Querétaro: Una Moruchada Navideña.

Embedded image permalink
El Payo.

Por Juan Carlos ValadezDe SOL y SOMBRA.

Querétaro, Qro.- Don Fernando de la Mora tendrá siempre mi respeto como ganadero, es un experto en la materia sin lugar a dudas, un sabio con toda una vida dedicada al campo bravo. Pero de un tiempo a la fecha, su química se ha perdido y la bravura de su ganadería se ha ido extinguiendo como la credibilidad de nuestro Gobierno Federal.

Los toros ¿ah, pero eran toros? lidiados ayer dejaron la corrida navideña en casi nada que destacar. La corrida floja, anovillada toda ella -algunos producían vergüenza ajena- claro, como siempre hay que recordar estos toros los quieren los toreros y los han visto sus mentores en el campo hasta el hartazgo. Todos muy nobles, eso sí, como los quiere Don Fernando para que se los pidan las figuras, pero sin la casta necesaria para contribuir al éxito del espectáculo.

En resumen: una corrida indecorosa de presentación, borrega e inválida, de Fernando de la Mora.  Vaya añito que lleva Don Fernando, vaya añito.

Abrió el festejo el rejoneador Alejandro Zendejas con un novillo que le permitió el lucimiento y con el que pudo demostrar sus avances para deleite de la afición queretana. Dicho lo cual, se debe aclarar que el entusiasmo provocado no fue la lógica respuesta a una actuación que dista mucho de haber sido pletórica, porque a Zendejas le falta mucho camino aun por cabalgar.

Tras un rejón en lo alto el juez de plaza inexplicablemente le negó el trofeo siendo abroncado por los asistentes de lado de sombra, tras las protestas Zendejas dio una merecida vuelta al ruedo.

Abrió el festejo de los de a pie El Zotoluco y la navidad como que se nublo.

¿Por qué se preguntara usted? Pues porque el Zotoluco es un alma en pena por estos días y hay una cosa que los empresarios se niegan a ver: El Zotoluco no está ni se le espera.

El Zotoluco simple y sencillamente está un bache.

No lo ve claro y cada tarde es la misma imagen de la derrota. Tiene unas prisas incomprensibles por acabar sus tandas y parece que ya le pesa el traje de torear. Su lote valió poco, pero él estuvo en un tono gris.

El Payo es todo lo contrario, digamos que es la otra cara de la moneda.

Ayer se esforzó con un lote anovillado que no se prestó para el lucimiento, pero del cual se llevó una merecida oreja de su primero a base de mucho insistir.

Ante el declive de la tarde, tuvo que regalar un astado para salvar al ganadero del fracaso inminente.

Lo cual no paso del todo.

Por la antes puerta de los sustos salió un astado de Don Fernando, que le avisó al querétano que le haría su tarde mágica desde que lo recibió con el capote. A propósito, un novillote impresentable.

El Payo lo toreó con suavidad exquisita, estando en torero, conectando algunas series de muletazos con mucho reposo y temple por ambos pitones, pero todo esto y no hay que olvidarlo, ante un astado que más que bravo parecía que había ensayado su acto en alguna pastorela escolar.

Pero ya para esas horas el ambiente navideño y las copas hicieron el milagro en el tendido.

Dejo una estocada de efectos letales y el juez saco de su bolsillo los dos pañuelos blancos, para que El Payo abandonara la plaza en hombros.

Se esperaba ver a Armillita en esta plaza, como algunos lo hicieron ilusionados en aquellas Navidades de finales de los años 70s, cuando se presentó en esta plaza su tío Miguel.

Pero la realidad es que…

Fermín Espinosa “Armillita” hizo una carrera de novillero muy “apenitas” y como parece que se inscribió a la universidad dejando materias pendientes de la prepa, ahorita anda queriendo ser universitario antes de tiempo y al mismo tiempo terminado de cursar la prepa novilleríl.

¿Será quizás esa la razón por la cual lo siguen anunciando con encierros anovillados?

Fermín tiene buena maneras, eso no se lo discuto y tiene un oficio autodidacta natural, pero se le ve limitado de recursos y de valor.

Ayer ante un lote que no era para albergar grandes esperanzas, el novel torero no quiso o no pudo dar el paso hacia adelante. Ni tampoco sudo el terno como se esperaría de un joven matador recién alternativado.

Simplemente se quedó sin ideas, mientras las luces se apagaban.

Resumen

Querétaro, Qro.- Plaza “Santa María”. Corrida Navideña. Tres cuartos de entrada. Toros de Fernando de la Mora.

El rejoneador Alejandro Zendejas: Vuelta con petición. Zotoluco: Silencio en su lote. El Payo”: Oreja, ovación  y dos orejas. Fermín Espinosa “Armillita”: Silencio y leves protestas.

Twitter @Twittaurino

Embedded image permalink
Armillita.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s