¿La Fiesta en Paz? Temporada grande, lo rescatable de lo deplorable.

image

Por Leonardo Páez.

Fue la vigésima oportunidad, quizá la más valiosa por la diversidad de personalidades toreras nuevas, de haber hecho repuntar el espectáculo taurino en el Distrito Federal, y todo quedó en enésimo fiasco empresarial y ganadero. Así no se puede ni se podrá.

Tras 21 festejos que el incorregible Cecetla (Centro de Capacitación para Empresarios Taurinos de Lento Aprendizaje), antes Plaza México, impuso a la agraviada afición o lo que de ella va quedando, no es mucho lo que se puede rescatar de una sucesión casi sistemática de desafortunadas tardes de toros y toreros en la vigésima temporada como grande que organizan los incorregibles e intocables cecetlos.

Desde luego la cuasi consagración de Joselito Adame como el sucesor natural de Eulalio López Zotoluco, solitaria y deslavada primera figura de una fiesta de toros sin verdadera competencia de empresas, ganaderos ni toreros, y con un público desinformado a merced del voluntarismo de la autorregulada empresa y de los publicronistas, como calificó Alcalino a los que se sueñan críticos taurinos y no pasan de publirrelacionistas.

¿Por qué cuasi y no completa consagración de Joselito? Porque los contumaces promotores optaron de nueva cuenta por encierros mansos y sin trapío para figurines importados y decidieron no enfrentar, en repetidas ocasiones que sacaran chispas –no fueran a hacerse figuras–, a Adame con Saldívar, Silveti con Sánchez, a éste con Flores, y a todos estos entre sí, pero además rivalizando con Federico Pizarro, Fermín Rivera, Octavio García El Payo, Fabián Barba, Arturo Macías, Jerónimo, José Mauricio, Mario Aguilar e incluso Fermín Spínola.

Fueron funciones anodinas de pobres entradas, salvo tres o cuatro de más de media plaza, para un público casual que pudiendo haberse vuelto asiduo, apasionado y entusiasta al consagrar definitivamente a media docena de nuevas figuras mexicanas debió conformarse, una vez más, con faenas esporádicas, gracias a la falta de combinaciones de toros bravos y toreros con hambre de ser, no sólo de permanecer y de figurar. Otro riesgo de los jóvenes coletas triunfadores en España es que permanezcan aquí y se mal acostumbren al novillón pasador, pues truncarán sus prometedoras carreras.

Con celo pero sin sello, Fermín Spínola, empeñoso con los palos y diciendo poco con las telas, es el único matador al que por extrañas razones Pablo Hermoso decidió apoyar luego de 15 años consecutivos de venir a México, lapso en el que una vez medidos el público, las empresas y las autoridades, ofrece un chou hípico-taurino a base de boyantes reses excesivamente despuntadas e inmisericordemente castigadas.

Con ello, él y las empresas ganan, pero no la fiesta de toros, ahora convertida en fiesta de caballos con toreros de a pie como comparsas. Pudiendo haber contribuido al surgimiento de una nueva generación de buenos matadores mexicanos al incorporarlos a su troupe, Hermoso acusa la misma mezquindad y falta de grandeza de las dependientes empresas.

Lo dicho: la fiesta de los toros es termómetro de la temperatura anímica, ética, profesional y estética del país donde está inmersa. Afortunadamente todavía hay excepciones que confirman la regla.

Vía: http://www.jornada.unam.mx/2014/03/09/opinion/a09o2esp

1 comentario »

  1. En todo estoy de acuerdo con usted Sr Páez, excepto de que siga diciendo
    que el ZOTOLUKKO sea figura del
    Toreo, es figura para los chilangos
    y se acabó, más no para el resto del
    Mundo taurino, después de Manolo, Curro y Eloy sólo Jorge Gutiérrez se encumbro como tal(y vaya que no era del todo de mi gusto su concepto de tauromaquia), todos los demás fueron oportunistas de SUS Y DE LAS CIRCUNSTANCIAS QUINTIMUNDISTAS DE nuestra pobre realidad taurina mexicana……aaahh! Y a ese Joselito Adame todavía le falta no mucho, muchisisisimo.
    Con respeto y sinceridad para usted que es un gran y honesto periodista.
    Saludos desde la hermosa perla de Occidente.

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s