FERIA DEL PILAR: Hermoso ridículo del maestro Pablo ¿Esto no es México?

Pablo Hermoso de M. Foto Arjona para @Aplausos

Por Zabala de la SernaEl Mundo.

Sólo faltaba en la plaza de la Misericordia la voz hombruna de Mariví Romero con aquel latiguillo a modo de prólogo de los resúmenes isidriles de ‘Revista de Toros’ en TVE: «Y llegaron las figuritas…» La tarde de mayor tirón se convirtió en una pesadilla. No fallamos en el planeta tauro. Demasiado bien rodaba la Feria del Pilar hasta ayer, cuando todo se puso al revés… Pero desde la base del toro, que desapareció.

Lo de Pablo Hermoso de Mendoza en las corridas mixtas es ya bochornoso. Que Pablo I de Navarra es el mejor rejoneador de la Historia no cabe duda. Y por tanto el abuso que comete con las piltrafas de toros que cuela no se corresponde con la categoría de sus 25 años de gloriosa carrera. Esto no es México. O no debería serlo, blanditas autoridades. No se arreglan luego las corridas tirando de pañuelo verde con la velocidad de Billy el Niño con los matadores de a pie, que tampoco se trajeron material para tirar cohetes en Zaragoza. Mas lo del caballero vestido de bandolero sobrepasa el mangoneo. Porque además sus enemigos (sic) vienen de la fontanería de soplete y lija, y ya lo que les faltaba es no pasar a la categoría de toro: los anovillados, flacones y huesudos animalillos de Fermín Bohórquez daban pena.

Hermoso se dejó vivito un mansito murube que por dentro, al hilo de las tablas, arreaba con motor. El maestro protagonizó un ridículo superior con ‘Disparate’. La llamada hermosina se tradujo por unos caballazos destemplados, forzados, violentos. En la tercera banderilla o así, de tanto giro, o a saber por qué, Hermoso de Mendoza perdió el GPS, la brújula y el Norte, y se comió literalmente las tablas. El estrellón de ‘Disparate’ contra la madera provocó que el jinete cayera del lado del novillote, que empujaba contra la panza del soberbio caballo como lechón que busca la tetilla. Si el toro llega a ser un toro con riñones y todas sus piezas, el drama hubiera adquirido tintes dantescos. Nadie quiere eso, pero un respeto. Cabalgó de nuevo sobre ‘Pirata’, que se tiraba a morder al moribundo -con un rejonazo en el número- como un perro de presa. Un circo y una oreja.

Ni a eso alcanzó el navarro con un cuarto famélico que no podía ni con la penca del rabo. Hermoso se curó en salud con dos rejonazos para seguir con un repertorio de saludos y sonrisas a la galería. Bramaba la gente, que sólo se enfrío cuando el rejón de muerte agarró hueso, pues no había otra cosa que agarrar.

La corrida de Cuvillo fue una cosita también. Divino de bonito el toro de Miguel Ángel Perera que se vino abajo a pesar de todo el trato suave que le dio. Más chico aún pero con más cara el de Alejandro Talavante, que reaparecía de la lesión de tendones cortados. Como si el cuvillo se quisiese igualar con su matador, se partió la mano izquierda en el inicio de faena. Talavante había dejado un precioso quite por cordobinas y una media superior en el toro de Perera.

MAP vio luego cómo devolvían a un quinto más lleno después de pararlo con verónicas de rodillas. El sobrero de Álvaro Núñez, el más serio de todos los cuvillos, se pegó un volatín y cuando parecía recuperarse, apuntando y sin caerse ni una sola vez, un público vociferante hasta el asco consiguió que el presidente de criterio nulo cediese con rapidez. El reserva,de Torrealta parecía de Samuel, embestía con las bastas palas acodadas y siempre frenado en su altura despegada del piso. Perera voló por encima.Talavante no desdibujó su firmeza con la informalidad del rebrincado último. Incluso le sopló una tanda zurda con su aquél. La espada se hundiría contraria. Como la puñetera tarde, a la contra del espectáculo.

Ficha del festejo

  • Plaza de la Misericordia. Viernes, 10 de octubre de 2014. Séptima de feria. Lleno aparente. Toros de Fermín Bohórquez para rejones reglamentariamente despuntados (1º chico, mansito y muy vivo; y 4º flaco como una tabla, sin fuerza y parado); y de Núñez del Cuvillo para lidia a pie, un 2º de bonita cara y terciadas hechuras, contada fuerza y bondadoso y corto fondo; un zapato con cara el 3º, que se partió la mano izquierda; devuelto el descoordinado y más lleno 5º; un serio sobrero de la misma ganadería (5º bis) también devuelto; un sobrero de Torrealta, (5º tris), cornalón, muy levantado del piso, se movió calamocheante y apoyado en las manos sin humillar ni entrega; largo y hecho un 6º rebrincado e informal en su obediencia.
  • Hermoso de Mendoza, rejonazo traserísimo (oreja y petición). En el cuarto, pinchazo hondo, medio rejón atravesado y descabello (saludos).
  • Miguel Ángel Perera, de habano y oro. Media estocada trasera (saludos). En el quinto, estocada corta, pasada y atravesada y descabello. Aviso (saludos).
  • Alejandro Talavante, de canela y oro. Media estocada defectuosa y cuatro descabellos (silencio). En el sexto, estocada contraria y dos descabellos. Aviso (saludos y ovación de despedida).

Via: http://www.elmundo.es/cultura/2014/10/10/54383a08268e3e6d408b456e.html

2 Comentarios »

  1. Solo comentar que la verdadera afición en México tampoco tolera la falta de respeto de Hermoso de Mendoza. Que pena que también allá haya llevado su técnica de tratar de descordar a los novillos con rejones muy traseros; claro, logra que el toro caiga por no por muerto sino por no poder caminar. Es difícil retirarse. De un día a otro pasas de codearte con la alta sociedad y las autoridades a ser ignorado; pero creo que eso es mejor que pasar a ser aborrecido.

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s