Alicante: Morante o el toreo fuera de catálogo.

20140621-070856 p.m.-68936730.jpg
Por Antonio Ferrer.

El cartel estelar de San Juan con el torero emblema de la ciudad -Manzanares- llenó la plaza hasta los topes al reclamo de un cartel de artistas. La ‘corrida del arte’, la han bautizado alguna vez. Idéntica terna se programó en Valencia por Fallas y en Castellón por Magdalena.

Dudoso no sólo de nombre fue el primero. Largo y con su volumen. Blandeó, manseó, perdió las manos en exceso. Se protestó. Ni a media altura. Inédito Finito. Tras la merienda y el triunfo ya amarrado de Manzanares salió el deslucidote cuarto. Sin estilo el zalduendo. Para estilismo, las muñecas del Fino. Derrotes en el embroque y al final del tramo del muletazo. Juan Serrano trató de vestir aquello en una faena lánguida, por paciente, y de sobe, de pulir aristas para al final torear con gusto y expresión. Oreja elaborada.

Estrecho, larguito y altito fue el primero de Morante. Sin fuerza y sin ritmo desde que el sevillano trató de embaucarlo suavemente con el percal. Torerísimo el inicio. Caricias. Un espejismo. El quinto cayó en las manos de Morante.

Eso es caer en la gracia de Dios. El de La Puebla voló la chicuelina con su gracia, que no por ser habitual enamora. Brindó al público. Los ayudados por alto ya rezumaron torería a raudales. Expresividad. Densos fueron los muletazos, que ralentizan la embestida. La embaucan, la seducen, la hipnotizan. Un molinete barroco prologó una serie sublime. Con la zurda hubo naturales de ensueño, con los vuelos fluyendo como revoloteando. De ensueño, en realidad, es ver torear a este hombre. Fuera de catálogo. Con la panza de la muleta, con las palmas de las manos, con las yemas de los dedos. José Antonio apuntilló al toro. Dos orejas al arte de torear.

Sedoso el inicio manzanarista, en línea recta, afianzando al buen toro. Derrochó calidad, nobleza y ritmo el zalduendo. Gran toro este tercero. Una serie con la diestra en las postrimerías fue la más lograda de reunión y ligazón. Sólo una ronda con la zurda. Gran estocada. Se volcó el torero y prendido angustiosamente quedó entre los pitones. Un milagro que no lo calara. La taleguilla deshilachada. Dos orejas al torero y ovación al toro en el arrastre.

El sexto de El Pilar cabeceaba lo suyo. Manzanares no limó el defecto dentro de otras virtudes del toro. El tramo del muletazo manzanarista tiene excesivos tramos y toques. Eso y que antes había hecho el toreo Morante el día de la ofrenda. Al final, el sevillano y el alicantino salieron a hombros.

Ficha del festejo

Plaza de toros de Alicante. Sábado 21 de junio de 2014. Tercera de Hogueras. Lleno de «no hay billetes». Toros de Zalduendo (1º, 2º y 6º) y El Pilar (3º, 4º y 5º), desiguales de presentación y juego; blando y mansote el 1º, flojo de remos el 2º; extraordinaria la calidad del 3º; deslucido y con su genio el 4º; bravo el 5º; posible el 6º.

Finito de Córdoba, de azul noche y oro. Cuatro pinchazos, media baja atravesada (pitos). En el cuarto, estocada pasadita (oreja tras aviso).

Morante de la Puebla, de berenjena y oro. Media (palmas). En el quinto, pinchazo, estocada y puntillazo (dos orejas). Salió a hombros con Manzanares.

José María Manzanares, de sangre de toro y oro. Estocada (dos orejas). En el sexto, pinchazo hondo, estocada pasadita.Aviso (saludos tras petición).

Via: http://www.elmundo.es/cultura/2014/06/21/53a5ee35268e3e2b668b4581.html

20140621-071220 p.m.-69140586.jpg

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s