, también hay otros dos toreros que dieron la talla y ocupan lugar destacado: Roca Rey y Pepe Moral. Roca, de vacío el Domingo de Resurrección, impactó en la faena al sobrero de Toros de Cortés, un manso al que se impuso con decisión. Dejó el poso de un torero con máxima proyección.

Pepe Moral volvió a demostrar que cuenta con un toreo al natural de primera calidad y lo hizo, además, ante toros de Miura, especialmente con el notable Amapolo. Con su actuación, ha ganado crédito para que cuenten con él en otras plazas.

Sebastián Castella cuajó una de las mejores faenas del ciclo al cuarto toro de Victoriano del Río -premiado exageradamente con una vuelta al ruedo en el arrastre-.

El peso del abono recaía en Morante de la Puebla, quien en sus cuatro tardes no consiguió el éxito. Voluntarioso, no se le fue ningún toro. Brilló en su tercera actuación, en la que realizó una faena de alto voltaje artístico marcada por la naturalidad y en la que falló con la espada. Manzanares, que contaba con tres tardes, cortó dos orejas. Su mayor aval en este ciclo sucedió en la corrida de Juan Pedro Domecq, donde fue decisiva su faceta como excelente estoqueador, cobrando una oreja de cada uno de sus astados.

El Juli cumplió sin más en esta feria. A Talavante le faltó más decisión. Perera, en su única tarde, se entregó sin frutos.

A Padilla, el triunfador del año pasado, el palco no le concedió un trofeo pedido mayoritariamente, al igual que sucedió con El Fandi, quien completó una gran actuación y que fue herido menos grave en el muslo derecho. Padilla, en su segunda tarde concretó una actuación de bajo relieve.

Dentro del ciclo se despidió Francisco Rivera Ordóñez Paquirri, que consiguió un trofeo de su último toro en una tarde en la que destacó su hermano Cayetano, que también cortó otra.

Otros diestros que consiguieron un trofeo fueron El Cid, por una faena arrebatada y desigual a un toro noble de Fuente Ymbro; Joselito Adame, por una labor pulcra; Paco Ureña, buscando la pureza ante un difícil victorino; y José Garrido; éste último deslumbró con un ramillete de verónicas y una media fenomenal.

Escribano se marchó de vacío tras fallar con la espada en la de Victorino; Javier Jiménez, con entrega. Tanto Esaú Fernández, a punto de cortar una oreja, como Nazaré, cumplieron ante miuras. David Mora, que dio una vuelta al ruedo, no redondeó. Ponce pasó inadvertido; Urdiales, con un mal lote, quedó inédito; Álvaro Lorenzo y Ginés Marín no consiguieron apurar las condiciones de sus oponentes. Y López Simón, uno de los más esperados, se marchó de vacío, sin dejar buena imagen en su segunda tarde, en la que contó con un toro nobilísimo de El Pilar.

En la tarde de rejones, Ventura logró lo mejor y cortó una merecida oreja; Galán fue premiada con otra y Lea Vicens se marchó de vacío.

En el aspecto ganadero ninguno de los encierros lidiados fue de nota alta en su conjunto. La ganadería más destacada fue Jandilla. También Torrestrella y Victorino Martín tuvieron un buen nivel. Núñez del Cuvillo, en doblete, falló el Domingo de Resurrección y lidió otro encierro de juego desigual; Garcigrande, excesivo peso y escasa casta; Juan Pedro Domecq, noble y floja; y Bohórquez, Daniel Ruiz, García Jiménez, Victoriano del Río, El Pilar y Miura, desigual.

De los toros sueltos que dieron un juego importante dejaron huella, entre otros, Derramado, de Victoriano del Río; Ruidoso, de Torrestrella; Medicillo, de El Pilar; Platino, de Victorino Martín; Enemigo, de Daniel Ruiz; Bellito, de El Pilar y Amapolo, de Miura.

De las cuadrillas, en cuanto a los picadores, han sido pocos los que se han podido lucir, entre otras cosas porque el tercio de varas ha quedado en muchas ocasiones en puro simulacro, debido a la flojedad de muchos toros y por otro lado, no se coloca a los astados como mandan los cánones. Entre los varilargueros destacados, Manuel Jesús Ruiz Román o Paco María. En cuanto a banderilleros, entre otros muchos, Fernando Sánchez, Iván García y José Chacón con los palos o el propio Chacón, Rosa, Curro Javier y Daniel Duarte en la brega.

La Feria contó con un buen nivel de público, con cuatro festejos en los que se colocó el No hay billetes, tras un ligerísimo aumento de abonados -alrededor de 2.500-, en clara minoría con la masa, quien ha solicitado en numerosas ocasiones trofeos que son impropios de una plaza de máxima categoría, como se presupone que es la Maestranza. Otro de los males de la Fiesta, que se reflejaron en esta última edición abrileña, es la desgracia que atraviesa la suerte de varas. Y en cuanto a la autoridad sería bueno que unificaran los criterios, especialmente en la valoración de la concesión de trofeos.

Todo esto sucedió en una Feria de Abril que será recordada por la torería de Antonio Ferrera.



Fuente Diario de Sevilla

Los Miuras

Pepe Moral ante un Miura la pasada feria de Sevilla.

Por Antonio Burgos.

Ojalá todas las esencias y tradiciones de España se hubieran conservado con la fidelidad y el rito de la Casa Miura

ANTES de que estuviera de moda todo lo alimentariamente «sin», en Sevilla ya lo inventamos en taurina materia: las corridas de Feria «sin» Feria. El empresario Diodoro Canorea inventó las corridas de Feria «sin farolillos», cuando todavía no había empezado el festejo de abril.

Y quien cuando ya la Feria había terminado, en domingo, y había un día de fiesta local mal llamado «Lunes de Resaca», se inventó «el Lunes de Guardiola». Ese día de fiesta tradicionalmente se corrían toros de esa casa, que en su encaste Pedrajas se arrancaban al caballo casi desde la boca de riego. Era un espectáculo la suerte de varas.

Y salieron en esos Lunes de Guardiola toros tan bravos como «Comando Gris», que como su matador, Curro Camacho, no lo supo ver ni entender, no salió por la Puerta del Príncipe, sino que entró por la de un gimnasio con el que hubo de ganarse la vida tras pegar aquel petardo. Lo que le deseaba Juan Belmonte a un novillerete: «Hijo, pide a Dios que no te salga un toro bravo».

El día anterior al lunes «sin» de Guardiola que evoco era el «domingo de los Miuras». De siempre, la Feria taurina de Sevilla ha terminado con un encierro de los toros que los Miuras crían en Zahariche por el plan antiguo: todo tradicional, clásico, nada de moderneces; ritos y liturgia del campo bravo andaluz.

Como si todavía reinara Isabel II, que es cuando la ganadería se fundó, y no Don Felipe VI, el hijo del Rey Don Juan Carlos, que quedó encantado de asistir a las faenas camperas en la finca de estos toros de leyenda.

Ganadería que en esta Feria de Sevilla y en este San Isidro cumple 175 años en las mismas manos familiares, sin que la haya comprado un nuevo rico de la burbuja inmobiliaria. En manos siempre de la familia, los toros de Miura han visto pasar a España de los reales al euro, de las guerras carlistas a los atentados de la ETA, de la diligencia al Airbus, del correo de postas a los WhatsApp.

Y sin cambiar nada. Sintiéndose símbolo de la nación antes del invento de la «Marca España». Antes que Manolo Prieto diseñara el toro de Osborne, ya estaba un miura encampanado en la poesía, la leyenda, el romancero, la copla:

«Los toritos de Miura/no le tienen miedo a nada,/porque ha muerto El Espartero/el mejor que los mataba».

«Malhaya sea “Perdigón”», dijo después Fernando Villalón en su romance, como ampliación de sevillana tan hermosa, coetánea de la tragedia. Y luego vino «Islero» y lo de Manolete en Linares: más mito, más coplas, más leyenda; del «Capote de grana y oro» que Rafael de León le escribió a Juanita Reina a las campanas de Linares que Rafael Farina hizo doblar a duelo.

Hoy, en esos «sin» taurinos que inventó Canorea y continúa su yerno Ramón Valencia, es el «domingo de los Miura»… cuando ya no hay Feria. Ha terminado una desaforada Feria más larga que un Ave en doble composición.

Y en un Domingo de los Miuras, yo quiero rendir homenaje a esa familia que ha mantenido la rosa de la leyenda sin tocarla. Ojalá todas las esencias y tradiciones de España, empezando por la Corona, se hubieran conservado con la fidelidad y el rito de la Casa Miura.

Para la que igual que otros reclaman un «lenguaje no sexista» en el DRAE, pido una depuración de todo lo antiandaluz del Diccionario. Dice el DRAE de «miura»: «Toro de la ganadería de Miura, formada en 1848 por Eduardo Miura, famosa por la bravura e intención atribuida a sus reses». Pues miren, señores de la RAE: no. La formó en 1842 don Juan Miura.

Y su bravura e intención no es atribuida, sino probada: ya sólo saben latín los toros de Miura. Y quiten también, señores académicos, la segunda infamante acepción: «Persona aviesa, de malas intenciones».

A leguas se ve que los académicos de la Española no han estado nunca en Sevilla en esta gloria histórica del Domingo de los Miuras, ¿verdad, Andrés Amorós?

Publicado en Periodista Digital