Juli- Luisma, Alianza de Civilizaciones.

Por Pedro J. Cáceres.

Agoniza la temporada. Un final que sorprende con una noticia que nadie esperaba, hace fechas, cuando Julián López, El Juli, anunció su ruptura con Roberto Domínguez.

Por ello, ha sorprendido que el nuevo apoderamiento de un torero que su lema era el de la libertad, independencia, etc. fuera a parar a las manos de Luis Manuel Lozano. Un apoderado, una “casa” que puede presumir de independiente –primero habría que saber qué significa tal cosa en el toro- y ufanarse de “casa grande”, que es lo que corresponde en propiedad, lo que no deja de ser nada de lo que se preveía.

Todo ello tiene tintes de acontecimiento y se me antoja positivo en todos sus vectores de análisis.

Me alegro muchísimo por la presión que se ha quitado de en medio Roberto Domínguez, que sin duda volverá por sus fueros, con una gran figura, y lo que nunca perderá es su señorío y su condición de ser un gran caballero. Su inmenso legado de los dos lustros al lado del madrileño, son fruto que va a recoger el pequeño de “los lozano” dándole identidad y valor máximo a lo hecho por el vallisoletano. Distinto es que, como muchos pensábamos, a Roberto le hubiera sucedido un próximo, o un lejano mexicano; una pantomima.

Me alegro por El Juli que ha sabido elegir y me alegro por Luis Manuel Lozano porque, además, me da la impresión que Luis Manuel Lozano no se va a dejar manejar por caprichos de líder social-administrativo; no quiere decir que sí lo hiciera Roberto Domínguez pero este llevaba ya muchos años con El Juli.

Y me alegro porque me da la impresión que es el principio de la solución para poner los puntos sobre las íes a tanto despropósito de G-10 y G-5 y el principio de una solución de cara a la próxima Feria de Abril de Sevilla.

Lozano es por todo lo que significa y le rodea el interlocutor válido para restañar heridas sin hacer prisioneros, sin que nadie tenga que doblegarse ni nadie alimentar venganzas.

El anuncio de esta nueva relación entre El Juli y Luis Manuel Lozano pilló por sorpresa al anterior poderdante de Luisma.

Sebastián Castella parecía ser el último en enterarse de cómo se fueron desarrollando los acontecimientos pues al poco tiempo de concluir su tarde en la Maestranza, en la Feria de San Miguel, y casi sin tiempo a secarse, al salir de la ducha, Castella se enteraba de cómo su hasta entonces mentor iba a dirigir la carrera de Julián López “El Juli”. Lo cual en los tiempos modernos no se lleva. Dentro de esa lógica de la modernidad torera no se hizo esperar el adiós de Castella a Lozano.

¿Es impensable que un mismo apoderado lleve a varias figuras del toreo? Parece que sí. ¡Cómo hemos cambiado! Antiguamente figuras como Paco Camino, Dámaso González, Niño de la Capea, José María Manzanares y Francisco Rivera “Paquirri” compartieron, al tiempo, apoderado.

Eso lo sabe bien Manuel Martínez Erice, hijo de José Antonio Martínez Uranga –junto con su hermano Javier- que fue quien supo gestionar esas cinco carreras sin menospreciar la categoría que todos compartían.

Precisamente Martínez Erice ha sido el hombre elegido por Sebastián Castella para conducir su carrera y quien, a buen seguro, se podrá desquitar del amargo sabor de boca con el que concluyó su relación de apoderamiento con Alejandro Talavante, en cuya ruptura influyó, y no poco, el tal G-5.

Las aguas vuelven a su cauce. ¡Que sea para bien!…de todos.

Via:http://www.elimparcial.es/noticia.asp?ref=142938

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s