Apizaco: El Regalo No Prometido – Estrella Encierro En Esperado Festejo Navideño.

JOSE
Joselito Adame finalizo su temporada 2014 ayer en Apizaco.

El anuncio del toro convoca a tomar el rumbo del escape cortesiano para llegar al frío Tlaxcala donde la Navidad taurina se rompe con el fallo del cárdeno encierro de De Haro. A manos atadas, la multitud se estrella con lo que no se espera de una corrida como esta: sosería, descastamiento y la versión más contraria del toro tlaxcalteca. La difícil facilidad de Joselito Adame y Sergio Flores supera todo obstáculo taurómaco planteado por sus lotes que la risible actitud de José Luis Angelino y su cuadrilla no termina por borrar.

Por: Luis Eduardo Maya LoraDe SOL Y SOMBRA. Apizaco.

Se cayó el cielo tlaxcalteca sobre la Ciudad Rielera de Apizaco en la Noche Buena más lluviosa que se recuerde en el Altiplano.

Por ello, imaginamos, que la Monumental de Apizaco tiene la cara deslavada, la pintura que está por caerse o los asientos con su cemento deshaciéndose que muestran ya la varilla. Las tablas del redondel en estado lamentable hacen notar que tal abandono en de la Plaza puede incidir directamente en la lidia.

Punto más que lamentable.

Principalmente en una entidad cuyas demás Plazas se remozan y se muestran con orgullo, extrañamente contemplamos como la Monumental se encuentra más cerca del abandono que de el resplandor. Y es que una plaza, si es en verdad de importancia, “Debe todos los días lucir como se inaugurara”, dice un célebre empresario del Bajío.

No es así en Apizaco.

Y la corrida, tan esperada, tan cantada y tan expuesta a todas las luces… y a todas las sombras, tampoco brilla a pesar de su hermosa pinta. Sospechosos de pitones, comienzan fuertes, vigorosos, pero conforme pasa la lidia algo deja de funcionar y la promesa de bravura se diluye.

Ocurre con el primero que toma dos puyazos, el segundo casi señalado. Ante él, José Luis Angelino se muestra templado y técnicamente pulcro con el capote de salida y el toro reacciona bien. Pero exagera el tercio de varas y con la muleta, prosiguiendo un tercio de banderillas flojo en todos sentidos, el astado está más pendiente del torero que hace todo porque camine, pero las miradas del toro y la sosería al rematar la embestida impiden todo intento.

Pinchazo y ovación.

La apuesta de Joselito Adame en una Plaza de la condición de ésta no contempla la nula difusión al festejo ni lo caro de las entradas ni mucho menos la pésima sensación que da un toro que tras el puyazo, contrario y delantero, comienza a sentirse. Baja las manos de inicio se gusta al rematar. Su cuadrilla se complica las cosas pero el hidrocálido las compone con cuatro doblones sensacionales, uno con cambio de mano incluido y, entonces, la faena se rumorea.

Solo que el toro dice, no. Lamentablemente, va a menos, pese a que Joselito desde el cite compone la embestida y la prolonga en derechazos, principalmente, donde manda fenomenalmente pese a la cara arriba y la protesta. Poco al natural, Adame termina al ternando de la firma y trincherazo para acabar de citar en los mismos medios a matar y cobrar entera tendida que pone en sus manos la oreja.

La Puerta Grande se queda pendiente puesto que el quinto, irrenunciablemente tlaxcalteca, es un toro que en su tipo está más cerca de la antigua Tepeyahualco pero cuyo juego está más cerca de la querencia que de embestir largo y con celo por abajo. Casi desarmado en la muleta, Joselito luce con el capote, suave y despacio, y solo queda el tratar de ajustar alturas y tirar de el largo.

Pero el toro tiene nada. Y la espada alcanza hueso.

Entonces Sergio Flores, con el tercero, lo borda en tres verónicas de inmensa valía. Ya no prosigue e intercambia innecesaria chicuelina y enorme rebolera. Su cuadrilla no alarga las embestidas. Aun así Sergio les brinda su penúltimo toro del año. Inteligente, fácil y valiente batalla para encontrar la embestida con la reducida bravura del toro que no es capaz de humillar por entero una embestida completa.

Para el cuarto la desilusión está latente. Angelino parece ir por todas a los medios de hinojos pero el toro ni encuentra. Este cuarto es hermoso en la foto pero lo es menos en la Plaza. José Luis insiste y aun puede recetar dos largas cambiadas en tablas pero termina desarmado y huyendo del toro que le alcanza y, tras levantarlo del glúteo, le estrella en los tableros.

Que por sorpresa resistieron.

Ahí, noqueado en pie, Angelino levanta a todos sus paisanos que le correan casi todo lo que en adelante hace. Incluso un buen tercio de banderillas, sumamente ovacionado. Pero el arrebato puede más al buen toreo. Angelino dispuesto está con el toro que regatea, se queda corto y echa la cara altísima, por ello poco obtiene. Ni el espadazo, medio y delantero. Pero la chapucería se dispara al otorgar una oreja y emberrichanrse la gente en que dos tenían que ser.

Malos modales.

De Gerardo Angelino, el propio matador y Luis Castañeda, que alborotaron a la Plaza contra el Juez, que no tiene la mínima personalidad, mendingando la oreja. Y José Luis Angelino las rechaza y, además de lanzar vituperios, da una vuelta como su torero con el cuarto: rápido e intempestivo.

La última esperanza es el sexto. Otra vez, Flores precioso y exacto en el recibo capotero más un puyazo medido y el trazo largo en dos tandas derechistas de pleno entendimiento y entrega. Aun se luce en vitolinas pero el de haro reacciona extraño: dos muletazos con la embestida abajo y el tercero el cabezazo. Solo Sergio Flores consigue que no se vea lo tan malo que fue. Falla con la espada.

Pésima la iluminación de la Plaza. Para rematar.

Hay veces que se nota cuando las cosas son a fuerzas. Igual que como dice José Luis Ramírez “El Padrino”, si no se disfruta hacer empresa, para qué hacerla. Apizaco requiere un rescate urgente y hay que pugnar por él.

Empezando por el toro siempre, la Plaza y la Autoridad.

Y esto es urgente pues si no, acabará como esos niños que piden una cosa y les traen otra y lo peor es ese día que reciben lo que no piden, jugando a fuerza o, de plano, en la ignominia total.

Pegando y fallando, dándole y dándole, perdiendo el tino.

Y el camino.

Texto: @CaballoNegroII.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Apizaco. Plaza de Toros Monumental “Rodolfo Rodríguez”. Tradicional Corrida Navideña. Jueves, Diciembre 25 de 2014. Mitad de Plaza en tarde muy fría con cierto viento. Mala iluminación de la Plaza que tristemente guarda un pésimo estado material.

6 Toros, 6 de De Haro (Divisa Tabaco y Oro) Desigual en presentación. Sospechosa de pitones, principalmente los dos primeros. Precioso el quinto de la tarde, en el tipo de la casa la mayoría salvo el segundo, cárdeno muy oscuro y de hechura distinta. Mansa y descastada en general, distraída y tarda en la muleta. Toma el primero dos varas el resto solo una, tras el primer tercio vienen a menos con la cara arriba y probando. El sexto embiste por pitón derecho a la muleta aunque solo momentáneamente.

José Luis Angelino (Marino y Oro) Saludos y Dos Orejas con Fuertes Protestas. Salió a Hombros. Joselito Adame (Ciruela y Oro) Oreja y Palmas. Sergio Flores (Espuma de Mar y Oro) Palmas y Fuerte Ovación.

El tercer espada se presentó en esta Plaza.

Mal la Autoridad al no aguantar la presión y ceder ante la amenaza del primer espada y su cuadrilla.

Pésima tarde de las cuadrillas en general. Toda la tarde los montados han picado defectuosamente, los banderilleros bregando generalmente enganchados y clavando a cabeza pasada.

1 comentario »

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s