La gran bronca del Cid y Victorino

Manuel Jesús El Cid, ante el tercero de los seis victorinos con los que se encerró en Las Ventas. / álvaro garcía
Feria de San Isidro:  La gran bronca

Finalizada la corrida, Manuel Jesús El Cid y los hombres de la cuadrilla de a pie cruzaron el diámetro de la plaza entre una sonora bronca que tenía el sabor amargo de la derrota más cruel. Diez hombres abatidos, con las cabezas gachas, midiendo cada paso, escuchando sin querer oír el rugido de la turba encolerizada; y, al frente, el jefe de filas, el líder del fracaso, la mirada fija en el suelo y la cabeza hirviendo; el semblante, desencajado, y la incredulidad como justificación de una realidad lacerante que ojalá fuera un mal sueño.

No habían transcurrido ni dos horas, y el sol radiante de la ilusión se había apagado por la fuerza de la desesperanza, que se fue abriendo camino entre toro y toro. Una gran ovación había recibido al héroe por su mayúscula gesta, y los mismos que sonreían ante el deseado triunfo enseñaban ahora los dientes en señal de amargura.

Es el sino de quienes apuestan su vida al cara o cruz de una tarde; pueden disfrutar de un éxito clamoroso o sufrir un frustración inolvidable. El Cid se presentó en Las Ventas con la apuesta más trascendental de su vida: solo antes seis victorinos con el único objetivo de resucitar como figura del toreo. Le avalaban su larga historia de laureles alcanzados con esta divisa y su experiencia. Pero, quizá, le pudo la ingenuidad, y no quiso entender que ya no tiene hambre y que los años no pasan en balde

Hace tiempo que no es El Cid de la mano izquierda prodigiosa que atornilla las zapatillas, arrastra la muleta y dibuja como nadie el arte del toreo. Hace tiempo que es reo de las prisas, de la rutina y de los compases vacíos y vanos. El tiempo es cruel y lo ha sido en grado sumo con El Cid.

A pesar de todo, le honra su gesta; anunciarse con seis toros en plena Feria de San Isidro no está al alcance de cualquiera que se vista de luces. Esa es una decisión para elegidos, aunque la vida les demuestre instantes después que están equivocados. El Cid fracasó. Rotundamente. Pero solo pierden los héroes, y solo ganan la vida —o la pierden— los que tienen la gallardía de apostarla.

Claro que nadie podía imaginar que el gran ganadero Victorino Martín iba a traer a Madrid una moruchada de tan alto calibre como la lidiada ayer. No hubo un solo toro que ofreciera las mínimas posibilidades para hacer el toreo. Justos de fuerza, muy desiguales en los caballos, con abundancia de mansedumbre, avisados en banderillas, y sosos, sin casta, deslucidos, ásperos y peligrosos en el tercio final. Dicho con otras palabras: el ganadero debió compartir la bronca final con todo merecimiento.

Claro que nadie podía imaginar que las cuadrillas iban a tener tan mal día; es difícil lidiar peor una corrida de toros, en la que se impuso el desorden, el pánico y las carreras entre el lamentable y justificado choteo general. El tercio de banderillas al cuarto fue impropio de profesionales, incapaces de acercarse con un mínimo de soltura a la cara del toro. Muy mal, también, los picadores, a excepción de Tito Sandoval ante el sexto.

Mientras la cuadrilla de turno trataba infructuosamente de colocar garapullos a ese cuarto toro entre el griterío popular, El Cid, en barrera, tenía el alma en los pies. Estaba asistiendo en ese momento al derrumbamiento de su sueño más preciado. No habría ya gigante capaz de levantar aquel desastre que, en un momento, se había apoderado del festejo.

Tampoco era imaginable que el propio líder se mostrara toda la corrida tan falto de ideas y encadenado a una terrible sensación de incapacidad. Nunca dijo en voz alta que venía dispuesto a dominar la situación, a mandar, a ser el amo. Le faltaron recursos, no le acompañó la torería y su cara era el espejo nítido de estar fundido, de tener la cabeza a punto de estallar ante la imposibilidad de encontrar el medio para sobrevolar sobre el drama.

Ni un capotazo, ni un quite, un natural —solo uno— en el primero, mal colocado casi siempre y ventajista cuando pudo; a la defensiva y con grandes dosis de inseguridad… En fin, que la tarde estaba gafada.

A todos se nos rompió la esperanza de tanto usarla; a todos se nos fue hundiendo poco a poco la ilusión de un inalcanzable triunfo que merecía la fiesta, el propio torero y la afición. Quien ha sido depositario de la mejor zurda de los últimos años merecía otra suerte. Pero la vida es así de dura. O, quizá, es el sino inescrutable de los héroes.

MARTÍN / EL CID, ÚNICO ESPADA

Toros de Victorino Martín, correctos de presentación, mansos, sosos, deslucidos y peligrosos. Una auténtica moruchada.

Manuel Jesús El Cid: metisaca (silencio); casi entera tendida (silencio); pinchazo y estocada caída (silencio); estocada y dos descabellos (silencio); media tendida y dos descabellos (protestas); media y un descabello (pitos). El torero fue despedido con una gran bronca.

El subalterno David Saugar Pirri sufrió una herida en la axila derecha de 15 centímetros en el tercio de banderillas del cuarto toro. Pronóstico menos grave.

Plaza de las Ventas. 5 de junio. Vigesimonovena corrida de la feria de San Isidro. Lleno.

La corrida de hoy: espectáculo de rejoneo

Toros de María Guiomar Cortés de Moura, para los caballeros Rui Fernandes, Sergio Galán y Manuel Manzanares.

3 Comentarios »

  1. Hay toreros que nunca abrieron la puerta grande de tal o cual plaza y que se les recuerda por extraordinarias faenas y hay toreros que abrieron puertas grandes que no dejan huella ni en la mente de sus familiares; el corte de rabos, orejas Y LAS APERTURAS DE LAS PUERTAS GRANDES son subjetivas y no tienen relación alguna en el calificativo de LA MEJOR ZURDA, antes que esa están las de MORANTE, FINITO, TOMAS, MANZANARES, MANZANARES PADRE, CABALLERO, EMILIO MUÑOZ, y de MEXICO, la excelsitud de MIGUEL ESPINOZA ARMILLITA, MANOLO MARTINEZ y SILVETI.
    Y precisamente llamarle a EL CID la mejor ZURDA se me hace exagerado, en esto hay gustos y se respeta, sin embargo para mi a EL CID se le recordara por lo tesonero y perseverante, no mas alla.
    Con respeto y saludos!

    Me gusta

  2. Crónica de una muerte anunciada.
    Y eso de la mejor zurda de los últimos tiempos no se quien lo dice, y si el que lo dice tiene autoridad taurina para decirlo.
    No se en donde ni en que tiempo fue la mejor zurda, llamarlo así hace tan absurdo al que lo define, como el mismo toreo que interpreto este torero durante toda su vida.
    Al final de cuentas el mas beneficiado de todo esto por decirlo así es Ivan Fandiño, porque después de ver hoy este espectáculo tan deprimente, patético, vulgar, aburrido y absurdo, la encerrona de Fandiño bien pudiera ser un éxito aun lado de este indefendible PETARDO.
    Siempre se ha dicho en muchas charlas de café:
    Sin duda lo mejor del CID durante su carrera ha sido el APODERAMIENTO!

    Me gusta

    • No sé quién es Vd.ni qué títulos y conocimientos taurinos le avalan, muy pocos según se desprende de su comentario, para descalificar al cronista que dice y con razón que” ha sido la mejor zurda de los últimos tiempos “. A mi me avalan cincuenta y un años viendo corridas de toros en directo en Madrid, Sevilla y su provincia, Valencia, Huelva y su provincia, Málaga y su provincia, Granada y su provincia y Gijón. He visto todo lo que se ha televisado por TVE y posteriormente todo lo televisado por Canal+ y Canal Sur . Aparte de eso he asistido a faenas de campo, he sido transportista de toros Bravo, he visto matar a puerta cerrada mas de doscientos toros a toreros como Espartaco,EL Cid, Manolo Cortés, Victor Puerto, Agustín de Espartinas, Javier Jiménez, Borja Jiménez y algunos otros que ahora no recuerdo. Por tanto o muy tonto tendría yo que ser o algo sabré del asunto. Le voy a refrescar la memoria, ya que dice que no sabe donde ni cuando ha sido El Cid la mejor zurda…. Manuel Jesús Cid Salas, conocido con el nombre artístico de ” EL Cid ” ha sido la mejor zurda de los últimos tiempos en España, concretamente en Sevilla ( cuatro salidas a hombros por la Puertas del Príncipe entre los años 2005 y 2006 ) en Madrid ( dos salidas a hombros por la Puerta Grande entre los años 2005 y 2006 ) en Bilbao ( una salida por la puerta grande, cosa que no había hecho ningún torero desde hacía seis años, en el año 2007 y creo que con estas tres muestras de plazas de España, que no son precisamente de ” talanqueras” queda contestada su pregunta.
      Ahora le pregunto yo: ¿ Desde cuando está Vd en estos asuntos del toreo repartiendo ” carnets de expertos ” y qué causa es la que motiva que le tenga tanto odio a quien “ha sido” , ya no lo es, la mejor zurda de los … ?.
      Ayer El Cid estuvo mal, efectivamente y ya hace algunas temporadas que debió retirarse, pero la bronca más gorda de la tarde de ayer se le debió dar a Victorino por haber enviado a Madrid semejante corrida.

      Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s