Marilyn Monroe de Torera por Earl Moran.

20140508-103855 p.m..jpg

Por El Guerra para De SOL y SOMBRA.

La sesión fotográfica de Marilyn como torera dio de sí un puñado de divertidas ilustraciones muy sexys. Reparen en la longitud y estilización de las piernas de la pin-up pintada por Earl Moran en 1950.

Earl Moran asistía frecuentemente a Tijuana en compañía de sus amigos en busca de diversiones extremas, que a veces incluían asistir a las corridas de toros que se celebraban en la ciudad fronteriza.

Esa afición o atracción hacia la fiesta brava se reflejo en algunas de sus ilustraciones, inclusive Moran estaba tan orgulloso de esas ilustraciones con Marilyn como torera que se fotografió frente a una de ellas para la revista LIFE.

A partir de finales de los años sesenta, Moran se dedicó a las bellas artes pintando cuadros de desnudos más perfeccionados, aunque sin la vitalidad y glamour de sus años de gran ilustrador de pin-ups.

Marilyn Monroe fue encontrada muerta en el dormitorio de su casa ubicada de Brentwood (California) por su sirvienta el 5 de agosto de 1962.

Tenía 36 años de edad cuando falleció.

20140508-103926 p.m..jpg

Twitter @Twittaurino

1 comentario »

  1. Que tiempos aquellos en Tijuana un servidor, recién llegó a Mexicali en el verano del 1962, en plena temporada en la plaza el Toreo ubicado en la Col. Cacho, en la coqueta Tijuana, así como en la recién inaugurada Monumental de playas de Tijuana, la cual, era propiedad del mayor Salvador López Hurtado, iba sino cada semana, cada quince días a las corridas de toros en “Tijuas”.

    A Tijuana, temporada trás temporada, acudían un sin fin de artístas norteamericanos que les gustaba la fiesta entre ellos, el más asiduo era Gilbert Roland, Antony Quin, Rock Hudson, el propio Earl Moran, Herb Albert de Los Tijuana Brass y otros más que escapan a mi memoria. Y entre las mujeres, Eva Gardner, Lana Turner, Kim Novack, Za-za Gabor.

    El lugar de reunión antes y después de los toros, eran el motel La Sierra a tres cuadras del toreo el cual, los toreros que se hospedaban en dicho lugar, se iban ya vestidos a pie, junto con sus cruadillas al coso, mismo que ya fue derrumbado hoy es un predio vacío y olvidado.

    Había otros lugares muy vivistados en aquellos años tales como el hotel Cesars donde también se hospedaban algunos toreros el cual, está aun, en la famosa avenida Revolución, el hotel Nelson, también en la misma avenida, el frontón Jai-Alai hermoso edificio tipo morisco, que albergaba la práctica de dicho deporte, ubicado también en la célebre Revolución y que aún existe pero, sin la práctica del juego de pelota vasca.

    Así mismo, en la avenida Revolución, entre las calles primera y segunda se encontraba una cantina con la barra más grande del mundo pues dicha barra era casi de una cuadra y ya se podrán imaginar los tablones que agarraban los parroquianos de aquella cantina tanto extranjeros, como nacionales el lugar se llamaba “La Ballena”.

    Otro gran atractivo para los turistas que paseaban a lo largo y ancho de la Revolución, era tomarse una fotografía en unas carretitas muy bonitas, tiradas con unos burros blancos, que sus propietarios los pintaban artísticamente con franjas negras desde los lomos hacia el vientre y patas, para que parecieran cebras.

    Ir a Tijuana, en aquellos años a pasar un domingo de toros, resultaba inolvidable.

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s