Al hilo de las Tablas: El Toreo de Siempre

 

“La forma de portarse del torero es lo que le da valor a la Fiesta. Por bueno que sea el toro, si el torero en una nulidad no hay interes” 

Por Fermin González.

No creo en la decadencia del toreo, del verdadero toreo se entiende; es decir, de la que debe ser manera de torear, aparte la personalidad de cada diestro. Un buen torero de hoy no desmerece en el recuerdo de un buen torero de ayer, si responde a lo que debe ser la lidia de un toro, salvando, claro está sus valores individuales, que son realmente los que destacan y singularizan al hombre como cultivador del arte de hacer ese toreo suyo, por ser él quien lo expresa, lo realiza y le da efectividad como artista.

Evidentemente, que las condiciones de los toros han cambiado, pero el toreo con honradez, riesgo y conocimiento del oficio, puede resultar tan digno y meritorio como lo fuera ayer.

Ahora bien; al abundar en lo que el arte taurino debe ser, habida cuenta que el toro es el eje principal de la fiesta – no lo olvidemos-. hemos de reconocer el imperativo artístico, que debe dedicársele a su lidia. ¡Por qué, cuando un buen torero aparece como tal, revela y une sus cualidades de arte personal – (personalísimo si se quiere) – a las exigencias que el toro pide en cada ocasión, debe entenderse que esto, y no otra cosa, es lo que califica verdaderamente a un diestro! ¡Que, hoy los tiempos son otros y, otros los toros y los toreros! ¡Si!…

Pero el buen arte de torear, no es de ayer y de ahora, ni lo será de mañana, sino de siempre. Ocurre, que tal vez a la reducción que se llego en los últimos años en cuanto a la casta, fiereza y poder del toro de lidia, y sobre todo la exquisita selección que se ha logrado, en orden a la nobleza, suavidad y franqueza de su embestida, ha hecho posible un toreo a distancia inverosímil, logrando con todo ello, que el toro apenas enganche la muleta, y se entregue más humillado en el engaño. Por el contrario se han suprimido del espectáculo, el aspecto de lucha, dominio y poderío que la lidia del bronco, encastado repetidor de embestidas y difícil, que hacia resaltar, las condiciones del espada.Y tales factores, han convertido al torero lidiador en artista, de aquel, que en su plenitud lidiadora llamábamos Maestro, al protagonista de bellos desplantes.

A ello, ha contribuido un público nuevo de marcado carácter, sentimental, delicado incluso exhibicionista, pero de preparación y psicología bien distinta, a aquel que, asistía tradicionalmente a la grada para exigir las suertes cruciales y la integridad del toro. Lamentablemente hoy acude a las plazas, una muchedumbre, que aplude con frenesí, el adorno, las posturas, lo fingido, lo adulterado y el oropel. Y en esas estamos.

 – See more at: http://salamancartvaldia.es/not/80167/toreo-de-siempre/#sthash.5ixWtpVG.dpuf

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s