¡Hágase Escuchar! Por El Bardo de la Taurina.

20140110-125957 p.m..jpg

Se acabaron los brindis, el pavo, el bacalao, las cazuelas de romeritos las burbujas del champagne desaparecieron y los efusivos abrazos pletóricos de parabienes han palidecido y hoy solo una pregunta esta vigente a través de los medios por los que me contactan los aficionados ¿Cómo la ve pa’ este año?

Pues la verdad es que si en casi ya quinientos años nadie ha podido aniquilar a nuestra fiesta ‘naiden’ lo hará ahora y permítaseme aclara porque use la palabra ‘nuestra’ por la contundente razón que la fiesta llega a América y el pueblo la adopta y aún la ajusta a su gusto ¿entonces de quien es la fiesta?

Pues del pueblo mismo de donde emana (1) de quienes la hacen, toreros y ganaderos, (2) de quienes la organizan, los empresarios (3) de quienes la disfrutan, el publico, (4) de quienes la difunden, que son los que estamos inmiscuidos en los medios y (5) de quienes le dan soporte como médicos, artesanos, carniceros, impresores, publicistas y un mundo infinito de profesionales y aquí surgiría otra pregunta ¿de estos cinco elementos cual es el que manda? pues sin duda el que paga y ese es el público.

Por ello esto nos lleva a una lógica muy simple, que de lo genérico lo podríamos aplicar a lo particular, que es el mismo caso que se da entre pueblo y gobierno pues los ciudadanos al pagar vía tributaria por que les administren el país donde viven, tienen derecho a saber como se invierte su dinero y en el caso de la fiesta no hay gran variante en el fondo pues el publico que paga un boleto tiene derecho a exigir que lo que le dan por su dinero invertido lo satisfaga o no y entonces la pregunta sería: ¿Por qué no se escucha la opinión sobre el sentir del publico?

Eso seria lo lógico más en el papel se puede ver hasta sencillo pero la realidad es que no lo es tanto ¿Por qué?

Pues porque por principio habría que comenzar por definir ¿que fiesta queremos ver?, ¿que fiesta nos pueden ofrecer los empresarios?, ¿que podemos esperar de los toreros, rejoneadores y forcados que van a afrontar la puesta en escena?, ¿y que fiesta es la que los medios van a difundir?, ¿una real, una maquillada o hasta una que muchos no entienden en su esencia ante todo esto es obvio que hacer y vivir la fiesta es algo más que ‘enchílame otra gorda’ ¿o no? y como esto podría cambiar en algunos aspectos en inmediato, cortos, mediano y largo plazo pero una realidad es que si hemos llegado hasta aquí es porque la fiesta nos interesa y porque algo o mucho en ella no esta funcionando.

Así que más que como un ejercicio de buena voluntad de año nuevo tomemos el asunto como un diagnóstico o auscultación para poderle dar mantenimiento y para ello lo procedente por práctico sería que cada uno de los involucrados en la fiesta en la que ya quedo claro que el más importante es usted que es publico contestáramos esta guía de evaluación y una vez que la concluyamos usemos las redes sociales para expresar nuestro sentir el que se traduce en lo que deseamos y en lo que rechazamos.

Por ello dejo aquí algunas preguntas las que una vez que sean contestadas se suban a la red cibernética buscando que lleguen hasta las conciencias de quienes están obrando equivocadamente y si logramos que fecunden algunas reflexiones y tomen cause de enmienda habremos comenzado el paseíllo del 2014 con el pie derecho, y si la pólvora nos sale mojada y los señores que invierten pa’ multiplicar los denarios en alquilar toreros y comprar carne para vendernos un espectáculo nauseabundo y quienes se prestan y colaboran a ello nos salen como dijo aquel con que ‘Ni los veo, ni los oigo’…Sigamos Insistiendo, ¿o que acaso la Fiesta Brava no debe ser desbordante de enjundia.?

Porque solo así lograremos que la fiesta vuelva a ser fiesta y no velorio en plazas desiertas donde se realiza el ritual de los tres tercios Sufrimiento, Tristeza y Lamentación, por una muerte que ya nos pasó su tarjeta de presentación, ahora de nosotros depende que termine o no su obra.

¿Estamos conforme con la fiesta que tenemos? ( ) – ¿los bureles que estamos viendo en los festejos son dignos de nuestra fiesta? ( ) – ¿los toreos salen a dejar la vida en el ruedo cada tarde? ( ) – ¿los carteles que arman las empresas van de acuerdo con los gustos del público? ( ) – ¿el que la gente no llene las plazas se debe a lo poco atractivo de los carteles ( ) – ¿hay en México ganaderías que pueden ofrecer bravura y trapío? ( ) – ¿la fiesta en el país tiene que estar subordinada a que los extranjeros escojan el ganado que quieren lidiar? ( ) – ¿los jueces de plaza cumplen dignamente con sus funciones, entre ellas aprobar encierros dignos y premiar justamente? ( ) – ¿ las autoridades están certificando los años de nacencia y los kilos de los toros que se están lidiando? ( ) – ¿ se esta apoyando a los becerrista y novilleros en la plazas donde se dan corridas de toros? ( ) – ¿se esta promoviendo adecuadamente a la fiesta? ( ) – ¿la afición tiene a la prensa informativa en un alto concepto de credibilidad? ( ) – ¿están cumpliendo las comisiones taurinas con su deber cívico? ( )

Su voz ¡MANDA! ¡HÁGASE ESCUCHAR!

Twitter @bardotaurina

 

1 comentario »

  1. Todo lo aquí analisa y establece claramente el buen Bardo, está muy bien pues, es la pura verdad de lo que actualmente sucede en la fiesta brava en México; pero esto no es nuevo es mal de hace muchos años de borregismo de parte nuestra como aficionados, que a pesar de ésas trampas que de manera cotidiana hacen los principales protagonistas de la fiesta, impórtándoles madre, lo que hagamos, digamos o no, el hato de “bueyes” (aficionados) en contra de tanta fechoría de los que hacen la dizque fiesta pues bien saben que cuentan con nuestro patrocinio.

    Ahora la serie de preguntas que establece el Bardo, que debemos contestar y subir a los espacios cibernéticos, es pura y simple ¡UTOPÍA! para que con dichos cuestionamientos ¿haber sí les cae el veinte a los que hacen la fiesta con esas masivas protestas? no va a prosperar y seguirán haciendo de las suyas. Lo que hay que hacer y eso sí es más efectivo, es dejar de ir a las corridas y no pasar por la aduana de las taquillas, para seguirles haciendo “el caldo gordo” a esos desgraciados mal-agradecidos de los hacedores de la fiesta.

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s