El Canto Renovado – Refrenda José Mauricio. Salida a Hombros pese a Mansada.

Pase natural de José Mauricio al violento Montecristo al que corta una oreja en la Plaza México.

Un buen labrador, se dice, asegunda siempre. José Mauricio es mucho más que eso, un manifiesto firme que hace notar que aun hay salida para el tan enrarecido fenómeno taurino contemporáneo. Y lo hace acompañado de dos diestros que, pese a los pinchazos, pese a la nueva decepción ganadera a la que se enfrentan, muestran que hay una vía más allá de lo que corrientemente se le muestra a la Afición. Rivera y Sánchez pinchan un terrible y lamentable encierro de Montecristo anovillado, descastado, débil y geniudo, por momentos. La gran paradoja es que el régimen empresarial tiene una gran alternativa, firme, para sacudir la apatía pero enfrenta un problema mayúsculo: las ganaderías que han echado a perder todo intento en esta Temporada Grande.

Por: Luis Eduardo Maya LoraDe SOL Y SOMBRA. Plaza México.

Serán diez años el próximo día 24 de enero que se cumplirán desde que José María Luévano dejara este mundo en la carretera de San Juan del Río. El torero hidrocálido fue el primero en este siglo en, luego de salir a hombros tras cortar tres orejas el último domingo de enero de 2002, repetir a días y en cinco de Febrero la salida en volandas. El siguiente, para 2007, ha sido Arturo Macías, ligo en tres semanas, tres salidas a hombros, una en el Aniversario.

El tercer caso lo tenemos hoy en La México, su nombre, José Mauricio. Lo realiza ante un nuevo petardo ganadero, Montecristo, y él, acartelado con dos pares, ha sido el non. Nos hacen la pregunta los aficionados de sol e identificamos ese caso. También se nota el cariño con el que lo recibe la gente que hace saludar a la terna, indudablemente triunfadora, cualquiera de los tres ha probado la miel del triunfo y la hiel del dique seco.

Nos recuerda Lucio Dalla, aun las flores nacen de lo “bruto”, feo que decimos en español.

Y el mismo artista italiano decía en ese poema primero nombrado “Cara”, luego “Vita”, que nunca es fácil dejar el pasado que ha lavado el alma. Para estos toreros haber visto de frente el fracaso la nublada tarde significa reafirmar lo ocurrido el domingo pasado y aunque la entrada mejora respecto del domingo pasado, la corrida vuelve a fallar. Auténticamente frustrante ver que Fermín Rivera, que luce esa riverista combinación mercurio y oro, se estrella con un berrendo aparejado tan grandulón y zancudo como manso y descastado.

La lidia cambia y es correcto no forzar las cosas ante este boyancón astado. Se banderillea en la querencia, Fermín aguarda. Y despliega su toreo de aguante, verticalidad y firmeza. Acorta las distancias y corta salidas en plenas tablas, consigue que el manso siga la muleta y reafirma su sitio. Quizá resulta demasiado generoso al conceder un espacio al burel que no merece. Sin embargo, la faena que enciende el motor y la garganta de la afición, no desmerece el aperitivo, bisa firme y remata un gran pase de pecho y es justo el tiempo de ir a matar, no con rapidez sino con prontitud.

Pero, de nuevo, desesperante ya es, llega el pinchazo.

Tan desesperante como el uso de la espada de Juan Pablo Sánchez.

Por amor de Dios, una espada para el potosino, otra para el hidrocálido. Te rogamos, óyenos.

Porque Sánchez se las encuentra con un anovillado tercero al que todo hace correctamente, desde dar los adentros, administrar los capotazos, sujetar a la brega y ordenar a la cuadrilla. Salvo el feo gesto de quitarse las zapatillas y un desarme, Juan Pablo opone con su temple la falta de raza y la cabeza suelta del toro, su debilidad y vacilante tranco. Mejora su trazo, suave y largo, la indispuesta embestida de un toro que se torna nervioso fuera de las suertes pero que en las mismas, simplemente, no puede ni quiere.

El temple hace milagros y aparece una vez más.

De ahí que los naturales, en la única distancia que puede tomar el astado, los derechazos, en el son y altura que requiere el burel, desgarren el olé de una afición ávida de esto, de ver torear. Aun pese la falta de casta del astado que, por raro que parezca, desarma a Sánchez, permiten verle vertical e nuevos derechazos donde liga la capetillina ante lo amarrado al piso del burel. Ruge la plaza. Solo el pinchazo, enésimo de Juan Pablo, y la pésima suerte de vérselas con el inválido castaño que cierra festejo nos dejan con ganas de verlo en el apogeo que impide Montecristo.

Entre el primer pinchazo de Rivera y el referido de Sánchez, la gente vuelve a paladear y a sentir a José Mauricio con su capote que ha repuntado casi al nivel de su siempre personalísima media verónica. El tercero, un burel chico, se comporta empleándose algo más por pitón derecho de salida, en el puyazo recarga sin tanto afán, solo empuja con el pitón izquierdo e, incluso, sale defendiéndose y tardeando. Mauricio se lo piensa un momento, mal no vendría el segundo puyazo.

Pero se cambia el tercio.

Nunca es una esta una fácil decisión.

Es a partir de dos pares de banderillas de Gustavo Campos que se desmontera, cuando el tranco del toro comienza a mostrarse más largo por pitón izquierdo. José Mauricio no se dobla con el astado, le alterna a la media altura y camina por fuera de las rayas. La primera tanda muestra al burel con nervio y con violencia al final de las suertes mientras que la segunda tras gran muletazo de inicio muestran que el toro tira la señal falsa de la acometividad al tardear y regatear la embestida, mostrándose, no estar dispuesto a atacar.

Entonces el ajuste el pisar el terreno y provocar enciende al cárdeno que de pronto sale con la cara arriba y desluce, le obliga Mauricio y le hace pasar, tira largo de él incluso marcando el olvidado tiempo de cargar la suerte para orientarla al sitio de la ligazón y la plaza se emociona desgarrando el olé seco.

La mano izquierda se anuncia.

Y lo prometido se cumple con el natural que mejora la embestida del toro, largo el trazo, casi uno de vuelta entera y tras dos más, el cárdeno comienza a frenar, a quererse salir a estropear y puntear. Mauricio no cae en el garlito de pensar que ya aflojó este mustio y cenizo astado. Es más para el remate, toma la distancia, mantiene la planta y baja la mano en nueva edición, más poderos, más seca y mandona pero igualmente artística del trincherazo. De cartel. Afirmación sustancial del capitalino.

Lamentablemente el montecristo, pendiente de salir más que de entrar, impide, con la raza que se le escapa, que la faena arribe a una altura mayor. Se defiende de final, incluso distrae una vez Mauricio se arma a la muerte en la suerte natural. Espadazo caído. En otro tiempo no habría venido la oreja pero justo es premiar lo que es auténtico.

Oreja y nuevo triunfo.

Fermín Rivera, raza, paciencia, suavidad e insistencia, ante el terrible cuarto. Los toreros no lo pueden decir pero nosotros sí, la corrida has sido una auténtico despropósito de bravura. Un ejemplo de ello es el cuarto. Toda suavidad Rivera con las telas, chicuelinas desmayadas ante un toro que es toda aspiración de la mansedumbre, sin celo por el engaño sin mayor sustancia que le haga atacar. Un toro que requiere ser asistido.

Prosigue Lucio Dalla y hace ver que los hombres rescatados son los ángeles pero con arrugas en los ojos un poco feroces, un tanto más cansados pero más libres, que ya referíamos la semana pasada. Fermín no se ha cansado e inventa la casta en este astado, lo hace pasar en manejo perfecto de altura, en esconder el trapo para que complete el viaje y al que Fermín, para variar… una salida al tercio completa un nuevo episodio de su paso por La México, que así borra cualquier resquicio del pasado.

Ante ello, el segundo turno de Mauricio vislumbra un astado feo, altón y de amenazantes pitones. El de Mixcoac utiliza el capote perfecto, a la verónica haciendo que el toro pase y cerrando con la ya inconfundible media, llevando templado al caballo y con remate de serpentina y bordando el quite, hasta ahora, de la Temporada por fregolinas, primero vertical y luego a compás abierto dos más y un remate con media por detrás del cuerpo que solo el cabezazo por el lado izquierdo del toro habría de descomponer.

La ovación es inmensa.

Como el deseo del toro es pegar cabezazos, José Mauricio se dobla, quizá no con la efectividad de hace ocho días ante el duro cornipaso de Barralva. Aun así su mando vence al feo Montecristo con los derechazos lo lleva largo y con los naturales se impone hasta un leve momento de sobre confianza que lo lleva a trompicar y llevarse nuevo achuchón. Vuelto en pie regresa a someter por bajo, a doblarse y rematar a la oreja contraria que los belfos encuentren arena para preparar así la suerte suprema y dejar la espada en lo alto.

Otra oreja y otra puerta grande.

Hay para quien José Mauricio, en su nueva posición, resultará incómodo, eso pasa siempre cuando se tocan intereses. Qué bueno. Pero estamos seguro, tal como decía Lucio Dalla, ya no habrá dudas, incertidumbre, menos aun, venganzas. Ahora estamos nosotros los aficionados dispuestos a verle en todas las plazas, premio digno que llega siempre a los que deseamos respierar.

Twitter: @CaballoNegroII.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Plaza México. Temporada Grande 2019-2020. Novena corrida del Derecho de Apartado. Menos de un tercio de plaza en tarde fría viento que no molesta la lidia. Sin solución la mala iluminación. Equivoca la Autoridad al aprobar un encierro impresentable, dejando pasar una corrida no digna de la importancia de la Plaza y el cartel.

6 Toros, 6 de Montecristo (Divisa Obispo, Verde y Oro) Pésimamente presentados, carentes de seriedad salvo el quinto pese a su fea hechura. Varios sin rabo, feos de hechura como el terrible castaño que cierra plaza, impresentable e inválido. Debió devolverse. Impresentable el tercero, un anovillado astado sin que mostrara signos exteriores manifiestos de edad. Basto y alto el escandalosamente manso berrendo aparejado que abre plaza. De mejor hechura pero chico el violento cárdeno oscuro segundo, tardo y reservón. Chincolo, remiso y sin casta alguna el cuarto hasta el grado de desesperación.

Fermín Rivera (Mercurio y Oro) Palmas y Saludos tras Aviso; José Mauricio (Pizarra y Oro) Oreja y Oreja. Salió a Hombros; Juan Pablo Sánchez (Salmón y Oro) Palmas tras Aviso y Silencio.

Saluda en el tercio Gustavo Campos tras banderillear al segundo.

2 Comentarios »

  1. Estamos viviendo un decadencia total y absoluta de la fiesta, si buscamos los culpables de la desolación en los tendidos de la plazas de toros, tendríamos que enumerar varios personajes que se involucran en este cóctel:
    1° La mansedumbre de las ganadería Mexicanas, toros sin emoción sin fondo y faenas anodinas coreadas por un público falto de conocimientos básicos taurinos.y por supuesto esto es responsabilidad de la poca selección y exigencia que los ganaderos aplican en sus ganaderías, han buscado siempre el toro comercial mas que la bravura y la emoción y este el el grave problema en la fiesta de Mexico actual.
    2° Sin generalizar pero la crónica y periodismo taurino hay poca credibilidad, los que escuchamos en la TV. son mercenarios del sistema y algunos que otros que escriben son más de lo mismo.
    3° Empresas algunas muy consolidadas y con mucha experiencia, pero rodeadas de gerente y asesores sin escrúpulos, que más que sumar restan, porque no son capaces de hablar con verdad ante los patrones defendiendo el sueldo y la comodidad, quiero imaginar, que alguno de ellos deben de saber que las ganaderías que se repiten año con año no es lo mejor del campo Mexicano, deberían de tener más ingenio y hacer carteles más interesante y VAYA QUE SE PUEDEN HACER , y dejar de servir la mesa a los toreros extranjeros, como hacen en todo momento, tanto los patrones como los gerentes de estas empresas.
    No entiendo como no se dan cuenta que meten la misma gente los Morante,Castellas, Perera, Fandi, Ferrera,Ureña y compañía con los toritos a modos mansos de ganaderías de siempre, que un cartel de mexicanos Interesantes para la afición, en pocas palabras si queremos que la fiesta tenga valor en Mexico debemos de revalorizar el PIB, de lo contrario esto se muere.
    4° Siento que Empresas como CASA TORERO no aporta nada ni fuera ni dentro, solo hay que ver la calidad de sus carteles que organizan en las plazas de nuestro país , más que buscar aportar al medio taurino buscan como empresarios en 1° persona su ego y escaparate personal y dejarse ver, pues claro está el Fracaso artístico de asistencia y ganadero en la reciente Feria de Lima en Perú.
    Si esta son las empresas Mexicanas más importante junto con la plaza de toros Mexico y las demas plaza de este mismo grupo en el país, pues ya podemos imaginar el resto de lo que se ofrece en la república.
    5° Otro tema el de los Jueces de plaza, frágiles y sin argumentos taurinos sin criterio, que desprestigian a la plaza Mexico al igual que otras en el país, donde se otorgan las orejas sin merecimiento y como premios excesivos cosa que vemos a diario en las plazas que como aficionado he visitado en la república.
    En fin tenemos que hacer un parón en el camino, y recomponer el popurrí, antes que los antitaurinos y políticos nos corten las alas.

    Me gusta

  2. ¡¡¡ MUY INTERESANTE PARA TOMAR EN CUENTA !!!

    BUENOS DIAS ME ENCONTRE ESTE INTERESANTE ARTCICULO.
    DEJA EN CLARO EL DESASTRE EMPRESARIAL OCASIONADO POR ” CASA TOREROS ” EN LIMA PERÚ.
    Y EL TEMOR POR LAS EMPRESAS MEXICANAS QUE INCURSIONAN EN ESPAÑA INTERESANTE PUNTO DE VISTA DE UN PERIODISTA EXPERIMENTADO DEL CÓMO NOS VEN EN LA MADRE PATRIA.

    Se cargaron el toro y se cargaron el toreo
    América en general es un erial. Asusta que esa realidad pueda ser contagiosa, que ese modelo de depredación taurina pueda instalarse en España. Si sucediese, les ahorraríamos tiempo y dinero a los anti. Seguro, sin remisión
    Por José Luis Benlloch
    El año barbea las tablas sin muchas novedades. Los anti, a la suya. Alguno de ellos, tan necio como el espontáneo de Cancún que le salió a cuerpo limpio a un toro a cambio de un buen traumatismo craneoencefálico. Nada para lo que le pudo hacer. ¡Qué comida de coco llevan!, ¿en qué desconocimiento de la realidad habitan para firmar semejante estupidez? No lo reventó de milagro, seguramente porque los que él llama asesinos se cruzaron en el camino del inofensivo animalito. Pues eso: los anti, a la suya; los pro tranquilos o eso parece si nos atenemos al cruce de felicitaciones y buenos deseos navideños; en lo artístico digamos que atravesamos una anodina paz. Eso en España. De América apenas llegan noticias para la esperanza y las que llegan, visto lo visto, tampoco tienen mucha credibilidad. No hace tantos años los triunfos allende los mares, sobre todo en las grandes plazas, cotizaban aquí. Uno triunfaba pongo por caso en Lima, que se lo pregunten a Curro Vázquez o tiempo después a Ortega Cano, y se reactivaba su temporada inmediata en España. Y lo mismo pasaba si el éxito era en Bogotá o en alguna de las importantes plazas mejicanas o colombianas o venezolanas o en la censurada Quito. Fulanito se ha reencontrado en tal sitio, se decía y la noticia corría como la pólvora y comenzaban a hacerle la temporada en España. El que la tenía subía el caché y el que no, comenzaba a verle color y firmaba las primeras. Y ya no digo si como Capea cuajabas a Samurai, en ese caso hasta cambiabas la percepción de prensa y puristas, y te adjudicaban el reconocimiento del temple que antes te negaban y volvías a volar en las alturas.

    Tras una tarde en La México el que tenga amor propio supongo que se volverá al hotel con la autoestima derretida. Se sabe lo que va a pasar, pero domingo tras domingo comparecen, muchos de ellos con vitola de figura. Y se muestran al mundo sin pudor. Luego llegan las plazas españolas y se ponen remilgosos con la fecha, con los compañeros, con la corrida… No se entiende

    Ahora no pasa eso o mejor dicho ahora no se producen noticias de ese rango y si llegan se ponen en cuarentena vista la realidad que se ve por los distintos medios, incluido las que se retransmiten en directo por los métodos más imaginativos, hasta por un teléfono particular que es como hemos visto las corridas de Lima. ¡Qué pena de temporada! ¿Quién va a querer volver?… Ni los puristas, ni el público de aluvión, ni los curiosos, ni los ricos, ni los tiesos que los hay a barullo, maldita sea, y se gastan hasta lo que no tienen por soñar una tarde de toros. No se trata de que el toro fuese chico, que puede ser chico y bravo o interesante, es que era directamente imposible, infumable, impropio de una plaza de toros, hasta convertir el espectáculo en su conjunto en una rendición a los anti. Que paren que me bajo. Y lo dicho para Lima vale para lo que muestran cada domingo en La México. Una desolación que invita a reflexionar, la imagen de la decadencia en digital. Lo ves y te tienes que preguntar qué hacen algunos toreros españoles de los que lucen palmito de figura en aquel erial. El que tenga amor propio supongo que se volverá al hotel con la autoestima derretida. Comprobar la nula capacidad de convocatoria entre tantos y tantos millones de potenciales espectadores y la impotencia para sacar partido de aquellos seres semovientes, es para que se pregunten ellos mismos qué hacen allí. No hay o no debería haber dinero ni presión administrativa suficiente que justifique el ir en esas circunstancias, ni mucho menos repare esas heridas. Pero van. Domingo tras domingo comparecen. Y se muestran al mundo en chernóbil taurino. Luego llegan las plazas españolas y esos mismos se ponen remilgosos con las fechas, con los compañeros, con la corrida. No se entiende.

    Asusta que esa realidad pueda ser contagiosa, que ese modelo de depredación taurina pueda instalarse en España. En ese caso, si sucediese, les ahorraríamos tiempo y dinero a los anti. Seguro, sin remisión. Se cargaron el toro y se cargaron el toreo. Ahora a ver quién es el valiente que lo pone en pie.

    Me interesa ese Francisco Montero que ha llegado arreando. Es el penúltimo producto de la calle, está hecho al margen de las escuelas y eso ya le da un tinte diferenciador. Viene de las capeas, con una leyenda popular al hombro. Por todo eso puede aportar emociones fuertes e imprevisibilidad, un auténtico tesoro en estos tiempos.

    La Pincelada
    José Luis Benlloch

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s