CÓRDOBA ¡El lobo ya está aquí!

s10_gallery__550x415

Por Pedro J. Cáceres

Ignoro si el Premio Nobel García Márquez (gran aficionado a los toros) se inspiró en la historia, sucesos y sucedidos de la “pantauromaquia” para crear una de las más grandes obras literarias: Crónica de una muerte anunciada; la versión más culta posible del fabulismo ¡ que viene el lobo!.

Tras pasearse (el lobo) la semana pasada por Burgos y dejar su tarjeta de visita depredadora en el contubernio perpetrado por el ayuntamiento —pepero- burgalés con fecha de parca (calavera y guadaña) julio 2014, y los pájaros de adjudicar la plaza tirando a las escopetas de la honesta información (matar al mensajero, se llama. Réquiem por Burgos: www.ladivisa.eshttp://www.elimparcial.es/toros/requiem-por-burgos-engordar-para-morir-135894.html, el lobo merodea Córdoba.

Nadie, en ningún caso, puede acusar al lobo de traidor. Incluso, más que el cartero, llama varias veces. Otra cosa es que el pastorcillo de turno, público o privado, enrede, engatuse, venda humo, gane tiempo en espera que suene la flauta, que en estas ocasiones sí es por casualidad; y si no chifla —que es lo normal- es indudablemente cuestión de causalidad.

Las noticias sobre la próxima feria de Córdoba, a mes y medio fecha, no pueden ser más alarmantes y desagradables.

La pretendida ausencia de Finito, las componendas para sustituirle por Ponce, en un momento espléndido del cordobés; querer recomponer la situación quitando al maestro valenciano (Finito/Ponce, Morante y Talavante), la proclama de la empresa sobre los 120.000 euros pedidos por JS, el desmentido contundente del próximo “Califa” al que se le adeudaba parte del año anterior y curiosamente saldado en medio del conflicto, el rechazo de los carteles por parte de la Propiedad privada de la Plaza aduciendo baja calidad para el honor de la Feria sin saber, la opinión pública, cuales eran tales carteles.

La subsiguiente amenaza de rescisión de contrato por parte de la Propiedad, incluso el abandono de la empresa al sentirse vetada en su iniciativa empresarial pero legitimándose- la Propiedad- por haber autorizado la ejecución del aval para pagar las deudas contraídas en 2013; el gabinete de crisis, los coqueteos con otras empresas o “casas de toreros” en servicio de guardia, incluso el planteamiento de una autogestión por la vía de urgencias; la dificultad de entendimiento a distancia con el empresario (venezolano) atribulado por la suspensión de la reciente feria de Mérida (Venezuela) y los 300.000 que se dejó el año pasado… pese a la labor abnegada del gerente Julián Alonso, con la dificultad de no poder tomar decisiones sin consulta previa, incluso retractos posteriores a planteamientos aprobados, todo ello es la foto revelada ahora de unos negativos guardados en el cajón de los despropósitos y de los que nadie ha querido echar cuentas ni responsabilizarse: continuos palos de ciego y huidas hacia delante.

Aunque la problemática cordobesa viene de largo, por no hacer el cuento más extenso, habría que remontarse a la antepenúltima etapa empresarial, la de González de Caldas como el origen reciente de la detección de esta metástasis actual.

Ni siquiera, posteriormente, una empresa fuerte y solvente como los Hermanos Chopera (Martínez Labiano) fueron capaces de sobrevivir a penas dos años.

¿Qué, quien, quienes les habían embaucado? ¿Por qué´?

Antes de arrojar la toalla los empresarios hicieron una propuesta de viabilidad que la Propiedad rechazó. Comienza el principio del fin. La crónica de una muerte anunciada.

De aquellos polvos estos barros.

Si una empresa fuerte, solvente- con dificultades pero con prestigio y toda la confianza de los actores del espectáculo- no es capaz de reflotar una plaza y una feria ¿quién, si no?

Este último tramo es más sorprendente todavía. Ante la deserción de postulantes con cierto poso para asumir la gestión, pillaron en una hora tonta —por decirlo suave- a un joven empresario venezolano con ilusión por abrirse camino en España tentando a su vez a un taurino profesional como actor y director para gerente.

Su conocimiento, profundo de córdoba tampoco sirvió. Y como siempre pasa la inviabilidad empresarial echa a pelear a quienes juntos se embarcan en una entelequia. Siempre pasa igual.

No todos son malos o golfos y “Córdoba” es la buena.

Como el joven en la jura de bandera, quien yendo con el paso cambiado su madre se ufanaba creyendo que era el único que lo marcaba por derecho.

Las plazas de titularidad pública tienen el problema de la incompetencia de los políticos al frente y algunos técnicos funcionarios “distraídos”. La problemática de las plazas propiedad privada (más si es multipropiedad) en régimen de cesión de gestión a terceros es de mayor calado.

Imposible la cuadratura del círculo: rentabilidad de un inmueble céntrico sólo a base del toro para el reparto de dividendos, y si no es posible llegan las servidumbres en forma de pago en especies con palcos y poltronas en tal número que detraen de taquilla cualquier posibilidad de hacer una oferta taurina atractiva sin que el balance salde rojo…pero rojo sangre, de empresario.

Otra pata de este banco -en bancarrota- es la nula colaboración de las Instituciones local, provincial, regional por aquello de confundir inversión —por el valor añadido que reporta a una localidad cualquier evento, sobremanera los toros por su idiosincrasia y filosofía- con subvención (los toros no son el espectáculo más propicio para esquivar la demagogia de la política parte de la ciudadanía, más si son oposición al régimen gobernante)

Todo se agrava más en tiempo de crisis, la económica del país y la taurina, y riza el rizo si encima la llamada afición, siempre, salvo ocasiones puntuales, es más de escaparate que de consumo.

Ahora es Córdoba. Jaén está en estado vegetativo, Granada parece que ha pasado a planta, pero sigue inestable —expectante, en positivo, eso sí-.

Los pastorcillos han jugado con el lobo. Y al “canis lupus” le jode que le jueguen al escondite. Ya está aquí, en Córdoba (dicen que por Cerro Muriano)

Que nadie le satanice porque —repito- ha llamado más veces que el cartero.

Via: http://www.elimparcial.es/opiniones_autor/15664.html

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s