Talavante y el viento de Levante.

739498_1

Por Pedro J. Caceres.

Se ha despachado Alejandro Talavante en Twiter ¿porqué no lo ha hecho ante la prensa a la que critica su mutismo ante su situación? Ni me molesta que acuse a los medios ni me doy por aludido. En mi caso siempre ha sido uno de los “consentidos” (vocablo muy usado en México para definir a sus favoritos).

Sí me entristece por barruntar un estado de nerviosismo que no se casa con su carácter tranquilo y , sobre todo, reflexivo.

Por lo que respecta a lo que esto firma es conocido por su entorno la cantidad de veces que se le ha solicitado una entrevista denegándola por diferentes motivos: todos los que ustedes quieran menos estratégicos, informativamente hablando. En la web www.ladivisa.es cada vez que ha habido oportunidad se ha preguntado por sus extrañas –y cierto que puede que injustas- ausencias: a Simón Casas y Nacho Lloret por quedarse fuera de Fallas y Julio; a Juan Manuel Delgado por no estar en los carteles de Bilbao. Incluso a su antiguo apoderado Manuel M. Erice (Chopera) quien estuvo tan cariñoso en la respuesta como en su tratamiento en San Isidro primando más la tarde de la salida en hombros que la de infausto recuerdo mientras lo apoderaba. Tan señor como cuando como buen “cornudo” fue el último en enterarse que le iba a dejar tras largo periplo sinuoso de tejes y manejes.

También, tras quedarse fuera de Sevilla por la voluntariedad de los G-5, se criticó la postura de otros miembros que se repartieron el “botín” en la corrida de Resurrección de Málaga ¡y en mano a mano!; Perera fue el otro damnificado. Pero Perera reaccionó en Valencia (aún sin “zalduendos”) y , sobre todo, en Madrid. No sé bien si su rebelión fue contra todo y todos –los que han conducido a las individualidades más vulnerables del citado grupo a variopintas situaciones y chocazos larvados- pero sí lo hizo delante del toro ¡y de qué manera!, y ahí está el hombre, el torero, la figura; forzando una corrida de 4 galácticos en Salamanca y la recomposición de la cartelería pensada.

Talavante, independientemente de sus picos (estuvo a punto de abrir la PG) y valles (en la Beneficencia no quemó un penúltimo cartucho) en Las Ventas, ha sido independiente para decir que no a Valencia por dos veces: en Fallas, por no querer torear “1” –con Perera y Castella, que tampoco iban a “2” y que al final quedó en mano a mano quizá por respeto a su negativa- y en Julio también desestimó la oferta pero no para casi debutar, o debutar, como ganadero.

Intuyo que cuando habla de guerra con las grandes familias empresariales, no debe referirse a Simón Casas y yerra si el tiro va por los Pagés –ahí está la historia- o por su antiguo apoderado –consultar programación del pasado abono de San Isidro-.

El mutismo de la prensa, en el caso que me ocupa, no ha sido tal respecto de la otra familia empresarial (los Martínez Labiano-Chopera) y de la misma forma se puede consultar como se le inquirió a Manuel Martínez (hijo de Pablo) en www.ladivsa.es por la relevante ausencia en sus ferias a lo que el joven empresario respondió con educación y elegancia sobre la base de la falta de acuerdo pero sin que hubiera mayor problema.

Referente al silencio de sus ¿compañeros? yerra Talavante, quizá por desconocimiento, ignorando que (y no fue en redes sociales) Manzanares habló –sin pelos en la lengua pero sin las uñas afiladas; “se torea como se es”- en el programa on-line La Divisa. Por cierto, con tanto éxito –las declaraciones del torero- que todavía “tira” en la portada de la web www.ladivisa.es .

Por lo tanto Valencia ha sido la piedra de toque para haber iniciado con fuerza la temporada y en Julio la remontada. El Levante ha sido su talón de Aquiles. Ese levante que le hizo pasivo y apático para no comparecer y ese levante que ahora irrita y malhumora como si hubiera rebotado en Tarfia hasta llegar a los predios exremeños donde rumia sus errores sin más miras que el empedrado y quizá la frustración de no poder verter su rabia contra los inductores antes, durante y ahora de esta situación.

Con todo y con ello, no pasa un día, una feria, una ocasión para reivindicar su condición y su derecho a estar en los mejores carteles por concepto y currículo, todo muy por encima de escrutar una gris temporada donde por H o B tan solo se contabilizan 3 faenas de 2 orejas (Plasencia, Avila -3-, Arévalo); el solitario trofeo de Pamplona en plazas de 1º (Madrid y Córdoba). Incluso en Olivenza, su salida en hombros fue de 1+1 como en Cáceres, Soria y Roquetas pasando sin puntuar al principio de la temporada en Castellón (plaza gestionada por su ex apoderado y por Matilla) y el pasado día 1 en Huelva.

VIENTO DE LEVANTE,

amigo dime si tus lamentos de invierno
son ayes de hombres tristes
que buscan a su mismo encuentro,
su destino en el ayer con el mañana,
su camino hacia la nada.
A lomos de tu corriente saltaré,
y buscaré lo incierto.
Será mientras respire, viento
después, ¿podré saberlo?.
(Ildefonso Sena).

Mucho ánimo Alejandro, lo bueno que tiene la admiración, respeto y cariño es constituir vacuna contra los efectos del levante, y menos causar daños colaterales o efectos secundarios.

Y en esto del “toro” donde las desigualdades, las injusticias, los vetos, los frenos, la dictadura de las figuras, están a la orden del día, de vez en cuando los privilegiados de facto y de trato deberían engullir a Calderón….

Cuentan de un sabio, que un día

tan pobre y mísero estaba,

que sólo se sustentaba

de unas yerbas que cogía.

«¿Habrá otro», entre sí decía,

más pobre y triste que yo?»

Y cuando el rostro volvió,

halló la respuesta, viendo

que iba otro sabio cogiendo

las hojas que él arrojó.

Quejoso de mi fortuna

yo en este mundo vivía,

y cuando entre mí decía:

¿habrá otra persona alguna

de suerte más importuna?

Piadoso me has respondido.

Pues, volviendo a mi sentido,

hallo que las penas mías,

para hacerlas tú alegrías,

las hubieras recogido.

Cuentan de un sabio, que un día

tan pobre y mísero estaba,

que sólo se sustentaba

de unas yerbas que cogía.

«¿Habrá otro», entre sí decía,

más pobre y triste que yo?»

Y cuando el rostro volvió,

halló la respuesta, viendo

que iba otro sabio cogiendo

las hojas que él arrojó.

Quejoso de mi fortuna

yo en este mundo vivía,

y cuando entre mí decía:

¿habrá otra persona alguna

de suerte más importuna?

Piadoso me has respondido.

Pues, volviendo a mi sentido,

hallo que las penas mías,

para hacerlas tú alegrías,

las hubieras recogido.

“Mago” amigo (creo), la peña está contigo…¡Te queremos!

La peña está con Talavante, a pesar del levante. (Poeta anónimo, por chungo)

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s