Letras en Puntas: El toro en México Por El Bardo de la Taurina

     

Segunda corrida de la temporada grande 2015-16. El rejonesdor Horacio Casas y los Forcados Hidalguenses. A pie ‘El Conde’, ‘El Zapata’ y ‘El Fandi’.

Acá en tierras aztecas las que una vez fueron denominadas como La Nueva España y de aquí pa’ allá se le decía al territorio de la piel de toro La Madre Patria, sus habitantes salieron requeté prendidos pa’ eso de los dichos y uno de los más socorridos es ese que dice ‘ya salió el peine’ o lo que viene siendo lo mismo ‘ya apareció la peineta’ expresiones éstas que se usan para todo y en todos los momentos y esto viene a la palestra, porque desde que el consorcio que opera el negocio de la plaza más grande del mundo, que lo es la México, dio a conocer su menú para la temporada invernal este escribano se preguntaba ¿Por qué en la segunda fecha anunciarán un cartel de los llamados flojos? el cual más allá del apuntalamiento de un puñado de chavales espartanos que en su línea son de primer nivel como los Forcados Hidalguenses, los demás integrantes pues no son digamos de la misma tesitura o dicho de otra manera, ni el rejoneador Horacio Casas, ni Alfredo Ríos, ni Uriel Moreno, ni David Fandila, son base de cartel lo cual no significa otra cosa más que señalar que la empresa no la veía claro y no quiso echar a la mar sus naves de propulsión y atracción por el hecho de que esas cuestan más.

La respuesta llegó y hasta la justificación cuando se supo que a unos kilómetros de la plaza el mismo día y con horas, si no exactas, si muy cercanas, el Rey emérito Juan Carlos I y el Rey Midas, el Ing. Carlos Slim se reunirían en torno al Gran Premio de Fórmula I de la Ciudad de México, por cierto el Monarca declaró; ‘Que está muy bien’ y como no lo iba a estar si fue recibido por un grupo de mariachis que en su honor le dedicó ‘El Rey’, ‘No tengo trono ni reina, ni nadie que me comprenda, pero sigo siendo el rey…’ letra de un inmenso mexicano que lo fue José Alfredo Jiménez, el cual por cierto le pudo bien dedicar a los pilotos esa su canción donde dice ‘La vida no vale nada, comienza siempre llorando y así llorando se acaba’, y ya metidos en esto, cabría la pregunta ¿Para qué se necesita más valor? ¿Pa’ subirse a un bólido Formula I o pa’ pararse frente a un Miura?

Aclarada la razón por la cual la gente no hizo siquiera una decorosa entrada, la cual a ojo simple no llego ni a la mitad de la mitad, un recalcitrante aficionado me dice eso de la carreras no es la razón ¿ah no?, ¿entonces cuál?, pues que se trata de un cartel de solo banderilleros, en el que además con los toros de Lebrija nunca se va cincho, bueno, pues ya con el trompetazo partiendo el cielo a los acordes del ‘Cielo Andaluz’, el caballero del caballo Horacio Casas lució chipén, enfundado en una casaca española salida de las sastrerías de toreros del maestro Justo Algaba en Madrid, el atuendo no negaba que era de la ajuga en fina textilería catafalco, bordado con hilos plata con motivos de hojas de olivo estilizadas en laureles, dice el sastre de toreros el de los rumbos de la Puerta del Sol que en su diseño trato de plasmar la tranquilidad, la paz y simbolizar el triunfo.

Y de ese toro abridor decir que las palmas y la admiración fueron pa’ Los Forcados Hidalguenses, grupo que hacía su debut en corridas de toros en la plaza monumental y cuya responsabilidad de pega recayó en José Luis García ‘El Charro’ quien se la jugó con espolones respaldado en una técnica depurada y un corazón que es el reflejo de esa cofradía.

Con la referencia que nos da la enciclopedia ‘Colores del Toreo’ de ediciones Bellaterra y en la que nos apoyaremos durante la temporada, le diremos a usted que Alfredo Ríos ‘El Conde’ ataviado en oro y Verde Soraya, color este en honor a los ojos de esa gran aficionada que lo fue la emperatriz, consorte del Sha de Persia, Reza Palhevi, ya en funciones el maestro del segundo tercio el mexicano tomo banderillas con los colores maridados de México y España y con técnica toda la tarde, en todos terrenos anduvo por arriba de los toros.

Uriel Moreno ‘El Zapata’ oriundo del país tricolor, se enfundo en rojo burdeos e hilos dorados, color que pa’ saber su origen solo hay que levantar la copa con corbatín y faja verde jade, para meterle histrionismo a la hora de los cites con los palitroques y de lo demás, pues hay sera pa’ la otra.

David Fandila ‘El Fandi’ español hasta las cachas vistió de naranja y azabache, para agarrar los garapullos y dar una exhibición de oficio y facultades físicas lo mismo pa’ lante que pa’ atrás, luego se peleó con un satanás y lo desafío hasta de hinojos con espectacularidad, sí, pero también con verdad.

De los toribios uno con cabeza y los demás casi parejos, además sin casta, sin fuerza, sin trasmisión y si con mucho para la reflexión de quienes los contrataron, ¡Ah! ¿Que fue por lo del ahorro…? Por cierto de los siete, el semen venia de tres diferentes machos, así que no hay excusa a lo sucedido.

Por ahí podría brotar una posible sustitución de Enrique Ponce el domingo 15 de este mes y tal vez sea pa’ este ‘Fandi’, ¿O se sacaran de la chistera a López Simón? Al que inexplicablemente, dejaron fuera del elenco.

Ni hablar, en las carreras y en los toros una tarde pa’ olvidar de mexicanos y españoles, en el autódromo, no rugieron los motores y en el albero, nunca hubo acelerones a fondo.

Twitter @Twittaurino