Trincar es el verbo insignia de la fiesta brava Por El Bardo de la Taurina.

Se dio y se cumplió con la convocatoria de la tertulia-junta navideña de quienes tienen la responsabilidad de escribir y hablar en periódicos, páginas webs, televisión, redes sociales y programas de micrófono de contundencia tal que las expresiones se convierten en ‘Voces de luces’ los temas a tratar se pusieron sobre la mesa, desde luego coronada de viandas rociada de elíxires y armonizada con voz y guitarra de alta escuela.

La tersura, la coba, el cachondeo y la ligereza, sólo estuvieron presentes para ser desdeñadas o más bien señaladas como una de las causales de que este ambienté este distorsionado, más el punto medular, álgido, explosivo y de abordaje fue cuando de la voz experimentada que emergió en su momento de Excélsior y Televisa por citar que lo es la bien timbrada de Luis Hernández, cual daga lacerante dijo ‘Trincar es el verbo insignia de la Fiesta Brava’

¡Tómala barbón! Que a final de cuentas eres un Santa Claus y en torno a eso es que cada quien fue sacando ‘sus regalitos’ que eso son las experiencias cuando se comparten, el azufre, las llamas, las pavesas y desde luego las cenizas poblaron la mesa de las exposiciones unas que se convirtieron abiertamente en debates y otras se adjudicaron consenso por obvias a la primera, pero trincar era el verbo carnada y así picaron temas como el de algunos empresarios que con premeditación planean la forma de chingarse a los periodistas (cuando menos eso creen los ilusos) ordeñándoles hasta los viáticos o pasajes que se erogan para darle expansión a sus festejos.

Ahora sabemos ya que esto de trincar ha llegado a extremos de que cuando un ‘socio ingenuo’ o incluso toreros se arreglan para ir en sociedad en el montaje de festejos o en la percepción de los ingresos de acuerdo al número de boletos que se vendan incluso con los graderíos retacados a la hora de sentarse a hacer cuentas el empresario previamente mando hacer dos tiros (impresiones) de boletos con los mismos números para decirle al ‘iluso’ o más bien a victima, que sí, se veía mucha gente en el graderío, pero que se debía a que el municipio mando decir que para que la entrada no se viera pobre en detrimento de la fama de la feria del pueblo se abrieran las puertas y que entrase la gente gratis y para reafirmar eso le muestran al ‘socio’ los blocks completos de boletos que obvio son los duplicados, ¡Mendigos Gandallas!

Se habló desde luego de los apoderados y padres de toreros y rejoneadores que creen o piensan, ¡ja, ja, ja, si chucha nacimos ayer! que se van a ensartar a los periodistas o portales contratándoles publicidad (no comprándoles conciencias, ni distorsiones de fracasos, ni inflando triunfitos, ni augurando o hasta garantizando éxitos de su polluelos a través de hacerse de la vista gorda o ‘serpentineando’ lenguas melcocheras, porque eso ya es vileza, bajeza que solo se da entre quienes carecen totalmente de escrúpulos, ética, honradez y dignidad) y luego como las orejas, las colas y las Puertas Grandes no se les dan o porque los actorcitos de luces se arrugaron cuando el cuadrúpedo les saco la lengua o les pego una marometita, tratan de jugarle al Mandraque marambambaleandoles los dineros de la publicidad que ellos contrataron.

Desde luego los nombres de los verdugos y de las víctimas que lo son los toreros los daremos a conocer de un momento a otro, porque solo así la sociedad en general sabrá quienes son los malinos de los que estamos rodeados y así podremos vacunarnos contra la peste negra que ya entro en estado de putrefacción.

Luego siguió el tema de los toreros padrotes, esos que envuelven y halagan con brindis a los mecenas nobles y millonarios y a la hora de pasarse al ‘chon lagañas’ por la panza pues ‘nanai’ y eso aquí y en Torremolinos de los dátiles es trincar.

Así que dejemos lo abominable y dirijámonos al Mercado de San Juan y dejémonos llevar por el aroma de lo excelso que nos llevara hasta el edén del café expreso que lo es el Triana Café Gourmet y ahí le invito a usted, es más, le pido lean la columna de ¿La Fiesta en Paz? Cuestionador y amable editorial, ¿apelará a la sordera? Del periodista Leonardo Páez que fue publicada en la Jornada impresa el domingo 21 de diciembre y reproducida en la web. https://desolysombra.com/ donde en cualquier momento la puede gozar.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s